Simacota: la guerrilla se hizo pública
     Iniciada la primera marcha guerrillera el objetivo principal era la realizació...
Lo bonito y lo grande consistía en que decíamos: “Ya somos todos hermanos, liberales,
conservadores; ahora todos vamos a l...
gastar la munición. La situación era de una verraquera y ya había algunos compañeros que
decían:
          - Pero, ¿¡Qué h...
Lorenzo Alcantuz, uno de los principales capitanes de la lucha de los comuneros... Fabio nos
hablaba de todo eso. Simacota...
pero profundo, que consultaba los intereses y las necesidades del pueblo, constituía el objetivo
que se había propuesto de...
ubicada cerca del cerro de Los Andes para instalar su primer campamento en un lugar
escarpado del cerro de Los Andes.
    ...
Capítulo 7

      ACTIVIDADES MILITARES ANTERIORES A SIMACOTA

      En los meses que transcurrieron antes de nuestra apar...
por los pobres y la infinita convicción de la justeza de la lucha emprendida que habría de
caracterizar al ELN en los años...
6
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

6

717 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
717
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

6

  1. 1. Simacota: la guerrilla se hizo pública Iniciada la primera marcha guerrillera el objetivo principal era la realización de una acción político–militar victoriosa que, además de elevar la capacidad y la moral combativa del grupo, plantara en Colombia la idea de hacer la revolución social por medio de la lucha armada. Eran las horas de las definiciones, de probar la gente en el combate, de anunciarle al país y al mundo que un grupo de colombianos amparados en la causa de los débiles y legitimados por la crisis del Estado, de sus partidos políticos, de sus instituciones, de sus malos gobiernos, se habían lanzado en armas contra ese Estado y se constituían en el ELN, organización rebelde insurrecta que juraba no desfallecer en aquel empeño haciendo suya la consigna “¡Ni un paso atrás, liberación o muerte!”, como grito de guerra inclaudicable ante el enemigo y las adversidades propias del camino emprendido. Analizadas varias posibilidades que cumplieron con los requerimientos exigidos, se decide plantar nuestra primera bandera rojinegra en la población de Simacota. Esta población cafetera y cacaotera, ubicada a considerable distancia del cerro de los Andes, asiento inicial del primer núcleo guerrillero y sitio de concentración después del accionar, poseía una sucursal de la Caja Agraria; es decir, economía para la guerrilla, droguerías, almacenes, y un puesto de policías soñolientos enseñados a reprender borrachos, a velar por la no proliferación de chismes de las beatas pueblerinas o, en el mejor de los casos, a cargar los santos y tocar la matraca en las
  2. 2. Lo bonito y lo grande consistía en que decíamos: “Ya somos todos hermanos, liberales, conservadores; ahora todos vamos a luchar contra los ricos, contra los responsables de la miseria y del hambre”. Todos teníamos claro eso y se hablaba de un socialismo y de hacer algo como quería que fuera. Eran más el sueño, las ganas, la esperanza... Cuando hacíamos la formación éramos la “escuadra número uno”, de nueve compañeros, y la “escuadra número dos”, de ocho y Fabio al frente. Y yo decía: “¿Cuándo diremos “escuadra número diez”?”. ¡Y cuando digamos “pelotón”! cada uno soltaba la rienda a su imaginación para soñar con lo que sería el triunfo pero yo no veía a nadie afanado por decir: “Será dentro de dos años, será dentro de cinco...”. Yo sí sentía que era para largo. Pero, en últimas, a esa edad yo no pensaba en el tiempo. Yo sabía que para ser un hombre completo se necesitaba vivir ocho o diez años en la guerrilla y aún nos falta... Soñábamos en voz alta y ya estábamos empezando a cansarnos de tanto entrenamiento porque eran entrenamientos sin munición. Como teníamos pocas balas, había que ahorrarlas. Fabio es un buen pintor y al principio él tomaba un tablero de madera y nos dibujaba las armas que no teníamos: -Miren: un fusil es así, una granada es así, una ametralladora es así... Él las pintaba y con los dibujos nos daba la clase. Y así nos entrenábamos y hacíamos emboscadas: una mitad era tropa y la otra mitad eran guerrilleros y hacíamos todo el teatro, todo el combate... ¿pero sin tiros!. Como a los cuatro o cinco meses se consiguieron cinco fusiles, de esos de cinco tiros, de perilla, de los que utilizaba el Ejército, pero no los utilizábamos para no
  3. 3. gastar la munición. La situación era de una verraquera y ya había algunos compañeros que decían: - Pero, ¿¡Qué hijueputa vinimos a hacer aquí!? ¡Pucha! Eran momentos así, de rabia, de arrebato, de desespero, con tanto pum, pum, pero sin ningún tiro. Me acuerdo de un muchacho santandereano, de esos muchachos atravesados, rebeldes, que nunca han tenido escuela, de nombre Silverio. Un día, cuando terminamos un entrenamiento de esos, se puso bien bravo: - ¡Ah, no, yo no hago más pum, pum! ¡Cuando haya que dar plomo sí, pero estas “güevonadas” yo no las aguanto más! Y no era el único. Por eso Fabio planteó que ya nos íbamos para el primer combate, y que sería en Simacota. Fabio nos insistió en que el primer combate sería un combate definitivo, que teníamos que asegurarnos la victoria: - ¡Tenemos que buscar un “papayazo!” Era el primer impacto y no podíamos fallar. Además, Simacota no era cualquier lugar. Esa es zona de mucha historia, tierra de los comuneros que se alzaron contra España. Cercano está El Socorro, el pueblo donde los españoles colgaron a José Antonio Galán, el líder de los comuneros. Le cortaron la cabeza, los brazos, los pies, y pusieron partes de su cuerpo en todos esos pueblos en lo que él luchó. El Socorro es la tierra de Galán, y Simacota es la tierra de
  4. 4. Lorenzo Alcantuz, uno de los principales capitanes de la lucha de los comuneros... Fabio nos hablaba de todo eso. Simacota no era una coincidencia, en esto todo tiene su concatenación. Cuando dijeron Simacota para mí fue un drama. Yo sabía que aquel lugar quedaba como a cuatro o cinco días de camino desde mi casa. Yo pensaba: hasta este momento nadie conoce que existe el ELN, aparte del ELN, que éramos nosotros mismos y las familias de nosotros, que habían quedado por allá guardando el secreto y esperando qué iba a pasar... Con mi alma de muchacho me dije: “Cuando el enemigo sepa que existimos comenzará una guerra, una persecución, y ya nunca más habrá sosiego y vendrá una guerra tremenda, y nunca más voy a volver a ver a mi familia”9 Al mando de Fabio Vásquez Castaño y contando con la decisiva participación de José Ayala, se inicia la infatigable labor de conocer el medio y adaptarse a él, reclutar los primeros combatientes y hacer las primeras bases de apoyo, todo con la compartimentación y la clandestinidad más absolutas. Esta labor, emprendida a finales de 1963, comienza a dar sus primeros frutos a los seis meses, cuando aparecen los diecisiete hombres iniciadores y forjadores de la primera columna guerrillera del naciente ELN. Este es un período de gran significado histórico para el ELN, pues con aquel grupo de diecisiete compañeros, que, con arranque decidido, conformaban el primer núcleo de combatientes en el campo y emprendían la primera marcha guerrillera, se daba comienzo a una lucha de proporciones gigantescas, en la cual precisamente el programa revolucionario, sencillo,
  5. 5. pero profundo, que consultaba los intereses y las necesidades del pueblo, constituía el objetivo que se había propuesto desarrollar. “Carlos”, “Pedro David”, “Leonardo”, “Delio”, “Segundo”, “José”, “Parmenio”, “Guillermo”, “Abelardo”, “Norberto”, “Policarpo”, “Silverio”, “Miguel”, “Sergio”, “Alfredo”, “Juan” y “Omar” eran los nombres de guerra de este minúsculo grupo que, carente de dinero, sin equipo militar, con sólo dos armas de guerra, algunas escopetas de caza y cuatro armas cortas, harapientos pero armados con una gran fe y una entereza moral de revolucionarios, empezó a recorrer el camino de la lucha armada revolucionaria en Colombia con un contenido verdaderamente revolucionario. El grupo se reunió en un rancho abandonado, de nombre “El Encerrado”, de la finca El Progreso, en la vereda La Fortuna, del municipio de San Vicente de Chucurí. Algunos de los que allí se agruparon se veían por primera vez; fue grande la sorpresa de algunos que no imaginaban que sus entrañables amigos y compañeros de trabajo fueran ahora compañeros de lucha y esperanza, dispuestos a defender con su vida la consigna “¡NI UN PASO ATRÁS, LIBERACIÓN O MUERTE!” (NUPALOM), definida por los mandos como consigna de combate. A las nueve de la noche, luego de recibir del primer responsable las instrucciones de la marcha guerrillera –vanguardia, grueso, retaguardia, voces, señales, santo y seña, distancia y puntos de reunión-, comienzan el camino para atravesar en agotadoras jornadas nocturnas La Fortuna y otras veredas, como Los Aljibes, El Topón, El Centenario, Riosucio y La Pitala, vereda
  6. 6. ubicada cerca del cerro de Los Andes para instalar su primer campamento en un lugar escarpado del cerro de Los Andes. Aquellos forjadores pasaron los seis meses siguientes en una intensa preparación guerrillera que incluía en su formación aspectos militares, como ejercicios físicos, marchas, manejo ágil de las escasas armas con las cuales contaban, ensayo de ataques de puestos militares, etc., y aspectos ideológicos y políticos, fundamentalmente por medio de las charlas que daba Fabio sobre la disciplina guerrillera, la disponibilidad y la entrega a la lucha, y con la lectura de algunas novelas revolucionarias, como: Los hombres de Panfilov, Así se templó el acero, La Madre, de Máximo Gorki, La joven guardia, de Alexander Fadeiev. Varios intentos de dar comienzo a la lucha armada precedieron nuestro surgimiento aquel 4 de julio, pero errores de apreciación política y en cuanto a las circunstancias propias del país y la escalada represiva que contemplaba una amplia operación militar y una fuerte campaña publicitaria contra las zonas de autodefensa en el sur, germen de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dieron al traste con otros proyectos que lo intentaron, y en los cuales perdieron la vida hombres honestos y revolucionarios integrales como Antonio Larrota y Federico Arango Fonnegra, entre otros.
  7. 7. Capítulo 7 ACTIVIDADES MILITARES ANTERIORES A SIMACOTA En los meses que transcurrieron antes de nuestra aparición pública, mientras se organizaba la guerrilla rural y como manifestación clara de la posición unitaria con la cual surgió el ELN, se desarrollaron las primeras actividades de solidaridad con los combatientes de Marquetalia, que estaban siendo atrozmente bombardeados. Hacemos mención a la acción dinamitera en Bucaramanga contra el Club de Comercio el 4 de junio de 1964, en la cual participan algunos compañeros, muriendo Reynaldo Arenas, uno de los primeros integrantes de la red urbana en Bucaramanga. Por esta época estaba gestándose un paro cívico y existía un movimiento de masas fuerte en el que participaba el movimiento estudiantil. Los primeros meses se destinaron a la preparación militar, la formación política, la nucleación de la base campesina, la creación de redes de apoyo, logística y de comunicaciones con el trabajo militar urbano y secreto y de muchas dificultades por la carencia absoluta de los más mínimos recursos, por la pobreza material que hubo que soportar, por las condiciones impuestas por el medio; pero también fue la época en que inculcó la mística, el espíritu de sacrificio, la convicción revolucionaria, el honor y el valor, el amor perenne y el respeto perpetuo
  8. 8. por los pobres y la infinita convicción de la justeza de la lucha emprendida que habría de caracterizar al ELN en los años siguientes. Impresiona profundamente la proeza realizada por este puñado de anónimos, quienes, a excepción de los jefes, apenas si sabían escribir su nombre. La sola lucha contra la naturaleza hostil en que desenvolvían su vida guerrillera constituye una insuperable página de heroísmo. Nunca en la historia de Colombia un número tan reducido de hombres, pero tan grande en sus sueños de justicia y en su amor a la patria, emprendió una tarea de semejante magnitud y de tan gigantescos desafíos. La fe y la convicción absolutas en que la inmensa capacidad guerrera del pueblo colombiano podía ser despertada, la confianza en ellos mismos y la decisión con que se entregaron a forjar ese objetivo nos dan la dimensión de estos hombres. El comandante Ernesto Che Guevara, en las mismas condiciones y por caminos semejantes de revolución, dijo tres años más tarde: “Este tipo de lucha nos da la oportunidad de convertirnos en revolucionarios, el escalón más alto de la especie humana, pero también nos permite graduarnos de hombres; quienes no puedan alcanzar ninguno de estos estadios deben decirlo y dejar la lucha”. Quienes inician y luchan hasta el final se hacen acreedores a estos honrosos calificativos. Ellos simbolizan el tipo de hombres a quienes la historia, en esta hora como en aquellas, convoca para una tarea verdaderamente colosal y difícil: la transformación revolucionaria de estos pedazos entrañables de cielo, montañas, ríos, mares, llanuras y veredas que llamamos patria latinoamericana.

×