GéNero

3,965 views

Published on

Published in: Education, Technology
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,965
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
50
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

GéNero

  1. 1. Coordinación Nacional de Educación de Adultos MATERIAL DE APOYO PARA PERFECCIONAMIENTO DOCENTE DE EDUCACIÓN DE ADULTOS Propuesta de aplicación del enfoque de género en los programas de estudio de formación instrumental para la educación media de personas jóvenes y adultas Julio 2009 1
  2. 2. Coordinación Nacional de Educación de Adultos I. ANTECEDENTES El presente documento se realiza a partir de la reforma de educación de adultos y de los avances promovidos desde el Estado, en materia de equidad de género. En primer término, cabe señalar el proceso de cambio en el que está inmersa la educación de adultos a partir de la reforma curricular iniciada el año 2004 que, modifica los planes y programas e incluye, en la educación media Científico Humanista y Técnico Profesional, 4 subsectores llamados de Formación Instrumental, estos son: Convivencia Social; Inserción Laboral; Consumo y Calidad de Vida y Tecnología de la Información y las Telecomunicaciones, los que entraron en vigencia este año. Por otro lado y como parte del proceso de modernización del Estado, a partir del año 2001 comienza a aplicarse en los servicios públicos el Programa de Mejoramiento de Gestión (PMG). Este potencia e incentiva, entre sus líneas de desarrollo, la transversalización de la perspectiva de género en la administración pública. Asimismo, a partir del año 2006, con la Presidenta Michelle Bachelet, se genera una nueva instancia que permite avanzar más en la igualdad de género: esta es la Agenda Gubernamental pro Equidad de Género, la que promueve y propone acciones y objetivos para cada ministerio. En lo referente a educación, las indicaciones apuntan a la necesidad de avanzar en la igualdad de oportunidades en términos del acceso y la permanencia en el sistema educativo: Educación: base de las oportunidades. También se explicitan indicaciones específicas para la educación de personas adultas: “En la educación de personas adultas, fomentaremos programas de alfabetización y sistemas especiales de reforzamiento para aquellas mujeres que por falta de práctica han perdido conocimientos; facilitaremos la regularización de estudios de mujeres rurales, adultas mayores, madres adolescentes, jóvenes embarazadas y mujeres que trabajan fuera del hogar, implementaremos programas para que se familiaricen y puedan utilizar las nuevas tecnologías de información y comunicaciones.” Todas estas iniciativas tienen como propósito disminuir la brecha de género que afecta a las mujeres desde diferentes áreas de desarrollo. En específico, en la línea de educación de adultos, colocan el enfoque de género como un elemento gravitante dentro de las planificaciones y los diseños que se elaboran a corto y mediano plazo. Es así que los programas de estudios fueron revisados, en el momento de la elaboración, de acuerdo a las indicaciones realizadas por SERNAM en relación a la visión de género que desarrollaban. II. PROPÓSITO El objetivo del presente documento es entregar algunas orientaciones conceptuales y metodológicas para la aplicación del enfoque de género en la educación de personas jóvenes y adultas, con el fin de facilitar la inclusión de esta dimensión en el desarrollo de los cursos de Formación Instrumental, específicamente en el de Convivencia social y el de Inserción laboral. Sin embargo, y por la transversalidad de la temática, es posible extrapolar las sugerencias metodológicas para aplicarlas en otros sectores de aprendizaje en la educación de personas jóvenes y adultas. Se trata de entregar algunos lineamientos básicos de género de carácter introductorio para los y las docentes que se desempeñan en este nivel educativo. 2
  3. 3. Coordinación Nacional de Educación de Adultos III. ALGUNAS ORIENTACIONES CONCEPTUALES A. EL CONCEPTO DE GÉNERO En español, el término “género”, corresponde a un vocablo que tiene varias acepciones y dentro de las más comunes están: género como tipología (género literario); como tela y como categoría gramatical (género masculino, femenino o neutro). Sin embargo, a partir de los años ’70, en el ámbito de las ciencias sociales, se comenzó a utilizar el concepto de género en relación a cómo se construye y adquiere la identidad de las mujeres y hombres (el ser mujer o el ser hombre), de acuerdo a los roles que juegan los diferentes sexos en la sociedad (diferencias sexuales). Esta resignificación del término género es expuesta por la socióloga mexicana Teresita de Barbieri, quien lo explica de la siguiente forma: “…el sexo alude a lo biológico del ser humano, es decir uno nace varón (macho) o mujer (hembra) con determinadas características, condiciones y rasgos anátomo-fisiológicos, el género lo hace a características, roles, espacios y rasgos de personalidad que la sociedad asigna a varones y mujeres en función de su sexo y a las relaciones entre ambos.”1 Dicho de otra manera, cuando se habla de diferencia de género, se está refiriendo no solo a la diferencia biológica, sino también a cómo se entiende y espera que sea una mujer o un hombre en una sociedad determinada (diferencia cultural). Todo lo anterior configura un sistema sexo-género, que corresponde al “conjunto de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales que las sociedades elaboran a partir de la diferencia sexual (…) y que dan sentido a la satisfacción de los impulsos sexuales, a la reproducción de la especie humana y, en general a la forma de relacionarse entre las personas.”2 En tal sentido, el sistema sexo-género, como todo sistema social, es cambiante y modificable histórica y culturalmente. En nuestra sociedad, la posición diferenciada entre los sexos marca situaciones de desigualdad entre las mujeres y hombres; en estas, las mujeres han sido discriminadas y marginadas en los aspectos económicos, políticos, sociales y culturales, así como también en los ámbitos público y privado. Se puede señalar como ejemplo que, de acuerdo con este orden, se ha situado históricamente a los hombres como protagonistas en el espacio productivo y a las mujeres se les ha circunscrito al ámbito de lo reproductivo, con lo que se determina su participación ligada a la vida privada y doméstica. De acuerdo con lo anterior, el sistema sexo-género en una comunidad determinará lo que es conveniente, adecuado y posible para hombres y mujeres en términos de su ubicación y participación en las diferentes esferas de la sociedad: la familia, la educación, el trabajo, la política, etc. B. POLÍTICAS DE GÉNERO Sin duda que la estructura de género ha ido modificándose en nuestras sociedades, y actualmente las mujeres ocupan cargos en todos los niveles del poder. Hoy, Chile es un ejemplo en esta materia, dado que la presidenta de la República es una mujer. Asimismo, el aumento de 1 De Barbieri, Teresita. (1992) Sobre la categoría género: Una introducción teórica metodológica. En: Fin de Siglo, cambio civilizatorio. Ediciones de las mujeres Nº 17. Isis Internacional. Santiago de Chile. 2 Ídem anterior. 3
  4. 4. Coordinación Nacional de Educación de Adultos la participación femenina en el sector productivo es un proceso creciente y sistemático. De acuerdo a información del Ministerio del Trabajo, la participación femenina en la producción, en 1990 era de un 31% y hoy alcanza un 37%3. Si bien es cierto, esta cifra aún es baja, el aumento del porcentaje expresa el cambio cultural que está viviendo nuestro país. Frente a los cambios descritos, existe preocupación por parte del Estado por generar condiciones propicias para que las mujeres puedan desempeñarse adecuadamente en el espacio laboral. Una señal de esto es el aumento de las salas cunas y la multiplicación de jardines infantiles, cuya meta es la creación de 2600 nuevas salas cunas al año 2009, con lo cual se facilita la integración de las mujeres madres al terreno productivo. Asimismo, cabe destacar la preocupación del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet por mejorar las condiciones de vida de las mujeres y reconocer los costos de la maternidad, a través de la asignación de un bono por hijo nacido o adoptado, el que se pagará a todas las mujeres que jubilen y una vez cumplidos los 65 años. Otro aporte para las mujeres de menores ingresos es la Pensión Básica Solidaria de Vejez, que recibirán a partir de la puesta en marcha de la Reforma Previsional. Dentro del ámbito laboral, cabe destacar la reciente promulgación de la Ley 20.348, que asegura la igualdad de remuneraciones entre hombres y mujeres con la que se evita que a las mujeres se les pague un sueldo inferior al del hombre si cumple con un mismo trabajo. Sin embargo, aún falta avanzar en materia de equidad de género, ya que, a pesar de las políticas de paridad de género impulsadas por el actual gobierno, lamentablemente, no se ha logrado disminuir la brecha existente entre la participación femenina y la participación masculina en el espacio político y público. Por señalar algunos ejemplos: en el Senado existen apenas 2 mujeres de un total de 38 parlamentarios, lo que en términos de porcentaje da a las senadoras una participación de un 5,2%. En la Cámara Baja, la diferencia es un poco menor, allí son 120 diputados, de los cuales 17 son mujeres, que representan un 14,2%. Las alcaldías no muestran mucha diferencia. En la actualidad, de un universo de 345 municipios, solo 43 (que equivalen al 12 %), son dirigidos por alcaldesas. Cabe considerar que la educación juega un rol preponderante en el avance hacia condiciones de mayor equidad. Hoy en día las mujeres de más de 15 años con escolaridad incompleta alcanzan los 2.945.816 y corresponden al 51,1% de la población que no ha terminado sus estudios básicos o medios. Por otro lado, el promedio de escolaridad de las mujeres es de 9,5 años, menor que el promedio de los hombres, que llega a los 9,8 años4. La evidente persistencia de las inequidades y desigualdades que afectan a las mujeres, sobretodo a las más pobres, exige la articulación de políticas públicas enfocadas a mejorar sus condiciones de vida. C. LA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN LA EDUCACIÓN DE PERSONAS JÓVENES Y ADULTAS Al hablar de la relación entre educación y género, nos remitimos a dos grandes ámbitos. Uno, referido a la equidad de género, relacionado con el acceso igualitario a la educación para todos: niñas y niños, mujeres y hombres. El otro, relacionado con la socialización de género en el proceso educativo, en el que participa un conjunto de factores vinculados con la transmisión de 3 Ministerio del Trabajo y Previsión Social, www.mintrab.gob.cl, Mujer y Trabajo. 4 Censo 2002, Instituto Nacional de Estadísticas. Datos procesados con REDATAM. 4
  5. 5. Coordinación Nacional de Educación de Adultos valores, roles sociales y símbolos asociados a la construcción del ser masculino y del ser femenino. En este segundo punto, tienen especial relevancia, los textos escolares, el currículo educacional y las prácticas que hacen los y las docentes dentro del espacio educativo. En el ámbito de la educación de personas jóvenes y adultas, nos enfrentamos a hombres y mujeres que traen una formación ética y valórica, y que también son portadores de prejuicios y visiones que muchas veces podrán chocar con una mirada crítica de género, sin embargo creemos que la incorporación de esta perspectiva en la nivelación de estudios básicos y medios, constituye un gran desafío, ya que permite dar un salto significativo en la entrega de una educación de calidad, pertinente y adecuada a las necesidades de las y los estudiantes adultos. Así mismo, es importante poder intervenir con un enfoque crítico de género en espacios donde es posible abordar las problemática con una mirada adulta. 1. El currículo oculto y la práctica docente La categoría de género es transversal, lo que posibilita su abordaje desde las diferentes áreas del conocimiento y, de manera fundamental, desde el quehacer pedagógico. Por tal razón es muy importante lo que las y los docentes hagan en su desempeño profesional. El concepto de currículo oculto en este caso, se refiere al conjunto de prácticas pedagógicas realizadas por el profesorado, en el que se reproducen las desigualdades existentes entre hombres y mujeres y se transfieren como modelo a los y las estudiantes. Este comportamiento es, muchas veces, inconsciente y necesita de un proceso de autocrítica, para que profesores y profesoras se den cuenta de su accionar dentro de la sala de clases5. Este tipo de práctica se evidencia en hábitos arraigados que se ejecutan de manera irreflexiva. Por ejemplo, el uso sexista del lenguaje, una costumbre generalizada entre el profesorado, que es discriminatoria hacia las alumnas, pero aparentemente inocua y que aparece tanto cuando se omite el sujeto femenino (negación), como también cuando se hacen bromas, dichos y frases hechas que desvalorizan a las mujeres (subestimación). Otra forma de discriminación de género, que resulta inocente y bien intencionada, se manifiesta cuando las y los docentes prestan mayor atención a los estudiantes de sexo masculino o interactúan más con ellos, esto bajo la justificación del interés que demuestran o porque son más inquietos y demandan mayor atención. Esta práctica puede explicarse a partir de las diferentes expectativas que tiene el profesorado respecto de sus alumnos y alumnas. También se pueden señalar otras formas de discriminación en el ejercicio pedagógico, como condicionar a las mujeres a labores “típicamente femeninas” dentro de la sala de clases (preocuparse del aseo, el orden y la ornamentación del aula); o intencionar la participación masculina en las áreas de matemáticas y ciencias, relegando a las mujeres sólo al desarrollo en las áreas humanistas o artísticas. Sin duda que la ejecución de un programa de estudios que aborde la perspectiva de género, debe incluir dentro de su propuesta la eliminación de este tipo de actitudes del profesorado, considerando la participación de las mujeres de manera igualitaria dentro de la sala de clases, promoviendo su desarrollo en cada una de las diferentes áreas de aprendizaje y teniendo 5 Al respecto existe un estudio reciente, Análisis de Género en el Aula, Documento de Trabajo nº 117 realizado por el Departamento de estudios y Capacitación del SERNAM y el centro de Medición MIDE UC de la Escuela de Psicología de la Pontificia Universidad Católica. En www.sernam.cl 5
  6. 6. Coordinación Nacional de Educación de Adultos presente que el lenguaje construye mundos en los que las mujeres deben ser visibles y ejercer roles significativos dentro de la sociedad. IV. ORIENTACIONES METODOLÓGICAS GENERALES Las orientaciones que siguen a continuación abarcan el espacio educativo de las personas adultas en su conjunto, por lo cual se hacen sugerencias generales con enfoque de género, tocando algunos sectores de aprendizaje en específico y haciendo indicaciones que les permitan a los docentes enfrentar las clases de mejor manera. A. USO DEL LENGUAJE Como ya se ha dicho antes, el tema del lenguaje es fundamental en la incorporación de la perspectiva de género, porque a través de él construimos el mundo, nuestra identidad y podemos reconocernos. Lo primero que se debe tener en cuenta es que cada docente debe ser consciente de la utilización de un lenguaje inclusivo, esto es, que incorpore la presencia de las mujeres en distintas circunstancias, tanto al momento de nombrar ambos géneros (los profesores y las profesoras) como en la utilización de los femeninos cuando corresponde (la jueza y no la juez) o cuando nos referimos a conjuntos de personas en el que hay mujeres y hombres, también es posible utilizar genéricos colectivos reales (la humanidad o el ser humano en vez de el hombre). Cuando no se ha hecho conciencia de este fenómeno, resulta engorrosa y difícil la utilización de términos que engloreben la presencia femenina y masculina, pero en la medida que se incorpora como una práctica habitual en nuestra comunicación, se va haciendo natural. • COMUNICACIÓN ORAL El desarrollo de las habilidades orales de las personas constituye un objetivo explícito en el marco curricular para personas adultas. A través de actividades que impliquen la expresión oral, es fundamental promover la capacidad para defender posturas propias y la autoafirmación personal, proveyendo, a los y las alumnas de elementos discursivos que les permitan apropiarse de la palabra hablada. En este sentido es importante que durante los cursos trabajen los aspectos verbales, paraverbales y no verbales que se ponen en funcionamiento al momento de expresarse públicamente (las palabras que se usan, los silencios, los gestos, la postura etc.); es decir todos los elementos que se articulan en un espacio comunicativo. Cabe señalar que el desarrollo de las capacidades comunicativas orales debe enfocarse también hacia el desarrollo de capacidades de empleabilidad6 que es necesario fomentar y mejorar en las 6 Se sugiere tomar el concepto de empleabilidad como lo sugiere la OIT: "conjunto de competencias y cualificaciones transferibles" que refuerzan las capacidades y la aptitud de las personas para "encontrar, crear, conservar, enriquecer un trabajo y pasar de uno a otro obteniendo a cambio una satisfacción personal, económica, social y profesional". Tomado del sitio web http://www.cinterfor.org 6
  7. 7. Coordinación Nacional de Educación de Adultos personas más pobres. En este sentido, las mujeres aparecen con menos posibilidades, ya que, por condiciones culturales, su ámbito de desarrollo ha estado en el espacio privado, o ligado a trabajos y oficios que corresponden a extensiones del mandato social de género dispuesto para ellas, y que se relaciona con ser sujetos para otros, con lo cual aparece una marcada inclinación hacia actividades como servicios, cuidado de niños, ancianos y enfermos, desestimándose a priori, otras actividades consideradas poco femeninas, como conductoras, constructoras, mecánicas, gasfiter, entre otras. Por último, se debe velar porque las alumnas y alumnos hagan un uso inclusivo y no sexista del lenguaje hablado. • COMUNICACIÓN ESCRITA La comunicación escrita es fundamental a lo largo del proceso educativo, por cuanto es una habilidad necesaria para enfrentar cualquier desafío formativo. Sin duda las personas que han estado fuera del sistema escolar han abandonado esta práctica y, en muchos casos, les resulta difícil poder llevar a la escritura sus pensamientos, sentimientos y conocimientos. Incentivar la escritura desde una perspectiva de género debe considerar la posibilidad de que las personas puedan escribir sobre sí mismas: esto permitirá poner en común conflictos vividos como personales, que en muchos casos corresponderán a problemáticas sociales, asociadas a su condición de hombres y mujeres pobres. Es importante señalar que la escritura sobre sí misma no es un acto que surja espontáneamente, debe ser incentivado desde las y los docentes y debe darse espacio para que la expresión brote libremente. Incentivar esta habilidad en grupos mixtos, puede ser una gran posibilidad para que afloren conflictos de género que aquejan a los hombres y de los cuales no tienen conciencia. No obstante lo anterior, en cada una de las actividades escritas que se desarrollen se debe cautelar el uso inclusivo y no sexista del lenguaje. B. TRANSVERSALIZAR Se sugiere, como una estrategia de trabajo pedagógico, abordar las diferentes áreas de aprendizaje desde la perspectiva de una educación no sexista, que no discrimine ni a hombres ni a mujeres y que proponga una mirada crítica hacia estas prácticas para avanzar en su eliminación. Desde esta perspectiva, no se trata de introducir nuevos contenidos al currículo, sino más bien de reenfocar su tratamiento. Esta estrategia dará mejores resultados en la medida que las profesoras y profesores desarrollen un trabajo en conjunto, que potencie la labor que se desarrolla en las diferentes disciplinas a través de la integración de contenidos. Enfrentar la enseñanza desde una perspectiva multidisciplinaria permite mejorar los resultados en la educación de personas adultas, considerando que en esta etapa de la vida los nuevos conocimientos se van incorporando a una base anterior, que ya se posee y que no está segmentada por áreas de aprendizaje. Asimismo, esta perspectiva multidisciplinaria, permite proyectar lo aprendido a las diversas áreas. Se sugiere que el aprendizaje sea en relación al mundo circundante, a partir de situaciones problemáticas físicas y sociales; es decir, a partir de elementos conocidos por las y los 7
  8. 8. Coordinación Nacional de Educación de Adultos educandos, de tal forma de proveerles de un espacio seguro desde donde acceder a los nuevos conocimientos o a procesos de abstracción más complejos. Muchas de estas situaciones problemáticas pueden tratarse a la luz de un enfoque de género. C. VISIBILIZAR Es un aspecto relevante, porque a las mujeres no solo se las eclipsa a través de un uso sexista del lenguaje, sino que también su presencia puede ser negada según la manera en que las y los docentes seleccionen la información más pertinente y adecuada a cada asignatura –los hechos, el contexto, las personas involucradas, los ejemplos, entre otros–. Es decir, qué se elige para enseñar. Por ejemplo, se puede mostrar el siglo XX en la historia de Chile, y señalar el aporte de las mujeres sufragistas como Elena Caffarena, Graciela Mandujano o Amanda Labarca, por señalar algunas; o si se trata de materias relacionadas con la salud, se puede recoger los aportes de las curanderas y las yerbateras con todo el conocimiento popular que estas mujeres han acumulado través de la tradición oral. Por otra parte, al momento de dar ejemplos de personas que han hechos aportes significativos en nuestra civilización, siempre es posible encontrar mujeres destacadas, cuyo ejemplo permita a las alumnas identificarse y tener modelos que pueden seguir. En esta perspectiva, es muy importante la visibilización de los aportes de las mujeres científicas, por cuanto, es, en este ámbito disciplinar, donde la participación femenina ha sido más negada. V. EL ENFOQUE DE GÉNERO EN LOS PROGRAMAS INSTRUMENTALES CONVIVENCIA SOCIAL E INSERCIÓN LABORAL Los programas de estudios de Formación Instrumental se organizan en módulos temáticos; cada módulo está compuesto por unidades en la que se indican contenidos, aprendizajes esperados, sugerencias de evaluación, sugerencias metodológicas y bibliografía. Desde esta base se hacen propuestas para enfrentar el tratamiento con enfoque de género, de los subsectores instrumentales: Convivencia social e Inserción laboral, correspondientes al nuevo marco curricular vigente para la educación de adultos. Las sugerencias nacen de la revisión de cada uno de los programas de estudio señalados y se proponen evidenciar las posibilidades que ellos mismos otorgan para optimizar su aplicación incorporando la perspectiva de género. Cabe señalar que estas indicaciones solo incluyen sugerencias de actividades metodológicas, y solo en algunos casos, se propone la incorporación de algún concepto. Programa de Estudio: Convivencia Social En el Módulo I, Relaciones interpersonales, se abordan aspectos que determinan las relaciones entre las personas como los prejuicios, los estereotipos y la discriminación. Sin embargo en el texto no se hace alusión explícita al impacto que esto tiene en las mujeres. Cabe señalar que los roles de género son asumidos tanto por hombres como por mujeres y operan de manera similar en la construcción de sus identidades. Es importante poder indagar en la autoestima de las y los alumnos, porque, frecuentemente, las personas que nivelan estudios tienen baja autoestima, asociada al fracaso escolar. Mejorar la autoestima de alumnos y alumnas debiera ser un 8
  9. 9. Coordinación Nacional de Educación de Adultos objetivo prioritario en la educación de adultos, el Programa Convivencia Social permite acercarse a este ámbito del desarrollo humano Se sugiere la incorporación de temas de debate que incluya esta problemática, por ejemplo en la Actividad 3, de la Unidad 1, Los desafíos asociados a la convivencia, se puede incorporar el análisis de casos que pongan en relieve la discriminación sexual y/o de clase. Y cómo esta daña la autoestima de las personas, ubicándolas en un lugar subalterno. En relación al tema de los prejuicios y los estereotipos de género, se pueden trabajar a partir de la distribución de roles domésticos con los hijos e hijas y con ello evidenciar la transmisión de prejuicios de género: ¿Cómo se distribuyen los quehaceres domésticos entre los miembros del grupo familiar? ¿Cómo se dan los permisos a los adolescentes? ¿Quién se queda en casa cuidando al familiar enfermo? ¿Quién sale a trabajar? Al final de este documento incluimos un anexo con actividades para desarrollar con el grupo. Para este módulo sugerimos la Actividad Nº 3 del Anexo. El Módulo II, Resolución pacífica de conflictos, presenta un espacio propicio para hablar de la violencia intrafamiliar y la violencia de género, cuya expresión más brutal en el femicidio. Para ello se puede tomar noticias de la prensa, presentar algún caso y someterlo al análisis, proponiendo que alumnas y alumnos hagan representaciones en las que se muestren otras salidas, diferentes a la violencia. Sin duda que, al abordar este tema, se remitirá a los contenidos del módulo anterior: prejuicios, estereotipos y discriminación, elementos gravitantes que desencadenan la expresión más extrema de la violencia de género, el asesinato a mujeres. Cabe señalar, que si bien la violencia de género es transversal a las clases sociales, tiene una prevalencia en los sectores más vulnerables, por lo cual, durante el desarrollo de estas actividades se debe cuidar el trato que se haga del tema, dando acogida a aquellas alumnas que han sido maltratadas o que sufren la violencia de género. Cabe destacar la Actividad 4, en la que el componente de género está explicito en el planteamiento del conflicto que aparece en el texto. Asimismo, se valora la Unidad 2, Lo legal como salida al conflicto, en la que se incluyen temas que atañen explícitamente a las mujeres como los señalados en la Actividad 5, Definen itinerario para realizar una denuncia. Por último, en el Módulo 3, Trabajo colaborativo, se sugiere incluir las actividades domésticas como un espacio favorable para desarrollar un ejercicio de trabajo colaborativo en el que cada miembro del grupo familiar pueda hacer una parte. Se sugiere realizar la Actividad Nº 1 del Anexo. Programa de Estudio: Inserción Laboral La inserción laboral es un tema complejo que implica el desarrollo de una serie de habilidades que deben desplegar las personas que desean insertarse en el mundo del trabajo. El programa de estudios provee de conocimientos prácticos en torno al trabajo, a las condiciones laborales en nuestro país en la actualidad y el sentido que tiene el trabajo para cada persona, dotándolo de esta forma, de una significancia particular. 9
  10. 10. Coordinación Nacional de Educación de Adultos En el Módulo I, Legislación laboral, en la Unidad 1, Evolución del trabajo y características del mercado laboral, se propone para las sugerencias metodológicas, que se dé cabida a la discusión sobre el trabajo doméstico de las mujeres y se incluya el concepto el trabajo del hogar, que aparece en el Glosario del programa de estudios “Convivencia Social”. Ver Actividad Nº 5 del Anexo. En la Actividad 2, La Feria de Los Trabajos, en esta actividad es necesario que el o la docente haga explícita la discriminación de género plasmada en estas imágenes, reconociendo cada uno de los trabajos y reflexionando sobre aquellos otros que realizan las mujeres y que no están presentes en esta selección. El texto presenta a las mujeres desarrollando actividades de servicio o que tienen que ver con atender a otros; de esta forma, la actividad laboral femenina se traduce en una suerte de extensión del rol de madre, restringiéndose con ello las posibilidades de desarrollo de las mujeres solo a aquellos ámbitos que la vinculan con su condición procreadora. Así se pueden presentar imágenes de revistas o diarios en las que aparezcan las mujeres desarrollando diferentes labores y oficios. Se sugiere realizar la actividad Nº 4 del Anexo. En el Módulo II, Cuidado de la vida propia y ajena en el trabajo, la Actividad 2, se refiere al estrés laboral. En este punto no se nombra el acoso sexual como una de las causales de estrés. Se sugiere incluirlo y señalar que existe una ley que sanciona esta práctica abusiva. Cabe agregar, que el acoso sexual, también se produce desde una jefa a un subordinado, solo que de manera mucho menos frecuente. Es importante que las y los docentes puedan enfocar cada uno de estos temas generando un clima de mucha confianza para producir el diálogo que permitirá enfocar la mirada crítica de género. Para desarrollar con el grupo y abordar, tanto el tema de discriminación laboral de género como el de acoso sexual, sugerimos la Actividad Nº 2 del Anexo. VI. ANEXO SUGERENCIAS DE ACTIVIDADES 1.- ¿QUIÉN HACE QUÉ?7 Pensando en lo que ocurre realmente en su grupo familiar, ponga una cruz en la casilla correspondiente a cada persona que realice los siguientes trabajos domésticos. Si una actividad es compartida por más integrantes del grupo familiar, marque más de una casilla. Padre Madre Hija Hijo Cocinar Ir a la feria Ir al supermercado 7 Tomado del sitio web sobre temas educativos www.edualter.org 10
  11. 11. Coordinación Nacional de Educación de Adultos Padre Madre Hija Hijo Cocinar Comprar muebles Lavar en lavadora Lavar a mano Tender la ropa Planchar Coser Hacer las camas Sacudir Barrer Poner la mesa Lavar la loza Limpiar el baño Reparar llaves Arreglar la luz Ir a pagar las cuentas Ocuparse del auto Asistir a reuniones de padres y apoderados Cuidar a los niños Quedarse en casa cuando se enferma un hijo Llevar a los niños al consultorio Análisis 1. Tome a cada integrante de la familia y fíjese en qué tipo de tareas desarrolla dentro de las que aparecen en la lista. Padre 11
  12. 12. Coordinación Nacional de Educación de Adultos Madre Hijo(s) Hija(s) 2. Analice los tipos de tareas que desarrollan los hombres de la familia y aquellas que realizan las mujeres. 3. En grupo, discutan cómo se distribuyen las actividades domésticas y qué opinión les merece. 2.- UN MUNDO AL REVÉS8 – Vengo por lo del anuncio, señora. – Bien –dice la jefa de personal-. Siéntese. – ¿Cómo se llama usted? – Bernardo... – ¿Señor o señorito? – Señor. – Déme su nombre completo. – Bernardo de Pérez Delgado. – Debo decirle, señor de Pérez que, actualmente, a nuestra dirección no le gusta emplear varones casados. En el departamento de la señora Moreno, para el cual nosotros contratamos al personal, hay varias personas de baja por paternidad. Es legítimo que las parejas jóvenes deseen tener niños –nuestra empresa, que fabrica ropa de bebé, les anima a tener hijos–, pero el ausentismo de los futuros padres y de los padres jóvenes constituye un duro quiebre para la marcha de un negocio. – Lo comprendo, señora, pero ya tenemos dos niños y no quiero más. Además –el señor de Pérez se ruboriza y habla en voz baja–, hace dos años me operé. – Bien, en ese caso sigamos. ¿Qué estudios tiene usted? 8 Adaptación del texto de France de Lagarde. LE MONDE, 28-29, septiembre 1975. Aparecido en el sitio web www.edualter.org 12
  13. 13. Coordinación Nacional de Educación de Adultos – Tengo licencia media y estudié dos años administración de empresa en un centro de formación técnica. Me habría gustado terminar la carrera, pero en mi familia éramos cuatro y mis padres dieron prioridad a mis hermanas, lo que es muy comprensible. Tengo una hermana coronela y otra mecánica. – ¿En qué ha trabajado usted últimamente? – Básicamente he hecho reemplazos y trabajos de media jornada, ya que me permitía ocuparme de los niños mientras eran pequeños. – ¿Qué profesión desempeña su esposa? – Es técnica en construcción. Y se desempeña como jefa de obras de una empresa de construcciones metálicas. Pero está estudiando ingeniería civil, ya que la formación profesional es cada vez más necesaria en los tiempos que corren – Volviendo a usted. ¿Cuáles son sus pretensiones? – Pues... – Evidentemente con un puesto de trabajo como el de su esposa y con sus perspectivas de futuro, usted deseará un sueldo de complemento. Unos pesos para gastos personales, como todo varón desea tener, para sus caprichos, sus trajes. Le ofrecemos $200.000 para empezar, pago por horas extra y un premio por asistencia. Fíjese en este punto, señor de Pérez, la asistencia es absolutamente indispensable en todos los puestos. Ha sido necesario que nuestra directora crease este incentivo para animar al personal a no faltar por tonterías. Hemos conseguido disminuir el ausentismo masculino a la mitad; sin embargo, hay señores que faltan con el pretexto de que el niño tose o que la nana faltó. – ¿Cuántos años tienen sus hijos? – La niña seis y el niño cuatro. Los dos van a la escuela y los recojo por la tarde cuando salgo del trabajo, antes de hacer las compras. – Y si se ponen enfermos, ¿tiene usted algo previsto? – Su abuelo puede cuidarlos. Vive cerca. – Muy bien, gracias, señor de Pérez. Ya le comunicaremos nuestra respuesta dentro de unos días. El señor de Pérez salió de la oficina lleno de esperanza. La jefa de personal se fijó en él al marcharse. Tenía las piernas cortas, la espalda un poco encorvada y apenas tenía cabello. "La señora Moreno detesta los calvos", recordó la responsable de la contratación. Y, además, le había dicho: "La persona que contratemos quiero que sea más bien uno alto, rubio, con buena presencia y soltero". Y la señora Moreno será la directora del grupo el año próximo. Bernardo Delgado, señor de Pérez, recibió tres días más tarde una carta que empezaba diciendo: "Lamentamos...". Análisis 1. Leer el texto. 2. Describa qué le sucede con esta lectura y comente en grupo. 13
  14. 14. Coordinación Nacional de Educación de Adultos 3. Identifique los elementos que se están denunciando. 4. ¿Podría señalar otros aspectos que ponen en desventaja a las mujeres? 5. ¿Podría señalar qué aspectos ponen en desventaja a los hombres? 3.- ¿QUIÉN DEBE ESTUDIAR? 9 Es una casa grande, de cuatro dormitorios, uno doble para nosotros y uno para cada hijo. Tengo dos hijas y un hijo, ya son grandes, mis hijas trabajan, mi hijo es el más pequeño y sigue estudiando, porqué él tendrá que ir a la universidad, las hijas no, ya sabe, son mujeres, ahora trabajarán hasta que se casen, para ahorrar, las dos tienen novio, y para casarse se necesita dinero, para poner la casa. Pero cuando se casen quiero que tengan su casa, son los maridos los que tendrán que mantenerlas, y entonces es inútil que hagan estudios largos, que no terminan nunca y además, ¿me puede decir qué hacen con un trozo de papel, con el título? Lo tiran cuando tienen que limpiar la casa, hacer las compras, preparar la comida, ocuparse de los hijos, pensar en el marido. Y además nunca se sabe lo que se les mete en la cabeza a las mujeres si estudian demasiado, yo no digo que no tengan que estudiar, desde luego las dos tienen 4° Medio, es lo que necesitan para no ser ignorantes; estudiar demasiado no es bueno, se les sube a la cabeza, les vienen ideas raras, ¿quién las controla?, los pololos están de acuerdo, yo no soy el único que piensa así. Pero ellas son buenas, obedientes, siempre han hecho lo que les decía y yo les decía que si le hacen caso a su padre siempre estarán bien, y así fue. Son chicas inteligentes, tranquilas, buenas, nunca un disgusto, se ocupan de sus cosas, son sensatas, serias, muy formales, todo el mundo lo dice, no es porque yo sea su padre, también lo dicen los parientes, ya no se encuentran chicas así, con la cabeza llena de pájaros que tienen las chicas ahora... Análisis 1. De acuerdo a su experiencia, ¿conoce historias similares? ¿Qué opina al respecto? 2. ¿Qué opinión le merece el hecho de que el hijo vaya a la universidad mientras que sus hermanas trabajan para ahorrar y después casarse? 3. El protagonista de la historia, el padre, al igual que los pololos de sus hijas piensan que, al casarse, las mujeres deben dejar su trabajo para dedicarse enteramente al hogar y ser mantenidas por sus maridos. ¿Qué le parece esta forma de pensar? ¿Le parece justo? Fundamente su respuesta. 4. ¿Qué opinión le merece la afirmación respecto de las mujeres "estudiar demasiado no es bueno, se les sube a la cabeza, les vienen ideas raras"? 5. ¿Cree que en la familia debe haber alguien que mande? Explique su respuesta. 6. Comente el texto y las conclusiones con sus compañeras. 4.- ENCUESTA ¿QUÉ TRABAJOS SON SOLO PARA HOMBRES Y CUÁLES SOLO PARA MUJERES?10 9 Texto adaptado de Elena Gianini Bellotti, Las mujeres y los niños primero. Laia, Barcelona 1984, página 223. tomado del sitio web www.edualter.org 10 Tomado del sitio web sobre temas educativos www.edualter.org 14
  15. 15. Coordinación Nacional de Educación de Adultos a. Organizados por parejas, los/as estudiantes realizan entrevistas en la calle. Previamente se definen cuántas personas van a entrevistar, se entrevistará la misma cantidad de hombres y mujeres. Se puede complejizar el trabajo definiendo rangos de edad, por ejemplo 10 encuestas a personas de 18 a 40 años; 10, a personas de 40 a 60 años, u otros. b. Se rellenan adecuadamente los casilleros. c. Se tabulan los datos. d. Se realiza un análisis de los resultados preguntándose, por ejemplo: ¿Qué actividades son mayoritariamente atribuidas a hombres y cuales son para mujeres? ¿Cómo contestan los hombres y como lo hacen las mujeres? e. Se realiza un debate a partir de preguntas como: ¿Coinciden los resultados de la encuesta con las ideas sobre los roles que tenía la clase? ¿Por qué? ¿Por qué no? f. Hacer reportajes de mujeres del entorno que ejerzan trabajos fuera de casa. g. Se puede organizar una conferencia o un espacio de conversación invitando a hombres que hagan trabajos domésticos. RESPUESTAS DE HOMBRES RESPUESTAS DE MUJERES Sólo para Sólo para Para Sólo para Sólo para Para hombres mujeres ambos hombres mujeres ambos Cocinar Dedicarse a la mecánica Dedicarse a la peluquería Pilotar aviones Bailar Trabajar de conserje 15
  16. 16. Coordinación Nacional de Educación de Adultos Vender ropa Cuidar enfermos Dedicarse a la medicina Trabajar de secretaria/o Hacer aseo Trabajar de cajera/o Dedicarse a la abogacía Dirigir un banco Cuidar niños por hora Trabajar en contabilidad Total de hombres encuestados: Total de mujeres encuestadas: 5.- La jornada de trabajo de las dueñas de casa.11 La jornada media diaria de trabajo de las dueñas de casa es de nueve horas, sin grandes variaciones en vacaciones y fines de semana y sin interrupción del trabajo al cumplimiento de los 65 años. Si descontamos las mayores de 65 años, que podrían considerarse liberadas de la 11 Tomado del sitio web sobre temas educativos www.edualter.org 16
  17. 17. Coordinación Nacional de Educación de Adultos obligación de trabajar si fueran trabajadoras extra-domésticas (dedican a sus tareas domésticas un promedio de siete horas diarias) y las que tienen otro trabajo extra-doméstico (dedican a sus tareas domésticas un promedio de seis horas diarias), las demás -o sea, las dueñas de casa en sentido estricto- tienen una jornada media de trabajo diario de once horas y treinta minutos, y semanal de más de ochenta horas. Eso es el doble de la jornada máxima legalmente establecida para los trabajadores asalariados, y la diferencia es aún mayor si se compara el numero de horas trabajadas al año (por la ausencia de festivos, sándwich y vacaciones) y a lo largo de la vida (por ausencia de jubilación). ¿Como es posible tal desfase?12 1. Calcula el sueldo mensual que debería ganar una dueña de casa que tiene una jornada diaria media de 9 horas y cobra por hora lo mismo que gana una trabajadora de casa particular o el equivalente a 1 sueldo mínimo más las imposiciones. 2. Calcula el número de horas que trabajan al año una dueña de casa y un trabajador de empresa. Compara ambos tiempos. 12 Duran, M. A. (1986) La jornada interminable. Icaria. Barcelona, España. 17
  18. 18. Coordinación Nacional de Educación de Adultos VII. FUENTES DE INFORMACIÓN13 (Documentos, libros, páginas web) - Amorós, C. (Directora) (1998) 10 palabras clave sobre Mujer. Editorial Verbo Divino, España. - Barragán, F. (1993) Niñas y niños, maestros y maestras: Una propuesta de educación sexual. Diadas Editorial Sociedad Limitada; Sevilla, España - Blanco García, N. (2006) Materiales Curriculares coeducativos. España. - Fölsing, V. (1992) Mujeres Premios Nobel. Ed. Alianza. Madrid, España. - Junta Nacional de Andalucía. (2005) Guía de Buenas prácticas de género en educación. Andalucía, España. - Hexagrama Consultoras, FLACSO Buenos Aires e IESCO, Universidad Central de Bogotá. (2006). Equidad de Género y reformas educativas, Argentina, Chile, Colombia y Perú. Santiago, Chile. - Lagarde, M. (2001) “Democracia genérica. Por una educación humana de género para la igualdad, la integridad y la libertad”. En www.consorcio.org.mx/documentos/democracia_generica.pdf - Salinas, C., Aylwin, P., Labra, L., Nordenflycht, M., MINEDUC/ CPEIP-SERNAM (2000) Hombre = Mujer ¿Y en oportunidades? Santiago, Chile. - SERNAM (2008). Agenda de Género 2006/2010, Gobierno Presidenta Michelle Bachelet Jeria. Santiago, Chile. - SERNAM- ASDI (2001) Lo Femenino Visible. Manual para la producción de textos escolares. Santiago, Chile. - MINEDUC – Ediciones La Morada (1993). Educación y Género: una propuesta pedagógica. Santiago, Chile. - MINEDUC. (2003) Educación en sexualidad y afectividad. División de Educación General. Santiago, Chile. - Ministerio de Desarrollo Humano. Secretariado Nacional de Asuntos Étnicos, de Género y Generacionales MDH. (1997) La equidad de género en la educación. Fundamentos teóricos para una práctica no discriminatoria. La Paz, Bolivia. - Bonder, G. (1994) Los estudios de la mujer en la Argentina: avances y propuestas para el cambio educativo. Documento de trabajo. Ministerio de Cultura y Educación Buenos Aires, Argentina. - Bonder, G. (1994) “Mujer y educación en América Latina: hacia la igualdad de oportunidades”. Revista Iberoamericana de Educación, nº 6. Dirección Internet: http://www.campus-oei.org/oeivirt/rie06a01.pdf. - Bonder, G.; Morgade, G. (1993) “Educando a mujeres y varones para el siglo XXI. Nuevas perspectivas para la formación de docentes”. Ministerio de Cultura y Educación. Buenos Aires, Argentina. 13 Bibliografía preparada con aporte de Paulina Cid, SERNAM. 18
  19. 19. Coordinación Nacional de Educación de Adultos - Bonder, G.; Morgade, G. (1993) Voces y miradas de mujeres en las ciencias sociales del nivel primario. Programa Nacional de Promoción de la Igualdad de Oportunidades para la Mujer en el área educativa. Ministerio de Cultura y Educación/UNICEF. Buenos Aires, Argentina. - De Barbieri, T. (1992) “Sobre la categoría género: Una introducción teórica metodológica”, en Fin de Siglo, cambio civilizatorio. Ediciones de las mujeres Nº 17. Isis Internacional. Santiago, Chile. - González, R. M. (2002) “Género y educación: resignificando una historia. Formación del profesorado de educación básica”. Decisio. Saberes para la acción en educación de adultos, Nº 2, otoño. Dirección Internet: http://bibliotecadigital.conevyt.org.mx/servicios/hemeroteca/decisio/d2/rosama_gj.htm - González, R.M., (2000). "Políticas públicas en materia de género y educación", en R.M. González (Editora) Construyendo la diversidad: nuevas orientaciones en género y educación. Miguel Angel Porrua Editor/Universidad Pedagógica Nacional. México. - González, R.M., Migues, M. P. et al, (2001). "Estrategias educativas para la igualdad de oportunidades de alumnos y alumnas de la escuela básica y media superior", en La Tarea. Nº 15.www.latarea.com.mx - Maseru, A., C. Jaramillo y M. Cobeta, (1996) "La diferencia sexual en la educación, las políticas de igualdad y los temas transversales", en Revista de Educación 309. Madrid, España. www.ince.mec.es - Morgade, G., (2000) "Capacitación docente en género y educación: tensiones y alternativas", en R.M. González (Editora) Construyendo la diversidad: nuevas orientaciones en género y educación. Miguel Angel Porrua Editor/Universidad Pedagógica Nacional. México. - Morgade, G., (2001) Aprender a ser mujer. Aprender a ser varón. Ediciones Novedades Educativas. Buenos Aires, Argentina. 19

×