Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Práctica de PH del Suelo.

28,879 views

Published on

pRÁCTICA DE LABORATORIO. pH DEL SUELO. UNICACH

Published in: Education
  • Be the first to comment

Práctica de PH del Suelo.

  1. 1. Universidad De Ciencias Y Artes De Chiapas Facultad de Ciencias Biológicas EDAFOLOGÍA Presenta: “Determinación de PH del suelo” Por: Ángeles Fragoso Cristian SEXTO SEMESTRE Grupo “ B ” Catedrático: M. C. Claudia Rovelo Trasloshelos Tuxtla Gutiérrez, Chiapas a Marzo 18 del 2010.
  2. 2. La elaboración de esta práctica se desarrolló en la comunidad Juan del Grijalva, en las cercanías de la reserva de la Biosfera “El ocote”, con una ubicación de 15445146 E, y 1885724 N, a una altitud de 594 msnm. Sin pendientes y a la vera de un arroyo. OBJETIVO Determinar el PH en cada uno de los horizontes del suelo, así como aprender a utilizar los aparatos para dichos análisis (Potenciómetro). INTRODUCCIÓN El pH expresa la concentración efectiva de iones de H en solución del suelo en términos de peso equivalente por litro de solución. El patrón de comparación es siempre el pH del agua pura, en la cual la concentración de iones H es 0.0000001 (10-7 ) equivalentes por litro, y para obviar el uso de tantos decimales se ha definidos al pH como el logaritmo de valor de la concentración de H+ : pH = log 1/[H+ ] por lo tanto este valor para el agua pura sería 7 y es indicativo de un equilibrio entre iones H+ y OH- . Hace pocos años se aceptaba la definición de suelos neutros a aquellos que tenían un valor de pH = 7. Sin embargo, hoy en día se sabe que un suelo neutro puede ser definido en un rango de pH más que un valor especifico. (Casanova, 2005). Cuando los polímeros son neutralizados para formar hidróxidos de aluminio o hierro sin carga iónica, proceso que ocurre alrededor de un pH de 8,0 para el aluminio, los hidróxidos y las laminas de silicato de carga negativa, pierden su capacidad de atracción electrostática. Como resultado, las partículas de intergrados minerales presentes en los suelos, son generalmente mas pequeños que las partículas libres de gibosita, [Al(OH)3], y de gestita (FeOOH). Estas partículas tienen energía de atracción electrostática superficial más alta. REPORTE DE PRÁCTICA DE LABORATORIO “Determinación de PH del suelo”.
  3. 3. Se puede determinar la acidez titulable o total de los suelos, utilizando bases fuertes como el hidróxido de sodio (NaOH), y el hidróxido de calcio [Ca(OH)2]. Esta determinación es importante para caracterizar e identificar los suelos ácidos en el laboratorio. Una mejor caracterización de la acidez de los suelos, es proporcionada por los conceptos de acidez intercambiable y acidez no intercambiable. (L. Kass, 1998). Tradicionalmente, las necesidades de caliza se han considerado como la cantidad de caliza para elevar el pH de un suelo a un cierto valor, a menudo alrededor de 6,5 en las regiones templadas. Con el rápido desarrollo de las regiones tropicales para la producción agrícola, y el conocimiento creciente de la importancia de las toxicidades de aluminio y manganeso como las limitaciones al crecimiento, el término se usa ahora como la cantidad de caliza necesaria para mitigar las restricciones al rendimiento de los cultivos. La eliminación del aluminio intercambiable, o su reducción a niveles no tóxicos, es una consideración central. (Wild, 1992). Antes de adoptar la decisión de encalar un suelo, es necesario conocer su estado cálcico. Para ello, el laboratorio que realice el analizas de las muestras de tierra debe proporcionar, como mínimo, los siguientes datos: contenido en calcio (Ca2+ ) y pH al agua (1:2,5) o al cloruro (1:25). Si el pH al agua es igual o superior a 6,5 el estado cálcico del suelo es satisfactorio y no necesita ningún tipo de encalado. Es recomendable efectuar controles cada 2 ó 3 años para comprobar que el pH no desciende por debajo de 6,5. En el caso en que con pH comprendido entre 5,5 y 6,5, el contenido en calcio activo se inferior a 100 ppm, el estado cálcico es insuficiente y se debe realizar un encalado de corrección. (Urbano, 1992).
  4. 4. MATERIALES Y MÉTODOS Reactivos y/o soluciones: • Agua Destilada • Búffer de amortiguamiento PH:7 • Cloruro de Potasio (KCl) 1N. PH:7 Instrumentos: • Vasos de precipitado 50 ml. • Agitador de cristal • Espátula • Probeta graduada de 100 ml. Equipo • Balaza analítica • Agitador mecánico • Cronómetro • Potenciómetro MÉTODOS Se pesaron 10 gr. de suelo de cada horizonte en la balanza analítica (4 muestras) y se colocaron en vasos de precipitado; posteriormente se les adicionó 25 ml de agua destilada. Pasaron a agitación lenta en un agitador mecánico por un lapso de 30 minutos (Fig. 1). Por otro lado, se calibró el potenciómetro con buffer de amortiguamiento ajustado a un PH: 7. Pasado este tiempo, se retiraron las muestras del agitador y una a una fueron analizadas por el potenciómetro (Fig. 2), procurando que el electrodo estuviese bien sumergido en la solución de agua destilada y suelo. Se tomó la lectura de cada vaso de precipitado y se registró en un cuadro comparativo. Se repite el mismo procedimiento pero con solución de Cloruro de potasio (KCl) 1N, PH:7. Se registran nuevamente los datos. RESULTADOS Fig.2. Análisis de la muestra con el potenciómetro. Fig.1. Muestras en agitador mecánico.
  5. 5. Se tomaron las lecturas correspondientes para cada horizonte con el potenciómetro calibrado, con las respectivas soluciones de las cuales se obtuvieron los siguientes datos: DISCUSIÓN DE RESULTADOS Respecto al gráfico, se denota un leve incremento en las lecturas de Ph entre las muestras analizadas con H2O y KCl. Es evidente que ante el análisis con KCl 1N Ph:7, hay un incremento promedio en el pH de 0.36 en el cual las líneas quedan casi paralelas entre sí. Si bien el valor no remarca un incremento considerablemente alto, denotan una lectura más confiable debido a la neutralización de los radicales libres en la solución. CONCLUSIONES Horizonte Suelo + agua destilada Suelo + KCl 1N PH:7 A1 4.03 4.40 A2 3.62 3.94 AB 4.53 4.75 B 4.88 5.44
  6. 6. Claramente podemos argumentar que el análisis de pH en suelos es un factor primordial en la determinación de vida vegetal, y por ende, animal del medio. Además puede denotar un alto o bajo contenido de minerales los cuales le confieren a nuestro suelo sus propiedades ácidas o básicas que puedan hacer fértil o infértil determinada área de suelo. Respecto a la práctica de laboratorio, cumplimos los objetivos principales puesto que aprendimos a utilizar de forma correcta y llana el potenciómetro, así como analizar el pH del perfil de suelo Horizonte a horizonte.
  7. 7. CUESTIONARIO 1. ¿Qué es el pH? Es el logaritmo de valor de la concentración de H+ . (Casanova, 2005). El pH del suelo es un indicador de la química y fertilidad del suelo. El pH afecta a la actividad química de los elementos del suelo, y a muchas de las propiedades de este. El pH, o la cantidad de iones de hidrógeno en una muestra, es un parámetro que hay que considerar si se estudia el suelo. Como en el ámbito de hidrología, la escala del pH se utiliza como un indicador de la concentración de iones de hidrógeno en el suelo. Se disuelve suelo seco tamizado en un volumen específico de agua de pH conocido. La amplitud con la que el suelo disuelto cambia el pH del agua es un indicador del número de iones que contiene el suelo. El pH se mide en una escala logarítmica y representa el logaritmo negativo de la concentración de iones de hidrógeno en moles/l (Sagan, 2010). 2. ¿Cuál es el origen de la acidez del suelo? La acidez aparece normalmente en suelos localizados en regiones de alta pluviometría, los cuales están sometidos a un continuo y amplio lavado. Debido a ello, el agua disuelve las bases solubles, que percolan y se pierden por lixiviación en proporciones considerables. (Gines, 2000). 3. ¿Cómo varia el pH en el perfil del suelo? La reacción del suelo viene expresada por el pH, que corresponde a su fase acuosa o disolución salina. Pero tanto ésta como los coloides ionizables en él presentes, son los que regulan sus distintos valores. En función de ellos son posibles tres condiciones: acidez, neutralidad y alcanilidad. (Casanova, 2005).
  8. 8. 4. Que es acidez real y acidez potencial en el suelo. La activa o real, que se expresa la concentración de iones hidrógeno en la solución del suelo y es la que obtiene al medir su pH. La potencial o de reserva se refiere a la concentración de iones H+ y Al+3 en forma intercambiable. El valor de la acidez real es mucho más pequeño que el valor de la acidez potencial. (Casanova, 2005). 5. Discuta el pH de su perfil. Compare resultados de campo y laboratorio. Los puntos extremos en los análisis de pH en cada uno de nuestros 4 horizontes corresponden a 3.62 y 5.44. Si bien entendemos que un pH neutro se encuentra en el 7, Nuestros horizontes tienen un evidente estado ácido. Las relaciones entre los resultados tomados en campo y en laboratorio concuerdan, es decir que no existen variaciones notables respecto al análisis de pH en campo o laboratorio, aunque si hubo una diferencia notoria entre los reactivos utilizados (Kcl 1N. Ph:7 y H2O).
  9. 9. Bibliografía. • Ginés Navarro, 2000, Química agrícola, 2° Edición, Mundi-Prensa, España, 376 pp. • Casanova Olivo Eduardo Felipe, 2005, Introducción a ala ciencia del suelo, 2° Edición, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, Universidad Central de Venezuela, 453 pp. • L. Kass Donald C., 1998, Fertilidad de los suelos, Editorial Universidad Estatal a Distancia, Costa Rica, 233 pp. • Sagan, 2010: http://www.sagan-gea.org/hojaredsuelo/paginas/13hoja.html. • Urbano Terrón Pedro, 1992, Tratado de fitotecnia general, 2° Edición, Mundi-Prensa, España, 893 pp. • Wild Alan, 1992, Condiciones del suelo y desarrollo de las plantas según Russell, Mundi-Prensa, Madrid, 1025 pp.
  10. 10. Bibliografía. • Ginés Navarro, 2000, Química agrícola, 2° Edición, Mundi-Prensa, España, 376 pp. • Casanova Olivo Eduardo Felipe, 2005, Introducción a ala ciencia del suelo, 2° Edición, Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, Universidad Central de Venezuela, 453 pp. • L. Kass Donald C., 1998, Fertilidad de los suelos, Editorial Universidad Estatal a Distancia, Costa Rica, 233 pp. • Sagan, 2010: http://www.sagan-gea.org/hojaredsuelo/paginas/13hoja.html. • Urbano Terrón Pedro, 1992, Tratado de fitotecnia general, 2° Edición, Mundi-Prensa, España, 893 pp. • Wild Alan, 1992, Condiciones del suelo y desarrollo de las plantas según Russell, Mundi-Prensa, Madrid, 1025 pp.

×