Décimas comunes y corrientes

6,409 views

Published on

Décimas acerca de lo cotidiano del autor a través de su vida, especialmente de su época de estudiante.

Published in: Entertainment & Humor
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
6,409
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Décimas comunes y corrientes

  1. 1. Lácides Martínez ÁvilaDÉCIMAS COMUNES Y CORRIENTESBarranquilla, 2011
  2. 2. LAMENTO DEL CURSO TERCERONo estudiamos con esmero,porque ya todo maestrodetesta del curso nuestrodizque porque es recochero.Todos dicen que Tercerono se puede soportar,y no quieren ni dictarlas clases debidamente,pues creen más convenientededicarse a amonestar.Nos han descorazonadoporque en vez de aconsejarnoslo que hacen es informarnosque del curso se han cansado.Nos han desacreditadoante el resto de estudiantesy nos mantienen errantespara risa de los otros,ya que hallámonos nosotroscomo reses trashumantes.De burlas y humillacionesse encuentra el curso colmadopuesto que hemos ocupadocasi todos los salones.Cierto es que somos gritones,que hablamos hasta por los pies,pero menos cierto no esque los de Quinto o de Sexto,sacando cualquier pretexto,hacen recocha en francés.
  3. 3. SALUDO Y ELOGIO A LA BANDERA¡Salve, bello tricolor,estímulo del patriota,alérgico a la derrotay del contrario temor!Tú infundes un gran valoren las sangrientas batallascuando, elevado, te explayas,acariciado del viendoy cuando en meneo lentoondeando en el aire te hallas.Tú, ondulante pabellón,eres la fuerza latentedel soldado combatienteque lucha sin detención.Tus bellos colores sonel auténtico reflejodel fértil suelo complejode nuestro país querido,el cual es y siempre ha sidodel paraíso el espejo.A ENITH ALEMÁN NÚÑEZMe es imposible olvidaraquellos ledos momentoscuando los dos, muy contentos,nos íbamos a bañar.En El Encanto a nadarponíamonos, pero antes,durante largos instantes,jugábamos muy felices,meciéndonos en raícesde los árboles colgantes.En las aguas cristalinas,que siempre paraban frías,tomaba yo entre las mías
  4. 4. tus dos manecitas finas.Innumerables sardinasacudían a granel,sólo por rozar tu piely ¡qué linda te veían!,cuando algunas te lamíancomo si fueras de miel.Durábamos largas horasmetidos en la corriente;tú me lanzabas, sonriente,miradas embriagadoras.Tus carcajadas sonorasla montaña repetía,y, al ardiente mediodía,el febo, ya en el cenit--¿no lo recuerdas, Enith?--,tu tez blanca enrojecía.A FANNY LEMUS GARCÍAEn toda su intensidad,siento un grande desespero,porque de Fanny yo esperosu llegada a esta ciudad.La nocturna oscuridadpronto dará paso al día;sin embargo, todavíano he podido dormir nada…Así espero la llegadade Fanny Lemus García.Que el tiempo se ha detenidomuchas veces me parecey que es por motivo eseque Fanny aún no ha venido.Quedar bastante dormidoentonces me gustaríay así ver si el sol seríacapaz de jamás salirpara no dejar venira Fanny Lemus García.
  5. 5. El silencio de la nochees roto por los ladridosde los perros aguerridosque hacen de furia un derroche.Por que de pronto se mocheaquesta tiniebla fría,hasta mi vida daríasin reparo ni egoísmo;¡lo que quiero es ver ya mismoa Fanny Lemus García!En el patio los papayosson bañados por la luna,que desde su alta tribunaclava en la tierra sus rayos.Aún los alegres gallosno entonan su melodía;en la cocina sombríalas ratas están gozando,y yo aquí sigo esperandoa Fanny Lemus García.ZENAIDA RODRÍGUEZ CHAVESComo del aire las aves,estoy de ti enamorado;cuando no estás a mi lado,desespero, y tú lo sabes.Zenaida Rodríguez Chaves,siempre acariciar quisieratu liviana cabelleraque la misma brisa peina;tu lindo cuerpo de reinaquiero asir con ansia fiera.El candor de ciervo jovenque hay en tus ojos de mar,no me los deja mirarsin que en el acto me arroben.Una pieza de Beethovencarece de la armonía
  6. 6. que tiene la melodíade tu voz acompasada,y tu faz arreboladani la Virgen la tenía.Ese amor recién nacidoy carente de impurezas,que con ardor me profesas,es por mí correspondido.Yo había casi perdidolas esperanzas de serobjeto de un gran querercomo el que tú me demuestras…¡Estarán las vidas nuestraspor siempre unidas, mujer!Eres un tierno capullode incipiente primavera,cuyos pétalos esperapoder abrir con orgullo.Mi corazón todo es tuyoy habrá de pertenecertehasta el día de mi muerte,y si después de morirse puede amando seguir,aun muerto habré de quererte.PARA ASILDE FRAGOZODE GUILLERMO MARSHALLUna mañana otoñalcompuse esta estrofa humildepara ti, preciosa Asilde,dulce hada sin igual.Yo te adoro en forma talque sin ti no tengo gozo,y lucharé sin reposo,con denuedo y valentíapara lograr algún díatu amor, Asilde Fragozo.
  7. 7. A GABRIELITATú me quieres, yo lo sé,y amarte me gustaría,pero en esta vida impíaa amar nunca volveré.En una ocasión améa una mujer hechicera,pero la muy traicionera,después de que alimentómi gran amor, resultócon que de otro hombre ella era.Prometí a mi corazóndesde entonces impedirque volviera él a sufrirpor causa de esa pasión.Ésa es la única razón,y en mi mente se halla escrita,por la que, siendo bonitatú cual perfecta obra de arte,no pueda ni intente amarte,mi estimada Gabrielita.Tú eres linda, eres hermosa,eres joven, eres buenay, como flor de azucena,eres alba y primorosa.Yo creo que si una diosate ve, es capaz de envidiarte,y he llegado a valorarteen el campo moral mucho,pero sin embargo luchopor no llegar nunca amarte.A LUZ MARINA CASTRO RODRÍGUEZComo se entierran los clavos,de modo fuerte y derecho,tú estás metida en mi pecho
  8. 8. igual que cerda en los pavos.No debemos seguir bravos,cosa que a nada encamina,si estás cual sagaz espinadentro de mi corazón…¿Tengo o no tengo razón,mi querida Luz Marina?Por el haz y el envéshay que examinar los temasy analizar los problemascon cordura y sensatez.No pienses con torcidezni con mente de gallina,que la tuya es clara, finay llena de inteligencia.¡Ten de mi vida clemencia,mi querida Luz Marina!Si en algo yo te he ofendido,objeto de mis quereres,perdón, si así lo requieres,arrodillado te pido.Piensa que por ti he sufrido,que la Parca se avecinay que en su garra dañiname llevará a sus posadassi tú de mí no te apiadas,mi querida Luz Marina.A LUCILA LAMUS RUIZDesde cuando mi pupilapor vez primera te vio,mi corazón se entregóa ti, querida Lucila.Mi alma la pasa intranquilay gimiendo de dolor,porque tú, fragante flor,sin compasión me aborreces.¡No te imaginas las vecesque he llorado por tu amor!
  9. 9. Pensando vivo a toda horaen ti, adorable doncella;en tu boquita tan bellade sonrisa encantadora.Lácides Martínez llorapor no poderte abrazarni con ternura besartus labiecitos sensuales…Tus ojos angelicalesparecen perlas del mar.Quien tu amor logre obtenerha de ser, sin duda alguna,el hombre con más fortunaque en el mundo pueda haber.Tú eres la única mujerque, habiéndola conocido,apartarla no he podidodel interior de mi mente;no puedo, por más que intente,echarte yo a ti al olvido.Mi visión se ha puesto gris,empañada por el llanto;sin tu amor, precioso encanto,yo no puedo ser feliz.Tú, Lucila Lamus Ruiz,eres la mujer más linda;mereces que se te rindacualquier persona a tus pies;mi corazón sincero es,y Lácides te lo brinda.COMPLACENCIAAunque mucho y con fijezafue mi vista de ti en pos,nunca antes oí tu voz,cabecera de belleza.Voy a ver si la cabezame da para componer
  10. 10. los versos que antes de ayerme pediste que te hiciera…Si me ayuda la mollera,hoy te voy a complacer.Aunque yo en ninguna partesoy poeta ni de apodo,bregaré hacerlos de modoque consigan agradarte.No voy a garantizarteque serán de calidad,pero sí en su integridadserán de afecto y cariño…¡Aprécialos como un niñoa su tren de navidad!Estoy en un mediodía,bajo un calor muy tremendo,estos versos escribiendocon infinita alegría.Ni si la Virgen Maríaesto me hubiera exigidolo haría tan complacidocomo lo estoy haciendo hoy…Parece como que doypara hacer lo que has pedido.Al acordarme, beldad,de tu rostro tan bonito,siento agrandar un poquitomi escasa capacidad.Tú, virgen de poca edad,tienes poder sin rematepara conseguir de un vatepoesías a granel,porque consigues que en élsu inspiración se dilate.Te digo, flor de alhelíen estado de capullo,que yo un cuerpo como el tuyoanteriormente no vi.Y siento, al pensar en ti,
  11. 11. que me salen sin esfuerzosde la cabeza los versos,igual que brotan las floresde primavera: en coloresarrobantes y diversos.Si de estos versos no calaen tu corazón la letra,es que entonces no penetratampoco en él una bala.Mas, como yo sé que es malami aptitud de bardo viejo,no me enfado ni me quejosi te ríes o te mofasde estas humildes estrofasque de recuerdo te dejo.NO ME CASOYo digo que no me caso,casarse es un desacierto;mejor prefiero estar muertoantes que dar ese paso.El matrimonio es un lazode nudo bien corredizo;si alguno enredarse quisoen la red del casamiento,desde ese mismo momentoadquirió un gran compromiso.El connubio, sin piedad,hace en más de una ocasiónactuar en oposiciónde la propia voluntad.Por eso a ninguna edadme echaré ese lazo austero;yo puedo, estando soltero,andar con cualquier mujer;mas, casado, paso a serun eterno prisionero.
  12. 12. Si alguna el ojo me clavay me habla de matrimonio,para mandarla al demoniola lengua no se me traba.Si un padre quiere a la bravaque matrimonio le déa su hija quien le gusté,espero que se descuidey, cuando no me lo impide,me voy de allí donde esté.A la mujer que es señoray que aún no ha envejecido,si carece de marido,la cortejo sin demora.Pero cuando se enamorade mí cualquiera doncella,por mucho que sea bella,desecho su compañíasi noto que lo que ansíaes que me case con ella.EL ROMANCE DE JORGE Y LUZ MARINACon fortaleza taurina,valentía de leóny ansiedad de tiburón,se aman Jorge y Luz Marina.El amor que los dominaes más grande que los maresy que el amor sin mancharesy admirable como el alba,que entre Gustavo y Rosalbanos describió Arturo Suárez.Nada justo yo seríasi dijera sin empachosque se aman esos muchachoscomo Efraín y María.Pues mucho más todavíaJorge y Luzma se veneran;como si uno solo fueran,
  13. 13. tienen igual pensamientoy a través del casamientounir sus vidas quisieran.Luz cuida como una loba,de Jorge su gran querer;es capaz de fallecersi otra mujer se lo roba.Ni Alicia ni Arturo Cova,con sus vínculos estrechos,albergaron en sus pechosun amor tan desbordadocomo el que Luzma y su amadose han demostrado con hechos.Aunque cualquiera se lancea impedir que sean unidos,ellos están decididosa casarse a todo trance.Ese cálido romancelleno de paz y de gloriay que llevo en mi memoria,aventaja en sus cabalesa los más trascendentalesamores de nuestra historia.LOGRÉ ARROJARTE AL LETEEnamorado de tipor mucho tiempo yo estuve,mas hoy una vaga nubetu recuerdo es para mí.Apasionado, te diun gran amor sin confines,con intenciones no ruines,sino en bondades muy ricas;pero hoy nada significaspara Lácides Martínez.Yo te amé cual ama un buzoel oxígeno que lleva;cual ama su oscura cueva
  14. 14. el lobo que le da uso.Mi corazón en ti pusosentires tan penetrantes,que estuve en ciertos instantesde suicidarme tentado,pero ya tiré hacia un ladoese amor que sentía antes.Para ti hoy estoy lejano,cual si estuviera en Sumatra,porque ya no te idolatraeste pobre ser humano.Hoy ni siquiera me afano,como antes lo hice, por verte,ni me importa ya la suerteque en la vida correr puedas;mi recuerdo de horas ledasa tu lado, ya no es fuerte.Te adoré con gran idilio,como un niño a su juguete,y para arrojarte al Letea los santos pedí auxilio.Con facilidad concilioya por las noches mi sueño,lo que antes ni con empeñosuprahumano conseguía;ni de noche ni de díade tu recuerdo hoy me adueño.A MI PERRO MORIBUNDOTú, que fuiste mi defensa,siendo bravo, pero tierno,no emprendas el viaje eternoque con la muerte comienza.Me embarga una pena inmensa,¡oh compañero bravío!,y maldigo a aquel impío,sádico, ruin y cobardeque de sevicia hizo alardeal herirte, amigo mío.
  15. 15. Estás malherido y yerto,¡oh fiel y valiente can!...¡No te mueras, ―Calimán‖!,¡yo no quiero verte muerto!Sobre el orificio abiertopor la bala malhechorarevolotean ahoralas moscas abominables;te impide el dolor que me hablescon tus ojos como otrora.Fea está y deshilachadatu cola que fue coposa,y tu piel que fuera hermosaestá de sangre manchada.Está mustia tu miradaque fue tan alegre viva;no la enfilas hacia arriba,sólo miras hacia el suelo;tus ojos los cubre un veloque de mirar bien los priva.Sentí una enorme tristezacuando fui a desayunary no te vi, a mi pesar,echado junto a la mesa.Con inaudita presteza,llegabas antes al verque me sentaba a comer,y al tirarte una migaja,tenías la gran ventajade no dejarla caer.Cual si fueras un hoja,todo un temblor te recorre;no hay modo de que se borrede tu rostro la congoja.Permíteme que te cojaentre mis brazos, amigo,para compartir contigolas machas sanguinolentas…¡Ah cómo veo que intentascomprender lo que te digo!
  16. 16. ÚLTIMOS VERSOS A MI AMADAEn estos versos postrerosque a ti, mi amada, dedico,recordarme te suplicopor cualquier de tus senderos.Ya que no quiso el cruel Erosinclinar tu corazóna mí, de resignaciónme tocará saturarme,mas te pido recordarmesiquiera por compasión.Por doquiera que caminesy aunque de alguien te enamores,te ruego que rememoressiempre a Lácides Martínez.En los parques, en los cines,en los paseos o playas,por donde quiera que vayas,recuerda a quien te profesael amor con más purezade este planeta en que te hallas.Si algún día, desahuciado,me encuentras en tu camino,no pienses que es el destinoel que me llevó a ese estado.Es este amor arraigadoque profundamente sientodesde el ingrato momentoen que yo te conocí,el que me habrá puesto así,sin esperanza ni aliento.¡Cuán doloroso es sentiramor por una personaque, impía, nos abandonaen las garras del sufrir!Cuando deje de existir,infeliz y desdichado,no pienses que ha sido el hadoel causante de mi muerte,
  17. 17. pues la causa será habertecon idilio idolatrado.Yo pienso con gran dolorque más me hubiera validono nacer que haber nacidopara morir por tu amor.Dime, ¡oh ángel salvador!,por qué, si salvarme puedes,me abandonas en las redesde la impotencia abrumante;por qué no, hurí fascinante,la salvación me concedes.Di, dulcinea querida,por qué eres tan insensible;¿no ves que hasta lo indeciblepor ti sufro en esta vida?Ya, por mucho que te pidaque me ames, no me amarás;ya ni siquiera me dasuna remota esperanza,pero mi alma no se cansade adorarte más y más.Ya que no puedo obtenertu amor y porque te quiero,que te consigas esperoun magnífico querer.Aunque nunca podrá ser,eso sí, te lo aseguro,como es el mío de puro,de inmensurable y de intenso,que sin tu amor ya no piensoni un segundo en mi futuro.LA VIDAUno en el mundo se cuida,ansiando mucho vivir,pero ¿a qué fin, si al morirde haber vivido se olvida?
  18. 18. Pensando estoy que la vidaEs un efímero sueño,y no merece el empeñoque para vivir usamos…¡Por más años que vivamos,de su vida nadie es dueño!Difíciles o expeditos,todos los ciclos vitalesen hombres y en animalesresultan siendo chiquitos.Los tiempos son infinitos;la vida, muy limitada,y, si se ve comparadacon la infinitud de aquéllos,se disipan sus destellos…,¡de vida no queda nada!Si refutan o corrigenlo que afirmando aquí estoy,a entristecerme no voy:las críticas no me afligen.Pensando sobre el origende la vida, he concluidoque por nadie es conocidoaunque se haya acerca de eso,con hipérbole y exceso,opinado y presumido.Tal origen no consigoque se conozca creer,porque nadie puede sersin tener vida testigo.Sobre el fin, lo mismo digo,aunque todos los creyentestengan metido en sus mentesque un ser todopoderosonos depara eterno gozoo llamas incandescentes.En esta vida yo actúosin saber de dónde vengo,mas creo que razón tengo
  19. 19. en esto que conceptúo.Por lo tanto, continúo,haciendo estas reflexiones,y si acaso impugnacionesalguien quiere hacer a esto,desde luego estoy dispuestoa escuchar sus opiniones.De la vida mi creenciasigo dando aunque me lleveSatán, pues la vida debetener razón de existencia.No alcanza mi inteligenciani siquiera a imaginarcuál es ni dónde ha de estaresa razón que concibo,mas ha de haber un motivopara de vida gozar.Es la vida, en mi opinión,un don de grandes valeres,mas ¿por qué todos los seresno disfrutan de ese don?Debe haber una razónque mi mente desconocepara que de vida gocesólo un sector de los entesen el planeta existentessi al resto vida negóse.Al campo a pensar yo salgo,y, al encontrarme solito,concluyo, entre más cogito,que vivos somos por algo.Me pregunto: ¿acaso valgomás que un peñón deslucidopara haber yo merecidoy él no la vida preciosa?Y ¿por qué no a toda cosale fue ese don concedido?Yo creo, y no estoy dudoso,que los seres, pese a todo,
  20. 20. nos hallamos de igual modoen estado de reposo.Hay un rayo misterioso,del que su origen se ignora,que a veces y sin demora,rompe fugaz ese estado,y el nombre que se le ha dadoes el de ―vida‖, hasta ahora.Lo que la ciencia sostienesobre el origen vital,no lo encuentro muy real;me apoyo en esto que viene:Si es que la vida provienede la materia, ¿por quéactualmente uno no veformarse un viviente enterocomo se formó el primero,si es que a esto damos fe?No creo, por tal razón,la cual me parece seria,que la vida en la materiatenido haya formación.Tampoco la religiónme hace creer lo que dice;por mucho que lo analice,darle crédito no puedo;ya lo traté con denuedoy no lo logré aunque quise.POEMA ACERTADOSiempre hacia afuera proyectoen el acto lo que pienso,lo cual desde su comienzotrato de que sea recto.Como en mi pobre intelectopienso que tiene todo enteel derecho suficientede hacer saber su sentir,
  21. 21. aquí yo voy a decirlo que pienso de la gente.Para decir falsedades,yo carezco de valor,pero no me da temorexpresar veracidades.Escribir estas verdadesquizá pueda molestar,e incluso hasta disgustara cierto sector que lea;prepárese el que se creacon el deber de impugnar.La vana pedanteríahace, con intemperancia,que uno a veces dé importanciaa cualquiera nadería.La gente en su mayoríadefiende con gran ardorcosas sin ningún valory sin razón de que sean;es bueno que ya lo veanquienes tengan ese error.El hombre, de varios modos,con escasas excepciones,estólidas presuncionesdestila hasta por los codos.Cada uno de casi todoslos hombres con existenciapretende, con gran demencia,ser por todos admirado.Esto no es justificado;es una absurda tendencia.Como casi a nadie inmundolo admiran aunque esté sano,se halla casi todo humanopor ―pincharse‖ sitibundo.Casi todo hombre en el mundoa vestirse ―bien‖ aspira;si es el caso, él mismo estira
  22. 22. con plancha su pantalón,para ver si admiracióndespierta en el que lo mira.Otro asunto sin razóny cual deber estimado,es lo de ser ―educado‖un hombre en toda ocasión.Lo que buena educaciónse llama no es otra cosaque una vaina insustanciosacargada de rimbombancia,que sólo tiene importanciaen la mente prejuiciosa.Las normas de urbanidadson formulismos palurdoscon fundamentos absurdos,y llenos de vanidad.No existe necesidadpara haberles dado origena las reglas que se exigenpara ser consideradoscomo hombres ―bien educados‖los que por ellas se rigen.No existe justa razónde que deba un caballeroarreglarse con esmerosi va para una reunión.Esa necia condiciónsólo en tontos valor cobray es sólo de tontos obra,porque para uno escuchar,formarse juicio y hablar,el acicalarse sobra…Se han ido cual espejismosmis enjundias iniciales,por ser tan universalesesos bobos formulismos.En estos instantes mismosvoy a dar por terminado
  23. 23. este poema acertado;pero quizás esas normasme empeñe de muchas formasen batir por separado.APOLOGÍA DEL NADAÍSMOAl joven inteligente que,solo o en alegre tropasale a la calle sin ropa,se le ataca injustamente.Y a mí me dice la genteque estoy loco de remate,mas sólo me llama orateporque transito las calles,sin usar vanos detalles,en lo que ve un disparate.No es que el hecho a mí me asombre,pero sí he de confesarque a esa forma de pensarno he podido hallarle nombre.De que zapato no es hombrelos hombres se han olvidado:si me ven a pie pelado,a burlarse se desatan,y algunos hasta me tratande loco y degenerado.Esas urracas burlonasson seres de mente asnal,cuya masa cerebrales escasa de neuronas.Si alguna de esas personas,que no tienen mucho ―coco‖,llama demente a quien pocoel zapato puesto acabe,demuestra que ella no sabelo que quiere decir loco.Asevero con voz que alzoque descalcez no es insania,
  24. 24. y el afirmar que es vesaniaes completamente falso.Quien que loco es el descalzoafirma, es un animal,altamente irracional,cuyo existir no conviene,pues loco es sólo el que tienedesequilibrio mental.Prueba ser un estupendoestúpido el que chifladodice que es el descalzado,y en error está incurriendo.Entienden, según entiendo,por sus críticas, las gentes,que están locas nuestra mentessi zapatos no tenemos…Entonces, cuando nacemos,¿nacemos siendo dementes?Los que este pensar mantienen,evidentemente sonindividuos sin razónque inteligencia no tienen.Pensarán quienes sostienenque andar descalzo es locura,que andar calzado es cordura;pero entonces, insensatos,¡pónganle a un loco zapatospara ver si así se cura!FEA PARA EL OJO, BELLA PARA EL CEREBROEres fea para el ojo,y, aunque no para el cerebro,es seguro que te quiebrosi contigo me enmanojo.No creas que es por antojoque esto último aquí te digo;es que no podrás conmigo,frágil mochila de hueso,a pesar de que no peso
  25. 25. lo que tres granos de trigo.Así de flaca eres tú,--no pienses que eso me alegra--,y eres además muy negra:pareces un urubú.Es tu cabello cuscú,como dicen en mi tierraal pelo que le da guerraa un peine de cuatro dientesbien gruesos y resistentes,igual que los de una sierra.Éstas y otras muchas cosassobre tu fisonomíame dice la mente mía…;¡qué cosas más asquerosas!Sin embargo, son hermosastus dotes espirituales,en el pensar sobresales,y afirmo, seco y rotundo,que en este podrido mundonadie vale lo que vales.Sé que todas las muchachasque forman el gran montónpatéticamente sonante ti humanas carcachas.Ellas siguen a las fachasque impresiónanles la vista;siguen, cual perras, la pistade los hombres con dineroy no ponen ningún peropara entregarse a un artista.En cambio tú no te dejasllevar por las apariencias:sólo miras las esencias,y en eso a mí te asemejas.Por eso nunca te quejasde sufrir un desengañoy no te resulta extrañoque un tipo bien presentado,
  26. 26. pulcramente acicalado,sea morada del engaño.TÍMIDO BESO¿Recuerdas la noche aquellade finales de febrero,cuando el ósculo primeroestampé en tu boca bella?Con rapidez de centellay timidez de ratón,fue ese beso, dulce unióntan sólo de nuestro labios,que sin asco ni resabioshicimos de corazón.Con ese roce labial,que sólo nos vio hacer Dios,nos expresamos los dosnuestro amor descomunal.Fue una sublime señalde que nuestros corazonesse idolatran cual gorrionesen pareja solitaria;fue demostración palmariade mutuas adoraciones.Un honor y una fortunatuve al haber sido yoel primero que besótus labios sin macha alguna.Hoy deseo que se una,con ansia terrible y loca,mi boca a tu dulce bocay permanecer así,con bastante frenesíy efusión que no sea poca.Nació en el rojo de animede tus dos labios bisoños,con ternura de retoños,
  27. 27. ese beso tan sublime.Quiero que pronto se arrime,como lo hizo la vez esa,tu grana boca de fresaa la que en mi rostro llevo,para besarte de nuevo,pero con más fortaleza.A CIPRIANITA (1)Te noto más exquisitaque el más sabroso manjar,y te quisiera besar,dulce y bella Ciprianita.Muchísimo más bonita,gloriosa virgen, te veo,que lo que pudo Romeover a Julieta, su amada,y abrazarte, gentil hada,es mi más vivo deseo.Jamás yo vi en los jardines,igual que tú de preciosa,siquiera una sola rosa;tampoco allí vi jazmines.Cuando Lácides Martínezposó su mirada en ti,estando en Curumaní,se preguntó embelesado:―¿Habrá del cielo bajadoesta sin igual hurí?‖Ni del campo en la verdurahe visto flores campestresque a pesar de ser silvestrestengan tu misma hermosura.Tú, ninfa divina y purade mis nobles sentimientosy alivio de los tormentosque paso cuando te añoro,eres para mí un tesoroque no cambio ni por cientos.
  28. 28. Un serafín que del senode la Gloria bajar pudo;eso eres tú, no lo dudo,Cipriana López Moreno.Tú has despertado en mi buenoy sincero corazónuna tremenda pasiónde amor profundo y ardiente;te adoro, estrella luciente,con grande veneración.A CIPRIANITA (2)En esta lúgubre zonadonde hoy me toca vivir,sólo me nace escribiracerca de tu persona.Tu efigie no me abandonay, de pensarte, cercanatengo a la parca, y mi hermanatendrá que guardarme luto,porque ni un solo minutopuedo olvidarte, Cipriana.La noche larga se me hacey más largo aún el día;quisiera que mi estadíaen este pueblo acabase.Deseo que el tiempo pasetan raudo como la brisa,porque tengo mucha prisaen volverte a acariciary percibir el radiarde tu divina sonrisa.Te extraño en mi desconsuelo,
  29. 29. ¡oh flor de sabrosa aroma!,cual un pollo de palomaextrañaría al gemelo.He entrapado mi pañueloen diversas ocasionesal enjugar los millonesde lágrimas segregadospor mis ojos, coloradosde llorar sin contenciones.En este silencio austero,donde la euforia se opaca,te extraño como una vacaa su extraviado ternero.Que pase veloz yo quieroeste mes que sí ha durado,porque estoy desesperadoy de manera febrilanhelo que llegue abrilpara volver a tu lado.Aflicción y mustiedadpor donde camino esparzo,y este largo mes de marzova apenas por la mitad.Se ha vuelto una eternidady transcurre con pachorra;soy capaz, como no corracon la raudez de la luz,de coger el primer busy enviar todo esto a la porra.El tiempo se me agigantapara dictar una clase;en cambio quiero que paselerda la Semana Santa.Con la inmaculada mantade tu piel bella e impoluta,quiero en forma resolutaque para siempre me arropes,porque tú, Cipriana López,eres mi dueña absoluta.
  30. 30. A CIPRIANITA (3)Como de estar en presenciatuya en fuertes ganas ardo,la Semana Santa aguardocon una gran impaciencia.Significando inminenciade la semana de marras,desde acacias y alcaparras,durante estos días lerdos,me trae de ella recuerdosel canto de las cigarras.En esta región aislada,cuyo ambiente raro afronto,ansío que llegue prontoesa hebdómada sagrada;para que, una vez llegada,yo abandone mis asuntos;vuele, emanando conjuntosde alegrías por los poros,y, cual pareja de loros,estemos de nuevo juntos.Cuando llegue esa semanay en Curumaní yo esté,de tu casa no saldréde tarde ni de mañana.Todo el día, mi Cipriana,voy a pasarlo en tu hogar,sin ponerme a meditarde la gente en sus malicias,intercambiando cariciascontigo sin descansar.Pero cuando, al fin y al cabo,el fin de semana encare,cuando de ti me separe,grande será mi guayabo.Cual por un candente clavo,mis carnes, siento, se inflaman;mis lágrimas se derraman,
  31. 31. por lo que nada distingo,al pensar en el domingoque Resucitado llaman.MI VIDA EN CASABLANCADigo de manera francaque mi vida se hace ledaen esta sana veredanominada Casablanca.Cuando a su gorja le arrancasu primera melodíamatinal la chichafría,me voy al cercano cañoy, dándome en él un baño,inauguro el nuevo día.En tanto que me abluciono,puedo oírle dar un salto,o cantar allá en lo alto,a un cotudo y rauco mono,el cual, mientras me enjabonoy con puntería maga,defeca, y la hez que cagacae al agua y se va lerda….¡Así, boyando, esa mierdairá hasta que se deshaga!A las ocho abro la escuelay al mediodía la cierro;almuerzo, el sombrero aferroy me voy a otra parcela.Parto solo, igual que vuelacualquier cóndor de los Andes,y, después de a pasos grandesvisitar parcelas varias,entre ellas la de José Arias,vuelvo a la de Luis Hernández.Ya bien de tarde, futbolme voy a jugar al campo,
  32. 32. no obstante el que nunca zamponi siquiera un solo gol.Cuando, muriente, ya el Solcasi nada tornasolani se ve casi la bola,marcho a cenar y a dormir,poniéndome antes a oíralgo en mi vieja radiola.LO QUE REQUIERO DE TIRequiero que me conozcascomo un montero a su cany requiero serte tanfamiliar como las moscas;también que con ansias toscas,no con fineza de frailes,me esperes como los railesal tren que sobre ellos pasa,y me extrañes en tu casacual la música en los bailes.Llórame con largo gritoy dolor que te taladre;llórame como a su madrela llora un perro chiquito.Torna tu llanto infinitoy darle no se te ocurra--aunque tu pupila escurrasu última lágrima--, fin;llórame como un pollínllora a su madre, la burra.Piénsame en alto nively con pensamiento fijo,igual que una madre a su hijoque se fue para el cuartel.Piensa en Lácides Manuelmientras vivas en la Tierra;piensa en su existencia perra,para que palies su agobio,cual novia en la de su novio
  33. 33. que partió para la guerra.Que te desveles requieropor mí bastante el mundo,como por un moribundolo hace un doliente sincero.Cual guardián lleno de esmeropor lo que cuida y defiende,desvélate por quien vendesu vida por tu persona;trasnocha cual comadronapor la puérpera que atiende.ÁMAME, QUE TE AMOQuizá ni la propia muerte,con su macabro poder,tendrá facultad de hacerque yo deje de quererte.Yo quisiera convencertede que te soy muy sinceroal decirte que te quieroy que en ti vivo pensando…¡Vida mía, dime cuándome darás tu amor que espero!Ni un quinto de miligramode mala fe hay en mi amor…¡Confía en mí, por favor!¡Te lo suplico y reclamo!Cuando te digo que te amo,tú piensas que yo te miento,pero ese mal pensamientoni un ápice es realidad,porque te amo de verdadcon todo mi sentimiento.Con tus dudas mortificasa mi alma, que te he brindado,y a mi corazón honradolo hieres, lo crucificas.
  34. 34. Tú para mí significaslo que el agua para el pez;tu presencia a mi vista escomo el aire es al pulmón.Te adoro con gran pasión,y ojalá tu amor me des.Mi amor, deja de dudarde mi grandiosa franqueza;aparta de tu cabezasobre mí tu mal pensar.Si no me llegas a amar,moriré, te lo aseguro;es mi amor por ti tan puroy tan grande que si nome quieres, moriré yoen un próximo futuro.A SONIAAunque no te he conocidoen persona, linda flor,un desmesurado amorpor ti en mi pecho ha nacido.Desconozco tu apellido,pero no impide tal cosaque mi alma se sienta ansiosade apresar tu corazón…¡Besarte con efusióndeseo, mujer hermosa!Mi desvelo testimoniaque estoy a cada momentoanhelando de tu alientosu fragancia de colonia.Te quiero, adorable Sonia,más que un avaro a sus bienes,y aunque no sé si me tienesodio o mala voluntad,te idolatro de verdady haré lo que tú me ordenes.
  35. 35. En tu faz, bello clavel,a través de fotos vitu boquita carmesí,y quiero probar su miel.Yo soy Lácides Manuel,pero me quito el nombre ésecomo nunca a ti te bese,porque en tus labios yo noto,mediante una simple fotoun néctar que me apetece.En tus ojos de diamante,que sin duda envidiaríala misma Santa Lucía,me quiero mirar bastante.Tu sonrisa fascinanteyo deseo recibir;tengo ganas de sentirtu calor de ángel celeste…¡Aunque la vida me cueste,tu amor he de conseguir!A BARRANQUILLAA Barranquilla, en su día,yo quiero felicitarlay de alabanzas colmarla,surgidas del alma mía.Ciudad llena de alegríay de belleza patente,que goza de un sano ambienteagradable al corazón,fruto de la extraversiónadmirable de su gente.Orgullo imperecederode nuestra patria queridaes esta ciudad que anidaa un pueblo amable y sincero.En su seno placenteromi alma noble se enajena,
  36. 36. y de bienestar la llena,con una dulzura grande,el céfiro que allí expandesuavemente el Magdalena.Edén etéreo que adoroes este importante centro;cuando en él yo no me encuentro,¡cómo lo extraño y añoro!Inmortal ―Puerta de Oro‖de nuestra Colombia amadaes esta ciudad situadajunto al azul mar Caribe,del que noche y día recibesu brisa purificada.Cualquiera se maravilladel avance y el progresoque ha tenido sin recesola que otrora fuera villa.La presente Barranquilla,que sigue culta y amable,es un foco que, incansable,no cesa de proyectarhacia la tierra y el marsu luz clara e inigualable.EL PASTOR EVANGÉLICOUna admirable laborque mucha nobleza encierraes la que cumple en la Tierrael verdadero pastor.La palabra del Señorpredica con fe y esmero;no le importa que el senderoque transite sea espinoso;él lo recorre gozoso,con Cristo por compañero.Merece ser respetadoy apreciado por la gente,
  37. 37. porque es un fiel exponentedel Evangelio Sagrado.Él a quien ve descarriado,camino a la perdición,lo induce sin dilacióny de manera amorosa,por la senda luminosadel bien y la salvación.EL ―DESCUBRIMIENTO‖ DE AMÉRICAUn remotísimo día,América fue una flor,donde ningún chupaflorsu agudo pico metía.Pero una inmensa cuantíade insectos succionadores,ansiosos, depredadores,que desde Europa vinieron,el néctar se le bebieroncual ávidos chupaflores.En la tierra que encontraronaquel día doce de octubre,como el ternero en la ubrese pega, así se pegaron.En España liberaronde las cárceles de allá,dándoles indulto ya,todos los presos de entoncesy, armados de fieros bronces,los mandaron para acá.LOORES A MI TIERRA¡Oh inolvidable Saloa,cuna inmortal de mi infancia!,desde aquí de la distanciaeste hijo tuyo te loa.Recuerdo aún la canoaen que remaba de niño;
  38. 38. ¡con qué placer y cariñorecuerdo que transitabapor tus calles y jugabadescalzo y con desaliño!Tu ciénaga arrobadorale da vida saludablea una ejemplar e incansablecomunidad pescadora.Siento revivir ahoralos ratos de mi niñezen que con gran placidezsolía bañarme en sus aguas,sin valerme de piraguas:¡igual que un alegre pez!La natura, con justeza,te dio como propiedadtu virgen rusticidady tu lúcida belleza.Hoy conservo en mi cabezael recuerdo coruscantedel paisaje que, durantemi infancia feliz y propiade aquella añorada inopia,percibí de tu semblante.Tus honestos moradores,aun los que no han logradola enseñanza, han demostradotener geniales valores.Son humildes pescadoresque la miseria y la hambrina,con impiedad diamantinaobligan en los ciclonesa exponer sin dilacionessus días de ingrata rutina.A JESÚSEn negra cruz padecisteamargo y duro martirio;
  39. 39. allí semejaste a un lirioajado, marchito y triste.Tu vida valiosa distepara bien de los humanos,y esa turba de villanospagóte mal, ¡oh, Jesús!,clavándote en una cruzpor los pies y por las manos.Hoy por hoy el corazónde toda persona buenasinceramente condenatu injusta crucifixión.Tú nos diste redención,nosotros te dimos males;¡qué ingratos, qué irracionalesfuimos los hombres contigo!Mas Tú sigues siendo amigo,no obstante, de los mortales.EN EL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTADEn este Día del Amory de la Amistad también,mis ojos que no te venlloran de pena y dolor.Si estuviésemos, primor,junticos y no dispersos,te pusiera, sin esfuerzos,un regalito en la mano,pero, como estoy lejano,confórmate con mis versos.Quisiera estar a tu ladoen esta fecha especial,que es la más trascendentalpara todo enamorado.Si no estuviera alejadohoy de ti, ¡qué maravilla!;pero Dios, desde su silla,no ha querido que sea así:tú estás en Curumaní
  40. 40. y yo estoy en Barranquilla.EL EQUIPO LIBERTADYa en mi pueblo se acabóaquel equipo famosoque se paseó victoriosopor donde quiera jugó.Me estoy refiriendo yoal equipo Libertad,que mostró su calidadpor todo el departamento,con un fútbol de talento,de fuerza y habilidad.En Bosconia y El Copey,en el Valle y en San Diego,mediante precioso juego,ganó imponiendo su ley.Se entrenaba en El Mamey,en Guillín y Ultimocaso;después salía ese equipazoa jugar con los demás.Lo vi ganar en La Paz,en Manaure y en El Paso.Ningún rival le aguantaba,y sólo le empata casiun equipo de Codazzidonde ―El Cócora‖ jugaba.Como a todos les ganaba,de todos era el papá;derrotó a Casacará,a Becerril y La Jagua;también venció a Chimichaguay goleó a Chiriguaná.Jugaba con mucha garray, sin tanto plequepleque,derrotó a Tamalameque,a La Gloria y a Gamarra.Lo acompañaba una barra
  41. 41. de jóvenes muy cordialesque regresaban triunfalescon él a mi patria chica.Venció en su patio a Aguachica,a Río de Oro y González.En Pailitas, San Alberto,en Pueblo Bello y San Roque,a base de hermoso toque,dio de fútbol un concierto.Les aseguro que es ciertolo que estoy diciendo aquí.Al ―Libertad‖ yo lo viganar en todo el Cesar,y no le pudo ganarni el mismo Curumaní.Pelaya casi le empata,y, aunque nadie me lo crea,en Zapatosa y Astreaganó con baile y tocata.Cuando derrotó a La Mata,hubo en Saloa un festín.A La Loma y San Martínen su casa les ganó…La única vez que empatófue con Mata de Guillín.A MI ABUELA PETRONILAA mi abuela Petronilale dedico esta poesíaporque no le he visto un díade vida quieta y tranquila.Ella no se emperejila,pues siempre está trabajando;su cuerpo se está secandocomo flor que se marchita…De poder, yo a mi abuelitala tuviera descansando.
  42. 42. Cuando yo pequeño estaba,ella tejía sin cesaresteras en un telary ni una vez descansaba.Yo, que jugando pasabacon la piel mojosa y tinta,veía a mi abuela distinta,con ojos tiernos y francos,echando pintas y blancos,empeines e hijos de pinta.Al terminar las esteras,de tonos blancos y vivos,las vendía a noventa chivosen Guillín o en Cabeceras.Sus manos eran ligeraspara hilar el fique y luego,llena de esmero y apego,armaba con maestríael petate lo tejíasin reposo ni sosiego.Cuando no tenía la palma,se iba desde muy tempranoa cogerla en Rabicano,y así carecía de calma.Pero mi inocente almase llenaba de alegríasi a coger palma salía,porque ella, cuando viniera,corozos de palma esteray otras frutas nos traía.A NUESTRA SELECCIÓN DE FÚTBOLNo hay bola que se le escapea nuestro felino arquero;desde luego, me refieroal gran Pedro Antonio Zape.No hay penalti que no tape,sea la cancha mala o buena,
  43. 43. sea fangosa, sea de arenao de grama verdegay.Lo demostró en Uruguayante a Fernando Morena.A todo rival Segovialo frena y le dice: ―¡Párate‖,mientras que, en el centro, Záratele tiene al contrario fobia.La fatiga no lo agobia,ni se le ve descansar,y ¡qué decir de Escobar!,que allí no permite extraños,en tanto que Oscar Bolañosa nadie deja pasar.Hay gran poderosidaden la zona de volantes;allí jugadas brillantesrealiza Eduardo Retat.Enorme es la calidadde ―Pescadito‖ Calero:con ambas piernas al cuerole pega con fuerza extraña,y Diego ―Áfrican‖ Umañaes ágil, fuerte y ligero.La zaga enemiga enterase atribula y la ve griscuando Willington Ortizestá en nuestra delantera.Aquella se desespera,cometiendo tonterías,y aprovecha Ernesto Díazun centro de Ortiz, el astro,o bien de Ponciano Castro,para darnos alegrías.Lácides Martínez Ávila
  44. 44. LA SELECCIÓN COLOMBIALos criollos trasantier,con la moral por encima,viajaron todos a Limadispuestos a no perder.Campeones vamos a ser,de lo que duda no hay.Así como en Uruguaylogramos clasificar,hoy vamos a campeonary Perú quedará ―flay‖.Perú no conseguiráque Colombia se repliegue,y, aunque Willington no juegue,nuestro el título será.Lo mismo que en Bogotá,Colombia hará un buen partido,y si jamás ha podidoser campeón del continente,pues hoy lo va a ver la genteser lo que jamás ha sido.Perú se verá en ―chujchú‖cuando allá nos enfrentemos;¡en Lima campeonaremosjugándole de tú a tú.No nos ganará Perúni aunque al rey Pelé contrate,y no es ningún disparatehacer tales aserciones,porque para ser campeonesnos basta con un empate.
  45. 45. PAPEL VERGONZOSO DE LOS BEISBOLISTASPara hacernos pasar pena,nuestros deportistas fuerona México, pues tuvieronun actuación nada buena.En béisbol nuestra novenahizo un ridículo enorme;yo nunca estuve conformecon que fuera a competir;allá fue el hazmerreíry deshonró el uniforme.Los de El Salvador, al verlos,se rieron de ellos a expensas,y casi los sinvergüenzasno dan ni para vencerlos.Están buenos de cogerlosa todos sin excepcióny darles sin compasióncon un canto de manguerauna soberbia rejeraque les sirva de lección.PARA LA PELÁ YINA¡Caramba!, es muy cierto esode que la Pelada Yinagoza de una voz divinacon el encanto de un beso.Yo me llené de embelesoayer que con ella hablé;por teléfono escuchésu dulce voz de sirena,tan agradable y amenacomo ―Quiero Amanecé‖.Ahora sí que yo me explicopor qué tantos caballerosse la pelean cual golerosdotados de recio pico.Eso yo no lo critico,
  46. 46. porque cualquiera lo haría;yo también me pelearíapor Yina como un león,pues tiene entera razónSegura en lo que decía.TU INEXPLICABLE SILENCIOCon tu silencio me obligasa sentirme preocupado;si es que ya me has olvidado,te ruego que me lo digas.Pero, por favor, no sigastorturando mi existencia;ten de mi vida clemencia,que ya bastante he sufrido;dime si al río del olvidome arrojaste por mi ausencia.Me resisto a aceptar esode ti, que amor me juraste;mas, si en verdad me olvidaste,yo a ti sí no, lo confieso.Yo soy noble y me interesopor que mi amor nunca muera,y de la misma maneraespero que se me ame…¡Tan sólo el malo, el infame,no ama en forma verdadera!DOLOR INTERNOQuienes me ven se imaginanque soy feliz y de buenas,pero por dentro las penascon saña y crueldad me minan.Personas habrá que opinanque yo debo estar contento,porque en el actual momentono estoy pasando trabajos…
  47. 47. ¡Ignoran esos carajoslo que en mi alma yo siento!Es un dolor muy terribleel que a mí me está acabando.Dime, Dios mío, ¿hasta cuándosufriré esta pena horrible?No puede ser, ¡no es posible!que ella a mí ya no me quiera,siendo que de tal manerale tributo idolatría,que hasta mi vida daríapor que ella nunca muriera.Todo mi ser se llenabade inusitada alegríacuando ella a mí todavíabellas cartas me mandaba.En éstas me asegurabaque su amor era sincero,que era puro y verdaderocomo el que yo le profeso;hoy en día yo dudo de eso;sin embargo, aún la quiero.DESBORDAMIENTO DEL RIOLas aguas del Magdalenafustigaron duramentela comarca de una gentehonrada, sincera y buena.Causó colectiva penael invierno en la región,sobre todo en El Piñón,población que fue arrasada,puesto que más acentuadafue en ella la inundación.Lo que hacer debe el Gobiernocomo solución segura,son obras de infraestructuracon un criterio moderno:
  48. 48. Murallas que del inviernoresistan la acometida;no sólo ropa y comida,porque eso pronto se acabay queda conforme estabala comunidad sufrida.A ―QUIERO AMANECÉ‖Cuando el suave resplandorde la aurora comenzanteaparece en el levante,enciendo mi receptor.Y en mi lecho amañadorsintonizo con esmero―Radio Libertad‖, pues quiero,antes de que el tinto esté,oír ―Quiero Amanecé‖,programa muy placentero.Siento un placer infinito,que del dolor me separa,oyendo a Boris Vergaray a Rodríguez Rodriguito.Mi receptor pequeñito,desde su camastro azul,que es la tapa de un baúl,me da goces a raudalescon los chistes muy genialesdel gracioso Burujul.A RADIO LIBERTADEn honor a la verdad,y sólo en función de ella,hice esta décima bellapara Radio Libertad.Es la pura realidadlo que mi cálamo escribe;esa estación se desvivepor nuestra ciudadanía
  49. 49. y lleva la voceríade nuestra Costa Caribe.De la Costa, con ahínco,todos los ámbitos cubredesde el primero de octubredel año sesenta y cinco.El progreso ha dado un brincocon esta gran emisora;hoy ningún costeño ignoralo que ocurre en otros lares,porque en todos los lugaresLibertad entra, sonora.MARRULLERÍAS POLITIQUERASEngañando está sin penala facción politiqueraa la gente que sufrierala furia del Magdalena.Le dicen a boca llenaal mismo pueblo que explotan,que las obras que allí notan,si son de cierta valía,no es la gran ciudadanía,sino ellos quienes las dotan.No tienen na‘ de pendejoslos políticos de marras;gozan de afiladas garras,se ve que son zorros viejos.Como ven que no están lejoslas próximas elecciones,tratan de crear condicionesque favorezcan sus miras,valiéndose de mentirasy vanas alocuciones.
  50. 50. PRONTO ESTARÉ A TU LADOYa se aproxima la fecha,tan largamente esperada,en que a unirme con mi amadapartiré en forma derecha.Volaré como una flechahacia esos bellos lugaresdonde están mis familiaresy mi novia, un serafín,para sí ponerles fina mis cuitas y pesares.Si Dios lo permite, estoyantes de pascua en Curuma;aquí el guayabo me abruma,y quisiera viajar hoy.Aquí una víctima soydel dolor y la aflicción,pero cuando esté en uniónde la dulce novia mía,retornará la alegríaa mi triste corazón.LAS BRISAS DE DICIEMBREYa la brisa decembrinallegó sin recato alguno;sus ímpetus siente unopor doquiera que camina.Con su pureza marina,todo el ambiente renueva,y, cuando rauda se elevahacia parajes lejanos,esos humos tan malsanosde las fábricas se lleva.Por otro lado, ese vientoes síntoma ya de estíoy contribuye a que el ríodeponga su crecimiento,atenuando así el tormento
  51. 51. de una gran comunidad,a la cual, con impiedad,el Magdalena inclementesume recurrentementeen ruina y calamidad.A ALBERTO ARIAS FONSECADesde Plato, donde brilla,Arias, si no me equivoco,se vendrá dentro de pocoa vivir a Barranquilla.Como no sea carretillay se venga de mudar,cuando llegue, sin tardar,pondremos en compañíauna escuela de poesíapara enseñar a rimar.A su llegada, lo invito,tal como el uso lo manda,a formar una parrandacon Boris y Rodriguito.Participarán del ritoel Burujul y Javier,y Teresa, la mujerde Javier, hará el sancocho,pues yo pienso comprar ochogallinas para comer.MIS IDEALESCada uno de los mortalesque el mundo en su seno anidadebe forjarse en la vidaelevados ideales,y tratar de hacerlos realesde virtuosa manera;dedicar la vida enteraa propósitos muy bellos,actuando en función de ellos
  52. 52. con enjundia tesonera.Yo miro con optimismola vida en todo momento;de ese modo, que voy sientohacia el bien si fanatismo.Ruego a Dios que hacia el abismonunca dirija mis pasos;que me libre de fracasosen esta vida azarosa,y me dé una buena esposapara morir en sus brazos.En este mundo que danzaal compás de la maldad,de hallar la felicidadyo vivo con la esperanza.Con honradez y templanza,con nobleza y rectitud,busco siempre la quietud,la paz interna y la calma;así me induce mi almapor senderos de virtud.EL NEGOCIO DE NANDO RUIZEn Las Vegas, Nando Ruiz,secundado por un socio,me cuentan que hizo un negocioque lo dejó muy feliz.Pensó, con materia gris,en un método ideal:sobre el caño de Guamalcon una yaya hizo puentey le cobraba a la gentepara pasar por el cual.Al iletrado y al cultoles cobraba con presteza;cobraba a dos por cabezay a cinco por cada bulto.Sin importarle el insulto
  53. 53. del viajero al protestar,si carga había que pasar,fuera costeño o cachaco,Nando le pasaba el sacopara poderle cobrar.A MI TÍO CHICO Y MI TÍA CHEPAMi tío Chico Castillejo,por rabia o tal vez por befa,le mató a mi tía Josefaun perro ya casi viejo.Lo mató como a un conejo,es decir, con la escopeta.Mi tía agarró una rabieta,fue a Saloa y lo demandó,y el Inspector le mandóallá a Guillín la boleta.Quinientos pesos pedíami tía Chepa por su perro,casi el valor de un becerro,porque mucho lo quería.De pagar esa cuantía,mi tío carecía de ganas;y abandonó las sabanas,asustado hasta los topes;allá donde Polo Lópezse escondió por dos semanas.AL NIÑO EMILIANO CABALLEROHoy felicitar yo quieroen este hermoso programaa un chiquillo que se llamaEmiliano Caballero.Toda vez que hoy dos de enerocumple años ese chico,con cariño le dedicoesta décima puliday que tenga larga vida
  54. 54. al Divino le suplico.A CIPRIANITA (4)Tus familiares paternosno quieren, por sus rencores,que nuestros bellos amoressean sólidos y eternos.Ellos piensan que el querernoses una tremenda falta,y la oponente más altade nuestro amor sin medidaes tu abuelita querida,doña Cipriana Peralta.También, con racial distingo,se oponen, y yo me quejo,mi tío Daniel Castillejoy sus hijos Chico y Mingo.Tal vez si yo fuera un gringoo poseyera dinero,no pusieran ningún peroa nuestro amor sin confines…,pero Lácides Martínezes pobre y es saloero.RAÚL Y VALENTINAAllá en mi natal regiónpasaron cosas muy realesentre Raúl Vanestralesy Valentina Pontón.Ellos, en cierta ocasión,que a la postre fue fatal,pernoctaron al igualbajo la misma cobijay procrearon una hija,hija extramatrimonial.Cuando ese inocente embrión
  55. 55. creció por ley de este mundo,Raúl se negó, rotundo,a ver por su obligación.Y Valentina Pontón,que es mujer de armas tomar,se botó a Valledupary expuso lo que pasaba,para obligarlo a la bravao a como diera lugar.Valentina, muy sutil,explicó a su modo el caso,y siete mil del totazole arrancó, y después dos mil.Con su astucia mujeril,se está tomando venganza:a Raúl quitarle alcanzagran suma todos los meses;le ha costado varias resesal pobre Raúl la chanza.A LOS BARDOS DE MI TIERRAEn mi tierra saloeranacieron poetas grandes,entre ellos Cucho Hernándezy el gran Fernando Rivera.Allí nació una lumbrera,a quien todos admiramos;se trata de Félix Ramos,hombre genial en poesía;y de Juan Pablo García,¡caramba! ¡ni qué digamos!Nació allí un poeta bueno,que merece gran renombre;les voy a decir su nombre:ése es Jacinto Moreno.También emergió en el senode aquellos lindos lugaresmi tío Luis Carlos Linares,a quien de admirar no dejo,
  56. 56. y Vicente Castillejo,famoso por sus cantares.También Eliseo Monteroera un bardo de talento;su lúcido entendimientobrillaba más que un lucero.Otro genio saloerode grandeza intelectualera Julia Carvajal,que en paz del Señor descanse,poetisa de gran alcance,como no he visto otra igual.DON FERNANDO Y VALENTINAA don Fernando Rivera,hombre de buen proceder,lo abandonó su mujer,Valentina Carrasquera.Ella fue su compañeray le fue sin duda fiel,pero se volvió cruelcon el hombre de repentey, complaciendo a la gente,procedió a dejarse de él.La gente, de envidia llena,le daba el mismo consejo:le decían que él era viejo,que si no le daba pena.Y ella, como una nena,se dejó llevar por eso;fue influenciada en excesopor lo que el mundo decía…Si se arrepiente algún día,será tarde su regreso.La gente envidiosa alabael que un hogar se disuelva;a mí me cuentan que Elba,su mamá, la aconsejaba.
  57. 57. Valentina, así, tomabainflujo malsano y fuerte;quejándose de su suerte,poco a poco fue cambiando…Hoy en día el señor Fernandoprefiere mejor la muerte.POR CAUSA DE UNA GALLINAPor causa de una gallina,varias personas relatan,un día se vio si se matanFeliciano y Valentina.Refiero en esta poesía,el caso de un tropelínque allá en Mata de Guillíntuvo lugar cierto día.En esa la tierra mía,do la fauna predomina,un hombre con su vecinase hicieron muchos ultrajes:pelearon como salvajespor causa de una gallina.Aunque, según me han contado,era Feliciano el dueño,Valentina, con empeño,quitársela había pensado.A mí nunca me ha gustadoque dos paisanos debatan--mucho menos que combatan--sin una razón debida…Casi se quitan la vida,varias personas relatan.A diario y en sucesión,hubo allí cine del buenocon Feliciano Morenoy Valentina Pontón.En el primer encontróncasi casi que se empatan,
  58. 58. y como perros que tratande comerse el mismo hueso,sin miedo, sin retroceso,un día se vio si se matan.Tras luchas fenomenalespor las calles de Guillín,ganó Feliciano al finel pleito por vías legales.Quedaron siendo rivales,pero con más disciplina,pues fueron a la Oficinapara arreglar el asunto,al cual le pusieron puntoFeliciano y Valentina.A CIPRIANITA (5)Cuando estoy acompañadode mi linda Ciprianita,todo dolor se me quitay las penas echo a una lado.Si estoy lejos de Cipriana,profunda tristeza sientoy no me siento contentoningún día de la semana.Pienso en mi amada lejana,que si no me habrá olvidado…;pero en cambio siento agradoy placer dentro de mícuando allá en Curumaníde ella estoy acompañado.Tener siempre yo deseosu agradable compañía;inmensa melancolíame invade si no la veo.A su lado me recreomirando su faz bonita,y el corazón me palpitade gozo y felicidad
  59. 59. si estoy en proximidadde mi linda Ciprianita.A mí no me agrada nada,lejos de Cripria, es decir,yo ya no puedo viviralejado de mi amada.Mi Ciprianita adoradaparece una virgencita;cuando me encuentro cerquitade esa muchacha tan bella,ningún pesar me atropella,todo dolor se me quita.Cuando de ella estoy distante,pierdo el sosiego y la calmay se entristece mi alma,porque la quiero bastante.La recuerdo a cada instantey la paso enguayabado;en cambio estoy encantadocuando a su lado me encuentro,siento alegría por dentroy las penas echo a un lado.LE DICES AL TONTO AQUELLe dices al tonto aquelque llora y sufre por ti,que donde se mira él,antes que él yo me vi.Para poder conquistarte,gestiones varias él hizo;las mismas que yo realizopara poder olvidarte.Hazle saber de mi parteque a veces la dulce mielse nos vuelve amarga hiel,como me ocurrió contigo;lo mismo que yo te digole dices al tonto aquel.
  60. 60. Dile que no se confíede las figuras hermosas,y que recuerde estas cosascuando en tu amor se extasíe.Por lo que él ahora ríe,antes que él yo reí;pero más tarde sufrípor tu proceder sin nombre;así díselo a ese hombreque llora y sufre por ti.Le dices que tenga en cuentalo que a mí me sucedió,que por ser tan bueno yo,me pagaste con afrenta.Y si también él intentaser bueno, sincero y fiel,que se fije en lo cruelque tu malvada alma fue;dile que ya me mirédonde se mira ahora él.Dímele a tu compañero,el que ahora te acompaña,que en el río donde se baña,yo me he bañado primero;pero que hoy ya no quierovolver a bañarme allí;le dices que aborrecílo que en otro tiempo amé;dile que donde se ve,antes que él yo me vi.TENGO UN RADIO MISTERIOSOTengo un radio misteriosotraído desde el Japón;no tiene comparación,es un radio prodigioso.
  61. 61. Cuando está prendido suena,y apagado suena más;es distinto a los demás,no tiene botón ni antena.No tiene parlante y truenacon sonido estrepitoso;toca y habla sin reposotoda la noche y el día;no piensen que es fantasía,tengo un radio misterioso.No es de cuero ni de pasta,ni de madera tampoco,y, si es que no me equivoco,no se rompe ni se gasta.Para hacerlo callar, bastacon darle un leve empujón,mas tuve en cierta ocasiónque golpearlo con un palo;ese radio fue un regalotraído desde el Japón.No necesita de pilasni tampoco de corriente;para admirarlo, la genteallá en mi casa hace filas.Se dilatan las pupilasde quien mira esa invención,porque causa admiraciónese aparato tan raro;con nada yo lo comparo:no tiene comparación.Toditas las emisorasde la Tierra sintoniza;las de China, Grecia y Suizaentran claras y sonoras.Imagínense, señorasy señores, lo que gozooyendo, alegre y dichoso,las emisoras que existen…Aunque de creerme disten,
  62. 62. es un radio prodigioso.A LUBIS MARÍA CASTAÑEDADe mi inspiración de aedasalió esta décima purapara desearte ventura,Lubis María Castañeda.Que el Divino te concedabienestar por muchos añosy que te libre de engaños,tierna flor de Barranquilla.¡Te felicito, chiquilla,hoy, día de tu cumpleaños!PARA JULIO GIL BELTRÁN SIMANCAGil Beltrán, gran rimador,me pidió con cortesía,que le hiciera una poesíaa Cristo Nuestro Señor.Y yo, que soy trovadordesde mi modesta cuna,no tuve objeción algunapara hacer a mi maneralo que Beltrán me pidieraen forma tan oportuna.Mas yo también quiero ahorapedirle a don Gil Beltránque le cante sin afána la tierra donde mora:A la Costa encantadoradonde nosotros nacimos,do por vez primera vimosdel sol su luz prodigiosay nuestra madre amorosanos dio sus primeros mimos.
  63. 63. LA BATALLA DE FLORES(Fragmento)En la Batalla de Floresvi desfilar varias diosas;iban en sendas carrozasde bellísimos colores.Todas las reinas que vien la Batalla eran bellas,pero una hubo entre ellasque me gustó más a mí.No fue la reina de Haití,aunque era de las mejores,ni Katya y sus esplendorescon su mágica belleza,a quien miré con fijezaen la Batalla de Flores.No fue la de Venezuelani tampoco la de Honduras,aunque estas dos hermosurasson de belleza que alela.Tampoco fue, aunque admirélapor sus dotes tan preciosas,una de las más hermosas,cual es la dominicana...En alegre caravanavi desfilar varias diosas.No fue la de El Salvador,de hermosura angelical,ni la reina nacional,esa rozagante flor (...)LAS MUJERES DE HOY EN DÍAMuy rarita es la mujerque siente amor verdadero.Fácil es decir ―te quiero‖;
  64. 64. difícil, saber querer.La mujer siente placerdestrozando corazones;despierta en ellos pasionescuyo flamígero fuegoapagar pretende luegocon engaños y traiciones.Las jóvenes de hoy en díano piensan en un hogardonde reine el bienestar,la franqueza y la armonía.No tienen cabeza fríapara analizar las cosas;son frívolas, prejuiciosas,fanáticas e insensatas:es como si con las pataspensaran esas mocosas.No valoran el amorde quien las quiere de veras;no son fieles ni sinceras,son deshonestas, ¡qué horror!A cualquier admirador,ufanas, le coquetean;con casi todos deseanembriagarse en mil deliciasy colmarse de cariciasaunque sus novias no sean.Caricias de hombres distintosreciben con gran placer,a fin de satisfacersus animales instintos.Sus amores son sucintos,efímeros y fugaces,y, en sus anhelos voracesde holgarse en vanos placeres,se ayuntan esas mujerescon hombres de varias clases.Actualmente casi todasproceden de esa manera;
  65. 65. de mil, una sola esperavirginal su día de bodas.Son amantes de las modas,así sean buenas o malas.Uno ve a las colegialasen las calles y avenidasvistiendo como bandidas:con faldas cortas y ralas.A ARACELLY RODRÍGUEZA ti, Aracelly Rodríguez,te dedico esta poesía,porque sé que todavíatú recordándome sigues,con lo cual sólo consiguesque yo me sienta orgulloso,engreído y hazañoso,lo mismo que el pavo real,que hace alarde señorialde su plumaje vistoso.Sé que sigues tan bonita,como siempre tú lo fueras;en ese campo superashasta a la misma Afrodita.Tu rostro de virgencitaa todo mundo embelesa;tu deslumbrante belleza,Aracelly, te hace serla más hermosa mujerque dio la naturaleza.RECUERDOS SIN PARESYo llevo dentro de míbellos recuerdos sin paresde los primeros lugaresque en mi vida conocí.Me acuerdo de Zapatí,Las Mercedes, Guayabal,
  66. 66. Soledad, Peralejal,El Toronto y La Quietud;también, con exactitud,de Las Vegas y Guamal.Me acuerdo de Totumito,de Guillín y Cienagueta;me acuerdo en forma completade El Mango, lugar bonito.Cabeceras no lo omito,tampoco por alto pasoni a Moján ni a Ultimocaso,pues toda esa tierra es grata;me acuerdo bien de La Mata,donde la totuma es vaso.Los Serenos, Sitionuevo,Aguasfrías y Pempenal,El Trébol y Pajonal,en mis recuerdos llevo.Los caños de Mojahuevo,de Guamal y Quiebradientes,de la Peña y sus afluentes,Porlopronto y Rabicano…Aunque me encuentro lejano,recuerdo esas lindas fuentes.A LA COLONIA SALOERA RESIDENTE EN CURUMANÍVoy a saludar aquíen mis versos mañanerosa un grupo de saloerosque vive en Curumaní.Es un placer para mísaludar a esos paisanosque aunque de mí están lejanosjamás los podré olvidar.Les agradezco escucharmis versos que no son vanos.Me encuentro de dicha llenoy ningún pesar me agobia
  67. 67. al saludar a mi noviaCipriana López Moreno.A ese angelito tan buenodedico esta estrofa entera.¡Cuán feliz yo me sintierasi me encontrara a su ladoextasiándome, arrobado,en su belleza hechicera!A la señora Crispinayo la recuerdo a menudo;también le envío mi saludoa la comadre Martina.La lista aquí no termina,está empezando tan sólo:no piensen que es protocoloporque siempre soy sincero.También saludar hoy quierocon afecto al señor Polo.A Adelmo y a su mujer,que Ruby es cómo se llama,mi saludo en el programaextensivo quiero hacer.A Alberto, a Jorge, a Javiertambién saludar me agrada,y, en esta linda alborada,de mi lista no separoa Géiner, Yadi y Amparo,ni a Yajaira, que es mi ahijada.Meche, Rosalba y Raquela olvidar no se me iban;también saludos recibanJuan Carlos, Camo y Mabel.Sigue Lácides Manuelsaludando con afán:Silvia, Emilda, Húguer, Julián,Yolieth, Liliana y Rocío…;para todo ese gentíotambién mis saludos van.En este alboreo que arroba
  68. 68. con su hermosura temprana,saludo a Flocha, mi hermana,a Gicho, a Freddy y a Giova.Sigue este bardo que trovacon cadencia y melodía,saludando en este díaa su paisana colonia.Saludo a mi tía Gorgoniatambién en esta poesía.Yo aprecio a toda esa gente,porque ella me aprecia a mí.Si voy a Curumaní,me atiende divinamente.Extiendo gustosamentemi salutación sinceraa Desideria Rivera,quien nunca de mí se olvida,y a mi abuelita querida,Petronila Carrasquera.REMEMBRANZAS DE MI INFANCIACon perfecta nitidez,en mi memoria lozana,reproduzco la lejanaetapa de mi niñez.Quisiera ser otra vezun niño de siete años,para salir por los cañosarmado de una cauchera,aunque después recibierade mis padres sus regaños.Con los demás muchachitos,salía yo por los potreros,bien a tumbar avisperos,bien a cazar pajaritos.Tumbábamos caballitoscon ramas para jugar,no nos causaba pesarcoger nidos de abuelitas,
  69. 69. y a las pobres pollinitaslas hacíamos rebuznar.A anzuelear a Rabicanonos íbamos en cuadrilla;la alborozada pandillapartía desde muy temprano.Salíamos en el verano–lo recuerdo en mi minerva--a quemar la seca hierbade baldíos y de cercados.¡Esos tiempos ya pasados,mi memoria los conserva!Andábamos por las cejas,entre bullas y jaranas,y también por las sabanaspobladas de peralejas.De aquellas épocas lejashace ya muchos semestres...Cuando en vestidos campestressalíamos a cortar leña,nos íbamos a La Peñaa coger piñas silvestres.Fingiendo en casa otro fin,marchábamos en montóna nadar en El Rumbóno a jugar bola en Guillín.Reproduzco en mi magínque, con toscos aparejos,unidos íbamos lejosa recolectar con ganaspasitas en las sabanaso mango en Los Planes Viejos.Cienagueta se llamabaaquel cuasi caserío.Allí mi vida de críofelizmente yo pasaba.Mas, como todo se acaba,se acabó mi vaga infanciay se esfumó en la distancia
  70. 70. del tiempo, que nunca es lerdo,quedando sólo el recuerdode aquella infantil vagancia.CONTESTA DE UNA CARTA DE MIAMIGO FREDDY PLATA (1975)Primeramente recibeel más sincero saludode quien te extraña a menudoy que esta carta te escribe.Te diré que aquí se viveen un clima amañadorque sin duda es superioral de Tunja, amigo mío,porque no hace mucho fríoni es excesivo el calor.Perdona que no me eximade hacerte la carta en verso,pero es que cuanto conversoahora me sale en rima.Volviéndote a hablar del clima,te diré en esta poesíaque a mí no me gustaríavivir en una nevera.¿Cómo diablos se prosperaen una vaina tan fría?Te informo aquí en confidenciaque, aunque no lo entiendo casi,ya los cacos de Codazzigozan de real indulgencia.En esta correspondenciaque muy gustoso te escribo,de decirte no me inhibo,pues no hay razón para ello,que ahora también ―El Chello‖vive aquí donde yo vivo.De Luis Ávila convieneescribirte sin enredo
  71. 71. que poco decirte puedo,porque casi aquí no viene.Lo del plumero, aunque trueneLucho cual bomba explosivacuando el informe reciba,se lo diré, no lo dudes;también lo de tus saludesa Francia, cuando le escriba.Me volvió a brillar el Sol,y en los primeros parcialessaqué notas de las cualesaquí te transmito el rol:Cinco saqué en Español,lo mismo en Filosofía,mientras que en Psicologíalogré sacar cuatro treinta.¿Lingüística? Tres setenta;ésa fue la nota mía.Casi que tengo un revés,puesto que en Sociología,rajada la mayoría,pude salvarme con tres.Cuatro setenta en Inglésobtuve sin mucho apuro,pero, Freddy, te aseguroque me voy a proponerestudiar para obtenermejor nota en el futuro.Si algo más debo decirte,de mi memoria hoy se apartay lo incluiré en otra cartaque habré después de escribirte.También he de remitirtelos versos que yo he compuestoen mi duelo con el restode los poetas campestres,para que allá se los muestresa tu amigacho inmodesto.
  72. 72. A LOS ROJOS DE CINCINNATIA los Rojos no les gananingún equipo rival,ni en la Liga Nacional,ni en la Liga Americana.Esa escuadra veterana,es decir, de veteranos,vence a tirios y troyanossin apuro y sin acoso,con el concurso valiosode latinoamericanos.Foster, Pérez, Concepción,Griffey, Jerónimo y Morgan,satisfacciones otorgancon Rose y Bench por montón.Eastwick, Billigham, Borbón,McEnary, Zachry y Nolan,con sus brazos atortolana las novenas contrarias,porque tiran bolas variasy nunca se descontrolan.LA QUE VA A SER COYADesde niña se conocela mujer que va a ser coya:ante los niños se sollay busca siempre su roce.A su lado sienten goceestas niñas sinvergüenzasy también ganas intensasde que el varón las abrace;desde muy temprana fase,a perderse están propensas.A MI TIERRAEste bardo popularsus versos hoy le dedica
  73. 73. a Saloa, su patria chica,que es un pueblo del Cesar.Hermosa tierra sin par,fuente de humana noblezay sede de la pureza,de la virtud y del bien,es ese precioso edén,rostro fiel de la belleza.La ciénaga de Saloaes una gran maravilla;en ella cual oro brillael Sol cuando el día incoa.Hay siempre alguna canoasobre sus aguas flotando,y en ella un hombre bogandoacompaña al que atarraya;cerca o lejos de la playa,allí se les ve pescando.Bajo los solares rayos,en los verdosos playones,se ven pastar por montonesasnos, reses y caballos.Se ven pasar guacamayosmuy altos, dando graznidos;se oyen cantar en sus nidos,en alegres alharacas,chilacoes y guacharacasen la montaña escondidos.Pisingos, garzas y chanas,a través de todo el día,vuelan llenos de ufaníaen las alturas cercanas.¡Qué lindas son las mañanasde aquel hermoso lugar!Bonito es ver despuntarel Sol tras la cordilleraque se levanta altaneraal oriente del Cesar.
  74. 74. Nostálgico rememorode mi tierra sus paisajes.El Sol en esos parajesesparce esquirlas de oro.El más preciado tesorode la natura es mi tierra;ésa es la verdad, y yerraaquel que me contradiga;si no, que mejor lo digami primazo Celso Guerra.A MI PAISANO JOSÉ ABAD MEDINA (1)Estimado José Abad,ilustre amigo y paisano,quisiera estrechar su manocomo señal de amistad.Digo con sinceridadque es usted una eminencia:exhibe clarividenciasin par como decimeroy, como buen saloero,es de vasta inteligencia.Sigamos en pie de guerracon dureza de cobalto,para mantener en altoel nombre de nuestra tierra.En usted y en mí se encierrala imagen de una canoa,a la cual alguna loasiempre haremos en la vida…¡Un saloero no olvidajamás su bello Saloa!Agradézcole, compadre–déjeme llamarlo así—lo que dijo usted de míy de mi difunto padre.De mi infancia, sin descuadre,me habla en forma genuina;en su poesía determina
  75. 75. a mi familia también.Veo que me conoce bienusted, José Abad Medina.En una forma irrestricta,mi amistad yo le prodigo,y más siendo usted amigode me hermana Benedicta.Volver el alma me dictaa nuestra tierra lejana.Si allá en Guillín con mi hermanaestudió usted no es extraño;yo también estudié un añodonde la seño Susana.UN CASO INSÓLITOA un plantel de educaciónde un pueblo del Interior,cierto día el Supervisorllegó a cumplir su función.Se introdujo en un salóny de inmediato fue al grano:Papel y lápiz en mano,a un alumno preguntó:―Conteste ¿quién descubrióeste suelo americano?‖Temeroso de castigo,el niño, asustado todo,le respondió de este modo,siendo sincero consigo:―Lo único que le digo,y lo juro por mi abuelo,por el Dios que está en el Cielo,por mis padres y por mí,es que yo, señor, no fuiel que descubrió este suelo‖.Perplejo el Supervisorpor la respuesta imprecisa,salió veloz cual la brisa
  76. 76. en busca del profesor.Lo halló y, con mucho rigor,le dijo: ―Explique por quétal niño a quien preguntéque quién descubrió la América,con faz casi cadavérica,me contestó que él no fue‖.Y el profesor replicó:―Si su respuesta fue ésa,tenga usted la gran certezade que él no la descubrió.El niño que usted citómerece gloria y laurel,es el mejor del plantelen conducta y rendimiento…Así que el descubrimientolo haría otro, no él‖.Al oírlo, el Inspectorse asombró más todavíay subió a la Rectoríaa interrogar al Rector.Lo encontró y de lo anteriorlo puso en seguida al tanto,pero enorme desencantoaquel hombre se llevó,pues lo que entonces oyómás bien debió darle espanto:Contestó el Rector, sin guasa,en voz baja y sin tropel:―¡Tuvo que haber sido él,que es el que más se propasa!¡Él fue, él fue! Lo que pasaes que el profesor lo quiere;¡claro! y, como lo prefiere,le pone notas bien altas,y ahora encubre sus faltas...¡Ya esto no hay quién lo tolere!‖Lácides Martínez Ávila (colombiano, 1952 - ?)
  77. 77. A CIPRIANITA (6)Fue por mandato divino,que yo a mi esposa elegí,pues para Curumaními familia un día se vino.Fue de un modo repentinoque tal cosa sucedió;mi familia se mudó,tal como aquí se describe,para el barrio donde vivela mujer que Dios me dio.Creadas estas condiciones,por mí descritas arriba,yo a Curumaní me ibaa pasar las vacaciones.Allí, sin preocupaciones,por las calles me paseabadescalzo, no me peinaba;yo era libre de prejuicios:no me importaban los juiciosque en la gente yo causaba.Ocurrió que una mañanaque en mi mente se ha fijado,pasé yo, despreocupado,por la casa de Cipriana.Y su figura galanavi erguida junto a la puerta;quedé con la boca abiertaal ver tan bella figura,semejante a una esculturaformada por mano experta.Como yo sabía quién era,fui a saludarla por eso,sin salir del embelesoque el verla me produjera.Me admiré sobremanerade que aquella señoritafuera la misma niñita
  78. 78. que en El Encanto nadaba;ahora, que grande estaba,era en extremo bonita.Yo seguí pensando en ellaa partir de aquel momento;se fijó en mi pensamientosu imagen sublime y bella.Acerca de esa doncellapedí informes a mis tíasy a ciertas amigas mías,habiéndome contestadoque su obrar fue siempre honrado…Y así pasaron los días.Al llegar el treinta y uno,en el que bailar no cuesta,hubo en su casa una fiesta;de los que fueron, fui uno.Y primero que ningunome dirigí a la doncellaa fin de bailar con ellasi no tenía qué objetar,y empezamos a bailarlos dos en la fiesta aquella.Bailamos la noche enterasin sentir agotamiento;yo me hallaba muy contento,como nunca me sintiera.Noche bella y placenterafue aquélla para mi ser,porque cerca a la mujerque me prendaba tenía,también de mi cercaníasatisfecha al parecer.Al día siguiente un paseodispusimos realizar,y nos fuimos a bañara un balneario de recreo.Yo fui con gusto y deseopor estar en cercanía
  79. 79. de la mujer que hoy en díaes mi futuro y presente,la que adoro locamente,más que a la existencia mía.Pasamos un ledo día;nadando nos divertimos;éramos, de los que fuimos,paisanos la mayoría.Cipriana sobresalíapor sus encantos feraces;yo, con mis ojos vivaces,seguía todas sus pisadas,y a veces nuestras miradasse cruzaban muy fugaces.Sin ver en ella defectos,sentí goces sin iguales,observando sus modalesintachables y correctos.Sus atributos perfectosyo apreciaba con agrado,pues ya me tenía prendadodesde un principio su actuar,y en la tarde, al regresar,vine más maravillado.Y llegó el sublime díaen que ya directamenteyo le expresé frente a frenteel amor que en mí nacía.Ella, con gran cortesía,me dio su contestación:sin brindarme aceptación,no me dio brutal rechazo;decidió tomarse un plazopara pensar la cuestión.AYER A PESCAR SALÍAyer a pescar salísin patrón ni compañero,
  80. 80. y en medio de un aguacerobastantes peces cogí.La ciénaga de Totó,de sus aguas tan azules,me dio noventa barbulesy ochenta arencas me dio.Treinta y bagres cogí yoy seis burras, otrosí;contentísimo volvíya por la tarde a Saloa...Solito, yo en mi canoa,ayer a pescar salí.Asimismo capturécuatrocientos bocachicos;boté los más chiquiticosy los grandes conservé.Sin carnada, me jalé,con un anzuelo bagrero,un sábalo cienagueroque me quiso hasta tumbar,ayer que me fui pescarsin patrón ni compañero.Cogí cincuenta doradasy sesenta comelones,veinte moncholos muelonesy diez doncellas preñadas.También fueron atrapadaspor mi atarraya de cuerocien cachacas y un rimerode mojarras y blanquillos…Cogí muchos pececillosen medio de un aguacero.Yo destilaba alegríay dicha hasta por los poros,pues setenta coroncorospesqué en la atarraya mía.Y, cuando ya atardecía,también pesqué un manatí;entonces me dirigí
  81. 81. al puerto de Guamalito,feliz porque yo solitobastantes peces cogí.SALUDO A LOS CASTILLEJOEn la región de Guillín,que de recordar no dejo,saludo a los Castillejo,que conforman un sinfín.Mi tío Ñañe, en su pollín…A mis tíos Domingo y Chicoun saludo les dedicoaquí en ―Quiero Amanecé‖;también saludo a Joséen el verso que fabrico.Saludo en esta mañana,estando recién despierto,a mi tía Geña, a Norbertoy también a Carmen Ana.Y quiero, en esa sabanade aspecto fértil y augusto,saludar a mi tío Justoy lo mismo a mi tío Nacho…A mi tío Benito, Lachole envía un saludo con gusto.A MI PAISANO JOSÉ ABAD MEDINA (2)Lo que dijo en su poesíami paisano José Abad,es la pura realidadde su tierra, que es la mía:Uno allá en Saloa se críacomiendo, eso sí, en exceso:pescados de mucho peso,coroncoro –el cual, no manca--,buena yuca monablanca,mafufo, plátano y queso.
  82. 82. Ese suero atollabueyal que tú, José, aludieras,se consigue en Cabeceras,Cienagueta y El Mamey.Uno come allá sin ley,pues come, a todo galillo:carnero, chivo, novillo,saíno, puerco manao,conejo, ponche, venao,guartinaja y armadillo.A LAS EPMOtrora alabanzas gruesastuvo cierta institución,mas hoy su reputaciónestá llena de impurezas.Se trata de las EmpresasPúblicas Municipales,entidad que en sus cabalesdicen dizque está podrida,lo cual hace que despidaolores mortecinales.Según lo que yo he escuchadoen el murmurio y la crítica,el virus de la políticapor dentro la ha destrozado.Dicen que cita se han dadoallí los politiquerosy que, igual que los goleroscuando un cadáver se engullen,así ellos se distribuyendel Estado los dineros.SOBRE LOS BUSES URBANOSEstoy cayendo en la cuentaque los buses colectivos,una parranda de vivos
  83. 83. es la que aquí los orienta.Los feos buses de sesenta,que ya no tienen ni brillo,los colorean de amarillocual los metropolitanos,cobrando a los ciudadanospor el pasaje un bolillo.Es barro pagar un barra,¡injusto, más bien que barro!,para embarcarse en un carroque es más bien una chatarra.No sé por qué no se amarrael Intra los pantalonesy castiga a esos bribones,que las leyes no respetan;porque no es justo que metancalabazos por melones.SOBRE GASES DEL CARIBELos de Gases del Caribetuvieron el gran descarode poner el gas más caro,aunque la ley lo prohíbe.Realmente no se concibeese mal comportamiento;ése fue un atrevimientoque a cualquiera le da enojo,porque fue a su propio antojoque la empresa hizo el aumento.Creo que la Gobernacióncastigará esa osadía;¡yo una multa les pondría,por lo bajo, de un millón!Y, sin consideración,les allanaría la sedepor haber subido adredeel gas para las cocinas,pues el Ministro de Minassólo es quien hacerlo puede.
  84. 84. LOS PROFESORES DEL ATLÁNTICOA los pobres profesoreslos han fregado bastante:desde julio en adelanteno les pagan sus labores.Del hambre ya estos señorestendrán seco el intestino;las ―culebras‖, me imagino,agravarán su infortunio…Les deben primas de junio,¡qué gobierno tan mezquino!SOBRE LOS JUBILADOSA lo pobres jubiladoslos tienen pasando filo;si algún día yo me jubilo,me busco un par de abogados.Y, como sean derrotadosexigiendo mis salarios,conviértolos en sicarios,es decir en pistoleros,y los mando a hacer reguerosde ladrones funcionarios.Soy hasta capaz tambiénde hacer huelgas, de hacer paros,aunque los tombos ignarosplomo físico me den.Es lamentable que esténlos jubilados sin plata;si alguno de ellos se matapor desequilibrio interno,culpable será el Gobierno,que de pagarles no trata.
  85. 85. AL LADO DE MIS PAISANOSMe encuentro muy complacidoal lado mis paisanos,que para mí son hermanosde los que nunca me olvido.Hoy que nos hemos reunido,rebosantes de entusiasmo,con franqueza y sin sarcasmoun aplauso pedir quieropara un amigo sincero,el buen Cervantes Erasmo.LA TRISTEZA DE MARTALesa por los espadinesde Cupido y por su hacha,sufriendo está una muchachallamada Marta Martínez.Del mes anterior a fines,ella a la Costa viajó,y en la ciudad que fundóel autor de ―El antijovio‖,a Fabio Franklin, su novio,entristecido dejó.Del ambiente bullangueroa llorar sola se aparta…¡Doloroso es ver a Martallorando en El Rodadero!.Su plañido lastimeroemite como sirena;tendida sobre la arena,con nostálgico mirar,se pone a observar el mar,a ver si palia su pena.Al mismísimo Jehovále ruega en sus oracionesque cesen las vacacionespara irse a Bogotá.El estar lejos de allá,
  86. 86. es para ella una tortura,y, en medio de esa amarguraque la aflige noche y día,Cecilia Villar, su tía,la consuela con ternura.A MI AMIGO ALBERTO LÓPEZ MORENOLe agradezco, amigo Beche,los versos que me mandó;en la vida deseo yoque usted éxitos coseche.Que nunca el riesgo lo acecheen su existir probo y sano,le deseo como paisanoy amigo desde la cuna;yo a usted, sin doblez alguna,lo quiero como a un hermano.A CIPRIANITA (7)Cipriana del alma mía,saloera primorosa,desde aquí de ―La Arenosa‖te dedico esta poesía.Aquí, de noche y de día,solamente pienso en ti;quisiera tenerte aquía mi lado eternamente,pero tú no estás presente,sino allá en Curumaní.A JULIO GIL BELTRÁN SIMANCAEn tres cucharas, sin prisa,pude contar sin querellaslos granos de arroz que en ellascaben en forma precisa:En una cuchara lisa,de esas de metal o cobre,
  87. 87. caben, sin que espacio sobre,sólo cincuenta granitos,y son mucho más poquitoscuando la utiliza un pobre.Pero en una de totumo,de ese totumo pipón,ahí sí que cabe un pocónde granos para el consumo.Tres mil cincuenta, a lo sumo,sólo caben, sin embargo,y, si es de totumo largo,caben en ella dos mil…Creo, compadre Julio Gil,que he cumplido con su encargo.SOBRE LAS REUNIONES DE GOBERNADORES COSTEÑOSYo no sé qué tanto hablanlos tales gobernadores;con frecuencia esos señoresconversas largas entablan.A mí me cabrean, ¡me endiablan!,esas charlas a escondidas;las cosas allí ocurridaslas debieran publicar,pues uno puede pensarque son fiestas y comidas.EL HAMPA Y LA POLICÍAEn Barranquilla algún díava a ocurrir una desgraciacomo sigan con la graciael hampa y la policía.Han cogido la maníade echarse en la calle plomo;yo no me explico ni cómono ha habido una matazón…Al oír la tirazón,¡yo a la puerta ni me asomo!
  88. 88. A DOÑA IDALIA OCAMPO DE DE LA HOZ¡Salud, doña Idalia Ocampo,en este dichoso día!Escuche usted la poesíaque le hace un hijo del campo:En su mirada hay un lampode ternura maternalpara el que se siente maly necesita consuelo…¡Usted parece del cielo,no parece terrenal!A CIPRIANITA (8)Para mí, mi noble esposaes una virgen humana:mi idolatrada Ciprianaes la prenda más valiosa.Tiene un alma bondadosay un corazón sensitivo;por ella es que me desvivoen esta vida tan dura.Para alcanzar su venturaes que en el mundo yo vivo.La adoro con toda mi almay siempre la adoraré,porque en ella yo encontréalivio, consuelo y calma.Jamás morirá la palmaque nació en mi corazón(esa sublime pasión,ese amor ilimitadoque en mi pecho se ha enraizado),jamás tendrá defunción
  89. 89. SALUDO A MIS FAMILIARES(Fragmento)Saludo a Guille, a Terciliay también a Carmencita.Hasta aquí no creo que omitaa nadie de la familia.También a este rol se afiliala familia Carrasquera,que allá en Saloa toda enteraforma un número infinito,y de todos, mi tío Chitoes quien lleva la bandera.También en Saloa saludoa mi padrino Molina;asimismo, a mi madrinaCarmen Ana no la eludo…Prosigue mi ingenio agudosaludando sin parar:Ahora voy a saludar–pues mi musa no la aparta—a mi otra madrina, Marta,allá en Las Vegas, Cesar.PARA MI DEFENSORA DELFINA DE ARMASMe duele profundamenteque mi abogada Delfina,mujer decente y muy fina,tenido haya un accidente.Pero Dios Omnipotentesé que velará por ellay borrará toda huelladel lamentable percance,para que de nuevo alcancesu forma agraciada y bella.En la Clínica del Prado,cuando a visitarla fui,en mi interior me sentí
  90. 90. hondamente consternado.Desde entonces he rogadoal Cielo que sin demorase aliente esa gran señora,a quien estimo y respetoy que con Martínez Betotuvo una nefasta hora.CUARENTA VERSOS SIN LA LETRA ―E‖ A SALOAA mi poblado gloriosova la actual composición;con todo mi corazónla construyo jubiloso.Acusando magno gozo,canto yo a mi patria chica,población tranquila y rica,mas sin razón olvidadapor la autoridad viciada,la cual caprichos aplica.Su ictiológica fortunatraspasa todo confín…Aquí sólo traigo un fin:loar a Saloa, mi cuna.Sin cortapisa ninguna,la alabo con mucho orgullopor cuanto soy hijo suyoy la adoro apasionado;por tal razón, con agrado,con mi cantar yo la arrullo.Saloa brinda muchas cosasal fascinado turista:una magnífica vistay muchachas primorosaspululando vanidosasy causando admiración:si van juntas por motón,formando humanas bandadas,o solas, no acompañadas,muy maravillosas son.
  91. 91. Adoro al poblado mío;yo no olvido sus sabanas,y ansío con profundas ganascruzar a nado su río.Cuando otrora fui yo un crío,y tirando honda pasabapor sus contornos andabay por sus playas bonitas,lo cual dichas infinitasa mi infantil alma daba.AL FESTIVAL DE LA DÉCIMA EN CAMPO DE LA CRUZHa sido un inmenso honorpara mí haber asistidoal evento que ha elegidoal decimero mejor.Allí ganó el trovadorque cantó con más soltura,y el pueblo estuvo a la altura,incluso al irse la luz.¡Viva Campo de la Cruz,pueblo de mucha cultura!Me impresionó gratamentela cantidad numerosade gente alegre y juiciosaque logró hacerse presente.Un castillo refulgenteque en la plaza estaba listo,ardió, según lo previsto,con gran colorido y brillo.Confieso que fue el castillomás hermoso que yo he visto.PRESENTACIÓN COMO JURADO DELFESTIVAL DECIMERO DE MALAMBOMe parece que hoy aquípresentarme es oportuno,
  92. 92. aunque es posible que algunoaún se acuerde de mí.En el pasado yo fuiun famoso decimero;mi fama el país enterorecorrió hasta los confines...Yo soy Lácides Martínez,―El Poeta Saloero‖.Va a empezar, como lo ven,el Festival Decimero,y el que quiera ser primerotendrá que cantar muy bien.Se va a saber quién es quiénaquí mismo en la tarimacuando el triunfo se dirimay del trofeo se adueñequien mejor se desempeñeen la métrica y la rima.Algo les quiero aclarara todos los concursantespara que conozcan antescómo se puede ganar:Se alcanza el primer lugarsólo a base de prudencia,no es con fuerza ni violencia,no hay que ser Tarzán o Rambo...Lo que vale aquí en Malamboes talento e inteligencia.A SANTA MARÍA MAGDALENAEs María Magdalenade Malambo la Patrona,pero con toda personaella es generosa y buena.A todo Malambo llenade su luz esplendorosay lo vigila amorosa
  93. 93. desde El Concorde a La Luna,porque ella es sin duda algunala santa más milagrosa.AL FESTIVAL DECIMERO DE MALAMBOEl festival decimerode Malambo es ejemplar,y el que lo quiera ganaroiga lo que le sugiero:que cante con mucho esmerola décima en la tarima,con buena métrica y rimay con tono acompasado,si no quiere que el juradode su lista lo suprima.Malambo, tierra bendita,de gente trabajadora,sé que Dios a toda horate da su gracia infinita.La comunidad que habitaen tu suelo bienhechortiene a Cristo Redentorcomo guardián y custodio,porque aquí no reina el odio,sino la paz y el amor.A MALAMBODice la historia y lo cuentoen esta décima míaque ya Malambo existíaantes del Descubrimiento.Aquí tuvo asentamientouna indígena cultura,hombres de raza muy pura,en tiempos precolombinos,ágiles como felinosy de una inmensa bravura.
  94. 94. En días de la Independencia,aquí sucedió una cosadeplorable y espantosaque repugna a la conciencia.Hombres faltos de clemenciadel ejército realistade la España imperialistaa varios indios quemaron,porque a Morillo emboscarondurante la Reconquista.En la tierra malamberael talento se agigantaporque en esta tierra SantaMaría Magdalena impera.Aquí nació esa lumbrerade infantil y noble faz,niña-genio que jamásde la ciencia se divorcia:Tatiana Barrios Escorcia,superdotada y capaz.LOS CANTANTES CRISTIANOSMuy sublime es la tareadel cantante que su vozpone al servicio de Dios,y el espíritu recrea.Cantando en la tierra hebrea,Débora y Barac, en ―Jueces‖,glorificaron con crecesa Dios en su santidad,porque sin duda es verdadque ―el que canta ora dos veces‖.A LA SECRETARIA EN SU DÍAHoy Día de la Secretaria,preciso es reconocerla labor de esa mujer,tan valiosa y necesaria.Es de por sí humanitaria
  95. 95. y casi nunca se estresa;ella le aporta a la empresa,sin lugar a discusión,no sólo organización,sino esplendor y belleza.AL COLEGIO NUESTRA SEÑORADE LAS MISERICORDIASEs cosa que nos agraday nos llena de emociónel que nuestra instituciónhoy esté certificada.Ya de forma improvisadano hay nada que aquí se lleve;el clima escolar nos muevea trabajar sin discordia…,en fin, La Misericordiahoy marcha como se debe.También gracias hoy le damosal Divino Redentorpor el nivel superiorque en el Icfes alcanzamos.Es por eso que aquí estamos,finalizando el periodo,celebrando de buen modo,en este magno recinto,el quincuagésimo quintoaniversario, con todo.EN EL DÍA DEL HOMBRELa Rectora, trasantier,me pidió en su propio nombrehacerle versos al hombrecomo le hice a la mujer.Hoy le quiero hacer saber,sin tapujo y sin empacho,que no sé si yo borrachoharía lo que me pidió,pero bueno y sano yoversos no le hago a otro ocho.
  96. 96. EL DOCTOR GERMÁN OROZCOAntes de que sean las docequeremos felicitara nuestro jefe y desearque de salud siempre goce.Su edad nadie la conoce,pero la gente comenta,y además a mí me cuentaun amigo que conozcoque el doctor Germán Orozcoya pasa de los sesenta.A MIS AMIGOS DE CODAZZI(Compañeros de estudio en el Colegio Nacional)En Codazzi yo me crie,y recordarlo me es grato;primaria y bachilleratofue allí donde los cursé.Por eso siempre amaréa esa ciudad cesarensede los Rivero, los Vence,Marshall, Ávila, Quintero…,porque, aunque soy saloero,soy también muy codacense.De Agustín Codazzi sonmis más sólidos amigos,ésos que fueron testigosde mi gran tribulación.Hago aquí de ellos mencióncon nostálgica añoranza:Freddy Plata, Orlando Almanza,Jairo Patiño Zabala…,a quienes ninguno igualaen nobleza y buena crianza.
  97. 97. Recordar me maravillacomo amigos ejemplaresal prudente Juan Pallaresy a Adalberto Holguín Padilla.También en mi mente brillael recuerdo que a mí vienede un amigo al que convieneexaltar por ser un hombrejusto, honrado y que por nombreJorge Bernard Vásquez tiene.De mi vida en el transcurso,a un buen amigo yo extraño;ése es Dorismel Caamaño,el de encendido discurso.Y a todos los de mi cursolos recuerdo cada día;moran en el alma míasin excepción todos hoy,como Aureliano Monroyy el gran Alfredo Chinchía.Dos amigos muy formalesy excelentes compañerosfueron Ángel Oliverosy Luis Ávila Morales.Recuerdo a Carlos Gonzálezy también a William Bueno;el primero, muy sereno,hoy en Rinconhondo vive…Me acuerdo de Álvaro Uribey también de Héctor Moreno.Yo pido al Padre Divinoque guarde, proteja y salvepor siempre a Albeiro Monsalvey a Carmelo Alfredo Pino.También que alumbre el camino,al Padre Eterno yo imploro,del buen Rafaelito Toro,muchacho de mente inquieta,y de Gustavo Zuleta,a quien aprecio y valoro.
  98. 98. Mis recuerdos desempotroy a dos amigos reúno;son: Laudelino Áñez, uno,y José Muegues, el otro.A cada uno en su potrome lo imagino en Manaure.Deseo que jamás se instaurenada malo en ellos dosy en todo momento Diossu buena salud restaure.Dos amigos estaránen mi alma hasta que me muera;me refiero a Darío Vieray a Alfonso ―Ñego‖ Iguarán.Asimismo moraránen mí de forma infinita,mientras su gracia benditaDios les dará donde estén:Rogelio Ensuncho y tambiénElvis Manjarrés (―Bolita‖).De dicha mi alma se embriaga,y es normal que así se note,si recuerdo a José Argote,como a Alexander Arzuaga.De ese tiempo que me halagano hay cosa que sea maluca,y mi aprecio no caducahacia un amigo gracioso,alegre, jovial, chistoso:Jairo Lozano (‗‘Peluca‘‘).De esa época tan grataque en mi memoria campea,recuerdo a Jaime Correa,también a Pancho Zapata.Persona proba y sensata:Nacho Marín Monterrosa,y otra muy maravillosa,de espléndido corazón:Alvarito Celedón,
  99. 99. que ya en el Cielo reposa.De mi vida estudiantil,de tanta dicha repleta,recuerdo a Saúl Pianettay a Felipe ―El Pipe‖ Gil.A los dos, éxitos milles deseo por siempre yo,y, aunque después se marchóhacia lejanos confines,recuerdo a Gentil Martínez,que también allí estudió.Un recuerdo genuinoconservo de forma gratade Guillermo Marshall Platay Julio Díaz Montesino.Del género femenino,extraño asaz cada díaa Fanny Lemus Garcíajunto a Luz Marina Castro,cuyo recuerdo, cual astro,corusca en la mente mía.Recuerdo a Edilsa Chinchíay a María Elena González,compañeras por las cualessuspiro yo todavía.También en el alma míahe de llevar hasta el fin,de recuerdos un sinfín–recuerdos que no son vagos—sobre Genoveva Lagosy María Helena Holguín.Por donde quiera que estén,yo ruego que de Su mano,Dios tenga a Cielo Solanoy a Nhur Rivero también.Era Codazzi un edéndonde escaseaban las penas,y, en estas horas amenas,recuerdo a Dulbis Botello,
  100. 100. a Myriam y a Emma Cuellocondiscípulas muy buenas.Mil recuerdos llevo a flotede Carlos y Ciro Pino.¡Cómo extraño a Elodia Ospino,a Betty y Cecilia Argote!Le envío un beso grandotea Elda Bautista con gozo.¡Oh Dios Todopoderoso!,Tú que todo lo consigues,dile a Aracelly Rodríguezque de verla estoy deseoso!Hoy me parece que escucho,y en mis oídos resuena,la voz de Nelva Cadena,la hermana de Aldo y de Lucho.A un amigo extraño muchode mi época de estudiante,alegre y de buen talante,José Ramón Díaz Monroy,y a Arturo Pacífic hoytambién lo extraño bastante.El recuerdo muy felizde dos amigos me agrada,como Wilfrido Lozaday Maximiliano Ortiz.Con el frescor del maízque se cultiva en la costa,cuya mata no se agosta,mis recuerdos desenrollo ,y surge Marlene Arroyo,lo mismo que Marta Acosta.Lo digo sin engañifa:uno en Codazzi se arroba…Memoro a Rafael Canovay a Enrique ―El Quique‖ Tarifa.Una vida de califao de sultán les deseo,y abrazar sin titubeo,
  101. 101. ya sea de frente o de dorso,quisiera a Maritza Corzo,que hace tiempo no la veo.De recordar nunca dejo,y es lógico, me dirán,a Alejandrito Durán,el hijo del gran Alejo.De los tiempos no me quejodel Colegio Nacional,y de manera especialrecuerdo a Augusto Quintero,también a Evelio Romero,que era muy serio y formal.A esos jóvenes tan cuerdos,de verlos en ganas ardo…De Humberto Álvarez guardoel mejor de los recuerdos.Para aprender no eran lerdos,y recordarlos me alienta,dos amigos que yo en cuentatengo mucho, y me refieroa Rafa Oñate Riveroy a Antonio Efraín Armenta.Hoy ver de nuevo quisieraa un amigo muy leal,insigne profesionalque en México ha hecho carrera.Les hablo de Tulio Herrera,y del mismo modo quierodar un abrazo sinceroa un dúo que se respeta:Walter ―El Chula‖ Zuletay Francisco ―El Kío‖ Rivero.Afectuosos abrazoscon gran afecto le envíoa un dilecto amigo mío:Carlos De la Hoz Collazos.Y a todos mis amigazoslos recuerdo por igual;

×