Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Los siete habitos de los adolescentes altamente efectivos

477 views

Published on

Ensayo sobre los siete hábitos de los adolescentes altamente efectivos

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Los siete habitos de los adolescentes altamente efectivos

  1. 1. ENSAYOIntegrantes: Milagros AlbarracínGénesis AmésquitaNatalia BárcenaRocío FigueroaHenry LauraÁrea: LenguajeDocente Claudia DávalosFacultad: Ciencias de la SaludTACNA - PERÚ
  2. 2. Los siete hábitos de los ADOLESCENTES altamente efectivosJuventud, divino tesoro dijo Rubén Darío. Alejándonos de lo que el príncipe de lasletras castellanas quiso expresar en su poema, sabemos bien que surgen diversasopiniones acerca de esta etapa tan complicada para algunos y amada por otros. Unosla llaman la generación perdida, y los más optimistas hablan de ella como el futuro dela ciudad, del país e inclusive del mundo. Y ¿Qué es juventud? La juventud es aquellaetapa de la vida en la cual se presentan varios conflictos tanto internos como externos;por un lado se siente las fuerzas interiores para ir y tomar el mundo teniendo comoúnica arma nuestras manos, con ese sentimiento de creerse invencible, de estarconvencido de tener todas las respuestas, pero al mismo tiempo darse cuenta de laslimitaciones que impone la sociedad por la edad que uno posee. También es elmomento de tomar decisiones, acceder a la voluntad de tus padres, decidir quécarrera estudiar, pensar y seguir pensando en que serás mañana, pero finalmente nonos queda mayor alternativa que cumplir órdenes dictadas por personas queinexplicablemente saben que cosa te conviene y que no.Cultivar el hábito de afirmar a la gente, de darles a conocer con frecuencia y consinceridad que creemos en ellos —sobre todo si son adolescentes que están pasandopor su segunda crisis de identidad— es sumamente importante. Es una inversiónrelativamente pequeña que produce unos resultados incalculables e increíbles.STEPHEN COVEYEs indudable que los hábitos en los seres humanos siempre han existido y se han idooriginando desde que nacemos hasta que nos vamos desarrollando en la vida,influenciados por distintas situaciones que se nos presentan tanto negativas comopositivas, estos pueden guiar cada una de nuestras acciones ya que son compañerosconstantes de nuestro actuar y depende de nosotros si los convertimos en grandesayudas para nuestro proceder o cargas pesadas en las situaciones malas.Adquirir un hábito puede hacer o deshacer nuestras acciones, y actualmente nosotroslos jóvenes nos vemos sumergidos en un entorno que ha cambiado mucho desde laépoca de nuestros padres, que se ha visto revolucionada por sucesos que han marcadola vida en el mundo y para cada uno de sus habitantes.Entonces podemos decir que estamos viviendo en una jungla, donde la supervivenciadel más apto, nos hará destacar de otros y nos brindara la energía para navegar porrutas que a pesar de ser desconocidas, tendrán una meta beneficiosa.Como adolescentes, tenemos una serie de limitaciones físicas y mentales que sedemuestran a diario en diversos fracasos que tenemos en la vida, pero la vida consisteprecisamente en ello, en fracasar para aprender de los errores, del dolor y de las
  3. 3. penas, porque solo así podremos triunfar en nuestra vida familiar y laboral, ya quesolo las caídas nos llevan al éxito.Constantemente nos vemos sumergidos en cuestiones que tratan de acabar connuestra autoestima o motivación para realizar nuestras obligaciones.Nos planteamos limitaciones diversas como el tener mucho que hacer y no poderacomodar nuestro horario para lograrlo, el no adaptarnos a nuestro medio y pensarsolamente en el ser popular y destacar entre los demás, el culpar a nuestra familia detodos nuestros problemas y culparlos también de nuestras carencias y manera decomportarnos entre otras.Entonces pensando de esta manera, jamás conseguiremos nuestros objetivos ya que loque pensamos se ve reflejado en nuestra manera de actuar, en la manera en la que nosven los demás y por ende en la manera en la que nos vemos nosotros.Algunos grandes malos hábitos que tenemos a los largos de nuestra vida son porejemplo el reaccionar que adquirimos al no pensar cómo podemos hacer sentir alresto, no tomando responsabilidades en nuestra vida o iniciar algo y jamás terminarloporque en el momento de idealizar una meta, la vemos como un sueño lejano quedejamos pasar a la ligera, pensar que nos valemos de nosotros mismos y somosperfectos y a la vez autosuficientes por ende desgastarnos al máximo sin aprendernada en el proceso.Y todo esto se da porque los adolescentes estamos sumergidos en paradigmas querigen nuestra vida día a día, que desafortunadamente no son nada acertados y noscrean todas las limitaciones antes mencionadas, y esto no es algo que ocurra solo en laactualidad, muchas grandes y conocidas personas, han pasado por lo mismo,metiéndose en un laberinto sin salida, entonces los paradigmas nos hacen actuarcomo personas cortas de vista, que necesitamos anteojos para poder ver y solo conestos vemos la verdadera belleza que tiene la vida y nos sabemos lo mal que podemosestar viendo la cosas hasta que la realidad está ante nuestras narices.Es necesario entonces, cambiar seguido nuestros anteojos por unos que nos permitanver el lado SOY IMPORTANTE y PUEDO HACERLO de la vida pero para esto nopodemos estar solos en el camino, necesitamos siempre de personas que nos apoyen ynos brinden palabras de ayuda cuando las necesitemos como son nuestra familia yamigos verdaderos que te dirán la verdad por más dolorosa que esta pueda ser.Los paradigmas que tenemos, suelen centrar nuestra vida en torno a situaciones ocontextos que deberían interesarnos pero no ser lo más importante para nosotros.Es común entonces centrarnos en nuestros amigos, que nos volvemos tandependientes de ellos que no nos damos cuenta que llegará el día en que los amigos se
  4. 4. irán de tu vida para emprender su propio destino; centrarnos en las cosas materiales,que a la larga se acabarán y todo lo que juntemos en nuestra vida no podráacompañarnos después de esta; centrarnos en nuestras parejas, lo cual crea un círculovicioso de dependencia que a la larga puede generar una necesidad imperiosa de tenera alguien a lado y obsesionarse con ello; centrarnos en la escuela, dedicándonos porcompleto en sacar buenas calificaciones no solo aquí sino también en la universidad ydiversas clases que tomemos, olvidándonos de ser sociables y compartir tiempo con elresto; centrándonos en nuestros padres y dejando que ellos lleven las riendas denuestra vida, haciendo todo lo posible por congraciarlos; y por último centrándonosen nosotros mismos sin importarnos lo que ocurre más allá de ‘‘nuestro’’ mundo.Es por ello que es mejor tratar de buscar siempre aferrarnos a nuestros principioscomo la honestidad el respeto o la gratitud y girar nuestros pensamientos e ideas entorno a ellas, pero todo se empieza poco a poco y los cambios no podemos lograrlos enun abrir y cerrar los ojos sino que es necesario dar pasos pequeños que nos lleven a lameta que deseamos obtener, pensando de manera positiva o haciendo cosas quecontradigan nuestros paradigmas damos pequeños avances que se convertirán enraíces para nuestro crecimiento personal.Hasta ahora hemos analizado solo el lado negativo de los hábitos y paradigmas queposeemos pero existe otro lado de la moneda, aquel que nos guía hacia una victoriaprivada, hacia una victoria pública y hacia una renovación.En primer lugar nuestra victoria privada empieza conociéndonos a nosotros mismos ysiendo conscientes de que todo cambio inicia desde nuestro interior. Aquella personaque nunca en su vida se impulsa a cumplir sus metas y pone su esfuerzo en ello nuncallegara a su verdadero potencial pues nuestros enemigos no son nuestros familiares,nuestros colegas o nuestros compañeros, nuestro mas gran enemigo y obstáculosomos nosotros mismos.Somos como cuentas de un banco personal, llenas de cheques y ahorros que vamosrenovando y creando en el transcurso de nuestra existencia, así como podemos tenercuentas que nos generan nuevos ingresos también están aquellas que nos producenseveras pérdidas económicas, y depende mucho la manera en la que nos dejamos o nosucumbir ante nuestras presiones, ante nuestros sentimientos o arrogancias.Como todos esperamos siempre tener depósitos en nuestro banco pero es a veces máscomún tener retiros por ello es necesario enrumbar nuestra cuenta hacia la tomacorrecta de decisiones, que se generan cuando cumplimos todas las promesas que noshacemos a nosotros mismos y cumplimos aquellas metas que quizás guardamoscelosamente pero que anhelamos alcanzar y para ello ponemos todo nuestro empeño;que crece con cada gesto bueno que tenemos hacia el prójimo mostrando nuestros
  5. 5. valores personales como la honestidad y que se aprovecha cuando sacamos a relucirnuestras habilidades y talentos, que pueden cambiar la manera en la que los demásnos ven pues todos como seres sociales buscamos en cierta parte el reconocimientos,lo cual no es malo porque eleva nuestra autoestima y nuestro autoconocimiento.El que fracase o el que tenga éxito, no será obra de nadie más que mía. ELAINEMAXWELLEl primer hábito que debemos adquirir y desarrollar es el volvernos proactivos, nopodremos desarrollar los demás sin este porque es como tratar de aprender a corrersin antes aprender a gatear, toda experiencia necesita de práctica previa.Las personas proactivas son aquellas que toman decisiones de acuerdo a sus valoressin dejarse guiar por sus impulsos como las personas impulsivas o reactivas.Todos nosotros tomamos diferentes responsabilidades en nuestra vida y acciones, lamanera en la que respondamos definirán nuestros logros.Si deseamos alcanzar la felicidad, debemos saber que sólo depende de cada uno elconducir su destino, ya que el destino no viene escrito para nadie sino que lo creamoscon cada acción buena o mala que tomamos, entonces tampoco existe la suerte,porque somos nosotros los arquitectos de nuestro actuar y nuestra vida.El escuchar nuestro propio lenguaje nos vuelve edificadores desde el inicio hasta lameta de lo que ansiamos alcanzar, y el intentar nunca traerá fracasos sino soloexperiencias que nos harán comenzar a vernos poco a poco de manera diferente,dejemos atrás aquellas reacciones de víctimas, y no nos sentemos a ver qué pasarásalgamos a asumir los grandes retos que se nos presentan, también dejemos de ladoaquellas cicatrices que tuvimos que pasar porque solo estancan nuestro presente ytruncan el futuro que podemos lograr. Somos personas capaces de conseguir muchascosas si las buscamos, necesitamos únicamente de herramientas que sirvan de apoyopara llegar al fin, el autoconocimiento, la conciencia, la imaginación y la voluntad,deben convertirse en semillas que germinemos en nuestro crecimiento espiritual. Losdesafíos no están para pasarlos de lado, sino para cruzarlos por encima, para dar lomejor y llegar a grandes cambios.La buena madera no crece fácilmente, mientras ms fuerte sea el viento, más fuerte esel árbol. DOUGLAS MALLOCHEl segundo hábito que debemos tratar de desarrollar es el controlar nuestro destinoteniendo siempre un fin en nuestra mente para cada acción que nos vayamos aproponer.Muchas veces nosotros los jóvenes, iniciamos algo con emoción, ganas y fuerza, peropoco a poco nos damos cuenta que las cosas no salen como queremos y nos rendimoso nos vamos quedando en el camino, esto nos ocurre porque no tenemos clara la meta
  6. 6. que queremos alcanzar al final del recorrido, no vemos más allá del presente, lo cual anuestra edad es sumamente importante porque estamos a unos pocos pasos deconvertirnos en adultos, donde tendremos que ser capaces de decidir qué es lo quequeremos hacer con nuestra vida, la carrera que deseamos seguir, los amigos queanhelamos conseguir o el trabajo que adquiriremos por nuestros logros.No existe un mapa mágico que nos diga hacia donde debemos seguir o cuantos pasostomara llegar al final, tampoco es factible el seguir como ovejas a alguna persona, sonnuestros propios valores y educación los que se encargarán de ayudarnos en estasdecisiones tan importantes para nuestros proceder adecuado.Las influencias pueden actuar a nuestro favor o a nuestra contra en esta etapa denuestra vida, el tener amigos y familiares que te apoyan y te permiten cumplir tussueños sin truncarlos, lograran en ti crear una confianza infinita, pero también existenaquellas malas influencias por parte de nuestro alrededor, que pueden llevarnos haciala toma mala de decisiones, hacer cosas que en verdad no nos gustan, lo cual nosconvertirá en personas seguidoras y no líderes, en personas frustradas y mediocresque nadie jamás les dijo que el verdadero límite es el cielo.Es común también que lleguemos a confundir la libertad de elegir con el libertinaje; elprimero nos llevará a elegir entre lo bueno y lo mejor para nosotros mientras que ellibertinaje solo nos llevara por senderos llenos de vicios y problemas.Pero todos tenemos una misión personal, aquella que nos indica lo que llegaremos aser en nuestro futuro, descubriendo en el camino aquellos recursos que nos ayudarán,que son nuestros talentos y dejando de lado todo aquello que interfiere como losprejuicios que nos hacemos, recordemos siempre que la meta quizás es difícil dealcanzar, tiene un costo caro y a veces no es más que un deseo, pero no olvidemostampoco que todo deseo puede llegar a materializarse solo necesitamos verdaderocompromiso; la vida no es una carrera, es una misión y por ende es nuestra causa,hagamos no grandes cosas pero si pequeñas cosas de una forma simplementegrandiosa.No es una montaña lo que conquistamos, somos nosotros mismos. EDMUNDHILLARYEl tercer hábito para nuestra victoria privada, es saber priorizar todas las obligacionesque se nos dejan, el tener el poder para discernir entre lo importante y lo urgente enesta vida.A todos nos ha pasado, que tenemos la costumbre de dejar todo para el final,apilándose en nuestro hacer una larga lista de cosas, algunas importantes que nopodemos dejar pasar, que son nuestras metas y nuestras misiones y otras quedejamos retrasándose hasta que se vuelven urgentes y tenemos que realizarlas sinpoder esperar.El adolescente que sabe lo que es importante, fija sus metas bien claras y se organiza
  7. 7. para no tener después cosas urgentes por hacer, ya que se marca prioridades y nosomos aquellos jóvenes morosos flojos o sumisos que le dan importancia primero alos superfluo que no contribuye mayormente en su vida y solo les trae un rato dediversión pero a la larga se convierte en retrasos para lo verdaderamente esencial.Vivimos en una sociedad que es adicta a la urgencia, y aprendemos de ella. Existenmuchas cosas que acortan nuestro tiempo y son como atajos que nos sirven parallegar al final, pero no por eso son buenos o malos, simplemente es mejor tratar dedejar la presión de ‘‘el que hacer’’ el último día y evocarnos a hacer las cosas a penassepamos cómo hacerlas.La planificación será una habilidad que nos ayudará a cumplir con este hábito, elidentificar lo que debe ir primero y último, acortará definitivamente el tiempo que nosveremos ocupados, pero se nos hace difícil porque no nos sentimos cómodos haciendolas cosas que no nos gustan o atraen, ya que nos mentalizamos tanto con ciertasacciones que quizás no son primordiales, que al querer hacer las cosas importantes,nuestros temores nos dominan y las dudas nos pueden traicionar.Pero para ganar, es necesario caer un millón de veces antes y levantarse sintiéndonosmejor cada caída, porque nos indica que nos acercamos cada vez más a la meta,porque la fortaleza que demostremos en nuestra maduración nos hará conquistarnoscomo seres humanos, evitar la presión y alcanzar a pasos agigantados el verdaderoéxito.En segundo lugar debemos entender que las victorias personales nos enaltecen, perotambién debemos hacer hincapié en aquellas victorias públicas que se van a encargarde las relaciones que tengamos con los demás.La vida está hecha de personas imperfectas, pero estas personas imperfectas, son lasque lograrán con esfuerzo y dedicación grandes logros y avances en el mundo, jamásdebemos olvidar que lo más importante para el éxito, es uno mismo.A veces dejamos de lado a los demás, no centramos en nuestros logros, nuestroséxitos, nuestros méritos y esa burbuja del Yo, que claro que es importante eimprescindible pero definitivamente, todo tiene cierto límite, cabe recalcar entonceslo necesario que son las personas que forman parte de nuestra existencia, aquellasque conocemos por circunstancias de la vida, que llegan a formar o no aquellapequeña zona en la que nos sentimos como en el hogar.Pero todo tiene que tener ciertos compromisos y obligaciones, la amistad y lasrelaciones, deben ser algo recíproco, porque no está bien esperar solamente el recibir,sino también que debemos dar algo a cambio para poder así mantener un equilibrioen nuestras relaciones.El cumplir promesas, ser generosos, cumplir actos de lealtad y la escucha, seráncapaces de mantener los cimientos de una buena victoria pública.
  8. 8. El orgullo no obtiene placer por poseer algo, sino por tener más que el prójimo. C.S.LEWISComenzando con los hábitos para la victoria pública, tendremos aquel que será la basede ésta, el cuarto nos pide pensar en Ganar y Ganar, que es esencial para nuestrocrecimiento personal.En más de una oportunidad, nos hemos visto contentos ante las fallas o deficiencias deotros, y es normal porque es parte de nuestra aspiración por tratar de ser los mejores,y es que quien no quiere ser reconocido por ser el mejor en algo que los demás nopueden hacer.A veces tratamos de vivir en una competencia constante, y no nos percatamos de laspersonas que pisoteamos en el proceso siendo a veces estas nuestras propiasamistades, que se dejan vencer por amor hacia nosotros y confundimos entonces elcompañerismo con la dejadez, que ocasiona que una de las partes se aproveche y tomeventaja de otra.Podemos ser de los adolescentes que siempre buscan ganar, que el egoísmo losenceguece y buscan siempre el trozo más grande del pastel, pero también podemosestar viviendo en el caso de ser las personas sumisas que se dejan aprovechar porotras, no confundamos nuestro papel de amigas con el de tapetes, y esto solo nosllevará a una serie de eventos en los que nuestra autoestima se ira debilitando y lacaída simplemente será muy dolorosa.Pero existe el lado en el que todos Ganan, aquel camino en el que encuentras laverdadera felicidad, ayudando al prójimo y dejándote ayudar por él. Todo comienzadesde nuestro interior, sabiendo que somos capaces de muchas cosas y merecedorasde grandes logros y que las competencias solo deben hacer que aflore lo mejor denosotros y no el engaño o el embuste, sintiéndonos menos siendo comparados conotros.Por eso es necesario recordar que la confianza traerá autoestima, amor propio y ganasde ser el mejor sin perjudicar al resto, y en esto se basará nuestra identidad y lamanera en la que encaremos el futuro hacia el éxito y la satisfacción, así como elcrecimiento personal.Antes de ponerme los zapatos de otro, primero debo quitarme los míos. ANONIMO.El quinto hábito necesario para nuestro crecimiento, es el entender para serentendido, a nuestra corta edad y poca experiencia en la vida, es común que hagamosde oídos sordos antes las cosas que no creemos tienen relevancia para nuestroproceder.Nos gusta ser escuchados, que nos presten atención y nos hagan sentir especiales peroa veces olvidamos que al resto le gusta exactamente lo mismo que a nosotros.Es por ello que frecuentemente peleamos con nuestros amigos o familiares, al sentirse
  9. 9. victimas de nuestro egoísmo. Ser conscientes que para entender, es necesarioescuchar sin distraernos, fingir o juzgar al otro sino tratando de ser empáticos ycomprenderlos genuinamente, sin desviarnos por las ramas que no pueden llevar aconvertirnos en personas egocéntricas o prejuiciosas.Para escuchar necesitamos tres cosas, hacerlo con los ojos, con el corazón y con losoídos, nos quejamos constantemente de que nadie nos entiende, pero la verdad es quenosotros ocasionamos esto, aislándonos de la verdadera comunicación, una profunday no superficial como la que solemos tener con nuestros padres, mucho influye ladiferencia de edades, pues llegamos a pensar que sólo a nosotros nos pasan las cosas yjamás nadie ha pasado por experiencias similares.Entonces necesitamos de confianza y de valentía para hablar con los demás, ycontarles lo que tenemos en la cabeza pero también demostrar que tenemos lasuficiente madurez para escucharlos brindando nuestro apoyo y consejo.Solos podemos hacer muy poco, juntos podemos hacer mucho. HELLEN KELLEREntrando ya casi a la recta final llegamos al sexto hábito que nos habla sobresinergizar, la sinergia la logramos cuando trabajamos en equipo, lograndorecompensas y poniendo en práctica todos los demás hábitos. No buscamosegoístamente el vernos solo nosotros beneficiados sino que buscamos el cooperarentre todos para llegar a un fin y es algo que vemos seguido en el mundo animal, alrecordar a las aves que vuelan en forma de v para mantenerse unidas y lograr lacooperación de todos los miembros, así como en los procesos de simbiosis querelacionan a animales de manera inimaginable, los cocodrilos y las gaviotas porejemplo.Pero a nuestra edad esto no es algo que ocurre muy seguido porque no se nos hacefactible depositar tanta confianza hacia el resto, para ello se necesita un procesoprevio de conocimiento, entendimiento y comprensión, que consiste en aprender acelebrar las diferencias y los rasgos que nos hacen únicos. No tolerar o evitar aaquellos que físicamente o mentalmente no comparten lo mismo que nosotros, nosdemuestra nada más un grado alto de falda de madurez, una deficiencia de autocríticay un bajo nivel de estima propia.Todos tenemos nuestras maneras propias de ver las cosas, tomamos diferentesdecisiones y somos participes de diversas situaciones, pero esto nos hace irrepetiblesentre los demás más no por eso superiores porque nuestras características ypersonalidades nos distinguen. Somos como diamantes que necesitan ser limpiados ypulidos, que nos encontramos en el mundo de manera insegura y desprotegida peroque con el tiempo aprendemos a amar y respetar nuestras cualidades y debilidades.La belleza entonces de cada persona radica en las imperfecciones que los hacendistintos a otros.
  10. 10. En tercer y último lugar vamos a tener después de las victorias públicas y privadas, elcamino libre para llegar a la renovación interna y externa.No permitas que nadie pase por tu vida sin dejarte mejor y más feliz, sé la expresiónviviente de la generosidad de Dios: generosidad en tu rostro, generosidad en tus ojos ygenerosidad en tu sonrisa. MADRE TERESA DE CALCUTAEl séptimo hábito, afilar la sierra, nos guía hacia ese momento esperado, NUESTROMOMENTO, aquel en el que somos capaces de plasmar en nuestros actos y palabraslo que somos capaces de hacer. Recuperarnos de los tropiezos, nos convierte enpersonas poderosas, capaces y felices, y todo adolescente es capaz de hacerle frentehasta al más grande obstáculo que tenga, al más difícil laberinto y a la peorencrucijada, todo este poder para lograrlo no está en otro lugar más que en nuestrointerior.Renovarnos como personas, nos quitará las barreras de enfrente y nos dará lentes deaumento para ver la realidad de la que no éramos partícipes pero merecemos serlo.Querer es poder y para ello necesitamos aprender a reírnos de los problemasentonces: PIENSA, CREE, SUEÑA Y ATREVETE, son las claves para triunfar en la vida,no te quedes en ninguno de los escalones, puedes llegar a la cima y demostrarte a timismo y al resto tu capacidad.Para concluir, es necesario, recordar que el ser adolescente no es más una etapa denuestra vida que debemos pasar, es una etapa donde todo parece posible, donde elinfinito es factible, donde la palabra imposible provoca risa y la palabra difícil essimplemente un lastre que tenemos que sobrellevar con la seguridad de sobrepasarsin mayores dificultades; es la etapa con que la vida nos premia permitiéndonos soñary alcanzando nuestras metas.Cada uno de los hábitos que necesitamos en nuestros días como adolescentes,permitirán sacar provecho de todos los obstáculos que se presenten en nuestra vida.Nadie nos dijo que fuéramos, nadie nos dijo que lo intentáramos y nadie nos dijo quesería fácil, pero si tú mismo no crees en ti, nadie jamás lo hará.Todo comienza con un solo paso. “SEAN COVEY

×