Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Me he enamorado de un robot

231 views

Published on



Artículo publicado en la Revista Deusto (ISSN: 1886-2071) Nº 131 (2016).

Published in: Technology
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Me he enamorado de un robot

  1. 1. Deusto 131 45 Me he enamorado de un robot internet En 2013, la película Her, dirigida por Spike Jonze y protagonizada por Joa- quin Phoenix, nos contaba la historia de un hombre que se enamora de su siste- ma operativo, con el que mantiene lar- gas conversaciones y que es el que me- jor le conoce. Esta cinta fue catalogada en dos géneros: romántica y ciencia fic- ción. Quizás tras leer este artículo, deci- das quitarla de ciencia ficción. Y es que los principales actores de internet han coincidido en que 2016 será el año de la inteligencia artificial y los bots en las redes sociales. Empecemos el recorrido con Facebook, que como no podía ser de otra manera, está trabajando ya en esta línea y con mu- chos frentes abiertos. Un ejemplo de ello es su software DeepText, que según la pro- pia compañía, es capaz de analizar y en- tender con precisión casi humana el con- tenido textual de miles de mensajes por segundo, en más de 20 idiomas diferen- tes. Pero, ¿qué significa eso de entender con precisión casi humana? Pues que ese motor de inteligencia artificial puede co- ger nuestras publicaciones y determinar la temática de las mismas (si hablamos de música, deporte, política, etc.), las per- sonas o entidades protagonistas, identi- ficar coloquialismos, palabras ambiguas, etc... y todo esto, como indicaba anterior- mente, en más de 20 idiomas. De hecho, nos ofrecen ya la traducción automática de las publicaciones que vemos en nues- tro muro. Y no se quedan solo en el análi- sis de texto, porque a su ya conocido soft- ware de reconocimiento de caras (que dicen que es más preciso y tiene una base de datos más grande que la propia NSA), le están sumando el aprendizaje textual. De esta manera, si publicas una foto de un bebé recién nacido junto al texto «25 de abril», son capaces de identificar y marcar esto como un hito familiar, que almacena- rán en su base de conocimiento. También están trabajando en el reconocimiento de voz y de personas dentro de vídeos. Por supuesto, con todo esto nutren a su al- goritmo de publicaciones, para que lue- go solo nos muestre las de aquellos con- tactos que Facebook cree que nos pueden interesar más. Pero además, usarán esa información en su nuevo gran reto: los chatbots para Messenger, su aplicación de mensajería instantánea. Esos chatbots se- rán capaces de responder de manera au- tomatizada a los usuarios en nombre de una organización, con mensajes estructu- rados e información aprendida de conver- saciones previas. Por ejemplo, conocerán nuestros datos, si antes hemos usado el servicio y nos darán respuestas a medida. Como veis, por el momento, la orientación de estos bots será el comercio electrónico que ofrecerá un soporte personalizado las 24 horas del día, los 365 días del año, con un ahorro de coste importante al no nece- sitar de la intervención de personas. Pero Facebook no es el primero en en- trar en el mundo de la inteligencia ar- tificial. Por supuesto, tenemos en mente al famoso Siri de Apple, al que le pode- mos preguntar desde qué tiempo hará mañana hasta ordenar que nos despier- te a una hora determinada. Microsoft también ha entrado en el juego con su propio asistente de voz, Cortana (dispo- nible no solo para smartphones con Win- dows, sino también para Android e iOS). Y Amazon ha hecho lo mismo con Ale- xa, un «esclavo» que, a diferencia de sus homólogos, tiene forma física. Se tra- ta de un pequeño cilindro que podemos colocar en cualquier rincón de nuestro hogar y lanzarle órdenes a sus siete mi- crófonos integrados. Por ejemplo, le po- dremos pedir que reproduzca nuestra canción favorita (dato, que por supuesto, conocerá), que regule las luces de nues- tro salón o que encienda el lavavajillas. Lo que nunca sabremos es cuándo deja de escuchar la pequeña criatura. Los bots también campan a sus anchas por Telegram, la aplicación de mensa- jería instantánea que sigue tratando de hacerse un hueco junto a WhatsApp. Por ejemplo, durante las elecciones del pa- sado 26 de junio, nació a Polibot, que seleccionaba noticias, gráficos, encues- tas e información relacionada con los partidos políticos, pero siempre de ma- nera personalizada. Para ello, el bot nos preguntaba al inicio datos personales como nuestro sexo, edad y ubicación. No sé si estamos cerca o lejos del pa- norama que se relataba en Her, pero lo que está claro es que cada vez será más normal interaccionar con máquinas en nuestro día a día. Máquinas que sabrán tanto de nosotros que quizás sean capa- ces de conquistarnos. Y tú, ¿te has ena- morado ya de un robot? Lorena Fernández www.loretahur.net ImagendeJennandTonyBot(CCby-nc)

×