Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

1. “Entre la abstracción y la concreción I”. Texto de catálogo.

19 views

Published on

Exposición de construcciones y fusiones fotográficas en la que me propongo bogar libremente entre la abstracción y la concreción, alternando en cada obra en diversas medidas ambas formas expresivas, y transitar plácidamente por las aguas comunes de ese inmenso mar. Texto del catálogo de presentación de la muestra "Entre la abstracción y la concreción I".
Ver: http://www.luisjferreira.es/

Published in: Art & Photos
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

1. “Entre la abstracción y la concreción I”. Texto de catálogo.

  1. 1. 1 “ENTRE LA ABSTRACCIÓN Y LA CONCRECIÓN” “Entre la abstracción y la concreción I” presenta un conjunto de construcciones fotográficas efectuadas mediante recursos digitales empleando fundamentalmente fotografías propias, del mismo modo que otras exposiciones previas. Lo específico de esta nueva muestra es que los productos ofrecidos son el resultado de un navegar libre y plácido por las aguas comunes de la abstracción y la concreción, alejado consecuentemente de las orillas del inmenso mar de esas formas expresivas y realizando desplazamientos en las distintas direcciones. El proyecto expositivo está concebido en dos partes, siendo ésta la primera, y acoge cada una la misma cantidad de obras: cuarenta, aunque cada unidad producida cuenta con diversas versiones que ofrecen distintos tipos de variantes. Estas características son coincidentes con las observadas en otro anterior, ya ejecutado, denominado “Arribando a la abstracción I-II” (2008) y, precisamente, de él deriva el actual. Si en aquel proyecto pretendía bogar autónomamente por diversos grados de abstracción sin que la nave llegara al puerto, sin alcanzar la abstracción en términos absolutos, y evidenciando algún vestigio de concreción, en “Entre la abstracción y la concreción” persigo igualmente un navegar soberano aunque alternando en diversas medidas abstracción y concreción, de modo que unos trabajos muestren más eviden- cias de una que de otra y otros dejen entrever una cierta equivalencia de ambas. Es decir, aquí se produce un cambio de rumbo que dirige la embarcación hacia la concreción, sin pretender arribar a ella, sin llegar a recalar en su orilla, por lo que los largos desplazamientos se producen entre ambos extremos y navegando en alta mar alejados de ellos, donde las aguas son profundas; circunstancia que impide echar el ancla y fondear, así como correr el riesgo de varar, coyunturas que inmovilizarían el barco y detendrían el viaje, cuando el propósito es sencillamente la experiencia de la travesía en sí misma. Este planteamiento de viaje náutico (entendido como “arte” de navegar y asociado metafóricamente a mi actividad plástica) iniciado cerca de la abstracción con “Arribando a la abstracción I-II”, que continúa aquí con “Entre la abstracción y la concreción I” pendiente de completarse con su segunda parte, desembocará de forma natural en “Arribando a la concreción I-II”, quedando así, en su día, cerrando este largo y fascinante periplo. Se da la eventualidad de que la construcción fotográfica con la que inicio esta muestra, “E. a. c. 1”, estuvo concebida con la denominación de “A. a. 81” como la primera de una tercera parte de “Arribando a la abstracción”; sin embargo, una vez concluida, decidí cambiar el planteamiento plástico por el plan actual con el deseo de practicar otro tipo de aventura. Como desvela el subtítulo que la acompaña, “Zarpando de la abstracción”, alude a la salida del puerto de la abstracción para, tomando la dirección deseada, navegar ya en el resto de las obras entre ella y la concreción. Esta prolongada travesía sigue este rumbo naturalmente porque desde la perspectiva de la planificación de los proyectos he decidido hacer ese recorrido; no obstante, verdaderamente eso es así desde el punto de vista finalista, no desde el procedimental o metodológico. Cabe matizar, como puede comprobarse, que en los resultados finales -en cada obra- los diferentes elementos figurativos, de concreción, emergen de la abstracción; sin embargo, en sus procesos de ejecución parto de concreciones (fotografías efectuadas a realidades concretas -de detalles o de totalidades-) para posteriormente construir las abstracciones que presentan; además, es conveniente desvelar que en dichos desarrollos técnicos alterno constantemente procesos mentales de un tipo y de otro; por consiguiente, he planificado un viaje de la abstracción a la concreción (en el presente materializado entrambas) que las construc-
  2. 2. 2 ciones fotográficas aquí presentadas muestran, mas sus procesos de confección, que normalmente permanecen ocultos, siguen otras pautas. Queda por mencionar aún una conexión más con otro proyecto concluido también, el titulado “Enigmas. Entre la concreción y la abstracción” (2009), en el que reunía esculturas en relieves, esculturas exentas y construcciones fotográficas que asimismo transitaban entre un extremo y otro sin llegar a tocarlos; pero mientras las obras escultóricas se aproximaban más a la abstracción, las construidas con fotografías lo hacían a la figuración o concreción, sirviéndose exclusivamente de no colores (blanco, negro y gamas de grises). En esta ocasión, solamente de trabajos realizados con fotografías con pleno cromatismo y sin apenas brisas enigmáticas, he procurado que en todas las obras queden en mayor o menor grado vestigios de concreción (que puedan producirse reconocimientos de las realidades fotografiadas), al tiempo que claros rastros de abstracción (de ausencia de referencias a realidades concretas), cubriendo esa extensísima y ambigua zona, de nadie y de todos, que queda fuera de las aguas territoriales, donde se yuxtaponen unas aguas y otras, donde confluyen y se intercambian, y donde coexisten armónicamente en su lecho geológico albergando diversidad de vida. En los presentes trabajos, como en los del trayecto recorrido anteriormente, bá- sicamente reparo en los aspectos configurativos puramente plásticos: los formales -y no formales- y los cromáticos; no obstante, le he dado alguna entrada a los propiamente semánticos, como consecuencia de que la concreción se haya hecho más notoria. Esta peculiaridad se desvela en las fichas técnicas detalladas de las cinco obras que cuentan con subtítulo (expresión de contenido significativo en sí misma) y que disponen de tutoriales explicativos de sus procesos de realización, aunque ciertamente se puede intuir en otras; aun así algunas obras, como las de “Arribando a la abstracción”, carecen de propósito comunicativo -que no de intención expresiva- y prescinden voluntariamente de contenidos narrativos y, por consiguiente, de significación. De todas formas, he mantenido la metodología de titulación de aquellas construcciones renunciando a la literalidad y recurriendo a siglas, que aluden al nombre de la muestra, y a un número identificativo. La travesía que he emprendido tiene un marcado carácter de aventura solitaria en la que equipado con brújula y manejando el timón voy orientando y dirigiendo la nave por donde voy decidiendo sobre la marcha, y en la que me alimento de los peces que capturo (las fotografías como materia prima) y de los inesperados hallazgos con que me encuentro (los descubrimientos que surgen de la experimentación plástica). Se trata, pues, de un viaje de aventura cuyos resultados son inevitablemente inciertos, que necesariamente entraña placer y esfuerzo o trabajo. Naturalmente, la experiencia vivida es estrictamente personal, sin embargo, el hecho de ser difundida permite que otras personas puedan participar de ella y vivenciarla a su modo haciéndola suya; de manera que la singladura material que el aventurero realiza se transforma en imagina- tiva en quien conecta con ella, con sus obras. Confío en que estas muestras de mi aventurero viaje sean capaces de estimular lo suficiente como para que sus potenciales observadores se sientan motivados y puedan entregarse libremente al disfrute estético de ellas e, incluso, a materializar sus propias creaciones. El Sauzal, Septiembre de 2018 Luis J. Ferreira Calvo

×