Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Modulo3 subtema2

1,419 views

Published on

Información modulo

  • Be the first to comment

Modulo3 subtema2

  1. 1. CUIDADOS DE ENFERMERIA AL NEONATO SOMETIDO A INTERVENCIONISMO CARDIACO Lic. Enf. Norma Elia González FloresINTRODUCCIÓNLos grandes avances técnico-científicos en el intervencionismo cardiaco hangenerado una mayor apertura en el tratamiento de diversas cardiopatíassustituyendo en algunos casos la terapia quirúrgica o bien se combinan ambascuando la valoración e indicación médica así lo permite, sin duda a la par vanevolucionando los insumos propios de cada procedimiento donde la reingenieríade los catéteres y dispositivos permiten una mayor flexibilidad en el procedimientoy por ende una mayor éxito en las técnicas intervencionista. En este contexto elreto para el personal de enfermería es mantenerse al margen de lo avances yestablecer una capacitación constante en su desarrollo profesional lo cual setraducirá en eficiencia y calidad de los cuidados que proporciona al paciente enedad neonatal, contribuyendo de esta manera en una intervención rápida yoportuna para facilitar la rápida reintegración del paciente a su medio familiar.CONSIDERACIONES GENERALESEl cateterismo cardiaco es un procedimiento que se realiza invadiendo el sistemacirculatorio arterial y/o venoso, el objetivo del procedimiento por un lado radica enidentificar solo las alteraciones anatomopatológicas y fisiopatológicas del pacientepara establecer el diagnostico médico con mayor precisión, por otro, realizar unprocedimiento intervencionista específico cuando ya se sabe con precisión eldiagnóstico del paciente y por último puede tener una finalidad solo de
  2. 2. investigación1. En lo que respecta al procedimiento intervencionista seleccionadolas vías de abordaje, el número y calibre de los introductores, catéteres y guías,así como el tiempo exposición a la fluoroscopía, la cantidad del medio decontraste utilizado, la heparinización y las complicaciones propias de cada casopueden variar considerablemente. Indiscutiblemente la adecuada valoraciónmédica y de enfermería del paciente neonatal antes de ingresar a la sala dehemodinámica, permitirá identificar los factores de riesgo que potencializan unacomplicación.Por las características propias de estos procedimientos además de considerar laedad neonatal del paciente es primordial establecer las contraindicacionesespecíficas para el cateterismo intervencionista entre ellos se establecen losevento vascular cerebral reciente, presencia de insuficiencia renal progresiva,insuficiencia cardiaca descompensada, sangrado gastrointestinal activo, fiebrepersistente, anemia severa, hipertensión arterial severa no controlada,desequilibrio electrolítico severo, intoxicación con drogas antiarrítmicas, trastornosde la coagulación y falta de autorización del procedimiento por los padres o tutoresdel paciente2.Cuidados e intervenciones de enfermería previas al procedimientoEl paciente neonato demanda mayores necesidades en el cuidado del profesionalde enfermería; estas necesidades se deben jerarquizar y al mismo tiempoidentificar y evaluar los factores de riesgo que pueden potencializar lascomplicaciones derivadas de un procedimiento intervencionista. Desde elmomento que se programa un paciente se debe informar a los padres el ¿porqué? y ¿para qué del procedimiento?, la hora, el lugar, tiempo aproximado y lascomplicaciones del estudio; el papel de la enfermera es contar con losconocimientos precisos de anatomía y fisiopatología para esclarecer las dudasque el familiar pueda expresar sobre el procedimiento. Debe de verificar la
  3. 3. autorización por escrito y la actualización de los exámenes de laboratorio, loscuales deben incluir: biometría hemática, química sanguínea, urea y creatinina,tiempos de coagulación, grupo sanguíneo y Rh, tipificación sanguínea y ladisposición de productos sanguíneos. Es importante corroborar el baño un díaprevio al estudio o siguiendo el protocolo de cada Institución, la higiene óptima dela región genital e inguinal del neonato el día del procedimiento garantiza que encaso de seleccionar la región femoral para el abordaje cardiaco no represente unfoco de infección, es igualmente representativo que no deben existir infeccionescutáneas.El personal de enfermería debe identificar y conocer los antecedentes alérgico alos compuestos yodados, a la lidocaína o algún otro medicamento lo cual va afacilitar tomar las medidas necesarias de pre medicación, esto es importanteconsiderando que el cateterismo cardiaco se apoya de equipos radiológicos dealta resolución para proporcionar la visión fluoroscópica que se graba en elmomento de la inyección manual o mecánica de los medios de contrasteyodurados en una cavidad o vaso determinado; las reacciones alérgicas a estassustancias son una de las complicaciones que se pueden presentar siendo desdelas mas leves a las mas complejas3, por este motivo cualquier antecedente esimportante notificarlo. Sin embargo por los efectos secundarios que puede generarlos medios de contraste de alta osmolaridad, en los pacientes neonatales su usoes selectivo a medios no iónicos o de baja osmolaridad.Una medida que es de vital importancia es el ayuno del paciente el cual debetener un tiempo aproximado de cuatro a seis horas previas al procedimiento, elayuno va a limitar las náuseas y la emesis que se produce posterior a laadministración de los medios de contraste, o bien por la posibilidad de algunareacción vagal y en casos graves la intubación endotraqueal del paciente, conestas medidas se limita una complicación como la broncoaspiración. Derivado delayuno prolongado del neonato se debe garantizar la hidratación y un adecuado
  4. 4. aporte de la demanda calórica y de electrolitos mediante un acceso vascularperiférico o central con la finalidad de evitar la presencia de hipoglucemias yarritmias cardiacas por descontrol electrolítico. Mantener volúmenes urinariosentre 1 a 2 mL/kg/h y una densidad urinaria de 1.008 a 1.015, 4 hace referencia deuna adecuada hidratación y filtración glomerular esto es primordial dado que seasegurar la excreción del medio de contraste por vía renal y se limita la posibilidadde un daño por los efectos nefrotóxicos que caracterizan a los compuestosyodados.El personal de enfermería debe asegurar que el paciente se mantenga eutérmicoya que sus demandas metabólicas se incrementan como consecuencia de lahipotermia, evitándose así la presencia de hipoxemia y acidosis metabólica lo cualpuede ser potencial para incrementar la presión pulmonar y desencadenar unacrisis hipertensiva pulmonar.Los registros de enfermería en el expediente clínico deben incluir las constantesvitales recientemente tomadas antes del ingreso a la sala de hemodinamia, lo cualayudará a la valoración de enfermería permitiendo identificar la estabilidadhemodinámica del paciente antes del procedimiento y al mismo tiempo evaluar elpeso y talla para facilitar el cálculo idóneo de medicamento e infusionesnecesarias durante el mismo; en los controles de enfermería se debe actualizar eltratamiento médico donde se especifique los tipos de soluciones parenterales oinfusiones como inotrópicos, vasodilatadores, etc. así como la dosis en infusión delos mismos. En caso de estar con tratamiento de heparina no fraccionada eninfusión intravenosa esta debe ser suspendida como mínimo 4 horas antes delprocedimiento y contar con el control de laboratorio antes de ingresar a la sala dehemodinámica. Se debe verificar que el paciente no porte objetos de metal ya queestos interfieren en las imágenes tomadas bajo fluroscopía, cerciorarse del iniciodel antibiótico como medida profiláctica y la valoración del estado neurológicoactual del paciente5. Los cuidados de enfermería y las intervenciones previas son
  5. 5. parte fundamental para limitar complicaciones durante el procedimiento y posteriora él.Cuidados e intervenciones de enfermería durante el procedimientoEl paciente neonatal que se ha programada para un estudio intervencionistageneralmente requiere de una rápida atención médica derivado de la gravedad dela cardiopatía y la inestabilidad hemodinámica, por lo mismo el tratamiento esemergente y en algunos casos solo paliativo con la posibilidad de mayoresriesgos durante el procedimiento; lo cierto es que hoy en día se les puede ofreceuna alternativa para este grupo etario. Por lo tanto el personal de enfermería quelabora en las salas de hemodinámica debe estar capacitado para identificar el tipode cardiopatía, la complejidad de la misma, el procedimiento de elección, así comoel material y medicamentos utilizados para tal fin, la preparación y calibración delos equipos electromédicos que se requieren para la monitorización de lasconstantes vitales, el equipo de ventilación mecánica y el desfibrilador listo parautilizarse en caso necesario, esto le permitirá mantener equipada la sala con todoslos insumos necesarios para solventar una emergencia. Una parte fundamental enlas intervenciones de enfermería es el apoyo al médico hemodinamistaproporcionándole el material necesario y la vigilancia de las técnicas de asepsia yantisepsia durante el procedimiento.Las especificaciones de cada procedimiento varían de acuerdo a la patologíavalorándose desde la edad y peso del paciente, los gradientes de presión yresistencias de las estructuras cardiacas, la función ventricular, la presencia decortos circuitos veno-arteriales y el número, tamaño y posición de los defectos; lostratamientos intervencionistas usuales en los pacientes neonatales pueden variarcon base a la experiencia de cada institución sin embargo las referencias comunespara este grupo etario son la valvuloplastía aórtica con balón, valvuloplastíapulmonar con balón, angioplastía pulmonar con stent, atrioseptostomía con balón,
  6. 6. embolización de colaterales aorto-pulmonares y la angioplastia Ao con balón esreservada como una alternativa paliativa cuando no es posible el tratamiento 6-7quirúrgico pero con riesgo importante, en lo referente a la oclusión de defectosintracardiacos como la persistencia del conducto arterioso (PCA), comunicacióninteratrial y comunicación interventricular se considera la edad y el peso delpaciente por el calibre de los introductores, catéteres y dispositivos, los riesgos yel costo beneficio de los procedimientos para el paciente en edad neonatal8.La valorar clínica del paciente y la detección de sus necesidades demandan uncuidado de enfermería oportuno, por lo tanto una vez que el paciente es llevado ala sala de hemodinámica se debe iniciar la monitorización de las constantesvitales, la monitorización del ritmo cardiaco, la oximetría de pulso recordando quepara esta última la lectura de saturación de O2 pueden verse alterada en estadosde hipoperfusión e hipotermia4; en el momento de la calibración de lostransductores para el registro de presiones invasivas se debe considerar el nivelfleblostático ya que esta intervención de enfermería nos permite registrar 9parámetros con un menor margen de error, se deben tomar las medidasnecesarias para mantener al paciente eutérmico colocándolo en el colchón térmicosobre la mesa de la fluroscopía, otra alternativa es cubrir las extremidades conalgodón y un plástico flexible teniendo cuidado de no cubrir el sitio de abordaje, elacceso venoso y de lesionar la piel del paciente; es imprescindible verificar lapermeabilidad de la vía venosa para garantizar la hidratación y la infusiónconstante de los medicamentos necesarios durante el procedimiento.Las alternativas intervencionistas en el paciente neonato generalmente requierende intubación endotraqueal, una intervención de enfermería es apoyar al médicoanestesiólogo para inducir al paciente a efectos de sedación y/o relajación para laintubación verificando durante el procedimiento oximetría de pulso, campospulmonares, posición y permeabilidad del tubo endotraqueal, aspiración desecreciones, así como toma y valoración de gasometrías arteriales; en el cuidado
  7. 7. de la función respiratoria las intervenciones de enfermería tienen unacoordinación con el equipo médico para asegurar un adecuado aporte en lasdemandas de oxígeno del paciente. Una peculiaridad de la hipoxia sostenida esque puede desencadenar vasoconstricción en la red vascular pulmonarincrementando la presión a este nivel lo que se convierte en un factor potencialque puede desencadenar una crisis hipertensiva pulmonar o crisis hipóxica.La inmovilización de las extremidades mediante las técnicas de sujeción neonatalevitan los movimientos de flexión del miembro intervenido esto puede originar unalesión en el vaso, perforación y sangrado importante sobre todo cuando elprocedimiento se realiza por vía retrógrada y el paciente se encuentra bajo efectosde la anticoagulación requerida durante el procedimiento generalmente seemplean bolos de 50 a 100 UI/kg, lo cual incrementa el riesgo de sangrado8. Sedebe vigilar el Hematocrito durante el procedimiento ya que las pérdidassanguíneas generalmente quedan impregnadas en las gasas y los camposquirúrgicos por lo tanto una disminución del hematocrito o pérdidas por arriba de 8a 10 ml/kg es indicativo para valorar una transfusión sanguínea.El abordaje cardiaco se realiza mediante técnica de Seldinger por la arteria o venafemoral utilizando previamente anestésico local, si embargo en caso necesario sepunciona la vena yugular o subclavia. Durante el procedimiento se utilizandiferentes catéteres y guías con angulaciones variadas que son manipuladosdentro de la cavidad cardiaca, estos movimientos pueden estimular al sistema deconducción provocando arritmias transitorias que se autolimitan o pueden serletales y sostenidas produciendo inestabilidad en el paciente y evolucionar a unasituación de urgencia, lo cual nos obliga a registrar e identificar constantementelas arritmias para iniciar el tratamiento oportuno incluso es vital mantener unafuente de marcapaso externa y un electrodo endocárdico disponible.Durante la inyección manual o mecánica de los medios de contraste se puedenpresentar efectos inotrópicos negativos que condicionan a hipotensión o efectos
  8. 8. electrofisiológicos con presencia de bradicardia generalmente son transitorios, sinembargo la hipotensión puede se indicativo de una reacción anafilactoide grave 2 yevolucionar hasta un estado de choque, los cuidados de enfermería en elmomento de la inyección deberán de tener la finalidad de vigilar los datos precisospara identificar los signos y síntomas evidentes. Mantener una adecuadahidratación del paciente, el control de líquidos riguroso y un balance urinario enrangos normales limita la posibilidad de originar una congestión pulmonar enpaciente con mala función ventricular, asegura una adecuada función renal y unequilibrio acido-base.Una vez terminado el procedimiento y bajo los efectos anestésicos se realiza elretiro de los introductores, el cuidado de enfermería en este momento se centra envigilar signos de reacción vaso-vagal y presencia de sangrado, en caso deobservarse hematoma en el sitio de punción se delimitará el área y se instalará unparche compresivo siguiendo el protocolo de cada institución.Los registros de enfermería en el expediente clínico comprende el tipo deprocedimiento, complicaciones que se presentaron, el control de signos vitales,oximetría de pulso, función respiratoria, el medio de contraste utilizado y el totalde volumen ministrado, sangrado aproximado, volumen urinario, característicasurinarias y los medicamentos empleados. Si las condiciones hemodinámicas delpaciente lo permiten se valora la entubación endotraqueal en la sala dehemodinámica antes de trasladarlo a su unidad.La minuciosidad en la valoración constante del neonato durante el procedimientonos conduce a identificar los riesgos potenciales propios de cada procedimiento yrealizar las óptimas intervenciones de enfermería dependientes o independientespero que aseguren una completa coordinación y comunicación entre el equipomédico que labora en las salas de hemodinámica.
  9. 9. Cuidados e intervenciones de enfermería posteriores al procedimiento.La unidad del paciente se prepara con un monitor para el registro del ritmocardiaco y las constantes vitales, la enfermera hemodinamista entrega el reporteverbal y por escrito a la enfermera de hospitalización responsable del mismo. Semonitorizan las constantes vitales cerciorándose de la estabilidad hemodinámicadel paciente, se proporciona oxígeno suplementario mediante una campanacefálica, vigilando la función respiratoria o se continua con la ventilación mecánicaasistida si no fue posible la extubación; se valora pulso, llenado capilar ytemperatura de la extremidad intervenida vigilando datos de hipo perfusión tisulary en caso de presentarse notificar inmediatamente; se continua con la hidrataciónintravenosa y el control de la diuresis observando sus características, se mantienela eutermia del neonato, se toma un control de glucosa y si no está contraindicadoy han pasado los efectos anestésicos se inicia la fórmula láctea, se valora la tomade exámenes de laboratorio, se continua con el tratamiento médico y el parchecompresivo se retira después de 24 horas. Permanecerá la vigilancia de datos desangrado retroperitoneal, insuficiencia renal aguda, sangrado en el sitio depunción, datos de infección local o sepsis y la respuesta neurológica del paciente.No hay que perder de vista informar al familiar sobre el estado hemodinámica delpaciente y permitir su ingreso a la unidad del neonato en el menor tiempo posible.
  10. 10. CONCLUSIONESLos avances actuales en la intervención cardiaca traen consigo beneficiosindiscutibles para el paciente. Por un lado se limitan los riesgos que acompañan alos procedimientos quirúrgicos, y por otro se reduce el tiempo de estanciahospitalaria, con lo que el paciente enfrenta menos trauma físico, dolor ycicatrices evidentes. Sin embargo, los buenos resultados requieren de un cuidadoeficaz y eficiente por parte del equipo multidisciplinario y muy especialmente deenfermería.En lo que respecta al cuidado de enfermería, se debe centrar en la base de losindicadores de calidad, sin dejar de lado la atención humana para el paciente ysus familiares.Como ya se mencionó anteriormente, el paciente neonato que es programado aun procedimiento intervencionista requiere de una minuciosa valoración médica yde enfermería para identificar los factores reales y potenciales que podríancomplicar su estabilidad hemodinámica.A la par, la comunicación entre el personal de enfermería responsable del pacientey la enfermera hemodinamista debe ser clara y precisa. Esta comunicaciónpermitirá llevar una secuencia de los cuidados antes, durante y después delprocedimiento, asegurando una evolución rápida y sin las complicaciones quepudieran generarle al paciente una incapacidad o discapacidad para su vidafutura.Siempre es indispensable orientar y adiestrar a los padres o al cuidador primariodel paciente en todo lo relacionado a los cuidados requeridos una vez que esegresado a su domicilio, ya que desde este momento la responsabilidad escompartida entre el equipo médico y la familia.
  11. 11. Bibliografía consultada 1. Mautner B. Cardiología. Argentina: Guía, 2003, 720. 2. Martínez MA. Cateterismo cardiaco. México: Trillas;1997,18 3. Castellano C. Urgencias cardiovasculares. España: Harcourt; 2001,346. 4. Gomella T, Neonatología. Buenos Aires: Panamericana; 2005.p.67-79. 5. Rincón I. Manejo anestésico del niño con cardiopatía durante el cateterismo cardiaco. (26-03-08) file:///C:/Documents%20and%20Settings/ELIA/Mis%20documentos/Manejo%20an estesico%20del%20ni%C3%B1o%20con%20cardiopatia.htm. 6. Amanda G, et al, Intervenciones cardiovasculares SOLACI. Brasil: Aneheu; 2006.p. 461. 7. Marschall S, Magnus O. Cardiología. Barcelona: Masson; 2006.p.443- 7. 8. Iñiguez A. Terapéutica cardiovascular. Madrid: Ars Medica; 2004.p. 645. 9. Slota MC. Cuidados Intensivos de enfermería en el niño. México: Interamericana; 2000.p.188. 10. Atkinson L. Guía clínica para la planeación de los cuidados. México: Interamericana; 1997. 11. Carpenito LJ. Diagnósticos de enfermería, aplicación a la práctica clínica. Madrid: Mc-Graw-Hill Interamericana; 2002. 12. Guadalajara-Boo J. Cardiología. México: Méndez Editores; 1998. 13. Park MK. Cardiología Pediátrica. Barcelona: Hartcour Brace; 1999. 14. Schulte E. Enfermería Pediátrica de Thompson. México: McGraw-Hill Interamericana; 2002.

×