Historia de la educación argentina

58,729 views

Published on

Construccion de la constutucion nacional y del sistema Educativo ARGENTINO

Published in: Education

Historia de la educación argentina

  1. 1. La Conformación del Estado Nacional en la Argentina. En nuestro país el proceso histórico de la conformación del EstadoNacional1 y de los Sistemas de Educación Nacional, se realizó al hilo de procesosque pretendieron imitar lo acontecido en los territorios europeos. El proceso deformación del Estado Nacional2 sólo se conseguiría a través de una suerte deequilibrio entre la coerción, la búsqueda del monopolio de la violencia, el controlterritorial, y la construcción de consensos y alianzas políticas estables (Oszlack,1997:97).1La construcción del Estado Nacional se inicia con el proceso de la Independencia en 1810 yluego 1816, se profundiza a partir de la sanción de la Constitución Nacional el 1° de mayo de 1853y la reunificación del país con la incorporación de Buenos Aires -en 1862- al resto de lasprovincias. Señalemos que el triunfo de Pavón (1861) marca el fin de una prolongada lucha, entrelos porteños y los provincianos, de medio siglo de duración. Produjo el derrumbe de laConfederación Argentina, arrasando las autonomías provinciales (excepto Entre Ríos). En elperíodo comprendido entre 1862 y 1880 se intentará ordenar y modernizar el país. Así, losliberales porteños que asumieron el poder del país, representaban a grandes hacendados ycomerciantes de Bs. As. Se propusieron transformar el país, sacarlo de la “barbarie” para lanzarlopor la senda de la “civilización” y del “progreso”, siguiendo el ejemplo de Europa y de los EstadosUnidos. Cabe señalar que, recién desde la década del 80 podemos hablar de un verdadero EstadoNacional Argentino. La estructura institucional (Constitución Nacional, Códigos Civil, Comercial,etc.) fue completada con la “federalización” de Buenos Aires, la organización de los territoriosnacionales y de la Municipalidad de la Capital Federal y la sanción de leyes liberales: la N° 1420de Educación Común, la del Registro Civil y la del Matrimonio Civil. En 1881 fueron suprimidas las“Guardias Nacionales”, quedando un único Ejército Nacional. En el mismo año, la ley 1130 pusofin a la anarquía monetaria, disponiendo la unificación de la moneda. Así, quedó conformado unEstado Moderno, con estructura jurídica y con medios propios para ejercer su soberanía en todo elterritorio (Rofman y Romero, 1990).2 El proceso de formación del Estado se manifestó a través de diferentes aspectos, que con finesanalíticos Oszlack, Oscar (1997) presenta en cuatro modalidades: represiva, cooptativa, material,e ideológica. Las medidas intervencionistas que desarrollo el Estado oligárquico liberal(Rofman yRomero, 1990:97): se otorgó garantías a los ferrocarriles extranjeros con cesión gratuita de tierras;mantuvo una política monetaria y crediticia acorde a las necesidades de los grandes productoresagropecuarios, canalizando así el crédito externo; información básica: relevamientos estadísticos,confección de planos topográficos, etc.; construcción de puertos, obras públicas urbanas, desalubridad, instrucción pública, servicios, etc. Desarrolló fuertes inversiones en infraestructuracomo instalación de puertos y redes ferroviarias nacionales y provinciales necesarias para laexpansión del modelo agroexportador. Instrumentos desplegados para sortear las dificultadesadversas al crecimiento económico del país marcan la forma de penetración material del EstadoNacional sobre el interior (Oszlack, 1997:97-109). Otra de las modalidades de penetración delEstado fue larepresiva: consistió en la organización de una fuerza militar unificada para todo elterritorio nacional, con el fin de prevenir y suprimir toda resistencia del orden impuesto por elEstado Nacional. Se llevó adelante la institucionalización de un Ejército Nacional, quién ejerció laaplicación de la violencia física o amenaza de coerción (Oszlack, 1997:97-109). Así, el Estadodesplegó la política de incorporación de tierras fértiles, con expulsión de los indios; fue uno de losprincipales factores de progreso, asegurando su entrega en grandes extensiones al sectorterrateniente y, a su vez, la protección armada de las propiedades particulares(Rofman y Romero,1990:97).
  2. 2. Desde 1880 la burguesía terrateniente estuvo en el poder. La “generacióndel 80”3 imbuida de la ideología positivista-liberal vigente en Europa, hizo delprogreso su filosofía con el convencimiento que el crecimiento material sostenidoconvertiría a la Argentina en una nación poderosa. Durante veinte años sentaronlas bases y crearon las condiciones que hicieron posible el cambio, aplicando lospostulados del liberalismo económico. La clase gobernante dedicó todos susesfuerzos a impulsar el desarrollo agropecuario, aprovechando las ventajas de laépoca y la coincidencia de intereses con los latifundistas. El modeloagroexportador es una consecuencia directa del desarrollo industrial que lospaíses centrales experimentaron desde mediados del siglo XIX cuando (yfundamentalmente por el hecho de que) las economías centrales sobrepasaronrápidamente las fronteras nacionales, hecho que supuso la necesidad deorganizar la economía mundial. Para Rofman y Romero (1990:97) "… estaorganización se basó en la especialización funcional de las distintas áreas y en ladivisión internacional del trabajo en función de las necesidades de los paísescentrales"4. En el contexto de una economía abierta al mundo, nuestro país se3Conformada por un grupo de intelectuales, de hombres que poseían “espíritus cultivados que confrecuencia alternaban la política con la actividad de la inteligencia”; contribuyeron a moldear lasideas y los intereses su clase, de la burguesía terrateniente. Adhirieron al positivismo de Spencer,por su valoración de eficacia y el pragmatismo, del orden y el progreso social. Algunas de lasfiguras más representativas fueron: Julio A. Roca, Carlos Pellegrini, Miguel Juárez Celman,Eduardo Wide, Dardo Rocha, Lucio V. Mansilla, Torcuato de Alvear, Estanislao Zeballos, BenjamínVictoria, Eduardo Racedo, entre otros (Romero, 2009).4Rofman y Romero (1997) señalan que las metrópolis atravesaban por aquel momento diferentesdificultades: El capital acumulado no encontraba áreas rendidoras de inversión dentro de lospaíses metropolitanos; un alto excedente demográfico, y un insostenible proceso de urbanización,fruto de la emigración de las áreas rurales a las industrializadas, constituyendo un ambientepropicio para graves conflictos sociales; necesidad de alimentos baratos, para abastecer a lacreciente mano de obra para mantener bajos salarios, obteniendo una mayor ganancia; necesidadde materias primas para sostener el crecimiento industrial; necesidad de nuevos territorios dondecolocar sus manufacturas. La resolución de estas dificultades y la satisfacción de estasnecesidades implicó que las áreas periféricas se transformaran en productores de materias primasy mercados cautivos de los países centrales, los cuales canalizaron hacia estas regiones susexcedentes demográficos y los capitales necesarios para poner en marcha la extracción dematerias prima. Con la circulación de materias primas desde la periferia al centro y la circulación 2
  3. 3. incorporó al sistema mundial mediante la exportación de materias primas y laimportación de manufacturas, tecnología y capitales. Los núcleos dinámicos deeste modelo estuvieron determinados por la producción de materias primas decarácter alimenticio y textil. La acción y la intervención estatal, incongruente con los principios del libremercado a los cuales adherían los hombres del gobierno y la oligarquía, principalbeneficiaria del modelo, fue de vital importancia para el funcionamiento de ladinámica agroexportadora. El Estado se endeudó por empréstitos contraídos en elexterior – principalmente Gran Bretaña-, a medida que la burguesía terratenientese enriqueció fabulosamente; el fundamento del poder político, fue su poderíoeconómico que, a su vez, se basó en la propiedad de la tierra5. El fomento de la inmigración europea con el objetivo de “poblar el desierto”fue otra de las acciones desarrolladas por el Estado. Se promovió a través depropagandas, pasajes subsidiados y la oferta de posibilidades de trabajo. Lapresencia de los inmigrantes y el progreso económico remodelaron la sociedadargentina que se transformó en una sociedad aluvial constituida por segmentación(Romero, 2000:27). La mayoría de los inmigrantes iban a las grandes ciudades,Buenos Aires se lleno de trabajadores extranjeros – también de trabajadoresen sentido inverso de productos manufacturados y bienes de capital quedaron definidos loslineamientos del intercambio internacional.5 Surgida en la época de Rosas, se amplió y fortaleció con Roca y sus sucesores, cuando setransfirieron las tierras públicas de la pampa húmeda – regaladas o a un precio íntimo- a lapropiedad privada. En 1840, Rosas distribuyó 3.426 leguas (8.565.000 ha.) entre sólo 293titulares. En 1885 el Estado transfirió 4.750.471 ha entre 541 personas “… por leyes especiales delCongreso se otorgan en tierras las recompensas a los expedicionarios según su jerarquía; comoes de imaginar, Roca es el más beneficiado; en toda la historia de la entrega de tierra, losmilitares, en distintos momentos, han recibido 20.000.000 de ha. sobre un total de 32.000.000donadas” (Jitrik, 1982:40).No fueron muchos los propietarios que trabajaron la tierra, prefirieronarrendarlas. Los contratos de arrendamiento eran leoninos y de corto plazo (duraban de 3 a 5años). El Banco Hipotecario Nacional (fundado en 1886) otorgaba créditos hipotecarios a lospropietarios. Con dichos créditos, compraban más tierras, para arrendarlas, aumentando suslatifundios y sus bienes sin mayor esfuerzo. Sus enormes ganancias tuvieron el siguiente destino:modernización del campo, edificios en la Capital Federal y vida de ostentación y lujo (mármoles,cuadros, mobiliario, vestuarios importados y viajes anuales a Europa). 3
  4. 4. criollos-, sus ocupaciones eran diversas y vivían hacinados en los conventillos delcentro de la ciudad. En el Litoral la mayoría de los inmigrantes se instalaronprecariamente como arrendatarios, contribuyendo a las ganancias de losterratenientes y las casas comerciales exportadoras que se asociaban a losbeneficios de ellos, pero sin participar de los riesgos. Los inmigrantes mostraron flexibilidad y adaptación a las condiciones delmercado de trabajo. Muchos de ellos impulsados con el afán de “hacer laAmérica”, concentraron sus esfuerzos en la “aventura del ascenso social” yobtuvieron algún éxito. Algunos, lograron tener propiedades o un pequeño taller ónegocio propio, pero principalmente el éxito residió en la educación de sus hijos.Así, con el transcurso del tiempo, los inmigrantes que lograron tener un ascensoeconómico rápido –o sus hijos- se integraron a las clases medias en constitución.En síntesis, desde el Estado se subordinó al país a los intereses económicos ypolíticos de la oligarquía de la cual los hombres del gobierno también formabanparte o mantenían con ella lazos muy fuertes. Se apeló así a la gestión del sectorpúblico en beneficio de un sector social, dando lugar a un régimen en el que seconjugaban aspectos modernizantes con otros de fuerte carácter conservador. El Estado que se conformó al amparo de la constitución de 1853, si bienadmitió derechos civiles y garantizó el voto universal a los varones, fue en lapráctica un estado restringido en el cual unos pocos eran ciudadanos bajo larealización de comicios fraudulentos que recurrieron a las prácticas más diversaspara garantizar la pervivencia del pacto de dominación oligárquico-liberal. La concentración del poder – del Estado oligárquico- se dio desde un puntode vista geográfico, económico y humano: Buenos Aires acentuó su predominiopolítico sobre el resto del país; lo cual, supone la posesión por parte de la élite 4
  5. 5. gobernante del manejo de la educación como mecanismo de control social(Tedesco, 2009:86-88). A través de la educación el Estado desarrolló lamodalidad ideológica de penetración en la sociedad, o sea la “capacidad decreación y difusión de valores, conocimientos y símbolos reforzadores desentimientos de nacionalidad que tendían a legitimar el sistema de dominaciónestablecido”(Oszlack, 1997:97-98). La formación de la “argentinidad”, se logró através de la difusión de una suerte de acciones centralmente simbólicas, perotambién materiales, que operaron sobre un campo de percepciones, actitudes,representaciones y comportamientos sociales asociados a los sentimientos depertenencia a una comunidad nacional. El papel otorgado a la educación fuecontribuir al logro de la estabilidad política interna. Los medios usados para lograrel control ideológico son variados: van desde la determinación de un curriculum, lareglamentación del control de los textos que circularon en las escuelas primariashasta la elección del personal, ó desde la difusión de ciertos contenidos políticos,valores y normas morales hasta impedir a sectores de la población el acceso adeterminadas esferas del conocimiento (Tedesco, 2009:88). Desde el gobierno se impuso una política que tendió a darle el control de laeducación al Estado, así el sistema educativo creado durante este período tuvoun fuerte acento estatista-centralizador (Tedesco, 2009:157). En 1884, durante lapresidencia de Julio Argentino Roca, la sanción de la Ley de Educación Nacional(1420) obligatoria, gratuita y secular (laica), dictada para la Capital Federal y losTerritorios Nacionales, fue el sustento legal que permitió a las autoridadesnacionales tener ingerencia directa sobre la escolarización primaria en losterritorios de administración nacional, e indirecta en las escuelas provinciales yparticulares. Si bien en la Constitución Nacional de 1853 a través del artículo 5º 5
  6. 6. establece que la escolarización primaria es competencia de los gobiernosprovinciales, con la Ley 1420 el Estado Nacional consigue que las escuelas de losdistritos provinciales queden bajo supervisión de inspectores nacionales. Almismo tiempo que, progresivamente designaron maestros normales nacionales yadecuaron los planes de estudio a los requerimientos de las autoridadescentrales. La creación de instituciones del sistema educativo se inscribe en lasmodalidades de penetración ideológica y cooptativadel Estado6. Se establecieronen el interior Colegios Nacionales para formar una élite dirigente dentro de laspautas del liberalismo porteño. A su vez, se desarrolló la práctica de los subsidiosa la educación provincial, que junto con la administración de los colegiosnacionales, fue manejada con un criterio selectivo, destinado a sustentar unapolítica alianzas con las dirigencias locales. De este modo, el sistema educativose expandió considerablemente, debido a las necesidades políticas del régimen,cuya estabilidad dependía de la educación de las masas y de la acción de éliteslocales con capacidad de dirección (Tedesco, 2009:155). La Escuela tuvo la función política y social de formar a los ciudadanos paralograr una integración de la heterogénea población del territorio nacional. Lasanción e implementación de la Ley de Educación Común 1420 posibilitó el doblepapel que ejerció la escolaridad. Por un lado, fue alfabetizadora y desarrolló unproceso de “inclusión” de diferentes grupos sociales en pro de una identidad6 La vía de penetración cooptativa del Estado: gravitó en la captación de apoyos políticos de lasprovincias, a través de alianzas y coaliciones basadas en compromisos y prestaciones recíprocastendientes a preservar y consolidar el sistema de dominación impuesto en el orden nacional(Oszlack, 1997:97). Pactos y condiciones entre los sectores dominantes locales y gobiernosprovinciales, a través de otorgamientos de subvenciones a las provincias, utilización de cargospúblicos, etc. (Oscar Oszlack, 1997:118). 6
  7. 7. nacional que sobre la base de la homogeneidad operó, por el otro lado, como víade “exclusión” de las diferencias.La Escuela Moderna y su mandato fundacional: “Educar al Ciudadano”. Laeducación pública como constructora de subjetividades estatales. Argentina expandió tempranamente la escolaridad básica en el marco delos modelos europeos de la época (Tedesco, 2003:244). Entre 1880 y 1930 seproduce la expansión de la Escuela común, no aún de la escuela media, comoforma educativa hegemónica. La mayoría de los países occidentales legisló sueducación básica y la volvió obligatoria, hubo una explosión de la matrícula, loque Pineau (1996), citando a Cano, denomina fenómeno “Escuela-Mundo”. Enrelación al impacto de éste hecho en nuestro país Adriana Puiggrós señala: “En lamemoria colectiva, la escuela quedó grabada como la única forma de educaciónsistemática posible, y el sujeto pedagógico moderno como la única mediaciónimaginable entre la sociedad y los sistemas reguladores del pensamiento y laconducta de las nuevas generaciones” (Puiggrós, 1990:29). Desde el origen de la Escuela públicase sostuvo como mandatofundacional la tarea de “Educar al Ciudadano”, en pro de una IdentidadCiudadana Nacional, en un marco definido por los parámetros del Estado Liberal.La educación va a ser considerada como un derecho individual y social. El EstadoLiberal– como garante de los derechos- asume un rol de “Estado docente”(Paviglianiti, 1996)7-, ya que tiene la función de crear, organizar, financiar y7 El Estado liberal “…declara el interés por la universalización de la instrucción básica para laformación del ciudadano, hasta que se convierte en Estado docente al impartir y organizar losmodernos sistemas masivos de instrucción pública, siempre mixtos – con educación pública yeducación privada – en los cuales se transmiten saberes instrumentales y construcciones orepresentaciones de la vida individual, social, política y económica” (Paviglianiti, 1996:8-9). 7
  8. 8. controlar el Sistema de Instrucción Pública Centralizado Estatal (SIPCE)8. ElSIPCE argentino tuvo como principal objetivo la “formación de ciudadanoshomogéneos”, a través de la uniformidad del sistema de enseñanza impulso lahomogenización de grupos heterogéneos: pobladores nativos einmigrantes(Alliaud, 2007:51 y 55). “La educación iba a redimir o salvar a la población de la ignorancia obarbarie (...) la educación moderna se basaba en la negociación de las culturasfamiliares, regionales, sociales que preexistían a la escuela y a las cuales éstatenía que pasar por el tamiz de la razón (...) la cultura de la escuela, se quería queel sujeto suprimiera o dominada al sujeto social” (Carusso y Dussel, 1995:11). La Escuelaaparece como la institución encargada de producir un nuevoorden social, el cual va a ser producto de la “civilización”. La escuela va apromover el pasaje entre la “barbarie y la civilización”– tal como lo anhelabaSarmiento-; el espacio al cual los niños ingresarán para ser alfabetizados y llegara ser adultos-ciudadanos (Carli, 2003:42). Cuando Sarmiento utiliza el término civilización lo hace en el marco de unavaloración política. Su libro Facundo está animado por un fuerte poder político, esprescriptivo cuando dice: “es preciso superar la barbarie y llegar a la civilización”.Sarmientoadopta un lenguaje prescriptivo, indica lo que hay que hacer, es ellenguaje de la moral y también de la política (Terán, 2009:71).Facundoestáescritoen pro de la civilización, de la modernidad y de una lógica de la acción social8Sistema Instrucción Pública Centralizado Estatal (SIPCE), abarca aproximadamente desde 1880a 1890, es el modelo educativo dominante, con las siguientes características: hegemonía delEstado y subsidiariedad privada, laicismo y catolicismo subordinados a la lógica del Estado,escolarizado, verticalizado, centralizado, burocratizado, oligárquico-liberal, no participativo,ritualizado, autoritario, discrimina a los sectores populares (Puiggrós, 1990:17). La estructuracióndelsistema de instrucción pública centralizado estatal se originó en el marco de un ordenconservador cuya meta era la homogeneización, la centralización y el disciplinamiento de lasociedad. 8
  9. 9. racional, según la cual se calculan los medios más adecuados para obtener losfines considerados más valiosos (Terán, 2009: 83-84). La antinomia civilización-barbarie fue construida en el clima de las luchasciviles entre caudillos y porteños, entre Buenos Aires y las provincias. En Facundocivilización es semejante a las ideas liberales, espíritu europeo moderno, formasconstitucionales, imperio de la ley, y está representada por una minoría cultaposeedora de la razón y de la virtud. Barbarie, a su vez, es igual a lo americano,colonial, hispánico, a las ideas absolutistas, a la arbitrariedad del déspota, almando de los caudillos apoyados por masas populares ignaras y guiadas más porel instinto que por la razón. Movilidad, velocidad y vértigo son rasgos de lamodernidad, que se opone al atraso, a la perdurabilidad de situaciones y lugarespropia de las sociedades tradicionales (Terán, 2009:72-73). La expansión de la escuela primaria - su universalización por medio de laobligatoriedad y gratuidad- estuvo destinada a la transformación de los sectorespopulares. Se trataba de convertirlos en ciudadanos, miembros de la Naciónconsustanciados con valores morales y con conocimientos constitutivos de laidentidad nacional y el régimen político, los que eran definidos por el Estado. Elcurrículum fue constructor de la identidad nacional, a través de la transmisión deun código de comunicación, de un relato uniforme acerca del pasado, de unapertenencia territorial, de un corpus de saberes básicos, de esquemas dedisciplina ysalud corporal, defortaleza física. El uso del guardapolvo, las formas deactuación y los métodos pedagógicos de los maestros normales, el HimnoNacional, la Oración a la Bandera al comienzo de la jornada escolar, las fiestaspatrias, la construcción de monumentos, los libros de lectura, las cuatrooperaciones aritméticas básicas; todos fueron elementos del currículum de la 9
  10. 10. escuela primaria presentes en todas las escuelas del país, en el caso particular dela Argentina (Pinkasz y Finocchio: 2006). Así, si bien el proyecto moderno socio-político y educativo planteó laciudadanía en términos “inclusivos”, a su vez fue “excluyente” dela diversasculturas de la población de la época con el fin de “homogeneizar” en pro de unaIdentidad Nacional. En este sentido, fue tarea de la escuela pública: “Formar“hombres de ciudad”, antes que habitantes de un estado con derechos y deberespolíticos que le permitan formar parte en el gobierno mismo, fue la función socialde la enseñanza en el momento de aparición de los sistemas educativosnacionales bajo regímenes políticos oligárquicos” (Alliaud, 2007:61). La educación tuvo un doble sentido político, Por un lado, la difusión de laenseñanza estaba ligada al logro de la estabilidad política interna. El papelmoralizador de la educación - desde las teorías en boga en la época- contribuiríaa eliminar los focos de resistencia al gobierno central que permanecían en elinterior del país. Por otro lado, la educación tuvo como objetivo la formación del“hombre apto para cumplir papeles políticos”. En el marco del pacto dedominación política de la oligarquía nacional, los grupos dirigentes asignaron a laeducación la función de perpetuar en una élite las funciones directivas de lasociedad. Fue una “educación oligárquica” patrimonio de una élite, porque elpersonal político que admitía el sistema oligárquico fue reducido (Tedesco,2009:61-62). A modo de síntesis, la función política de la educación fue disciplinar a lasmasas nativas e inmigrantes en los patrones políticos ideológicos y culturales queel nuevo modelo social demandaba integrándolas a una identidad nacional. 10
  11. 11. BIBLIOGRAFÍA ALLIAUD, A. “La formación de los docentes y la construcción de ciudadanía”.(2001) Disponible en:http://estatico.buenosaires.gov.ar/areas/educacion/docentes/superior/redcomenius/pdf/formación/pdf ALLIAUD, A. Los maestros y su historia. Los orígenes del magisterio argentino.Granica. Buenos Aires, 2007. ALLIAUD, A. “Pasado, Presente y Futuro del Magisterio Argentino”. En Revistadel Instituto de Investigadores en Ciencias de la Educación. Año IV, N°7. Miño yDávila. Buenos Aires, 1995. ÁLVAREZ DE TOMASSONE, D.T.“Universidad Obrera Nacional- UniversidadTecnológica Nacional. La génesis de una Universidad (1948 - 1962)”. EditorialUniversitaria de la U.T.N. (2006) Disponible en:http://www.edutecne.utn.edu.ar/uon-utn/#uon-info AMUCHÁSTEGUI, M. “Los rituales patrióticos en la escuela pública”. EnPUIGGRÓS, A. (Direc.) Discursos pedagógicos e imaginario social en elperonismo. Galerna. Buenos Aires, 1994. ANSALDI, W (a). “La trunca transición del régimen oligárquico al régimendemocrático”. En FALCÓN, R. Democracia, conflicto social y renovación de ideas(1916-1930). Nueva Historia Argentina, Tomo VI, Sudamericana. España, 2000. ANSALDI, W (b). “Crear al sufragante: La universalización masculina de laciudadanía política en Argentina. La reforma electoral de 1912.” Disponible enhttp://www.catedras.fsoc.uba.ar/udishal/art/crearsufragante.pdf. 2000. Publicado 11
  12. 12. originalmente en Anales. Nueva época. N°2. (“Ciudadanía y Nación”). InstitutoIberoamericano. Universidad de Götegorg. Götegorg (Suecia), 1999. ARIÈS, P. El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen. Taurus. Madrid,1987. BALARDINI, S. Jóvenes, tecnología, participación y consumo. 2006. Disponibleen: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/cyg/juventud/balardini.doc BOTANA, N. El orden conservador.Hispamérica. Buenos Aires, 1985. BUCHBINDER, P. Historia de las Universidades argentinas. Sudamericana.Buenos Aires, 2005. CARLI, S. Niñez, pedagogía y política. Transformaciones de los discursosacerca de la infancia en la historia de la educación argentina entre 1880 y 1955.Miño y Dávila. Buenos Aires, 2003. CARUSO Y DUSSEL. De Sarmiento a los Simpsons. Cinco conceptos parapensar la educación contemporánea. Colección Triángulos Pedagógicos. EditorialKapeluz. Buenos Aires, 1995. CHIROLEU, A. “La Reforma universitaria”. En FALCON, R. Democracia,conflicto social y renovación de ideas (1916-1930), en Nueva Historia Argentina. TVI. España, 2000. COREA, C y LEWKOWICZ. Pedagogía del aburrido. Escuelas destituidas,familias perplejas. Paidós Educador. Buenos Aires, 2008. FALCÓN, R. “Militantes, intelectuales e ideas políticas”. En FALCÓN, R.Democracia, conflicto social y renovación de ideas (1916-1930). Nueva HistoriaArgentina, Tomo VI, Sudamericana. España, 2000. 12
  13. 13. FERNÁNDEZ, M. C. “Colegio Nacional y Escuela Normal: La constitución deuna identidad ciudadana diferenciada”. En Anuario de la Sociedad Argentina deHistoria de la Educación, N° 3. Buenos Aires, 2001. GALLO, E y CORTES CONDE. La República conservadora. Historia Argentina.Volumen 5.Paidós. Buenos Aires, 1984. GONZÁLEZ LEANDRI, R. “La nueva identidad de los sectores populares”.EnCATTARUZZA, A. Crisis económica, avance del Estado e incertidumbre política(1930-1943). Nueva Historia Argentina. Tomo VII. Sudamericana. Buenos Aires,2001. GUTIÉRREZ, L. H. Y ROMERO, L. A. “La construcción de la ciudadanía, 1912-1955”. En GUTIÉRREZ, L. H. Y ROMERO, L.A. Sectores populares, cultura ypolítica. Buenos Aires en la entreguerra. Sudamericana. Buenos Aires, 1995. HOROWITZ, J. “El movimiento obrero”.En CATTARUZZA, A. Crisis económica,avance del Estado e incertidumbre política (1930-1943). Nueva Historia Argentina,Tomo VII, Sudamericana. Buenos Aires, 2001. JITRIK, N. El mundo de los Ochenta. Centro Editor de América Latina. BuenosAires, 1982 MARTINEZ PAZ, F. El sistema educativo nacional. Formación-desarrollo-crisis.Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba, 1984. NARODOWSKI, M. Infancia y poder. La conformación de la pedagogíamoderna. Aique. Buenos Aires, 1994. OSZLAK, O. “La Conquista del orden y la institucionalización del Estado”. EnLa formación del Estado argentino. Belgrano. Buenos Aires, 1985. 13
  14. 14. OSSANA, E. “Componentes ideológicos-políticos y reforma educativa: El casoFresco-Noble en la Provincia de Buenos Aires”. En Revista Argentina deEducación N° 14. AGCE. Buenos Aires, 1990. PAVIGLIANITI, N. “Ciudadanía y educación: un recorrido histórico de susconcepciones”.En Revista Argentina de Educación Nº 24. Buenos Aires, 1996. PAVIGLIANITI, N. “El derecho a la educación: una construcción histórica de lapolémica”. En: TUFRÓ, L (comp) Ley General de Educación. FederaciónUniversitaria de Buenos Aires. Buenos Aires, 1993. PINEAU, P. "La escuela en el paisaje moderno. Consideraciones sobre elproceso de escolarización". En Historia de la Educación en debate. Miño y Dávila,Buenos Aires, 1996. PINKANSZ, D y FINOCCHIO, S. “El Curriculum de la Escuela de laModernidad”. En Clase 4. Diploma Superior en Currículum y Prácticas Escolaresen Contexto-Cohorte 11. FLACSO. Buenos Aires, 2006. PLOTKIN, M. “La crisis del consenso liberal en la sociedad argentina”. EnMañana es San Perón. Propagandas, rituales políticos y educación en el régimenperonista (1946-1955). Ariel Historia Argentina. Buenos Aires, 1994. PUIGGRÓS, A. ¿Qué pasó en la Educación Argentina? Desde la conquistahasta el Menemismo. Kapeluz. Buenos Aires, 1996. PUIGGRÓS, A. Imaginación y crisis de la educación latinoamericana.Aique.Buenos Aires, 1990. PUIGGRÓS, A. “La educación argentina desde la reforma Saavedra-Lamashasta el fin de la década infame. Hipótesis para la discusión”. En Escuela,Democracia y Orden. (1916-1943). Galerna. Buenos Aires, 1998. 14
  15. 15. PUIGGRÓS, A. Sujetos, disciplina y currículum en los orígenes del SistemaEducativo Argentino (1885-1816). Galerna. Buenos Aires, 2006. ROCA, D. “¿Qué es la Reforma Universitaria?”. En AA.VV. 1918-1998 LaReforma Universitaria. La Página. Buenos Aires, 1998. ROCK, D. El Radicalismo Argentino, 1990-1930. Amorrortu Editores. BuenosAires, 1992. ROFMAN, A Y ROMERO, L. A. Sistema socioeconómico y estructura regionalen la Argentina. 1 reimp. Amorrortu Editores. Buenos Aires, 1990. ROMERO, J. L. Breve Historia de la Argentina. (5ª ed. 8a reimp.) Tierra Firme.Buenos Aires, 2009. ROMERO, L. A. Breve Historia Contemporánea de la Argentina. (9a reimp.)Fondo de Cultura Económica de Argentina, S.A. Buenos Aires, 2000. ROMERO, L. A. “Participación política y democracia, 1880-1984”. EnGUTIÉRREZ, L. H. Y ROMERO, L.A. Sectores populares, cultura y política.Buenos Aires en la entreguerra. Sudamericana. Buenos Aires, 1995. SCHINDLER, N. “Los guardianes del desorden. Rituales de la cultura juvenil enlos albores de la era moderna.” En Levi G. y J.C. Schmitt. Historia de los jóvenes.Tomo I. Santillana/Taurus, Madrid, 1996. Citado por ZELMANOVICH, P. (2007)“Jóvenes, escuela y subjetividad”, Postgrado Diploma Superior en Currículum yPrácticas Escolares en Contexto-Cohorte 11. Clase 11. FLACSO. Buenos Aires,2007. SIDICARO,R.Lapolíticamiradadesdearriba. LasideasdeldiarioLaNación 1909-1989.Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1993. 15
  16. 16. TEDESCO, J.C. “Directivismo y Espontaneísmo en los orígenes del SistemaEducativo Argentino”. En Educación y Sociedad en la Argentina (1880-1945).Siglo XXI. Buenos Aires, 2003. TEDESCO, J.C. “La crisis de la hegemonía oligárquica y el sistema educativoargentino, 1930-1945”. En Educación y Sociedad en la Argentina (1880-1945).Siglo XXI. Buenos Aires, 2009. TEDESCO, J.C. “La Escuela Normal”. En Educación y Sociedad en laArgentina (1880-1945). Siglo XXI. Buenos Aires, 1993. TERÁN, O. Historia de las ideas en la Argentina: diez lecciones iniciales, 1810-1980. Siglo XXI. Buenos Aires, 2009. TORRADO, S. “Estrategias de desarrollo, estructura social y movilidad”. EnTORRADO, S (comp) Población y bienestar en la Argentina del primero alsegundo Centenario. Una historia social del siglo XX, Edhesa, Tomo I. BuenosAires, 2007. TORRE, J. C. “Militantes y sindicatos, una ojeada retrospectiva sobre los añostreinta”. En Vieja guardia sindical y Perón. Sobre los orígenes del peronismo.Sudamericana. Instituto Torcuato Di Tella. Buenos Aires, 1990. VIETTI, L; FERREYRA y M VILLA, F. Ponencia: “La toma de la Escuela Normalpor los maestros “Flor de Ceibo””.Red DHIE- EMV- CTERA- en el Foro Mundialde Educación. Buenos Aires, 2006. VIETTI, L; FERREYRA, M y VILLA, F. La construcción de la identidadnormalista y la profesionalización docente en los egresados de la Escuela Normalde San Justo entre 1940-1955. Realizado en la Escuela Normal N°· 31. Aprobadopor Disposición Nº 70/05 por la Dirección Provincial de Educación Superior, 16
  17. 17. Perfeccionamiento docente, Programación y Desarrollo curricular del Ministerio deEducación de la Provincia de Santa Fe. Periodo 2005-2007. 17

×