Entrevista fran-ale

198 views

Published on

tecnologias
sentido
sociedad
cultura

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
198
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entrevista fran-ale

  1. 1. Entrevistas a Alejandra Pérez y Fran Ilich:LA POSIBILIDAD DE SUBVERSIÓNEl tema es transversal en la 9ª BVAM. Está en obras como “Wiki_del_pueblo:CachUreo? Valparaíso: Pichanga Urbana”, de la artista chilena Alejandra Pérez,o en las experiencias cercanas al hacktivismo que el mexicano Fran Ilich mostróen el Coloquio Internacional: las herramientas digitales abren al arte realesopciones de acción social.Preguntamos al director de la BVAM, Néstor Olhagaray, ¿cómo se plantea el hacktivismo enel arte?: “Puede ser simplemente un acto de protesta, de rebeldía. Ser crítico y muycontestatario, pero también buscar el exhibicionismo mediático, muriendo ahí. Defiendo lasexperiencias más interesantes, que en primer lugar hablan de un dominio y de un conocimientode todos los instrumentos, hardware, software… Son actos tremendamente lúcidos y deingeniería. De deconstrucción y reducción analítica, que someten a sistemas impenetrables.Hay acciones bastante creativas e interesantes. El estatuto estético va más allá de la simplerebeldía y destrucción de un sistema, planteando un espacio crítico que lo avale comoexperiencia de arte. No es pura demostración de habilidades y superación del sistema,advirtiendo sus falencias. No es osadía o impacto mediático. Deviene arte cuando supera lasituación que compromete”.Un terreno de nuevas definiciones se abre al arte en el cruce con la tecnología y la acciónsocial. Fran Ilch y Alejandra Pérez son artistas invitados a la bienal que —el último día delColoquio Internacional (jueves 27 de agosto)— coincidieron con el tema “Arte, Activismo yRedes”.El primero se refirió allí a sus incursiones como artista-hacktivista, a sus experiencias desde laWeb junto al frente Zapatista, o a trabajos en la red como las Telenovelas Interactivas quetratan problemas de la población mexicana. Ilich preguntaba “¿puede el arte colaborar entiempo real con movimientos de resistencia… no a nivel estético, sino en acción?”.Alejandra Pérez —o “elpueblodechina”— habló entonces de la obra en exposición“Wiki_del_pueblo: CachUreo? Valparaíso: Pichanga Urbana”. La instalación sonora einteractiva —que incluye un mapa en el link http://meipi.org/Valparaiso— da visibilidad aagrupaciones de reivindicación social en el puerto declarado Patrimonio de la Humanidad, perocon varios proyectos urbanos ineficientes o cuestionados. El trabajo, dice, está “vinculado aactivistas locales que organizan la resistencia barrial contra los intereses privados y la falta decompromiso del Estado chileno con la ciudad puerto”. La artista vive allá y su inquietud pasapor “dar algo de vuelta” a los habitantes del puerto y “no sólo alimentarse de ellos”.
  2. 2. El uso de herramientas digitales plantea a estos artistas la posibilidad de una real vinculacióncon movimientos sociales. Radical incluso cuando se ejerce desde la clandestinidad delhacktivismo.Fran Ilich: “Las herramientas digitales brindan la posibilidad de problematizar al arte, haciendode éste un ejercicio dinámico que vaya más allá de la simple representación, inscribiéndolo enel campo de la acción. Por ejemplo, en el caso de determinado tipo de programación o actos envivo. Sin embargo, el que encontremos programación en una pieza no implica que esta no vayaa estar hecha para habitar en las cuatro paredes de una galería blanca y limpia. Y creo que ahíestá el problema. Hace unos 15 años, cuando aparece el net art proveniente de prácticaspeatonales del cyberpunk y el ciberespacio, se demuestra que una nueva práctica artística estáocurriendo. Esto coincide con la escena global de la música electrónica, que reclamabaespacios como la calle o edificios desocupados. El arte en Internet no necesitaba de galerías,ocurría en espacios como ftps, email, web… Sin embargo, hoy vemos que hay una necesidadimperiosa de éste por ser aceptado por el mundo institucional. Cierto, hay que decir que no sonlos mismos creadores, ni las mismas agendas. Lo que sí es que la posibilidad de subversiónexiste, aunque ocurra con frecuencia sólo como posibilidad”.Alejandra Pérez: “Las herramientas digitales son cercanas a las personas ya que sonutilizadas en la vida cotidiana para comunicar y almacenar información. Potencialmente ayudana la comunicación entre la gente. Un sitio como http://cerroconcepcion.org tiene alto tráfico,convoca y vincula iniciativas en el puerto y cuenta con un grupo muy activo de vecinos queestán organizados previamente al desarrollo del blog. El sitio ha reforzado y visibilizado untrabajo comprometido en terreno. Sin embargo, la mayoría del tiempo los medios digitalesestán dominados por su uso comercial e individualista. En esa lógica me parece se desarrollamucho del media art. Abunda el esteticismo y la búsqueda del control absoluto a través de lainteractividd entendida como efecto en tiempo real”.Las mismas preguntas fueron planteadas a ambos, por separado, luego del ColoquioInternacional.¿Significan estas prácticas cierta "esperanza" frente a la crisis de un arte que por muycrítico termina siempre manejado por el mercado?A.P: No, para nada. No es ninguna esperanza. Son manifestaciones que indudablementeamplifican nuestras capacidades de comunicación, pero no son una receta. Tampoco creo quetodo el arte crítico esté manejado por el mercado. Es decir, es así si aceptamos que todas lasesferas de la vida en la sociedad contemporánea están mediadas por el mercado y el capital,pero eso ya lo decía H. Lefebvre en 1968 (1901-1991, filósofo marxista francés).
  3. 3. F.I: El mercado del arte me parece una cosa fascinante. Pensar que a una pieza, a unconcepto, una idea, es decir, al arte, se le puede poner un precio en el mercado, quiere decirque algo está haciendo muy bien el mercado y muy mal el arte. Es decir, más allá de la retóricay la teoría del arte. Si el mercado logra darle un rol y ponerle un precio, entonces lo que el artetiene que decir termina siendo un simple comentario sin importancia. Sin embargo, tampocoestoy de acuerdo en que todas las acciones hacktivistas que están haciendo intervencionesquepan siquiera en los espacios del arte. Por ejemplo, los sabotajes a la infraestructurasubmarina de Internet o los servidores autónomos: ¿cómo podrían ser apropiados o incluidospor los espacios artísticos?¿Cómo puede el arte colaborar realmente en las luchas sociales? ¿Las potencia, lasencauza, las hace visibles...?A.P: Creo que el arte y el diseño pueden contribuir a convocar, organizar información y darvisibilidad a los movimientos sociales. Aunque a veces para ellos es más útil el trabajovoluntario de un abogado o un arquitecto. El arte y el diseño aportan discretamente y ambosse nutren y revitalizan en contacto con esta dimensión de trabajo y organización social. Por otrolado, hay luchas sociales digitales como el debate por los derechos de autor y las licenciaslibres. O el software propietario versus el software libre. Esas luchas para mí son muyimportantes, porque defienden la libertad para informarnos y acceder a la sociedad de lainformación. Y en estas reivindicaciones hay mucho movimiento en la red y colectivostrabajando en todo el mundo. Por ejemplo, en Barcelona, giss.tv, que trabajan en la difusión delsoftware libre con herramientas para hacer streaming, transmisión de audio y video en la red.F.I: Nunca estaría de acuerdo en que las luchas sociales necesitan ser visibles; en todo caso,necesitan ser resueltas. Incluso si el conflicto de Chile con los mapuches se silencia en losmedios, éste existe. Y el que se le nombre más tampoco ha hecho que se resuelva. Creo quela posibilidad que permite Internet es la de ser eficaz, pues si de nuevo el activismo mediáticose limita a la pura representación en los medios, entonces bien podríamos seguir en la fase dehacer pinturas o escribir textos sobre conflictos. En este momento, se trata de resolver otrabajar directamente sobre los conflictos, mediante intervenciones, organización, acción. Dehecho, hay que considerar un aspecto mediático que rara vez se toca en el arte y es el degenerar cuerpos económicos, políticos, como la TV y el radio, donde estos elementos sonincluso mas importantes que sus contenidos estéticos.También hay un problema de definiciones o de visibilidad de este tipo de arte quefácilmente puede ser puro activismo y no "obra de arte"... ¿Cuándo es arte una acción delucha social?A.P: Es arte cuando decimos es arte y realizamos o performamos la práctica al interior de unmuseo o en un otro espacio definido como perteneciente al dominio de las artes. El arte es un
  4. 4. acuerdo entre partes y hace mucho tiempo. Ya en 1916 el dadaísmo traía la vida cotidiana alespacio artístico. Mucho trabajo activista puede ser presentado artísticamente, dependeentonces de los medios de producción y los circuitos de distribución. Aunque sea en la calle yno una galería, es la performatividad artística un acto de lenguaje que define si es arte o no.F.I: Ese es un problema que le vamos a dejar a los puristas y a la gente que le gusta colocaretiquetas. Si el arte sólo existe para hacer arte, entonces es simple: no tiene ningún sentidoque los estados-nación le dediquen porción de su presupuesto. El arte, como la cultura, tieneresponsabilidad social, un carácter que cumplir como cualquier otro ministerio. Es decir, un arteque se queda para unos cuantos, no tiene ningún sentido en países democráticos. Y eso esalgo sobre lo que hay que trabajar.Prensa9ª BVAMChile 2009

×