Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El impacto de la digitalización en los perfiles profesionales

139 views

Published on

Artículo publicado en el Nº 71 (edición marzo) de la revista Pericia.

Published in: Technology
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El impacto de la digitalización en los perfiles profesionales

  1. 1. tribuna Lorena Fernández Álvarez Directora de Identidad Digital de la Universidad de Deusto 23 EL IMPACTO DE LA DIGITALIzACIÓN EN LOS PERFILES PROFESIONALES tribuna 23 En 1444, una tec- nología revolucionó el mundo: la impren- ta moderna. Gracias a ella, el conoci- miento ya no estaría en manos de unas pocas personas. Aun así, su irrupción fue recibida con bastantes recelos. El humanistayconocidoeditordelaépo- ca Hieronimo Squarciafico expresó su preocupación ante este nuevo inven- to: “La abundancia de libros hará a los hombres menos estudiosos”. Y es que la tecnología siempre ha sido “sospe- chosa” por su impacto en la distribu- ción de la riqueza (bien sea económica o intelectual) y por la impronta que deja en el mundo laboral, destruyendo empleos y generando nuevas profe- siones jamás imaginadas. Con el paso de los años, el impacto deesatecnologíahapisadoelacelera- dor,igualquelohahechosuevolución y también el tiempo que tenemos para reaccionar y adaptarnos a ella. Porque debemos hacernos una pregunta: ¿la transformación digital va de tecnolo- gía? Al igual que el cuerpo humano, que es un 75% de agua, la transforma- ción digital es una parte tecnología y tres partes humanas. No solo consiste en introducir “cacharrería” sin un ob- jetivo claro, convirtiéndola en el fin en vez de en el medio. De hecho, con esta estrategia, se puede convertir en un caballo de Troya en nuestra orga- nización debido a nuestra inherente resistencia al cambio. Pero a pesar de esa resistencia, la digitalización es un tsunami imparable que todo lo arras- tra. ¿A qué perfiles profesionales afec- ta/afectará esa transformación? La respuesta es sencilla: a todos los ám- bitos (salud, automoción, educación, comercio, seguros...). No se salvan ni aquellos en los que interviene la crea- tividad, capacidad que creemos aleja- da de los unos y ceros digitales.Ya son varios los proyectos en los que, me- diante inteligencia artificial y big data, se están creando guiones de películas o trailers sin la intervención humana. Hasta Netflix fue capaz de inferir que la serie House of Cards sería un éxito antes de su estreno analizando la in- formación recogida anteriormente de sus telespectadores. Y es que duran- te 2017 escucha- remos de manera recurrente concep- toscomointeligen- cia artificial, ma- chine learning, big data, robots, asistentes virtuales, al- goritmos… La inteligencia artificial ha alcanzado ya a los relatos de ciencia ficción que nos han contado durante años a través de la literatura, el cine y la televisión. Isaac Asimov, Philip K. Dick, George Orwell o Arthur C. Clarke inventaban en los años 50 distopías que se están cumpliendo hoy en día. Y hay informes nada halagüeños, como el del World Economic Forum presen- tado en Davos 2016 (“The Future of Jobs”), que enuncia que la digitaliza- ción de la industria supondrá la crea- ción de 2,1 millones de empleos para 2020pero,asuvez,ladesapariciónde 7,1 millones, dejándonos un déficit de 5 por el camino y poniendo contra las cuerdas a la sociedad dado que debe- rá enfrentarse no solo a dilemas políti- cos y económicos, sino también éticos y morales. Las empresas e industrias también sufrirán esa revolución digital porque, en muchos casos, serán los “intrusos tecnológicos” (Google, Facebook, Airbnb, Amazon… ) los que remuevan ámbitos donde no se les esperaba, dictando nuevos modelos de negocio a los actores que tradicionalmente venían controlando esas áreas. Hay muchas industrias en el punto de mira: agencias de viajes tradicionales, talleres de automóviles, asesorías fi- nancieras, logística, aseguradoras de coches... Ante estos vientos huracanados, solo tenemos dos opciones: correr a refugiarnos o construir molinos. 23

×