Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

4. "Cordero de Dios". proceso de realización

225 views

Published on

Proceso de realización de una construcción fotográfica con recursos digitales, perteneciente a la exposición “Fabulaciones enigmáticas”, y ficha técnica de la obra.

Ver: http://www.luisjferreira.es/

Published in: Art & Photos
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

4. "Cordero de Dios". proceso de realización

  1. 1. 1. Con la intención de representar literalmente la asociación bíblica de Jesucristo con un cordero, se hace uso de una fotografía propia de mitades de corderos colgados en una carnicería. 2. Se inicia el trabajo mejorando el enfoque, recortando las dos piezas seleccionadas y moderando el contorno. Luego se in- dependizan ambos pedazos para darles diferentes tratamien- tos de brillo, contraste, intensidad de color y saturación. Final- mente, se modifica algo el tamaño y la posición del lechazo derecho.
  2. 2. 3. y 4. A la foto original tomada de la pared de una casa se le aplica brillo y contraste. A un detalle de una copia de esta pared se le administra buena cantidad de luz (imagen del medio) y en ella se recortan los reflejos de luz de una soleada cortina de una ventana proyectados en la pared de la carnicería (imagen 1.), añadiendo otros reflejos. Los reflejos así elaborados se sitúan en la pared modificada.
  3. 3. 5. y 6. Para crear la cruz, se pinta con un tono marrón sobre la pared en una capa independiente, se fusiona con la pared, se re- corta y se acoplan las dos capas. Después, se superpone una copia y se le da gran cantidad de brillo. Encima se coloca otra copia, sin brillo, para que aparezcan las luces en el palo central de la cruz. Para concluir esta fase, se toma la barra y los gan- chos de la imagen 1, se recortan, se independizan y se les aplica enfoque, brillo y algo de tono azul, mejorando algunas zonas efectuando clonaciones.
  4. 4. 7. El bodegón del pie de la cruz se compone sobre una toma original de una fuente. 8. Se actúa mejorando el enfoque de la imagen y se recorta, suavizan- do a continuación el borde. Luego, se modifica la perspectiva a con- veniencia. Por último, se aplica contraste, intensidad cromática y luminosidad.
  5. 5. 9. Se aborda la creación de híbridos de pez y pan con estas fotos pro- pias de una lubina y de un bollo de pan. 10. Para ello, se aumenta el enfoque a ambas imágenes y se recortan, suavizando los bordes. Se les da brillo y contraste e intensidad cro- mática solo a la lubina. Se ajusta el pan sobre el pez, y se eliminan algunas zonas que permitan ver- le, graduando la intensidad de borrado. Se acoplan ambas figu- ras y se remata la operación aña- diendo algo de brillo y luz.
  6. 6. 11. Se continúa la composición del bodegón con estas fotografías de otra lubina y de otro bollo de pan. 12. Se procede de modo similar a como se hizo en la figura 10, pero en este caso se gira 180º la posición del bollo de pan y se practican clonaciones en algunas zonas.
  7. 7. 13. Se ultima la elaboración de esta naturaleza muerta con una fotografía de una vieja y otra de un bollo de pan. 14. Se procede de igual manera que como se ha hecho en las imágenes 10 y 12, sólo que en esta ocasión se modifica la posición de la cola de la vieja y se abre, y se trabaja con dos copias del bollo: una su- perior en la que se eliminan algunas zonas y otra inferior con la opacidad reducida. Composición del bodegón finalizado.
  8. 8. 15. Para concluir, se organizan en capas sobre la pared con la cruz los distintos componentes modificados, se ajustan sus tamaños y se aplican las sombras pertinentes a cada uno de ellos.
  9. 9. TÍTULO: “Cordero de Dios”. (“Agnus Dei”). MEDIDAS: Variables. FECHA DE CONCLUSIÓN. Febrero 2012. FOTOGRAFÍAS EMPLEADAS: Nueve fotografías propias capta- das de: una pared de una casa, un cordero seccionado, tres pa- nes, tres peces y una bandeja. TÉCNICA: Construcción fotográfica con recursos digitales. COMENTARIO: Esta construcción fotográfica conecta explícitamente con otra de Julio de 2007 denominada “Escenificación carnal”. En ella aparecen también dos mitades de cordero en un montaje escenográfico, que sugiere un espacio de teatralización religio- so, haciendo una clara alusión al ámbito religioso-eclesiástico cristiano (particularmente a la imaginería instalada en capillas, retablos y pedestales y a la liturgia) y colocando en el mismo plano el dramatismo religioso y su antítesis lo carnal tabuizado. “Cordero de Dios”, o Agnus Dei, hace imagen la metáfora literaria cristiana referida a Jesucristo como víctima ofrecida por Dios, para limpiar los pecados de los hombres con su crucifixión, según se relata en textos bíblicos, en semejanza con el cordero que era sacrificado y consumido por los judíos en la conmemo- ración de la Pascua. En la tradición cristiana la representación del cordero de Dios ha seguido siempre unas características fi- jas; se trata de un cordero completo que suscita compasión y ternura, con la cabeza aureada, a veces herido o degollado, que agarra con la pata derecha delantera un estandarte coronado por una cruz y que permanece normalmente de pie. En mi inter- pretación del mito cristiano se rompen esos esquemas inamovi- bles, con una actitud irreverente, como en “Escenificación car- nal”, y se presenta a Cristo de forma descarnada, es decir, de manera estricta como es presentado en pasajes evangélicos e, incluso, en pretendidas profecías recogidas en el Antiguo Testa- mento (como cordero) y crudamente abierto en canal, cortado en dos mitades, después de haber sido sacrificado en un mata- dero, cual templo judío. Este cordero de Dios está colgado en la pared de una carni- cería, a la manera vulgar, preparado para ser adquirido y consu- mido, del mismo modo que se encuentran las hostias (otra metá- fora del cuerpo de Cristo, que etimológicamente significa precisa- mente víctima de sacrificio) en el copón, listas para ser tomadas, una vez consagradas o convertidas en el cuerpo de Cristo, y pre- sentadas con la letanía “Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo...” La cruz no es material, surge de la propia pared, como si fuera una especie de teofanía, o una fantasía, incluso una alucinación, en parangón con los “misterios” religiosos a los que alude. Esa pared, evidentemente, no reúne las mínimas con- diciones higiénicas que en la actualidad se exigen a las carnicerí- as de países desarrollados para presentar sus productos, siendo propia de épocas y lugares subdesarrollados; es decir, de ancla- jes en el pasado, como es propio de la tradición y, en este caso, de la tradición cristiana. Los híbridos de pan y pez representan el mito de la multipli- cación de los panes y los peces y, a su vez, el cuerpo de Cristo, con lo que se asimilan al cordero; pero también, como éste, constituyen alimentos para el ser humano, quedando unificados los planos divino y humano, puesto que lo divino no deja de ser un producto humano. El cordero de la obra hace una alusión implícita a la estructu- ra vertical de la iglesia cristiana, ya que el colectivo de su base es llamado rebaño y las cúspides pastores, que suelen ejercer de perros guardianes y que, en ocasiones, se convierten en lo- bos para su propio rebaño. Inherentes a esa estructura antide- mocrática son las actitudes de sumisión, asunción acrítica de los denominados dogmas y de las normas, indefensión, ignorancia... por parte de los corderos del rebaño, y los talantes contrarios de sometimiento, imposición de verdades absolutas y reglas, abuso de poder y acoso, disimulado o no, conocimiento arrogante... de los conductores del impersonal rebaño.

×