UNIVERSIDAD POLITÉCNICA SALESIANA

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y DE LA EDUCACIÓN
CARRERA DE CIENCIAS RELIGIOSAS
ESPECIALI...
DEDICATORIA

A mis padres, a quienes debo la vida, los que forjaron en mí grandes ideales y con
su sacrificio, condujeron ...
AGRADECIMIENTO

A Dios padre misericordioso, quien me dio las fuerzas necesarias para asumir con
generosidad los momentos ...
INDICE
Portada
Dedicatoria
Agradecimiento
Índice

INTRODUCCIÓN

1

CAPITULO PRIMERO
NUESTRA REALIDAD

8

1. Visión general...
EL SER DEL CATEQUISTA

47

3.1

47

Perfil del catequista.
3.2

Identidad del Catequista

49

3.3

La espiritualidad del C...
4.1 Reseña histórica de la Parroquia de Salcedo

102

4.2 Diagnóstico de la realidad de los catequistas

106

4.3.1 Objeti...
INTRODUCCIÓN

“En el ámbito de la actividad pastoral, la catequesis debe ser considerada como la
forma de acción eclesial ...
descubrir la influencia de la realidad social que directamente repercute en la
formación integral de los catequistas y cat...
Nuestro país, también participa de estas características, en los diferentes estamentos,
es así que se nota un creciente se...
Hoy, más documentos del Magisterio, más autores se dedican a dar orientaciones, a
crear planes, a diseñar metodologías, a ...
Indudablemente, esas actitudes deben tener su fundamento; querer vivir a fondo el
mensaje del Evangelio. Asimismo, no pued...
El catequista no trasmite su propia fe, sino la de la Iglesia que le envía. Tiene que ser
testigo y apóstol de la totalida...
olvidemos que el catecismo no se propone dar una respuesta adaptada ni en el
contenido ni en el método a las diferentes cu...
CAPITULO PRIMERO

NUESTRA REALIDAD

1. VISIÓN GENERAL DE LA REALIDAD SOCIAL, CULTURAL Y
RELIGIOSA.

1.1. REALIDAD SOCIAL

...
recursos productivos y económicos, su propuesta de sociedad perfecta y sin
alternativa, es la de un mercado global, apoyad...
único para buscar la verdad total; racionalismo y secularismo; encerramiento en lo
intramundano; individualismo y afirmaci...
madurar para hacerse plena realidad, pero cuya presencia reconocemos y quisiéramos
ayudar a fecundar con la sabiduría del ...
problemas familiares…) producen un repliegue del individuo sobre sí mismo en la
búsqueda de la armonía personal.

Sin emba...
misma; fomentándose de esta forma la delincuencia la inseguridad pública y la
violencia; hay un excesivo número de partido...
punto de referencia más que de pertenencia, ya que no se sienten totalmente
identificadas con ella, con su misión, con su ...
Cuenta con una población aproximada de 303.489 habitantes; el 23,7 % urbana y el
76.3% rural; Tiene tres regiones naturale...
incrementado, existen algunas plantas procesadoras de lácteos. El salario en el
campo agropecuario, generalmente está por ...
Servicios
Los servicios básicos en nuestra provincia son menos que pobres, éstos se han
creado casi solamente en las cabec...
familiar y la catequesis de adultos, mediante una adecuada formación de
catequistas.”13

Programa núm. 20 FORMACIÓN DE CAT...
conversión permanente, el encuentro con Jesucristo vivo, en comunidades
comprometidas y así construir desde los excluidos ...
Recuperar el sentido y vivencia de la pareja y la familia
Recuperar los principios básicos de la vida matrimonial conforme...
LINEAS PASTORALES
Encuentros de formación y capacitación para profesores (as) y estudiantes.
Realizar convivencias y retir...
Fortalecer el proceso de protagonismo de la mujer en la sociedad y en la Iglesia
para llegar a una auténtica reciprocidad ...
CRITERIOS Y ACTITUDES

De modo preferencial, nuestra Iglesia vuelve su mirada hacia los sectores más
vulnerables de nuestr...
OBJETIVO
“Iluminados con la Palabra de Dios acompañar a los emigrantes, a las familias, a
los niños; para fortalecer e imp...
CRITERIOS Y ACTITUDES

Respeto al protagonismo del pueblo indígena
Acompañamiento con sencillez, humildad, respeto y senti...
4. REALIDAD PASTORAL DE LA OBRA MISIONERA DE SALCEDO

El Cantón Salcedo se encuentra ubicado al Suroriente de la Provincia...
Contamos con el apoyo de los agentes de pastoral de las otras parroquias,
sentimos también la aceptación de las personas a...
OPORTUNIDADES:
Existe un plan de pastoral por parte d la Diócesis y la Provincia Marianita
Formación de los agentes de Pas...
La falta de fuentes de trabajo, de apoyo y estímulo a la actividad agropecuaria,
razón por la cual, un se da la emigración...
OPORTUNIDADES:

La comunidad Marianita se inserta en la realidad social circundante a fin de
promover el desarrollo de pro...
Dificultad para la evangelización y catequesis de los jóvenes porque salen a
trabajar.

OPORTUNIDADES:

Fomentar la dimens...
Falta creatividad y carácter festivo en la liturgia y celebraciones Eucaristía
No haya un trabajo en equipo
No tenemos un ...
CAPITULO SEGUNDO

LA CATEQUESIS HOY

2.1 LA CATEQUESIS HOY LUCES Y SOMBRAS

Es fundamental partir de una mirada a la situa...
Los avances en el protagonismo de la mujer, experiencias de catequesis familiar,
de diálogo intercultural e interreligioso...
La interrelación entre la Sagrada Escritura, La Sagrada Tradición y el
Magisterio, “cada uno a su modo”19 no fecunda aún d...
una manera creativa, llegando a emplear el término evangelizar, para por medio de
ello suscitar la fe, para iluminar y con...
institución se la llamó catecismo, de ahí que el término catecismo recibiera el sentido
de una verdadera enseñanza cristia...
ahondar en la realidad dando respuestas a los nuevos areópagos (espacios o
realidades que se nos presenta en la actualidad...
mediante un verdadero testimonio de comunión, “por tanto la catequesis, al mismo
tiempo ejerce las tareas de iniciación, e...
que ayudan o permiten a la persona relacionarse consigo mismo, con Dios y con los
demás.

“Catequesis es la iniciación ora...
El Vaticano II ofrece dos definiciones, donde la primera definición subraya la
finalidad integral de la catequesis, la edu...
La catequesis de la comunidad es la etapa del proceso evangelizador en la que se
capacite básicamente a los cristianos par...
realización de los albores que los hombres y mujeres de siempre, anhelan y sueñan:
“Reino de verdad y de vida, reino de sa...
“Es tarea de la catequesis procurar que las personas estén atentas a sus experiencias
más importantes, ayudarlas a juzgar ...
cristiana, surgida de la respuesta de la fe al anuncio de Cristo, comunica y profundiza
de varias formas las Palabra que e...
Por tanto, Jesucristo es la respuesta de Dios a nuestras expectativas. La manera
humana de ser, puesto que su muerte-resur...
CAPITULO TERCERO

EL CATEQUISTA SU ITINERARIO DE FORMACIÓN
EL SER DEL CATEQUISTA

3.1 PERFIL DEL CATEQUISTA

Dentro del tr...
El o la catequista tendría que encarnar y mostrar visiblemente el nuevo modelo
de creyente, con un sentido y experiencia d...
Capacidad de comunicación, acompañamiento y empatía con el grupo.
Nivel académico adecuado al grupo.
Integrado a su núcleo...
oficial de parte de la Iglesia, con las relaciones “catequista-asesor” y “catequistadestinatario”.
El catequista, además d...
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Tesis del catequista
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Tesis del catequista

3,192 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,192
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
60
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tesis del catequista

  1. 1. UNIVERSIDAD POLITÉCNICA SALESIANA FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y DE LA EDUCACIÓN CARRERA DE CIENCIAS RELIGIOSAS ESPECIALIDAD TEOLOGIA PASTORAL “ITINERARIO DE FORMACIÓN HUMANO CRISTIANA DE LOS CATEQUISTAS DE LA PARROQUIA DE SALCEDO” Tesis previa a la obtención del título de Licenciatura en Ciencias Religiosas especialidad Teología Pastoral AUTORA: Gloria Virginia Caiza Chicaiza DIRECTORA: Master. Carmita Coronado. Quito – Ecuador 2007
  2. 2. DEDICATORIA A mis padres, a quienes debo la vida, los que forjaron en mí grandes ideales y con su sacrificio, condujeron mi vida por el camino de la superación y con su ejemplo, me enseñaron a vencer obstáculos y lograr las metas que me he propuesto. A todos los catequistas de las parroquias que desean formarse emprendiendo sueños nuevos, reconstruyendo esperanzas en un mundo marcado por el individualismo y quieren poner sus cualidades al servicio de los demás, con el único propósito de seguir construyendo el Reino de Dios a ejemplo de Cristo.
  3. 3. AGRADECIMIENTO A Dios padre misericordioso, quien me dio las fuerzas necesarias para asumir con generosidad los momentos difíciles que he vivido, por animarme a cada instante y por regalarme su sabiduría al emprender este nuevo reto. Gracias de corazón a Master. Carmita Coronado, por su disponibilidad, sacrificio, entusiasmo, paciencia, sabiduría y calidad humana brindado en el asesoramiento acertado de este trabajo investigativo. De igual forma, mi agradecimiento a mis hermanas Marianitas, a los catequistas y mis familiares, por su constante apoyo y estímulo en la culminación de este bello trabajo.
  4. 4. INDICE Portada Dedicatoria Agradecimiento Índice INTRODUCCIÓN 1 CAPITULO PRIMERO NUESTRA REALIDAD 8 1. Visión general de la realidad social, cultural y religiosa 8 2. Breves datos de la Sociedad Ecuatoriana. 12 3. Datos generales de la realidad de la Diócesis de Latacunga. 14 3.1 Plan Global. Línea Pastoral N.3 17 3.2 Líneas pastorales de la Diócesis. 18 3.3 Áreas pastorales priorizadas 22 4. 26 Realidad pastoral de la obra misionera de Salcedo. CAPITULO SEGUNDO LA CATEQUESIS HOY 33 2.1 La catequesis hoy luces y sombras 33 2.2. Proceso Catequético en la evangelización del Ecuador. 35 2.3 La catequesis como instrumento de evangelización 38 2.3.1 Naturaleza de la catequesis 39 2.3.2 Tareas de la catequesis. 42 2.4 La catequesis en el ministerio de la Palabra. 43 2.5 La catequesis, anuncio de Cristo e invitación a la comunión person 45 CAPITULO TERCERO EL CATEQUISTA SU ITINERARIO DE FOMACIÓN 47 47
  5. 5. EL SER DEL CATEQUISTA 47 3.1 47 Perfil del catequista. 3.2 Identidad del Catequista 49 3.3 La espiritualidad del Catequista. 52 3.4 Las competencias del catequista. 55 3.4.1 El catequista como educador de la fe 56 3.4.2 El catequista como enviado 58 3.4.3 El catequista como oyente de la Palabra 59 3.4.4 El catequista como miembro de la comunidad 62 3.5 3.5.1 EL SABER DEL CATEQUISTA Aspectos generales de la Moral Cristiana 63 63 3.5.2 Introducción a la Biblia 67 3.5.3 Una mirada rápida al Antiguo Testamento 70 3.5.4 Una mirada rápida al Nuevo Testamento 75 3.5.5 Nuestra realidad a la luz de la Biblia 79 3.5.6 Una visión general de los sacramentos 81 3.5.7 Bases teológicas generales 88 3.5.8 Fundamentos Cristocéntricos 85 3.5.9 Fundamentos Eclesiológico. 85 3.6 3.6.1 EL SABER HACER DEL CATEQUISTA La pedagogía de la catequesis 86 86 3.6.1.1 La pedagogía de Dios 88 3.6.1.2 La Pedagogía de Jesús 90 3.6.1.3 La pedagogía de la Iglesia 91 3.6.2 Métodos en la catequesis 91 3.6.3 Ver, Juzgar, Actuar, Celebrar, Evaluar. 93 3.6.4 Experiencia de vida 95 3.6.5 El Acto Catequético 97 CAPITULO CUARTO EL ITINERARIO DE FORMACIÓN DE LOS CATEQUISTAS DE LA PARROQUIA DE SALCEDO 102 102
  6. 6. 4.1 Reseña histórica de la Parroquia de Salcedo 102 4.2 Diagnóstico de la realidad de los catequistas 106 4.3.1 Objetivo General. 107 4.3.2 Objetivos Específico 107 4.4 PERSONAL PREPARADO PARA REALIZAR EL TRABAJO 108 4.4.1 Acompañamiento Pastoral – Espiritual 4.4.3 Acompañamiento Psicológico. 108 109 TALLERES DE FORMACION PRIMERA FASE SER DEL CATEQUISTA 110 El (A) catequista frente así mismo (a) Taller 1 : Mi imagen humana Taller 2: Mi imagen espiritual 110 110 113 SENGUNDA FASE catequista ante los demás Taller 3: Soy un ser con los demás Taller 4: Acompañado que acompaña 117 117 117 120 TERCERA FASE SABER DEL CATEQUISTA 126 El catequista ante Jesucristo Taller 5: ¿Jesús quién eres Tu? Taller 6: Jesús modelo de servicio 126 126 132 CUARTA FASE SABER HACER DEL CATEQUISTA 135 EL CATEQUISTA ANTE LA MISIÓN Taller 7: ¿Qué es lo que me compete? Taller 8: Hacer catequesis hoy. 135 135 149 QUINTA FASE Taller 9: El proceso de preparación del Encuentro Taller 10: El Encuentro en si 152 152 158 CONCLUSIONES 162 RECOMENDACIONES PASTORALES 165
  7. 7. INTRODUCCIÓN “En el ámbito de la actividad pastoral, la catequesis debe ser considerada como la forma de acción eclesial que conduce a la madurez de la fe tanto a las comunidades como a cada fiel”1 “Catequesis es la profundización en el mensaje evangélico para educar la fe.” Hoy estamos, ante una crisis grave y generalizada de la comunicación de la fe en nuestra sociedad, estamos viviendo una etapa de cambios, sobre todo por lo que se refiere al campo tradicional y privilegiado de actividad catequética: el proceso de iniciación cristiana de niños y adolescentes. Se ve la necesidad de un “nuevo paradigma” catequético, de una renovada configuración de la catequesis, si se quiere responder a los nuevos retos que el mundo actual lanza a la acción pastoral de la Iglesia. La realidad dolorida y cambiante de América Latina pide una visión de la catequesis que parta de una salvación integral, porque la catequesis debe ofrecer al hombre, al mismo tiempo, un desarrollo terrestre y trascendente. La Diócesis de Latacunga participa también de esta realidad cambiante, por lo que nos invita a asumir con seriedad las líneas pastorales referentes para cada pastoral. La parroquia de San Miguel de Salcedo, es parte de esta sociedad cambiante que nos exige respuestas concretas para el crecimiento y fortalecimiento de nuestra Iglesia viva. Partiendo de esta realidad y con el deseo de que la catequesis siga constituyéndose en la base de todo un entorno social, me he preguntado si : ¿La realidad social sus efectos, influyen en la formación de los catequistas de la Parroquia de Salcedo?. Este cuestionamiento me ha llevado a plantearse el siguiente trabajo de investigación: “ITINERARIO DE FORMACIÓN HUMANO CRISTIANA DE LOS CATEQUISTAS DE LA PARROQUIA DE SALCEDO”, en el que nos permite 1 Directorio General de la Catequesis , 1971 N. 21, p. 28
  8. 8. descubrir la influencia de la realidad social que directamente repercute en la formación integral de los catequistas y catequizandos de nuestra parroquia. Para dar respuesta a este interrogante me planteé la siguiente hipótesis: La falta de un proceso de acompañamiento y formación integral de los catequistas de esta parroquia es la causa de un cristianismo mediocre e indiferente. Del mismo modo me propuse el siguiente objetivo: FAVORECER LA FORMACIÓN INTEGRAL DE LOS CATEQUISTAS DE LA PARROQUIA DE SALCEDO CON EL FIN DE PROMOVER UNA EVANGELIZACIÓN COHERENTE E INCULTURADA CAPAZ DE SUSCITAR CRISTIANOS COMPROMETIDOS. Para llevar en forma organizada esta investigación, se la ha dividido en cuatro capítulos que recogen: nuestra realidad, desde una visión general de nuestra sociedad actual, en esta base se plantea una visión específica de la catequesis hoy, su identidad su tarea concreta, para desarrollar un itinerario de formación para el catequista mediante el proceso del SER, SABER , Y SABER HACER del catequista Culminado con la propuesta de un Itinerario de formación humano Cristiana para los catequistas mediante 10 talleres. EN EL PRIMER CAPITULO, se hace referencia a la realidad general de nuestra sociedad, en la que se participa de esta coyuntura social, de cambios en diferentes aspectos de la vida humana, en su relación consigo mismo, con los demás y con la naturaleza. Estamos participando ya de una globalización, como una institucionalización a nivel internacional, con el desarrollo científico y tecnológico que son aspectos positivos de este fenómeno. Sin embargo no podemos desligarnos de nuestra realidad humana que se ensancha más en el egoísmo, el mismo que nos lleva al caos, cuando el hombre se busca sí mismo y vive solo para si, olvidándose de los demás hace que no nos beneficiemos, sino que sean armas peligrosas para nuestra autoeliminación. Creo que esta realidad nos lleva a hacer un profundo cuestionamiento, como cristianos no podemos, quedarnos en la noche obscura debemos caminar hacia un nuevo amanecer con las luces que nos ofrece el Evangelio como Palabra de vida. 2
  9. 9. Nuestro país, también participa de estas características, en los diferentes estamentos, es así que se nota un creciente secularismo que aleja de Dios cada vez más a la persona. El compromiso social religioso va perdiendo fuerza porque lo público ha perdido credibilidad, el cristiano se ha quedado sin un punto de referencia, busca con avidez una identidad. La Diócesis de Latacunga, trabaja con empeño para inculturar el Evangelio en esta realidad cambiante con sus desafíos, planteándose un objetivo en sus líneas pastorales, como camino de respuesta; “anunciar a Jesús Resucitado inculturando el evangelio, desde el testimonio de vida sencilla para hacer crecer el Reino de Dios. Nuestra obra misionera tiene el desafío de hacer presente el Reino de Dios desde la vivencia de nuestro Carisma Marianita. “Ser amor misericordioso en el dolor humano”, en el compartir del día a día con nuestros hermanos. El SEGUNDO CAPÍTULO nos conduce a descubrir la catequesis como un medio eficaz para responder a las exigencias del mundo de hoy. Una revisión clara desde su realidad con sus luces y sombras, desde el proceso que se está llevando en la evangelización de nuestro país, ha ido buscando el verdadero camino para llegar por fin en algunas diócesis, hacer un proceso de formación que parta del primer anuncio como base para lograr que la persona sea conciente y responsable de su ser de creyente. “Es evidente, ante todo, que la catequesis ha sido siempre para la Iglesia un deber sagrado y un derecho imprescindible”2 Una buena catequesis asume el carácter histórico del misterio de la Salvación que alcanzó su cumbre en Cristo; entendiendo que la Salvación de Dios, no es solo Doctrina sino también acontecimiento, pues la Biblia no es un tratado sobre Dios sino la trascripción de la más profunda experiencia de Dios. No nos invita a hablar de Dios, sino a escucharle cuando habla proclamando su Gloria y acogiendo su acción. Acción del Ministerio de la Palabra al servicio del proceso de iniciación cristiana integral. Etapa de la Evangelización al servicio del Proceso de Conversión permanente o para educar a la fe permanentemente. 2 Cofr. Hebreos . 13, 4- 6 3
  10. 10. Hoy, más documentos del Magisterio, más autores se dedican a dar orientaciones, a crear planes, a diseñar metodologías, a no centrar la catequesis como una simple educación de la fe o para la fe. El Directorio General para la Catequesis es claro en cada una de las características que deben acompañar un proceso catequístico. En la Constitución Dei Verbum (nn 25) 3 y en el Catecismo de la Iglesia Católica (nn50 – 75)4 se habla de la fe como respuesta a la Revelación. El mismo Directorio vincula la fe más a la evangelización que a la Revelación en cuanto a que esta ultima, de hecho, llega al ser humano ordinariamente a través de la Misión Evangelizadora de la Iglesia. Se verifica también en este capítulo a la catequesis como el instrumento privilegiado de la evangelización siendo la educación ordenada y progresiva de la fe, un aprendizaje de toda una vida cristiana, que abarca todas las dimensiones de la vida humana, llevando al conocimiento e identificación con la persona de Jesús. Sólo, un anuncio abierto de la vida y misterio de Jesús, es una verdadera catequesis, la que nos lleva a la comunión íntima con su persona. EL TERCER CAPÍTULO nos conduce hacia una revisión clara y precisa de la formación del catequista: partiendo desde los tres aspectos señalados por el Directorio General de la Catequesis. SER, SABER Y SABER HACER, los mismos que deben constituirse en ejes privilegiados de la formación. La más profunda hace relación al ser del catequista, a su dimensión humana y cristiana, y se orienta a ayudarlo a madurar como persona, como creyente y como apóstol; cuidando la espiritualidad del catequista, de modo que su acción brote, del testimonio de su vida; también debe alimentar la conciencia apostólica del catequista, su sentido evangelizador. Quien ha comenzado a transitar por el hermoso camino de ser catequista debe tener en cuenta su postura en la vida para encarar la tarea, involucra todas sus actitudes, tanto en el pensar como en el obrar. 3 4 Dei Verbum N. 25 Catecismo de la Iglesia católica N. 50-75 4
  11. 11. Indudablemente, esas actitudes deben tener su fundamento; querer vivir a fondo el mensaje del Evangelio. Asimismo, no pueden ser actitudes externas, fruto del esfuerzo por cumplir un programa de vida sino que deben nacer de un profundo encuentro con Cristo; quien no se ha encontrado con Jesús no puede transmitir con convicción su mensaje. El Saber se orienta a la formación en el conocimiento del mensaje que está llamado a transmitir. Y el saber hacer es todo lo relacionado con la formación pedagógica, didáctica y comunicacional. La formación en el ser, cuidará la espiritualidad del catequista, de modo que su acción brote, del testimonio de su vida. También debe alimentar la conciencia apostólica del catequista y su sentido evangelizador. Ante la afirmación de la "Revelación", tantas veces repetida en nuestras catequesis: "Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza"5, nos preguntamos: ¿Cuál es el modelo humano-divino según el cual Dios nos hizo para que fuéramos semejantes a Él? Y la misma "Revelación" nos responde, diciéndonos que la imagen y semejanza de Dios que hay en cada ser humano, es Jesucristo. Una mirada al Evangelio, nos permite descubrir hasta qué punto somos realmente personas al estilo de Jesús. En efecto, el catequista es un hombre creyente, para ser animador y educador de la fe de sus hermanos, en un proceso constante de formación. Debe tener cierta estabilidad en su personalidad, con un equilibrio psicológico, una capacidad de responsabilidad y coherencia de vida, en una actitud de apertura y convivencia, con una postura a favor de la vida, de la verdad, de la libertad y del amor. Asume y vive toda su realidad humana desde la perspectiva de Jesús. Por eso debe fundamentar toda su vida en la Palabra de Dios, asume los valores del Reino por encima de cualquier otro valor, se identifica con un estilo de vida verdaderamente evangélico y está abierto a la acción del Espíritu, dejándose guiar por Él, a través de la comunidad, de la celebración y oración cristianas, y de los signos de los tiempos. 5 Confr. Gn. 1, 26-27 5
  12. 12. El catequista no trasmite su propia fe, sino la de la Iglesia que le envía. Tiene que ser testigo y apóstol de la totalidad del proyecto salvador de Dios, manifestado en Jesucristo y que permanece en la memoria viva de la Iglesia. El catequista, no se limita a transmitir nociones sino que tiene como objetivo "presentar" a Jesús, ayudar a los demás a que lo conozcan y, fundamentalmente a provocar encuentros con él. Para lograrlo, hay que estar preparado pero, acerca de este punto debemos hacer una consideración importante: cuando, usualmente se hace mención a la preparación que de debe tener el catequista sólo se piensa en los conocimientos adquiridos y, ése es sólo un aspecto de la preparación necesaria. Finalmente, hay que tener en cuenta que si la "competencia profesional" es una necesidad de todos los órdenes de la vida, mucho más debe serlo en el ámbito del "ministerio catequético". La preparación y formación de los catequistas es hoy una de las exigencias fundamentales para renovar permanentemente en profundidad el ministerio. La actividad catequística exige, no sólo una buena y sólida formación sino, también, estar permanentemente actualizado. Cuando hablamos de formación debemos pensar en todos los aspectos que implica: los contenidos doctrinales, la preparación pedagógica, las técnicas de metodología para la comunicación adecuada del mensaje y las aptitudes para las relaciones humanas que favorezcan un buen diálogo, con afecto y trato apropiado. Hay catequistas que pueden saber mucho de teología, Biblia y catequética pero no han adquirido la habilidad de comunicar agradablemente el mensaje o desconocen las nociones básicas de psicología evolutiva como para dosificar el mensaje de acuerdo con la edad de los destinatarios. El sustento del mensaje catequístico debe estar apoyado en la tradición de la Iglesia, la Palabra de Dios y el Magisterio eclesial. El catequista tiene la responsabilidad de ser un fiel transmisor del mensaje de Jesús. El Catecismo de la Iglesia Católica es una exposición ordenada y completa de las verdades de la fe y el catequista debe conocerlo de manera de poder presentar esas verdades de manera clara (no 6
  13. 13. olvidemos que el catecismo no se propone dar una respuesta adaptada ni en el contenido ni en el método a las diferentes culturas, edades o situaciones sociales y eclesiales de los destinatarios de la catequesis). (Cfr. C.T. nº 24).6 El catequista puede saber mucho pero, el saber no garantiza una correcta y adecuada transmisión de la doctrina. También debe formarse en lo pedagógico y en las actitudes de relación con los demás. Hay condiciones que son naturales y muchos cuentan con un carisma especial para ser catequistas. Pero eso no debe desanimar a quien no lo posee pues esas condiciones también se forman y se educan. Se puede aprender a hablar con claridad, a exponer un tema en forma dinámica, didáctica y amena y a dialogar a partir de una verdadera actitud de escucha "puliendo" la comprensión y la apertura a los demás. EL CUARTO CAPÍTULO nos lleva a experimentar, una propuesta de formación para los catequistas de la Parroquia de Salcedo, partiendo de la realidad en que vivimos , desde una reseña histórica de nuestra Parroquia que nos da las pautas para afincar esta propuesta; luego caminaremos sobre la realidad que nos ofrece nuestra obra misionera de Hermanas Marianitas, quienes estamos directamente en la formación de los catequistas , descubriendo también la realidad de nuestros colaboradores directos como son ellos. Este aporte es sumamente necesario para nuestra pastoral puesto que la realidad de desánimo, de falta de una adecuada formación de los catequistas , hace que cada vez tengamos cristianos indiferentes y continuemos sacra mentalizando únicamente como se a hecho durante ya más de veinticuatro años. Mediante estos diez talleres se ofrece un Itinerario de formación humano cristiana para los catequistas se propone como un camino progresivo y permanente para su crecimiento como persona y como llamado a ser discípulo y misionero de Jesucristo, para que nuestra parroquia tenga vida en El. 6 C. T. n .24 7
  14. 14. CAPITULO PRIMERO NUESTRA REALIDAD 1. VISIÓN GENERAL DE LA REALIDAD SOCIAL, CULTURAL Y RELIGIOSA. 1.1. REALIDAD SOCIAL Estamos viviendo un cambio de época que cuestiona fuertemente la manera de vivir de los pueblos, con la llegada del tercer milenio se da un cambio que está presente hasta hoy. La relación del ser humano consigo mismo, con la familia, con Dios, con la naturaleza, la verdad, la información y la técnica, está cambiando profundamente. “La globalización es un signo de los tiempos, que llegó a institucionalizarse a nivel mundial, a partir del desarrollo científico y tecnológico de las comunicaciones, que desembocó en la cibernetización planetaria, a través de la Internet.”7. “La globalización trae consigo ciertas consecuencias positivas, como el fomento de la eficiencia y el incremento de la producción que puede beneficiar a la familia”8 humana ; todos los pueblos del planeta estamos interconectados por las redes de comunicación e información que favorece el conocimiento de la identidad de cada cultura; es innegable que estamos vinculados a otros pueblos y grupos humanos por luchas y anhelos semejantes, por sueños compartidos de libertad y emancipación y, sobre todo por una conciencia planetaria que es absolutamente nueva en la historia de la humanidad. Sin embargo, si la globalización se rige sólo por las leyes del mercado, aplicada según las conveniencias de los poderosos, lleva a consecuencias muy tristes. El sistema del mercado global tiene como fundamento la propiedad privada de los 7 Botero, Silvio , “Como formar Líderes “,Editoria Sociedad de San Pablo, Bogotá- Colombia 2001, p.95 8 CELAM, Hacia la V Conferencia del episcopado latinoamericano y del caribe. “Discípulo y Misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en él tengan Vida”, Bogotá, 2005, p. 245 8
  15. 15. recursos productivos y económicos, su propuesta de sociedad perfecta y sin alternativa, es la de un mercado global, apoyado en el gran desarrollo de las ciencias y la tecnología, aplicadas a la producción y las comunicaciones, que facilitan las transacciones comerciales a grandes distancias. Pero dentro del sistema entran sólo aquellos que producen y consumen, el resto aparece como algo sin sentido, prevaleciendo por lo tanto, la primacía de los intereses personales por encima de los comunitarios; este proyecto se contrapone al proyecto de Dios, que busca lo comunitario, lo familiar, la unidad y la solidaridad. Los derechos humanos pasan a ser utilizados por el sistema dominante para aplastar y no liberar. Uno de los objetivos específicos del sistema neoliberal es el fin de las utopías, que consiste en la eliminación de los sueños y los proyectos del futuro a nivel global y estructural, a fuerza de realismo y desilusión, lo que cuenta en estos momentos es la acción inmediata. Sin embargo, es contradictoria dicha conceptualización ya que la misma globalización del mercado, entre otras son las utopías del sistema. Este sistema neoliberal ha desarrollado la integración global como un sistema “único y absoluto” y es necesario tener en cuenta que cada sistema es relativo, sólo Dios y su proyecto son absolutos.9 Toda esta realidad nos hace pensar que estamos en una noche obscura; pero los cristianos, nos negamos a pensar que sea una noche cerrada, podemos afirmar que más bien es madrugada. Hay algunas luces, que anuncia un pronto amanecer. Se podría globalizar los valores del Evangelio, como la solidaridad, el amor, el sensibilidad, el respeto, etc. REALIDAD CULTURAL La palabra “cultura” señala la necesidad humana de otorgar sentido a la realidad.” La cultura moderna, con pretensión de cultura universal, conlleva múltiples valores humanistas; pero provoca también procesos ambiguos: la ciencia, como camino 9 Conferencia Episcopal, Plan Global de la Iglesia en el Ecuador, 2004. 9
  16. 16. único para buscar la verdad total; racionalismo y secularismo; encerramiento en lo intramundano; individualismo y afirmación de la persona en una humanidad sin divinidad; desintegración familiar y debilitamiento de las culturas autóctonas; aparición de una sociedad rica y de un pueblo empobrecido; relativismo religioso y moral; exaltación de nuevos ídolos, como el dinero, el prestigio, el poder, el placer desenfrenado, el consumismo, etc”10. La globalización, que hoy se percibe en los diversos ámbitos de la vida, ha superado la relación tradicional entre territorios y culturas. Lo medios de comunicación social y los medios de transporte permiten una interacción cultural que supera las fronteras nacionales. Junto con el valor positivo de acercar a pueblos y culturas, antes distantes o desconocidas, “ esta globalización se torna a veces en una nueva forma de colonización que impone estilos de vida que no respetan la idiosincracia local”. 11. El consumo, como medida del valor humano, ha invadido el campo de los antropológico. El tener riqueza, poder, belleza, inteligencia, ya no se considera primariamente en términos de servicio a la comunidad sino como una condición para ser alguien en la sociedad. Da la impresión de que en la cultura contemporánea el más se aprecia por encima del mejor. Sin embargo, este tránsito de época nos ha hecho más sensibles al aporte de las culturas y subculturas existentes. En el discurso eclesial, así como en el de los actores sociales, se expresa una mayor valoración por las culturas indígenas, la cultura de origen africano, la cultura sectorial de los jóvenes, empresarios, obreros, etc. Y, por otra parte, se vive una tensión saludable que rechaza las manifestaciones de la anticultura de la muerte expresada en el aborto, el armamentismo, la violencia, la pena de muerte, etc. También se aprecia la mayor valoración que se le concede a la subjetividad, a la personalización, al respeto y tolerancia por la opinión ajena, a la conciencia del derecho, a la igual dignidad entre el varón y la mujer, valores éstos que aún deben 10 Concilio Vaticano II, Constitución Gaudium et Spes, num. 57 CELAM, Documento de Puebla, tercera Conferencia del Episcopado Latinoamericano , Vaticano, 1979 11 10
  17. 17. madurar para hacerse plena realidad, pero cuya presencia reconocemos y quisiéramos ayudar a fecundar con la sabiduría del Evangelio. 1.3. REALIDAD RELIGIOSA Hay en la actualidad un situación de pluralismo religioso que tiene diversas expresiones ya sea que se trate de la clase media, de los sectores populares o los más acomodados; y en la Iglesia católica es creciente el número de “alejados” y de no practicantes. En algunos medios intelectuales, en la década de los sesenta se planteaba la tesis de la desaparición de la religión como signo de la modernidad. Sin embargo, en la actualidad el fenómeno de la religiosidad está en pleno auge. Predomina una búsqueda de lo trascendente, en sus múltiples y variadas expresiones, con un talante individualista (autorrealización, paz y armonía individuales), cósmico (relación individuo-universo), y masivo (actos que reúnen una gran cantidad de personas), así como el neopaganismo ambientalista. Esta verdadera ansia por lo religioso ha dado lugar a un supermercado de oferta religiosa en la sociedad, que va más allá de las religiones tradicionales e históricas, ya que surgen constantemente nuevos movimientos y sectas. El fenómeno parece responder a la necesidad de sentirse acogidos en el seno de un pequeño grupo en medio del anonimato urbano. También se observa un fuerte matiz terapéutico (sanaciones) y el New Age proyecta una vivencia religiosa cósmica de bienestar personal sin Dios. El número de cristianos sin iglesias va creciendo, especialmente entre los jóvenes y, para muchas personas, la propia Iglesia resulta más bien un punto de referencia que uno de pertenencia. Aunque una persona declare ser miembro de una determinada Iglesia, en la práctica no se siente totalmente identificada con ella, con su misión, con su ética, ni con sus declaraciones oficiales. Lo religioso, en sus diversas expresiones, se relega cada vez más a lo privado y al terreno de lo personal. En contraste con las décadas de los sesenta y setenta, el compromiso social religioso va perdiendo fuerza porque lo público ha perdido credibilidad, predomina una alta cuota de frustración frente a los intentos políticos del pasado, y una serie de situaciones (soledad urbana, preocupación laboral, 11
  18. 18. problemas familiares…) producen un repliegue del individuo sobre sí mismo en la búsqueda de la armonía personal. Sin embargo, la piedad popular sigue siendo característica de los pueblos de América Latina y el Caribe con sus variadas expresiones personales, comunitarias y masivas (peregrinaciones, santuarios, devociones, sacramentales). Paradójicamente, en estos mismos sectores es donde se da el mayor éxodo hacia Iglesias evangélicas y pentecostales, y aún hacia algunos nuevos movimientos religiosos, quizá por la expresividad de su culto, la fuerza testimonial de sus predicadores, así como por la necesidad de pertenencia y hasta de protección que necesita sobre todo quien es migrante en la ciudad o en un país extraño12. En el conjunto de la sociedad, incluidos los jóvenes, la Iglesia Católica sigue siendo la institución pública con mayor credibilidad; en algunos países sigue desarrollando un papel protagónico de mediación en los conflictos sociales. En lo público su palabra oficial tiene peso político y es escuchada con respeto, en cambio, sus declaraciones en temas como el de la sexualidad no parece recibir semejante acogida. 2. BREVES DATOS DE LA SOCIEDAD ECUATORIANA El Ecuador es un país pluriétnico y pluricultural. Su geografía su historia y sus gentes tiene rasgos comunes y diversos, la diversidad cultural y social son factores predominantes en la nación. En ciertos grupos aún se mantiene un racismo latente, difícil de quitar; y aparecen otras formas de dividir a la población, fundamentadas en el poder económico y político. El fenómeno más sobresaliente y preocupante es el hecho de que una gran mayoría de ecuatorianos vive en la pobreza y aún en situaciones de extrema pobreza (miseria). Se puntualiza una crisis política que lleva al derrocamiento de los presidentes, hay desconfianza generalizada por la corrupción política y deterioro de la honradez pública, corrupción institucionalizada, excesiva burocracia y politización de la 12 CELAM , “Documento de Santo Domingo”IV conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Santo Domingo, 1992. 12
  19. 19. misma; fomentándose de esta forma la delincuencia la inseguridad pública y la violencia; hay un excesivo número de partidos políticos que buscan únicamente sus intereses personales y de grupo, más no del pueblo que sufre. Se vive un mundo de la acción más que del pensamiento, de la eficiencia más que de la eficacia que encamina a la deshumanización. Se destaca también en la actualidad una situación de pluralismo religioso que tiene diversas expresiones en los distintos estratos que conforman la sociedad ecuatoriana. Así, los campesinos, los grupos técnicos, las poblaciones populares urbanas han ido abandonando los comportamientos rurales, los intelectuales se encuentran fuertemente marcados por una cultura secularizada, los empresarios y los grupos sociales más acomodados tienden estar más apegados a las tradiciones. Avanza el secularismo, que aleja de Dios cada vez más a la persona, suscita una actitud de fuga frente al creador y, en muchos casos, cuestiona hasta la propia esencia del ser humano. El ser humano de hoy pareciera no contar con Dios a la hora de pensar y tomar decisiones: en la familia, en el trabajo, en el ejercicio de la profesión, en la elaboración de nuevas leyes, en el comercio, en el arte, en la vida cotidiana. Lo religioso, en sus diversas expresiones, se relega cada vez más, el compromiso social religioso va perdiendo fuerza porque lo público ha perdido credibilidad, el fenómeno de la New Age se extiende cada día más se presenta como una religión planetaria que pretende dar respuesta a los diversos enigmas humanos promoviendo una vivencia religiosa cósmica de bienestar personal sin Dios. La creciente urbanización y los efectos de la globalización dificultan la comprensión de la unidad parroquial en términos delimites territoriales. Lo que explica la creciente adhesión a los movimientos como punto de referencia eclesial, pero no siempre en comunión con las Iglesias Particulares. El número de cristianos sin Iglesia (indiferentes) va creciendo, especialmente entre los jóvenes. Más aún, para muchas personas la propia Iglesia es entendida como un 13
  20. 20. punto de referencia más que de pertenencia, ya que no se sienten totalmente identificadas con ella, con su misión, con su ética ni con sus declaraciones oficiales. La religiosidad popular sigue siendo la característica predominante en nuestro pueblo, con sus variadas expresiones personales, comunitarias y masivas (peregrinaciones, visitas a los santuarios, preferentemente a los marianos, devociones, sacramentales). Hay mayor participación de laico en diferentes áreas de la Pastoral, con la búsqueda constantes de alternativas a partir de las organizaciones y de la nueva Evangelización. Se vive un ambiente de religiosidad popular que ha alimentado la fe por muchas épocas de la historia permitiendo una revalorización de la misma, mediante un diálogo interreligioso con otros credos. Actualmente son muchos los factores que amenazan la solidez de la institución familiar y que son, a la vez, grades desafíos para los cristianos. Como el gran número de divorcios, la difusión del aborto, paternidad y maternidad irresponsable, machismo, falta de diálogo, falta de educación sexual, disminución de los principios cristianos, desconfianza entre padres e hijos, falta de comunicación y diálogo, dependencia que quita la libertad; desorientación de la conciencia, falta de tiempo para compartir con la familia, influencia del amor libre, el matrimonio civil como medio más fácil de separación, la inversión de valores en la familia, aumento cada vez más, y se preocupa más por el tener que por el ser, falta de conciencia clara de que la familia es formadora de la bases cristianas. Se vive una crisis integral en los valores fundamentales de la familia: valores humanos, cristianos, éticos y morales. La familia sufre transformaciones, una estructura nueva que responda a las necesidades presentes. 3. DATOS GENERALES DE LA REALIDAD DE LA DIÓCESIS DE LATACUNGA La Diócesis de LATACUNGA, fue creada el 5 de diciembre de 1963, con Monseñor Raúl López; eclesiásticamente organizada en 34 parroquias y 3 Vicarías parroquiales. 14
  21. 21. Cuenta con una población aproximada de 303.489 habitantes; el 23,7 % urbana y el 76.3% rural; Tiene tres regiones naturales: Altiplano, páramos y subtrópico, esta ubicado en el centro geográfico del país. Nuestras raíces, de lo que conocemos, provienen de un asentamiento de la cultura Protopanzalea descendiente de la cultura Chibcha, posteriormente integrada por migraciones de los Cayapas, Atacameños, Quijos, Mulliambajo y otros que fueron conquistados por los Incas del sur, creándose el Tahuantinsuyo. Luego, la conquista española; a lo largo de ésta, fueron afincándose varios españoles a quienes se les signó tierras y trabajadores indígenas, produciéndose el mestizaje cultural y sanguíneo, riqueza cultural de nuestra provincia. Consigue su emancipación el 11 de noviembre de 1820. Sus Regiones: En general, la provincia de Cotopaxi es una región árida, regulando ecológicamente los asentamientos humanos de acuerdo a la posibilidad agrícola. Esta es una de las causas que ha generado e implementado la emigración o inmigración interna, sobre todo en el mundo indígena hacia las grandes ciudades. Cotopaxi es una provincia serrana tradicional, tanto por su cultura, como por su desenvolvimiento social, `político, económico y religioso. Una de sus características es el minifundio. Es de notar que el 38% de la población es indígena y que los asentamientos de Zumbahua, Guangaje, Guaytacama , Moreta son los que han mantenido con mayor identidad sus tradiciones y costumbres, aunque últimamente se siente también en ellas el proceso acelerado de mestizaje cultural. Actividad agrícola La mayoría de los cotopaxenses en el medio rural están dedicados a la agricultura. La producción de la sierra además del consumo familiar se comercializa a nivel interno e interprovincial. En la última década se ha incrementado el cultivo de flores. Otro de los cultivos significativos es la horticultura. La ganadería, tanto en sector sierra como en el subtrópico se ha 15
  22. 22. incrementado, existen algunas plantas procesadoras de lácteos. El salario en el campo agropecuario, generalmente está por debajo del mínimo vital. Actividad Industrial Recordemos que hace dos décadas se declaró a la zona Norte de Cotopaxi como zona industrial, en esta actividad trabajan alrededor de 8959 personas. Otra de las actividades en nuestra provincia es la artesanal, algunas han llegado a ser pequeñas industrias, el mercado es todavía pequeño y las fuentes de trabajo son pocas por lo tanto, la mano de obra es barata. Uno de los indicativos que constatamos diariamente es el flujo se población flotante que emigra. Los indígenas que se dedican al pastoreo de ovejas viven desde los 3200m sobre el nivel del mar, son pobres y guardan rezagos de dependencia. Educación Se ha constatado de alrededor de 41.146 personas no tienen ninguna instrucción, 128.394 tiene únicamente la primaria, 39.553 Instrucción secundaria, 9115 El superior y 210 Posgrado. A pesar de las circunstancias de empobrecimiento progresivo y colectivo el deseo de estudiar, se han incrementados los colegios secundarios a distancia y las universidades. Tenemos en la provincia : La universidad de Cotopaxi, La ESPE, la Cooperativa de Colombia , la Universidad Salesiana, Unidad Latacunga, la Universidad de Loja, y la Equinoccial. En el mundo Indígena uno de los valores al que se aspira es la educación bilingüe, en colegios a distancia y semi presenciales, así como en colegios artesanales. Salud La mortalidad infantil llega al 54% y la mala nutrición al 45%. Entre las principales causas inmediatas de mortalidad a nivel provincial están enfermedades infecciosas y parasitarias, así como las enfermedades respiratorias. Una de las luces alternativas frente a la concentración hospitalaria estatal es el Hospital de Zumbahua y los movimientos de medicina natural. 16
  23. 23. Servicios Los servicios básicos en nuestra provincia son menos que pobres, éstos se han creado casi solamente en las cabeceras cantorales, el servicio que ha alcanzado mayor cobertura es el de la electricidad, sobre todo en la región sierra. El agua potable, en la mayoría de la provincia, es solamente agua entubada, existen grifos de servicio común; la población rural del subtrópico tenemos los pozos. El servicio de alcantarillado se reduce al 31% de la población y sólo hay en los centros poblados, en el medio rural se han incrementado las letrinas. Organización y Política Desde hace tres décadas se ha despertado la conciencia organizativa en el campesinado y sobre todo en el mundo indígena, sus propuestas abarcan objetivos sociales, políticos y económicos, existen por lo menos 12 organizaciones de segundo grado y muchas organizaciones de base que operan independientemente; esta labor ha sido una de las prioridades de la pastoral diocesana. La fuerza política alcanzada por la dirigencia indígena es muy significativa, las movilizaciones iniciadas en 1990 y todos los hechos sociales políticos de los últimos años lo demuestran. La conciencia organizativa del pueblo ha conseguido a nivel nacional la legitimación de la autonomía de las juntas parroquiales, llegando a ser una de las instancias de descentralización. Se identifica con mayor claridad la presencia de nuevos actores sociales como son: los indígenas, movimientos y agrupaciones de mujeres y grupos ecologistas. Sin embargo, con pena podemos decir que, dado el proceso de corrupción, se ha perdido el verdadero liderazgo político. 3.1 PLAN GLOBAL DE LA IGLESIA EN EL ECUADOR LINEA PASTORAL Nº 3 CATEQUESIS OBJETIVO “Intensificar y profundizar, en todos sus niveles, la catequesis, “dimensión de la nueva evangelización” (EA; núm.69), con particular énfasis sobre la catequesis 17
  24. 24. familiar y la catequesis de adultos, mediante una adecuada formación de catequistas.”13 Programa núm. 20 FORMACIÓN DE CATEQUISTAS. Centrar la formación de los catequistas en el encuentro con Jesucristo Vivo, de modo que no solamente transmitan unos conocimientos sino que sobre todo, comuniquen una experiencia vital; y capacitarlos en metodologías activas, participativas y dinámicas. Programa núm. 21 ESCUELAS DE FORMACIÓN DE CATEQUISTAS. Crear o fortalecer las escuelas diocesanas y parroquiales para formación de los catequistas y dotarles de material adecuado. Programa núm. 22 PENSUM BÁSICO PARA LA FORMACIÓN DE CATEQUISTAS Establecer un pénsum básico común (nacional, diocesano) para la formación sistemática, gradual y progresiva de los catequistas; y dar, en este pénsum, particular importancia a la Doctrina Social de la Iglesia. Programa núm. 23: SERVICIO DEL ITEPE EN LA FORMACIÓN DE CATEQUISTAS. Pedir la colaboración y el asesoramiento del ITEPE para la ejecución de programas de formación de catequistas en las diócesis. Programa núm.24 ITINERARIO DE CATEQUESIS PARROQUIAL. Poner en práctica el itinerario de catequesis parroquial para la iniciación cristiana de niños y jóvenes, aprobado por la Conferencia Episcopal. 3.2 LINEAS PASTORALES DE LA DIÓCESIS DE LATACUNGA Desde hace 38 años la Iglesia particular de Latacunga, entre luces y sombras, ha caminado con el pueblo cotopaxense, en la tarea de construir el Reino de Dios, teniendo como objetivo para nuestro trabajo pastoral; ”Inculturar el Evangelio, signo de esperanza en nuestra realidad cambiante con sus desafíos; para vivir en actitud de 13 Plan Global de la iglesia en el Ecuador 2001-2010. 18
  25. 25. conversión permanente, el encuentro con Jesucristo vivo, en comunidades comprometidas y así construir desde los excluidos con actitud solidaria, el reino de Dios, vida signa para todos y todas”. EVANGELIZACIÓN Y CATEQUESIS OBJETIVO “Anunciar a Jesús Resucitado inculturando el evangelio en las culturas, desde el testimonio de vida sencillo y cotidiano, para hacer crecer el Reino de Dios concretizándolo en pequeñas comunidades desde una opción clara por los pobres”.14 LINEAS PASTORALES Fomentar el estudio, la profundización y vivencia de la Biblia en nuestro pueblo. Formar evangelizadores(as) por medio de las escuelas para agentes de pastoral y seglares; presencial y a distancia. Realizar cursos y talleres Bíblicos y de inculturación Elaborar material Bíblico y textos unificadores para la Diócesis Difundir la Doctrina de la Iglesia. FAMILIA OBJETIVO “Promover una pastoral familiar con y desde la familia, impulsando el crecimiento de las parejas y de sus miembros, viviendo el amor, la comunicación, la fidelidad, el sentido de pertenencia y la solidaridad, iluminados desde el evangelio”. LINEAS PASTORALES Realizar cursos y compartir experiencias sobre catequesis familiar Promover la evangelización de las familias que acompañen a las demás familias en un proceso de formación permanente. Acompañar críticamente a la familia en su problemática humana y cristiana 14 Plan Pastoral Diócesis de Latacunga 2001 -2006 19
  26. 26. Recuperar el sentido y vivencia de la pareja y la familia Recuperar los principios básicos de la vida matrimonial conforme al proyecto de Dios, haciendo de ella una oportunidad y una experiencia de verdadera catequesis, evangelización y formación integral. Formación adecuada y sistemática en Bioética y sexualidad. Acompañar a los jóvenes para que descubran su vocación : al matrimonio, a la vida sacerdotal o religiosa Recuperar el verdadero sentido de la sexualidad, de la corporeidad, como imagen de la presencia de Dios. Reestructuración del material de catequesis y que sea orientada a la educación del amor. Preparación inmediata al matrimonio con encuentros pre-matrimoniales sólidos en sus contenidos y adaptados a nuestra realidad. LITURGIA OBJETIVO “Hacer de la Liturgia una celebración gozosa del misterio de Jesucristo desde la vida con símbolos, ritos y más valores de las culturas: mestiza, campesina indígena y montubia”. LINEAS PASTORALES Formar a la comunidad para que llegue a tener una conciencia litúrgica. Rescatar el verdadero sentido del “Día del Señor” Ayudar en la formación y actualización litúrgica a los seglares y agentes de pastoral. Rescatar los signos, símbolos y ritos válidos de nuestras culturas e incorporarles a las celebraciones litúrgicas. Buscar que en las parroquias se conformen equipos litúrgicos. EDUCACIÓN OBJETIVO “Conseguir un cambio de actitud notable en los maestros(as), reflejando en el testimonio de sus vida; a fin de construir auténticas comunidades educativas que lleven a un encuentro con Cristo Vivo” 20
  27. 27. LINEAS PASTORALES Encuentros de formación y capacitación para profesores (as) y estudiantes. Realizar convivencias y retiros, romerías, caminatas y conferencias para la formación de la Comunidad educativa. Promover encuentros de formación de profesores(as) y estudiantes a nivel provincial. LAICOS OBJETIVO “llegar a todos con el mensaje de Jesús, desde nuestro testimonio laical, para aportar en la construcción de una Iglesia Viva y dinámica, que presenta la imagen de Cristo resucitado, respondiendo, así a la vocación de su espíritu y de su misión” LINEAS PASTORALES Incrementar los espacios de formación continua de los laicos. Potenciar el conocimiento interpersonal de los seglares comprometidos y promover su organización, tanto a nivel parroquial, como zonal y diocesana. Promover la formación de los Consejos de Pastoral Parroquial, para conseguir una pastoral de conjunto. Promover y apoyar los ministerios eclesiales confiados a los laicos. VIDA CONSAGRADA OBJETIVO “Acompañar al pueblo, especialmente a los marginados, económica y culturalmente, iluminándolos con la Palabra de Dios y desde nuestros propios carismas, siendo signos proféticos del amor y testimonio de Dios para los últimos”. LINEAS PASTORALES Optar por los más pobres, haciéndoles sentir la presencia de Dios y apoyar a ellos con iniciativas de solidaridad comunitaria. Promover en las familias los valores auténticamente cristianos. Acompañar al pueblo indígena, en la nueva situación que está viviendo: empobrecimiento creciente y protagonismo político. 21
  28. 28. Fortalecer el proceso de protagonismo de la mujer en la sociedad y en la Iglesia para llegar a una auténtica reciprocidad de género. SEMINARIO OBJETIVO “ayudar en la formación integral de los seminaristas hacia el sacerdocio ministerial, teniendo en cuenta el discipulado de Jesús y los retos de la sociedad de hoy” LINEAS PASTORALES Todos los aspirantes al sacerdocio ministerial tendrán un año de experiencia pastoral sea al terminar filosofía o antes de recibir el diaconado. La experiencia pastoral de los fines de semana se iniciará el día viernes por la tarde, la comisión dialogará con los párrocos y los seminaristas destinados, sobre la programación pastoral a realizarse Los párrocos presentarán a la Comisión un informe evaluativo, igual informe presentarán los seminaristas al terminar la experiencia. 3.3 AREAS PASTORALES PRIORIZADAS SIGNOS DE SOLIDARIDAD El sistema neoliberal considera la ley de mercado como parámetro absoluto, excluyendo a quienes no producen ni consumen, atentando de esta manera la dignidad de los pueblos y de la persona humana. El sistema vigente tiene como principio para el éxito el individualismo, en nuestra sociedad la vida está amenazada cada vez con mayor fuerza, llegando a una verdadera “cultura de la muerte”. OBJETIVO “hacer de la Pastoral Social el espacio para un testimonio concreto de la evangelización. Reafirmando la opción preferencial por los pobres, como lugar privilegiado de la acción de un mundo más justo y solidario”. 22
  29. 29. CRITERIOS Y ACTITUDES De modo preferencial, nuestra Iglesia vuelve su mirada hacia los sectores más vulnerables de nuestra sociedad: excluida, endeudados, emigrantes, enfermos, ancianos, discapacitados, encarcelados, la mujer y los niños. La Diócesis de Latacunga quiere ser una Iglesia inculturada, encarnada en la realidad. Queremos seguir siendo la Iglesia del buen Samaritano, superando la indiferencia, compartir las tristezas y las angustias, sobre todo de los pobres. Una actitud de denuncia constante frente a los ataques contra la vida y de defensa integral. LINEAS PASTORALES Formación Social. A la luz del evangelio y de la enseñanza social de la Iglesia, promover el compromiso de los cristianos a favor del bien común Desarrollo integral: Incorporar a personas y comunidades a una economía con rostro humano, en la que se mida no solo lo que la persona tiene, sino, sobre todo, lo que es. Signos de solidaridad: Hacer del servicio a los excluidos, expresado en acciones concretas, un signo creíble del encuentro con Jesucristo vivo. A través de los signos de solidaridad crear una cultura solidaria. Ecología: defender la naturaleza y el medio ambiente y hacer un buen uso de los bienes creados para todos; cultivando una espiritualidad que recupere el sentido de la presencia de Dios en la naturaleza. MIGRACIÓN Por la situación económica en estos últimos años el proceso migratorio es alarmante. Muchos indígenas y campesinos, en especial los jóvenes, emigran del campo a las principales ciudades, creando verdaderos cinturones de miseria y situaciones de violencia 23
  30. 30. OBJETIVO “Iluminados con la Palabra de Dios acompañar a los emigrantes, a las familias, a los niños; para fortalecer e impulsar las instancias de acogida, y ayuda mutua”. CRITERIOS Y ACTITUDES Viviendo el valor evangélico de la fraternidad y de la solidaridad Alimentando la esperanza, que Dios está presente y camina con todos. Prestando una particular atención a las personas que emigran dentro y fuera del país, con una postura de acompañamiento y testimonio. Creando espacios de encuentro comunitario para los que llegan Inculturando el Evangelio con humildad y sencillez Optando por la interculturalidad. LINEAS PASTORALES Crear e impulsar un Proyecto Diocesano de emigrantes Conocer la realidad migratoria de la Provincia Formar agentes de pastoral especializados para el debido acompañamiento Crear espacios de encuentro de los emigrantes Formar un equipo diocesano de pastoral migratoria. Coordinar con los equipos de las casas campesinas MUNDO INDÍGENA Se vive una pobre creciente, que provoca: migración, desintegración familiar, pérdida de identidad y sustitución de de valores; especialmente en el sector juvenil. En estos años hay un protagonismo político: se nota sobre todo en ciertos momentos coyunturales; en distintas comunidades hay un interés y necesidad de educación. OBJETIVO “caminar con el pueblo indígena hacia el reencuentro con Jesucristo vivo, en y desde sus raíces culturales, iluminados por el evangelio; para vivir la esperanza, constituyendo alternativas para todos en la perspectiva del Reino”. 24
  31. 31. CRITERIOS Y ACTITUDES Respeto al protagonismo del pueblo indígena Acompañamiento con sencillez, humildad, respeto y sentido crítico Solidaridad, transparencia y honestidad. Esperanza y paciencia histórica Reciprocidad enterculturalidad. Búsqueda de lo alternativo en los proyectos pastorales Actitud ecuménica con sentido crítico. LINEAS PASTORALES Inculturar el Evangelio Promover valores cristianos en la educación intercultural: católica y fiscal Fortalecer la formación inicial y permanente de los servidores Promover y realizar las misiones programadas fortalecer la evangelización inculturada por medio de la radio Caminar juntos con el SICNIE respetando, orientando y valorando su protagonismo. Animar al interior de las comunidades indígenas, comunidades cristinas con fuerte sentido eclesial, con signos, ministros y pensamientos propios. Acompañar crítica y amorosamente a los dirigentes y profesionales indígenas para que escuchen especialmente a los pobres. Promover a la mujer indígena y potenciar su papel dentro de la Iglesia indígena. Acompañar más de cerca de la familia, sobre todo en casos de emergencia. Clarificar la identidad y pertenencia eclesial. Promover signos concretos de solidaridad para superar individualmente y dependencia de los proyectos. Evaluar críticamente los proyectos, para ver que sean realmente alternativos al sistema y en la línea de la Pastoral indígena diocesana (OMG, pastoral social, ONGS). 25
  32. 32. 4. REALIDAD PASTORAL DE LA OBRA MISIONERA DE SALCEDO El Cantón Salcedo se encuentra ubicado al Suroriente de la Provincia de Cotopaxi. Con un área de 533Km2., y una población de 45.968 habitantes, cuenta con 18 comunidades indígenas, en donde la Comunidad Misionera Mercedes de Jesús Molina conformadas por tres hermanas marianitas, despliegan su tarea evangelizadora en las zonas oriental y occidental. La realizamos junto con los 30 catequistas partiendo del objetivo de la Diócesis que es “Inculturar el Evangelio, signo de esperanza, en nuestra realidad cambiante con sus desafíos; para vivir en actitud de conversión permanente, el encuentro con Jesucristo vivir, en comunidades comprometidas y así construir desde los excluidos, con actitud solidaria, el Reino de Dios, vida digna para todos “. Queremos “hacer de la Iglesia de Latacunga la casa y la escuela de la comunión y de la participación. Este es el gran desafío que tenemos ante nosotros y nosotras en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo. Nos espera pues, una apasionante tarea de renacimiento pastoral, una obra que implica a todos y a todas” (Cf. NMI, núm, 29, 43). Nuestro trabajo pastoral dentro de las comunidades lo desarrollamos en varias áreas, para conocer la realidad la realizaré por medio del FODA.15 PASTORAL INDIGENA – CAMPESINA FORTALEZAS: Dentro de esta área contamos con la acción del SICNIE (Servidores de la Iglesia Católica de nacionalidades Indígenas del Ecuador), que fortalece la unidad y formación de los servidores. Se da importancia a la formación de catequistas, ministerios laicos, animadores, y misioneros. 15 Plan Pastoral de la comunidad Misionera “Mercedes de Jesús “ de Salcedo. 2002- 2006. 26
  33. 33. Contamos con el apoyo de los agentes de pastoral de las otras parroquias, sentimos también la aceptación de las personas a las Hermanas Marianitas; se nota mayor compromiso cristiano en muchos laicos. Se ha dado inicio a la gran misión Indígena. DEBILIDADES: Notamos que falta llegar a los destinatarios con una evangelización convincente de vida, quedándose a veces en el adoctrinamiento y sacramentalización. El cambio frecuente de las hermanas, dificulta el desarrollo progresivo de la pastoral Falta inculturación de parte de las hermanas no saben el idioma quichua. Falta promoción Humana y desarrollo comunitario Los Catequistas, servidores, en su gran mayoría se limitan a las asambleas dejando a un lado las celebraciones de la fe en ambiente de oración y conversión, solo son agentes de una lectura de los folletos de la catequesis, les falta formación en todas las dimensiones, se sienten ya cansados y no permiten la renovación, muchos se han acostumbrado a ser catequistas con el fin de buscar un medio para que ingrese lo económico, no han llegado a descubrir su vocación de servicio gratuito y generoso, se nota un desinterés. Falta trabajar con lineamientos propios de nuestro carisma e identidad Marianita. AMENAZAS: En muchos casos la misión se ve afectada por las propuestas de los MCS. Hay proliferación de sectas e indiferencia religiosa en la juventud. En una de las parroquias que vive un alto índice de migración dentro y fuera del país, dificulta un seguimiento en la evangelización No se cuenta con el apoyo de sacerdote Se vive una religiosidad popular marcada de compromisos sociales, miedo y el querer aparentar. La escasez de sacerdotes dificulta una adecuada atención litúrgica en las comunidades. 27
  34. 34. OPORTUNIDADES: Existe un plan de pastoral por parte d la Diócesis y la Provincia Marianita Formación de los agentes de Pastoral por parte de la Diócesis El pueblo es sumadamente religioso, gran devoción a María Santísima y a sus santos Patronos. Los agentes de pastoral pueden aprovechar los tiempos fuertes para llegar con la evangelización. PASTORAL FAMILIAR FORTALEZAS: Se realiza asambleas familiares en los tiempos fuetes de la Liturgia, Hay también mayor presencia de la mujer en las reuniones religiosas, en el mundo indígena, la mujer sigue siendo el eje principal de la familia. Acompañamiento a las familias con problemas. DEBILIDADES: No hay una pastoral familia organizada, no hay ningún plan para trabajar con ella Se nota que ya no contamos con familias, hay niños abandonados por los padres que están el extranjero. No se ha hecho nada por promover a la familia ni a la mujer a nivel humano y espiritual. La mujer en el mundo indígena es analfabeta, ella únicamente es para cuidar a los hijos y desempeñar las tareas de la casa. AMENAZAS: Machismo, falta de respeto a la mujer, abortos, esterilización contrario a la moral y a la vida familiar. Debido a la migración la mujer ha aumentado las tareas en la casa y no se responsabiliza de la formación humano-cristiano de sus hijos, tanto a nivel indígena como mestiza. 28
  35. 35. La falta de fuentes de trabajo, de apoyo y estímulo a la actividad agropecuaria, razón por la cual, un se da la emigración. OPORTUNIDADES: Contamos también con la presencia de CEBS, grupos carismáticos, Juan XXIII y otros movimientos de carácter religioso que ofrecen ayuda y preparación a las familias. Los padres de familia trasmiten a sus hijos la educación en base a sus costumbres y tradiciones PASTORAL SOLIDARIA FORTALEZAS: Grupos de solidaridad que trabajan con la pastoral de enfermos llevan la comunión, visitas, etc. Algunos servidores desempeñan el papel de unidad y solidaridad en los momentos difíciles de las comunidades. Atención a enfermos y ancianos del pueblo, lugares aledaños y algunas comunidades cercanas DEBILIDADES: Hay problemas de salud, pobreza Carencia de medios económicos para satisfacer las necesidades de los pobres, ancianos y enfermos. Falta de pastoral para migrantes. La distancia de las comunidades, la pobreza, la falta de transporte, impide las atención diaria a las personas ancianas, enfermas y discapacitadas. No hay un trabajo organizado y no cotamos con un proyecto a nivel parroquial 29
  36. 36. OPORTUNIDADES: La comunidad Marianita se inserta en la realidad social circundante a fin de promover el desarrollo de proyectos de acción solidaria con los enfermos y ancianos del centro poblado de la Parroquia. Muchas familias salen al encuentro de los más necesitados. Los signos de solidaridad deben surgir con y desde la gente AMENZAS: Pobreza institucionalizada, falta de fuentes de trabajo lo que obliga a las familias a migrar Egoísmo, individualismo y el deseo de tener más de pocas familias, impide el desarrollo de una pastoral al servicio de los más necesitados. Falta coordinación con el párroco y el equipo de pastoral social a nivel diocesano y no se da respuesta a las necesidades que surgen del pueblo. PASTORAL JUVENIL –VOCACIONAL FORTALEZAS: Formación de jóvenes y adultos en el grupo misionero “Misioneros de Jesús”. Trabajo de los jóvenes misionero en coordinación con la pastoral de enfermos. Colaboración de los jóvenes misioneros en la formación y acompañamiento a los catequistas de las comunidades y trabajo catequísticos. DEBILIDADES: Los jóvenes indígenas no gozan de su juventud porque rápidamente adquieren compromisos en el matrimonio. Descuido de la pastoral juvenil vocacional. Falta de preparación de las hermanas para asumir esta pastoral. Poca presencia de la juventud en la Iglesia. 30
  37. 37. Dificultad para la evangelización y catequesis de los jóvenes porque salen a trabajar. OPORTUNIDADES: Fomentar la dimensión misionera en el corazón de los jóvenes. Existencia de un proyecto de pastoral juvenil vocacional a nivel de provincia Marianita que facilitará el trabajo vocacional con los jóvenes. Pastoralistas vocacionales a tiempo completo a nivel provincia. AMENZAS: Falta valoración a los jóvenes en el mundo indígena. Los jóvenes no logran estudiar por asumir el compromiso matrimonial a temprana edad. Presencia de pandillas juveniles. LITURGIA Y SACRAMENTOS FORTALEZAS: Esfuerzo de impartir la catequesis en forma ordena y sistemática. Encuentros mensuales con los padres de familia de los catequizandos Hay un esfuerzo enorme en los catequistas por llevar el mensaje de Dios de una manera responsable Presencia de ministros laicos que preparan el sacramento del bautismo y matrimonio. DEBILIDADES: La catequesis como una simple enseñanza religiosa escolarizada, por costumbre, aburrida y llena de solo teorías. La religiosidad popular está por encima de la Palabra de Dios y de la persona de Jesús Falta acompañamiento a los catequista en su formación 31
  38. 38. Falta creatividad y carácter festivo en la liturgia y celebraciones Eucaristía No haya un trabajo en equipo No tenemos un plan de pastoral a nivel parroquial Los catequistas están ya cansados y no permiten formas nuevas para la catequesis. AMENAZAS: Indiferencia religiosa en los jóvenes y pasividad de la gente en todos lo religioso y misión. Presencia masiva de sectas, movimientos anticristianas, como el CENTI que desestabilizan la vida espiritual en las comunidades. OPORTUNIDADES: Los agentes de Pastoral tiene la oportunidad de participar en experiencias de crecimiento de la fe que ofrece la Diócesis Cursos de Liturgia y sacramentos, Biblia que ofrece la Diócesis a los agentes y servidores 32
  39. 39. CAPITULO SEGUNDO LA CATEQUESIS HOY 2.1 LA CATEQUESIS HOY LUCES Y SOMBRAS Es fundamental partir de una mirada a la situación actual de la catequesis, casi cuarenta años después del Concilio Vaticano II, es necesario preguntarnos: ¿Se ha conseguido ya la renovación de la catequesis?, Tiene futuro la catequesis en la Iglesia? ;¿funciona hoy la catequesis?. En la situación actual del caminar catequístico se puede señalar, las luces y sombras LUCES: podemos puntualizar las siguientes: El surgimiento de catequistas laicos. “El surgimiento de nuevas formas de comunidad”16 y ministerios laicales. “También hay que destacar el carácter misionero de la catequesis actual y su tendencia a asegurar la adhesión a la fe por parte de los catecúmenos y de los catequizandos, en medio de un mundo donde el sentido religioso se oscurece”17. La toma de conciencia de que la catequesis debe adquirir el carácter de la formación integral, y no reducirse sólo a una enseñanza: deberá suscitar una verdadera conversión. El incremento que va adquiriendo la catequesis de adultos en el proyecto de catequesis de numerosas Iglesias particulares, en los planes diocesanos y en los grupos eclesiales; ocupando un lugar central. En algunas Iglesias particulares gracias a las orientaciones del Magisterio de la Iglesia se ha logrado en la catequesis más profundidad. El aumento en la formación religiosa. Formas nuevas de estudio y lectura popular de la Biblia. El auge impresionante de itinerarios catecúmenales. 16 17 ALBERICH, Emilio, catequesis Evangelizadora,Ediciones el Orbe, Quito, Ecuador,2003, pag.11 CELAM, Directorio General para la Catequesis, grupo editorial Latinoamericano, 2003, pag. 33 33
  40. 40. Los avances en el protagonismo de la mujer, experiencias de catequesis familiar, de diálogo intercultural e interreligioso, etc. Toda esta realidad es motivo de esperanza y signo anunciador de una situación eclesial que silenciosamente crece desde la base. SOMBRAS. Sin embargo hay que reconocer que, en forma general hay signos evidentes de una grave crisis. Hay un malestar e insatisfacción que señala la existencia de un problema muy serio. Se puede decir que el “sistema” tradicional de la catequesis no funciona bien, no produce los frutos deseados. Por lo que se puede señalar las siguientes sombras: Hay una crisis del proceso tradicional de iniciación cristiana, en muchos lugares la catequesis de iniciación en realidad no “inicia”18 sino que, “concluye” puesto que por ejemplo “el sacramento de confirmación” constituye para muchos jóvenes en el sacramento del adiós. En algunos lugares también el sacramento de la Primera Comunión se ha constituido en la “última “ comunión. Con frecuencia la catequesis no logra el mensaje cristiano de manera convincente y significativo. No comunica un mensaje comprensible para los hombres y mujeres de hoy. Muchos instrumentos catequéticos son buenos desde el punto de vista bíblico y teológico, pero inadecuado y poco eficaces desde el punto de vista catequético. La catequesis, en casi todas nuestras comunidades, sigue siendo sobre todo catequesis infantil. La insuficiente formación de catequistas y agentes de responsables, hace que nuestra pastoral sea débil. No ha penetrado en la conciencia de los catequistas la concepción de la catequesis como escuela de fe, como aprendizaje y entrenamiento de toda la vida cristiana. 18 ALBERICH, Emilio, Catequesis Evangelizadora, Ediciones el Orbe,2003 pag.12 34
  41. 41. La interrelación entre la Sagrada Escritura, La Sagrada Tradición y el Magisterio, “cada uno a su modo”19 no fecunda aún de modo armonioso la transmisión catequética de la fe. No se logra una comunión con Jesucristo ya que se acentúa únicamente en la humanidad de Cristo, dejando aun lado su divinidad. Existen ciertas lagunas doctrinales sobre la verdad de Dios y del hombre, sobre el pecado y la gracia y los novísimos. Existe la necesidad de una sólida formación moral; se advierte una inadecuada presentación de la historia de la Iglesia y una escasa relevancia de su doctrina social. Se vive una distancia impresionante entre la comunicación de la fe y la vida “la ruptura entre Evangelio y cultura, es el drama de nuestro tiempo”20 (EN 20). El sacramentalismo, es un callejón sin salida, bautizos, primeras comuniones, bodas, funerales, aniversarios; estamos ante ceremonias y ritos sagrados que no parecen corresponder a una vivencia real de la fe cristiana. Hay una disminución bastante grande de la práctica religiosa, la secularización, la desafección de los jóvenes, la escasez de vocaciones y la crisis de credibilidad de la Iglesia hacen pensar en un ocaso quizás irreversible de la vida cristiana en muchos países. 2.2. PROCESO CATEQUÉTICO EN LA EVANGELIZACIÓN DEL ECUADOR Partiendo del proceso catequético dentro del Ecuador es, necesario tener en cuenta a la catequesis en la historia de la Iglesia, es decir el origen de este acontecimiento que hoy en día significa la propuesta de renovación dentro de la Iglesia. En la época apostólica, fueron dándole una connotación especial a la catequesis, “Katechein”, que significaba hablar desde arriba, hacer eco, resonar, del mismo modo el verbo Katecheo quiere decir informar, contar, pero en un sentido netamente estricto, en otras palabras era dar una instrucción cristiana, pero ya en esta época apostólica, las primeras comunidades van descubriendo el ministerio de la palabra de 19 20 CELAM,Directorio General para la catequesis, grupo editorial latinoamericano, 2003, pag.33 Evangeli Nunciandi, n.20. 35
  42. 42. una manera creativa, llegando a emplear el término evangelizar, para por medio de ello suscitar la fe, para iluminar y convencer a la gente pagana que creía en varios dioses. Es importante tomar en cuenta que la expresión catequizar en la época apostólica no ha adquirido la importancia central de la misión que ella conlleva. Los apóstoles en la vivencia de la evangelización fueron predicando el evangelio y con ello formaron comunidades, constituyéndose en los generadores de la vivencia de la Iglesia en su anuncio y predicación, constituyendo con eso que la experiencia de la fe se la hace desde la comunidad. Posteriormente en la época patrística21; a partir del siglo II se empieza a ahondar en el término catequesis, que fue empleado por San Clemente de Roma, por ello el contenido de catequesis empieza a surgir cuando la Iglesia ya ha extendido sus horizontes de evangelización y existe una organización dentro de la misma, éste tiempo se lo considera como una etapa, llamada también la edad de oro del catecumenado, en la que el término catequesis implica una verdadera enseñanza cristiana. Cuando nos remitimos a la época medieval, vamos descubriendo que se mantiene el término catequizar y asoma un término nuevo catechismus, para determinar la institución catequizadora, por ello en esta época catequizar y catecismo señalan en general, la enseñanza anterior al bautismo. Santo Tomás distingue cuatro formas de instrucción: convertirse a la fe, los fundamentos de la fe, para alimentar la vida cristiana, misterios profundos de la fe y la perfección de la vida cristiana. Cuando nos encontramos con la etapa moderna (siglo XVI), el contenido de catecismo, en otras palabras catequizar y dar el catecismo son expresiones equivalentes entre los protestantes y católicos; se descubre la necesidad de una institución exclusivamente a la enseñanza fundamental de la fe, por ello a esta nueva 21 En el siglo XVI se llamaba teología patrística al estudio de las doctrinas del período de los padres de la Iglesia, hoy se emplea corrientemente como sustantivo, de patrología, término que significa el estudio de la literatura cristiana antigua, es decir de la vida y doctrina de los Padres de la Iglesia. 36
  43. 43. institución se la llamó catecismo, de ahí que el término catecismo recibiera el sentido de una verdadera enseñanza cristiana. Ya en la época contemporánea, el mismo Papa San Pío X, considera como un imperativo el mejorar el catecismo, señalando que es un primer medio del catecismo para los niños, adolescente y jóvenes y considera la instrucción dominical para los adultos, el código del derecho canónico se refiere a la instrucción catequística es decir el catecismo parroquial dominical. Se observa que el término catecismo y su contenido se aplica a la instrucción cristiana dada después del bautismo a todo el pueblo cristiano, más tarde surge lo de una catequesis de iniciación para adultos que se preparan para el bautismo y para los niños a su primera comunión. La catequesis en el Siglo XX, toma conciencia de que la educación cristiana no puede dirigirse solo a la niñez, sino de manera generalizada a todo cristiano que necesite fundamentar su fe, en la que su formación no ha de reducirse a una mera enseñanza, sino que presta atención a todo el sujeto, mediante tareas. Desde los parámetros de América Latina, y el proceso de evangelización que ha ido surgiendo, claro entre momentos de luces y también de sombras, cabe destacar el esfuerzo por mantener encendida la fe en los cristianos, mediante una catequesis vivida desde la experiencia de cada ser humano, robustecida por la gracia de Dios. “En los primeros años de evangelización, la catequesis fue vista como una necesidad sentida”22 , esto conlleva una responsabilidad grande al darnos cuenta que el proceso catequético en el Ecuador ha ido constituyéndose una prioridad dentro del campo evangelizador. El proceso catequético es sin duda de gran referencia en todo el marco vivido dentro de la misma Iglesia, un desafío que nos muestra las realidades temporales , por ello “lo que oímos y aprendimos, lo que nuestros padres nos contaron no lo ocultaremos, lo contaremos a la futura generación: las alabanzas del Señor, su poder, las maravillas que realizó”23; esto conlleva una propuesta creativa y trasformadora en la evangelización de los pueblos, por ello la catequesis en el Ecuador se la ha constituido como ese proceso de acompañamiento y sistematización que permite 22 23 CEE, Directorio Nacional de la catequesis, Quito – Ecuador, 2000, Pág. 28 Cfr. Sal 78, 3 -4 37
  44. 44. ahondar en la realidad dando respuestas a los nuevos areópagos (espacios o realidades que se nos presenta en la actualidad). El Directorio General de la catequesis nos presenta a la catequesis dentro del proceso evangelizador como aquel primer anuncio, en su numeral 60, señala que este primer anuncio que se hace de manifiesto en la misión, “se muestra, después la íntima relación que existe entre catequesis y los sacramentos”, en su numeral 61, pone de relieve el sentido de que este primer anuncio es manifestado o dirigido a los no creyentes y los que de una u otra manera viven indiferentes a la gracia de Dios, sin embargo la catequesis se la ha marcado y sigue poniendo su acento en el sentido de que es capaz de hacer de la persona un ser conciente y responsable de sus ser de creyente. 2.3. LA CATEQUESIS COMO INSTRUMENTO DE EVANGELIZACIÓN. “La catequesis ha sido siempre considerada por la Iglesia como una de sus tareas primordiales, ya que Cristo resucitado, antes de volver al Padre dio a los apóstoles esta última consigna: Haced discípulos a todas las gentes, enseñándoles a observar todo lo que les había mandado”24. “Desde los primeros evangelizadores, la iglesia en América ha tenido la catequesis como instrumento privilegiado de evangelización”25. “La catequesis al ser un instrumento de evangelización primordial en la vivencia de todo ser humano, es la educación ordenada y progresiva de la fe, es más que una enseñanza, es un aprendizaje de toda una vida cristiana, es decir una verdadera formación, pero integral que abarca todo los espacios y dimensiones de la vida humana, llevando al conocimiento e identificación con la persona de Jesús”26. Del mismo modo la catequesis se presenta como una formación para la vida cristiana, incorporando con ello a la comunidad, induciéndolos a vivir desde la fe, 24 25 Juan Pablo II, La catequesis en nuestro tiempo, centro salesiano de pastoral, Quito, p. 3. CEE, Directorio Nacional de la catequesis, Quito – Ecuador, 2000, p. 28 26 Idem., p. 34 38
  45. 45. mediante un verdadero testimonio de comunión, “por tanto la catequesis, al mismo tiempo ejerce las tareas de iniciación, educación e instrucción”27. Por ser la catequesis un instrumento de evangelización dispone a la persona hacia un proceso, comprometiéndolo hacia un verdadero aprendizaje del misterio de amor de Jesucristo, a su vez le lleva a la persona a que asuma la vida con mayor responsabilidad, lo inserta en la comunidad para que aprenda a vivir en fraternidad y comunión. La Iglesia Ecuatoriana, constituye a la catequesis como instrumento primordial de evangelización, por ello en el numeral 106 del Directorio Nacional de la catequesis se pone de relieve, que la catequesis por ser educación en la fe, se realiza en forma gradual y progresiva, llegando a la conclusión que cuanto va haciendo la Iglesia es educar en la fe , no solo por su predicación, sino también por su testimonio veraz y coherente, en la que su ideal primordial es la formación y la educación de los fieles cristianos. La catequesis al constituirse un instrumento de evangelización, se lo marca dentro de una comunidad, por la que su misión primordial está constituida en el anuncio del Evangelio, por este motivo la catequesis se coloca como instrumento que permite iniciar en la fe y en la vida cristiana. La catequesis es y seguirá siendo un instrumento de evangelización que marque un proceso indispensable en la vida misma de la Iglesia, para ello es necesario tener en cuenta lo que es la catequesis. 2.3.1 LA NATURALEZA DE LA CATEQUESIS Para tener una visión precisa del proceso catequético es indispensable tener claro lo que se entiende por catequesis. Catequesis proviene del termino “Katechein”, que significa informar, instruir, enseñar, transmitir; además se va entendiendo por catequesis como un proceso sistemático de acompañamiento para asumir actitudes 27 Idem., p. 34 39
  46. 46. que ayudan o permiten a la persona relacionarse consigo mismo, con Dios y con los demás. “Catequesis es la iniciación oral conjunta y ordenada en todos los aspectos de la vida cristiana del que como creyente ha adherido a Jesucristo”28. La catequesis es el espacio por el cual la persona se introduce en el verdadero y pleno conocimiento de los misterios de la salvación en los diferentes espacios de las vivencias litúrgicas y en el estilo de vida individual y social que debe caracterizar a quienes vamos en esta actitud de vivir de acuerdo al proyecto encomendado por Jesucristo. “La catequesis o ciencia catequética es la disciplina que se ocupa de la catequesis en la práctica pastoral de la Iglesia”29. Es importante tener en cuenta que la catequesis se encuentra íntimamente relacionada con el proceso evangelizador de la Iglesia, que está íntimamente unida a la vivencia de la Iglesia, siendo esta un servicio específico de la comunidad hacia cada miembro, con el propósito de cimentar en los seres humanos una fe profunda, conciente y formada, que los haga ser agentes con verdaderas propuesta hacia un camino de liberación, por la que la catequesis en todo su proceso de concientización hace de la Palabra de Dios, un medio para acompañar y animar a la comunidad, mediante este acompañamiento la catequesis logra a la persona integrarla en la comunidad de creyentes que asumen actitudes diferentes a las de aquellas personas que no han entrado en este proceso de evangelización. La catequesis es el espacio Sagrado para dar a las personas el conocimiento de Cristo, favoreciendo con ello a que el ser humano se potencie de valores humanos y cristianos, haciendo de la persona agente evangelizador de su familia y de la vida misma, para el futuro. 28 CASIANO, Floristán, Diccionario abreviado de pastoral, Editorial Verbo Divino, Navarra – 1999. p. 71 29 ALBERICH, Emilio, Catequesis Evangelizadora, Editorial el Hombre, Quito, Abril de 2001, p. 7. 40
  47. 47. El Vaticano II ofrece dos definiciones, donde la primera definición subraya la finalidad integral de la catequesis, la educación general de la fe no reducida a un conocimiento de la fe, sino como entrega total a Dios, en cambio la segunda definición describe la catequesis por sus tareas u objetivos inmediatos. La semana internacional de catequesis de Medellín fue considerada como buena la definición de que la catequesis es la acción por la cual un grupo humano interpreta su situación, la vive y la expresa a la luz del evangelio.30 En su relación la Conferencia episcopal italiana, en su documento define la catequesis como explicación cada vez más sistemática de la primera evangelización, educación de cuanto se dispone a recibir el bautismo o a renovar sus compromisos, iniciación a la vida de la Iglesia y el testimonio concreto de la caridad. En 1972 los teólogos de la catequesis ofrecen una nueva definición de catequesis: “entendemos por catequesis la iluminación de la existencia humana total, como acción salvífica de Dios, en cuanto testimonio del Misterio de Cristo por medio de la palabra, con el fin de alimentar y despertar la fe.31 Pablo VI, en su documento Evangelii Nuntiandi, presenta a la catequesis como un medio inherente a la evangelización en el sentido totalizador que él da a la evangelización, de ahí que la catequesis sin confundirse con el primer anuncio a de tener siempre un carácter misionero, urge una catequesis iniciatoria, fundamentada, concebida como un aprendizaje de la vida cristiana. La Catechesi Tradendae, describe la catequesis de modo diverso en diferentes párrafos, considerando a la catequesis en cuanto educación de la fe de los niños, jóvenes y adultos que comprenden especialmente una enseñanza de la doctrina cristiana generalmente de modo orgánico y sistemático, con miras a iniciarlo en la plenitud de la vida cristiana. La catequesis es una iniciación cristiana integral, abierta a todas las esferas de la vida cristiana. 30 ALBERICH, Emilio, Catequesis Evangelizadora, Editorial el Hombre, Quito, Abril de 2001, p.14. 31 Ibid. p. 14 41
  48. 48. La catequesis de la comunidad es la etapa del proceso evangelizador en la que se capacite básicamente a los cristianos para entender, celebrar y vivir el evangelio del reino al que ha dado su adhesión y para participar activamente en la realización de la comunidad eclesial y en el anuncio y la difusión del evangelio. En la acción misionera la Iglesia tiene una particular atención por los más pobres de sus miembros, que son siempre los preferidos de Cristo. Es la profundización en el mensaje evangélico para educar la fe. (CIC n.5). La catequesis “que consiste en la educación ordenada y progresiva de la fe”32. La catequesis es además una acción. La catequesis trata la fe como un tesoro para transmitirlo a alguien, al hombre de la calle. Tiene que llegar a todo los extractos sociales y culturales. Tiene que dar repuestas a muchas preguntas simples e intranscendentes, en la que: “La catequesis está íntimamente relacionada con la misión evangelizadora de la Iglesia, la catequesis se identifica como un servicio específico que la comunidad realiza entre sus miembros, con el fin de consolidar la fe, nacida de la escucha de la palabra”33. “La catequesis es una educación orgánica y sistemática de la fe Más que una enseñanza es un aprendizaje de toda la vida cristiana”34; por ser orgánica y sistemática es formación para la vida cristiana, incorpora a la comunidad, celebra y testimonia la fe por lo tanto, la catequesis facilita la iniciación, educación e instrucción para la vida de todo cristiano. 2.3.2 TAREAS DE LA CATEQUESIS La tarea fundamental dentro de la acción misionera catequética de esta cristiana concepción era “buscar la extensión del Reino de Dios, que caracteriza la tarea de la Iglesia: el hecho de no existir para si misma, sino al servicio de un plan Divino, proyecto universal de Salvación, construcción del cuerpo de Cristo, unidad del género humano, paz mesiánica, Vida en plenitud, es el plan grandioso de Dios sobre la humanidad, que en Cristo y por medio del espíritu, se realiza en este mundo. Es el proyecto de liberación integral de una sociedad humana, reconciliada y fraterna, 32 Mensaje del Sínodo de catequesis No. 1 ALBERICH, Emilio, Catequesis Evangelizadora, Editorial el Hombre, Quito, Abril de 2001, p. 73 34 CEE, Directorio Nacional de la Catequesis, Quito, 1981, p.36 33 42
  49. 49. realización de los albores que los hombres y mujeres de siempre, anhelan y sueñan: “Reino de verdad y de vida, reino de santidad y de gracia, reino de justicia, de amor y de paz”, la Venida del reino de Dios, esta “Utopía del Corazón humano” constituye el anhelo supremo y la meta final de toda actividad catequística eclesial35. Es esencial tener en cuenta algunas tareas necesarias para el desarrollo y el crecimiento de una catequesis integral en la vida de la Iglesia:36 Propiciar el crecimiento de la fe a nivel de conocimientos: siendo la catequesis un periodo de enseñanza y madurez, utilizando los medios para cada edad y situación, es decir comunicando un conocimiento amorosos de las verdades de la fe, por eso la catequesis hará conocer lo básico de la fe, conociendo a Dios sus designios y proyectos, conocer la Biblia, la Palabra de Dios, conocer a Jesucristo su vida y misterio, conocer y alimentar la conciencia con la doctrina social de la Iglesia. Posibilitar la vivencia y el compromiso: la catequesis es una llamada a la conversión, acomodando la conducta al modelo que Jesús ofrece, ayudando a superar la falta de coherencia entre la fe y la vida, de ahí la necesidad de que la catequesis debe hacerse desde y para la vida concreta y real. Hacer análisis crítico y concientizador de la realidad: aprender a mirar la realidad, descubrir los signos de los tiempos, utilizando el método de ver, juzgar y actuar, luchando así por la transformación de la realidad, asumiendo compromisos concretos para cambiar. Valorar las culturas: respetando las culturas tradicionales y nuevas, conocer las culturas e insertarnos en ellas, valorando su lengua y sus expresiones más significativas, contribuyendo al surgimiento de una nueva cultura para la vida, basada en el mensaje del Evangelio. 35 APUNTES 1, Mercedes de Jesús, su vida, Publicaciones del Consejo General de Marianitas, Quito, 12 de Junio de 1988 , tomo 1, p. 57 36 Directorio General de la Catequesis, N. 84 43
  50. 50. “Es tarea de la catequesis procurar que las personas estén atentas a sus experiencias más importantes, ayudarlas a juzgar a la luz del evangelio las preguntas y necesidades que brotan de sus experiencias y educar a los humanos a vivir la vida de un modo nuevo”37. 2.4 LA CATEQUESIS EN EL MINISTERIO DE LA PALABRA. “La catequesis forma parte esencial del dinamismo evangelizador,”38 y su función es la educación progresiva y ordenada de la fe, ya que es un permanente caminar hacia la plenitud de la Revelación, que Dios hace al hombre en Jesús; por lo tanto pertenece al ministerio de la Palabra, es decir a la función profética de la evangelización. La evangelización es una realidad rica, compleja y dinámica al mismo tiempo y tiene momentos esenciales y diferentes, el momento de la catequesis es el que estructura la conversión a Jesucristo, dando una fundamentación a esa primera adhesión, adquirido en el primer anuncio de la Palabra. La catequesis, al realizar con diferentes formas esta función de iniciación del ministerio de la Palabra, pone los cimientos del edificio de la fe, otras formas de ese mismo ministerio irán construyendo, después, las diversas plantas de ese mismo edificio. Tradicionalmente se distinguen tres momentos en el ministerio eclesial de la Palabra : La predicación misionera, la catequesis y la predicación litúrgica; aunque en el DGC n.51 se puntualiza cinco formas : La convocatoria o llamada a la fe, la función de iniciación, la educación permanente de la fe, la función litúrgica y la función teológica. Sin embargo el retorno al NT puede ser iluminador ya que en las iglesias apostólicas se vive un ejercicio variado y espontáneo del ministerio de la Palabra. La comunidad 37 38 CELAM, “La catequesis en América Latina”, Santa Fe de Bogotá - Colombia, 1999, p. 97 CEE, Directorio Nacional de Catequesis, Quito, 1981, p.28 44
  51. 51. cristiana, surgida de la respuesta de la fe al anuncio de Cristo, comunica y profundiza de varias formas las Palabra que edifica la misma. La catequesis es ante todo ministerio de la Palabra, y por tanto servicio al Evangelio, comunicación del mensaje cristiano y anuncio de Jesucristo. Entonces se puede afirmar que la catequesis está al servicio de la Palabra de Dios, pero no como para repetirla ni para explicarla, sino para que el catequizando entre en contacto personal con Dios y lo escuche con el oído interior. Todo el empeño de la catequesis está orientado al corazón del oyente para que entre en comunión con Dios y escuche su Palabra. “El servicio fundamental que presta la catequesis en la dimensión profética de la Iglesia consiste en ayudar a los creyentes a escuchar la Palabra de Dios como Palabra viva en su corazón”39. El sentido definitivo de la catequesis es poner a uno no solo en contacto sino en comunión, en intimidad con Jesucristo. La revelación subjetiva continúa a lo largo de la historia por medio de su acción evangelizadora. En toda auténtica catequesis Dios se revela al catequizando y el catequista es un servidor de la Palabra de Dios. 2.5 LA CATEQUESIS, ANUNCIO DE CRISTO E INVITACIÓN A LA COMUNIÓN PERSONAL. Cristo es, verdaderamente, el logos, la Palabra del Padre (Jn.1,1) la sabiduría de Dios (1Cor 1, 24), imagen del Dios invisible (Col1,15) , esplendor de la gloria e imagen de su sustancia (Hb 1,3). En El se realiza el proyecto de salvación y la liberación del hombre es decir que, en el gran plan de revelación del Padre, Cristo representa no una palabra, sino que él es la Palabra por excelencia. En Jesús de Nazaret podemos ver que ha sucedido algo decisivo para la humanidad, y en él encontramos la clave para interpretar la vida, la garantía de realización de un proyecto renovado de humanidad. 39 DE VOS, Francisco, Pensar la catequesis, Editorial Claretiana, Argentina, 2001, p.42 45
  52. 52. Por tanto, Jesucristo es la respuesta de Dios a nuestras expectativas. La manera humana de ser, puesto que su muerte-resurrección, constituyen el sello definitivo para encontrar el sentido de la vida y su historia. Finalmente en él tiene sentido el trabajo, el sufrimiento, el amor y la esperanza, la vida y la muerte, la historia y el futuro. En el ejercicio de la catequesis influye necesariamente la dimensión Cristocéntrica y personalista de la Palabra de Dios encaminandonos al encuentro de tu a tu con Jesús, por lo cual la catequesis es comunicación personal e invitación a un encuentro personal con Cristo para que desde esta experiencia podamos revisar nuestras vidas y emprendamos el camino de comunión con Dios con la naturaleza y con los otros; asumiendo en nosotros su manera de ser y hacer. La Palabra de Dios, antes que ser algo, es Alguien: por eso la catequesis debe ser ante todo mediación para el encuentro con Cristo. “En el centro de la catequesis encontramos esencialmente una Persona: la de Jesucristo. En este sentido el fin definitivo de la catequesis es poner a uno no sólo en contacto sino en comunión, en intimidad con Jesucristo”40; con ese alguien que nos interpela, nos confronta y estimula a ser diferentes y auténticos hijos de Dios. Entonces la catequesis es el anuncio de Cristo, en la plenitud de su persona y de su misterio, es el centro indiscutible de la comunicación catequética y punto de referencia de su contenido a fin de que sea él conocido y amado; para nuestra realización como personas. El cristocentrismo es lo principal del anuncio y el verdadero agente y protagonista de toda la catequesis y a través de ella se trasmite la enseñanza de Jesucristo, la verdad que él comunica o la verdad que él es; puesto que lo que se enseña es a Cristo, el verbo encarnado e Hijo de Dios y todo lo demás es referencia a El; de igual forma, el único que enseña es Cristo y cualquier otro, lo hace en la medida en que es portavoz suyo, permitiendo que Cristo enseñe por su boca. Únicamente, un anuncio abierto de la vida y misterio del Señor, es una verdadera catequesis, la que nos lleva a la comunión íntima con su persona; centro y guía absoluta para la vida humana. 40 Catechesi Tradendae, n. 5 46
  53. 53. CAPITULO TERCERO EL CATEQUISTA SU ITINERARIO DE FORMACIÓN EL SER DEL CATEQUISTA 3.1 PERFIL DEL CATEQUISTA Dentro del trabajo de la comunidad cristiana hay que plantear el perfil del catequista en la dimensión pastoral en el que se desempeña. Debido a la realidad y exigencias actuales de la catequesis, se siente la necesidad de personas convincentes y significativas, desde el punto de vista humano y cristiana. Es importante puntualizar que el catequista es eficaz más que por sus capacidades, por su ser y su espiritualidad. Rasgos específicos que debe tener el o la catequista: Una suficiente MADUREZ HUMANA, como base para su crecimiento en la fe, puesto que el será el acompañante en el camino de madurez humana y cristiana de sus catequizandos. “el ejercicio de la catequesis, constantemente discernido y evaluado, permitirá al catequista crecer en equilibrio afectivo, en sentido crítico, en unidad interior, en capacidad de relación y de diálogo, en espíritu constructivo y en trabajo de equipo”41 Debe contar con una PROFUNDA ESPIRITUALIDAD E IDENTIDAD CRISTIANA Y ECLESIAL. Como educador de la fe tiene que poseer una seria y convincente vida de fe, una cierta madurez de fe, para que pueda presentarse no solo como maestro, sino sobre todo como testimonio creíble, capaz de comunicar no sólo una enseñanza, sino una formación cristiana integral, con fe profunda y clara identidad cristiana, alimentada por la oración y la experiencia sacramental. 41 CELAM Directorio General para la Catequesis , No. 239, p.230; C.f. CAL 201 47
  54. 54. El o la catequista tendría que encarnar y mostrar visiblemente el nuevo modelo de creyente, con un sentido y experiencia de Iglesia, con actitud interiorizada de pertenencia, de sensibilidad comunitaria y conciencia apostólica. Tiene que ser hombre o mujer de su tiempo, totalmente identificado con su gente, abierto a los problemas reales y con sensibilidad cultural, social, política. Solo con gente encarnada en la realidad del mundo se puede imaginar hoy una catequesis a la altura de las exigencias actuales. Con honda sensibilidad cultural y social para interpretar desde el Evangelio la realidad en que vivimos, con sus valores, sus desafíos y sus sombras. Una persona con sólidos y amplios conocimientos doctrinales y pedagógicos; pero dispuestos también a seguir actualizándose. Hombres y mujeres con gran espíritu comunitario que participen activamente en la vida de la comunidad parroquial, capaces de emprender un trabajo en equipo. El comunicador esencial es Dios. El agente catequista es un colaborador de Dios. El catequista tiene que ser fiel al mensaje y ritmo de Dios. El catequista tiene que poner todos sus talentos humanos al servicio de la acción evangelizadora. El catequista debe inculturizarse para traducir en un lenguaje correcto el mensaje que debe transmitir. El catequista debe elegir el canal correcto para llevar el Evangelio. Para respetar la libertad del destinatario, la catequesis debe centrarse en el testimonio de vida y la santidad del catequista. COMO DIMENSION HUMANA: Equilibrio psicológico: conocimiento y aceptación de sí mismo y de su historia personal, estabilidad emocional y madurez afectiva. Actitud de escucha, diálogo, apertura y valoración de los demás. Disposición y capacidad para trabajar en equipo. Solidaridad, responsabilidad y generosidad. Capacidad para discernir los acontecimientos con conciencia crítica y visión de futuro. 48
  55. 55. Capacidad de comunicación, acompañamiento y empatía con el grupo. Nivel académico adecuado al grupo. Integrado a su núcleo familiar y a su comunidad humana. Capacidad para promover procesos de cambio y resolución de conflictos. DIMENSION ECLESIAL: Conciencia de su vocación, compromiso bautismal y vivencia de su espiritualidad propia. Capacidad de testimoniar la enseñanza mediante la oración, el servicio y el testimonio. Integración y participación activa en su comunidad eclesial. Integración a la pastoral parroquial y diocesana en comunión con sus pastores. DIMENSION CATEQUISTICA: Conocimiento del lugar de la catequesis en el proceso evangelizador y de la naturaleza y tareas de la catequesis. Conocimiento y destreza de los métodos aplicables a la catequesis. Compromiso de formación permanente. Capacidad de generar procesos grupales, respetando la autodeterminación y libertad. Actitud y capacidad para ayudar al catequizando/a ser protagonista de su propio proceso de educación en la fe. 3.2 IDENTIDAD DEL CATEQUISTA La Identidad del catequista, se va haciendo poco a poco, no es una cuestión mágica, sino que se necesita un tiempo lógico para crecer en espíritu y en conocimiento. El núcleo central de la verdadera identidad del catequista está en la toma de conciencia de que es Iglesia y que actúa en su nombre. La identidad del catequista supera en exigencias, por su naturaleza, a la identidad del cristiano como tal. Está íntimamente relacionada con el testimonio, con el envío 49
  56. 56. oficial de parte de la Iglesia, con las relaciones “catequista-asesor” y “catequistadestinatario”. El catequista, además de los derechos y deberes propios de todo cristiano, recibe y ejerce una misión que no le es propia, sino de la Iglesia que le da su mandato y lo envía a trabajar en su nombre El ser del catequista dependerá de su identidad con Cristo, de modo que su acción brote, del testimonio de su vida, del encuentro con Cristo, con su palabra que le irá dando su identidad cristiana. También alimentara la conciencia apostólica del catequista, su sentido evangelizador. Para el Papa Juan Pablo II, el modelo a seguir por el catequista, es la figura de Juan el Bautista, tal como lo señala repetidamente en el mensaje que él dirigió a los catequistas con ocasión de la celebración del Jubileo, afirma el Papa: “En Juan el Bautista encontrareis los rasgos fundamentales de vuestro servicio eclesial. Al confrontaros con él, os sentís animados a realizar una verificación de la misión que la Iglesia os confía. ¿Quién es Juan Bautista? Es, ante todo, un creyente comprometido personalmente en un exigente camino espiritual, fundado en la escucha atenta y constante de la palabra de salvación. Además, testimonia un estilo de vida desprendido y pobre; demuestra gran valentía al proclamar a todos la voluntad de Dios, hasta sus últimas consecuencias. No cede a la tentación fácil de desempeñar un papel destacado, sino que, con humildad, se abaja a sí mismo para enaltecer a Jesús”42. Como Juan el Bautista el catequista está llamado a indicar en Jesús al Mesías esperado, al Cristo; tiene como misión invitar a fijar la mirada en Jesús y a seguirlo, porque sólo El es el Maestro, el Señor, el Salvador. Como el precursor, el catequista no debe enaltecerse a sí mismo, sino a Cristo. Todo está orientado a El: a su venida, a su presencia y a su misterio. El catequista debe ser voz que remite a la Palabra, amigo que guía hacia Esposo. Y, sin embargo, como Juan, también él es, en cierto sentido, indispensable. Porque la 42 Juan Pablo II, Revista, Jubileo, mensaje del Papa, 2000. 50

×