Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Financiación balear: El REB

109 views

Published on

Reportaje en Última Hora sobre la implantación de un Régimen Especial Balear (REB) en el que participamos

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Financiación balear: El REB

  1. 1. Del 16 al 22 de noviembre de 2018 La presidenta del Govern, Fran- cina Armengol, tras la reunión del pasado miércoles con Pedro Sánchez, anunció que el Régi- men Especial de Balears (REB) entrará en vigor a partir de 2019 y se aprobará de forma inme- diata, si es preciso mediante un decreto ley. Las negociaciones sobre el REB se ralentizaron con la llegada de Pedro Sánchez al gobierno, pese a que estaban muy avanzadas con el Ministe- rio de Hacienda de Cristóbal Montoro con el gobierno de Ma- riano Rajoy. Ahora, el acuerdo debe ser inminente para que entre en vigor a principios de 2019. Otro pilar fundamental para la economía de Balears es la finan- ciación. La renovación del siste- ma de financiación quedó para- lizada por completo con el go- bierno de Sánchez, que poco después de llegar a la Moncloa anunció que su negociación quedaría pendiente para la pró- xima legislatura. Movilidad, empresas e inver- siones son los tres ejes sobre los que se sustenta el REB. En con- creto, se prevén desgravaciones fiscales para empresas que quie- ran invertir en las Islas, se ase- gurará el descuento del 75% en transporte aéreo y marítimo en vuelos nacionales y se situará a Balears en la media de las inver- siones territorializadas. Para es- to último se creará el Factor de Insularidad, una medida que, según asegura Armengol, “es un elemento corrector que se nego- ciará cada año de forma bilate- ral y que luego se sumará a los Presupuestos”. En la compare- cencia posterior a la reunión, la presidenta evitó cuantificar la partida económica que se está negociando. Según el Partido Popular, la inversión del REB pactada con Monroro era de 380 millones anuales. ESCEPTICISMO. Los expertos se muestran incrédulos ante las consecuencias de la aplicación del REB: “No soy muy entusias- ta. Puede ser un incentivo para perpetuar el modelo actual, sin cambio ni diversificación”, se- ñala el analista sociolaboral Ra- fael Borrás. También cree que la aplicación de medidas simila- res como el Régimen Económi- co y Fiscal (REF) en Canarias no han dado buenos resultados: “Ha generado una mayor espe- cialización turística, altas cifras de paro, más desigualdades y al- tas tasas de fracaso y abandono escolar”, subraya Borrás. No obstante, el economista José Antonio Avellaneda sí se muestra partidario de adaptar el REF o, en su defecto, “que se analice la situación de las islas del Mediterráneo y se establez- ca algo similar. Todo lo demás sería aceptar migajas”, indica. Según Pau Monserrat, econo- mista y profesor de la Universi- tat de les Illes Balears (UIB), el problema del REB es su ambi- güedad: “La premisa negociado- ra debería haber sido una cuan- tificación al euro de las medidas que se querían conseguir”, ase- vera. Esta falta de claridad “da excusas a los que tienen que concederlo para negarse, y a los que lo negocian a no ser juzga- dos en base al éxito del dinero conseguido”, agrega Monserrat. Por su parte, el economista Luis García Langa lamenta que este modelo sea más bien un arma política que una medi- da para los ciudadanos, aunque “es de justicia tener algunos puntos favorables que puedan traer mano de obra específica y cualificada”, matiza. No obstan- te, se mantiene incrédulo ante su efectividad: “Hay muchos puntos que no hay que tocar ya que, realmente, Balears es un lugar donde la relación ingre- sos-gastos no es elevada a pesar de la insularidad”, sentencia García Langa. Además, Pep Ig- nasi Aguiló, profesor titular de Economía Aplicada de la UIB y exvicepresidente económico del Govern, piensa que “el REB de- be suponer más dinero en ma- Lanuevafinanciación yelREB,elmanáque todoelmundoespera Ocho expertos coinciden en señalar que el Régimen Especial de Balears debe servir para compensar el coste de la insularidad a empresas y ciudadanos Rafael Borrás Analista sociolaboral José Antonio Avellaneda Economista Pau Monserrat Economista y profesor en la UIB Luis García Langa Economista
  2. 2. Del 16 al 22 de noviembre de 2018 nos de los ciudadanos y no para el Govern. El único REB favora- ble es el que reduzca tributos”. MEDIDAS. Los puntos que no deben faltar en el REB, según Antoni Costa, profesor de Eco- nomía Aplicada de la UIB, son “un régimen fiscal propio que elimine las reticencias de las empresas a localizarse en Ba- lears, un fondo de insularidad que permita afrontar las mayo- res inversiones de carácter pú- blico y compensaciones econó- micas para situar a ciudadanos y empresas de las Islas en igual- dad con el resto de España y Eu- ropa”, remarca el economista. Por su parte, Antoni Riera, director técnico de la Fundació Impulsa Balears y catedrático de Economía Aplicada en la UIB, considera que las políticas de este régimen “deberían orientarse al aumento de valor y no a la disminución de costes, incluidos los fiscales. No produ- cir más y con menos coste, sino mejor y con mayor valor”. Por su parte, Llorenç Pou, director general d’Ocupació i Economía del Govern, añade que, entre otras medidas, se deberían “conseguir incentivos fiscales para favorecer la inversión de empresas y disponer de recur- sos públicos para compensar los costes de insularidad”. FINANCIACIÓN. Pedro Sán- chez, tras su llegada al Gobier- no, anunció que el sistema de fi- nanciación estatal no se modifi- caría, respetando así el sistema impuesto en 2009. Los econo- mistas son críticos con el actual sistema y abogan por aplicar el principio de ordinalidad, lo que significa que la solidaridad in- terterritorial no modifique el ranking de financiación per cá- pita: “El sistema vigente genera desigualdades para Balears in- justificables, y su origen reside en la garantía de statu quo que hace que ninguna comunidad pueda recibir menos dinero del que se percibía en el modelo an- terior. Esto es lo que se debería eliminar, aunque ello suponga que haya regiones perdedoras con el nuevo sistema”, dice An- toni Riera. Llorenç Pou coinci- de: “Partiendo de la mejora de la última reforma, la introduc- ción de la ordinalidad supon- dría una ruptura del statu quo actual y de la manera de dise- ñar el sistema”. Las ventajas a nivel de compe- tividad estatal serían mayores: “La ordinalidad crea incentivos a las regiones ricas para esfor- zarse, ya que el gasto en sus te- rritorios será mayor”, explica José Antonio Avellaneda. El eco- nomista, sin embargo, no ve via- ble su aplicación: “Algunas re- giones no están de acuerdo, por lo que dudo que se avance en esa propuesta para no enfadar a sus votantes. Estaría a favor de un ‘cupo vasco’ para todos, con una cobertura de servicios míni- mos en todo el Estado”, añade. Pau Monserrat se muestra más pesimista: “Respetar el princi- pio de ordinalidad debería ser una de las medidas de moderni- zación de nuestro sistema fiscal, pero cada comunidad tira por sus intereses y no hay una ver- dadera visión de país. Quienes mejor negocian o más poder político tienen, se aprovechan de las de menor capacidad, tal y como está pasando en Balears”. SOLUCIONES. A la ordinalidad se añaden otras propuestas de cambio: “Se debe incrementar la capacidad decisoria y recau- datoria del Govern. Sin una so- beranía política real de Balears, el expolio fiscal seguirá presen- te”, ratifica Rafael Borrás. A fin de eliminar la complejidad que hay, en su opinión, en el siste- ma actual, Luis García Langa asegura que “se debería tam- bién incidir en una homogenei- dad fiscal en impuestos autonó- micos o en estatales con tarifa autonómica como el IRPF”. Las características que debería tener un modelo de financia- ción estatal serían, al parecer de Antoni Costa, “una mayor auto- nomía tributaria y corresponsa- bilidad fiscal, además de un sis- tema de nivelación parcial que garantice que todas las comuni- dades autónomas estén en dis- posición de prestar unos servi- cios públicos esenciales de nive- les similares y garantice que el resto de prestaciones las pague cada comunidad con sus pro- pios recursos”, detalla el exper- to. Estas medidas acabarían con las negligencias actuales: “Lo peor del actual sistema es que permite responsabilizar de la mala gestión a Madrid”, remar- ca Pep Ignasi Aguiló. “Que la re- caudación esté centralizada y el gasto descentralizado lleva a di- luir responsabilidades. Si el Go- vern quiere gastar más, que se lo pida a los baleares”, concluye Aguiló. Pep Ignasi Aguiló Profesor de Economía Aplicada en la UIB Antoni Costa Profesor de Economía Aplicada en la UIB Antoni Riera Director técnico de Fundació Impulsa Balears Llorenç Pou Director d’Ocupació i Economia del Govern

×