Lord byron

1,646 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Lord byron

  1. 1. LOS AMORES DE… Lord Byron AntonioMachado Hero y Leandro EL LADO MÁS DESCONOCIDO DE LA VIDA DE DOS GRANDES ESCRITORES UNIDO A UNA HISTORIA DE AMOR REFERENCIA EN LA HISTORIA DE LA LITERATURA.
  2. 2. LORD BYRON
  3. 3. LORD BYRON: LA VIDA AMOROSA DE UN POETA SATÁNICO  George Gordon Byron,Dover, 22 de Enero de 1788; Missolonghi, 19 de abril de 1824.  Su padre se casó en segundas nupcias con Miss Catalina, a la que arruinó en poco tiempo, y de este matrimonio nació el poeta, que vino a heredar las buenas y malas cualidades de sus antepasados, siendo como ellos generoso, valiente, excéntrico y libertino. El padre de Byron (a semejanza de su hijo) vivió separado de su mujer y murió en Francia. La madre, caprichosa, educó mal a su único hijo que fue, como ella, un exceso inquieto e impresionable.  Como curiosidad, por un accidente al nacer, Byron tuvo un pie ligeramente torcido y quedó para siempre algo cojo, lo que mortificó un tanto la vanidad del ilustre poeta inglés.  Byron además de por sus obras, es un poeta conocido por su intensa vida amorosa.
  4. 4. “LOS NOMBRES DE MARÍA DUFF COMO DE MARGARITA PARKER NO VAN A BORRARSE NUNCA DE LA MEMORIA DE BYRON.”  Ya con ocho años, tuvo como objeto de amor a una escocesa, María Duff, la cual tiempo después se casó, creando una gran tristeza en el poeta.  Años más tarde, a la edad de doce, Byron se enamora perdidamente de su prima, Margarita Parker. Los nombres tanto de María Duff como de Margarita Parker no van a borrarse nunca de la memoria de Byron.
  5. 5. “EL SUEÑO, CONSECUENCIA DE SU FRACASO CON MISS MARY CHAWORTH”  Durante las vacaciones de 1803, conoció en Annandale a Miss Mary Chaworth, que le inspiró una profunda pasión. El amor no fue correspondido, la muchacha que contaba con diecisiete años se burló de Byron y se casó poco después.  Lord Byron ocultó las heridas de su orgullo y de su amor por esta mujer, dejó crecer su melancolía y tiempo después la inmortalizó en uno de sus más hermosos cuadros líricos: El sueño. En ambas fotos Miss Mary Chaworth
  6. 6. “EN SEVILLA TUVO RELACIÓN CON UNA ESPAÑOLA, JOSEFA, QUE PRESTÓ ALGUNOS DE LOS RASGOS DE SU DOÑA INÉS.”  En 1805 pasó a la Universidad de Cambridge, y se entregó muy pronto a excesos de todo género. En medio de este reinado de las pasiones, luchaba contra el escepticismo que ya le dominaba.  Dos años después daba a la imprenta su primera colección de poesías tituladas Horas de ocio (1807). La crítica dura y despiadada hecha por la Revista de Edimburgo vino a disipar todos sus sueños. El poeta contestó a principios de 1809 a través de su Sátira de los poetas ingleses y los críticos escoceses. (Escrita con lenguaje e ingenios dignos de Pope). En 1809 tomó asiento en la Cámara Alta, en los bancos de la oposición, siendo un gran tormento por su carácter susceptible. En ese mismo año, en el Verano, se embarcó para Lisboa, triste, colérico y devorado por una secreta pesadumbre. De Lisboa se dirigió a Cádiz, visitó también Sevilla donde mantuvo amores ligeros con una española, Josefa, que prestó algunos rasgos a su doña Inés.
  7. 7. “…SU MADRE FALLECIÓ Y POCO DESPUÉS SUS AMIGOS MATHEWS Y WINGFIELD”  Cuando pisó de nuevo el suelo de la patria, su madre había fallecido y poco después lo hicieron sus amigos Mathews y Wingfield, que no tuvieron sustitutos nunca en el corazón de Lord Byron.  Lenitivo a estas y otras penas, pareció ser el éxito de su CHILDE HAROLD , que apareció en 1813. En 1813 y 1814 imprimió sucesivamente La desposada de Abidos, El pirata y Lara en las que demostraba un gran talento. Manuscrito de Childe Harold de Lord Byron
  8. 8. “A UNA DAMA DESECHA EN LLANTO, OBRA DIRIGIDA A LA PRINCESA CARLOTA”  La crítica fue buena esta vez para Lord Byron, quien escribió una nueva obra, dirigida a la princesa Carlota, llamada A una dama desecha en llanto.  Los periódicos calificaron de demonio al autor, y ataques violentos y variados llovieron a porfía sobre el poeta, que por fortuna, halló un consejero animoso en su editor Murray. La princesa Carlota
  9. 9. “EN ENERO DE 1815 CONTRAJO MATRIMONIO CON LADY MILBANKE”  Byron parecía llamado a sufrir todas las desventuras. El dos de Enero de 1815 contrajo matrimonio con Lady Milbanke, rica heredera que le había rehusado su mano un año antes. El diez de diciembre, su esposa daba a luz a una niña, Ada Byron, y el quince de Enero de 1816, Lady Byron exponía a su marido en una carta, al parecer muy cariñosa, que tenía resuelto no volver a unirse con él. Se desconoce la causa de esta conducta, pero hemos de señalar que se trataba de una mujer fría, austera y metódica y de un joven ardiente e inquieto. Lady Milbanke
  10. 10. “ADIÓS A SU MUJER, SE CONFIESA REO DE FALTAS QUE NUNCA HABÍA COMETIDO”  Byron acceder a los deseos de su compañera, pero hizo aparecer una sátira violentísima contra el aya de su esposa por suponerla autora de lo ocurrido, y el Adiós a su mujer, donde, por orgullo o despecho, se confesó reo de faltas que nunca había cometido. Ada Byron, la única hija del autor.
  11. 11. “FUE ODIADO POR LAS MUJERES, ENTRE ELLAS, CAROLINA LAMB, QUE SE ENAMORÓ DE BYRON”  Los periódicos entonces le atacaron sin compasión alguna, se multiplicaron las caricaturas del poeta, se le cerraron las puertas de todas las sociedades, se consideró como un acto censurable el recibirle en casa, fue odiado por los aristócratas, y lo más importante, fue odiado por las mujeres que suponían tener quejas de él, entre ellas, Carolina Lamb, dama distinguida que se enamoró locamente de Byron, se le apellidó con los más insultantes calificativos, y todos, ricos y pobres, aristócratas y hombres del pueblo, le miraron con odio desdeñoso.
  12. 12. ANEXO: LA HISTORIA CON CAROLINA LAMB  A finales de marzo de 1812 se publicó la primera parte del poema "El peregrinaje de Childe Harold" y Byron "despertó una mañana famoso". El libro apareció dos semanas después de que el poeta, que ocupaba un escaño en la Cámara de los Lores a partir del 13 de marzo, había pronunciado su primer discurso en el Parlamento contra la pena capital aplicada a los obreros que saboteaban las máquinas, causando escándalo. Acarreado por la espectacular arenga, el poema fue un éxito de ventas y Byron se hizo famoso de la noche a la mañana. El libro apareció en forma anónima y todo el Londres literario, que trató de develar la incógnita del anónimo autor, lo logró fácilmente y el nombre de Byron estuvo en boca de todos. Entonces, Carolina, igualmente atraída por el poeta y su fama, pidió a su amigo Rogers la presentase ante él. Ella había leído el libro "con gran entusiasmo" y exclamó: "Debo verlo, ¡me muero por verlo!". Rogers le comentó: "Tiene un pie torcido y se muerde las uñas". "¡Aunque sea más feo que el mismo Esopo, debo verlo!". Byron era cojo porque el médico que atendió el parto, "de una madre violenta y borracha", trató de corregirle una pierna lisiada consecuencia de "una hemorragia en la superficie del cerebro del niño" y lo dejó inválido. Días después, Carolina lo vio en el baile que ofrecía lady Westmoreland. Tras la presentación, él le pidió si acaso podía visitarla al término de la reunión. Carolina nada respondió, lo miró a la cara, aquel rostro de belleza clásica, y se fue. En la madrugada, ella escribió en su "Diario": "Loco, malo y peligroso de conocer. Este hermoso rostro es mi destino".
  13. 13.  LA ENTREGA En su "Memorias" Carolina registra la primera entrega sexual: "Dos días más tarde del baile en casa de lady Westomerland, en la Casa Holland, volvimos a encontrarnos. El me preguntó por qué lo había rechazado y, sin darle explicaciones, lo invité a visitarme en casa. "Byron llegó. Rogers y Moore estaban conmigo. Me encontraba sentada en el sofá, acababa de dar un paseo a caballo. Me sentía sucia y acalorada. Antes de recibirlo, salí de la estancia para lavarme y refrescarme. Regresé al salón, antes Rogers le había dicho a Byron: 'sois un hombre afortunado. Lady Caroline se encontraba sentada aquí, totalmente desaliñada, pero cuando os anunciaron, ha salido apresuradamente a acicalarse'. "Byron me pidió visitarme a las ocho: 'cuando estéis sola' y yo accedí. "A las ocho, puntualmente, lo recibí. Apenas cruzamos unas palabras de bienvenida y, tomándolo de la mano, lo llevé hasta mi alcoba. Sin habernos quitado toda la ropa, con premura y tremenda excitación lo hice mío". NO SE GUSTABAN Ni ella gustaba de él, ni el poeta de ella y, sin embargo, mantuvieron relaciones sexuales con regularidad en las habitaciones de Carolina en Casa Melbourne y en ninguna otra parte. Ella lo recibía al mediodía y permanecían juntos hasta la madrugada. "El hablaba y yo lo escuchaba, y estábamos profundamente enamorados". Byron escribió una carta a lady Melbourne: "Estoy obsesionado por un esqueleto. Me gustan las mujeres voluptuosas y poco complicadas. Las mujeres delgadas, como C., me recuerdan a las mariposas secas. C. no es de mi gusto en absoluto ni yo del suyo". Ocurre que Carolina poseía una "nerviosa sexualidad", era abiertamente disponible a cualquier hora y por su inteligencia se acompasaba a la del poeta, y por eso mantuvieron sus relaciones durante algún tiempo.
  14. 14.  ENLOQUECE DE CELOS Carolina "perdió todo recato", se exhibía con Byron en público y lo celaba, tanto por haberse casado con Ana Isabela Anabella Milbanke, echarse de amante a la cuarentona lady Oxford, como por mantener relaciones incestuosas con su hermana Augusta, a la que le hizo una hija. Si Byron asistía a una fiesta a la que ella no hubiera sido invitada, lo esperaba afuera de la casa hasta que él aparecía y entonces subía al carruaje con él. Si pasaba un solo día sin recibir su visita, se disfrazaba de criado, vestida de hombre, ropa que usaba a menudo, y se metía en casa de él. Carolina enloqueció de celos, una locura que no la abandonaría durante toda su vida, pues ella se "sentía la propietaria de Byron". LA RUPTURA Fuera de sí, amante engañada, vengativa y feroz, accedió a ser testigo y ofrecer su testimonio para validar el divorcio de Anabella y Byron. El documento, recogido por el doctor Lushington, uno de los abogados de la demandante y que se conoce como "Minutas de conversación con lady Carolina Lamb, del 27 el marzo de 1816", es cabal ejemplo de lo que una mujer despechada es capaz de hacer, revelando "los delitos más atroces cometidos por el demandado". Carolina declara: "Confirmo que Byron sostenía relaciones incestuosas con su hermana Augusta, habiendo confesando 'que hasta ahora no sabía lo que era el amor. Hay una mujer a quien amo apasionadamente, lleva un hijo mío y si es niña se llamará Medora'. "Además, en distintas ocasiones lord Byron confesó que desde la infancia tenía el hábito de prácticas contra natura; que Rushton era uno de aquellos a quienes había corrompido, que era su paje, y que lo amaba hasta el punto de impulsarme a llamar Rusthon a mi propio paje, cosa que admito con vergüenza haber hecho. "Byron mencionó a tres compañeros de estudios a quienes había pervertido igualmente".
  15. 15.  Carolina ya había olvidado que, en su momento, ella también había llevado a cabo esas prácticas antinatura con lady Oxford, quien también se convirtió en amante de Byron. A pesar del testimonio y del escándalo social que conllevaría hacerlo público, el matrimonio Byron se separó amistosamente en abril de ese año y él de Augusta en septiembre, al mismo tiempo que de lady Oxford. Así, Carolina se sumergió en una "terrible frustración". Para superarla, meses después publicó la novela "Glenarvan", donde apenas disfrazados los nombres, dio a conocer todos los secretos que poseía y su profunda amargura. Carolina nunca pudo olvidar a Byron, lo sobrevivió tres años tras la muerte del poeta en 1824 en Grecia, entregándose a cualquiera, alcoholizada y degradada. En un viaje a París intentó seducir al duque de Wellington, sin conseguirlo. Ella murió de hidropesía en su casa de campo de Brokett Hall, donde se había retirado para escribir sus novelas. Retrato de Carolina Lamb
  16. 16. ATRAVESANDO CIERTO DÍA UNA SELVA DE PINOS FALTOS DE RAMAS Y CORTEZA, SIN HOJAS Y SIN VIDA, BYRON DIJO: “ HE AQUÍ MI IMAGEN Y LA DE MI FAMILIA”.  Byron al verse desterrado moralmente, se desterró por su voluntad, y no volvió a su patria en vida. El 25 de Abril de 1816 abandonó por segunda vez la Gran Bretaña con rumbo a los Países Bajos. El verano lo pasó a orillas del lago de Ginebra, unido por la amista de Madame Stäel, que en vano procuró una reconciliación entre los esposos. Sus relaciones son Séller le precipitaron más hacia el escepticismo.  Juntos los dos poetas recorrieron las comarcas suizas y, atravesando cierto día una selva de pinos faltos de ramas y corteza, sin hojas y sin vida, Byron dijo: “ He aquí mi imagen y la de mi familia”.
  17. 17. “REANUDÓ SUS ANTERIORES COSTUMBRES DE ESTUDIO, AMOR Y LIBERTINAJE.”  A finales de 1817 escribe Lamentaciones.  Después reanudó sus anteriores costumbres de estudio, amor y libertinaje. A finales del último año citado, la hermosa Mariana atormentaba a Byron con sus celos; pero ni estas escenas, ni el bullicio de las pasiones impidieron al poeta escribir Manfredo, Beppo y Mazeppa, dedicar algunos ratos a Marino Faliero y dar comienzo a su Don Juan.
  18. 18. “EN VENECIA, CONOCE A UNA JOVEN CONDESA, TERESA GUICCIOLI, ESPOSA DE UN ANCIANO”  En la sociedad veneciana, conoce a una joven condesa, Teresa Guiccioli, esposa de un anciano. Pronto nacieron entre ella y el poeta inglés amores condenados por la moral. La joven acabó por seguir a su amante a las orillas del Brenta, y cuando se le impuso una reconciliación con su marido cayó gravemente enferma, y fue necesario que el esposo consintiera que Byron habitase en el mismo palacio que Teresa. El conde Guiccioli obtuvo al cabo una separación legal, y la condesa se retiró al campo, al lado de su padre, el conde Gamba. El poeta en adelante solo pudo verla muy de tarde en tarde.
  19. 19. NI UN SOLO INSTANTE SE APARTABA DE LA MEMORIA DE BYRON EL RECUERDO DE SU HIJA ADA, “ÚNICA HIJA DE SU CASA Y DE SU CORAZÓN”.  A causa de los movimientos acontecidos en Italia, los condes de Gamba son desterrados con Teresa detrás. El gobierno del Papa no se atrevió a expulsar al inglés, quien a finales de octubre, acaba Marino Faliero, Sardanápalo, Caín y La visión del juicio.  Por este tiempo pierde a su amigo Shelley. Acaba Cielo y Tierra y su Werner dedicado a Goethe. En otoño de 1822 fija su residencia en una quinta próxima a Génova, y se ligó por vínculos de la amistad con Lady Blessington, a la que debemos curiosos detalles sobre este años de la vida del poeta. Ni un solo instante se apartaba de la memoria de Byron el recuerdo de su hija Ada, “única hija de su casa y de su corazón”, a la que dejó en la cuna cuando salió de Inglaterra.
  20. 20. “LLEGÓ TRAS MUCHAS ADVERSIDADES A MISSOLONGHI, LUGAR PANTANOSO Y MALSANO, SIENDO RECIBIDO EN LA PLAYA POR UNA MULTITUD ENTUSIASTA”  Byron se dirige en barco, en compañía del conde Gamba, el expirata Trelawey y el doctor Bruno a Grecia, donde se estaba dando la independencia helena.  Llegó tras muchas adversidades a Missolonghi, lugar pantanoso y malsano, siendo recibido en la playa por una multitud entusiasta. Dedicase el poeta inglés a calmar los ánimos, a mejorar las fortificaciones y a corregir los abusos de la prensa. Tomo a suelto a quinientos sulfotas, mantuvo en constante tensión su espíritu para satisfacer a unos y a otros y poco a poco vio como su salud se debilitaba.
  21. 21. Recibimiento en Missolonghi
  22. 22. “ AHORA ES PRECISO QUE DUERMA”  Maltratado por sus médicos, fue víctima de una inflamación cerebral. Hasta su fallecimiento, su poderosa mente tuvo que luchar contra las alucinaciones y su cuerpo contra la agonía. La muerte triunfó en este combate, y Byron, murió después de pronunciar esta frase:  “AHORA ES PRECISO QUE DUERMA” .
  23. 23. LORD BYRON LA HISTORIA DE UNA VIDA LLEVADA AL LÍMITE DEL AMOR, LA FELICIDAD, LA SALUD Y LA CORDURA. LA HISTORIA DE UNO DE LOS MEJORES AUTORES DE TODOS LOS TIEMPOS.
  24. 24. Antonio Machado
  25. 25. “ANTONIO CIPRIANO JOSÉ MARÍA Y FRANCISCO DE SANTA ANA MACHADO RUIZ, NACIÓ EN SEVILLA EN 1875  Antonio Cipriano José María y Francisco de Santa Ana Machado Ruiz, nació en Sevilla en 1875, en el seno de una familia tradicionalmente liberal.  A los ocho años se trasladó a Madrid debido al nombramiento de catedrático de la Universidad Central de su abuelo paterno. En esta ciudad cursó estudios, junto con su hermano mayor Manuel, en la Institución Libre de Enseñanza. En 1899 efectuó su primer viaje a París, donde conoció a Oscar Wilde, Pío Baroja, Jean Moréas y Enrique Gómez Carrillo; y tres años después en el segundo curso conoció a Rubén Darío.
  26. 26. “POCO DESPUÉS DE QUE SE PUBLICARA CAMPOS DE CASTILLA, MURIÓ LEONOR.”  En 1902 entró en contacto con Juan Ramón Jiménez y a finales de ese año, aunque con fecha de 1903, apareció Soledades, libro que reeditó ampliado, en 1907 y en 1919 con el título de Soledades, galerías y otros poemas. En 1907 consiguió la cátedra de la lengua francesa en el instituto de Soria. Allí conoció a Leonor Izquierdo Cuevas, con la que contrajo matrimonio dos años mas tarde. En 1910 la Junta de Ampliación de Estudios le concedió una pensión sus estudios de filología en París, aunque una vez en la capital francesa prefirió asistir a un curso de Henri Bergson y algunas clases de Charles Bédier. A causa de una grave enfermedad de su esposa, en septiembre de 1911 regresó a Soria y en agosto del año siguiente, poco después de que se publicara Campos de Castilla, murió Leonor.
  27. 27. “EN 1925 FUE ELEGIDO MIEMBRO DE LA HISPANIC SOCIETY OF AMERICA Y EN 1928 DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA”  Machado se trasladó entonces al instituto de Baeza, en el que permaneció hasta 1919. Su poesía de esta época acentuó la decantación reflexiva de su obra. En 1917 consiguió la licenciatura en Filosofía y letras y publicó Páginas escogidas y la primera edición de sus Poesías Completas. De 1919 a 1931 fue profesor del instituto de Segovia, aunque según propia declaración, pasaba la mitad del tiempo en Madrid. La consolidación de su prestigio fue en aumento a partir de los años veinte: en 1924 apareció Nuevas canciones, en 1925 fue elegido miembro de la Hispanic Society of America y en 1928 de la Real Academia Española. Sus Poesías completas fueron nuevamente editadas en 1928, 1933 y 1936. De 1926 a 1932 escribió con su hermano Manuel algunas comedias: Desdichas de la fortuna o Julianillo Valcárcel, La duquesa de Benamejí…etc.
  28. 28. “MARCHÓ A FRANCIA CON SU MADRE EL 22 DE ENERO DE 1939. UN MES MAS TARDE, MURIÓ EN EL PUEBLO COSTERO DE COLLIOURE.”  Tras el advenimiento de la República, se estableció en Madrid, donde profesó en el instituto Calderón de la Barca y aparecieron los primeros trabajos de Juan de Mairena en el Diario de Madrid; por entonces corteja a una dama casada, Pilar Valderrama, que en los versos de Nuevas canciones, su último libro de poesía, progresivamente ampliado, aparece bajo el nombre de Guiomar.  Durante toda su vida Machado colaboró asiduamente en numerosas revistas: Blanco y negro, Renacimiento, El Sol, Índice, Revista de Occident…etc. Durante la guerra civil vivió en Madrid, Valencia, Barcelona, desde donde marchó a Francia con su madre el 22 de enero de 1939. Un mes mas tarde, murió en el pueblo costero de Collioure.
  29. 29. EL PRIMER GRAN AMOR DE MACHADO: LEONOR
  30. 30. “LEONOR IZQUIERDO”  Alentado por Francisco Giner de los Ríos, su antiguo maestro que “soñaba” un nuevo florecer de España, Antonio Machado se presentó a las oposiciones (exámenes de admisión) para conseguir un puesto como profesor de francés. El asunto consistía en traducir a la perfección poemas y prosas de dicho idioma al castellano y la inversa. Machado, que hablaba el francés con acento andaluz, logró una de las vacantes, eligiendo para su desempeño el instituto de la ciudad castellana de Soria
  31. 31. “LA MAYOR, DE SÓLO TRECE AÑOS, REMECIÓ EL CORAZÓN DEL POETA QUE YA HABÍA CUMPLIDO LOS TREINTA Y DOS.”  El porqué de su elección es un misterio; José Luis Cano insinúa que la ciudad “cantada por Bécquer pudo ejercer su hechizo”. Atrás quedaron las reuniones madrileñas, la conocida “bohemia”. Tres años antes el poeta había publicado su primer libro, “Soledades”, y tenía el reconocimiento de Miguel de Unamuno y Rubén Darío, entre otros. Al año siguiente –las oposiciones tomaban mucho tiempo--, Antonio Machado llegó a Soria (corría 1907). En un comienzo estableció su residencia en una pensión ubicada en la calle principal; sin embargo, pronto debió cambiarse a otra pensión propiedad de un matrimonio que tenía tres hijos. La mayor, de sólo trece años, remeció el corazón del poeta que ya había cumplido los treinta y dos.
  32. 32. <<LEONOR IZQUIERDO ERA UNA NIÑA “PEQUEÑA Y FRÁGIL”, DE FRENTE AMPLIA Y MIRADA INTENSA. MACHADO YA NO PUDO QUITARLE LOS OJOS DE ENCIMA>>  Leonor Izquierdo era una niña “pequeña y frágil”, de frente amplia y mirada intensa. Machado ya no pudo quitarle los ojos de encima, como tampoco pudo evitar seguirla (escondiéndose detrás de los árboles) cuando ella, acompañada de sus hermanos, paseaba por la orilla del río Duero. Ante su situación, el poeta se sentía un hombre cercano a la vejez: un insolente sin derecho a entrometerse en la vida de Leonor. No obstante, su amor crecía y le quitaba el sueño, llevándolo a caminar por las noches (algunos lo divisaron, en reiteradas ocasiones, a la luz de la luna). Los comentarios sobre el profesor de francés y su evidente inclinación hacia la niña, por supuesto, no se dejaron esperar; pero Machado, hombre silencioso (y desaliñado), contaba con el respeto de la gente y había hecho, aunque no demasiadas, “buenas amistades” en la ciudad.
  33. 33. “LO INCREÍBLE, AQUELLA CRIATURA LLENA DE PUREZA, AQUELLA NIÑA QUE TAMBIÉN A VECES LO SEGUÍA CON LA VISTA, CORRESPONDIÓ A SU AMOR DESESPERADO.”  Y lo increíble, aquella criatura llena de pureza, aquella niña que también a veces lo seguía con la vista, correspondió a su amor desesperado. Sus ojos no practicaban esa típica coquetería adolescente; su voz era hermosa y quería ser aún más hermosa para él. En todo caso, el poeta había esperado casi dos años debido a que, dado su carácter, necesitaba imperiosamente de una certeza absoluta. Casi dos años de mirarla y escuchar absorto sus palabras, incluso a muchos metros de distancia. “La distingo desde muy lejos, casi la adivino”, le confiaría a un amigo. Luego, con el consentimiento de los padres (fue un paso difícil) empezó el noviazgo: algún beso sin testigos, un poema compartido o simplemente mirar en la tarde, tomados del brazo, las “pardas encinas”.
  34. 34. “CUANDO LOS RECIÉN CASADOS ESPERABAN EL TREN PARA INICIAR SU LUNA DE MIEL, VARIOS SUJETOS INSULTARON A LA PAREJA”  Mucha gente de expresión socarrona presenció aquel 30 de abril de 1909 el paso de los novios por la calle (Machado se sentía extremadamente ridículo); se dirigían a pie, como era la costumbre, desde la casa de la novia a la iglesia de Nuestra Señora la Mayor Los padrinos de la boda fueron Gregorio Cuevas (tío de la muchacha) y Ana Ruiz (madre del poeta). Sin embargo, esa noche en la estación, cuando los recién casados esperaban el tren para iniciar su luna de miel, varios sujetos insultaron a la pareja – especialmente a Machado—gritando bajezas respecto a la diferencia de edad que existía entre los dos. El regreso a Soria tuvo un alto: Antonio Machado quería que su esposa conociera Madrid. Leonor quedó encantada con la vida en la capital, especialmente con el teatro y, no deja de ser curioso, con una obra de José Echegaray (Machado, junto a otros poetas y escritores, había firmado, pocos años antes, un manifiesto de repudio hacia este dramaturgo español galardonado con el Nobel).
  35. 35. “EN 1910 RECIBIÓ UNA BECA QUE, EN COMPAÑÍA DE LEONOR, LO LLEVARÍA A PARÍS”  Ya de vuelta, la pareja decidió vivir en la casa donde todo había comenzado. En aquel tiempo el poeta trabajaba en un nuevo libro, “Campos de Castilla” (el año de su llegada a Soria había coincidido con la reedición aumentada de su primera obra), y continuaba impartiendo clases en el instituto de la ciudad. En 1910 recibió una beca que, en compañía de Leonor, lo llevaría a París con el fin de profundizar sus conocimientos de filología francesa. Poco antes de partir, Antonio Machado le entregó a su amigo, el periodista José María Palacio, “A Orillas del Duero”, poema que fue publicado en el periódico local. Más deslumbrada todavía que en Madrid, Leonor descubrió París guiada por Machado (él ya había estado en esa capital): aparte de conocer el Louvre y el Arco del Triunfo, compartió con su esposo la emoción de visitar un departamento ubicado en la “rue Descartes” donde, en la mayor pobreza, había vivido sus últimos años Paul Verlaine.
  36. 36. “LEONOR ERA UNA MUCHACHA QUE DESPERTABA EL AFECTO DE LA GENTE.”  También estuvieron muy cerca de Rubén Darío y su mujer; juntos salían de paseo; Leonor era una muchacha que despertaba el afecto de la gente. En París, Machado además de asistir a los cursos de filología, acudió a las clases que dictaba Henri Bergson (claves son en el poeta español “intuición” y “temporalidad”). En la misma ciudad escribió y publicó (en la revista “Mundial”, dirigida por Darío) “La Tierra de Alvargonzález” (la versión en Prosa, la menos conocida); es ésta una narración de codicia y crímenes bestiales. ¿Por qué justamente en París Machado trató un tema tan escalofriante y sórdido, ambientado precisamente en Castilla? Se ha dicho que este viaje fue como una segunda luna de miel. ¿Podríamos relacionar, en consecuencia, el hacha que en “La Tierra de Alvargonzález” goteando sangre brilla en el muro con la intención que hemos sospechado en el poema “A Orillas del Duero”?
  37. 37. “EL REGRESO A SORIA EN ESTA OCASIÓN FUE PENOSO; EL POETA CUIDÓ A SU ESPOSA CON TREMENDA DEVOCIÓN”  El trece de julio, cuando el pueblo francés se preparaba para cantar al día siguiente La Marsellasa, Leonor se sintió repentinamente muy mal; la muchacha (el poeta la llamaba “mi Leonorina”) vomitó sangre. Se anunciaba lo peor: Tuberculosis. Gracias a un préstamo de Rubén Darío, la pareja emprendió el viaje de retorno; la humedad de París resultaba contraproducente para la joven enferma. El regreso a Soria en esta ocasión fue penoso; el poeta cuidó a su esposa con tremenda devoción. Demacrado, siguió con sus clases en el instituto y desde allí al lecho donde ella empeoraba día tras día. En julio de 1912 apareció, tras una larga espera, “Campos de Castilla”; el libro, con justicia, recibió los elogios de la crítica y fue, en medio de tanta desolación (si es que así se puede decir), la última alegría que el poeta compartió con su “niña”; Leonor murió en agosto de ese año. A los pocos días, junto a su madre (quien lo acompañó durante la enfermedad de su esposa), Antonio Machado, aturdido de tristeza, dejó la ciudad castellana.
  38. 38. UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD: GUIOMAR
  39. 39. “PILAR DE VALDERRAMA”  A principios de junio de 1928, la poetisa madrileña Pilar de Valderrama, de 39 años, llega a Segovia con una tarjeta de presentación para Machado, facilitada por la hermana del actor Ricardo Calvo, María, muy amiga suya y profesora particular de sus hijos.  Valderrama es ferviente admiradora de la poesía de Machado. "Le leía con tanta frecuencia", recuerda en su autobiografía Sí, soy Guiomar (1981), "que yo que nunca tuve en la memoria ni los versos míos, me sabía los suyos de tanto repetirlos en silencio". En el mismo lugar dice que unos meses antes de conocer al poeta le había mandado un ejemplar de su nuevo libro de versos, Huerto cerrado, publicado en Madrid, sin recibir contestación.  Machado debió de tener noticias ya de Valderrama por amigos comunes, empezando por los Calvo, e incluso de sentir curiosidad por conocerla. El encuentro tiene lugar en el vestíbulo del hotel Comercio. Valderrama es hermosa, con abundante pelo negro y grandes ojos oscuros. Nada más verla, el poeta se enamora.
  40. 40. “PILAR ADORABA A SU PADRE Y SU PÉRDIDA LA MARCÓ CON UN SELLO DE TRITEZA”  Pilar de Valderrama Alday Martínez y de la Pedrera, para darle su nombre completo, nació en Madrid - el 27 de septiembre de 1889. Según cuenta en Sí, soy Guiomar, su padre fue abogado brillante, diputado por el Partido Liberal antes de los 25 años, y gobernador de Oviedo, Alicante y Zarazoga. En la capital aragonesa, a los cuarenta días de nacer, la niña -de ahí su nombre- fue presentada a la Virgen del Pilar. Poco después, familia se trasladó a Montilla, en Córdoba, donde los abuelos tenían propiedades. Allí murió Francisco de Valderrama, a los 39 años.  Pilar lo adoraba y su pérdida la marcó con un sello de tristeza indeleble.  Cuatro años después la familia regresó a Madrid para que se pudiera atender a la educación de los hijos. En la capital, Pilar recibió la formación otorgada entonces a las muchachas de su clase social, y, entre los 8 y los 14 años, estudió como interna en el Sagrado Corazón de Chamartín, donde echó mucho de menos a su madre, adquirió un buen conocimiento del francés.
  41. 41. “PILAR CONOCE AL PALENTINO RAFAEL MARTÍNEZ ROMARATE, ES UN FLECHAZO. SE CASAN ENSEGUIDA”  Cuando la madre vuelve a casarse es otro desgarro para Pilar. Y su infelicidad se exacerba al surgir tensiones con el padrastro y los hermanastros. Tiene la ventaja de poseer un físico agradable y una gracia de palabra. Pasan los años. Sus hermanos Fernando y Francisco, mayores que ella, entran, respectivamente, en la Escuela de Ingenieros Industriales y en la Facultad de Derecho. Cuando Pilar conoce al palentino Rafael Martínez Romarate, amigo acomodado de Fernando, es un flechazo. Se casan enseguida. Es junio de 1908. Ella tiene 20 años; él, 22. Son jóvenes, ricos, de gustos refinados. Todo parece sonreírles.  Más tarde nacerán sus hijos: uno que muere pronto, luego Alicia (1912), María Luz (1913) y Rafael (1915). Según Valderrama, su marido no resultó cariñoso con ella y sus hijos. A éstos no los acariciaba ni besaba nunca. Había algo que desde el principio no funcionaba.  En 1922 la familia se instala en el magnífico chalé levantado por Martínez Romarate (según su propio proyecto y con el dinero de Pilar) sobre un cercano solar de Rosales.
  42. 42.  La pareja tiene una vida social intensa. Al marido le gusta el teatro, con afición especial a la escenografía y la decoración. Pilar escribe poemas, según ella "a escondidas como si cometiera un delito", aunque Las piedras de Horeb llevaba ilustraciones de su marido, lo cual parece demostrar su aprobación. Para finales de la década de los veinte pertenece al Lyceum Club Femenino -donde conoce a Zenobia Camprubí, esposa de Juan Ramón Jiménez, y a María de Maeztu- y al Cineclub, regido por Ernesto Jiménez Caballero (con la colaboración, desde París, de Luis Buñuel  En Sí, soy Guiomar, Valderrama evoca su primer encuentro con Machado. Refiere que unos meses antes su marido le había confesado, demudado, que acababa de suicidarse -se había tirado de una ventana de la calle de Alcalá- una joven con la cual, a espaldas suyas, mantenía relaciones desde hacía dos años. Valderrama no aduce la fecha del lúgubre suceso, pero fue el 17 de marzo de 1928. Pilar conocía de sobra el carácter donjuanesco de su marido, pero esto era diferente. Se trataba de un "hecho trágico que me impresionó dolorosamente, marcando un cambio en mi vida íntima, alterando su rumbo como si se partiera en dos etapas: el antes y el después". ¿Qué hacer? Su primer impulso fue huir de casa, alejarse de una persona que ya le era insoportable. Por fin dijo a su madre, ignorante de lo ocurrido, que estaba mal de los nervios y se marchó a Segovia -con la tarjeta de presentación para Machado- "en busca de sosiego". Y, sin duda, para meditar sobre lo que iba a hacer.
  43. 43. "NO PUEDO EXPRESAR LA EMOCIÓN QUE TUVE AL ENCONTRARME CON ÉL Y ESTRECHAR SU MANO.”  A los pocos días, por lo visto sin tratar de ver al poeta, volvió a Madrid, donde se encontró con que su marido se había ido a Francia. Pero no tardó mucho en regresar y, a finales de mayo, Pilar huyó otra vez a Segovia. Después de algunos días mandó a Machado, a través de un botones, su tarjeta, y aquella misma noche -fue el 2 de junio- el poeta se presentó en el hotel Comercio. Y sigue la musa:  "No puedo expresar la emoción que tuve al encontrarme con él y estrechar su mano. Era el poeta tan admirado el que estaba ante mí, con su desaliño, sí, pero con un rostro bondadosísimo, una frente ancha y luminosa, una cabeza, en fin, admirable sobre un cuerpo alto, desgarbado y poco atractivo. Al verme, no supe qué pasó por él, pero advertí que se quedó como embelesado, pues no cesaba de mirarme y apenas habló para decirme cuánto sentía estar tan ocupado con los exámenes, que no podía acompañarme ni atenderme como sería su deseo. Añadió que dos días después terminaba su actuación en el tribunal y tenía que irse ineludiblemente a Madrid, lo que lamentaba, pues le agradaría verme y serme útil".
  44. 44. “MACHADO NUNCA OLVIDARÁ AQUEL PASEO, Y LA BELLEZA DEL PAISAJE CASTELLANO VISTO BAJO LA LUNA DESDE LA EXPLANADA DEL AQUEL PALACIO DE HADAS”  Valderrama le invita a cenar con ella en el hotel a la noche siguiente. El poeta acepta gustoso. Apenas come. Apenas habla. No hace más que mirarla. "Después de la cena", sigue contando la escritora, "como hacía una magnífica noche de fines de junio, estrellada y tibia, no recuerdo si él o yo, propusimos un paseo hasta el Alcázar". Durante el mismo explica al poeta que está atravesando por momentos amargos, sin contarle "exactamente los motivos".  Machado nunca olvidará aquel paseo, y la belleza del paisaje castellano visto bajo la luna desde la explanada del aquel palacio de hadas, a cuyo pie se juntan ruborosamente los ríos Eresma y Clamores. Fue uno de los momentos estelares de su vida.  El poeta pidió a Valderrama sus señas, y, según ella, le dijo que le mandaría enseguida un ejemplar de la recién aparecida segunda edición de sus Poesías completas. Ella le advirtió que no podía decir cuándo estaría otra vez en Madrid, por razones de su salud. Prometió ponerle unas letras en cuanto lo supiera. Y así lo hizo.
  45. 45. “ÉL BUSCA UNA PLENITUD AMOROSA DIFÍCIL DE ENCONTRAR EN UNA MUJER MUY CATÓLICA”  Hasta aquí la versión de la musa, que merece una lectura cautelosa. ¿Fue a Segovia con el propósito concreto de conocer al poeta? No lo dice, pero parece muy probable (para el "alivio" de su espíritu podía haber elegido otros lugares). (...)  Antonio Machado, que busca con desesperación la plenitud amorosa, no la va a poder encontrar fácilmente en una mujer muy católica para quien lo único que parece tener importancia en el amor es la fusión de almas, de corazones, y la ternura sin contacto físico. Durante el verano de 1928 los dos se ven secretamente en La Moncloa, a kilómetro y medio del chalé de Pilar, después del Parque del Oeste. Allí, cerca del "palacete" del siglo XVIII -hoy residencia oficial del presidente del Gobierno- había un jardín que pertenecía entonces, así como el edificio, al Ministerio de Instrucción Pública. Musa y poeta se veían en la frondosa glorieta, con fuente redonda y banco de piedra alrededor, que había en medio del jardín. La llamaban "El Jardín de la Fuente", y Machado apodó el banco como "El Banco de los Enamorados". En enero de 1929 el poeta le rogó a la amada que incluyera en el nuevo libro que estaba preparando, Esencias, la poesía inspirada por aquel locus amoenus, argumentando que no había en ella nada "comprometido". Ella accedió. (...)
  46. 46. ¡CÓMO OLVIDARLO! PILAR ES YA UNA OBSESIÓN.  La Estación del Norte, testigo de las llegadas y salidas semanales del poeta, se encuentra al pie de la ladera en cuya cresta se asienta el paseo de Rosales, ladera que forma parte del Parque del Oeste. A veces, nada más regresar a Madrid, el poeta sube a pie hasta delante del chalé de la musa y, oculto entre las frondas, espera ansioso que salga al balcón. A veces tiene suerte, a veces no. Un día le manda una copla alusiva a este rito: "Hora del último sol. / La damita de mis sueños / se asoma a mi corazón".  A menudo, al volver a Segovia, el poeta imagina que desde la ventanilla puede vislumbrar a la musa allí arriba, con su traje azul, cuando el tren llega al paso de nivel situado al lado de la iglesia de San Antonio de la Florida. Cerca del paso, a unos pocos metros del pequeño cementerio donde yacen los cuarenta y tres madrileños fusilados por los franceses en la madrugada del 3 de mayo de 1808, se habían despedido una tarde. ¡Cómo olvidarlo! Pilar es ya una obsesión.
  47. 47.  Dice Valderrama en Sí, soy Guiomar que su obra de teatro El tercer mundo, publicada en 1934, se inspiraba, "en su fondo", en la relación que tenía con el poeta. Ello es indudable, pero también en la relación, muy atormentada, que tenía en casa. El tercer mundo es un espacio imaginario ubicado entre el mundo del sueño y el de la vigilia, donde, a fuerza de voluntad, todo es posible, hasta el amor prohibido por las convenciones religiosas y sociales. "Yo ideé ese tercer mundo", escribe Valderrama en sus memorias, "¡qué distinto del que ahora llaman así!, para tener plena certeza de la conexión de nuestros pensamientos, ya que por la separación real de nuestras vidas era un consuelo sentir en esos momentos su compañía, su calor espiritual a través de la distancia que nos separaba". Machado hizo suyo el concepto, y se referirá con frecuencia al tercer mundo en su correspondencia con la amada.  En el otoño de 1928, cuando las hojas del Parque del Oeste se van tornando amarillas y ya empieza a hacer frío, la pareja comienza a frecuentar un café de Cuatro Caminos, entonces barrio más obrero que burgués, casi en el extrarradio de la ciudad, tenía la virtud de estar alejado de las miradas curiosas de amigos y familiares. Por ello el poeta había buscado allí un escondite para sus entrevistas con la musa. Quizá le atrajo también el nombre del establecimiento, acerca del cual caben todas las hipótesis. En sus cartas a la amada Machado lo llama "nuestro rincón", o "nuestro rincón conventual".
  48. 48. <<MACHADO, SEGÚN ELLA, CONTESTÓ: "CON TAL DE VERTE, LO QUE SEA".>>  Pronto se establece un ritmo y un protocolo para los encuentros. A finales de los años veinte, después de una década en Segovia, Machado sólo tiene clase los tres primeros días de la semana, y vuelve a Madrid el miércoles por la noche. Luego, el domingo por la tarde, regresa a Segovia. Los dos suelen verse los viernes por la noche en su "rincón", y a veces los sábados por la mañana o por la tarde (si ella no puede acudir -a menudo hay un contratiempo inesperado- le llama allí por teléfono o deja un mensaje con el mozo). Luego, después de separarse, se escriben prolíficamente: ella a Segovia, para que el poeta tenga carta el martes o el miércoles antes de volver a Madrid; él, a través de una de las confidentes de Pilar o de la agencia de mensajería Continental.  Desde el primer momento, si hemos de creer a Valderrama, ella impuso las condiciones que debieron regir la relación, y le dijo al poeta que por fidelidad a sus creencias, a sus hijos y a sí misma "no podía ofrecerle más que una amistad sincera, un afecto limpio y espiritual, y que de no ser aceptado así por él, no nos volveríamos a ver". Y Machado, según ella, contestó: "Con tal de verte, lo que sea".
  49. 49. "TÚ ME BUSCASTE UN DÍA / -YO NUNCA A TI, GUIOMAR, / Y YO TEMBLÉ AL MIRARME EN EL TARDÍO / CURIOSO ESPEJO DE MI SOLEDAD...".  Valderrama reconoce que Machado, en virtud de tal pacto, padeció la tortura "de la barrera que nos separaba materialmente". Cabe deducir, sin embargo, que el poeta, ante tal planteamiento del asunto, pensaría que con el tiempo, y al irse conociendo ambos mejor, la situación podría cambiar a su favor. Entretanto su posición frente a la diosa se parecía mucho a la del trovador medieval: amor cortés, sí; sexo, no.  Toda vez que, como dice Machado en un poema no publicado en vida, Pilar le había buscado a él, no al revés, las condiciones impuestas se podían considerar harto injustas: "Tú me buscaste un día / -yo nunca a ti, Guiomar, / y yo temblé al mirarme en el tardío / curioso espejo de mi soledad...".
  50. 50.  Valderrama calcula, en sus memorias, que Machado le escribió unas 240 cartas a lo largo de los siete años de su relación, de las cuales ella quemó todas menos "unas cuarenta" en vísperas de la Guerra Civil, antes de salir para Portugal, escogidas "al azar las que estaban encima, sin releerlas siquiera por la premura del tiempo". De las dirigidas por ella al poeta no parece haberse salvado ninguna. La pérdida de esta correspondencia es una tragedia. Las de Machado constituían -lo sabemos por las pocas que han sobrevivido- una especie de diario íntimo, y hoy serían un documento de inmenso valor para conocer mejor, mucho mejor, la intimidad de uno de los grandes poetas de Europa.  Para empeorar esta situación, las cartas de Machado salvadas de las llamas fueron manipuladas después por su destinataria cuando decidió darlas a conocer en parte. Se recurrió entonces a cortes e incluso a tratamientos con decolorantes para borrar pasajes considerados imprudentes o arriesgados. Gracias a Cartas a Pilar, la magnífica edición de Giancarlo Depretis -descubridor de estas maniobras tan destructivas e hipócritas- la correspondencia existente, conservada en la Biblioteca Nacional de España, se puede leer ahora en su correcto orden cronológico (Machado casi nunca fechaba sus cartas), y con la restitución de algunos pasajes de extraordinario interés.
  51. 51.  Aquí tenemos algunas de las cartas que Machado envió a Pilar.  “Lunes, en “nuestro rincón”.  Aquí, en nuestro rincón, vida mía, empiezo mi carta cuando tú no habrás llegado todavía a tu casa. Así combato yo la amargura de este momento terrible de la separación, ese principio de tu ausencia, tan violento, que es tanto como un desgarrón en las entrañas. Porque así pienso yo que estas palabras mías te llegan al oído y te acompañan en el camino. Adiós, mi diosa, mi vida, mi gloria! Aquí se queda tu poeta con la ilusión… con la conciencia de que es una ilusión el tenerte todavía a su lado. Ay, ahora cuánto sufro! Qué soledad tan grande! Pero, también, qué momentos de suprema alegría acabo de vivir. Y cuando pasen estos momentos del tránsito de tu presencia a tu recuerdo, que son los verdaderamente trágicos, volveré a ser feliz con tu imagen rememorando y recordando una por una tus palabras y tus labios y tus ojos! Cuánta vida has venido a dar a tu poeta! Y cuántas cosas no te he podido decir, porque la emoción no me permite coordinar mis ideas cuando estás a mi lado. El amor tiene más gestos que palabras, y cuando se complica con la necesidad del freno… Ay! Tú no sabes bien lo que es tener tan cerca a la mujer que se ha esperado toda una vida, al sueño hecho carne, a la diosa… Ahora que estoy solo, quiero llorar un poco, de amor, de gratitud, si no se me rompería el corazón.  Son las diez y media. Comienzan a venir gentes alegres. Es día de moda - me ha dicho el mozo- en esta casa. Yo me voy a la mía”.
  52. 52.  Esta carta no contiene fecha. Sus protagonistas son la poetiza madrileña Pilar de Valderrama (Guiomar) y Antonio Machado. “Nada más verla…” dicen los testimonios del primer encuentro entre Machado y Guiomar.  “No puedo expresar la emoción que tuve al encontrarme con él y estrechar su mano. Era el poeta tan admirado el que estaba ante mí, con su desaliño, sí, pero con un rostro bondadosísimo, una frente ancha y luminosa, una cabeza, en fin, admirable sobre un cuerpo alto, desgarbado y poco atractivo. Al verme, no supe qué pasó por él, pero advertí que se quedó como embelesado, pues no cesaba de mirarme y apenas habló para decirme cuánto sentía estar tan ocupado con los exámenes, que no podía acompañarme ni atenderme como sería su deseo. Añadió que dos días después terminaba su actuación en el tribunal y tenía que irse ineludiblemente a Madrid, lo que lamentaba, pues le agradaría verme y serme útil”.  Lo que parece la puerta abierta a un laberinto de pasiones y sexo desatado, fue la puerta abierta a una estricta amistad impuesta por ella, un amor platónico sin contacto físico ni material.  También quedaron: el testimonio de Valderrama en Sí, soy Guiomar…. Memorias de mi vida (1981) y las Canciones a Guiomar escritas por Machado.
  53. 53.  vida (1981) y las Canciones a Guiomar escritas por Machado.  Según Ian Gibson (autor de “La vida de Antonio Machado. Ligero de equipaje”):  “Pilar de Valderrama es una mujer con muchos problemas, aterrada por el cuerpo y el sexo, ultracatólica, casada con un donjuán, que busca la gran ternura que aprecia en la poesía de Machado. Es una mujer confusa, que sufre, que no es demasiado valiente y que no tiene la culpa de ser Pilar de Valderrama”.  Toda esta situación nos puede llegar a parecer sumamente idílica: dos poetas escribiéndose cartas de amor, deslumbrando uno al otro con las más rebuscadas composiciones literarias.
  54. 54.  Toda esta situación nos puede llegar a parecer sumamente idílica: dos poetas escribiéndose cartas de amor, deslumbrando uno al otro con las más rebuscadas composiciones literarias. “Tu poeta piensa en ti. La lejanía es de limón y violeta, verde el campo todavía. Conmigo viense, Guiomar; nos sorbe la serranía. De encinar en encinar se va fatigando el día. El tren devora y devora día y riel. La retama pasa en Sombra; se desdora el oro de Guadarrama. Porque una diosa y su amante huyen juntos, jadeante, los sigue la luna llena. El tren se esconde y resuena dentro de un monte gigante. Campos yermos, cielo alto. Tras los montes de granito y otros montes de basalto, ya es la mar y el infinito. Juntos vamos; libres somos. Aunque el Dios, como en el cuento fiero rey, cabalgue a lomos del mejor corcel del viento, aunque nos jure, violento, su venganza, aunque ensille, el pensamiento, libre amor, nadie lo alcanza”. Canciones a Guiomar
  55. 55. Machado en el instituto de Baeza
  56. 56. Instituto Calderón de la Barca
  57. 57. Antonio Machado enterrado en Collioure (Francia)
  58. 58. HERO Y LEANDRO
  59. 59.  Hero era una sacerdotisa de Afrodita , que vivía en una torre en Sestos, en el extremo del Helesponto. Leandro, un joven de Abidos en el otro lado del estrecho, se enamoró de ella y cada noche cruzaba el Helesponto a nado para estar con Hero. Ella debía encender una lámpara cada noche en lo alto de la torre para guiarle.  Sucumbiendo a las dulces palabras de Leandro, y a su argumento de que Afrodita, como diosa del amor, despreciaría la adoración de una virgen, Hero permitió que él le hiciera el amor. Esto continuó durante el cálido verano. Pero una tormentosa noche de invierno las olas sacudieron a Leandro en el mar y el viento apagó la luz de Hero, por lo que el amante perdió el camino y pereció ahogado. Hero se lanzó desde la torre, muriendo también.
  60. 60.  Hero y Leandro son dos jóvenes griegos enamorados cuyos padres no les dejan verse. Hero era una hermosa sacerdotisa de Afrodita, y conoció a Leandro cuando éste fue a llevar unas ofrendas al recinto sagrado. Poco después, reconocieron su mutuo amor.  Como sus padres se oponían rotundamente a la relación, decidieron verse en secreto. Cada noche, la doncella colocaba una linterna en la ventana de su habitación. Esto avisaba a Leandro de que ella se encontraba en la orilla opuesta al estrecho que separaba sus casas, que no había ningún peligro de que fueran vistos, y además le servía de guía para no perderse. Todos los días, al ver la luz, el mancebo cruzaba el mar a nado y se veía unas horas con su amada.  Hasta que una noche, cuando él se encontraba cruzando el estrecho, se desencadenó una fuerte tempestad que apagó el candil. Esto le hizo perderse, y el fuerte oleaje provocó que se ahogara. Al amanecer, Hero bajó a la playa en busca de su amado. Cuando llegó, una ola depositó el cuerpo muerto de Leandro a sus pies. La muchacha no pudo aguantar la terrible pérdida, y se suicidó arrojándose a las furiosas aguas.
  61. 61. La última mirada de hero por Frederic Leighton, describe a Hero ansiosamente esperando a Leandro durante la tormenta.
  62. 62. TRABAJO REALIZADO POR: MARGARITA CASTELLANOS FERNÁNDEZ LAURA BURGOS BERNAL JAIME BASTANTE IMEDIO ISABEL CÉSPEDES SÁNCHEZ PARA LENGUA Y LITERATURA 2º BACHILLERATO-B.

×