Mi deber a dios spa

2,845 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Mi deber a dios spa

  1. 1. CumplirMi Deber a DiosPara poseedores del Sacerdocio Aarónico
  2. 2. CumplirMi Deber a DiosPara poseedores del Sacerdocio AarónicoPublicado por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos DíasSalt Lake City, Utah, EE. UU.© 2010 por Intellectual Reserve, Inc. Todos los derechos reservadosImpreso en los Estados Unidos de AméricaAprobación del inglés: 1/08. Aprobación de la traducción: 1/08Traducción de Fulfilling My Duty to God: For Aaronic Priesthood HoldersSpanish06746 002Para ver la versión interactiva de este libro y de otrosrecursos en línea, visita DutytoGod.lds.org.
  3. 3. Mi fotografíaEste libro pertenece a:  DiáconoFecha en la que fui ordenado:  Persona que me ordenó:  MaestroFecha en la que fui ordenado:  Persona que me ordenó:  PresbíteroFecha en la que fui ordenado:  Persona que me ordenó:  Sacerdocio de MelquisedecFecha en la que recibí el Sacerdociode Melquisedec:  Persona que me ordenó élder: 
  4. 4. Índice de temasMensaje de la Primera Presidencia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5Tu Deber a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7Diácono Fortaleza espiritual. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Deberes del sacerdocio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Para la fortaleza de la juventud: La salud física. . . . . . . . . . 31Maestro Fortaleza espiritual. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Deberes del sacerdocio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Para la fortaleza de la juventud: La educación. . . . . . . . . . . 55Presbítero Fortaleza espiritual. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 Deberes del sacerdocio. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 Para la fortaleza de la juventud: La familia y las amistades. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 La preparación para recibir el Sacerdocio de Melquisedec. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84Para los presidentes de quórum. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90Para los asesores de quórum y los padres. . . . . . . . . . . . . . . . . 93Apéndice Ordenanzas del Sacerdocio Aarónico . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 El Cristo Viviente: El Testimonio de los Apóstoles. . . . . . 106 La Familia: Una Proclamación para el Mundo. . . . . . . . . . 107 Notas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
  5. 5. 4
  6. 6. 5Mensaje dela PrimeraPresidenciaVives en una época de grandes oportunidades y desafíos; unaépoca en la que se ha restaurado el sacerdocio. Tienes la autori-dad para administrar las ordenanzas del Sacerdocio Aarónico. Amedida que ores y ejerzas esa autoridad con dignidad, podrásbendecir en gran medida la vida de las personas que te rodeen.Este libro, junto con las Escrituras y el folleto Para la fortaleza dela juventud, te ayudará a cumplir tus responsabilidades.Nuestro Padre Celestial tiene gran confianza en ti, cuentacontigo y tiene una importante misión para que la cumplas;te ayudará si acudes a Él en oración, escuchas los susurros delEspíritu, obedeces los mandamientos y guardas los conveniosque has hecho. A medida que cumplas tus deberes tendrás ungran sentimiento de logro y estarás preparado para recibir elSacerdocio de Melquisedec, recibir los convenios y las orde-nanzas del templo, prestar servicio dignamente en una misión,y llegar a ser un padre y un esposo digno. Que el Señor tebendiga en tus empeños.La Primera Presidencia
  7. 7. 6
  8. 8. 7Tu Deber a DiosTú eres un hijo de Dios. En la actualidad, Él ha restaurado Susacerdocio y te lo ha confiado. El propósito de este libro esayudarte a:Fortalecer tu testimonio y tu relación con Dios.▪ ▪Aprender y cumplir tus responsabilidades del sacerdocio.▪ ▪Aplicar las normas del folleto▪ ▪ Para la fortaleza de la juventud.El Señor ha prometido que, a medida que cumplas tus deberesdel sacerdocio, serás santificado por el Espíritu, llegarás a serel elegido de Dios y en su momento se te dará todo lo que elPadre tiene (véase D. y C. 84:33–38). Tu servicio como posee-dor del sacerdocio llevará grandes bendiciones a las personasque sirvas.“He aquí, tú eres mihijo… Y tengo una obrapara ti” (Moisés 1:4, 6).
  9. 9. 8Tu Deber a DiosCentra tu atención en lo queestás llegando a serEl cumplimiento de tu deber a Dios es una tarea de toda lavida. No consideres este libro como una lista de tareas quedebes terminar rápido a fin de ganarte un premio. Mejorconcéntrate en la forma en que las actividades que escojas teayudarán a desarrollar atributos espirituales y a llegar a ser laclase de poseedor del sacerdocio que el Señor desea que seas.No es requisito terminar las actividades de este libro para seravanzado en el sacerdocio; el propósito de las mismas es prepa-rarte para prestar servicio en el sacerdocio.Aprende, actúa y comparteEl Señor ha mandado: “…aprenda todo varón su deber, asícomo a obrar con toda diligencia en el oficio al cual fuere nom-brado” (D. y C. 107:99).A medida que realices diligentemente las actividades de estelibro, tendrás la oportunidad de aprender tus deberes, elaborartu propio plan para seguirlo y compartir tus experiencias contus padres y los miembros del quórum. Elabora un plan quevaya de acuerdo con tus intereses y necesidades. El plan debeconstituir un reto, pero también debes disfrutarlo. Concéntrateen actividades en las que puedas ejercer el sacerdocio parabrindar servicio a los demás. Al elaborar y seguir tu propioplan asumirás la responsabilidad de tu desarrollo espiritual.
  10. 10. 9Tu Deber a DiosEn algunas de las actividades de aprendizaje, se te invitaráa que escribas tus ideas y sentimientos sobre lo que estudies.Considera la idea de escribirlos en una libreta o en un diario.Cómo obtener ayudaEl plan que elabores en este libro es de carácter personal,pero tus padres, los miembros del quórum, el presidente delquórum y otros líderes de la Iglesia te pueden ayudar. Porejemplo, puedes:Pedirles ayuda a medida que aprendas tus deberes y elabores▪ ▪tu plan. El presidente del quórum, por ejemplo, posee llavesdel sacerdocio para tu quórum y tiene la responsabilidadde ayudarte para que aprendas y cumplas tus deberes delsacerdocio.Compartir tus experiencias con ellos en entrevistas, reunio-▪ ▪nes y actividades del quórum, así como en conversacionesinformales. Eso te servirá para ver el avance que estéslogrando y para que cultives la confianza para hablar delEvangelio. Las cosas que compartas también podrían forta-lecer el testimonio de los demás.Invitar a tus padres y a los miembros del quórum a que▪ ▪también elaboren un plan a fin de que trabajen juntos paraseguirlo. Si sigues tu plan con otra persona, ambos se apo-yarán y se darán aliento.
  11. 11. 10Tu Deber a DiosCómo está organizadoeste libroAprenderás principios y elaborarás un plan sobre las siguientesáreas:▪ ▪ Fortaleza espiritual. El poner en práctica lo que aprendas enesta sección te ayudará a obtener la fortaleza espiritual quenecesitas para permanecer en la senda de la rectitud. Adop-tarás el hábito de orar y de leer las Escrituras con regulari-dad, lo cual abarca el estudio de las palabras de los profetasvivientes. Aprenderás y enseñarás las doctrinas del evangeliode Jesucristo. También aprenderás y aplicarás principios quete ayudarán a ser un digno poseedor del sacerdocio.▪ ▪ Deberes del sacerdocio. El poner en práctica lo que aprendasen esta sección te ayudará a acercarte más al Salvador a me-dida que ejerzas Su sacerdocio. Al representar al Salvador, tuamor por los demás aumentará mientras les brindes servicio.Aprenderás a administrar las ordenanzas del sacerdocio, aayudar a los demás y a invitar a todos a venir a Cristo.▪ ▪ Para la fortaleza de la juventud. En esta sección aprenderásen cuanto a algunas normas del folleto Para la fortaleza de lajuventud, y la manera de aplicarlas, entre ellas se encuentranlas secciones tituladas “La salud física”, “La educación”, “Lafamilia” y “Las amistades”. Al poner en práctica esas normas,podrás servir con más eficacia al Señor y estarás mejor prepa-rado para el futuro.
  12. 12. 11Tu Deber a Dios▪ ▪ La preparación para recibir el Sacerdocio de Melquisedec.El plan que lleves a cabo en este libro te ayudará a preparartepara recibir el Sacerdocio de Melquisedec y para ser digno deprestar servicio en una misión de tiempo completo. Cuandoseas presbítero, tendrás la oportunidad de elaborar un pro-yecto que te brindará más preparación. Aprenderás sobre losconvenios que tú hagas al recibir el Sacerdocio de Melquise-dec y las cualidades que tienen los misioneros eficaces.Para ver la versión interactiva de este libro y otros recursos enlínea, visita DutytoGod.lds.org.Certificados Mi Deber a DiosDespués de llevar a cabo tus planes de diácono y maestro,recibirás certificados de reconocimiento por el avance quehayas logrado a medida que cumplas tu deber a Dios. Despuésde que lleves a cabo tu plan de presbítero, lo cual incluye tuproyecto en preparación para recibir el Sacerdocio de Mel-quisedec, recibirás un certificado de reconocimiento por loslogros que hayas obtenido durante los años que pasaste comoposeedor del Sacerdocio Aarónico.
  13. 13. 12Diácono
  14. 14. 13DiáconoFortalezaespiritualEl Señor ha exhortado a los poseedores del sacerdocio a “[ser]limpios” (véase D. y C. 38:42). En esta sección aprenderáscómo la dignidad personal está ligada al poder del sacerdocio(véase D. y C. 121:34–46). También elaborarás un plan paraadoptar o mejorar el hábito de orar y estudiar las Escriturascon regularidad, lo cual incluye el estudio de las palabras delos profetas vivientes.Esta sección está organizada en las siguientes partes:Ora y estudia las Escrituras▪ ▪Vive dignamente▪ ▪Comprende la doctrina▪ ▪
  15. 15. 14Ora y estudialas EscriturasAprendeEstudia detenidamente Josué 1:8;▪ ▪1 Nefi 15:23–24; 2 Nefi 32:3; Alma17:2–3; y D. y C. 21:4–6. Al estudiar,elabora una lista de palabras y frasesque describan lo siguiente:1. La manera en que debes llevar a cabo el estudio de lasEscrituras y de las palabras de los profetas vivientes.2. Las bendiciones que recibirás a medida que estudies lasEscrituras y las palabras de los profetas vivientes.Comparte la lista con tus padres, tus líderes del sacerdocio uotros miembros del quórum. Analiza las bendiciones especí-ficas que hayas recibido por seguir el consejo que el Señor hadado en las Escrituras y mediante los profetas vivientes.En la página siguiente, escribe el plan que tengas para▪ ▪adoptar o mejorar el hábito de orar y estudiar las Escri-turas con regularidad. Por ejemplo, podrías elaborar unplan para estudiar el Libro de Mormón durante un tiempodeterminado cada día. Tu estudio de las Escrituras podríaabarcar las palabras de los profetas vivientes que se en-cuentran en los ejemplares de la revista ­Liahona dedicados ala conferencia general.“Deleitaos en laspalabras de Cristo”(2 Nefi 32:3).
  16. 16. 15DiáconoActúaMi plan para desarrollar el hábito de orar y leer las Escriturascon regularidad: ComparteComparte lo que aprendas de tu▪ ▪estudio de las Escrituras. Por ejem-plo, podrías compartir lo aprendidocon tu familia, tus amigos o en lasreuniones de quórum. Esto fortalecerátu testimonio de lo que aprendas yte ayudará a aprender la manera deenseñar el Evangelio. También fortale-cerá el testimonio de los demás.Tu plan de estudio de lasEscrituras podríaconsistir en escribir elconocimiento queadquieras. Cada vezque estudies lasEscrituras, pídele anuestro Padre Celestialen oración que te ayudea entender lo que leas.
  17. 17. 16Vive dignamenteAprendeLee la sección “El arrepentimien-▪ ▪to” del folleto Para la fortaleza de lajuventud y escribe tus respuestas a lassiguientes preguntas en una libreta oun diario:1. ¿Qué has aprendido en esasección sobre la Expiación y elarrepentimiento?2. ¿De qué manera te ayuda el arrepentimiento a progresarespiritualmente?3. ¿Qué relación existe entre el arrepentimiento, la Expiacióny la dignidad personal?Conversa sobre tus respuestas con tus padres o con losmiembros del quórum. Analiza la manera en que el arrepen-timiento te preparará para entrar en el templo y participaren ordenanzas sagradas.Elije por lo menos otras tres secciones del folleto▪ ▪ Para lafortaleza de la juventud que te ayudarán a vivir de maneradigna. Estudia las normas de esas secciones y anota las cosasque harás para vivir esas normas y para ayudar a los demása hacer lo mismo.“…quien se haarrepentido de suspecados es perdonado;y yo, el Señor, no losrecuerdo más”(D. y C. 58:42).
  18. 18. 17DiáconoActúaSecciones de Para la fortaleza de la juventud que estudiaré: Cosas específicas que haré para vivir esas normas y ayudar alos demás a hacer lo mismo: ComparteDespués de estudiar y aplicar esas▪ ▪normas, comparte con tus padres ocon los miembros del quórum lo quehayas aprendido, la forma en que estoinfluye en tu vida y el tipo de personaque estás llegando a ser.Considera la posibilidadde estudiar y aplicar losprincipios de lassecciones “El modo devestir y la apariencia”,“La diversión y losmedios de comunica-ción” o “El lenguaje”que se hallan en Para lafortaleza de la juventud.
  19. 19. 18Comprendela doctrinaAprendeLee Doctrina y Convenios 11:21.▪ ▪¿Qué promesas hace el Señor a losque estudian Su palabra? Necesitarástener una comprensión básica y untestimonio de las verdades del Evan-gelio a fin de cumplir los deberes quetienes ahora como poseedor del sacerdocio y los que tendrásen el futuro como misionero de tiempo completo y comoesposo y padre.Consulta la lista de temas doctrinales de la página 20 y esco-▪ ▪ge cuatro o más sobre los que te gustaría aprender más. Unode ellos debe ser “El sacerdocio y las llaves del sacerdocio”.Puedes recurrir a las Escrituras (incluso la Guía para el Estudiode las Escrituras), Leales a la fe, Predicad Mi Evangelio y laspalabras de los profetas de los últimos días para aprendersobre esos temas.Elabora un bosquejo sencillo de cada tema que estudies. El▪ ▪bosquejo podría incluir: (1) una definición del tema, (2) en-señanzas y ejemplos de las Escrituras y de tu propia vida y(3) tus ideas y sentimientos en cuanto a la importancia deltema. Para ver ejemplos de bosquejos, consulta Predicad MiEvangelio (capítulos 2 y 3) o visita DutytoGod.lds.org.“Y os mando que osenseñéis el uno al otrola doctrina del reino”(D. y C. 88:77).
  20. 20. 19DiáconoActúaTemas doctrinales que estudiaré: ComparteUtiliza los bosquejos que hayas pre-▪ ▪parado para enseñar a otras personassobre los temas doctrinales que esco-giste. Conversa con tus padres y tuslíderes de quórum para determinarcuándo podrías hacerlo.Cuándo enseñaré sobre esos temas: A medida que aprendasen cuanto al sacerdocio,considera la idea deestudiar D. y C. 4; 13;20:46–60; 84:18–27;107:1–21; 121:34–46;124:142–143. Tambiénconsidera estudiar otrospasajes que figuren enla Guía para el Estudiode las Escrituras.
  21. 21. 20DiáconoTemas doctrinalesLa Trinidad▪ ▪El plan de salvación▪ ▪La expiación de Jesucristo▪ ▪Los profetas▪ ▪La Apostasía y la restauración del Evangelio▪ ▪La restauración del sacerdocio▪ ▪El sacerdocio y las llaves del sacerdocio▪ ▪El servicio▪ ▪Los convenios y las ordenanzas▪ ▪La fe▪ ▪El arrepentimiento▪ ▪El bautismo▪ ▪El don del Espíritu Santo▪ ▪La oración y la revelación personal▪ ▪El albedrío▪ ▪Los templos▪ ▪La familia eterna y la obra de historia familiar▪ ▪La ley de castidad▪ ▪La Palabra de Sabiduría▪ ▪El diezmo▪ ▪
  22. 22. 21DiáconoRepasoHacia el final de tus años de diácono, conversa con tus padreso con un líder del sacerdocio sobre las experiencias que hayastenido al seguir tu plan de orar y estudiar las Escrituras, de vi-vir dignamente y de comprender la doctrina. Analiza la formaen que el llevar a cabo esas actividades te ayuda a fortalecer tutestimonio y tu relación con nuestro Padre Celestial.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  23. 23. 22DiáconoDeberes delsacerdocio
  24. 24. 23DiáconoEl Señor ha dicho que todo poseedor del sacerdocio debe“…[aprender]… su deber” y “obrar con toda diligencia”(véase D. y C. 107:99). Esta sección te ayudará a aprender y acumplir tus deberes como diácono, los cuales se explican enDoctrina y Convenios 20:57, 59; 84:111. Tus deberes se organi-zan en tres grupos:Administrar las ordenanzas del sacerdocio▪ ▪Los diáconos reparten la Santa Cena.Prestar servicio a los demás▪ ▪Los diáconos ayudan al obispo a “…administrar… las cosastemporales” (D. y C. 107:68). Eso podría incluir recoger lasofrendas de ayuno, cuidar a los pobres y necesitados, cuidarel centro de reuniones y los jardines, servir de mensajero delobispo en las reuniones de la Iglesia y cumplir otras asigna-ciones que recibas del presidente del quórum.Invitar a todos a venir a Cristo▪ ▪Los diáconos tienen que “…velar por la iglesia y… ser susministros residentes” (D. y C. 84:111). Tienen que “…amo-nestar, exponer, exhortar, enseñar e invitar a todos a venira Cristo” (D. y C. 20:59). Eso incluye ser un buen ejemplo,hermanar a los miembros del quórum y a otras personas,informar a los miembros sobre las reuniones de la Iglesia,discursar en las reuniones, compartir el Evangelio y dartestimonio.
  25. 25. 24Administralas ordenanzasdel sacerdocioAprendeLee Doctrina y Convenios 20:76–79.▪ ▪¿Qué representan el pan y el agua dela Santa Cena? Lee Lucas 22:19–20 y3 Nefi 18:1–11. ¿A quién representas alrepartir la Santa Cena?Hazles a tus padres o a los líderes del▪ ▪quórum las preguntas siguientes y escribe sus respuestas:1. ¿Qué significa para ustedes la ordenanza de la Santa Cena?2. ¿Qué puedo hacer yo como diácono para ayudarles atener una experiencia edificante con la Santa Cena?Después de conversar con tu quórum, escribe en la siguiente▪ ▪página lo que harás para repartir la Santa Cena de maneratal que demuestre reverencia hacia el Salvador y Su expia-ción, y que motive a los demás a hacer lo mismo. Tambiénescribe lo que harás para tener una experiencia más edifican-te al participar de la Santa Cena.“Y siempre procuraréishacer esto, tal como yolo he hecho, así como hepartido pan y lo hebendecido y os lo hedado” (3 Nefi 18:6).
  26. 26. 25DiáconoActúaLas cosas que haré para demostrar reverencia al repartir laSanta Cena y para motivar a los demás a hacer lo mismo: Lo que haré para tener una experiencia más edificante al parti-cipar de la Santa Cena: ComparteDespués de seguir tu plan, conversa▪ ▪con los miembros de tu quórum sobrela forma en que tus experiencias conla Santa Cena te han servido para sermás reverente.Al elaborar tu plan, tenen cuenta cosas como tumodo de vestir, tuspensamientos y elcomportamiento quedemuestras antes ydurante la ordenanza.
  27. 27. 26Presta servicioa los demásAprendeEscribe lo que aprendas sobre el▪ ▪servicio a los demás de los siguientespasajes de las Escrituras: Santiago1:27, Mosíah 2:17 y Mosíah 18:8–10.Habla con uno de tus padres o con unlíder de quórum acerca de la relaciónque existe entre el ser poseedor del sacerdocio y el servicioa los demás.Intercambia ideas con los miembros del quórum en cuanto a▪ ▪las oportunidades que tienen de prestar servicio a los demás(pide al obispo o a los líderes de quórum que te den ideas).Como poseedor del Sacerdocio Aarónico tú prestas servicioa los demás al ayudar al obispo o al presidente de rama a“…administrar… las cosas temporales” (D. y C. 107:68). Esopodría incluir cuidar a los pobres y necesitados, limpiar elcentro de reuniones y los jardines, recoger las ofrendas deayuno y cumplir las asignaciones que recibas del presidentedel quórum. También podría incluir proyectos de servicioque tú decidas realizar por tu cuenta.Haz una lista de cosas concretas que tu quórum hará para▪ ▪prestar servicio. También planea varias cosas que harás portu cuenta para prestar servicio, incluso el servicio a los inte-grantes de tu familia.“…cuando os halláis alservicio de vuestrossemejantes, sólo estáisal servicio de vuestroDios” (Mosíah 2:17).
  28. 28. 27DiáconoActúaEl plan de mi quórum para prestar servicio: Mi plan personal para prestar servicio: ComparteComparte con uno de tus padres o▪ ▪con los miembros de tu quórum algu-nas experiencias que hayas tenido alprestar servicio a otras personas. Porejemplo, podrías hablar de la formaen que el prestar servicio ha influidoen ti y en las personas a las que hayasservido.Invita a tus padres aprestar servicio contigo;ésa es una buena manerade estrechar tus lazoscon ellos y mejorarla calidad del servicioque prestes.
  29. 29. 28Invita a todosa venir a CristoAprendeLee Doctrina y Convenios 20:59. ¿Qué▪ ▪significa para ti la frase “venir a Cris-to”? Comparte tus ideas y sentimien-tos con un líder de quórum o con tuspadres, y pregúntales qué significaesa frase para ellos.Fíjate en el contraste que existe entre el relato misional de▪ ▪Ammón (Alma 17–19) y el de Coriantón (Alma 39:1–11).¿Qué influencia tuvo la forma de actuar de ellos en laspersonas a las que enseñaron? Considera cómo puedes darun buen ejemplo que contribuya a que las personas vengana Cristo.Piensa en familiares y en amigos a los que podrías invitar a▪ ▪venir a Cristo. Anota sus nombres y lo que harás para ayu-darles (por ejemplo: invitarlos a una actividad de la Iglesia,o darles un ejemplar del Libro de Mormón o una revista dela Iglesia).“…sé ejemplo de loscreyentes en palabra, enconducta, en amor, enespíritu, en fe y enpureza” (1 Timoteo 4:12).
  30. 30. 29DiáconoActúaManeras en que daré un buen ejemplo a los demás: Nombres de las personas que ayudaré a venir a Cristo y cómolo haré: ComparteEscribe en un diario o en una libreta▪ ▪las experiencias que tengas al invi-tar a otras personas a venir a Cristo.También escribe las maneras en las quecreas que podrías llegar a ser un mejormisionero. Considera la idea de com-partir tus experiencias con los demás.Puedes ser misioneromucho tiempo antes deser llamado a prestarservicio en una misiónde tiempo completo.Piensa en la formaen que puedes serloen el hogar, en la escuelay con tus amigos.
  31. 31. 30DiáconoRepasoHacia el final de tus años de diácono, conversa con tus padreso con un líder del sacerdocio sobre las experiencias que hayastenido al seguir tu plan de administrar las ordenanzas delsacerdocio, de prestar servicio a los demás y de invitar a todosa venir a Cristo. Analiza la forma en que hayas bendecido a losdemás mediante el servicio en el sacerdocio. Comenta cómotus experiencias te ayudan para llegar a ser un fiel siervo en elsacerdocio.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  32. 32. 31DiáconoPara la fortaleza de la juventud:La salud físicaDespués de que hayas comenzado a trabajar en tu plan encuanto a la “fortaleza espiritual” y los “deberes del sacerdo-cio”, elabora un proyecto en base a las normas que se indicanen la sección “La salud física” del folleto Para la fortaleza de lajuventud. Los pasos de las páginas siguientes te servirán deguía. El proyecto debe exigir esfuerzo y que se le dedique unacantidad considerable de tiempo; debeestar basado en tus propios interesesy necesidades, y debe marcar la pautaque te ayudará a obtener y mantener tusalud física a lo largo de la vida.Paso 1: AprendeLee la sección “La salud física” en elfolleto Para la fortaleza de la juventud,y estudia los siguientes pasajes delas Escrituras: Doctrina y Convenios88:124, Doctrina y Convenios 89 y1 Corintios 3:16–17. Determina losprincipios que guarden relación conla salud física. Escribe tus respuestasa las siguientes preguntas y compár-telas con uno de tus padres, un líderEl paso 1 lo puedeshacer con el quórum.También considera laidea de realizar tuproyecto junto con otrapersona, tal como unmiembro del quórum,uno de tus padres o unlíder. De ese modo,ambos podrán apoyarsey fortalecerse.
  33. 33. 32del sacerdocio o con los miembros delquórum:1. ¿Por qué es importante estar física-mente saludable? ¿De qué manerate ayudará el estar físicamentesaludable a cumplir tus deberesdel sacerdocio (incluso como mi-sionero, padre y en el servicio a losdemás)?2. ¿Cuáles son las ventajas espiritua-les de estar físicamente saludable?¿Cuáles son las consecuencias espirituales de no cuidardel cuerpo debidamente?Paso 2: Elabora un proyectoElabora un proyecto que te ayudará a aplicar lo que hayasaprendido en cuanto a la salud física. El proyecto debe constarde dos partes: (1) ejercicio con regularidad y (2) nutrición. Pidea uno de tus padres o a uno de tus líderes que apruebe el pro-yecto antes de que comiences a llevarlo a cabo. Los siguientesson algunos ejemplos de cosas que podrías incluir en cadaparte del proyecto:“…el templo de Dios, elcual sois vosotros, santoes” (1 Corintios 3:17).
  34. 34. 33DiáconoEjemplos: Ejercicio con regularidadElabora una tabla de ejercicio mensual. Incluye una variedad▪ ▪de ejercicios que te sirvan para estar físicamente en forma,tales como correr, andar en bicicleta o practicar un deporte.Aprende a jugar un deporte y practícalo.▪ ▪Aumenta tu capacidad para realizar una actividad física que▪ ▪ya practiques.Ejemplos: NutriciónComprométete a observar la Palabra de Sabiduría. Incluye▪ ▪lo siguiente en tu compromiso: (a) cómo evitarás situacionesen las que pudieras verte tentado a romper tu compromisoy (b) cómo reaccionarás ante las tentaciones (por ejemplo, lamanera en la que le explicarías a los demás por qué obedecesla Palabra de Sabiduría).Aprende los principios de la nutrición equilibrada que se▪ ▪encuentran en Doctrina y Convenios 89 y en libros, internety otras fuentes de información. Enseña a tu familia o a losmiembros del quórum lo que descubras. Lleva un controlde los alimentos que comas durante un mes, y luego realizalos cambios en tu dieta en base a lo que hayas aprendido encuanto a la nutrición.Aprende a preparar tres comidas equilibradas. Prepáralas▪ ▪para tu familia.
  35. 35. 34DiáconoMi proyectoEjercicio con regularidad Nutrición Aprobación de uno de los padres o de un líderFecha aproximada de finalizaciónMi firma Fecha en que seterminó
  36. 36. 35DiáconoPaso 3: Da un informe detus experienciasEn el siguiente espacio en blanco, escribe lo que hayas aprendi-do al llevar a cabo el proyecto y cómo aplicarás esa enseñanzaa largo de tu vida. Da un informe de tus experiencias a tufamilia o a los miembros del quórum.
  37. 37. 36Maestro
  38. 38. 37MaestroFortalezaespiritualEl Señor ha exhortado a los poseedores del sacerdocio a “[ser]limpios” (véase D. y C. 38:42). En esta sección podrás profundi-zar tu comprensión de la relación que existe entre la dignidadpersonal y el poder del sacerdocio (véase D. y C. 121:34–46).También elaborarás un plan para fortalecer el hábito de orar yestudiar las Escrituras con regularidad, eso incluye el estudiode las palabras de los profetas vivientes.Esta sección está organizada en las siguientes partes:Ora y estudia las Escrituras▪ ▪Vive dignamente▪ ▪Comprende la doctrina▪ ▪
  39. 39. 38Ora y estudialas EscriturasAprendePiensa en tus oraciones personales.▪ ▪¿Con qué frecuencia oras? ¿Cómo tesientes al hacerlo? Estudia Santiago1:5–6; Alma 34:17–28; 3 Nefi 18:15–21;y Moroni 10:3–5. Determina los prin-cipios que pueden contribuir a quetus oraciones sean más significativas y las bendiciones querecibirás si oras siempre.Estudia detenidamente Helamán 3:29–30 y Doctrina y Con-▪ ▪venios 18:33–36; 84:85. Al estudiar, busca palabras y frasesque describan lo siguiente:1. La manera en que debes llevar a cabo el estudio de lasEscrituras y las palabras de los profetas vivientes.2. Las bendiciones que recibirás a medida que estudies lasEscrituras y las palabras de los profetas vivientes.En la página siguiente, escribe el plan que tengas para mejo-▪ ▪rar tus oraciones y tu estudio personal de las Escrituras du-rante los años que seas maestro. Tu estudio de las Escrituraspodría abarcar las palabras de los profetas vivientes que seencuentran en los ejemplares de la revista ­Liahona dedicadosa la conferencia general.“Ora siempre para quesalgas triunfante; sí, paraque venzas a Satanás”(D. y C. 10:5).
  40. 40. 39MaestroactúaMi plan para fortalecer el hábito de orar y leer las Escriturascon regularidad:ComparteComparte lo que aprendas de tu estudio de las Escrituras .▪▪▪Por ejemplo, podrías compartir lo aprendido con tu familia,con amigos, en seminario o en lasreuniones de quórum . trata de quecompartir lo que aprendas se convier-ta en un hábito . Esto fortalecerá tutestimonio y te ayudará a aprenderla manera de enseñar el Evangelio .también fortalecerá el testimonio delos demás .Considera la idea decoordinar el estudio delas Escrituras con lo queestudies en seminario,en la Escuela Dominicalo con tu familia.
  41. 41. 40Vive dignamenteAprendeEscudriña Doctrina y Convenios▪ ▪121:41–45, y anota los principios querigen el uso del sacerdocio. A con-tinuación, haz lo siguiente (pídeleayuda a uno de tus padres o a unlíder del sacerdocio si es posible):1. Busca la definición de las palabras que no entiendas.2. Piensa en algunas maneras de poner en práctica esosprincipios.Escudriña los versículos 45 y 46 y determina las bendicionesque se reciben por vivir los principios que ahí se señalan.Repite los pasos 1 y 2 con respecto a cada una de esasbendiciones.Estudia Doctrina y Convenios 63:16 y determina las con-▪ ▪secuencias de tener pensamientos impuros. Fíjate en elcontraste que existe entre esas advertencias y las bendicionesde dejar que “la virtud engalane tus pensamientos incesan-temente” (D. y C. 121:45). Elije por lo menos cuatro seccionesdel folleto Para la fortaleza de la juventud para estudiarlas;considera la idea de centrarte en las secciones que te ayuda-rán a tener pensamientos virtuosos. En particular, medita encuanto a lo que puedes hacer para evitar los peligros que sedescriben en Doctrina y Convenios 63:16.“…deja que todos tuspensamientos se dirijanal Señor” (Alma 37:36).
  42. 42. 41MaestroActúaSecciones de Para la fortaleza de la juventud que estudiaré: Cosas específicas que haré para vivir estas normas y ayudar alos demás a hacer lo mismo: ComparteComparte con uno de tus padres o▪ ▪con un líder del sacerdocio la maneraen que el vivir esas normas ha influi-do en ti y en las personas que te ro-dean. Al hacerlo, habla acerca del tipode persona que estás llegando a ser.Considera la idea deaplicar las normas quese hallan en el folletoPara la fortaleza de lajuventud para evaluar lamúsica que escuchas ylas películas que ves.Realiza los cambios quesean necesarios.
  43. 43. 42Comprendela doctrinaAprendeEscribe algunas preguntas que las▪ ▪personas que no sean de nuestrareligión podrían tener en cuanto a lascreencias de la Iglesia. ¿Qué temasdoctrinales podrías estudiar pararesponder a esas preguntas?Repasa la lista de temas doctrinales▪ ▪que estudiaste cuando eras diácono (véase la página 20). Hazlos cambios correspondientes en el bosquejo “El sacerdocioy las llaves del sacerdocio” en base a tus experiencias y a tuestudio adicional. Elije cuatro o más temas sobre los cualeste gustaría aprender y enseñar (véase la página 44), y escribelos que hayas elegido en la página siguiente. Puedes recurrira las Escrituras (incluso la Guía para el Estudio de las Escri-turas), Leales a la fe, Predicad Mi Evangelio y las palabras de losprofetas de los últimos días para aprender sobre esos temas.Elabora un bosquejo sencillo de cada tema que estudies. El▪ ▪bosquejo podría incluir: (1) una definición del tema, (2) en-señanzas y ejemplos de las Escrituras y de tu propia vida y(3) tus ideas y sentimientos en cuanto a la importancia deltema. Para ver ejemplos de bosquejos, consulta Predicad MiEvangelio (capítulos 2 y 3) o visita DutytoGod.lds.org.“…los élderes,presbíteros ymaestros de esta iglesiaenseñarán los principiosde mi evangelio”(D. y C. 42:12).
  44. 44. 43MaestroActúaTemas doctrinales que estudiaré: ComparteCon los bosquejos que hayas preparado, enseña a otras▪ ▪personas sobre los temas doctrinales que escogiste. Puedeshacerlo en un entorno formal (como una noche de hogar, unareunión del sacerdocio, seminario, una reunión sacramentalo los ejercicios de apertura de la mu-tual) o puedes hacerlo durante unaconversación con un amigo.Cuándo enseñaré sobre esos temas: Considera la idea depedirle a tu maestrode seminario que tebrinde oportunidadesde compartir en clase loque aprendas sobredichas doctrinas.
  45. 45. 44MaestroTemas doctrinalesLa Trinidad▪ ▪El plan de salvación▪ ▪La expiación de Jesucristo▪ ▪Los profetas▪ ▪La Apostasía y la restauración del Evangelio▪ ▪La restauración del sacerdocio▪ ▪El sacerdocio y las llaves del sacerdocio▪ ▪El servicio▪ ▪Los convenios y las ordenanzas▪ ▪La fe▪ ▪El arrepentimiento▪ ▪El bautismo▪ ▪El don del Espíritu Santo▪ ▪La oración y la revelación personal▪ ▪El albedrío▪ ▪Los templos▪ ▪La familia eterna y la obra de historia familiar▪ ▪La ley de castidad▪ ▪La Palabra de Sabiduría▪ ▪El diezmo▪ ▪
  46. 46. 45MaestroRepasoHacia el final de tus años de maestro, conversa con tus padreso con un líder del sacerdocio sobre las experiencias que hayastenido al seguir tu plan de orar y estudiar las Escrituras, de vi-vir dignamente y de comprender la doctrina. Analiza la formaen que el llevar a cabo esas actividades te ayuda a fortalecer tutestimonio y tu relación con nuestro Padre Celestial.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  47. 47. 46MaestroDeberes delsacerdocioEl Señor ha dicho que todo poseedor del sacerdocio debe “…[aprender]… su deber” y “obrar con toda diligencia” (véaseD. y C. 107:99). Esta sección te ayudará a aprender y a cumplirtus deberes como maestro, los cuales se explican en Doctrinay Convenios 20:53–59; 84:111 y también abarcan todos losdeberes de los diáconos (véase la página 23). Tus deberes seorganizan en tres grupos:
  48. 48. 47MaestroAdministrar las ordenanzas del sacerdocio▪ ▪Los maestros preparan y reparten la Santa Cena.Prestar servicio a los demás▪ ▪Los maestros ayudan al obispo a “administrar… las cosastemporales” (D. y C. 107:68). Eso podría incluir recoger lasofrendas de ayuno, cuidar a los pobres y necesitados, cuidarel centro de reuniones y los jardines, servir de mensajero delobispo en las reuniones de la Iglesia y cumplir otras asigna-ciones que recibas del presidente del quórum.Invitar a todos a venir a Cristo▪ ▪Los maestros deben “velar siempre por los miembros dela iglesia, y estar con ellos y fortalecerlos” (D. y C. 20:53).Una forma de hacerlo es mediante el servicio como maestroorientador. Los maestros también deben “cuidar de que nohaya iniquidad en la iglesia, ni aspereza entre uno y otro,ni mentiras, ni difamaciones, ni calumnias; y ver que losmiembros de la iglesia se reúnan con frecuencia” (D. y C.20:54–55). Tal responsabilidad abarca ser pacificador, serejemplo de integridad y rectitud moral e invitar a los demása asistir a la Iglesia.Los maestros continúan la labor de “amonestar, exponer,exhortar, enseñar e invitar a todos a venir a Cristo” (D. y C.20:59). Esto incluye ser un buen ejemplo, hermanar a losmiembros del quórum y a otras personas, discursar en las reu-niones de la Iglesia, compartir el Evangelio y dar testimonio.
  49. 49. 48Administralas ordenanzasdel sacerdocioAprendeLee Doctrina y Convenios 38:42. La▪ ▪orden de “Sed limpios, los que lleváislos vasos del Señor” cobra un signifi-cado especial al cumplir tu deber depreparar la Santa Cena. En la antigüe-dad, un grupo de sacerdotes llevabalos utensilios, tales como tazas o tazones, para que se utili-zaran en el templo (véase Esdras 1:5–11). En la actualidad,tú portas los utensilios que contienen el pan y el agua de laSanta Cena en memoria de la expiación de Jesucristo.Lee Mateo 26:26–28. En la página siguiente, escribe tus res-▪ ▪puestas a estas preguntas:1. ¿Qué puedes hacer para preparar la Santa Cena de mane-ra reverente y dignificada (aun cuando la mayoría de laspersonas no te verán llevar a cabo esa responsabilidad)?2. ¿Cómo puedes dar un buen ejemplo a los diáconos si se tepide que repartas la Santa Cena?“…tomó el pan y lopartió y lo bendijo; y dioa los discípulos y lesmandó que comiesen”(3 Nefi 18:3).
  50. 50. 49MaestroActúaMi plan para preparar la Santa Cena en una manera reverentey dignificada: Mi plan para dar un buen ejemplo a los diáconos si se me pideque reparta la Santa Cena: ComparteDespués de seguir tu plan, conversa▪ ▪con los miembros de tu quórum sobrela forma en que tus experiencias haninfluido en lo que sientes hacia laSanta Cena y el Salvador.Medita sobre el modo enque debas responderante la oportunidad deayudar a los diáconos arepartir la Santa Cena.
  51. 51. 50Presta servicioa los demásAprendeFíjate en el contraste que existe entre▪ ▪la actitud de Nefi y la de Lamán yLemuel de cómo respondieron a lasasignaciones que recibieron (véase1 Nefi 2:16–18; 3:1–7, 28–31; 4:1–2;17:7–19, 50–51; 18:1–4). En la páginasiguiente, escribe varias frases que encuentres durante elestudio que representen la actitud que debemos tener alcumplir nuestras responsabilidades. Considera la idea decompartir la lista de frases con los miembros del quórum.Ejemplo: “Seamos fieles” (1 Nefi 4:1) Intercambia ideas con el quórum en cuanto a las oportuni-▪ ▪dades que tengan de prestar servicio a los demás (pide alobispo o a los líderes del quórum que te den ideas). Haz unalista de cosas concretas que tu quórum hará para prestar ser-vicio. También planea varias cosas que harás por tu cuentapara prestar servicio, incluso prestar servicio a los integran-tes de tu familia.“Cada uno dé… no contristeza… porque Diosama al dador alegre”(2 Corintios 9:7).
  52. 52. 51MaestroActúaEl plan de mi quórum para prestar servicio: Mi plan personal para prestar servicio: ComparteComparte con uno de tus padres, con un líder o con los▪ ▪miembros del quórum algunas de las experiencias que hayastenido al prestar servicio a los demás.Por ejemplo, podrías hablar de laforma en que tus actos de serviciohan influido en las personas a las quehayas ayudado, y de la forma en quetu actitud ha influido en tus experien-cias. También podrías conversar de laforma en que dichas experiencias teayudan a prestar servicio a Jesucristo(véase Mateo 25:35–40) y ser máscomo Él.Invita a tus padres arealizar la actividad deaprendizaje contigo.Agrega a tu listalas frases queellos encuentren.
  53. 53. 52Invita a todosa venir a CristoAprendeLee Doctrina y Convenios 20:53. Co-▪ ▪mo parte de tu deber de “velar siem-pre por los miembros de la iglesia, yestar con ellos y fortalecerlos”, ahoratendrás la oportunidad de prestarservicio como maestro orientador.Conversa con tu presidente de quó-rum, tus padres o con tu compañerode orientación familiar sobre lo que podrías hacer para llegara ser un buen maestro orientador.Lee Alma 17:2–3, 9 y escribe lo que los hijos de Mosíah hicie-▪ ▪ron a fin de prepararse para el servicio misional. Consideralas maneras en que puedes seguir su ejemplo.Continúa en tu empeño de compartir el Evangelio. Piensa en▪ ▪familiares y amigos a los que podrías invitar a venir a Cristo.Anota sus nombres y lo que harás para ayudarles (podríasinvitarlos a una actividad de la Iglesia o darles un ejemplardel Libro de Mormón o una revista de la Iglesia).“…se habían dedicado amucha oración yayuno… y cuandoenseñaban, lo hacían conpoder y autoridad deDios” (Alma 17:3).
  54. 54. 53MaestroActúaMi plan para llegar a ser un buen maestro orientador: Nombres de las personas a las que ayudaré a venir a Cristo ycómo lo haré: ComparteDespués de seguir tu plan, comparte▪ ▪con uno de tus padres o con los líderesdel quórum las experiencias que ha-yas tenido como maestro orientador yal compartir el Evangelio. Habla de laforma en que esas experiencias te ayu-dan a prepararte para prestar servicioen una misión de tiempo completo.Tu plan de llegar a ser unbuen maestro orientadorpodría incluir determinarqué necesidades eintereses tienen lasfamilias a las que visites.
  55. 55. 54MaestroRepasoHacia el final de tus años como maestro, conversa con tuspadres o con un líder del sacerdocio sobre las experiencias quehayas tenido al seguir tu plan de administrar las ordenanzasdel sacerdocio, de prestar servicio a los demás y de invitar atodos a venir a Cristo. Analiza la forma en que hayas bendeci-do a los demás mediante el servicio en el sacerdocio. Comentacómo tus experiencias te ayudan para llegar a ser un fiel siervoen el sacerdocio.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  56. 56. 55MaestroPara la fortaleza de la juventud:La educaciónDespués de que hayas comenzado a trabajar en tus planesen cuanto a la “fortaleza espiritual” y los “deberes del sacer-docio”, elabora un proyecto que se base en las normas de lasección “La educación” del folleto Para la fortaleza de la juven-tud. Los pasos de las páginas siguientes te servirán de guía. Elproyecto debe exigir esfuerzo y que se le dedique una cantidadconsiderable de tiempo; también debe estar basado en tuspropios intereses y necesidades, y debe ayudarte a establecerun patrón de aprendizaje de por vida.Paso 1: AprendeA fin de aprender sobre la importanciade adquirir conocimiento, estudia la sec-ción titulada “La educación” del folletoPara la fortaleza de la juventud y Doctrinay Convenios 88:77–80, 118. Con la ayudade esos versículos, determina (a) lo queel Señor desea que aprendas, (b) por quédesea que lo aprendas y (c) cómo deseaque lleves acabo el aprendizaje.Lee “La Familia: Una Proclamaciónpara el Mundo” y determina tu funciónAlgunos aspectos de tuproyecto podrían seractividades de quórum(por ejemplo, visitarun lugar de trabajo o uncentro de recursosde empleo).
  57. 57. 56como futuro esposo y padre (véase lapágina 107 de este libro).Escribe tus respuestas a las siguientespreguntas y analízalas con tus padres ocon los miembros del quórum:1. ¿Cuáles son las ventajas de obteneruna formación académica?2. ¿De qué manera te ayudará el ob-tener una formación académica acumplir tus deberes del sacerdocio(incluso los de esposo y padre, yen el servicio a los demás)?Paso 2: Elabora un proyectoElabora un proyecto que te ayude a poner en práctica lo quehayas aprendido en cuanto al obtener formación académica. Elproyecto debe constar de dos partes: (1) un plan para obteneruna formación académica y (2) un plan para explorar futurasopciones de empleo. Pide a uno de tus padres o a uno de tuslíderes que apruebe el proyecto antes de que comiences a lle-varlo a cabo. Los siguientes son algunos ejemplos de cosas quepodrías incluir en cada parte del proyecto:Ejemplos: La educaciónHaz una lista de lo que hagas bien en la escuela. Luego haz▪ ▪otra lista de lo que podrías hacer para ser un mejor estu-diante. Cumple lo que has escrito en la lista y fíjate en el“…buscad palabras desabiduría de los mejoreslibros; buscadconocimiento, tanto porel estudio como por lafe” (D. y C. 88:118).
  58. 58. 57Maestrocambio que se produzca en tu desempeño, tu actitud hacialos estudios, etc.Elabora un plan para obtener formación académica o capa-▪ ▪citación. Considera la idea de incluir en tu plan los nombresde las instituciones educativas a las que te gustaría asistir oel tipo de capacitación que quisieras recibir. También anota loque tengas que hacer a fin de ser aceptado en una institucióno programa de capacitación, y las opciones que existan parafinanciar esos estudios.Escoge una asignatura que te interese y que no estés estu-▪ ▪diando en la escuela, y lleva a cabo una investigación inde-pendiente sobre ella. Comparte lo que aprendas al respectomediante una presentación o por escrito.Ejemplos: El empleoAverigua en cuanto a profesiones u ocupaciones que te▪ ▪interesen. Eso podría incluir la visita a lugares de trabajo yentrevistar a personas que trabajen allí.Visita el centro de recursos de empleo SUD de tu localidad y▪ ▪conversa con alguien del personal acerca de las profesiones uocupaciones que estés considerando para el futuro. Preguntaa la persona qué necesitarías a fin de obtener un empleo en loscampos que te interesen. Comparte lo que aprendas al respec-to en una reunión de quórum o en una actividad de la mutual.Si percibes un ingreso, elabora un plan de ahorros y gastos▪ ▪personales, y síguelo. El plan debe incluir el pago de diezmos
  59. 59. 58Maestroy ahorrar dinero para la misión. Comparte el plan con tuspadres o con los miembros del quórum.Mi proyectoEducación Empleo Aprobación de uno de los padres o de un líderFecha aproximada de finalizaciónMi firma Fecha en que seterminó
  60. 60. 59MaestroPaso 3: Da un informe detus experienciasEn el siguiente espacio en blanco, escribe lo que hayas aprendi-do al llevar a cabo el proyecto y cómo te ha ayudado a prepa-rarte para tus futuras responsabilidades. Da un informe de tusexperiencias a tu familia o a los miembros del quórum.
  61. 61. 60Presbítero
  62. 62. 61PresbíteroFortalezaespiritualEl Señor ha exhortado a los poseedores del sacerdocio a “[ser]limpios” (véase D. y C. 38:42). En esta sección podrás profundi-zar tu comprensión de la relación que existe entre la dignidadpersonal y el poder del sacerdocio (véase D. y C. 121:34–46).También elaborarás un plan para fortalecer el hábito de orar yestudiar las Escrituras con regularidad, lo cual incluye el estu-dio de las palabras de los profetas vivientes.Esta sección está organizada en las siguientes partes:Ora y estudia las Escrituras▪ ▪Vive dignamente▪ ▪Comprende la doctrina▪ ▪
  63. 63. 62Ora y estudialas EscriturasAprendeReflexiona en cuanto a las siguien-▪ ▪tes preguntas y considera la idea deescribir tus respuestas en una libretao en un diario de estudio:1. ¿Qué efecto surte el orar y estudiarlas Escrituras constantemente en(a) tu capacidad para guardar losmandamientos, (b) tu relación contu familia y (c) tu relación con Dios?2. ¿Qué pasajes de las Escrituras son particularmente signifi-cativos para ti? ¿Por qué?3. Específicamente, ¿qué aprendiste de los profetas vivientesen la conferencia general más reciente? ¿Qué bendicio-nes has recibido al poner en práctica los consejos querecibiste?En la siguiente página, escribe el plan que tengas para orar y▪ ▪estudiar las Escrituras con fervor durante tus años de presbí-tero. Tu estudio de las Escrituras podría abarcar las palabrasde los profetas vivientes que se encuentran en los ejemplaresde la revista ­Liahona dedicados a la conferencia general.“…eran hombres desano entendimiento, yhabían escudriñadodiligentemente lasEscrituras para conocerla palabra de Dios”(Alma 17:2).
  64. 64. 63PresbíteroActúaMi plan para fortalecer el hábito de orar y leer las Escriturascon regularidad: ComparteComparte lo que aprendas de tu estudio de las Escrituras.▪ ▪Por ejemplo, podrías compartir lo aprendido con tu familia,con amigos, en seminario o en lasreuniones de quórum. Trata de que seconvierta en un hábito el compartirlo que aprendas. Esto fortalecerá tutestimonio y te ayudará a aprenderla manera de enseñar el Evangelio.También fortalecerá el testimonio delos demás. Cada vez que estudies,ofrece primero unaoración para pedir lainspiración del EspírituSanto. Considera laidea de apuntar lasimpresiones que recibas.
  65. 65. 64Vive dignamenteAprendeLee Doctrina y Convenios 121:34–40,▪ ▪y determina el efecto que tiene elpecado sobre el poder del sacerdo-cio. Fíjate en el contraste que existeentre el ejemplo de José y el de Davidsegún se encuentran en Génesis 39,41 y 2 Samuel 11–12. Reflexiona sobrela forma en que sus acciones influyeron en su fortaleza espi-ritual y comparte tus ideas con uno de tus padres o con unlíder del quórum. Analiza lo que David pudo haber hecho afin de evitar la tragedia que le ocurrió.Prepara una lección o un discurso sobre la manera en que el▪ ▪arrepentimiento y la Expiación nos ayudan a mantenernosdignos como poseedores del sacerdocio. Considera la ideade utilizar Predicad Mi Evangelio, páginas 51–52; Leales a la fe,páginas 81–87; o “El Cristo Viviente” (véase la página 106 deeste libro). Determina con tus padres o con un líder del sa-cerdocio la fecha y el lugar en el que puedas dar el discursoo la lección y escribe tu plan en la siguiente página.Elije por lo menos cuatro secciones del folleto▪ ▪ Para la fortalezade la juventud a fin de estudiarlas y ponerlas en práctica; elijesecciones que te ayudarán a vivir dignamente para entrar enel templo y participar en ordenanzas sagradas.“…¿qué clase dehombres habéis de ser?En verdad os digo, auncomo yo soy”(3 Nefi 27:27).
  66. 66. 65PresbíteroActúaMi plan para dar un discurso o una lección sobre el arrepenti-miento y la Expiación: Secciones de Para la fortaleza de la juventud que estudiaré: Cosas específicas que haré para vivir estas normas y ayudar alos demás a hacer lo mismo: ComparteComparte con otras personas la▪ ▪manera en que el vivir las normas delfolleto Para la fortaleza de la juventudha tenido influencia en ti y en los quete rodean. Podrías compartir con tufamilia, en la Iglesia o en seminario.Considera la idea deestudiar las secciones“El lenguaje,” “La purezasexual”, “La honradez” o“Los diezmos y lasofrendas” que se hallanen Para la fortalezade la juventud.
  67. 67. 66Comprendela doctrinaAprendeLee Doctrina y Convenios 20:68. Uno▪ ▪de tus deberes como presbítero es“explicar… todas las cosas concer-nientes a la iglesia de Cristo”. Repasalas listas de temas doctrinales queestudiaste cuando eras diácono ymaestro (véase las páginas 20 y 44).Luego escribe en la siguiente páginacuatro temas o más sobre los que aprenderás y enseñarás enlos dos próximos años (véase la página 68).Prepara un bosquejo para las lecciones de cada uno de los▪ ▪temas según los principios y las técnicas que se describen enPredicad Mi Evangelio (capítulos 2 y 3).Estudia nuevamente la lista de pasajes de las Escrituras de▪ ▪la página 19. Reflexiona sobre tus experiencias y modifica elbosquejo que hiciste sobre “El sacerdocio y las llaves del sa-cerdocio” (véase la página 18). Escribe en cuanto a la formaen que ha cambiado tu comprensión sobre el sacerdocio y elaprecio que sientes por éste.En preparación para llegar a ser misionero de tiempo com-▪ ▪pleto, haz una lista de preguntas que alguien te podría hacersobre los temas que hayas estudiado y analízalas con uno detus padres o con un líder del sacerdocio.“No intentes declarar mipalabra, sino primeroprocura obtenerla,y entonces serádesatada tu lengua”(D. y C. 11:21).
  68. 68. 67PresbíteroActúaTemas doctrinales que estudiaré: ComparteCon los bosquejos que hayas preparado, enseña a otras▪ ▪personas sobre los temas doctrinales que escogiste. Podríashacerlo en una noche de hogar, enuna reunión de quórum, en una visitade orientación familiar, en seminarioo en alguna ocasión en que salgas conlos misioneros de tiempo completo.Cuándo enseñaré sobre esos temas: Al preparar losbosquejos de laslecciones, podrías pedirsugerencias a unmisionero de tiempocompleto o a alguienque haya regresadorecientementede la misión.
  69. 69. 68PresbíteroTemas doctrinalesLa Trinidad▪ ▪El plan de salvación▪ ▪La expiación de Jesucristo▪ ▪Los profetas▪ ▪La Apostasía y la restauración del Evangelio▪ ▪La restauración del sacerdocio▪ ▪El sacerdocio y las llaves del sacerdocio▪ ▪El servicio▪ ▪Los convenios y las ordenanzas▪ ▪La fe▪ ▪El arrepentimiento▪ ▪El bautismo▪ ▪El don del Espíritu Santo▪ ▪La oración y la revelación personal▪ ▪El albedrío▪ ▪Los templos▪ ▪La familia eterna y la obra de historia familiar▪ ▪La ley de castidad▪ ▪La Palabra de Sabiduría▪ ▪El diezmo▪ ▪
  70. 70. 69PresbíteroRepasoHacia el final de tus años de presbítero, conversa con tuspadres o con un líder del sacerdocio sobre las experiencias quehayas tenido al seguir tu plan de orar y estudiar las Escrituras,de vivir dignamente y de comprender la doctrina. Analiza laforma en que el llevar a cabo esas actividades te ayuda a forta-lecer tu testimonio y tu relación con nuestro Padre Celestial.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  71. 71. 70PresbíteroDeberes delsacerdocioEl Señor ha dicho que todo poseedor del sacerdocio debe “…[aprender]… su deber” y “obrar con toda diligencia” (véaseD. y C. 107:99). Esta sección te ayudará a aprender y a cumplirtus deberes como presbítero, los cuales se explican en Doctrinay Convenios 20:46–52, 75–79 y abarcan todos los deberes delos diáconos y los maestros (véase las páginas 23 y 46–47). Tusdeberes se organizan en tres grupos:
  72. 72. 71PresbíteroAdministrar las ordenanzas del sacerdocio▪ ▪Los presbíteros ofician en la mesa de la Santa Cena y ofrecenlas oraciones sacramentales. Pueden preparar y repartir laSanta Cena. También pueden bautizar, conferir el SacerdocioAarónico y ordenar diáconos, maestros y presbíteros.Prestar servicio a los demás▪ ▪Los presbíteros ayudan al obispo a “administrar… las cosastemporales” (D. y C. 107:68). Esto podría incluir recoger lasofrendas de ayuno, cuidar a los pobres y necesitados, cuidarel centro de reuniones y los jardines, servir de mensajero delobispo en las reuniones de la Iglesia y cumplir otras asigna-ciones que recibas del obispo.Invitar a todos a venir a Cristo▪ ▪Los presbíteros tienen el deber de “predicar, enseñar, ex-poner, exhortar,… y visitar la casa de todos los miembros,y exhortarlos a orar vocalmente, así como en secreto, y acumplir con todos los deberes familiares” (D. y C. 20:46–47).Una forma de hacerlo es mediante el servicio como maestroorientador. Los presbíteros también deben “…cuidar de queno haya iniquidad en la iglesia, ni aspereza entre uno y otro,ni mentiras, ni difamaciones, ni calumnias” (D. y C. 20:54).Tal responsabilidad abarca ser pacificador y ser ejemplo deintegridad y rectitud moral.Los presbíteros continúan la labor de “amonestar, exponer,exhortar, enseñar e invitar a todos a venir a Cristo” (D. y C.20:59). Esto incluye ser un buen ejemplo, hermanar a losmiembros del quórum y a otras personas, discursar en las reu-niones de la Iglesia, compartir el Evangelio y dar testimonio.
  73. 73. 72Administralas ordenanzasdel sacerdocioAprendeLee 3 Nefi 18:1–11 y Mateo 26:26–28.▪ ▪¿Qué te enseñan esos versículosacerca de tu deber de administrar laSanta Cena?Lee detenidamente las oraciones▪ ▪sacramentales (véase D. y C. 20:77, 79). Escribe lo que pien-ses sobre el significado de los convenios y de las sagradaspalabras de las oraciones.En la página siguiente, escribe tus respuestas a estas▪ ▪preguntas:1. Al oficiar en la mesa de la Santa Cena, ¿qué puedes hacerpara demostrar un buen ejemplo a los demás poseedoresdel Sacerdocio Aarónico?2. ¿Qué puedes hacer para contribuir a que la Santa Cenasea una experiencia edificante para los miembros de lacongregación?Asiste a un servicio bautismal y comparte con uno de tus▪ ▪padres o con un líder de quórum lo que aprendas acerca dela ordenanza del bautismo.“…y a él le daré poderpara partir pan ybendecirlo y darloa los de mi iglesia”(3 Nefi 18:5).
  74. 74. 73PresbíteroActúaMi plan para demostrar un buen ejemplo a los demás poseedo-res del Sacerdocio Aarónico al bendecir la Santa Cena: Mi plan para contribuir a que la Santa Cena sea una experien-cia edificante para los miembros de la congregación: ComparteDespués de seguir tu plan, conversa▪ ▪con los miembros de tu quórum sobrela forma en que tus experiencias haninfluido en lo que sientes hacia laSanta Cena y el Salvador.Los poseedores delSacerdocio Aarónicomás jóvenes que tú teconsiderarán un ejemplo.Al elaborar tu plan,considera la manera enque tu forma de vestir, tuapariencia y tus accionespodrían influir en ellos.
  75. 75. 74Presta servicioa los demásAprendePiensa en el servicio que hayas presta-▪ ▪do en tus años de diácono y maestro,y responde las siguientes preguntas:1. ¿Cómo influyó tu actitud en elservicio que prestaste? (Repasalas frases que escribiste en lapágina 50.)2. ¿En qué forma te ayuda el brindar servicio a ser menosegocéntrico y ser más consciente de las necesidades de losdemás?3. ¿Cómo influyó el servicio que prestaste en las personasque lo recibieron?4. ¿Qué puedes hacer como presbítero para prestar serviciode manera más eficaz?Lee Mateo 22:36–40, Juan 13:34–35 y Mosíah 2:17, y busca los▪ ▪motivos por los que brindamos servicio a los demás. Inter-cambia ideas con los miembros del quórum en cuanto a lasoportunidades que tienen de prestar servicio a los demás (pi-de al obispo o a los líderes de quórum que te den ideas). Hazuna lista de cosas concretas que tu quórum hará para prestarservicio. También planea varias cosas que harás por tu cuentapara prestar servicio a tu familia y a otras personas.“En esto conocerántodos que sois misdiscípulos, si tenéisamor los unos por losotros” (Juan 13:35).
  76. 76. 75PresbíteroActúaEl plan de mi quórum para prestar servicio: Mi plan personal para prestar servicio: ComparteComparte con uno de tus padres o▪ ▪con los miembros de tu quórum al-gunas experiencias que hayas tenidoal prestar servicio a otras personas.Por ejemplo, podrías hablar de laforma en que tus actos de serviciohan influido en las personas a las quehayas ayudado, y de la forma en quetu actitud ha influido en tus experien-cias. Menciona la forma en que esasexperiencias te sirven para llegar a sermás semejante a Cristo.Al elaborar tu planpersonal, toma en cuentalas maneras en quepuedes brindar servicio atu familia, a tus amigos oa la comunidad.
  77. 77. 76Invita a todosa venir a CristoAprendeRepasa el plan que elaboraste para▪ ▪ser un buen maestro orientador(véase la página 53). Al pensar en tusactividades como maestro orientador,¿qué crees que has hecho bien? Enla siguiente página, escribe algunosaspectos en los que desees mejorar.Escribe tus respuestas a las siguientes preguntas y analízalas▪ ▪con tus padres o con los miembros del quórum:1. ¿Cómo influye tu ejemplo en tu capacidad para enseñar elEvangelio a los demás?2. ¿Qué puedes hacer como presbítero para enseñar el Evan-gelio por medio de tus actos así como de tus palabras?Continúa con tu empeño de compartir el Evangelio. Piensa▪ ▪en familiares y amigos a los que podrías invitar a venir aCristo. Anota sus nombres y lo que harás para ayudarles.Incluye nombres de poseedores del Sacerdocio Aarónico queno participen activamente en la Iglesia.“…oh vosotros que osembarcáis en el serviciode Dios, mirad que lesirváis con todo vuestrocorazón, alma, mente yfuerza” (D. y C. 4:2).
  78. 78. 77PresbíteroActúaMi plan para mejorar como maestro orientador: Nombres de las personas a las que ayudaré a venir a Cristo ycómo lo haré: ComparteComparte con tus padres o con un▪ ▪líder del sacerdocio las experienciasque tengas al ayudar a otras personasa venir a Cristo. Analiza la forma enque eso te ayuda a prepararte paraprestar servicio en una misión detiempo completo y llegar a ser unmisionero de toda la vida.Puedes ayudar a laspersonas a venir a Cristoal invitarlas a asistir a laIglesia, al visitarlas conlos misioneros o aldarles un ejemplar delLibro de Mormón.
  79. 79. 78PresbíteroRepasoHacia el final de tus años de presbítero, conversa con tuspadres o con un líder del sacerdocio sobre las experienciasque hayas tenido al seguir tu plan de administrar las orde-nanzas, de prestar servicio a los demás y de invitar a todos avenir a Cristo. Analiza la forma en que hayas bendecido a losdemás mediante el servicio en el sacerdocio. Comenta cómotus experiencias te ayudan para llegar a ser un fiel siervo en elsacerdocio.Mi firma FechaFirma de uno de los padres o de un líder Fecha
  80. 80. 79PresbíteroPara la fortaleza de la juventud:La familia y lasamistadesDespués de que hayas comenzado a trabajar en tus planesen cuanto a la “fortaleza espiritual” y los “deberes del sacer-docio”, elabora un proyecto que se base en las normas de lassecciones “La familia” y “Las amistades” del folleto Para lafortaleza de la juventud. Los pasos de las páginas siguientes teservirán de guía. El proyecto debe exigir esfuerzo y que se lededique una cantidad considerable de tiempo; también debeestar basado en tus propios intereses y necesidades. El plandebe concentrarse en cómo escoger amigos de manera pruden-te y en cómo aprender a tratar a los demás, en particular a losintegrantes de tu familia, en la forma en que Cristo lo haría.Paso 1: AprendeEstudia Mateo 5–7 ó 3 Nefi 12–14 y elabora una lista de lo queenseñó el Salvador en cuanto a la forma de tratar a los demás.Luego busca ejemplos en las Escrituras donde Cristo u otrospersonajes hayan demostrado algunos de esos principios. Leelas secciones “La familia” y “Las amistades” que se hallan enPara la fortaleza de la juventud, y busca frases que expresen talesprincipios.
  81. 81. 80Escribe tus respuestas a las siguientespreguntas y compártelas con tus padreso con los miembros del quórum:1. ¿En qué forma es diferente tu ser-vicio en el sacerdocio cuando amasa los que sirves?2. ¿Qué experiencias has tenido enlas que alguien te haya demostra-do un amor semejante al de Cristo?3. ¿Cómo puedes demostrar amora los integrantes de tu familia y aotras personas?Paso 2: Elabora un proyectoElabora un proyecto que te ayude a aplicar lo que hayas apren-dido en cuanto al amar a los demás. El proyecto debe constarde dos partes: (1) planes para estrechar los lazos familiares y(2) planes para ser un mejor amigo. Pide a uno de tus padres oa uno de tus líderes que apruebe el proyecto antes de que co-miences a llevarlo a cabo. Los siguientes son algunos ejemplosde cosas que podrías incluir en cada parte del proyecto:Ejemplos: La familiaHaz una lista de lo que puedes hacer para edificar un hogar▪ ▪feliz. Haz la lista en base a las normas de la sección “La fami-lia” del folleto Para la fortaleza de la juventud (por ejemplo, ser“…cuantas cosasqueráis que los hombresos hagan a vosotros, asíhaced vosotros conellos” (3 Nefi 14:12).
  82. 82. 81Presbíteroalegre, servicial y considerado; ser pacificador y honrar a tuspadres). Cumple con lo que hayas escrito en la lista y anota elcambio que se produzca en tu hogar.Planea una actividad con un integrante de tu familia con el▪ ▪que desees estrechar tu relación. Por ejemplo, podrías mos-trar interés en los pasatiempos de la persona, ir a conversar aalgún lugar o jugar algo juntos.Ejemplos: Las amistadesHaz una lista de las cosas que puedes hacer para ser un▪ ▪mejor amigo. En la sección “Las amistades” del folleto Parala fortaleza de la juventud se encuentran algunos ejemplos.Cumple lo que has escrito en la lista y anota el cambio quese produzca en la relación con tus amigos. Si es adecuado,incluye nombres específicos de personas en tu lista.Entrevista a alguien que sea madre, abuela, hermana o▪ ▪alguna otra mujer, y averigua cómo se demuestra respetoadecuado a las mujeres; luego elabora un plan para aplicarlo que aprendas. Observa la forma en que el llevar a cabo tuplan mejora tu relación con las mujeres. Las siguientes sonalgunas preguntas que podrías hacer:1. ¿Cómo puede un hijo mostrar debido respeto por su madre?2. ¿Cómo puede un poseedor del Sacerdocio Aarónico mos-trar debido respeto por las jovencitas?3. ¿Cómo puede un joven mostrar debido respeto por sufutura esposa antes y después de casarse?
  83. 83. 82PresbíteroInvita a un nuevo converso, a un amigo que sea de otra reli-▪ ▪gión o a un miembro menos activo a asistir a una actividad dela Iglesia. Ayúdale a sentirse bienvenido y parte del grupo.Mi proyectoLa familia Las amistades Aprobación de uno de los padres o de un líderFecha aproximada de finalizaciónMi firma Fecha en que seterminó
  84. 84. 83PresbíteroPaso 3: Da un informe detus experienciasEn el siguiente espacio en blanco, escribe lo que hayas aprendi-do al llevar a cabo el proyecto y la forma en que te ha ayudadoa ser un mejor discípulo de Jesucristo. Da un informe de lo queaprendiste a tu familia o a los miembros de tu quórum.
  85. 85. 84PresbíteroLa preparaciónpara recibir elSacerdocio deMelquisedecDurante tus años de presbítero, sigue los pasos que se indicanen las páginas siguientes a fin de elaborar un proyecto que teayudará a prepararte para recibir el Sacerdocio de Melquisedecy para prestar servicio en una misión de tiempo completo. Elproyecto se funda en lo que has logrado a lo largo de los añosque lleves como poseedor del Sacerdocio Aarónico, debe exigiresfuerzo y que se le dedique una considerable cantidad detiempo; también debe estar basado en tus propias necesidadesy circunstancias.Paso 1: AprendeCuando recibes el Sacerdocio de Melquisedec entras en eljuramento y el convenio del sacerdocio. Para aprender másen cuanto a ese tema, lee Doctrina y Convenios 84:33–44 y“Sacerdocio de Melquisedec” en Leales a la fe (páginas 170–171).Después, con la ayuda de tu obispo o de tus padres, busca unaocasión para enseñar a otras personas lo que hayas aprendido
  86. 86. 85Presbítero(por ejemplo, en la reunión del quórum de presbíteros, en lareunión sacramental o en la noche de hogar).Un importante deber del Sacerdocio de Melquisedec es predicarel Evangelio (véase D. y C. 53:3). A fin de prepararte para cum-plir este deber, averigua qué se esperará de ti cuando prestes ser-vicio en una misión de tiempo completo. Considera lo siguiente:1. Dignidad personal y testimonio2. Conocimiento del Evangelio.3. Atributos semejantes a los de Cristo.4. Hábitos de trabajo y salud física.A fin de averiguar en cuanto a los requisitos para el serviciomisional, acude a las siguientes fuentes de información: tus pa-dres, tu obispo, ex misioneros, el Manual Misional, Predicad MiEvangelio y discursos pronunciados por Autoridades Generales(algunos de ellos se encuentran en el sitio DutytoGod.lds.org).Escribe lo que aprendas.Paso 2: Elabora un proyectoElabora un proyecto que te ayude a aplicar lo que hayas apren-dido. El proyecto debe constar de dos partes: (1) la preparaciónpara recibir el Sacerdocio de Melquisedec y (2) la preparaciónpara prestar servicio en una misión de tiempo completo. Pide auno de tus padres o a uno de tus líderes que apruebe el proyec-to antes de que comiences a llevarlo a cabo. Los siguientes sonalgunos ejemplos de cosas que podrías incluir en cada partedel proyecto:
  87. 87. 86Ejemplos: Sacerdocio deMelquisedecLee todo el Libro de Mormón. Escribe▪ ▪en un diario lo que aprendas en tuestudio del libro e incluye ejemplospersonales que demuestren la formaen que el estudio constante de lasEscrituras te da el poder para resistirla tentación.Entrevista a tres poseedores del Sa-▪ ▪cerdocio de Melquisedec (podrían serpersonas como tu padre o el presi-dente del quórum de élderes del barrio). Formula preguntascomo las siguientes y escribe lo que te respondan:1. ¿Cuáles son los deberes de un élder?2. ¿Qué diferencia hay entre tener la autoridad del sacerdo-cio y poseer llaves del sacerdocio?3. ¿Qué me recomendaría hacer para comprender lo que es elSacerdocio de Melquisedec y prepararme para recibirlo?4. ¿Qué experiencias ha tenido en las cuales haya brinda-do servicio a otras personas al ejercer el Sacerdocio deMelquisedec?5. ¿Qué bendiciones ha recibido por poseer el Sacerdocio deMelquisedec?“Toma sobre ti miordenación, sí, la deélder, para predicar la fey el arrepentimiento y laremisión de pecados,según mi palabra”(D. y C. 53:3).
  88. 88. 87Presbítero6. ¿Cómo se efectúan las ordenanzas del Sacerdocio de Mel-quisedec (tales como la consagración del aceite, la bendiciónde los enfermos y el conferir el don del Espíritu Santo)?Ejemplos: Misión de tiempo completoBusca ejemplos de misioneros en las Escrituras (por ejemplo, el▪ ▪Salvador, Enoc, Ammón y Samuel el Lamanita). Determina porqué fueron eficaces, las promesas que recibieron y la influenciaque su labor tuvo en las personas a las que sirvieron. Elaborauna lista de lo que encuentres. Comparte la lista con un ex mi-sionero o una ex misionera. Pídele que te cuente experienciasde su misión que ilustren esos mismos principios y atributos.Practica enseñar algunas lecciones que se encuentran en el▪ ▪capítulo 3 de Predicad Mi Evangelio. Programa salir a enseñarde forma regular con los misioneros de tiempo completo detu localidad, y mantente preparado para ayudarles a enseñar.Entrevista a tres personas que hayan prestado servicio en▪ ▪una misión. Formula preguntas como las siguientes y escribelo que te respondan:1. ¿Qué me recomendaría hacer a fin de prepararme paraprestar servicio en una misión de tiempo completo?2. ¿Qué cualidades caracterizan a un misionero eficaz y quépuedo hacer para desarrollarlas?3. ¿Cómo ha cambiado su vida a raíz de haber prestadoservicio en una misión?
  89. 89. 88PresbíteroConsulta lo que anotaste sobre los requisitos para el servicio▪ ▪misional (véase la página 85), y elabora un plan para mejoraren cada uno de esos aspectos (dignidad personal y testimo-nio, conocimiento del Evangelio, atributos semejantes a losde Cristo, hábitos de trabajo y salud física).Mi proyectoSacerdocio de Melquisedec Misión de tiempo completo Aprobación de uno de los padres o de un líderFecha estimada de finalizaciónMi firma Fecha en que seterminó
  90. 90. 89PresbíteroPaso 3: Da un informe detus experienciasEn el siguiente espacio en blanco, escribe lo que hayas aprendi-do al llevar a cabo el proyecto y cómo te ha ayudado a prepa-rarte para recibir el Sacerdocio de Melquisedec. Presenta lo quehayas aprendido a tu familia o a los miembros del quórum.
  91. 91. 90IntroductionPara lospresidentes dequórum
  92. 92. 91Para los presidentes de quórumEl Señor te ha confiado llaves del sacerdocio para que las em-plees en tu quórum (véase D. y C. 124:142–143). Al dirigir lasfunciones del quórum, parte de tu responsabilidad es “ense-ñar [a los miembros del quórum] sus deberes” (véase D. y C.107:85–87).Este libro puede ser una herramienta eficaz para ayudarte a en-señar a los miembros del quórum sus deberes e instarlos a for-talecer su testimonio y su relación con nuestro Padre Celestial.Considera lo siguiente al ayudarles a elaborar y seguir su plan:En cuanto un joven pase a formar parte de tu quórum, ve a▪▪▪visitarlo a su casa y asegúrate de que tenga un ejemplar deeste libro. Utiliza el libro para darle una idea general de susdeberes del sacerdocio. Muéstrale algunos de los planes quetú hayas hecho y cuéntale las experiencias que hayas tenido.Da un buen ejemplo al elaborar y seguir tus propios planes.▪▪▪Comparte tus experiencias con los miembros del quórum.Invita a los miembros del quórum a que compartan sus ex-▪▪▪periencias en las reuniones de quórum, y motívalos a que lascompartan con su familia. Por ejemplo, durante los primerosminutos de la reunión de quórum, podrías invitarlos a com-partir lo que estén aprendiendo a medida que lleven a cabosus planes de estudiar las Escrituras o de prestar servicio alos demás.Al planear reuniones y actividades de quórum, busca la▪▪▪forma de incluir los planes que los miembros de tu quórumhayan elaborado. Por ejemplo, podrías invitar a uno delos miembros del quórum a dar una clase sobre una de las
  93. 93. 92Introductiondoctrinas que esté estudiando (véanselas páginas 20, 44 y 68).A medida que ejerzas las llaves delsacerdocio que posees para ayudar a losmiembros del quórum a que aprendany cumplan sus deberes, fortalecerásla relación que tengas con ellos. Si losmiembros del quórum trabajan enconjunto, se ayudan mutuamente amantenerse firmes en el Evangelio yunidos como quórum.“…aprenda todo varónsu deber, así como aobrar con toda diligenciaen el oficio al cualfuere nombrado”(D. y C. 107:99).
  94. 94. 93Para los asesoresde quórum ylos padres
  95. 95. 94El programa Mi Deber a Dios es un medio para ayudar a losposeedores del Sacerdocio Aarónico a:Fortalecer su testimonio y su relación con nuestro Padre▪ ▪Celestial.Aprender sobre los deberes del sacerdocio y cumplirlos.▪ ▪Poner en práctica las normas del folleto▪ ▪ Para la fortaleza de lajuventud.En las instrucciones de esta sección se esbozan las funcionesque ustedes tienen para ayudar a los jóvenes a cumplir esospropósitos. En el sitio DutytoGod.lds.org se ofrecen instruccio-nes adicionales junto con una versión interactiva de este libro.Centren su atención en lo queellos están llegando a serEl cumplimiento de nuestro deber a Dios es una tarea de todala vida. Es por eso que el libro Mi Deber a Dios no debe consi-derarse como una lista de tareas que los jóvenes deban hacerde prisa con el fin de recibir un premio. Ayuden a los jóvenesa concentrarse en cómo los planes que elaboren les ayudarán adesarrollar atributos espirituales y llegar a ser el tipo de posee-dores del sacerdocio que Dios desea que sean.Para los asesores y los padres
  96. 96. 95Para los asesores y los padresAyuden a los hombres jóvenesAprendePropósito de la sección “Aprende”. Cada una de las partes deeste libro comienza con una actividad de aprendizaje que sirvea los jóvenes para aprender lo que nuestro Padre Celestial de-sea que hagan y por qué es importante. Cuando un joven cono-ce el “porqué” de sus deberes del sacerdocio, el Espíritu Santolo inspira a actuar y sus actos aumentan su fe y su testimonio.Cuándo se debe ayudar a los jóvenes con las actividadesde aprendizaje. Los jóvenes deben aprender sus deberes delsacerdocio en cuanto sean ordenados a un oficio.Los asesores deben considerar apartar tiempo para que losjóvenes realicen juntos las actividades de aprendizaje en quó-rum. Por ejemplo, podrían hacerlo en las reuniones de quórumo en la mutual. Podrían darles la asignación a los jóvenes detrabajar en las actividades de aprendizaje por su cuenta yque den un informe de ello en las reuniones de quórum. Elintercambio de ideas en cuanto a los deberes del sacerdocio,la fortaleza espiritual y las normas del Señor fomentarán launidad del quórum.Los padres deben considerar el participar en las actividadesde aprendizaje con sus hijos en cuanto éstos sean ordenados aun oficio del sacerdocio. Pidan a sus hijos que compartan conustedes lo que estén aprendiendo acerca del cumplimiento desu deber a Dios.
  97. 97. 96ActúaPropósito de la sección “Actúa”. Después de terminar laactividad de aprendizaje, a los jóvenes se les insta a hacerplanes para cumplir sus deberes del sacerdocio y con elloaumentar su fortaleza espiritual. El hecho de que elaborensus propios planes permite que los jóvenes:Ejerzan su albedrío.▪ ▪Adapten las actividades de acuerdo con sus circunstancias▪ ▪individuales.Desarrollen autosuficiencia espiritual.▪ ▪Cuándo se debe ayudar a los jóvenes a elaborar el plan.Algunos jóvenes podrían necesitar guía para elaborar su plan.Los asesores deben considerar apartar tiempo para que losjóvenes intercambien ideas en el quórum al escribir su planindividual. Por ejemplo, podrían hacerlo en las reuniones dequórum o en la mutual, o bien, podrían invitar a los jóvenes aescribir su plan por su cuenta o con sus padres y a compartirloen una reunión de quórum. Cualquiera que fuere el caso, motí-venlos a que compartan su plan con sus padres.Al intercambiar opiniones en quórum acerca de su plan, losjóvenes se dan ideas y se apoyan entre ellos. De igual modo,los padres pueden proporcionar ideas y apoyo a sus hijos amedida que éstos elaboren su plan. Al compartir su plan conlos miembros del quórum y con sus padres, los jóvenes reafir-man su compromiso de cumplirlos. Algunos planes se puedenelaborar y llevar a cabo en quórum o en familia.Para los asesores y los padres
  98. 98. 97Para los asesores y los padresCompartePropósito de la sección “Comparte”. Se alienta a los jóvenes aque conversen sobre sus experiencias con los demás una vezque hayan trabajado en su plan por un tiempo. Al compartirsus experiencias, los jóvenes podrán:Fortalecer su testimonio y aumentar su comprensión del▪ ▪Evangelio.Notar el progreso que están logrando.▪ ▪Aumentar su confianza y capacidad para hablar sobre las▪ ▪verdades del Evangelio.Es probable que los jóvenes se sientan incómodos en un princi-pio, pero mientras más oportunidadestengan de hacerlo, más cómodos sesentirán.Cuándo ayudar a los jóvenes a com-partir sus experiencias. Los asesoresdeben considerar apartar tiempo paraque los jóvenes compartan las experien-cias que tengan a medida que lleven acabo sus planes. Por ejemplo, durantelos primeros minutos de las reunionesde quórum, el presidente de éste podríainvitar a los jóvenes a que hablen acercade lo que aprendan a medida quevayan estudiando las Escrituras conregularidad (véanse las páginas 15, 39y 63). Otra opción podría ser invitarlosLos poseedores delSacerdocio Aarónicodeben “amonestar,exponer, exhortar,enseñar e invitar a todosa venir a Cristo”(D. y C. 20:59).
  99. 99. 98a compartir alguna experiencia quehayan tenido al prestar servicio a otraspersonas (véanse las páginas 27, 51 y75). El escuchar las experiencias de suscompañeros de quórum servirá paraque los demás jóvenes recuerden susplanes y los motivará a vivir sus pro-pias experiencias. Alienten a los jóvenespara que también hablen de sus planesy experiencias con sus padres.Los padres deben pedir a sus hijos queconversen sobre lo que vayan aprendiendo y de las experien-cias que tengan con ellos. Eso ayudará a que los jóvenes veanel progreso que van logrando.Conversaciones espontáneas. Los jóvenes a menudo sebenefician más de las conversaciones en cuanto al Evangelioque del escuchar clases sobre el mismo. Aprovechen todas lasoportunidades que tengan para que los jóvenes hablen conustedes sobre sus experiencias. Compartir experiencias no esalgo que los jóvenes hagan sólo una vez, y ello no quiere decirque con eso ya terminaron su plan. No lo tienen que hacer enun entorno formal; de hecho podría ser más eficaz en conver-saciones casuales durante actividades de quórum, con amigosy familiares.Las conversacionesinformales sobre elEvangelio estrecharán surelación con los jóvenesy fortalecerá eltestimonio de ellos delEvangelio restaurado.
  100. 100. 99Para los asesores y los padresPara la fortaleza de la juventudDespués de que los jóvenes hayan comenzado a trabajar en susplanes en cuanto a la “fortaleza espiritual” y los “deberes delsacerdocio”, tendrán la oportunidad de elaborar un proyectobasado en algunas de las normas que se hallan en el folletoPara la fortaleza de la juventud. A los presbíteros se les invita aelaborar un proyecto adicional a fin de prepararse para recibirel Sacerdocio de Melquisedec y prestar servicio en una misiónde tiempo completo. Los jóvenes deben pedirle a uno de suspadres o a un líder que apruebe su proyecto antes de que co-miencen a trabajar en él. Ustedes pueden ayudarles a elaborarun proyecto que requiera cierto esfuerzo y que se base en lasnecesidades e intereses de ellos.Evalúen su progresoLa mejor manera de ayudar a los jóvenes a ver su progreso esmediante conversaciones frecuentes con ellos en cuanto a susplanes y experiencias.Por lo menos una de esas conversaciones se debe tener cuandoel joven se acerque a la edad de ser ordenado a un oficio enel sacerdocio. Durante la conversación, pidan al joven querepase los planes que hizo como diácono, maestro o presbítero.Hablen de cómo el cumplir dichos planes ha ayudado al jovena prepararse para cumplir los deberes adicionales del sacerdo-cio que esté a punto de recibir. Ésta es una oportunidad paraayudar al joven a reflexionar en cuanto a la clase de poseedordel sacerdocio que está llegando a ser. Al final de las secciones“Fortaleza espiritual” y “Deberes del sacerdocio” se encuentra
  101. 101. 100una página de “Repaso”. Es ahí donde ustedes y el joven indi-can con sus firmas que han tenido la conversación.No es requisito terminar las actividades de este libro para seravanzado en el sacerdocio. El propósito de las actividades esayudar a los jóvenes a prestar servicio en el sacerdocio.Certificados Mi Deber a DiosDespués de que terminen las secciones de “Repaso”, y una vezque el joven haya terminado su proyecto del folleto “Para la for-taleza de la juventud”, ya es merecedor del certificado Mi Debera Dios. Se ofrecen tres certificados: el de diácono (número deartículo 08686 002), maestro (08687 002) y presbítero (08688 002).Los certificados son para reconocer el progreso del joven haciael cumplimiento de su deber a Dios. Para recibir el certificadode presbítero, el joven también debe terminar su proyecto de lasección titulada “La preparación para recibir el Sacerdocio deMelquisedec”. No es necesario que reciban los certificados dediácono y maestro a fin de recibir el de presbítero.Los certificados se entregan bajo la dirección del obispo. Tam-bién está a disposición una placa para exhibir el certificado depresbítero (08694).Válganse del programa MiDeber a Dios para fortaleceral quórumEl programa Mi Deber a Dios fortalece al quórum mediante losiguiente:Para los asesores y los padres
  102. 102. 101Para los asesores y los padres▪ ▪ Ayuda a los miembros del quórum a comprender su debera Dios. Por ejemplo, usted puede ayudar a los miembros delquórum a comprender sus deberes al pedirles que realicen enquórum las actividades de aprendizaje de este libro. El inter-cambiar ideas acerca de los deberes del sacerdocio y del progre-so espiritual les amplía el entendimiento y les inspira a actuar.▪ ▪ Ofrece oportunidades para que los miembros del quórumtrabajen juntos en el cumplimiento de sus deberes delsacerdocio. En algunos casos, los miembros del quórum pue-den intercambiar ideas para elaborar sus planes y los puedenllevar a cabo juntos. El hacerlo de esa forma les permiteapoyarse y alentarse mutuamente.▪ ▪ Alienta a los miembros del quórum a compartir ideas yexperiencias. Algunos de los miembros más jóvenes delquórum podrían tener dificultad para trazar un plan; el com-partir ideas en quórum puede ayudarlos a que se les ocurranmás ideas. El compartir experiencias con los miembros delquórum aumenta la fe y fortalece el testimonio y la herman-dad. Considere la idea de llevar esto a cabo de forma regulardurante las reuniones y actividades de quórum.▪ ▪ Brinda la oportunidad al presidente de quórum de guiarpor medio del ejemplo. Cuando un joven pasa a formarparte del quórum, el presidente de éste puede valerse dellibro Mi Deber a Dios para ayudar al nuevo miembro acomprender sus deberes. El presidente de quórum tambiénpodría compartir con el resto del quórum el plan que hayaelaborado en su propio libro y contar las experiencias que hatenido al seguirlo.
  103. 103. 102▪ ▪ Ayuda a los miembros del quórum a aprender en cuantoa la importancia de las llaves del sacerdocio. El presidenteposee las llaves de la presidencia de su quórum (véase D. yC. 124:142–143). Los asesores del quórum deben permitir-le que ejerza esas llaves. A medida que los jóvenes sirvanjuntos bajo la dirección del presidente del quórum, ellos lle-garán a comprender mejor la forma en que el Señor trabajapor medio de líderes del sacerdocio. Se pueden dar cuentade que cada quórum se organiza por designio divino y lesbrinda oportunidades de aprender sus deberes del sacerdo-cio, de prestar servicio y de progresar espiritualmente.Utilicen el programa Mi Deber aDios para estrechar lazosSi usted tiene lazos estrechos con su hijo o con los jóvenes delquórum, hay más probabilidades de que ellos aumenten su con-versión al Evangelio y se mantengan fieles. Las actividades dellibro Mi Deber a Dios ofrecen una excelente oportunidad de es-trechar esa relación. Por ejemplo, si usted elabora su propio plany lo sigue junto con su hijo o con un miembro del quórum, estoles permitiría pasar tiempo juntos realizando actividades conpropósito. El compartir experiencias les brinda la oportunidadde dar testimonio y fortalecerse el uno al otro espiritualmente.Para los asesores y los padres
  104. 104. 103ApéndiceOrdenanzas del SacerdocioAarónicoLa bendición de la Santa CenaLos presbíteros bendicen la Santa Cena pronunciando las pa-labras: “Oh Dios, Padre Eterno, en el nombre de Jesucristo, tuHijo, te pedimos que bendigas y santifiques este pan para lasalmas de todos los que participen de él, para que lo coman enmemoria del cuerpo de tu Hijo, y testifiquen ante ti, oh Dios,Padre Eterno, que están dispuestos a tomar sobre sí el nombrede tu Hijo, y a recordarle siempre, y a guardar sus manda-mientos que él les ha dado, para que siempre puedan tener suEspíritu consigo. Amén” (D. y C. 20:77).El agua la bendicen con las palabras: “Oh Dios, Padre Eterno,en el nombre de Jesucristo, tu Hijo, te pedimos que bendigasy santifiques [esta agua] para las almas de todos los que [la]beban, para que lo hagan en memoria de la sangre de tu Hijo,que por ellos se derramó; para que testifiquen ante ti, oh Dios,Padre Eterno, que siempre se acuerdan de él, para que puedantener su Espíritu consigo. Amén” (D. y C. 20:79).
  105. 105. 104ApéndiceCómo efectuar un bautismoBajo la dirección de la autoridad que presida, un presbíteropuede efectuar la ordenanza del bautismo. Para ello, el joven:1. Se para (pone de pie) dentro del agua con la persona queserá bautizada.2. Sujeta con la mano izquierda la muñeca derecha de lapersona (por comodidad y seguridad); la persona que serábautizada sujeta con la mano izquierda la muñeca izquier-da del poseedor del sacerdocio.3. Levanta el brazo derecho en forma de escuadra.4. Llama a la persona por su nombre completo y dice:“Habiendo sido comisionado por Jesucristo, yo te bautizoen el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.Amén” (D. y C. 20:73).5. Permite que la persona se tape la nariz con la mano dere-cha (por comodidad); luego, el poseedor del sacerdociocoloca la mano derecha sobre la espalda de la persona y lasumerge completamente, incluso la ropa.6. Ayuda a la persona a salir del agua.
  106. 106. 105ApéndiceCómo conferir el Sacerdocio Aarónico yordenar a un oficioCuando lo apruebe la autoridad que presida, un presbíteropuede conferir el Sacerdocio Aarónico y ordenar a alguien auno de los oficios.Para efectuar una ordenación al sacerdocio, uno o más posee-dores del sacerdocio autorizados colocan las manos suavemen-te sobre la cabeza de la persona que será ordenada. Entonces,la persona que efectúa la ordenación:1. Llama a la persona por su nombre completo.2. Menciona la autoridad mediante la cual se efectúa la orde-nación (el Sacerdocio Aarónico o de Melquisedec).3. Confiere el Sacerdocio Aarónico, a menos que ya se lehaya conferido antes a la persona.4. Ordena a la persona al correspondiente oficio en el Sacer-docio Aarónico (diácono, maestro o presbítero) y le otorgalos derechos, los poderes y la autoridad que conlleve eseoficio. (No se otorgan llaves al conferir el sacerdocio ni alordenar a uno de sus oficios).5. Pronuncia palabras de bendición conforme se lo indiqueel Espíritu.6. Termina en el nombre de Jesucristo.
  107. 107. 106Al conmemorar el nacimiento de Jesucristo hace dosmilenios, manifestamos nuestro testimonio de larealidad de Su vida incomparable y de la virtudinfinita de Su gran sacrificio expiatorio. Ninguna otra personaha ejercido una influencia tan profunda sobre todos los quehan vivido y los que aún vivirán sobre la tierra.Él fue el Gran Jehová del Antiguo Testamento y el Mesíasdel Nuevo Testamento. Bajo la dirección de Su Padre, Él fueel Creador de la tierra. “Todas las cosas por él fueron hechas,y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3).Aun cuando fue sin pecado, fue bautizado para cumplir todajusticia. Él “anduvo haciendo bienes” (Hechos 10:38) y, sinembargo, fue repudiado por ello. Su Evangelio fue un mensajede paz y de buena voluntad. Él suplicó a todos que siguieranSu ejemplo. Recorrió los caminos de Palestina, sanando a losenfermos, haciendo que los ciegos vieran y levantando a losmuertos. Enseñó las verdades de la eternidad, la realidad denuestra existencia premortal, el propósito de nuestra vida enla tierra y el potencial de los hijos y de las hijas de Dios en lavida venidera.Instituyó la Santa Cena como recordatorio de Su gran sa-crificio expiatorio. Fue arrestado y condenado por acusa-ciones falsas, se le declaró culpable para satisfacer a la multi-tud y se le sentenció a morir en la cruz del Calvario. Él dio Suvida para expiar los pecados de todo el género humano. LaSuya fue una gran dádiva vicaria en favor de todos los quehabitarían la tierra.Testificamos solemnemente que Su vida, que es funda-mental para toda la historia de la humanidad, no comenzó enBelén ni concluyó en el Calvario. Él fue el Primogénito delPadre, el Hijo Unigénito en la carne, el Redentor del mundo.Se levantó del sepulcro para ser las “primicias de los quedurmieron” (1 Corintios 15:20). Como el Señor Resucitado,anduvo entre aquellos a los que había amado en vida.También ministró entre Sus “otras ovejas” (Juan 10:16) en laantigua América. En el mundo moderno, Él y Su Padreaparecieron al joven José Smith, iniciando así la largamenteprometida “dispensación del cumplimiento de los tiempos”(Efesios 1:10).Del Cristo Viviente, el profeta José escribió: “Sus ojos erancomo llama de fuego; el cabello de su cabeza era blanco comola nieve pura; su semblante brillaba más que el resplandor delsol; y su voz era como el estruendo de muchas aguas, sí, la vozde Jehová, que decía:“Soy el primero y el último; soy el que vive, soy el que fuemuerto; soy vuestro abogado ante el Padre” (D. y C. 110:3–4).De Él, el Profeta también declaró: “Y ahora, después de losmuchos testimonios que se han dado de él, éste es el testimo-nio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive!“Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voztestificar que él es el Unigénito del Padre;“que por él, por medio de él y de él los mundos son yfueron creados, y sus habitantes son engendrados hijos e hijaspara Dios” (D. y C. 76:22–24).Declaramos en palabras de solemnidad que Su sacerdocioy Su Iglesia han sido restaurados sobre la tierra, “edificadossobre el fundamento de… apóstoles y profetas, siendo laprincipal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).Testificamos que algún día Él regresará a la tierra. “Y semanifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente laverá” (Isaías 40:5). Él regirá como Rey de reyes y reinarácomo Señor de señores, y toda rodilla se doblará, y todalengua hablará en adoración ante Él. Todos nosotros com-pareceremos para ser juzgados por Él según nuestras obras ylos deseos de nuestro corazón.Damos testimonio, en calidad de Sus apóstoles debida-mente ordenados, de que Jesús es el Cristo Viviente, el inmor-tal Hijo de Dios. Él es el gran Rey Emanuel, que hoy está a ladiestra de Su Padre. Él es la luz, la vida y la esperanza delmundo. Su camino es el sendero que lleva a la felicidad en estavida y a la vida eterna en el mundo venidero. Gracias seandadas a Dios por la dádiva incomparable de Su Hijo divino.EL CRISTO VIVIENTEEL TESTIMONIO DE LOS APÓSTOLESLA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍASLA PRIMERA PRESIDENCIA EL QUÓRUM DE LOS DOCE1 de enero de 2000

×