Paratexto. Apunte Universidad De Buenos Aires

6,007 views

Published on

Este apunte contiene una visión integral del paratexto desde la Lengua.

Published in: Education, Travel
1 Comment
4 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
6,007
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Paratexto. Apunte Universidad De Buenos Aires

  1. 1. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FADU - CARRERA DE DISEÑO GRÁFICO - CÁTEDRA LONGINOTTI - TIPOGRAFÍA 2 FICHA TEMÁTICA CLASE 11 13/06/08 AP. 09 PARATEXTOS http://typographia.com.ar/typo2/ El paratexto El libro es ante todo un lugar, un espacio (en el sentido material son cuestiones morfológicas, que hacen a la forma en que el texto del término) en el que se puede entrar y del cual se puede salir. Se se presenta a la vista. Un mismo texto puede asumir formas trata de un espacio de reenvíos y trayectos, de avances y retrocesos, (diseños) distintos sin que el contenido del mismo se modifique de altos y bajos. Pero, ese objeto tiene un interior que no se parece sustancialmente. Estos aspecto morfológicos constituyen un al interior de ningún objeto y ese interior tiene zonas o “habita- “plus” que se agrega al texto para facilitar la lectura o para ciones” (tal vez la metáfora de la casa sea conveniente para el favorecer un tipo de lectura que interesa al autor propiciar. Se libro), puedo recorrerlas y entrar en la que tengo ganas de entrar. trata, entonces, de elementos paratextuales, auxiliares para la Las zonas están estructuralmente marcadas (como por ejemplo comprensión del texto. este preámbulo, que es una zona diferenciada de las tres partes que vienen después), pero yo puedo elegir a cuál entrar y quedar- Del mismo modo, son paratextuales los textos subsidiarios como me cuanto tiempo quiera. notas, referencias bibliográficas, índices, epígrafes… Si bien el paratexto no es privativo del material impreso, es allí La lectura de paratextos produce la apropiación del libro. Los donde se manifiestan en todo su esplendor. Por una parte, porque libros están para ser manipulados, abiertos, tocados, indagados. a mayor tecnología se multiplican los recursos destinados a Así, siendo el primer contacto del lector con el material impreso, facilitar la lectura. Por otra, porque los textos impresos, por lo el paratexto es un instructivo, una guía de lectura. Etimológica- general, van destinados a un receptor plural –a un público mente sería lo que rodea o acompaña al texto (para=junto a, al lector– y a un mercado. La mayoría de los textos impresos –no lado de,) aunque no sea evidente cuál es la frontera que separa todos desde luego– son además mercancías y para competir en el texto de entorno. “Podríamos decir que el paratexto es lo que mercado específico requieren de un aparato paratextual cada vez más sofisticado. Proliferan, entonces, en el caso de los libros, queda de un libro u otro tipo de publicación sacando el texto principal”. Genette, entre otras definiciones, dice que “paratexto fundas, bandas, tapas de colores llamativos, destinadas a captar es lo que hace que el texto se transforme en libro y se proponga la atención del lector con un mensaje corto y directo. como tal a sus lectores y al público en general, un aparato mon- Al pasar de un borrador a un texto para ser leído por otro, se tado en función de la recepción.” ponen en funcionamiento una serie de operaciones destinadas a Como dispositivo pragmático, por un lado predispone para la darle lecturabilidad a ese escrito. En buena medida, esas lectura, y por otro acompaña en el trayecto cooperando con el lector operaciones están orientadas a asegurar la coherencia textual, a en su trabajo de construcción –o reconstrucción– del sentido. separar lo que no debe estar junto a unir lo que sí, a indicar cambios de tema, a resaltar las concepciones más importantes, a completar la información que brinda el texto sin interrumpir su La forma del partexto continuidad. Estas operaciones paratextuales implican una vuelta sobre el texto, que la naturaleza del código escrito hace Lo que llamamos texto es, en primera instancia, una superficie posible. escrita en la que, a simple vista, se distinguen zonas o bloques diferenciados. Los títulos se destacan por su ubicación, por la Paratexto y texto impreso distancia que los separa del resto del texto y por otras marcas grá- Soportes móviles de la escritura ficas como tipo de letra distinto o subrayado. La disposición en Según Marshall McLuhan “el libro impreso creó el mundo mo- párrafos, que pueden estar separados por un interlineado más derno, ya que prolongó la voz y la mente del hombre y puso fin amplio o empezar con sangría, es otra de las primeras informa- psíquica y socialmente, al tribalismo en el espacio y en el tiempo”. ciones que el lector obtiene, antes incluso de emprender la lectura Un libro es básicamente un formato, una disposición de palabras propiamente dicha, junto con lo escrito en los márgenes, las notas sobre el papel, con una tipografía determinada. La propia pala- o anotaciones que no pertenecen al texto sino que son agregados o bra “libro”,en distintas lenguas, designa al soporte: aclaraciones hechas en un momento posterior. A estos primeros datos, presentes en casi todos los textos, impresos o manuscritos, (…) Biblos, en griego, es la fibra interior del ciertas plantas, pueden sumarse variaciones de tipo y cuerpo de letra, asteriscos o principalmente el papiro, liber, en latín, es la capa fibrosa números insertados sobre o al nivel de la línea, comillas, parénte- situada debajo de la corteza de los árboles; book, en ingles, y sis, guiones, signos todos que son captados por contraste con la Buch, en alemán, tienen la misma raíz indoeuropea que bois en grafía dominante. Algunos de ellos son signos de puntuación, es francés: kniga, en ruso, procede probablemente, por conducto del decir forman parte del código escrito en su dimensión ideográfi- turco y del mongol, del chino king, que designa el libro clásico, ca. Los signos de puntuación, en su conjunto, integran un sis- pero que en un principio significaba la trama de la seda (…) tema de señalización del texto escrito cuya finalidad principal es (Escarpit. 1968:16). organizar la información que este aporta, jerarquizar las ideas e indicar la distancia o el grado de compromiso que tiene el que Si la invención de la escritura significó, para la palabra, la con- escribe con las palabras que usa. Los signos de puntuación, por quista del tiempo, la invención del libro fue del espacio, ya que lo mismo, son parte del texto; sin ellos, este sería una masa confirió movilidad al escrito, primero bajo la forma de volumen indiscriminada de palabras casi imposible de descifrar; es decir, (folio de hojas de papiro), luego de codex (folio de pergaminos no sería texto. cosidos) hasta asumir, con la llegada del papel a mediados del Pero no todos los signos que se revelan en este “barrido” inicial, siglo XIII, una forma más cercana a lo que actualmente conoce- previo a la lectura, pertenecen al texto del mismo modo. Las mos. Pero desde los primeros tiempos, el libro estuvo destinado a variaciones tipográficas y de diagramación o disposición del texto la venta. En las librerías de Atenas y Roma, se vendían ejempla- y gráfica (cuadros, gráficos, ilustraciones, etc.) en la página res copiados a mano por bibliógrafos o copistas. 1
  2. 2. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FADU - CARRERA DE DISEÑO GRÁFICO - CÁTEDRA LONGINOTTI - TIPOGRAFÍA 2 FICHA TEMÁTICA CLASE 11 13/06/08 AP. 09 PARATEXTOS http://typographia.com.ar/typo2/ La copia a mano se extendió hasta el siglo XIV, cuando el acceso contratapa se ocupe de comenzar brevemente el texto: resume el a la lectura de nuevos sectores de la sociedad implicó un aumento argumento en el caso de la narrativa analiza los aspectos más en la demanda de libros que la antigua técnica no podía relevantes y emite juicios de valor que suelen extenderse a toda la satisfacer, condiciones que hicieron posible el salto tecnológico de obra del autor. Juntamente con la tapa y solapa, concentra la la imprenta. función apelativa, el esfuerzo por capturar el interés del público. Las primeras páginas (anteportada, frente-portada, portada y Elementos del paratexto posportada), por su parte, llevan indicaciones editoriales como el título de colección, el nombre del director de colección, la mención La categoría de paratextos es lo bastante amplia o difusa para de tirada, la lista de obras del autor, las obras publicadas de la admitir en su interior elementos muy diversos: misma colección, menciones legales (copy original etc.) si es traducción, el título original, el nombre del traductor, fechas de El paratexto a cargo del editor ediciones anteriores, lugar y fecha actual, dirección editorial. En las últimas páginas se ubica el colofón, es decir la marca de Solapas, tapas, contratapas son lugares estratégicos de influencia trabajo de impresión: nombre de la imprenta, fecha de impresión y sobre el público. Estos elementos del paratexto son, por una parte, cantidad de ejemplares. los más exteriores, la cara del libro, y por otra, en su aspecto material-icónico, dependen a la vez de la decisión del editor y de El paratexto a cargo del autor la ejecución del impreso. En su conjunto, el paratexto editorial se ocupa de la transformación del texto en mercancía y los El paratexto de autor es básicamente verbal y consiste en un diversos elementos que lo integran son marcas de ese proceso. dispositivo que acompaña al texto con la intención de asegurar su legibilidad, ampliarlo, ubicarlo, justificarlo, legitimarlo. ELEMENTOS ICÓNICOS Como se verá, en algunos casos es difícil delimitar elementos que En sus comienzos, la escritura se manifestaba a través de íconos: pertenecen al paratexto o al texto propiamente dicho: es el caso de los pictogramas primero y los ideogramas después, constituyen las notas de autor, las referencias bibliográficas y la gráfica (único las más antiguas formas de comunicación escrita de la humani- elemento icónico verbal del paratexto autoral) que, según el grado dad. En el caso de los ideogramas se trata ya de un código de necesidad de su lectura para la comprensión del texto, puede compuesto de signos icónicos que se combinan para transmitir considerarse parte de este o complemento. distintos mensajes, como en la escritura china. Si bien la evolu- El paratexto de autor es propio del libro y, por extensión, de aque- ción posterior de la escritura en muchos casos la despojó del iconis- llas publicaciones periódicas (revistas culturales, científicas, mo el origen común del dibujo y escritura los enlazó a lo largo de la técnicas y de divulgación) que, por el tipo de público al que se historia, tanto en su acceso a formas mecánicas de reproducción dirigen, por los temas que abordan y por su misma periodicidad como en su destino incierto frente al avance de las nuevas tecno- dan al autor el tiempo y el espacio para volver sobre el texto y ope- logías. El dibujo y la escritura pertenecen al mundo gráfico. rar sobre el metadiscursivamente. Los diarios, en cambio, carecen de paratexto autoral, si bien compensan esta carencia exacer- • La ilustración bando el paratexto editorial. En este sentido, es interesante com- La ilustración cumple distintas funciones. De su significado parar elementos paratextuales como títulos o copetes, que en las original de “iluminar, dar luz, esclarecer” presente en la revistas son producidos por el autor de la nota, mientras en los denominación que se daba a los ilustradores de la Edad Media diarios suelen ser obra del jefe de sección. “iluminadores”, conserva el matiz de “esclarecer” mostrando. Pero la ilustración es también una forma de embellecer u ELEMENTOS ICÓNICOS ornamentar el texto, con los que se cumple, además, un objetivo • La gráfica comercial: atraer la atención del público. El diccionario Sopena define así: “Gráfica: 1. Perteneciente o relativo a la escritura 2. Que se • El diseño representa por medio de figuras. U.t.c.s. 3. fig. Dícese del La ilustración y el diseño están estrechamente vinculados desde lenguaje o expresión que hace comprender con toda claridad las los comienzos del libro y en la actualidad se han transformado en cosas descritas. 4. f. Representación de datos o números de cual- un factor dominante desde el punto de vista comercial. quier clase por medio de una o varias líneas que exponen la rela- El diseño se pude definir como “el ordenamiento y combinación ción o gradación que entre sí guardan estos datos.” de formas y figuras”. El diseño gráfico, específicamente en la manipulación del texto, la ilustración y los márgenes con vistas La imagen visual se crea en tres dimensiones: las dos dimensio- a su impacto visual (Dalley 1981:104). Cobró importancia a nes del plano “x e y” y una variación de color “z” (del blanco al partir del S. XIX, al hacerse más fácil la reproducción de la negro). El objeto de la gráfica es utilizar ese poder de visión de ilustración la competencia en la presentación de los productos captar en un mismo instante las relaciones entre las tres comerciales. variables. El tratamiento gráfico consiste en traducir cada componente de la información mediante una variable visual de ELEMENTOS VERBALES tal modo que la construcción sea conformada a la imagen La tapa impresa que remonta apenas a principios del S. XIX natural (Bern 1972). lleva tres menciones obligatorias el nombre del autor, el título de la obra y el sello editorial, a los que puede agregarse, de haberlo, En un grado inferior de iconicidad que los diagramas, redes y el sello de colección. Aparte de estos elementos de tapa, el para- mapas, se encuentran los cuadros y otras formas de representar la texto editorial verbal ocupa en general la contratapa, la solapa, información aprovechando las dos dimensiones del plano. las primeras y últimas páginas. Lo más frecuente es que la 2
  3. 3. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FADU - CARRERA DE DISEÑO GRÁFICO - CÁTEDRA LONGINOTTI - TIPOGRAFÍA 2 FICHA TEMÁTICA CLASE 11 13/06/08 AP. 09 PARATEXTOS http://typographia.com.ar/typo2/ caso de recopilaciones, se apela frecuentemente a la unidad, for- ELEMENTOS VERBALES mal o temática, o bien, por el contrario, a la diversidad, como • El título ocurre con frecuencia en los prólogos de Borges. Es el paratexto más externo del paratexto de autor. Como parte de En cuanto a la función más autoral del prólogo, este puede infor- la tapa del libro, coincide con el paratexto editorial, en muchos mar al lector sobre el origen de la obra y las circunstancias de su casos, está sujeto a la aprobación del editor o es fruto de una redacción. Puede incluir la mención de fuentes y reconocimiento negociación entre este y el autor. Esto se debe a que el título, como a personas e instituciones que han colaborado con el autor en la conjunto de la tapa, se dirige al público en general; y más aún elaboración del libro. En obras no ficcionales, el prólogo puede que la tapa, ya que, por una parte, también figura en el dorso cumplir una función didáctica: explicar el índice (los contenidos del libro (lo único visible al colocarse el libro en el estante) y, por y el orden de estos en el libro). otra circula a través del catálogos y también por vía oral: como el nombre del autor es objeto de conversación. Para R. Barthes, el • El índice título equivale a “La marca de un producto comercial y acom- En principio vale aclarar que lo que frecuentemente se llama paña la constitución del texto en mercancía”. “índice” es en realidad la tabla de contenidos o de materias: un No son pocos los libros que se venden por el título, aunque el com- listado de los títulos del texto por orden de aparición con la indica- prador no tenga referencia del contenido, ni del autor. El título, ción de la página correspondiente, que puede estar la comienzo o al es entonces, una especie de bisagra entre el paratexto de autor y el final del libro. Según esta primera definición, su función sería la editorial. Es también la tarjeta de presentación del autor en pú- de facilitar al lector la búsqueda de los temas de su interés en el blico, el primer mensaje que se envía a los lectores potenciales. texto. Pero no es sólo eso. El índice refleja la estructura lógica en Para el lector el título, en general, es la primera clave del contenido del libro, por lo que junto con la ilustración de la tapa el texto (centro y periferia, tema central y ramificaciones). Por lo y el sello de colección constituye un disparador de sus primeras tanto cumple una función organizadora de la lectura, ya que arma el esquema del contenido.(Eco 1990). En este sentido, es conjeturas. indistinto que esté al comienzo o al final del libro, ya que lo que importa es que el lector acude a él antes de leer el texto –e incluso Según Genette, el título tiene tres funciones: 1) identificar la obra. antes de comprar el libro– para saber de que se trata ó, aún 2) designar su contenido 3) atraer al público. No necesariamente sabiéndolo, cómo lo trata. están las tres presente a la vez, y sólo la primera es obligatoria, ya que la función principal es nombrar la obra. El título puede no En las recopilaciones, lo mismo que en las revistas, el índice se li- ser atractivo, e incluso puede no guardar relación con el contenido mita, por lo general, a su primera función: ubicar los textos (y sus del texto, pero siempre será el modo de identificarlo (…). autores en caso de haber varios) en el conjunto de la publicación. Pero no siempre es así. Algunas recopilaciones están organizadas • La dedicatoria temáticamente y el índice refleja la hipótesis de trabajo del Suele ubicarse al principio del libro, antes o después de la página compilador. del título. Los destinatarios pueden ser personas relacionadas con el autor. Pueden ser grupos, instituciones, personas a quienes se En síntesis, cualquiera sea el tipo de publicación, una mirada rinde homenaje y reconocimiento. del índice permite al lector darse una idea general del contenido de la misma, punto de vista o enfoque privilegiado. • El epígrafe Ahora bien, además de la tabla de contenidos, el índice es tam- Suele estar ubicado en la página siguiente a la dedicatoria y an- bién un listado de palabras en orden alfabético con la indicación terior al prólogo. Es siempre una cita, verdadera o falsa (atribui- de las páginas en que aparecen mencionadas. El índice analítico da falsamente a un autor). También puede ser atribuida a un o temático es un listado de conceptos utilizados en el texto. autor imaginario, o ser anónima. Las funciones principales del epígrafe según Genette son: 1) de • Las notas comentario del título, como un anexo justificativo. 2) de comen- Según el Diccionario de la RAE, “la nota es una advertencia, tario del texto, precisando indirectamente la significación (esta explicación, comentario, o noticia de cualquier clase que en función puede superponerse a la anterior) 3) de padrinazgo indi- impresos o manuscritos va fuera del texto”. Esta expulsión del recto (lo importante no es lo que dice la cita sino la identidad de texto puede condenar a las notas al suburbio de la página, a las quien lo dice). fronteras del capítulo e, incluso a menudo, a las áridas páginas finales. Las razones de este exilio son diversas: puede tratarse de • El prólogo un comentario al margen, que no hace al desarrollo del texto, El prólogo o prefacio es un discurso que el autor u otra persona pero también puede suceder que el comentario sea hecho por otro a quien él –o el editor– delegan esta función, produce a propósito sujeto distinto del autor, que elige, respetuosamente, no interferir, del texto que precede o sigue. Hay prefacios apócrifos o falsos y en el discurso ajeno: Hay notas de autor (N.A.), de editor (N.E), también los hay ficticios. y de traductor (N.T). La mayoría de los prólogos cumplen con dos funciones básicas El autor, por su parte, suele enviar a nota, información que con- que comparten con las contratapas, aunque la dominancia de sidere accesoria (en este caso, la nota equivale a un paréntesis una sobre otra es inversa en ambos: una función informativa e extirpado) o que, aún siendo importante, obstaculiza la lectura interpretativa respecto del texto y una función persuasiva o argu- porque interrumpe la continuidad del discurso. mentativa, destinada a captar al lector y retenerlo. La función persuasiva, que es dominante en el paratexto editorial, es mucho • La bibliografía más fuerte en las contratapas que en los prólogos, sobre todo si En principio habría que distinguir la bibliografía propiamente estos son escritos por el propio autor. El principal argumento de dicha –una lista ordenada alfabéticamente de autores y títulos de valorización del texto suele ser la importancia del tema, aunque las obras consultadas por el autor, que se ubica al final del también puede acompañarlo su originalidad o novedad. En el 3
  4. 4. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FADU - CARRERA DE DISEÑO GRÁFICO - CÁTEDRA LONGINOTTI - TIPOGRAFÍA 2 FICHA TEMÁTICA CLASE 11 13/06/08 AP. 09 PARATEXTOS http://typographia.com.ar/typo2/ libro, antes del índice, o al final del capítulo– de las referencia que procede por tanteos: se elaboran hipótesis a medida que se bibliográficas que son una variedad de las notas, ya que se avanza y se evalúa lo ya leído. El modelo mental es una represen- ubican en relación con un fragmento de texto determinado y se tación jerárquica de los datos sucesivos que el lector obtiene del enumeran correlativamente distribuyéndose a lo largo del texto. texto. Tanto las referencias bibliográficas como la bibliografía propia- Para construir esa representación o macroestructura semántica, mente dicha son los enclaves privilegiados del intertexto en el el lector debe ser capaz de establecer relaciones de coherencia entre paratexto. las frases. Por más que conozca los significados de las palabras y Del mismo modo que la gráfica o las notas de autor, en este caso, entienda las frases aisladas, si no puede establecer relaciones en- tampoco es clara la pertenencia al paratexto en todos los casos. tre ellas, la comprensión fracasa. A su vez, la construcción del En los textos científicos, las referencias bibliográficas son parte modelo descansa en buena medida, en la posibilidad del lector de del texto. Hasta tal punto están integradas a este, que a menudo representarse analógicamente la situación o el mundo al que hace resulta imposible entenderlo sin conocer este intertexto de referencia el texto (VEGA, 1990). referencia en cuyo entramado se inscribe. Se trata, entonces de paréntesis extirpados para facilitar la lectura. Elementos paratextuales que colaboran en la comprensión En otros casos, en cambio, la bibliografía es más una sugerencia de La integración del modelo mental –la comprensión del texto– consulta o una demostración de lecturas que está en general desti- supone una serie de operaciones complejas –de anticipación, nada a los pares. En estos casos, la bibliografía es paratextual, ya búsqueda en la memoria, selección y puesta en relación de la que funciona como complemento no indispensable del texto. información– que implica una carga cognitiva importante e Una mención especial merece la bibliografía comentada es de- inversamente proporcional a la competencia o destreza lectora del cir, provista de un resumen del contenido de la obra referida en sujeto. Algunos elementos del paratexto colaboran en ese proceso relación con el tema al que se la vincula en el texto. Del mismo ayudando al lector a integrar la información que obtiene. Las modo que los glosarios, las bibliografías comentadas tienen una contratapas, lo prólogos y los índices suelen cumplir una función finalidad fundamentalmente didáctica. de anticipación de la macroestructura del texto, que ayuda a la integración semántica de la información, ya sea porque actúan como íconos de esa macroestructura (es el caso del índice) o • El Glosario porque resumen el contenido del texto seleccionando las ideas Es una lista ordenada alfabéticamente de términos técnicos o principales (como suele ocurrir con prólogos y contratapas). A que, por alguna razón, puedan presentar dificultad al lector, partir de estos anticipadores paratextuales, el lector elabora acompañados de una definición. Esta lista suele ubicarse al final hipótesis sobre el contenido del texto que se irá reformulando sobre del libro, una vez terminado el texto, aunque existen casos, como el la marcha. Ese modelo previo –por precario que sea– activará en de algu- nos libros destinados a los niños que extraen del texto la memoria del sujeto información pertinente para la comprensión términos considerados difíciles o desconocido para los lectores y los de ese texto. La información que brinda el paratexto previa- definen a la manera de una nota que acompaña al texto en los mente a la lectura propiamente dicha activa en la memoria márgenes. lectora del lector la red de conocimientos conceptuales, lingüísti- cos e intertextuales que le facilitarán la construcción del modelo • El Apéndice mental del texto. Cuanto más densa y extendida sea esa red, más Textos, cuadros, documentos, testimonios diversos, suelen fácil le será la tarea. agruparse en las últimas páginas del libro como Anexo ó Apéndice. Se trata, por lo general, de un complemento del texto Por su parte, la manipulación gráfica y tipográfica del texto per- que, en razón de su extensión, no puede incluirse en forma de mite atraer la atención –y mantenerla– sobre ciertos ítems, y notas. El texto puede remitir a no al apéndice, pero, en cualquier ayuda a relacionar las informaciones: recuadros, cambios de caso este es de lectura facultativa. cuerpo, grosores y estilo de letra sirven para destacar palabras, frases o párrafos, favoreciendo la integración de la macroestruc- • El Epílogo tura semántica. Del griego “epilogos”: fin del discurso. Última parte de algunas La ilustración, por último, favorece fundamentalmente la repre- obras dramáticas y novelas en el que se refieren sucesos que dan a sentación mental de la situación o el mundo de referencia del la obra un nuevo y definitivo remate, a veces imprevisto. texto. En algunos casos –como el de ciertos esquemas– incluso genera la imagen del referente que, de otro modo, no sería Paratexto y comprensión lectora accesible al lector, lo que dificultaría la compresión. La gráfica, en general facilita la integración de la información en El proceso de compresión lectora una macroestructura ya que permite visualizar las relaciones jerár- Comprender un texto es construir un modelo de representación quicas entre datos y/o conceptos. mental de lo que en él se expone. Esta construcción es fruto de una interacción entre la información que aporta el texto y los co- Paratexto y competencias lectoras nocimientos del lector. Para un conocedor del tema que trata el texto, será más sencilla la construcción de este modelo, ya que Ahora bien, es sabido que las dificultades de comprensión, en el tanto la terminología utilizada como la jerarquía de las ideas caso de lectores no competentes, se deben en gran parte a que estos que se exponen le serán accesibles sin esfuerzo. Por otra parte, los se conducen frente al texto escrito como la harían frente a un conocimientos lingüísticos del lector inciden también en su com- enunciado oral, es decir, que desconocen qué es lo específico del prensión. Cuanto más coincida el léxico de que disponen con el código escrito y, por lo tanto, las estrategias que deben desplegar vocabulario empleado en el texto, más fácil le resultará la cons- para desentrañar el sentido de un mensaje que le pertenece. trucción mental del modelo. No es raro, entonces, que no registren el paratexto o no sepan Este proceso es progresivo, ya que la lectura no es lineal, sino 4
  5. 5. UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES - FADU - CARRERA DE DISEÑO GRÁFICO - CÁTEDRA LONGINOTTI - TIPOGRAFÍA 2 FICHA TEMÁTICA CLASE 11 13/06/08 AP. 09 PARATEXTOS http://typographia.com.ar/typo2/ 1.- Los elementos de repetición ilustran con claridad como decodificarlo. Lo marginal o periférico de muchos elementos el concepto de ritmo y es ahi en la variación donde se paratextuales puede connotar, para un lector poco avanzado, encuentra la riqueza de la composición, lo contrario escasa importancia: algunos elementos paratextuales pueden expresa la monotonía. parecer aleatorios, disgresivos, un desvio innecesario e incluso prescindible. Es así como se obvian las notas –que agregan una dificultad motriz y perceptiva, ya que exigen salir y volver a entrar en el texto, y un costo cognitivo mayor, por cuanto ese movimiento debe hacerse con rapidez para no olvidarse lo que se acababa de leer e integrar la información paratextual y la tex- tual en corto tiempo– se pasa por alto el índice –que se suele considerarse redundante o repetitivo respecto del texto y se llega a olvidar, incluso, el rol facilitario que tiene respecto de la 2.- Nuevo elemento unitario repetido, con rotacion, ubicación rápida de un segmento del texto y no se pierde tiempo cambio de tonalidad y crecimiento ¿Donde esta la en leer prólogos ni consultar glosarios o bibliografías. monotonia, donde nace el ritmo? Por último, por su proximidad con el mundo comentado, los ele- mentos paratextuales se presentan como emergencia del sujeto de la enunciación –llámese autor o editor– e implican por lo mismo, un acortamiento de la distancia enunciativa. El lector se siente apelado más frontalmente, lo que puede generar rechazo o resis- tencia si se lo interpreta como presión o injerencia en la privaci- dad de la lectura y en el derecho a la libre interpretación, o bien pueden provocar indiferencia si se lo asimila a otros discursos de carácter persuasivo, como el publicitario, cuya finalidad condiciona la validez de sus aseveraciones. En cualquier caso, el paratexto es un herramienta útil para ope- rar con la maquinaria del texto, siempre y cuando se sepa mane- jarla. El conocimiento de esta herramienta es un aspecto funda- mental en la comprensión lectora. h. Weinrich (1975) distingue el mundo comentado del mundo narrado como dos planos de enunciación distintos. Al mundo narrado corresponden el relato en 3° persona de acontecimientos pasados, sin intervención del hablante. El mundo comentado, en cambio, corres- ponden los discursos en los que el hablante interviene, expresa sus opiniones, ideas, etc, en 1° persona. La noción de “ritmo” BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA: Los conceptos de repetición, alternancia, simetría, compresión, KANDINSKI,V. expansión, reflejo, rotación, traslación son vitales para trabajar Punto y línea sobre el plano. España, Paidós, 1998. el ritmo. ALVARADO. M. Paratexto, Buenos Aires, Oficina de Al ritmo mayormente se lo ha asociado con la composición mu- Publicaciones de C.B.C. UBA, 1994 (Frag.) sical; en el cine también existe una expresión clara de lo que es el ritmo. En realidad, se trata de la estructuración de los compo- nentes de cada mensaje que se presenta en la película y, a la vez, de sus sucesivos subcomponentes donde cada una de las partes contribuye para lograr la unidad del todo; el guión y su propia estructura, la música compuesta y colocada de acuerdo a ese guión. Así mismo, la fotografía trabajada con el color y la ilumi- nación correctamente seleccionada, los niveles de expresión enfati- zados de manera dosificada a lo largo de la proyección y otros fac- tores que simultáneamente expuestos logren esa unidad en la obra. En la composición gráfica también hay que organizar los elemen- tos tanto independientemente como en sus relaciones unos con otros: los textos y sus variaciones de tamaño, posición, valor, tex- tura, color, las imágenes igualmente con sus variaciones, los sig- nos sus valores y sus funciones y el conjunto organizado integral- mente para dar lugar a un mensaje visual efectivo, funcional. 5

×