Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
“ENIGMAS. ENTRE LA CONCRECIÓN Y LA ABSTRACCIÓN”    La obra plástica que presento bajo esta denominación, resalta una delas...
Lo enigmático, lo poético, emerge allá donde el orden, donde ladisposición corriente, vulgar y convencional de las palabra...
parte, estaba ya presente en la mayoría de los movimientos de lasdenominadas primera y segunda vanguardia; una ambivalenci...
registros más o menos abstractos, y que otros se han desplazadosiguiendo la dirección contraria; se sabe también que algun...
entendimiento entre ambos mundos; de manera que mientras unostrazaban fronteras, otros contribuían a irlas desdibujando.  ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

1. "Enigmas en blanco. Entre la concreción y la abstracción".Texto de catálogo

338 views

Published on

Presentación de la exposición “Enigmas en blanco. Entre la concreción y la abstracción” (esculturas exentas y en relieve -realizadas con materiales sólidos, objetos y pintura- y construcciones fotográficas, empleando técnicas muy variadas en las distintas artes). Ver vídeo en: http://www.youtube.com/watch?v=F-hhb6-hzyQ

Ver: http://www.luisjferreira.es/

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

1. "Enigmas en blanco. Entre la concreción y la abstracción".Texto de catálogo

  1. 1. “ENIGMAS. ENTRE LA CONCRECIÓN Y LA ABSTRACCIÓN” La obra plástica que presento bajo esta denominación, resalta una delas características de mi trabajo plástico, cada vez más notoria: sucarácter enigmático; y en ella transito entre la concreción y la abstracción,tendencia ésta manifiesta también en mis creaciones. Estas piezasmuestran, pues, una continuidad en mi actividad plástica, al tiempo quenuevas investigaciones y resultados. Están agrupadas en 14 esculturasexentas, 14 esculturas en relieve y 14 construcciones fotográficas, 2 delas cuales están integradas en sendos relieves. En esta ocasión ofrezco enigmas: esculturas en relieve, esculturasexentas y composiciones fotográficas que encierran algún misterio, algúnsecreto oculto o interrogante, alguna extrañeza quizás desencajante,algún sentido encubierto de difícil entendimiento o interpretación. Delmismo modo que todo enigma, éstos se plantean de forma ambigua,equívoca u oscura; pero, a diferencia de las adivinanzas y jeroglíficos,carecen de una respuesta concisa y exclusiva. Al igual que una personaenigmática, los enigmas que ofrezco no se presentan claramentedefinidos, de manera que no es muy posible conocerlos a fondo, niadmiten la aplicación de una interpretación única o unidimensional;alguno, incluso, pudiera ser indescifrable, aunque paradójicamente puedaencontrársele desciframiento. He procurado conferir a estas obras un cierto poder enigmático,sirviéndome de la magia; aunque contrariamente al mago que hace creerque transforma una cosa en otra mediante trucos, desarrollando unaactividad ilusionista, yo transformo realidades, haciendo posible lo quepuede parecer imposible, no concebible o inaudito, sin que el espectadorsepa muy bien cómo se ha hecho, al igual que en la acción del mago (noobstante, en este aspecto existe también una diferencia, pues mientras elmago no desvela cómo lo hace, cómo consigue sorprender, yo no looculto y, documentando las obras, lo manifiesto). Al igual que elprestidigitador, me valgo de simples elementos de la realidad cotidianapara crear un clima poético que consiga sorprender e incluso desconcertary, quizás, perturbar, para así, desafiando nuestras certidumbres yhabituales visiones de las cosas, bordear y alcanzar el misterio a ellasinherente; misterio que, aunque brote de las realidades materiales que nosrodean, a pesar de que esté en todas partes, es preciso suscitarlo, crearloverdaderamente, buscando en ellas nuevas dimensiones de impactosensorial, emocional, mental y estético. 1
  2. 2. Lo enigmático, lo poético, emerge allá donde el orden, donde ladisposición corriente, vulgar y convencional de las palabras, de losobjetos, de las imágenes, de las realidades en definitiva, es contestado ytransformado con capacidad de conmoción; donde de lo ordinario surge loextraordinario, como si experimentara una metamorfosis, así como cuandoun gusano se torna en mariposa, o como cuando poniendo en juego lametáfora visual, a una sartén le brota un desagüe, o de un calentador deagua para infusiones nace una planta xerófita, o como cuando una pistolade dar aire se trueca en bailarina. Esa especie de milagro se producesencillamente por el intento de trasladar las cosas más allá, o a otro lugar,desquiciándolas quizás, por ese concebir una posibilidad de existenciaque antes de materializarse era inconcebible. Lo enigmático, pues, surgedialécticamente del rechazo de una realidad, pero también del desarrollode una nueva relación, de la neorrealidad que ese rechazo ha liberado.Las realidades cotidianas, objetos y materiales se transfiguranmágicamente en nuevas síntesis, en las que lo ordinario, común, vulgar,real… se muta en lo pretendidamente extraordinario, particular,excepcional, imaginario…, y un orden distinto, personal, aparece como porarte de magia; un orden tan flexible que admite múltiples respuestas einterpretaciones de distinto orden. En esa mutación y en ese nuevo orden, en el que los objetos de usocomún o sus imágenes se distancian de la realidad y se subviertenpoéticamente transformándose en enigmas, nace la dimensión fantásticacomo una formulación concreta de lo real, no como su antítesis, puestoque la fantasía explora constantemente la realidad en busca de lo nuevo ylo desacostumbrado e intenta hacerlo visible. Al ahondar en lo real, laexpresión fantástica refleja con su énfasis las innumerables facetas de lasdistintas percepciones de la realidad, y puede dar pie a una compleja,significativa e inquietante ampliación del punto de vista del espectador. A veces lo enigmático aflora como ironía, ese distanciamiento queabunda en el desconcierto y que, al suponer un replanteamiento de lascosas, nos induce a replanteárnoslas; ese recurso habitualmente verbal,pero también plástico, que implica duda y que hace dudar, que suponetoma de conciencia de lo complejo y contradictorio, posicionándose en laambigüedad, que implica diversidad de interpretación y que aporta riquezay emancipación del espíritu. Ni que decir tiene que sin duda ocuestionamiento no hay acto creativo. La ambigüedad, consustancial al enigma, e inherente a la metáfora, esquizás la fuente más rica de creación de sentido; no en vano, puedeafirmarse que la potencia y significado del arte posmodernista descansaen la ambigüedad que dicho arte encarna; característica que, por otra 2
  3. 3. parte, estaba ya presente en la mayoría de los movimientos de lasdenominadas primera y segunda vanguardia; una ambivalencia queimpregna nuestra realidad y de la que se hace eco la expresiónconsiderada artística. Con la activación de la ambigüedad, el espectadores forzado a tomar una posición de enjuiciamiento, de crítica, y ellofavorece, a mi modo de ver, una relación objeto plástico (o fotográfico) –espectador más intensa. Estos enigmas, ambiguos por naturaleza, están planteadosconsecuentemente de modo ambiguo entre la concreción y la abstracción,particularmente las esculturas (exentas o en relieve). Por lo general soncomposiciones resueltas con un sentido abstracto, pero estánmaterializadas o concretizadas con objetos y materiales concretos,reconocibles y, a la par, disimulados en mayor o menor medida,añadiendo al ofrecimiento que hago mayor ambigüedad. Todo ello nosfuerza a movernos, con cierto subjetivismo, por la amplia zona de “lasmedias tintas” (ese territorio que no pertenece a nadie y que es de todos),con espíritu relativista y libre; porque, al fin y al cabo, no toda realidadocupa posiciones extremas, incluso podría afirmarse, más bien, que lasdiferentes realidades no suelen ubicarse en los extremos, que por otraparte suelen estar relativamente definidos. Sabido es que las cosas nosiempre son blancas o negras, buenas o malas, deseables oindeseables…; es más, normalmente en su sentido puro, absoluto, nosuelen ser así, precisamente porque son relativas y no absolutas. Desde los albores del siglo XX se inició de manera natural, como porevolución de la figuración, un tipo de expresión plástica no representativa,que se denominó abstracción, a pesar de que algunos de los pintoresfundamentales en su nacimiento y definición renunciaran a denominarseabstractos. Esa tendencia rechazaba la representación imitativa yconcebía la obra como entidad autónoma, sin más referencia que suspropios elementos configurativos: líneas, colores, materias o texturas.Enseguida figuración o concreción y no figuración o abstracción setomaron como realidades antagónicas, como dicotomías irreconciliables oantinomias irreductibles; hasta el punto de que esta tópica oposición haconstituido uno de los dogmas del arte contemporáneo, y de que la vidaartística, incluso la historia del arte de ese período, y durante algo más demedio siglo, ha sido testigo de auténticas batallas entre un movimiento yotro; pero, como en cualquier otra disputa o querella, había bastante depasionalidad, de vísceralidad y poco de raciocinio y, por consiguiente,bastante de sinrazón. Ha habido autores que han sido incondicionalesseguidores de una forma u otra de expresión, y que se han mostradoincorruptiblemente fieles a su opción; pero también es conocido que los hahabido que, habiéndose iniciado en la figuración, han evolucionado hasta 3
  4. 4. registros más o menos abstractos, y que otros se han desplazadosiguiendo la dirección contraria; se sabe también que algunos alternan,con sus desarrollos personales, ambas tendencias en periodos de mayoro menor extensión, y que otros las simultanean con total naturalidad,incluso con planteamientos pictóricos semejantes; por último, los hay quesintetizan sendas expresiones, armonizándolas y, por tanto, superando ladicotomía histórica planteada, entre los que me encuentro, aunqueciertamente también el alternar ambas manifestaciones entraña algunaresolución de ese divorcio. En realidad, el planteamiento dicotómico no solamente se haevidenciado como innecesario, aunque haya tenido su “vidilla”, sino queademás ha carecido de fundamento, ya que si se ha afirmado que todoarte, figurativo y no figurativo, es siempre concreto, que supone algonuevo y real, que siempre parte de algo existente, concreto, y que todaactividad creativa se define esencialmente como voluntad de concreción,contrariamente también se ha sostenido que todo arte es abstracto, queabstracto es lo figurativo o no figurativo que siempre se abstrae de larealidad, y que la abstracción siempre está presente en la realizaciónartística, en mayor o menor grado, puesto que la obra no se identifica conla realidad. Puede ser que el arte sea concreto y también que seaabstracto, pero nunca exclusivamente una cosa u otra. Parece claro que elarte se mueve entre un polo y otro, pero sin tocarlos, dado que resultaninexistentes la concreción y la abstracción absolutas. Puede considerarseque cuando en una obra se produce más concreción existe menosabstracción, e inversamente cuando la abstracción es mayor menor es laconcreción, pero no son dicotomías sin posibilidad de conciliación; nuncala posibilidad de una excluye la posibilidad de la otra, y siempre en loconcreto está presente lo abstracto, en mayor o menor medida, y en loabstracto lo concreto. No solamente, la abstracción y la concreción son inexistentes de formaabsoluta, polar o extrema en la actividad plástica, como en la vida misma,sino que además tampoco existe una línea divisoria entre la una y la otra;ambas realidades conforman un continuo y, por lo tanto, se yuxtaponen,se intercambian, confluyen, y pueden dialogar y coexistir armónicamente,incluso confundirse e identificarse, pudiendo ser la concreción abstraccióny la abstracción concreción. La frontera definitoria entre un espacioplástico y otro se abrió en las dos últimas décadas del siglo XX, pero hayque reconocer que ya con el cubismo (en la primera década de ese siglo),movimiento de figuración reductiva, o de abstracción progresiva, apareciócon notoriedad el germen de la abstracción, se abrió una realidad plásticade gran potencial y riqueza y, con ella, la posibilidad de diálogo y 4
  5. 5. entendimiento entre ambos mundos; de manera que mientras unostrazaban fronteras, otros contribuían a irlas desdibujando. Con el empleo en mi obra plástica de objetos comunes (totales,parciales, modificados o creados) reconocibles o irreconocibles en menoro mayor grado, o con imágenes de ellos en las composicionesfotográficas, y con el tipo de composiciones que efectúo, reafirmo demanera personal y enigmática la posibilidad de síntesis entre lo concreto ylo abstracto, amplio territorio por donde me muevo libremente, al igual quelo han hecho otros autores en el seno de diferentes movimientos o sinpertenecer a movimiento alguno. Todo enigma posee una cierta complejidad, se plantee de maneracerrada o abierta, como en este caso, por lo que su formulación entrañaalguna agudeza o ingenio, pero también lo supone, lógicamente, suresolución o resoluciones. De cualquier manera, para su percepción ydisfrute no se hace imprescindible el esfuerzo mental, puesto que estosenigmas también admiten rehusar a posibles interpretaciones y permitenlimitarse a sentir o a liberar emociones ante su presencia, sin más. Para estos enigmas preveo una presentación en dos fases: la primeraen blanco (las composiciones fotográficas en blanco y negro) y la segundaen color. Ello obedece al simple deseo de ofrecer dos caras o dosresoluciones distintas de cada obra; lógicamente la primera seráprovisional en el caso de los relieves y esculturas exentas, ya que no serála que probablemente acabe siendo definitiva, no así en el de lasfotografías puesto que pueden coexistir ambas versiones; no obstante, nodebe entenderse que esta primera fase sea desmerecedora, secundaria ode menor relevancia que la posterior. Hay que tener en cuenta que unaobra está concluida cuando su autor así lo determina, y que todas ellaspodrían quedar perfectamente acabadas en blanco (las fotografías enblanco y negro) tanto como policromadas. El empeño de mostrarlas dedos formas posibles viene a añadir al panorama presentado másambigüedad y relativismo; es decir, más riqueza. Cuéllar, Julio de 2006 Luis J. Ferreira Calvo 5

×