Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Pautas de actuación ante la reaperturade las bibliotecas de la Red de Lectura Pública de Euskadi

7,625 views

Published on

La pandemia ha atrapado a las bibliotecas, como a toda la sociedad en su conjunto, sin opciones de dar respuestas adecuadas. La situación es totalmente nueva y novedosa y, pronto llegará el momento de la vuelta a las bibliotecas y la reapertura de estos servicios, y ahora, sí tenemos la oportunidad de pensar y repensar las diferentes pautas para establecer unos protocolos básicos a los que recurrir.
Tratamos pues de establecer unos criterios básicos, con un objetivo claro, la reapertura de las bibliotecas se cimienta en unos servicios que garanticen la salud del personal que ejerce en ellas y de las usuarias y usuarios de sus diferentes servicios

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Pautas de actuación ante la reaperturade las bibliotecas de la Red de Lectura Pública de Euskadi

  1. 1. PAUTAS DE ACTUACION ANTE LA REAPERTURA DE LAS BIBLIOTECAS DE LA RED DE LECTURA PÚBLICA DE EUSKADI Grupo de Trabajo “COVID19 Y BIBLIOTECAS de la Red de Lectura Pública de Euskadi Este documento ha sido elaborado por Jokin Malats (Biblioteca de Erandio), revisado por Eva Alberdi (Biblioteca de Eibar) y Anabel Regalado (Biblioteca de Getxo) con las aportaciones del personal de más de 55 bibliotecas que forman parte de este grupo de Trabajo y del personal del Servicio de bibliotecas.
  2. 2. PAUTAS DE ACTUACION ANTE LA REAPERTURA DE LAS BIBLIOTECAS DE LA RED DE LECTURA PÚBLICA DE EUSKADI La pandemia ha atrapado a las bibliotecas, como a toda la sociedad en su conjunto, sin opciones de dar respuestas adecuadas. La situación es totalmente nueva y novedosa y, pronto llegará el momento de la vuelta a las bibliotecas y la reapertura de estos servicios, y ahora, sí tenemos la oportunidad de pensar y repensar las diferentes pautas para establecer unos protocolos básicos a los que recurrir. Tratamos pues de establecer unos criterios básicos, con un objetivo claro, la reapertura de las bibliotecas se cimienta en unos servicios que garanticen la salud del personal que ejerce en ellas y de las usuarias y usuarios de sus diferentes servicios. Nos encontramos ante una nueva situación y son pocas las referencias sobre el tema. Nos hemos decantado por el artículo de Julián Marquina “7 medidas a tener en cuenta para crear un protocolo de actuación ante la apertura de las bibliotecas” al atender que se ajusta perfectamente al objeto de este documento. (https://www.julianmarquina.es/medidas-protocolo-de-actuacion-ante-apertura-de- bibliotecas/) Las medidas que aquí se plantean las ordenamos en el orden cronológico que entendemos se ajustan a nuestras intenciones: ✓ Desinfección de instalaciones y recursos. ✓ Protocolo de actuación ante la preparación de las instalaciones ✓ Protección trabajadores y medidas de prevención. ✓ Personal disponible y servicios mínimos ✓ Limitación de acceso a personas usuarias y definición de servicios disponibles. ✓ Inversión: nuevas adquisiciones y creación de servicios de apoyo a la comunidad ✓ Comunicación: Las bibliotecas son espacios seguros. ✓ Establecer canales colaborativos.
  3. 3. 1. Desinfección de instalaciones y recursos. ⚫ Previa apertura de las instalaciones se debe seguir, en todo momento, las recomendaciones de las autoridades sanitarias, administrativas y gubernamentales competentes. ⚫ Esta limpieza se debe realizar de manera constante y con mayor frecuencia a lo largo del día, cuestión que se deberá tener en cuenta por si ello conllevara el cambio en la contratación de los servicios de limpieza que hasta la fecha se vinieran llevando de manera habitual. ⚫ También habrá que tener en cuenta qué hacer con los materiales que han estado en préstamo o vayan a estarlo, sus periodos de cuarentena y cómo proceder a su desinfección. Son varias las opiniones referentes al período de cuarentena de los materiales en soporte papel. Desde las 72 horas hasta los quince días. Curándonos en salud proponemos, pues, dos semanas (15 días) de cuarentena desde que el material es devuelto hasta su reincorporación a la circulación. ⚫ Nuestra función, o la del personal de la biblioteca que explícitamente deba ocuparse de ello, será la de velar por el cumplimiento de la normativa higiénico sanitaria. ⚫ Todo el personal de la biblioteca deberá contar con la formación e información necesaria en lo referente tanto a su cuidado personal como al de los usuarios y usuarias (tratado en otro punto de este documento)(ver punto 3) 2. Protocolo de actuación ante la preparación de las instalaciones. Dichas medidas preventivas deben ser desarrolladas, preparadas e instaladas en las bibliotecas con anterioridad al día de la apertura. 1. Instalación de mamparas de protección en el mostrador bibliotecario con la finalidad de ofrecer un mejor servicio a las personas usuarias de la biblioteca. 2. Controlar los conductos de ventilación. 3. Implementar medidas como mantener las puertas abiertas para evitar el contacto con pomos y manillas. 4. Colocar geles hidroalcóholicos en la entrada de la biblioteca. 5. Colocar carteles en la biblioteca y realizar folletos informando sobre las medidas higiénicas y sanitarias 6. Preparación de mesas en sala de consulta, sala de estudio y ordenadores para que garanticen el mantenimiento estipulado de distancia de seguridad.
  4. 4. 3. Protección trabajadores y medidas de prevención. El personal bibliotecario es un recurso imprescindible de las bibliotecas. Es por ello por lo que su protección es más que necesaria- Las instituciones de las que las bibliotecas dependan deberán ser, pues, las garantes del cumplimento de una serie de pautas básicas de seguridad e higiene que atañen al resto de colectivos laborales dependientes de esa institución, pero deberán contemplar las especificidades de las tareas bibliotecarias. Estas tareas específicas de nuestro ámbito no son habitualmente bien conocidas por lo que el departamento sanitario correspondiente deberá sondear junto al personal bibliotecario cada pauta de funcionamiento de las diferentes labores bibliotecarias a fin de poder establecer unos correctos protocolos. Por ello entendemos básico: ⚫ Definir a partir del estudio preciso de los trámites habituales en una biblioteca unas normas de comportamiento, higiene y sanitarias entre el personal bibliotecario. Normas que pueden ir desde la limitación de la interacción entre compañeros y personas usuarias, llevar guantes y mascarillas desechables diariamente, utilizar geles hidroalcohólicos, hasta, y en caso de creerlo oportuno, hacer la prueba del COVID-19 antes de volver a la biblioteca y llevar a cabo controles médicos. ⚫ La higiene de manos es la medida principal de prevención y control de la infección ⚫ Las bibliotecas deben proporcionar todo este material a sus profesionales, así como garantizar su formación en las distintas normas y medidas de seguridad. Como se ha comentado anteriormente, la vuelta de los profesionales debe ser segura. 4. Personal disponible y servicios mínimos. ⚫ Antes de volver hay que saber con qué personal se cuenta. A partir de este primer control se haría una ⚫ Vuelta a la biblioteca con el personal mínimo imprescindible y el resto del personal seguirá teletrabajando desde casa. 5. Limitación de acceso a personas usuarias y definición de servicios disponibles. ⚫ Lo primero a tener en cuenta es que cualquier servicio a implementar deberá ser puesto en conocimiento del departamento de Salud e Higiene de la institución para que valore su viabilidad.
  5. 5. ⚫ Evitar aglomeraciones en la apertura de la biblioteca, limitando el acceso a las personas usuarias así como su segmentación, poniendo especial atención en los menores y personas de la tercera edad, tanto por ser grupos de riesgo como por la dificultad de controlar sus hábitos de uso. (Plantearse el uso de medidores de temperatura facial, haciéndolo con personal contratado al efecto) ⚫ Servicios como el uso de ordenadores en caso de restablecerse, deberá estar especialmente controlado con unos muy estrictos protocolos de uso teniendo en cuenta que teclados, pantallas y ratones son focos importantes de transmisión. Para ello sería imprescindible reforzar la limpieza, actuando cada vez que se cambie de usuario en cada equipo. ⚫ Los servicios que en cada centro se pongan en marcha no son exportables. Cada biblioteca atiende a un municipio con sus propias especificidades demográficas, socioeconómicas, etc., los recursos tampoco son los mismos, y en virtud de estas características se establecerán qué servicios implementar, plazos de puesta en marcha, prioridades… ⚫ Indudablemente todos los servicios se verán afectados lo que obligará a la suspensión de algunos, la modificación de otros, y la implantación de nuevos servicios es decir, innovación. Todo esto y como hemos indicado se deberá abordar desde la idiosincrasia de cada biblioteca. Análisis de servicios: 1. Préstamo. El préstamo puede darse de dos maneras: in situ, por ejemplo, tras previa petición telefónica, email,..o a domicilio para aquellos colectivos vulnerables confinados en casa. Cada municipio en virtud de sus recursos optará por la manera de gestionarlos ya que las maneras son inspiradoras pero no siempre exportables. En las primeras fases de la desescalada la Biblioteca no debería estar en libre acceso con el objeto de que el fondo bibliográfico solamente lo manipule el personal de la Biblioteca. 2. Devolución: Prepondera la seguridad, lo que signigfica el menor contacto posible con los materiales, que sin ser tramitados serían sometidos a una cuarentena antes de su reincorporación a la circulación. Son varias las opiniones referente al período de cuarentena de los materiales en soporte papel. Desde las 72 horas hasta los quince días. Curándonos en salud proponemos pues dos semanas de cuarentena desde que el material es devuelto hasta su reincorporación a la circulación. La opción de depósito sería la de “cajas buzón” diarias con el fin de mantener el control sobre los períodos de cada documento. 3. Uso de salas: en el primer momento de la apertura es recomendable no dar este servicio hasta que los servicios sanitarios establezcan unos criterios generales. Y cuando así se haga, bajo permiso de la autoridad sanitaria competente, tienen que respetarse las distancias de seguridad. (Por ejemplo, retirándose sillas entre puesto y puesto para garantizar estas distancias).
  6. 6. 4. Ordenadores: Al igual que el uso en sala y por su especificidad mejor esperar a directrices generales. Las bibliotecas en función de sus recursos pueden optar por préstamos de ordenadores portátiles, tablets, chromebooks. Hay que tener en cuenta que los ordenadores son fundamentales para un segmento importante de la población. Debería valorarse si unos protocolos estrictos y exhaustivos pudieran ser suficientes para su reapertura, siempre con permiso de las autoridades sanitarias. 5. Otros usos in situ: Clubs de lectura, cuentacuentos, visitas, por el momento quedarán suspendidas recomendándose los clubs de lectura virtuales. • Las reuniones y trabajos en grupo deberán quedar anuladas hasta que se normalice la situación. • La adquisición de nuevos materiales deberá también ser valorada contando con la autorización del departamento municipal correspondiente así como con el proveedor a fin de asegurarse que se cumplen las normativas generales de higiene. Es por ello que las adquisiciones sí se podrán mantener manteniendo las cuarentenas correspondientes. 6. Inversión: nuevas adquisiciones y creación de servicios de apoyo a la comunidad. • Las bibliotecas tienen que resurgir e invertir en nuevos servicios y adquisiciones de recursos de información y entretenimiento. Es por eso por lo que las bibliotecas deben contar con presupuesto (inversión) para poner en funcionamiento la maquinaria cuanto antes, a pesar de la crisis económica en la que viven las bibliotecas y la que está por venir. Tal vez se deberían explorar por parte del Gobierno Vasco la posibilidad de adecuar las actividades subvencionables, así como los materiales que pongan a disposición de las bibliotecas • Habría que definir, por un lado, la comunidad de personas usuarias que puedan necesitar más la biblioteca (personas vulnerables, desempleadas, estudiantes, lectoras, emprendedoras…) para establecer una serie de prioridades y programas de reactivación y rehabilitación del tejido social e informativo. También habría que ir pensando desde ya, qué pueden ofrecer las bibliotecas para estos grupos e ir creando servicios de apoyo sostenidos por recursos, herramientas y actividades de utilidad para ellos siempre manteniendo una estrecha colaboración con los servicios adscritos al departamento de Higiene que serán en último caso los que den el visto bueno a estos servicios. Para ello se implementará al correspondiente protocolo que haga imprescindible que cualquier servicio requiera la aprobación de dicho servicio municipal • También es un momento oportuno para apoyar a las librerías y las editoriales. Pero será necesario tener en cuenta que los procedimientos administrativos deberán adecuarse a la situación e intentar acelerar la tramitación de las facturas.
  7. 7. 7. Comunicación: Las bibliotecas son espacios seguros. • Las bibliotecas sólo serán lugares seguros cuando los materiales sean seguros, su uso sea seguro y el personal a su cargo trabaje de manera segura. • Las bibliotecas tienen que mostrar tranquilidad y comunicar que son sitios seguros, libres de virus y espacios de confianza a los que volver. • Explicar qué medidas higiénico-sanitarias se han llevado a cabo y cuáles se llevarán mediante medios propios de la biblioteca (sitio web, redes sociales, correo electrónico, cartelería, publicidad…), medios locales (prensa digital y prensa en papel, radio, televisión…), medios de la organización o institución de los que depende la biblioteca o bibliotecas (notas de prensa, redes sociales corporativas / institucionales…). También se deberá comunicar e informar a las personas que acudan a la biblioteca. • Todas estas recomendaciones son básicas y genéricas. Por tratarse de un protocolo general a todas las bibliotecas se explorará la posibilidad de que todos los materiales explicativos (folletos de hábitos de uso, por ejemplo) puedan ser editados por el Servicio de bibliotecas del Gobierno Vasco) 8. Establecer canales colaborativos. La situación a la que las bibliotecas se enfrentan tras su reapertura obliga a canales de colaboración e intercambio de experiencias entre los diferentes profesionales. Los problemas son similares aunque las características de las bibliotecas sean diferentes. Medidas aplicables con carácter general a veces no son viables pero siempre se pueden adaptar y buscar soluciones apropiadas a cada tipo de biblioteca.

×