Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Critica modelo agotado

318 views

Published on

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Critica modelo agotado

  1. 1. Comentarios a “Economía a contramano” de Alfredo Zaiat   Por Federico Sturzenegger  @fedesturze  Alfredo Zaiat es, definitivamente, alguien que sabe lo que hace. Lo digo porque, a diferencia de un documento  reciente  de  la  Gran  Makro,  el  cual  terminaba  defendiendo  políticas  contrarias  a  las implementadas por la Presidenta, Zaiat es bien consciente de lo que tiene que defender. Se puso, por  ello,  como  objetivo,  el  interesante  desafío  de  escribir  un  libro  que  defienda  el  corralito  de pesos,  el  atraso  cambiario,  la  política  del  Indec,  la  alta  tasa  de  inflación,  la  reforma  de  la  carta orgánica del Banco Central, el uso de reservas para pagar deuda, el direccionamiento del crédito en  el  sector  financiero  y  las  estatizaciones.  Menuda  tarea,  en  un  momento  en  el  que  el  modelo destruye empleo, las exportaciones caen y la economía está estancada con inflación creciente. Por supuesto que la crítica al neoliberalismo y a una ortodoxia complaciente con los grupos de poder es un latiguillo usado múltiples veces, el cual resulta un aliado comunicacional importante para el lector afín a un pensamiento similar y que por su repetición me hizo recordar al recurso que usó hace unos días Lady Gaga gritando “Buenos Aires” cada par de estrofas para animar al auditorio.  Indudablemente,  el  libro  tiene  aciertos  y  muchos.  Me  gustó  su  férrea  defensa  de  que  el  tipo  de cambio no está atrasado comparando el costo de vida de Buenos Aires con el de otras ciudades del  mundo.  Resulta  extraordinario  cuando  comenta  que  Martínez  de  Hoz  fue  el  precursor  de manipular las cifras del Indec con su índice de precios “descarnado” (sin carne). Es valiente cuando reconoce  como  un  error  el  multar  y  procesar  a  la  consultoras  que  elaboran  índices  de  precios,  cuando  reconoce  una  inflación  del  orden  del  20%,  o  cuando  crítica  los  intentos  de  contener  la inflación  con  los  controles  unipersonales  del  Secretario  de  Comercio.  También  considero  que acierta  en  un  todo  cuando  elabora  la  inutilidad  del  concepto  de  reservas  excedentes  en  la  post Convertibilidad o cuando defiende el pago de deuda con reservas internacionales (dos temas que he defendido en soledad dentro del Pro y ante economistas más ortodoxos).  Es  decir,  definitivamente,  hay  muchas  cosas  para  rescatar.  Y,  obviamente,  muchas  otras  con  las que no estoy de acuerdo. Creo que aquí lo más interesante y constructivo es discutir sobre estos puntos, más que volver a elaborar sobre las coincidencias. Desde un punto de vista metodológico, el libro usa con reiteración el recurso de las citas. Esto es, mencionar opiniones de mucha gente que abona el discurso o la idea que se propugna dando por sentado  que  esto  es  una  argumentación.  Encuentro  este  recurso  un  poco  débil.  Por  un  lado, porque algunas citas están descontextualizadas. Por ejemplo, Zaiat cita a mi ex colega de Harvard Dani Rodrik, que dice que los países exitosos no han seguido los lineamientos de la ortodoxia, pero omite  mencionar  que  la  política  que  más  propugna  Rodrik  son  los  tipos  de  cambio  ultra  1  
  2. 2. competitivos, que es justo lo contrario de lo que defiende Zaiat (asesoramos juntos al Presidente de Sudáfrica, así que sé lo que digo). O, por ejemplo, cita la tesis doctoral de Rafael Correa, donde dice que hay que inflar y no ajustar, pero sin mencionar que Correa es un presidente que tiene su economía totalmente dolarizada! Para ser claros: en el Ecuador del revolucionario Correa no existe la  moneda  local  sino  que  circula  sólo  el  dólar  (que  Zaiat  intenta  dibujar  como  un  monstruo  en decadencia).  En  algunos  momentos  se  presentan  enunciados  como  “el  software  neoliberal siempre es el único que se reconoce como legítimo, a pesar de sus patentes fracasos”. Pero esta cita,  planteada  como  una  verdad  revelada,  corresponde  a  un  sitio  de  internet  de  economistas heterodoxos  que  tienen  un  manifiesto  que  firmaron  apenas  algo  más  de  6.800  personas.  En  el ínterin, millones de personas votan esas políticas, supuestamente fracasadas. Sin embargo, este uso de las citas bien podría considerarse un recurso literario válido y opinable, sobre el cual no tenemos que explayarnos más. Pero no es así cuando las cifras son erróneas o los períodos  son  tomados  adrede  para  generar  un  determinado  resultado,  aún  sabiendo  que proyectarlo  a  la  actualidad  generaría  otra  conclusión,  o  cuando  el  análisis  metodológico  es incorrecto. Un ejemplo de errores en los datos es mostrar un crecimiento de 0,9% para el año 2009, cuando se sabe que fue más cercano a ‐3,5%. O decir que el plazo fijo es una mejor inversión que el dólar, mostrando  datos  hasta  2011,  a  sabiendas  que  al  incluir  el  año  2012  resultaría  en  números totalmente distintos (entre 2003 y 2011 la devaluación fue del 40% pero hasta el 2012 cercana al 100%  si  tomamos  como  referencia  la  cotización  del  dólar  “blue”).  Otro  error  es  computar  el rendimiento de la venta de oro realizada en los años ´90 sólo considerando la variación de precios, sin tener en cuenta el retorno que se obtuvo con la inversión de esos fondos. También es erróneo mencionar que los créditos que el BCRA obligó a los bancos a prestar con un interés del 15% les deja a las entidades un margen del 4%, cuando se sabe que la tasa de captación de fondos ya está por encima del 15%. Y así, podrían seguir enumerándose otros cálculos equivocados. La discusión analítica Con  todo,  lo  más  sustancioso  del  libro  de  Zaiat  es  la  discusión  analítica.  Aquí  plantea  algunos interrogantes  interesantes.  Por  ejemplo,  argumenta  que  el  dólar  es  una  obsesión  compulsiva  de los argentinos (USD 50.000 millones circulando localmente) y se pregunta por qué Brasil no tiene el  mismo  fenómeno  o  por  qué  persistió  en  Argentina,  aún  durante  el  largo  período  de  baja inflación de la Convertibilidad. Son preguntas interesantes, que entiendo tienen su respuesta en las  altas  tasas  de  interés  reales  ‐en  reales‐  que  Brasil  decidió  mantener,  así  como  en  el  ‐probablemente equivocado‐ intento explícito de mantener una economía bimonetaria durante la Convertibilidad.  Pero  de  allí  a  pensar  que  la  dolarización  no  tiene  nada  que  ver  con  la incertidumbre  que  el  argentino  asocia  al  peso,  resulta  un  salto  conceptual  que  no  queda demostrado. Más aún, plantear que la tenencia de dólares es un fenómeno que involucra sólo a unos  pocos  (pareciera  que  se  ve  obligado  a  decir  eso  para  dotar  de  una  lógica  “progresista”  al cepo cambiario), es un argumento que se choca con el propio número de circulante que el mismo Zaiat nos ofrece.  2  
  3. 3. Zaiat  argumenta,  también  correctamente,  que  una  devaluación  implica  una  redistribución negativa del ingreso y que hay que evitarla a toda costa. Esto, sin embargo, choca con su propia visión de que un tipo de cambio competitivo es una “estrategia para alentar la industrialización”, el cual es planteado más adelante en el libro, a la vez que este punto se omite a la hora de explicar el atraso cambiario. En la visión de Zaiat, la devaluación sólo genera inflación y ganancias para los grupos  industriales  concentrados.  Una  duda  que  queda  por  responder  es  si  Carlos  Menem, Domingo  Cavallo  o  José  Alfredo  Martínez  de  Hoz  hubieran  recibido  una  felicitación  de  Zaiat  por evitar un acomodamiento cambiario en sus respectivas gestiones. Suponemos que sí. Sin embargo, en esta discusión, el efecto del atraso cambiario sobre el empleo es ignorado completamente.  Para justificar el atraso cambiario, Zaiat plantea que la devaluación no es aceptable por su impacto inflacionario  (aunque  luego  no  critica  la  inflación  en  el  capítulo  dedicado  a  este  tema).  Este argumento,  requiere,  sin  embargo,  explicar  por  qué  la  devaluación  de  300%  en  2002  no  generó una inflación equivalente (la inflación en la 1ra mitad del 2002 fue del 40%). Zaiat argumenta que las  condiciones  macroeconómicas  eran  diferentes,  aunque  hubiera  podido  explicar  el  resultado fácilmente  si  hubiera  visto  que  la  cantidad  de  dinero  también  aumentó  un  40%  durante  ese período. En  la  visión  de  Zaiat,  además,  una  devaluación  sólo  incrementa  las  rentas  de  los  sectores monopólicos,  por  lo  cual,  si  hubiera  que  devaluar,  habría  que  hacerlo  de  manera  sectorizada, priorizando  a  los  sectores  más  ineficientes.  Pero  esta  visión,  si  bien  tiene  alguna  aplicabilidad  al concepto  de  la  renta  a  la  tierra,  no  tiene  asidero  en  la  industria  competitiva  donde  no  existen rentas. Y si existieran estos problemas de sectores monopólicos en el sector industrial la solución primaria sería forzar la competencia en el sector, no reducir los incentivos a que se desarrolle con los precios correctos.  Más  exótica  es  su  defensa  del  cepo,  diciendo  que  es  –simplemente‐  similar  a  las  restricciones impuestas por el control de lavado de dinero en Brasil y Chile, donde las operaciones de cambio están  obligatoriamente  bancarizadas.  Pero  hay  un  trecho  larguísimo,  un  camino  casi infranqueable, entre bancarizar una operación y prohibirla lisa y llanamente. Para Zaiat estas cosas son  lo  mismo.  O,  quizás,  no  se  anima  a  explicitar  como  se  coarta  la  libertad  económica  de  los argentinos. En el campo del Indec, Zaiat se mueve claramente con culpa. Sabe que índices confiables son un activo que todo país debe tener. Si bien sorprende con una declaración respecto de que los índices de  precios  estaban  artificialmente  inflados  para  pagar  más  deuda  por  CER  (¿tenían  en  mente  el canje del 2005 quienes diseñaron el índice a principios de los ´90?), su argumento en defensa del Indec se basa en que los índices de las consultoras son peores que los oficiales (algo que resulta obvio,  ya  que  usan  menos  datos),  que  no  pueden  utilizarse  los  índices  de  las  provincias  que correlacionaban fuerte con el IPC bien medido porque el nuevo índice de precios mide otra cosa (sic) o, directamente, que en todo el mundo se descree de las estadísticas oficiales. Es cierto que los índices de precios tienen problemas y que medir la calidad y variedad introduce sesgos (yo personalmente he trabajado mucho en el tema, encontrando importantes sesgos en la  3  
  4. 4. medición  de  Argentina  previos  al  2007).  Pero  lo  cierto  es  que  una  cosa  es  tener  un  error  de muestreo, o usar menos datos,  y otra cosa es poner en un índice números que no se condicen con la realidad. Zaiat con valentía reproduce los reproches a este accionar por parte de un panel de la UBA.  Pero  luego  lo  desestima,  o  ignora,  como  si  con  mencionarlo  ya  hubiera  cumplido  con  su conciencia. Sin lugar a dudas, el capitulo más flojo es el dedicado a la inflación. Todo el capitulo está orientado a demostrar que la inflación nada tiene que ver con la emisión monetaria, sino con la estructura productiva de la Argentina o con el precio internacional de los alimentos. Curiosas explicaciones. La primera, porque la estructura productiva de Argentina no cambió tanto desde los años ´90 y, sin embargo, no había entonces inflación. La segunda, porque ‐de ser cierta‐ debería entonces verse reflejada  en  todos  los  países  latinoamericanos  o,  más  aún,  del  mundo.  Pero  sólo  Argentina  y Venezuela  tienen  estos  niveles  de  inflación  en  Latinoamérica,  ubicándose  nuestro  país  entre  los únicos 7 países del mundo con una tasa de inflación superior al 20%. Ahora bien, cuando va a testear la hipótesis que dice querer refutar (la relación entre emisión e inflación),  hace  un  ejercicio  extraño.  Muestra  que  los  niveles  de  monetización  en  Argentina  son bajos  relativos  al  PBI  (algo  obvio,  ya  que  en  un  país  con  alta  inflación  la  gente  no  quiere  tener moneda local). Pero eso nada dice respecto de la hipótesis que se quiere plantear. Lo que debería haber mirado era el crecimiento en la cantidad de dinero, particularmente, durante la presidencia de CFK. Habría visto, entonces, que mientras la base monetaria creció 170%, los precios lo hicieron en  otro  tanto.  Pero  está  claro,  si  Zaiat  hubiera  verificado  y  presentado  este  número,  la  base argumental del capítulo se desmoronaba. Pero para que no se crea que esto fue una particularidad de  estos  últimos  años,  vale  mencionar  que  la  emisión  desde  1980  a  esta  parte  fue  de 48.000.000.000%  y  los  precios  se  movieron  45.000.000.000%.  Sólo  en  la  imaginación  de  Zaiat, Kiciloff y Cristina la inflación nada tiene que ver con emisión. En lo que respecta a su capítulo sobre la deuda, Zaiat muestra el crecimiento en el stock de deuda durante  distintos  gobiernos,  pero  inexplicablemente  deja  afuera  a  CFK.  Claro,  incluirla  hubiera mostrado una dinámica similar a la de otros períodos. Pero esto sería un pecado menor, ya que el nivel de endeudamiento se mide típicamente como porcentaje del PBI y su reducción es uno de los logros más importantes del kirchnerismo. Para  describir  al  sector  financiero  como  un  cuco,  Zaiat  comenta  que  el  canje  de  deuda  fue reprimido por los mercados, los que en represalia vedaron el acceso al financiamiento. Pero esta hipótesis  no  se  sostiene  en  la  realidad.  El  canje  generó  un  periodo  de  gran  optimismo  con Argentina, que incluso llegó a tener un muy bajo costo de fondeo, similar al de Brasil (Argentina llegó  a  financiarse  a  200  puntos  básicos  sobre  los  bonos  del  Tesoro  norteamericano,  a  fines  del año 2006). Pero ese encantamiento post restructuración (lejos del costo que presume Zaiat) se vio interrumpido  por  la  manipulación  del  Indec,  por  el  que  se  implementó  el  primer  default  (por licuación  del  CER)  en  la  historia  en  una  economía  en  crecimiento.  En  definitiva  fueron  nuestras propias políticas las que nos sacaron del mercado financiero internacional.  4  
  5. 5. Sobre el final de este capítulo, Zaiat hace un panegírico del no acceso a los mercados de capitales. Yo en general estoy de acuerdo y apoyé mucho en estos años la política del desendeudamiento. Sin embargo, en 2012, no puedo dejar de marcar que los costos del financiamiento internacionales han  bajado  tanto,  que  parece  una  picardía  no  acceder  a  estos  mercados  para  las  múltiples inversiones  que  el  país  necesita.  No  estoy  solo  en  este  cambio.  En  años  recientes,  han  sido gobiernos de izquierda como los de José Mujica y Evo Morales quienes han aprovechado los bajos costos  internacionales  para  acceder  a  los  mercados,  justamente  con  ese  fin.  En  este  sentido,  mi reflexión es que nunca una idea es buena siempre e independientemente de las condiciones. Sin embargo, como ya dijimos, el libro no busca un análisis abierto, sino una defensa cerrada de las políticas implementadas. Tiendo a compartir la preocupación de Zaiat sobre una clase dirigente rentística y aprovechadora del  Estado.  Pero  discrepo  totalmente  con  la  propuesta  de  Zaiat  para  remediar  el  problema. Mientras  que  para  mí  la  solución  es  el  trabajar  férreamente  para  asegurar  la  competencia  en todos  los  mercados  y  evitar  comportamientos  rentísticos,  Zaiat  reconoce  la  necesidad  de  favoritismo  hacia  algunos  grupos  y  eventualmente  las  estatizaciones.  Dice  “las  tensiones  que fueron irrumpiendo con grupos económicos denominados amigos del gobierno…resultaba que no eran tan amigos, o en realidad, de lo que se trataba era de una política pública, no de amistad, con empresarios nacionales, en la búsqueda de una imaginaria burguesía local”. Reconoce que esta política fracasó, por lo que propone como solución la dominación de los grupos o –directamente‐ la estatización. Pero esto lleva a absurdos tales como la defensa de Aerolíneas Argentinas, una política que financia con impuestos regresivos una empresa que usan los más ricos y que es hoy un coto de caza de puestos bien remunerados para agrupaciones políticas. Ese es un ejemplo concreto de que hay un largo trecho entre el enunciado del progresismo y su puesta en práctica (Uruguay vendió este año pasado su línea aérea de bandera, Pluna, ante los altos costos que acarreaba). En  síntesis,  el  libro  de  Zaiat  es  una  buena  referencia  sobre  un  libro  que  presenta  una argumentación militante de las políticas de un gobierno, haciendo caso omiso sobre si son aciertos o fracasos.         5  

×