P. point pena muerte

1,841 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,841
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
218
Actions
Shares
0
Downloads
43
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

P. point pena muerte

  1. 1. Matar en nombre de la Ley y el Estado o en nombre propio • Es esencial considerar la diferencia entre matar en nombre de la Ley y el Estado o en nombre propio, porque, mientras la primera se llevaría a cabo, al menos en teoría, bajo el noble poder de la reflexión y la conciencia, la segunda suele ejecutarse bajo el poder de los instintos y las pasiones. Por consiguiente, una y otra muerte son esencialmente diferentes. • Matar a un ser humano, en nombre de la Ley y el Estado, es matarle con plena consciencia, ser plenamente consciente del sufrimiento del ejecutado y, a veces, de la barbarie que ello supone, como en ciertas formas de ejecución que indican una extrema crueldad: la lapidación, las mutilaciones, el ahorcamiento, las torturas, etc. Ejecutar la pena de muerte, a pesar de ese sufrimiento y esa crueldad, y en nombre de la Ley y el Estado, es la mayor venganza y la mayor bajeza que se pueda cometer.
  2. 2. Pena de muerte, violencia, racismo y fanatismo • La violencia, el racismo y el fanatismo están estrechamente ligados a la pena de muerte. Por eso, en ambientes de violencia y racismo o de fanatismo religioso, como en algunos países árabes y asiáticos, y en EEUU, hay una mayor tendencia a defender la pena de muerte, y no siempre por haber matado a alguien, sino simplemente por atentados, prostitución, adulterio, homosexualidad, etc. • En cambio, en países en que la violencia, el racismo y el fanatismo religioso son escasos, la oposición a la pena de muerte es casi unánime.
  3. 3. El castigo con finalidad correctiva y rehabilitadora, no destructiva • Si pensamos en el argumento que esgrimen algunos países para aplicar la pena de muerte, de que cada crimen merece una pena igual, ¿hay que robar a los ladrones y secuestrar a los secuestradores?, ¿hay que violar a los violadores y maltratar a los maltratadores? Aplicar el “ojo por ojo y diente por diente”, sólo llevaría, como decía Gandhi, a una sociedad de ciegos y desdentados. • “La verdadera justicia se alcanza cuando un juez castiga el asesinato y rehabilita al hombre”, dice un reconocido jurista, V.R. Krishna lyer, exmagistrado del Tribunal Supremo de la India. En el mundo de la educación, el castigo tiene una finalidad correctiva y rehabilitadora, con vistas a la reinserción social.
  4. 4. Contra la pena de muerte, el amor a la vida • Uno de los argumentos en contra de la pena de muerte es que supone la máxima negación de los derechos humanos, consagrados en la Declaración Universal, donde se defiende que la vida es el derecho más sagrado del hombre, nadie tiene el poder de arrebatársela. • Pero quizás haya un argumento aún más poderoso en contra de la pena de muerte y a favor de la vida; ese argumento es la propia naturaleza, la gran maestra de la vida y la muerte. Sólo ella posee la sabiduría suficiente para dar y quitar la vida; sólo ella posee el don de la vida y la muerte. • Ningún Estado, por muy representante que sea de los ciudadanos, de la justicia, del orden y del bien de la sociedad, tiene el derecho a quitar la vida a nadie. Los Estados están regidos por seres humanos limitados e inseguros, no imparciales ni infalibles, y con frecuencia egoístas, vengativos y corruptos.
  5. 5. Argumentos en contra de la pena de muerte • La pena de muerte es la máxima negación de los derechos humanos, consagrados en la Declaración Universal. La vida, en cambio, es el derecho más sagrado del hombre, nadie tiene la facultad de arrebatarla. • A juicio de la ONG de DDHH, Amnistía Internacional, la pena de muerte es el castigo más cruel, inhumano y degradante, pues consiste en el homicidio premeditado a manos del Estado y en nombre de la Justicia. • A diferencia del encarcelamiento, la pena de muerte es irreversible y entraña el riesgo de cometer errores judiciales, ya que la justicia humana no es infalible, aparte de otros abusos, todos ellos irreversibles.
  6. 6. Argumentos en contra de la pena de muerte (II) • Toda ejecución es el fiel reflejo, por parte del Estado, de la misma disposición a usar la violencia, que la del delincuente contra su víctima, al aplicar “el ojo por ojo y diente por diente”. • Las grandes religiones del mundo han defendido siempre, en sus verdaderas enseñanzas, la misericordia, el perdón y la compasión (lo que no se opone a la justicia). El 5º mandamiento “No matarás” defiende el derecho a la vida. • La pena de muerte va en contra del derecho a la vida y a un trato humano (art. 3 y 5 de la Declaración Universal, que los países de las N.U. han aceptado). • “La sangre no puede lavar la sangre” (prov. turco). Nunca la violencia ha servido para acabar con la violencia. La única forma de acabar con ella es el perdón y el amor (lo que no excluye la justicia), lo mismo que el frío se acaba con el calor o la pobreza con la generosidad.
  7. 7. Argumentos a favor de la pena de muerte • ¿La pena de muerte es disuasoria para los criminales? Nunca se ha podido demostrar; más bien lo contrario, pues los países con un mayor número de crímenes son, generalmente, aquellos que aplican la pena de muerte y, en aquellos que la han abolido, ha descendido el número de homicidios. • ¿Sirve para proteger a la sociedad? Es bien sabido que, en muchas ocasiones, se utiliza para eliminar a los opositores políticos y religiosos, a las minorías raciales, a los marginados de la sociedad, o como instrumento de represión, no para proteger a la sociedad y en especial a los más débiles.
  8. 8. Argumentos a favor de la pena de muerte (II) • ¿Se aplica a todos por igual? Si es cierto que “todos somos iguales ante la ley”, según la Declaración Universal, la realidad no es así. Un país donde se comprueba este hecho, es EEUU, allí las condenas de muerte de personas de color o hispanas es alarmante en relación con los anglosajones. • ¿Se ejecuta sólo a los realmente culpables? Partiendo del supuesto de que ningún sistema judicial es perfecto, bastaría para rechazar este argumento; además, se han confirmado, en todo el mundo (y en especial en EEUU), innumerables condenas a muerte, algunas ejecutadas, de personas cuya inocencia se verificó posteriormente. ¿Quién recompensa, y cómo, a las víctimas? Todos estos argumentos a favor de la pena de muerte ¿no son, en el fondo, indicadores del fracaso de un pueblo o un Estado para salvaguardar la dignidad humana?
  9. 9. Tipos de pena de muerte • El análisis de los formas diferentes con que, en nombre de la Ley y el Estado, se ha ejecutado a tantas personas, a lo largo de los siglos, muestra la parte más innoble del ser humano, como es la crueldad y la venganza. • Bien sea la guillotina, el fusilamiento, la horca, la silla eléctrica, el garrote vil, la inyección letal, la cámara de gas, u otras menos frecuentes, como la decapitación, el estrangulamiento, el ahogamiento, el empalamiento, el desangramiento, el envenenamiento, o las formas antiguas, como la crucifixión, la hoguera o la rueda, etc. , todas manifiestan una gran crueldad.
  10. 10. Tipos de pena de muerte (II) • Ciertas formas de ejecución indican una extrema crueldad, como la lapidación, las mutilaciones, la horca, etc., sin olvidar que no hay formas incruentas, pues el mayor dolor es siempre psicológico, el que atenta a la vida y la dignidad humanas.
  11. 11. El verdugo y las ejecuciones • Hay dramáticas afirmaciones de diversos ejecutores de la pena de muerte, que son otra razón más para abolir esta forma de castigo inhumana y cruel. A medida que los pueblos se civilizan, esta profesión es más rara y anómala; por eso, hay países, como Arabia Saudí, que buscan verdugos. • “Cada vez que iba a ejecutar una pena de muerte, se apoderaba de mí un sudor frío y trataba de pensar en el último partido de fútbol, pero no podía, y pensaba: ¿Soy un asesino?, ¿son de verdad tan malos?, ¿lo hago?, ¿no lo hago? Todas las noches, después de una ejecución, me ocurría lo mismo: no podía dormir, no hacía más que pensar en aquellos ojos angustiados y en aquel cuerpo que se desplomaba después” (un ex-verdugo).
  12. 12. ¿Se ha condenado a inocentes? Casos para recordar • Sacco y Vanzetti, anarquistas italianos emigrantes en EEUU, fueron ejecutados en 1927 acusados de un crimen, en un juicio lleno de irregularidades y politizado por las ideas anarquistas de los acusados. Estas son la palabras finales de Vanzetti: “No hemos fracasado, nunca pensamos haber podido hacer tanto por la tolerancia, la justicia y el entendimiento entre los hombres, como hemos hecho por casualidad. Las vidas que nos quitan, de un zapatero y un pobre vendedor de pescado, eso es todo. Pero el último momento nos pertenece, la agonía es nuestro triunfo”. • Desde 1973, más de 125 personas han sido exoneradas de la pena capital, en EEUU, después de haberse demostrado que fueron condenadas por error. Solamente en el 2003, 10 acusados fueron liberados de su condena de muerte.
  13. 13. ¿Se ha condenado a inocentes? Algunos casos (II) Presos a punto de ser ejecutados por errores judiciales: • Nicholas Yarris , primer preso de Pensilvania que exigió la prueba de ADN para demostrar su inocencia, en 2003. • Curtis Mccarthy ,condenado por un asesinato , pasó 21 años en prisión • A. Hernández pasó más de diez años en una cárcel de Illinois por el asesinato de una niña que no cometió. • Verneal Jimerson, condenado a muerte por el asesinato de una joven pareja en 1978, fue liberado en 1996. • Damon Thibodeaux, condenado a muerte en 1997, preso número 141 liberado del “corredor de la muerte” en Estados Unidos tras determinarse su inocencia. Pasó 15 años en prisión.
  14. 14. Desapariciones y ejecuciones extrajudiciales • En las últimas décadas, multitud de personas han sido víctimas de homicidios premeditados, por orden directa de gobiernos o con su complicidad . La desaparición forzada es un medio de represión cómodo y rápido, que utilizan algunos gobiernos, y que termina, en muchos casos, en asesinato. La ejecución extrajudicial es el homicidio deliberado de una persona, por parte de un servidor público que se apoya en la potestad de un Estado para justificar el crimen. • Ambas son formas sibilinas de aplicar la pena de muerte, al margen de toda ley. La mayoría de las víctimas son opositores políticos, líderes sindicales, periodistas, marginados sociales, etc., o sus familiares.
  15. 15. La pena de muerte y los doc. internacionales de Derechos Humanos • La pena de muerte quizás sea la mayor demostración de la violencia y las injusticias que arrastra esta humanidad, desde el principio de los tiempos, pues no ha habido, hasta fecha muy reciente, un instrumento internacional vinculante que exigiera explícitamente el fin de la pena de muerte. Fue en 1966, cuando el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en su art. 6., logra dar el primer paso. • Posteriormente, en 1984, el Consejo Económico y Social de N.U. adoptó las “Salvaguardias para garantizar la protección de los derechos de los condenados a la pena de muerte”, como la prohibición de aplicarla a menores de 18 años y los derechos del condenado a muerte a recurrir la sentencia, a pedir el indulto, etc. • Esto es un gran avance en el derecho internacional, pero lo es aún más el Segundo Protocolo Facultativo del citado Pacto Internacional, de 1989, con miras a la abolición de la pena de muerte. Este Protocolo obliga a los Estados partes a no realizar ejecuciones y a abolir la pena de muerte.
  16. 16. La pena de muerte en el mundo actual • Actualmente 97 Estados han abolido la pena de muerte para todos los crímenes. Otros 8 la han abolido solamente para crímenes de derecho común y 35 estados respetan una moratoria sobre las ejecuciones desde hace al menos diez años. No obstante, aún quedan 58 estados y territorios donde se aplica la pena de muerte. • La inmensa mayoría de las ejecuciones tiene lugar en cinco países: Irán, Irak, Arabia Saudí, Estados Unidos y China. En este último, el número de ejecuciones sigue siendo un secreto de Estado, pero, según diversos expertos, supera las 8.000 anuales.
  17. 17. Movimiento abolicionista mundial • El movimiento abolicionista mundial se desarrolla en un mundo donde el 70% de los países han renunciado, en sus legislaciones o de hecho, a la aplicación de la pena capital. • Trata de conseguir que los Estados abolicionistas integren cada vez más la cuestión de la abolición universal en sus relaciones internacionales. • Invita a los países que aún practican la pena capital, a reflexionar sobre este tema y a abrir el debate sobre la posible abolición. • Intenta reforzar los vínculos entre los Estados, la sociedad civil y las organizaciones intergubernamentales, regionales e internacionales, para conseguir la abolición mundial de la pena de muerte
  18. 18. 5º Congreso Mundial contra la pena de muerte • Una prueba de ese deseo de la humanidad actual de acabar con esta lacra mundial, son los cinco Congresos Mundiales contra la pena de muerte, celebrados desde el año 2001, en los que han intervenido cada vez más Estados y organizaciones. • El 5º y último congreso se celebró en Madrid , en junio de 2013, organizado por la asociación Juntos Contra la Pena de Muerte, con el patrocinio de España, Noruega, Suiza, Francia y en colaboración con la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte. Allí se manifestó la alegría de los avances conseguidos en los últimos años • y la tristeza de que 93 países mantengan aún la pena de muerte y 58 sigan aplicándola; que, cada año, miles de personas sean condenadas a muerte en el mundo (en especial en cinco países) y, sobre todo, que siga afectando a menores y discapacitados mentales.
  19. 19. El debate sobre la pena de muerte • La pena de muerte está siendo abolida en los países más avanzados del planeta, a excepción de EEUU, como prueba del avance en el conocimiento y la defensa de los derechos humanos para todos sin excepción. Por eso, Amnistía Internacional tiene sumo interés en dar a conocer su oposición a la pena de muerte, a aquellas personas que aún la defienden, especialmente a los jóvenes, porque son éstos la esperanza y el futuro, y deben estar bien informados sobre los derechos humanos en el mundo y, en concreto, sobre la realidad de la pena de muerte.
  20. 20. El debate sobre la pena de muerte (II) • Lo mismo que en otros muchos aspectos de la vida, una de las razones para estar a favor o en contra de la pena de muerte es la influencia familiar y social en que uno vive. • En una primera aproximación a la pena de muerte, entre adolescentes y jóvenes, es preciso partir del respeto a todas las opiniones y enfoques sobre el tema. Cada persona muestra sus razones a favor y en contra de la pena de muerte, sus experiencias si las tienen, y se les invita a reflexionar sobre la posible influencia de la familia, tanto si se está a favor como si se está en contra. • Posteriormente ha de venir un análisis serio, profundo y sereno sobre la pena de muerte, hasta llegar a tomar conciencia de este hecho incuestionable: la pena de muerte instituida en un país tiene como fin matar a una persona, en nombre de la Ley y del Estado, porque esa persona, en nombre propio, mató o intentó matar a otra.
  21. 21. ¿Sirve para algo la pena de muerte? • Hay personas que piensan que, con la pena de muerte, disminuye el número de delitos graves. Otras muchas sostienen que la delincuencia disminuye con la abolición de la pena de muerte. • Diversos estudios (en 1935, 1953, 1962 y más recientes) tienden a confirmar que no hay más crímenes ni más delincuencia si se suprime la pena de muerte. Al contrario, con la pena de muerte aumentan tanto la delincuencia como los asesinatos. • Por tanto, la pena de muerte ha perdido su razón de ser, incluso desde ese punto de vista
  22. 22. ¿Sirve para algo la pena de muerte (II) • Por otra parte, si analizamos, serenamente y sin apasionamiento, la pena de muerte a lo largo de la historia, es fácil comprobar que lo que ha estado presente siempre, con su práctica, no ha sido precisamente la reflexión, la justicia, el orden o el bien social, y menos aún el perdón, el amor o la fraternidad, sino la irresponsabilidad, la injusticia, el desorden, el privilegio de poder, la venganza, el odio, la hostilidad, aunque se haya querido justificar, sobre todo, bajo el falso pretexto del orden y la justicia. • ¿Qué sentido tiene, pues, mantener la pena de muerte en el siglo XXI? Se ha demostrado que desde ningún punto de vista es sostenible. Por eso, se extiende cada vez con mayor fuerza el Movimiento Abolicionista Mundial.
  23. 23. Trabajo realizado por Julio Ferreras y Lola Moreno para el equipo de “Educación en Derechos Humanos” de Amnistía Internacional, grupo de León. Se permite el uso y la difusión de este documento citando su procedencia. Reservado por derechos de autor

×