Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El Sumo Consejo - Parte 1

6,072 views

Published on

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

El Sumo Consejo - Parte 1

  1. 1. El Sumo Consejo Preparado por :http://enposdelaexcelencia.blogspot.com/
  2. 2. "El primer sumo consejo de la Iglesia en estadispensación fue organizado en Kirtland, Ohio, el 17 defebrero de 1834….”“… Posteriormente se organizó en Misuri otro sumoconsejo que se ocupara de los problemas que hubieraen aquella parte lejana de la viña. Más adelante, unavez que se organizaron estacas tal como las quetenemos hoy día, se nombraron para éstas presidenciascompletas y sumos consejos .“Melchizedek Priesthood: Further Instructions on Duties of High Councilors and Special Ítems", Improvement Era, feb. de 1955, pág. 113
  3. 3. “… el Profeta declaró que "el Sumo Consejo ha sidoorganizado expresamente para administrar en todossus asuntos espirituales" (History of theChurch, 2:228). La función de apoyo del sumo consejoes ayudar a la presidencia de la estaca, y cumplir lasasignaciones que ésta le dé . Manual de Institutos de Doctrina y Convenios. Pág. 102
  4. 4. "Los miembros del sumo consejo desempeñan unafunción muy importante en la administración de losasuntos de la estaca. Hablandofiguradamente, constituyen el brazo derecho de lapresidencia, por así decir. Según el grado defidelidad, eficiencia y buena voluntad con quecumplan sus labores, así será el valor que tengan parala presidencia y el grado de progreso que logren laestaca y las organizaciones de barrio con las cualeshayan sido llamados a trabajar.”
  5. 5. "Los deberes y asignaciones de los miembros de unsumo consejo son extensos y variados, y ahorra muchotiempo a la presidencia en las estacas en las que éstautiliza a los miembros del sumo consejo para hacer queavance el programa de la Iglesia. La experiencia hademostrado que es prudente que las presidencias deestaca empleen ampliamente a los miembros del sumoconsejo, dado que el progreso de la obra del Señor enuna estaca y la eficiencia con la que la misma se ejecuteestarán determinados en gran forma por la participaciónactiva de dichos hermanos .“Melchizedek Priesthood: Responsibilities of High Councilors", Improvement Era, Feb. de 1954, pág. 112.
  6. 6. ¡es una asignación de estaca!
  7. 7. En esa ocasión la estaca a la que pertenecía Brent fuedividida, lo cual requirió la reorganización de muchascosas. Para cuando había terminado laconferencia, Brent ya no tenía el llamamiento deapenas una semana como presidente de los HombresJóvenes de su barrio, sino que ahora era miembro delnuevo sumo consejo de la estaca. Y ahí fue donde seprodujo su desilusión."No es el cambio tan repentino lo que me desagrada;comprendo que siempre suceden cosas así en unaiglesia de rápido crecimiento y tan dinámica", comentóBrent. "Me siento de este modo porque. . . ¡es unaasignación de estaca!"
  8. 8. Entendí lo que trataba de decirme. Ya habíamos habladodel asunto en una ocasión anterior cuando sirvió comomiembro de otro sumo consejo. Cuando lo conocí, Brentera obispo y estaba encantado con la oportunidad deservir a nivel de barrio, ya que podía estar cerca de lagente y eso le permitía influir positivamente en la vidade cada persona."Uno puede realmente ayudar a las personas en unaasignación de barrio; puede marcar una grandiferencia", dijo. "Las asignaciones de estaca son nadamás que. . . bueno, administrativas. Son purospapeleos, detalles, una reunión tras otra, pero enrealidad, como hacer, no se hace nada. Para decir laverdad, ¿cuándo fue la última vez que oyó a alguiendecir que el discurso de un miembro del sumo consejo
  9. 9. Muchas personas que han servido en asignaciones deestaca tal vez comprendan exactamente cómo sesentía mi amigo Brent. El resultado del servicio eficazsuele percibirse en forma más inmediata, más clara ymás personal en los llamamientos de barrio que en losde estaca. En los llamamientos de barrio, ministramosa la gente; en los de estaca, enseñamos y ministramosa aquellos que ministran. Pero ese ministerio puederesultar igualmente importante y, con eltiempo, igualmente profundo, si es que tomamos enserio nuestro llamamiento de estaca y le damos lamisma determinación e idéntica dedicación quedaríamos a un llamamiento en el barrio.
  10. 10. La líder de las Mujeres Jóvenes de estaca que escapaz de ayudar a su colega de barrio a comprenderel programa y a ser más eficiente en su servicio, quepuede darle una visión clara de la magnitud de sullamamiento, en realidad será una bendición tantopara las jovencitas como para la líder de barrio, sóloque lo hará en forma indirecta. El ayudar a unmaestro o a un asesor a llegar más y mejor a losjóvenes de su barrio constituye un gran servicio.
  11. 11. Del mismo modo, el miembro del sumo consejo quededica su tiempo a ofrecer excelente instrucción en lasreuniones de capacitación de estaca, rendirá un valiososervicio a aquella persona cuya vida se vea favorecidacomo resultado de tal capacitación. A pesar de que aveces es más difícil ver los resultados a largo plazo denuestra labor en una asignación de estaca, el serviciopuede proporcionar idéntica satisfacción y gozo aaquellos que entienden y ven la necesidad de ministrara quienes ministran. M. Russel Ballard, El Divino Sistema de Consejos. Pág. 80-82.
  12. 12. Un presidente de estaca se refirió a una ocasióncuando, en calidad de comité ejecutivo delsacerdocio de estaca, estaban discutiendo la manerade llevar a cabo un seminario de preparación para eltemplo. "Como presidencia de estaca, fuimos a lareunión y les dijimos a los presentes cómo se debíallevar a cabo el seminario. Ellos permanecieron ensilencio sin la más mínima expresión de apoyo nientusiasmo."
  13. 13. Aquello preocupó a la presidencia y en su siguientereunión de presidencia de estaca intercambiaronpareceres sobre la forma de mejorar la función delcomité ejecutivo del sacerdocio. "Nos dimos cuenta deque teníamos el hábito de decirle al sumo consejo cómoíbamos a hacer las cosas, en lugar de analizar el asuntocon ellos y prestar atención a sus ideas yrecomendaciones", dijo el presidente de estaca. "En lasiguiente reunión del comité ejecutivo del sacerdociotratamos el tema del seminario de preparación de unamanera distinta. Les pedimos que nos dieran sussugerencias y recomendaciones y después les dimostiempo para que respondieran. Al principio semostraron vacilantes, ya que ésta era una manera deproceder a la que no estaban acostumbrados.
  14. 14. Pero poco a poco se fueron animando y sus ideasempezaron a brotar. Percibimos un buen espíritu enesa reunión, y escuchamos sugerencias muyinteresantes que realmente mejoraron nuestrosplanes de preparación."Después de la reunión, uno de los hermanos seacercó a mí y me dijo: `Ésta fue una de las reunionesmás productivas a las que he asistido. Me alegro dehaber venido. Gracias".
  15. 15. Demasiado a menudo en la Iglesia llamamos á líderesproductivos del sacerdocio y los ponemos a trabajaren sumos consejos donde ellos perciben su funcióncomo un simple proceso de aprobación de los planesy programas de la presidencia de estaca, y comomensajeros eclesiásticos de quienes les presiden.Bajo tales condiciones, los miembros de esos sumosconsejos se "marchitan"; al carecer del alimentoespiritual que deriva del servicio significativo, pierdenel entusiasmo, la energía y el cometido hacia la obra. M. Russel Ballard, El Divino Sistema de Consejos. Pág. 87.

×