La chequera de Google

4,856 views

Published on

Artículo publicado en la Revista Deusto (ISSN: 1886-2071) Nº 120 (otoño 2013).

Published in: Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,856
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4,043
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La chequera de Google

  1. 1. 41u d a z k e n a || Lejos queda ya el día en el que dos es- tudiantes de doctorado de Stanford juntaron sus caminos para desarrollar un motor de búsqueda que actualmente re- sulta imprescindible en nuestras vidas di- gitales. Un servicio que en sus inicios (27 de septiembre de 1998) estaba soportado por un servidor con 80 CPU y dos routers HP. Ahora, bajo el paraguas de Google, podemos encontrar infinidad de servicios dispares y más de 50 000 empleados se- leccionados minuciosamente entre lo me- jorcito. Pero no todos los servicios han sido creaciones de esos excelentes inge- nieros. Google tira de chequera con bas- tante facilidad haciendo buena la máxima de «Si no puedes con el enemigo, únete a él». De hecho, la propia compañía dice que, de media, adquiere más de una em- presa por semana desde 2010. Nos dare- mos aquí un paseo por algunas de esas compras que, con más o menos éxito, ha hecho el gigante de Mountain View. Sin duda, el servicio más conocido y que an- tes nos salta a la mente es YouTube. La pla- taforma de vídeos fue creada en febrero de 2005 por tres antiguos empleados de Paypal y su éxito no se hizo esperar. Para diciembre de ese mismo año recibían ya más de 50 mi- llones de visitas al día. Ese boom no pasó desapercibido a los ojos de Google, que intentó plantarle cara con su propia web (Google Video) pero se rindió a la evidencia, comprando YouTube por 1650 millones de dólares en acciones en octubre de 2006. Blogger, uno de los primeros servicios de publicación de bitácoras, también fue una adquisición sonada. Lanzado en 1999, Goo- gle se hizo con la empresa Pyra Labs, madre de la criatura, en 2003 para comerle terreno a la que era por entonces la plataforma de blogs con más éxito: Movable Type. La com- pra hizo que todos los servicios premium de Blogger se volvieran gratuitos y ha sufrido múltiples «cirugías estéticas» para cambiar su aspecto. En la actualidad sigue siendo un referente junto con WordPress. Si os hablo de Dodgeball, quizás no os suene de nada. Sin embargo, si mencio- no Google Latitude, puede que os diga más. Ese es el nombre que tiene actual- mente esta herramienta. Dodgeball era un servicio con el que compartir la localiza- ción mediante SMS, para así saber dón- de estaban tus amigos o encontrar sitios interesantes. A estas alturas del artículo, ya sabéis cómo acaba esta historia. Una práctica muy habitual por parte de Goo- gle es, además de comprar el producto, hacerse con los servicios de sus creadores. Sin embargo, con Dodgeball la cosa termi- nó mal y sus dos fundadores abandonaron Google de malas maneras. Meses después crearon Foursquare, consiguiendo vencer a su antiguo producto y, a la vez, dar en las narices al gigante de internet. No solo de software vive Google. La em- presa de móviles Motorola cayó también en sus redes en agosto de 2011. La razón de esta compra no era tanto la de lanzarse a fabricar «cacharrería», sino contrarrestar a Apple en el contencioso que mantenían mediante patentes. Con la compra, Goo- gle se hizo con más de 17 000 patentes que tenía aprobadas la compañía especia- lizada en electrónica y telecomunicaciones. En España, algún emprendedor también ha vivido esta situación de ensueño (… o pesadilla, dependiendo que cómo termine la historia). Es el caso de Panoramio, una web donde los usuarios cuelgan imágenes geolocalizadas. En octubre de 2005, Joa- quín Cuenca y Eduardo Manchón pusie- ron en marcha su proyecto. Dos años des- pués, Google llamaba a su puerta. Ese fue el caso igualmente de la web VirusTotal. com, de Hispasec Sistemas, una empresa de seguridad informática malagueña. Pero, a pesar de lo que pudiera parecer, Google no es el rey Midas y todo lo que toca no se convierte en oro. Y si no, que se lo digan a Jaiku, una plataforma de mi- croblogging, que Google adquirió para intentar paliar el éxito de Twitter. Sin em- bargo, con la maldición que tiene en el mundo de las redes sociales, no alcanzó su meta, abandonando dos años después el proyecto. Otras compras sonadas han sido Picasa, el servicio de imágenes junto a Picnik, para la edición de fotografías; la herramienta de creación de feeds, Feedburner; la em- presa de publicidad digital, DoubleClick; el sistema operativo de móviles Android y así un largo etcétera. Tan largo, que el modelo de negocio de muchas startups es que Google las compre. Ahora bien, que los chicos de California se anden con ojo, porque otros multimillonarios de internet han sacado también su cartera a pasear. Lorena Fernández loretahur@gmail.com La chequera de Google ImagendeHistoriasVisuales(CCby-nc-sa)internet

×