El americanismo en europa

957 views

Published on

Síntesis de la labor realizada por los americanistas en el mundo, particularmente en Europa

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
957
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El americanismo en europa

  1. 1. EL AMERICANISMO EN EUROPA Síntesis elaborada por Msc. Lilly Soto Vásquez
  2. 2. <ul><li>Conjunto de entidades y personas que se preocupan de América y de lo americano. </li></ul><ul><li>En un sentido más restringido, que es como lo tomamos aquí, cultivo de las ciencias sociales y, de modo específico, de la Historia de América. </li></ul>
  3. 3.       1. El americanismo en España
  4. 4. <ul><li>España, principal protagonista del descubrimiento y civilización del Nuevo Mundo, es también, en el tiempo, el primer foco de a., nacido ya en, el s. xvi con las crónicas, diarios y relaciones escritos por los mismos actores de los hechos narrados. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>En la segunda mitad del s. xviii este interés americanista toma un carácter científico, de acuerdo con el nuevo concepto de la Historia que valora el documento como fuente básica. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Marca este cambio Juan Bautista Muñoz, primer historiador de América en el sentido moderno de la palabra, a quien se debe la formación del Archivo General de Indias (v.), aprovechando para su instalación el edificio sevillano de la Lonja de mercaderes, trazado por Juan de Herrera y levantado por orden de Felipe II. </li></ul><ul><li>Muñoz propuso a Carlos III reunir en este edificio todos los documentos de América, sacándolos del Archivo General de Simancas, y así, en 1779, empezaron a llegar a Sevilla remesas de papeles procedentes del Consejo de Indias (v. INDIAS, GOBIERNO DE I), supremo organismo del gobierno ultramarino, a los que se unieron los de la Casa de Contratación (v.) y otros. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>A partir de la creación de este Archivo, la historia del Nuevo Mundo tiene ya un riquísimo acervo de fuentes documentales a disposición de los estudiosos; el primero en utilizarlas fue el mismo fundador, que elaboró el primer tomo de su Historia del Nuevo Mundo con arreglo a las exigencias de la crítica histórica vigente en su época. </li></ul><ul><li>Martín Fernández de Navarrete, ilustre historiador y marino, inició la publicación de fuentes con la Col. de los viajes y descubrimientos que hicieron por mar los españoles desde fines del siglo xv. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>    La conmemoración del IV centenario del descubrimiento (1892) despertó el interés hacia el mundo americano y determinó la edición de muchos trabajos sobre la empresa colombina. </li></ul><ul><li>En los primeros años de nuestro siglo se fundó en Sevilla el Centro de Estudios Americanistas, que editó un «Boletín» dirigido por Germán Latorre, en cuyos 96 números (1913-25) se recogen los trabajos de un grupo de americanistas: Pedro Torres Lanzas, Rafael María de Labra, Antonio Blázquez, el propio Latorre y otros, que representan el primer esfuerzo científico colectivo en este campo. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Ya por estos años, acuden al Archivo de Indias estudiosos españoles -Marcos Jiménez de la Espada, Ángel Altolaguirre y Duvale, Pablo Pastells, Cesáreo Fernández Duro, etc.- y americanos, como el chileno José Toribio Medina, el mexicano Francisco del Paso y Troncoso, los argentinos José Torre Revello y Rómulo D. Carbia, el peruano José de la Riva Agüero y la norteamericana Alice B. Gould. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>      El segundo exponente de la acción coordinada de los investigadores sevillanos es el Centro de Estudios de Historia de América, constituido en la Univ. de Sevilla, que en su corta vida produjo valiosos trabajos. </li></ul><ul><li>La creación del Inst. Hispano-Cubano en la misma ciudad (Fundación González Abreu). y la publicación en Madrid de la rev. «Tierra Firme», órgano de la Sección Hispanoamericana del Centro de Estudios Históricos, son nuevos brotes del a., que prosigue su vida pujante en los años treinta de este siglo. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Al mismo tiempo, el Laboratorio de Arte de la Univ. Hispalense, obra del profesor Francisco Murillo Herrera, prestaba gran atención a lo americano, y se fundaba en Sevilla la primera cátedra de Historia del Arte Hispano-Colonial, cuyo titular, Diego Angulo Iñiguez, inició la publicación de la rev. «Arte en América y Filipinas», y editó una obra básica que recoge más de 300 planos de monumentos arquitectónicos existentes en el Archivo de Indias. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Tras el paréntesis de la Guerra civil, y con la creación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (v.) (CSIC), el a. español recibió un fuerte impulso al fundarse en Madrid, dependiente de dicho Consejo, el Inst. Gonzalo Fernández de Oviedo, en 1940. </li></ul><ul><li>Al año siguiente se estableció en Sevilla una Sección del mismo, y en 1942 se creó en esta ciudad la Escuela de Estudios Hispanoamericanos, con función docente e investigadora. </li></ul><ul><li>Los primeros cursos dictados en ella produjeron un plantel de vocaciones para el a. del que proceden muchos de los actuales catedráticos e investigadores de la Historia de América. En 1943, la Escuela organizó la I Asamblea de Americanistas, a la que siguió otra, celebrada en 1947. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Al crearse en la Facultad de Filosofía y Letras de Sevilla una Sección de Historia de América (1946), la Escuela suspendió su actividad docente y se consagró de modo exclusivo a la investigación, cuyos resultados quedan recogidos en los 25 volúmenes del «Anuario de Estudios Americanos» (1944-68), de prestigio mundial en su ámbito, y en las numerosas monografías publicadas, que se acercan ya a los dos centenares. </li></ul><ul><li>     </li></ul>
  14. 14. <ul><li>  El otro instituto americanista del CSIC, el Gonzalo Fernández de Oviedo, tiene como órgano periódico la «Rev. de Indias», en la que ven la luz valiosos trabajos de investigación, y publica también importantes monografías. Hay dos revistas dedicadas a la historia de la Iglesia en América «Archivo Iberoamericano», editada por los franciscanos; y «Misionalia Hispánica», del CSIC. </li></ul><ul><li>Algunas otras revistas españolas tocan con frecuencia temas americanos, como «Razón y Fe», «Rev. de Estudios Políticos», «Anuario de Historia del Derecho Español», «Rev. General de Marina», «Atlántida» y otras. Para conocer la producción bibliográfica americanista hay dos repertorios de interés: el «indice Histórico Español», publicado en Barcelona, y la rey. «Historiografía y Bibliografía Americanistas», hasta ahora unida al «Anuario de Estudios Americanos», de Sevilla, que ha adquirido vida propia desde 1970. </li></ul>
  15. 15.    2. La enseñanza de la Historia de América.
  16. 16. <ul><li>    Cuenta en España con dos Secciones especializadas que radican en las Univ. de Madrid y Sevilla. Sus planes de estudio fueron reestructurados en la I Asamblea de Americanistas Españoles, celebrada en Sevilla durante el mes de diciembre de 1966. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>Además de estas Secciones, existen tres cátedras de Historia de América (Sección de Historia General), en Sevilla, Barcelona y Valladolid, y se han dotado plazas de profesores agregados de esta disciplina en las Univ. de Murcia y Granada. </li></ul><ul><li>Se realiza también una importante labor docente sobre la Historia de América en la Univ. Hispanoamericana de Santa María de La Rábida, fundada en 1943, que organiza anualmente dos cursos de verano (masculino y femenino), para universitarios; en la Univ. Internacional Menéndez Pelayo, de Santander; en la cátedra Martín Alonso Pinzón, de Huelva; y en la titulada Inca Garcilaso de la Vega, creada por los gobiernos peruano y español, en la Facultad de Filosofía y Letras de Sevilla. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>   El Inst. de Cultura Hispánica (v.) organiza anualmente cursos especiales dedicados principalmente a la América contemporánea. Dicho Instituto tiene dos órganos periódicos: «Cuadernos Hispanoamericanos» y «Rev. de Derecho Español y Americano», ambas de gran prestigio. Sus publicaciones no periódicas son muchas, y algunas importantes. </li></ul><ul><li>En todos los países hispanoamericanos, excepto Venezuela y Cuba, funcionan Inst. de Cultura Hispánica en conexión con el de Madrid, y cuyos fines son mantener los vínculos espirituales entre todos los pueblos de la comunidad hispánica. </li></ul>
  19. 19. <ul><li>Uno de los medios utilizados al efecto es la concesión de becas para que estudien en España universitarios de Hispanoamérica, y también el envío de profesores y conferenciantes españoles a las universidades americanas. </li></ul>
  20. 20. <ul><li>En casi todos los archivos españoles (v. HISTORIA III) del más diverso tipo -generales o regionales, militares, civiles o eclesiásticos, públicos y privados- se hallan fondos americanistas, como lo revelan los dos volúmenes de la Guía de Fuentes para la Historia de Iberoamérica, editada por la Dirección General de Archivos bajo los auspicios de la UNESCO. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Destacamos entre los generales, además del de Indias, el de Simancas y el Histórico Nacional (Madrid), General Militar en Segovia, y General de Marina en El Viso del Marqués (Ciudad Real), Museo Naval, Servicio Histórico Militar y Bibliotecas Nacional, de Palacio y de la Acad. de la Historia, en Madrid. </li></ul>
  22. 22.       3. Asambleas y congresos.
  23. 23. <ul><li>El a. español ha procurado actuar conjuntamente en los últimos años, y para ello se han celebrado dos asambleas, una en Sevilla (1966) y otra en Madrid (1967), a fin de coordinar esfuerzos, seguidas de unas jornadas americanistas, organizadas por la Univ. de Valladolid y el Inst. Gonzalo Fernández de Oviedo, que se celebraron en Villagarcía de Campos (1969). </li></ul><ul><li>En ellas se acordó que las siguientes jornadas tengan lugar en Barcelona. Se prepara también la constitución de una asociación de los americanistas españoles. </li></ul>
  24. 24.       4. El americanismo en Europa .
  25. 25. <ul><li>Fuera ya de las fronteras de España, hay en otros países europeos instituciones y personas interesadas por el a. </li></ul><ul><li>En Alemania surgieron las primeras entidades a comienzos de este siglo: el Inst. Germano-Sudamericano de Aquisgrán (1912) y el Iberoamericano de Hamburgo (1917). </li></ul>
  26. 26. <ul><li>Ambos tuvieron gran prestigio en el exterior por sus revistas y monografías, pero este desarrollo se vio truncado por lá I Guerra mundial. </li></ul><ul><li>Terminada ésta, fue necesario restablecer los vínculos con Hispanoamérica y para ello fundar una institución cultural: así nació el Inst. Iberoamericano, con sede en Berlín, inaugurado el 12 oct. 1930, y que tuvo desde entonces una fecunda actividad y comenzó a editar dos series de gran importancia: Monumenta Americana y Quellenwerke zur alcen Geschichte Amerikas aufgezeichnet in den Sprachen der Eingeborenen (Fuentes para la historia antigua de América escritas en lenguas indígenas). </li></ul>
  27. 27. <ul><li>La II Guerra mundial interrumpió sus actividades editoriales, pero en 1958 las reanudó con una nueva serie: Bibliotheca Ibero-Americana. </li></ul><ul><li>Hoy el Instituto ocupa de nuevo un lugar preeminente en el a. mundial y sigue cumpliendo su triple función: es una biblioteca especializada, un centro de investigación y un foco de intercambio cultural entre Hispanoamérica y Alemania. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>      Bélgica cuenta con la Soc. des Americanistes de Bruselas, creada en 1927 por iniciativa de un grupo de miembros de la Soc. Royale de Geographie de Belgique, que deseaban estudiar las civilizaciones precolombinas. </li></ul><ul><li>Desde hace muchos años, Francia se interesa por los países americanos de habla española y portuguesa; profesores franceses enseñan en universidades o escuelas superiores, existen institutos de esta nación en México, Lima, Santiago de Chile y otras capitales hispanoamericanas, y muchos doctorandos franceses eligen para sus trabajos temas americanistas. </li></ul>
  29. 29. <ul><li>Se cultivan en Francia la arqueología y la etnología americanas en centros de prestigio universal, como el Museé de 1'Homme, el Inst. d'Ethnologie de la Univ. de París, o la Soc. des Americanistes, que desde 1895 publica su «Journal». </li></ul><ul><li>París y su Universidad constituyen el más importante foco del a. francés: aquí radica el Inst. des Hautes Études de FAmerique Latine, que coordina la enseñanza y la investigación realizadas en la capital, y donde se explican los cursos necesarios para obtener el certificado de estudios latinoamericanos, que expiden las Facultades de París-Sorbonne y París-Nanterre. </li></ul>
  30. 30. <ul><li>En el mismo instituto se celebran algunos seminarios de la École des Hautes Études. </li></ul><ul><li>Posee también un Centre d'Études Politiques, Économiques et Sociales (SEPES), que organiza investigaciones y enseñanzas. Publica la rev. «Cahiers des Ameriques Latines» y una col. de Memorias y Trabajos. </li></ul>
  31. 31. <ul><li>Dentro de PÉcole Practique des Hautes Études funciona un Centre de Recherches Historiques que dedica atención especial a la época española, sobre todo en México, Chile, Río de la Plata y Perú_ Burdeos y Toulouse son otros dos centros del a. francés. </li></ul><ul><li>La primera tiene, en la Faculté des Lettres et Sciences Humaines, dos institutos americanistas: el de Études Iberiques et Iberoamericaniques y el de Geographie. </li></ul>
  32. 32. <ul><li>Aquél edita el «Bulletin Hispanique», que dedica un cierto espacio a Hispanoamérica; y el segundo, «Les Cahiers d'Outre-Mer». </li></ul><ul><li>En Toulouse se creó en 1959 un Inst. d'Études Hispaniques, Hispanoamericaines et Lusobresiliennes, que coordina las actividades de todos los organismos interesados por estos temas, y edita la rev. «Caravelle». </li></ul>
  33. 33. <ul><li>      En Holanda, hasta hace pocos años, sólo cabía citar el Inst. de Estudios Hispánicos, Portugueses e Iberoamericanos, fundación autónoma, con sede en Utrecht, que posee una biblioteca americanista y ha publicado catálogos de sus colecciones. </li></ul><ul><li>En 1964 se creó en la Univ. de Amsterdam el Centro de Estudios y Documentación Latinoamericanos (CEDLA); éste publica semestralmente un «Bol. Informativo», que recoge las investigaciones en curso en diferentes países de Europa, acerca de Hispanoamérica. </li></ul>
  34. 34. <ul><li>En todas las universidades holandesas se puede cursar la especialización en Iberoamérica, como parte del programa académico para graduados en ciencias sociales, pero las mejor preparadas para ello son las de Amsterdam y Leiden. </li></ul><ul><li>     </li></ul>
  35. 35. <ul><li>  En Inglaterra puede decirse que hasta 1964 no empezó a despertarse un interés científico hacia Hispanoamérica, como lo revela el informe que presentó el comité presidido por J. H. Parry, que sugirió se establecieran los estudios americanistas en cinco universidades británicas: Cambridge, Glasgow, Liverpool, Londres y Oxford. </li></ul><ul><li>De acuerdo con este programa, nació en 1964 el Centro Latinoamericano de la Univ. de Oxford, y al año siguiente el Inst. de Londres, a los que siguieron pronto los centros correspondientes a las otras tres universidades. </li></ul>
  36. 36. <ul><li>El Inst. de Londres edita un anuario titulado «Latín American Studies in the University of che United Kingdom», y da a conocer las tesis en preparación o terminadas, sobre temas latinoamericanos. </li></ul><ul><li>Se han creado además cursos de posgraduados en estudios iberoamericanos, que contribuyen a aumentar el conocimiento e interés por todo lo relacionado con el Nuevo Mundo. </li></ul><ul><li>Ello se refleja también en la producción editorial británica, y es de destacar la aparición en 1969 del «Journal o£ Latin American Studies», publicado por la Univ. de Cambridge, en colaboración con los otros centros mencionados.       </li></ul>
  37. 37. <ul><li>En Portugal pueden mencionarse el Centro de Estudios Históricos Ultramarinos, que edita la rev. «Studea», la junta de Investigaciones de Ultramar, y la Acad. Portuguesa da Historia, entidades radicadas en Lisboa y cuyos trabajos se centran, sobre todo, en la época de los descubrimientos. </li></ul>
  38. 38. <ul><li>Hay archivos importantes, como la Torre do Tombo, y el Archivo Histórico Ultramarino, creado en 1931, con los documentos del Archivo de Marina y Ultramar, conservados en la Bibl. Nac. portuguesa. </li></ul>
  39. 39. <ul><li>En Suecia se fundó en 1939 un Inst. Iberoamericano, dependiente de la Escuela de Altos Estudios Mercantiles de Gotemburgo, cuya actividad se centró en estos tres campos: información, enseñanza y servicio de biblioteca. Edita también, en español, una serie histórico-cultural que cuenta ya con varias monografías de tema americanista. </li></ul>
  40. 40.       5. El americanismo en América.
  41. 41. <ul><li>En el continente americano son numerosísimas las instituciones dedicadas al estudio de la propia Historia, Antropología, Etnología, Sociología y demás Ciencias sociales. </li></ul><ul><li>Sería imposible enumerarlas siquiera, por lo que sólo vamos a señalar, las más importantes. Como principal resultado del 1 Congreso Int. Americano, reunido en Washington en 1889, se creó en esta ciudad una Oficina Int. de las Repúblicas Americanas, reorganizada en el tercer congreso (Río de Janeiro 1906), donde recibió el nombre de Unión Panamericana. </li></ul>
  42. 42. <ul><li>Ella presentó a la VI Conferencia de La Habana (1928) el plan de creación de un Inst. Geográfico Panamericano, recogiendo la iniciativa de la Soc. Geográfica de Cuba. </li></ul><ul><li>Estudiado por la Conferencia, se dio mayor amplitud al proyecto, y así nació el Inst. Panamericano de Geografía e Historia, para la «coordináción, distribución y divulgación de los estudios geográficos e históricos en los Estados americanos». </li></ul><ul><li>Se eligió la ciudad de México como sede de este organismo, que celebró su Asamblea preliminar en septiembre de 1929, quedando constituidos y aprobados sus estatutos. </li></ul>
  43. 43. <ul><li>Dentro de 61 se establecieron dos Secciones de Geografía y otras tantas de Historia. </li></ul><ul><li>El Instituto publica las series Historiadores de América, La Enseñanza de la Historia y Monumentos históricos y arqueológicos, en los distintos países de América, y la de Misiones americanas en los archivos europeos, así como numerosas monografías sobre temas diversos. </li></ul><ul><li>Edita la «Rev. de Historia de América», la «Rev. Geográfica» y el «Bol. Bibliográfico de Antropología Americana» y ha elaborado un. Programa de Historia de América, con la colaboración de los más prestigiosos especialistas del mundo entero. </li></ul>
  44. 44. 6. El americanismo en los Estados Unidos
  45. 45. <ul><li>. Puede decirse que hasta el presente siglo, los historiadores norteamericanos ignoraban a Hispanoamérica. </li></ul><ul><li>Bernard Moses fue el primero que en 1895 dictó un curso sobre su historia e instituciones en la Univ. de California, y en su conferencia sobre «la olvidada mitad de la historia americana», sostuvo que ésta debía incluir también las colonizaciones española, portuguesa y francesa. </li></ul><ul><li>Herbert Eugéne Bolton fue otro paladín de la historia hispánica, y al ser nombrado, en 1916, director de la Bibl. Bancrofft de Berkeley (California), la convirtió en un importante centro de investigación de la historia de Hispanoamérica, tarea que prosiguió luego como presidente de la American Historical Association. </li></ul>
  46. 46. <ul><li>A él se debe en gran parte el interés creciente de los historiadores norteamericanos hacia la conquista y colonización de América por los españoles. Entre las universidades que cultivan la historia de Hispanoamérica, destaca la de California que edita la serie Ibero-Americana, colección de monografías «sobre culturas hispanoamericanas nativas o trasplantadas, preeuropeas, coloniales y modernas». </li></ul>
  47. 47. <ul><li>El primer volumen apareció en 1932, y hoy alcanza el medio centenar de títulos. La Univ. de Duke tiene una valiosa biblioteca, en la que se integra la colección peruana formada por Francisco Pérez Velasco, y la filipina reunida por James A. Robertson, y posee también manuscritos. </li></ul><ul><li>Desde 1926 esta Universidad edita la «Hispanic American Historical Rev.», una de las más valiosas en este campo.       </li></ul>
  48. 48. <ul><li>La Univ. de Texas guarda fondos bibliográficos de importancia fundamental para Hispanoamérica, ya que en ella se encuentran, entre otras, las colecciones privadas de Jenaro García, Manuel Gondra y Joaquín García Icazbalceta, que comprende obras impresas y manuscritos. </li></ul><ul><li>Otras muchas universidades norteamericanas se interesan por el estudio de Hispanoamérica. Entre los centros oficiales, el Archivo Nac. de los Estados Unidos y la Bibl. del Congreso (Washington), con importantes colecciones de manuscritos, como la Harkness, relativa a México y Perú. </li></ul>
  49. 49. <ul><li>Posee también gran número de copias de documentos procedentes de archivos y bibliotecas españoles y mexicanos, y notables impresos de los s. xvi y xvit. La Sala Hispánica se constituyó a base del donativo hecho en 1927 por Archer H. Huntington, fundador de la Hispanic Soc. of América, de Nueva York. </li></ul><ul><li>La sección creada para dirigir el nuevo departamento se denomina Fundación Hispánica, y es un «centro dedicado al estudio de la cultura de España, de Portugal y de la América Latina», según se lee en la inscripción colocada en su salón de lectura. </li></ul>
  50. 50. <ul><li>La Smithsonian Institution (v.), fundada en 1879, edita un prestigioso «Bulletin» dedicado a la arqueología y etnología indígena. </li></ul><ul><li>Otra institución privada es la American Historical Association, a la que han pertenecido y pertenecen los grandes cultivadores de la historia hispanoamericana en los Estados Unidos, y el Committee on Latin American Studies, creado en 1935, que al año siguiente editó el primer volumen del Handbook of Latin American Studies, cuyo fin es proporcionar a los estudiosos una selección anual crítica de la bibliografía sobre temas hispanoamericanos. </li></ul>
  51. 51. <ul><li>La tarea fue proseguida por la iniciativa privada, hasta que a partir del volumen décimo se hizo cargo de ella la Fundación Hispánica de la Biblioteca del Congreso. Por fin, la Acad. of American Franciscan History, fundada en 1944, es un centro de estudios históricos que edita la rev. «The Americas», de historia americana en general, y una serie de monografías que suelen versar sobre la historia de los franciscanos en América. </li></ul>
  52. 52. 7. El americanismo en Hispanoamérica.
  53. 53. <ul><li>      En todos los países hispanoamericanos se cultiva la propia historia nacional y el estudio del pasado hispánico, para lo que disponen de importantes archivos y bibliotecas, y funcionan Acad. de la Historia, así como otras instituciones americanistas, de las que sólo se señalan algunas. </li></ul><ul><li>En México, el Archivo General de la Nación, que posee riquísimos fondos, los va dando a conocer en su «Boletín» y en publicaciones no periódicas. La Acad. Mexicana de la Historia edita sus Memorias y El Colegio de México publica la rev. «Historia Mexicana», y valiosas monografías. </li></ul><ul><li>En la Univ. Nac. Autónoma funciona un Inst. de Investigaciones Históricas.       </li></ul>
  54. 54. <ul><li>Perú cuenta con el Inst. Riva-Agüero, fundado en la Pontificia Univ. Católica de Lima, para honrar la memoria de José de la Riva-Agüero y Osma (1885-1944), ilustre historiador y humanista, cuya selecta biblioteca conserva dicho Instituto, establecido en la casa solariega de los Ramírez de Arellano, donde nació y vivió Riva-Agüero. </li></ul><ul><li>En 61 funcionan varios seminarios donde trabajan grupos de investigadores, y publica un «Boletín» que recoge sus trabajos. Más moderno es el Inst. Raúl Porras Barrenechea, Escuela de Altos Estudios e Investigaciones Peruanistas, establecido en la Univ. Nacional Mayor de San Marcos (Lima). </li></ul><ul><li>En 1945 se fundó en la capital la Soc. Peruana de Historia, cuya fecunda actividad se manifiesta en varias series de monografías y en la edición de la rev. «Documenta», que incluye trabajos de gran interés. </li></ul>
  55. 55. <ul><li>En Ecuador, la Casa dé la Cultura Ecuatoriana edita numerosas monografías. </li></ul><ul><li>En Argentina, Buenos Aires y Córdoba son dos focos importantes de a. En la primera funciona el Inst. de Investigaciones Históricas Dr. Emilio Ravignani, con una importante actividad editorial. Córdoba cuenta, desde 1936, con el Inst. de Estudios Americanistas, creado en su Univ. Nacional, «con el objeto de promover e intensificar las investigaciones de carácter histórico», donde se conservan los libros y manuscritos que pertenecieron a mons. Pablo Cabrera, ilustre historiador. </li></ul><ul><li>Brasil tiene institutos históricos y geográficos en varios Estados, y Uruguay posee también un instituto de este título. </li></ul>
  56. 56.    8. Congresos y conferencias internacionales
  57. 57. <ul><li>    . Los americanistas de todo el mundo han sentido la necesidad de establecer contactos periódicos en reuniones donde se discutieran los temas de trabajo y se cambiaran impresiones sobre el estado de las investigaciones. </li></ul><ul><li>Así han surgido los congresos int. de americanistas, cuyo objeto es «el estudio histórico y científico de las dos Américas y de sus habitantes» (art. 1 de su Reglamento). El primero de estos congresos se celebró en Nancy, en 1875, y desde entonces se han sucedido habitualmente cada dos años, aunque no siempre ha podido verificarse así. </li></ul>
  58. 58. <ul><li>En 1895 el congreso se celebró en México, siendo el primero reunido en América, y desde entonces se mantiene la alternativa entre el Viejo y el Nuevo Mundo, con algunas excepciones, como sucedió en los Congresos XIX y XX, Washington 1915, y Río de Janeiro 1922, a causa de la situación europea tras la 1 Guerra mundial. </li></ul>
  59. 59. <ul><li>La segunda conflagración impidió que se celebraran estos congresos de 1939 a 1947, pero desde 1952 mantienen rigurosamente su periodicidad y la alternativa Europa-América. </li></ul><ul><li>Repasando la lista de los 38 celebrados hasta 1970, se encuentran entre sus presidentes y secretarios generales a las más destacadas figuras del a. mundial: A. de Quatrefages, E. Seler, Clemens R. Markham, Franz Boas, Ricardo Levene, Alfonso Caso, Paul Rivet y A. L. Kroeber, por citar sólo algunos nombres. </li></ul>
  60. 60. <ul><li>España ha sido la sede de cuatro de estos congresos: uno en Madrid, 1881; otro en Huelva, coincidiendo con el IV centenario del descubrimiento de América; el tercero en Sevilla, 1935, y el cuarto en Barcelona-Madrid-Sevilla, en 1964, bajo la presidencia del Dr. Luis Pericot. </li></ul><ul><li>Los trabajos de cada una de estas asambleas se recogen en los volúmenes de sus actas, que constituyen un importantísimo acervo de material científico sobre los distintos aspectos tratados en estos congresos, que atienden con mayor extensión y profundidad a los problemas antropológicos y etnológicos.       </li></ul>
  61. 61. <ul><li>En 1922, con motivo del centenario de la independencia del Brasil, se celebró en Río de Janeiro un Congreso Int. de Historia de América, organizado por el Inst. Histórico y Geográfico Brasileiro. </li></ul><ul><li>En 61 quedó constituida una institución cuyo objeto sería promover y relacionar las actividades de entidades e historiadores del Nuevo Mundo, estimular la investigación de la historia americana, difundir el saber histórico y reformar métodos y programas de enseñanza, así como defender las tradiciones e ideales de los Estados americanos. </li></ul>
  62. 62. <ul><li>Este congreso fue el primero de una serie, continuada en 1937 con el de Buenos Aires, conmemorativo del IV centenario de la fundación de esta ciudad. Sus trabajos están recogidos en seis volúmenes de actas. </li></ul><ul><li>El 150 aniversario de la Revolución de Mayo dio lugar a la celebración del tercero de estos congresos, también en Buenos Aires (1960). </li></ul>
  63. 63. <ul><li>En conclusión, puede afirmarse que el a. se halla hoy en creciente auge por todo el mundo; incluso Rusia y Japón se interesan por Hispanoamérica. </li></ul><ul><li>La primera ha creado un Inst. de América Latina en Moscú, dentro de la Acad. de Ciencias de la URSS. La Sophia Univ. de Tokio tiene también un inst.Iberoamericano. </li></ul>

×