Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

21. "Esta no es como la barca del sermón de Buda"

165 views

Published on

Proceso de realización de una construcción fotográfica, perteneciente a la exposición "Reproduciendo / Recreando Myanmar", y ficha técnica de la misma.

Ver: http://www.luisjferreira.es/

Published in: Art & Photos
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

21. "Esta no es como la barca del sermón de Buda"

  1. 1. 1. Se aborda esta parodia visual haciendo uso de una foto- grafía de la Pagoda de Kuthodaw (Mandalay), a modo de contexto. 2.1. La construcción se comienza mejorando el enfoque, bri- llo, contraste e intensidad de la imagen, así como su centraje y perspectiva.
  2. 2. 2.2. y 2.3. A continuación, se recorta la masa arbórea situada entre el suelo y las nubes; luego se reproducen hacia el fondo los seis últimos remates metálicos totalmente visibles del lateral izquierdo, a base de recortar en una copia de la capa, desplazar y ajustar a lo que pida la arquitectura; seguidamente se hace una copia de dichos remates, se ubica en el lateral derecho, se invierte y se ajusta; después se clona el cielo para cu- brir las zonas en que no exista, y, por último, se elimina la calle.
  3. 3. 3.1. Para inundar la calle de agua y situar en ella una barca de paseo, se emplea esta instantánea tomada junto al Puente de teca de U-Bein. 4.1. Para ello, se procede acrecentando el enfoque, la intensi- dad y la oscuridad, se instala bajo la capa de la pagoda y se coloca en el lugar deseado; acto seguido, se redimen- siona y se recrea agua clonando, a conveniencia, en las zonas en que esté ausente, hasta el horizonte.
  4. 4. 3.2. y 4.2. Se sustituye el barquero de la imagen 4.1. por otro más convincente; para lo cual, se recorta hasta la parte alta de los remos, se coloca sobre dicha imagen para ocultar su barquero, se efectúan las transformaciones pertinentes de enfoque y ajuste, y se acoplan ambas capas; seguidamente, se practican las clonaciones que permitan conjuntar perfecta- mente ambas imágenes. Finalmente, en una copia hecha pre- viamente de la imagen 4.1., se recorta la parte saliente delan- tera de la barca y se coloca encima de la capa trabajada ante- riormente, puesto que quedó ocultada al ubicar el nuevo bar- quero.
  5. 5. 5.1., 5.2. y 5.3. Con el propósito de naturalizar el medio acuático, se ubica vegetación sobre él en el frente y en los laterales, donde va asentándose con el paso de las embarcaciones. Esta incorpora- ción añade más misterio a la obra.
  6. 6. 6. Se procede recortando oportunamente una parte de la imagen 5.1. para disponerla en el frente derecho, y se hace lo propio con la 5.2. ubicándola en el izquierdo; con la 5.3. se hace una copia y en una de ellas se recortan diferentes zonas y se van disponiendo a lo largo del late- ral derecho tapando las zonas deseadas, pero reorientan- do los recortes y disminuyendo su tamaño con la profun- didad; luego, la otra copia se invierte horizontalmente y se actúa del mismo modo en el lateral izquierdo. Para con- cluir, se homogeneízan los enfoques, la luminosidad y el cromatismo de todas las masas vegetales, se suavizan los bordes y se aplica una suave sombra.
  7. 7. 7.1. y 7.2. El contenido narrativo de la obra se completa sumergiendo parcialmente otras dos embarcaciones de recreo, para lo que se recorta de cada una la parte que se pretenda que quede en el interior de la imagen construida y se suavizan sus bor- des.
  8. 8. 8. Se continúa con el proceso tomando la imagen 7.1., situándola convenientemente y duplicándola; de la capa superior se recor- ta el saliente y se acomoda sobre la vegetación, y en la inferior se reduce considerablemente su opacidad; posteriormente se aplica brillo, contraste y oscuridad. Con la imagen 7.2. se procede de forma similar, con la diferencia de que se duplica el sa- liente de la embarcación para realizar su reflejo en el agua, se invierte una de las capas, se sitúa en la parte inferior del salien- te emergido -en el nivel del agua- y se aplica un efecto para simular reflejo; además, se aplica selectivamente oscurecimiento.
  9. 9. 9. Después de aumentar levemente la luminosidad, y con- servando las diferentes capas en el orden que se han ido disponiendo, la parodia visual creada queda de este mo- do concluida.
  10. 10. TÍTULO: “Esta no es como la barca del sermón de Buda”. MEDIDAS: Variables. FECHA DE CONCLUSIÓN: Junio de 2016. MATERIALES: Ocho capturas propias de: la Pagoda de Kut- hodaw, cuatro barcas -dos con barquero- y tres de plantas acuáticas. TÉCNICA: Construcción fotográfica con recursos digitales. COMENTARIO: Esta imagen creada muestra una barca de paseo, ocupada solamente por el barquero, que navega por una calle de la Pa- goda de Kuthodaw (Mandalay) inundada de agua, acompaña- da por vegetación, que alberga en su seno dos restos de em- barcaciones; remedando el paseo de un gondolero por algún canal veneciano o, más próximamente por el contexto de las fotografías usadas, el desplazamiento de un nativo por cual- quiera de los accesos acuáticos de algún pueblo flotante del Lago Inle. Pero en mi parodia visual las construcciones no son precarias como en dicho lago, sino sólidas y estables, y la em- barcación no es propiamente funcional, sino de paseo, de dis- frute; aludiendo con ello a que esos anchos pasillos de la pa- goda son de entretenimiento para visitantes, y a que las edifi- caciones no son propiamente prácticas, a pesar de su solidez, mientras que las que son útiles para desarrollar dignamente la vida de sus humildes ocupantes son bastante inseguras y efí- meras; de forma que, paradójicamente, lo que tendría que per- durar es caduco y lo que podría ser prescindible, porque no es vital, es duradero. La tradición budista cuenta que un día estaba Buda en una orilla de un río esperando pasar a la otra mediante una embarcación, cuando un señor, dudando de los poderes que se le atribuían, le espetó que su maestro había invertido largos años en alcanzar el poder de levitar, y que si él hubiera hecho ese costoso aprendizaje podría cruzar el río flotando sobre sus aguas; a lo que Buda le respondió sabiamente que no es nece- sario invertir tanto tiempo en hacer un aprendizaje cuando se puede comprar con una monedita. Es una parábola como las que siglos más tarde protagonizaría otro individuo carismático, pero para la tradición cristiana; una historia como las de mu- chas narraciones literarias ejemplarizantes. En un conocido sermón de Buda, aludiendo quizá a esa barca la asemejaba a las enseñanzas del Drama asegurando que ayudaban a cruzar de la orilla del sufrimiento a la de la iluminación, y daba a en- tender que las enseñanzas eran medios para alcanzar el objeti- vo, el nirvana. Sería, pues, esta barca una tabla de salvación, como el Arca de Noé, o la que tripulaba Caronte -barquero de Hades- en la mitología griega, aunque no del mismo estilo. Aludo a estos mitos como referencias, y en mi narración acojo también esperanzas de salvación, pero haciendo hinca- pié, lejos de enseñanzas budistas y cristianas, en que la libera- ción está en vivir dignamente la vida que uno ha de construirse, y no renunciar a ella en bien de la “venidera”, sea reencarnada como defiende la doctrina budista o inmaterial -del alma salva- da o condenada- como sostiene el cristianismo. Precisamente el lecho acuoso oculta, aunque permite alguna evidencia, res- tos de dos embarcaciones que remiten a la historia, por tanto a la existencia vivida mientras hubo “vida”, que permanecen fue- ra de servicio como testimonio de esa realidad pretérita, pero que ni han vuelto a la vida reencarnadas ni se han trasladado a la eternidad; sencillamente son elementos yacentes donde que- daron. Por consiguiente, esta barca de disfrute, igual que las de los restos abandonados y sumergidos, no es como la del ser- món de Buda; no es una embarcación para la espiritualidad y la

×