Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Artículos para rezar y de recuerdo
POR SI TE INTERESA
Estampas 1 € Rosarios 3 €
Llaveros 3 € Medallas 1 €
Imanes 5 € y Ros...
RELATOS DE SU VIDA
Juanita nació en el seno de una
familia humilde el 19 de Enero de
1937 en Villanueva de Córdoba
(España...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Encuentros con la Hna Juanita

138 views

Published on

Boletín de Enero 2016

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Encuentros con la Hna Juanita

  1. 1. Artículos para rezar y de recuerdo POR SI TE INTERESA Estampas 1 € Rosarios 3 € Llaveros 3 € Medallas 1 € Imanes 5 € y Rosario misionero Te invitamos a compartir tu experiencia de encuentro con Juanita o algún favor recibido. Si quieres realizar algún pedido o consulta ponte en contacto con nosotras: Obreras del Corazón de Jesús C/ Real, 30 - 14440 Villanueva de Córdoba (Córdoba—España) E-mail: mariromero5@hotmail.es Tlfno: 610885974 / 687592737 Blog: http://juanitamendez.blogspot.com.es/ Nª de cuenta para colaboraciones y donativos: CAJASUR— ES90 0237 0066 10 9169818948 Oración de intercesión Señor y Dios nuestro, confiados en tu infinita bondad te pedimos glorifiques a tu sierva Juanita Méndez, que con tanto amor te entregó su vida desde el lecho de su enfermedad con espíritu de reparación y de servicio y nos concedas la gracia que por su intercesión te pedimos, si ha de ser para tu mayor gloria. Amén Obreras del Corazón de JesúsObreras del Corazón de JesúsObreras del Corazón de Jesús Encuentros con la Hna. Juanita Hoja 1 Enero 2016
  2. 2. RELATOS DE SU VIDA Juanita nació en el seno de una familia humilde el 19 de Enero de 1937 en Villanueva de Córdoba (España). Sus padres, José e Isabel, trabajaban en tareas agrícolas y ella fue la tercera de seis herma- nos. Juanita nació en unos años difíciles, años de guerra civil, inseguridad, carestía y necesidades. Eso hizo que recibie- ra su bautismo cuando ya tenía más de dos años. Por ese tiempo, justo al terminar la guerra la familia Méndez Ro- mero fue a trabajar a un cortijo de Dª Mª Jesús Herruzo. Allí Juanita pasó los primeros años de vida como otra ni- ña cualquiera, jugando, aprendiendo a vivir en la natura- leza y a amarla, relacionándose con otros niños con los que compartía risas y travesuras, abriéndose a la vida, aunque sin muchas posibilidades de formación, por las dificultades propias de unos años de posguerra. A pesar de ello Dª Mª Jesús, (que ya había fundado la Congregación de Obreras del Corazón de Jesús) siempre interesada en ofrecer posibilidades de evangelización propuso a los padres de Juanita que la enviaran a Villa- nueva de Córdoba para que se preparara para recibir el sacramento de la Eucaristía. Y cuando apenas contaba 7 años Juanita se fue a vivir una temporada con una tía su- ya. Es la primera vez que se separa de su familia y a pe- sar de ser pequeña es una experiencia que la marca y que recordará siempre. YO ME ENCONTRÉ CON LA HERMANA JUANITA Abrimos aquí un espacio para que todas las personas que lo deseen compartan su experiencia de encuentro con Juanita: favores, conversaciones o aquello que quieran contar “Tuve la oportunidad de conocer a Juanita sólo de vista y nunca se me ocurrió pedirle nada. Pero al tomar contacto con el dolor de las personas y ante mi propia impotencia para poderlo aliviar empecé a recurrir a ella en determinados momentos. En una ocasión se trataba de una chica joven que al quedarse embara- zada descubrió que tenía una enfermedad que con una probabilidad muy alta podía contagiar a su bebé. La chica ya no se preocupaba tanto de la gravedad de esa enfermedad para su propia persona, que ya de por si, era una amenaza real para su calidad de vida y para continuar viviendo, si no que su gran temor era que su hijo naciese con ella. Fue- ron unos meses muy duros, sobre todo por la incertidumbre y la preocu- pación, pero a la vez meses de una fe puesta a prueba en la que pudo sentir que solo estaba en manos de Dios. Juntas rezábamos a Juanita, conocedora del dolor, y después del naci- miento del bebé todas las pruebas dieron negativas. Su hijo nació sano. Y ella había crecido en fe y confianza para enfrentar su propia enferme- dad con una disposición distinta. “ (Anónimo)

×