Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Capital humano e innovación… ¿Vuelve Marx?
Durante los años 70 y 80, las compañías definieron sus estrategias con base en ...
¿Qué pasa en este mundo globalizado del siglo XXI? En un mundo globalizado se
complica seguir unas normas morales, muchas ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Capital humano e innovación… ¿Vuelve Marx?

1,646 views

Published on

Capital humano e innovación… ¿Vuelve Marx?

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Capital humano e innovación… ¿Vuelve Marx?

  1. 1. Capital humano e innovación… ¿Vuelve Marx? Durante los años 70 y 80, las compañías definieron sus estrategias con base en ideas de grandes “gurús” como Kaplan o Norton, quienes marcaron objetivos exponenciales de crecimiento basados en economías de escala. Hoy, parece que hemos perdido la cordura por la automatización y producción a bajos costes; sin embargo, me gustaría recuperar el valor del mayor capital con el que puede contar una empresa: el capital humano. Juan Antonio Muñoz-Gallego∗ Para el filósofo Karl Heinrich Marx, el trabajador debe ocupar un papel central y lo reivindica con el lema "el poder del pueblo". Aunque no me sienta totalmente identificado con su teoría, me parece que, poco a poco, el trabajador recupera la voz y el poder en la empresa actual. Si entendemos la competitividad como la productividad con la que una empresa utiliza su capital humano, económico y de recursos, significa que todas nuestras acciones tienen un impacto determinante en el resultado final, es decir, en la productividad. Pero, ¿Cómo se puede aumentar, y mantener, esa competitividad? Algún cándido diría que con salarios bajos o deslocalizando. Esto resulta importante de cara a la eficacia operacional; sin embargo, una buena estrategia no se queda ahí. La innovación es la base de la ventaja competitiva, no sólo constituye un factor de éxito, sino de supervivencia en este siglo. Por ello, no es de extrañar que todas las ideas innovadoras nazcan de nuestro capital humano, ¿sabe de máquinas que produzcan ideas innovadoras? De acuerdo con esto, lo que nos diferencia de los competidores son las mentes que integran nuestro proyecto, así que es crucial aprovechar el talento de todos los integrantes a la hora de innovar. El efecto colateral es que los empleados se sienten impulsados por el aprendizaje, por la contribución en el futuro de la empresa y por el reconocimiento de su valor. Es, en definitiva, una fuente de motivación muy económica. En este sentido, la gestión de los recursos humanos es fundamental al administrar el capital más importante de una empresa. Perder la mente prodigiosa de la empresa afecta nuestro presente y futuro, dimensión que no se ve en la anticuada cultura de “todos somos prescindibles”. La actitud de un directivo Esta gestión del capital humano y búsqueda de la innovación parece trivial, pero no es capaz de lograrse en la mayoría de las empresas. Requiere unos directivos, como decía Peter Drucker, con cuerpo y alma, con cabeza y con manos. A lo que añadiría una cosa más, flexibilidad, ya que en el mundo empresarial ‘clásico’, un directivo debía ser una persona ético y con una fuerte unión a la cultura corporativa.
  2. 2. ¿Qué pasa en este mundo globalizado del siglo XXI? En un mundo globalizado se complica seguir unas normas morales, muchas veces determinadas por la religión. Eso significa que si algo es correcto o no, dependerá del lugar en el que estemos en el globo terráqueo o de la cultura de la persona con la que tratemos. Por ejemplo, una encuesta que leí recientemente preguntaba: ¿A quién salvarías en caso del hundimiento de un barco: a tu hijo, a tu mujer o a tu madre? En el mundo occidental, la mayoría respondió que salvaría a su hijo; en Medio Oriente, el 90 por ciento de los encuestados salvaría a su madre. El motivo que dieron los encuestados en este último caso: que madre sólo hay una. Así que, el nuevo directivo, creo gratamente, deberá tener una visión más global y mayor empatía con todas las culturas. Como vemos en la encuesta todas las posiciones son diferentes pero igual de validas y nos debemos acostumbrar a ello. El trabajo tradicional, puestos de trabajo, habilidades, estrategias, miedos y expectativas no serán válidos a partir de ahora, como comentan Jonas Ridderstrale y Kjell Nordström en el libro Funky Business. En el entorno actual, los directivos deberán buscar constantemente negocios innovadores; negocios diferentes, formación constante y una obsesión por encontrar una visión distinta de las cosas. Además de que es imposible ir contracorriente, o al menos no parece interesante, hoy el mundo empresarial requiere innovación, cuidado del capital humano y, sobre todo, ambición por el cambio. ∗ Juan Antonio Muñoz-Gallego es Socio Fundador de Unkasoft y Director de Proyectos en mCentric juan.mgallego@navegalia.com

×