Diccionario de derecho romano (1)

15,321 views

Published on

1 Comment
14 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
15,321
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
20
Actions
Shares
0
Downloads
351
Comments
1
Likes
14
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Diccionario de derecho romano (1)

  1. 1. DiccionariodeDerecho romanoSegunda ediciónMarta Moiineau lduarte
  2. 2. OXFORDUNIVERSITY PRESSAnionioC3~0142. San K-hel.Uelegactbn Cu.iuh~Cnior.( P 06470. Mhtco, T> FT d 5592 4277. Fw: 5705 3738, c-mail orfordgoupmcx.com mxOxford Ilnir.niry Prrss es un drpñn.imenlii Jc Ii Uniemidad de OfordI>romurr.el ohjciivo de .a Unicrr~dadr i l s n o 3 Id ewclencia en la inznip.i;ihn. cnidici0aiy rd~ca;ion incdiamc piihlicncionir rn iodo cl mundo citOxford New YorkAuckland Cape Town Dar es Sal- Hong KongKarachi Kuala Lumpur Madrid Melbaurne Mexico CityNairobi New Delhi Shanghai Taipei ToronloCon oficinas enArgentina Austria Brazil Chile Czech Republic France GreeceGuatemala Hungary ltaly Japan Poland Portugal Singapare South KoreaSwitzerland lhailand Turkey Ukraine VietnamÁrea de Derecha y Ciencias SocialesColección Diccionarios JurídicosAcodemicconsulfanl: Leonel Peremieto CastraComrnissioningeditor: Flor Maria Dlaz SotoDirección edifodol: Mano Andds Aliaga ValenmelaEdición: Sergio Gerardo López HernandezProducción: Paula Sosa JimCnez~ ~~SupervU-ihn; Gloria Luz Olguin SarmientoPortodo: Brenda Reyes CoinDICCIONARIO DE DERECHO ROMANOTodos Ins derechos reservados O 2006. resoecto a la seminda edición m ide recuperación o transmitirre, en ninguna foma ni por ningún medio,sin la autorización previa y por escrito deOxford Univenily Presr México, S.A. de C.V.Las consultas relativas a la reproducción deben enviarse al Depaitamentode Derechos de Autor de Onford Univenity Presr México, S.A. de C.V.,al domicilio que se señala en la pane superior de esla página.Miembro de la Ctimara Nacional de la IndustriaEditorial Mexicana, registro número 723.ISBN 970-613-826-9Impresa en MéxicoMarzo de 2006En la comporiciOn de crta abra, rcalilada porRos~nnaTreviñoPcslalaui Nijm. 832,Col Narvartc,03020,México,D.F.,sc usamn lipoiTrajan (29ptr.)v Bembo 1105113otr.1.El tiraje fue de 2 000cjcmplarer.
  3. 3. A Román, como siempre
  4. 4. Este diccionario, además de contener las voces más usuales co-rrespondientes a la materia que trata, incluye una lista de empe-radores romanos y otra de los principales jurisconsultos, unglosario de términos latinos equivalentes a cada una de las entra-das que en el diccionario figuran en español y, por último, unabibliografia básica sobre el derecho romano y sobre la historia deRonia. En cuanto a las listas de emperadores yjuristas ronianos, ser-virán al lector para ubicar la época de algunos de ellos, cuando losencuentre mencionados en el texto. Por lo que al glosario correspon-de, creemos que de esta manera será más sencillo acceder a las vocesque el diccionario contiene. Independientemente de las obras ci-tadas en la bibliografia, también se recomienda al lector consultarlas fuentes jurídicas romanas. En este diccionario las referencias aesas fuentes se incluyen, en su caso, entre paréntesis, en el texto co-rrespondiente a cada una de las voces o entradas.La manera de citarlas es la siguiente:Por lo que atañe a las Instituciones de Gayo, la cita empieza conel nombre del autor y después los núnieros del conieutario yfragmento correspondientes. Por ejemplo: Gayo, 4, 75, indicaque la referencia pertenece al comentario número 4, fragmen-to 75, de sus Instituciones.Las citas al Corpus iirris tivilis deJustiniano aparecen de la formasiguiente: el Código está citado anteponiendo la letra C a losnúmeros que sucesivamente indican el libro, el título y el frag-niento respectivo; de esta manera, C. 4, 44, 2, nos remite allibro 4, titulo 44, fragmento 2.El Digesto se cita mencionando primero el nombre del juris-consulto referido en esta obra, anteponiendo después Id letraD a los núnieros que indican el libro, título, fragmento y pa-rágrafo. Al parágrafo inicial se le llama principio, en latín prin- "ii
  5. 5. cipium, y se indica con las letras pr.; los siguientes se designan connumeración sucesiva a partir del número 1. Por ejemplo: Paulo, D. 44,7, 3 pr. remite a un texto de Paulo, citado en el Digesto en el libro44, título 7, al principio del fragmento 3, mientras que Ulpiano, D. 2,14, 1, 4, indica que nos referimos a un texto de Ulpiano citado tambiénen el Digesto, en el libro 2, título 14, fragmento 1, parágrafo 4.De ser varios autores se omiten sus nombres.Las Instituciones están citadas con la abreviatura Inst. y luego los núme-ros que indican el libro, título y párrafo; así, por ejemplo, Inst. 2, 1, 7se refiere al libro 2, título 1, párrafo 7.Por último, las Novelas se citan mediante la abreviatura Nov. más elnúmero de la novela de que se trate y del capítulo respectivo; por ejem-plo, Nov. 117, 5.- Cabe señalar que en la definición de casi todas las voces hay remisionesa otras voces; esas remisiones están indicadas con el símbolo ».
  6. 6. abandono noxal En latín, noxadatio. Facultad de quien ejercía lapatria potestad o el dominio, deentregar o abandonar al autor mate-rial de un delito, bien fuera el hijoo el esclavo, en manos del ofendido,quien en virtud del delito se con-vertía en acreedor del primero. Laexpresión proviene de noxa, en latínsinónimo de delito. Las accionesnoxales no eran otras sino las quedel delito respectivo derivaran, laacción de hurto o de lesiones, porejemplo,pero dirigidas en contra delpadre o del dueño. El abandononoxalse efectuaba por medio de una man-cipación. Si se trataba del hijo, aun-que quedaba en poder del ofendidono perdía la calidad de hombre li-bre. En el derecho antiguo el aban-dono noxal se dio tanto con relacióna los hijos, de uno o de otro sexo,como con relación a los esclavos, yaque el padre o el dueño era respon-sable de los daños causados por unosu otros y de no pagar la indemniza-ción correspondiente podía libe-rarse abandonando al culpable. Enla época deJustiniano, como se po-día perseguir directamente al hijoo a la hija, el abandono en noxa seredujo a los esclavos. (Gayo, 4, 75-79; C. 3, 41; D. 9, 4; lnst. 4, 8.) »acciones reipersecutorias, penales ymixtas; delito; delito de lesiones; es-clavitud; mancipación; mancipio;patria potestad; propiedad; robo.accesión En latín, accessio. Cons-tituía un modo adquisitivode la pro-piedad, que consistió en la uniónde dos cosas muebles o inmueblescomo consecuencia de una fuerzanatural o por voluntad de las per-sonas. Si las cosas pertenecían a dospersonas podían surgir problemas.Generalmente se resolvían aten-diendo al principio según el cualel propietario de la cosa principalsería también propietario de la ac-cesoria; era necesario, en cada caso,determinar cuál era la cosa princi-pal y cuál la accesoria. Para los sa-binianos la cosa principal era la demayor valor, mientras que para losproculeyanos era principal la quedeterminaba la función del conjunto.Siempre que una de las cosas fuerala tierra, ésta tendría el carácter decosa principal. Se consideraron va-rios casos de accesión. Unión de cosamueble a cosa mueble: soldadura,
  7. 7. or&n ferruminatio; bordado o tejido, tex-tura; coloración de telas, tinctura;escritura sobre papel o pergamino,scripturay pintura hecha sobrelienzoo madera, pictum. Unión de cosamueble a cosa inmueble: siembra,satio; plantación, plantatio y edifica-ción, inaedijicatio. Finalmente, uniónde cosa inmueble a cosa inmueble:avulsión, avulsio, que tenía lugarcuando una porción de terreno eraarrancada por la fuerza de la co-rriente de un río para adherirse aotro fundo; aluvión, alluuio, queconsistía en el incremento de losfundos ribereños por el movimien-to del agua; isla nacida en un río,insula injumine nata, cuando nacíaen medio, la propiedad les corres-pondía a todos los propietarios ribe-reño~,si no, sólo a los de la riberamás próxima, y río que abandonasu cauce, alueus derelictus, la tierrasería de los propietarios ribereñosen forma proporcional. (Gayo, 2,70-78; D. 22, 1; Gayo, D. 41, 1,7:1-6, 10-12; Gayo, D. 41, 1,9: 1-2;Inst. 2, 1: 20-24, 26, 29, 30-34.)i+ cosas inmuebles y cosas muebles;cosas principales; proculeyanos,escuela de los; propiedad; sabinia-nos, escuela de los.acción En latín octio. La palabratuvo varias acepciones en el dere-cho romano. 1. En primer lugar hayque niencionar la definición clási-ca del jurista Celso: "La acción-nos dice- no es otra cosa sinoel derecho de perseguir judicial-niente lo que le deben a uno"(Celso, D. 44, 7, 51). 11. La accióntambién fue contemplada comoparte del derecho subjetivo, que laacción venía a proteger; así, encon-tramos tantas acciones como dere-chos subjetivos existieron. De estamanera, el derecho clásico ofreceun verdadero repertorio o catálogode acciones de las que se han hechovarias clasificaciones,desde Gayo (Ga-yo, 4, 1-9) basta el derecho posclá-sico, así como las realizadas conposterioridad por las diferentes es-cuelas jurídicas europeas. 111. Enplural, acciones sirvió para designara uno de los sistemas de procedi-miento del derecho romano, el másantiguo, Ilaniado de acciones de laley. IV. Finalmente, losjuristas ro-manos utilizaron la palabra tambiénen plural para referirse a esa ramadel derecho que ahora conocemoscomo derechoprocesal. Por ejemplo,eljurista clásico Gayo dedica la ÚI-tima parte de su libro Institucionesal estudio del "derecho de las accio-nes" (Gayo, 4). En la compilaciónjustinianea también se usa accionesen lugar de derechoprocesal, termi-nología, esta última que, por otro
  8. 8. lado, no es romana. (D. 42,43 y 44;Inst. 4, 6.) » 11. acciones adyecti-cias; acciones arbitrarias; accionesciertas y acciones inciertas; accio-nes civiles; acciones de derecho es-tricto y accionesde buena fe; accionesde hecho; acciones ficticias; accio-nes honorarias; acciones perpetuasy accionestemporales; accionespre-judiciales; acciones privadas y ac-ciones populares; acciones reales yacciones personales; acciones rei-persecutorias, penales y mixtas; ac-ciones útiles. 111. procedin~ientode acciones de la ley.acción de deslinde En latín, actiojniurn rqqundorum. Se utilizó parapedir que se fijaran los límites o lin-deros (fines) de un predio rústico.(C.3, 39; D. 10, 1; Inst. 4, 17, 6.)acción de división de cosa co-mún En latín, actio communi di-vidundo. La tenían los copropietariospara pedir la división de la cosa co-mún. (C.3,37,38; D. 10,3.) »copro-piedad; cosa.acción de la ley por aprehen-sión corporal En latín, legis ac-tio per manus iiiiectionem. Es una delas dos acciories ejecutivas del pro-cedimiento de acciones de la ley.Tuvo rasgos de la venganza priva-da o justicia por propia mano. Seaplicaba para ejecutar deudas reco-nocidas judicialmente o de cuya de lil lqiexistencia el deudor no hubiera he- PO@~ehefi~"rorporelcho ninguna objeción. El actor,frente al magistrado y en presen-cia del deudor, le ponía la manoencima y pronunciaba las palabrascorrespondientes a esta acción. Eldemandado no podia oponerse ala acción, pero se permitía que untercero, vitidex o garante, lo hicie-ra, colocándose desde ese momen-to en la posición del demandado yarriesgándose, si su objeción fuereinfundada, a ser condenado hastapor eldobley asufrirlas consecuen-cias de una nueva manus iniectio,que el acreedor estaba facultado aejercer en su contra. Si se compro-baba la procedencia de la acción, elacreedor podia llevarse al deman-dado, o al vindex, si fuera el caso, ymantenerlo en calidad de prisione-ro durante 60 días, plazo duranteel cual debía exhibirlo tres veces enelforo, los días de mercado, procla-mando la cantidad de la deuda,por si algún pariente o amigo de-cidía pagar por él. De no sucederasí, el acreedor podía venderlo co-mo esclavo, o podía darle muerte.Una ley del año 326 a. C., la leyPoetelia Papiria, prohibió el encar-celamiento privado por deudas ci-viles, y a partir de ese momento laejecución de una sentencia debió
  9. 9. aaón de la dirigirse sobre los bienes y no so-ley ~ ~ ~ P ~ e s f abre la libertad o la vida del senten-iaoamentalciado. (Gayo, 4,21-25.) acción;actor; demandado; Ley PoeteliaPapina; magistrados; procedimientode acciones de la ley.acción de la ley por apuestasacramental En latín, legis actiosacramento. Una de las tres accionesdeclarativas del procedimiento deacciones de la ley. Su nombre de-riva de una apuesta en dinero (sa-cramentum)que las partes efectuabancualquiera fuera el objeto del liti-gio. La cantidad variaba entre 500y 50 ases, según el valor del objetolitigioso fuera de 1000 ases o infe-rior. El vencido perdía la cantidaddepositada, que adquiría el carácterde una pena, y en un principio seentregaba al templo y después al fis-co; el ganador la recuperaba. Eljuezdecidía quién ganaba o quién per-día el sacramentum, decidiendo, demanera indirecta, sobre el fondodel litigio. (Gayo, 4, 13-16.) »as;juez; procedimiento de accionesde la ley.acción de la ley por emplaza-miento o notificación En latín,legis actioper condictionem.Es una delas tres acciones declarativas del pro-cedimiento de acciones de la ley. Sunombre deriva de la palabra latinacondicere,que quiere decir notijicaroemplazar. Fue una acción especial quese podia ejercer para reclamar unadeterminada suma de dinero o unacosa determinada, esto es, indivi-dualmente designada. Ante el ma-gistrado, el actor expresaba qué cosao qué suma reclamaba; si el deudoraceptabaladeuda,su aceptaciónpon-dría fin aljuicio, pero si la negaba,el actor lo emplazaba para elegirjuezen un plazo de 30 días. (Gayo,4, 17-19.) bb magistrados; procedimien-to de acciones de la ley.acción de la ley por petición deunjuez o de un árbitro En la-tín, legis actio per iudicis arbitrivepos-tulationem. Una de las tres accionesdeclarativas del procedimiento deacciones de la ley. Fue una acciónespecial que se podia ejercer en doscasos. En primer lugar, en el casode las acciones divisorias; como noexistía una verdadera controversia ylas partes sólo buscaban la particiónpara obtener lo que les correspon-día, la persona que resolvía el liti-gio recibió el nombre de árbitro. Ensegundo lugar, esta acción procedíaen el caso de créditos resultantes deuna estipulación.(Gayo,4, 17.) bb ac-ción de deslinde; acción de divisiónde cosa común; acción de particióndeherencia; acciones reales y accionespersonales; estipulación; procedi-miento de acciones de la ley.
  10. 10. acción de la ley por toma deprenda En latin, legis actioperpig-noris rapionem.Una de las dos accio-nes ejecutivas del procedimientode acciones de la ley. Fue la únicaque se realizaba fuera del tribunal.Sirvió para reclamar créditos de ca-rácter religioso, como cuando nose había pagado un animal desti-nado al sacrificio, créditos quetuvieran que ver con los militares-así, si un soldado no recibía susueldo podia tomarlo en prenda deaquel encargado d e distribuir-lo-; y créditos fiscales.El acreedor,después de pronunciar las palabrasprescritas, podia tomar una prendadel deudor para cubrir el crédito.Gayo opina que por ser necesarioel empleo de determinadas palabras,a esta acción se la incluyó como unade las accionesdel procedimiento deacciones de la ley, aunque hubo quie-nes no pensaron lo misnio, "porquela pignoris capio ocurría en forma ex-trajudicial, es decir, no se hacía anteel pretor y a menudo aun en ausen-cia del adversario". (Gayo, 4,29.) »procedimiento de acciones de la ley.acción de partición de heren-cia En latin. arriafamilia (h)erriscwtdae.Acción para que los coherederospidieran la división de la herencia.(C.3, 36 y 38; D. 10, 2.) » fanii-lia; herencia.acción para completar la legi- adñdntima En latín, actio ad supplendam "ivi"diuo"legitimam. Acción del herederotestamentario que hubiera recibidouna cantidad menor que la porciónlegítima que la ley le garantizaba,para pedir que esa cantidad fueracompletada. (C.3, 28; D. 5, 2; Inst.2, 18; Nov. 115.) » heredero; le-gítima; testamento.acción publiciana En latin, artioPubliciana in rem. Acción honorariasemejante a la reivindicatoria, crea-da por el pretor para proteger lapropiedad bonitaria y que le servíaal propietario bonitario para pedirla restitución de la cosa a cualquiertercero. La acción publiciana era unaacción ficticia y así, el pretor en lafórniula respectiva ordenaba aljuezcondenar al demandado si se proba-ba fundada la acción del actor, pro-pietario bonitario, a quien deberíaconsiderar propietario quiritario co-mo si ya hubiera pasado el tiemponecesario para la usucapión. (D. 6,2.) » acción; acción reivindica-toria; acciones civiles y accioneshonorarias; acciones ficticias; actor;cosa; fórmula;juez; pretores; pro-cedimiento forn~ulario;propiedadbonitaria; propiedad quiritaria; usu-capión.acción reivindicatoria En latin,reivindiratio. Acción real otorgada
  11. 11. aiiioncr al propietario quiritario para de-adyerri&r fender su derecho frente a cualquiertercero. (D. 6, 1.) »acciones realesy acciones personales; derecho; pro-piedad quiritaria.acciones adyecticias En latín, ac-tiones adiectictiae qualitatis. Nombre noromano, adoptado posteriormcntepara englobar diversas accionescontra el padre de familia, comoresponsable de los negocios admi-nistrados por sus hijos o esclavos.Eran las mismas acciones nacidas delos negocios correspondientes, perocon una trasposición de sujetos enla fórmula, el hijo o el esclavo en laintentio y el padre en la condemnatio.(Gayo, 4, 69-74; Inst. 4, 7.) N es-clavitud; fórmula; procedimientoformulario.acciones arbitrarias En latín, ac-tiones arbifrariae.En el procedimientoformulario la condena era pecunia-ria. Por eso, si se perseguía la res-titución o exhibición de una cosase debía ejercer una acción arbitra-ria, esto es, que contuviera una &u-sula arbitral en la que el niagistradoinstruía al juez para que antes decondenar al demandado le orde-nara restituir o exhibir la cosa; siobedecía sería absuelto, si no con-denado a pagar la cantidad fijada enla sentencia, que podía ser mayor6 que el valor de la cosa de que se tra-tara. Dicha cláusula se insertaba entodas las accioues reales. (D. 13, 4;Inst. 4, 6, 31.) N acciones reales yacciones personales; cosa;juez; ma-gistrados; procedin~ientoformu-lario.acciones ciertas y acciones in-ciertas En latín, actiones certae yactiones incertae. Las primeras sereferían a alguna cosa o cantidadde dinero establecida en la deman-da. En las segundas, eljuez deberíafijar en la sentencia la cantidadcorrespondiente. (Gayo, 4, 49-51;Ulpiano, D. 2, 5, 3 ; Ulpiano, D.10,3, 23; Papiniano, D. 45, 1, 121.)bb cosa.acciones civiles y acciones ho-norarias En latín, actiones civilesy actiones homrariae. Este criterio declasificación obedece a la fuentecreadora de la acción, que podía serel derecho civil o el bonorario. En-tre las acciones honorarias puedendistinguirse las siguientes: accionesad~ecticias,acciones de hecho, ac-ciones ficticias y acciones Útiles.acciones adyecticias; acciones dehecho; acciones ficticias; accionesútiles; derecho.accionesde derecho estrictoy ac-ciones de buena fe En latín, a&-nes stricti iuris y acrioaes honacf;dei.En las primeras eljuez, al emitir su
  12. 12. fallo debía atenerse exactamente alos términos planteados en la fórmu-la; en las segundas, eljuez tenía unamayor discrecionalidad. (Gayo, 4,61-63; Paulo, D. 17,2,38; Inst. 4,6,28.) )) fórmula;juez; procedimien-to forn~ulario.acciones de hecho En latín, ac-tiones in facrum. Nuevas accionescreadas por el derecho honorario,fundadas en alguna situación dehecho no reconocida por el derechocivil. (D. 19, 5.) » derecho.acciones ficticias En latín, actio-nes.ficticiae. Acciones creadas por elderecho honorario, inspiradas enuna acción civil, en las que el ma-gistrado ordenaba al juez, en lafórniula respectiva, sustituir un he-cho real por una ficción; por ejeni-plo. considerar que ya había pasadoel tiempo necesario para adquiriruna cosa por usucapión. W accionesciviles y acciones honorarias; cosa;derecho; ficción jurídica; fórniula;juez; niagistrados; procediniieutoforniulario; usucapión.acciones perpetuas y accionestemporales En latín, adionesper-petuae y ai:tiows ternporoler. Estaclase toma en cuenta el plazo quese tenía para ejercer la acción. Alprincipio la acciones perpetuas seidentificaron con las civiles y lastemporales con las honorarias. Estas occionrrpriwdm yúltimas duraban el tiempo en que a~~i0"~spopulore~el magistrado que las creó estuvie-ra en funciones. Con la fusión delos derechos civil y honorario, lasacciones perpetuas fueron aquellascuyo ejercicio conteniplaba un pla-zo largo, como la acción hipote-caria, con un plazo de 40 años, ylas temporales, las que se extinguíanen un plazo más corto, como la quetenia el comprador para pedir la res-cisión del contrato por vicios ocul-tos de la cosa, que expiraba en seismeses. (Gayo, 4, 110-111; C. 7, 39;Inst. 4, 12.) » acción; accionesciviles y acciones honorarias; com-praventa; cosa; derecho; magistra-dos; prenda e hipoteca.acciones prejudiciales En latín,acfionespraeiudiciales.Si la finalidadde la acción era decidir una cuestiónprevia que daría lugar a un ulteriorlitigio, se estaba frente a una acciónprejudicial; por ejemplo, si se que-ría averiguar si un individuo eralibre o esclavo, para después denian-darlo a él o a su amo. (Gayo, 4,44;Iiist. 4, 6, 13.) esclavitud; estadode libertad.acciones privadas y acciones po-pulares En latín, acrionespr~vataey actionerpopulares. Este criterio tieneque ver con el individuo que podía
  13. 13. arcionei rrolu ejercer la acción. La acción eray n ~ o n c i privada cuando el particular actua-prnonalerba en defensa de su persona, sufamilia o su patrimonio, y popularsi se actuaba en defensa del interéspúblico, como la acción ejercida encontra del violador de sepulcros, con-siderados éstos cosas religiosas. (Ul-piano, D. 47, 12, 3 pr.; D. 47, 23.)tb cosas religiosas.acciones reales y acciones per-sonales En latín, actiones in remy actiones in personam. Las accionesreales servían para defender derechosreales, que son aquellos que auto-rizan la conducta del titular sobreuna cosa, como la propiedad, porejemplo.Las accionespersonales ser-vían para defender derechos perso-nales, que son los que autorizan laconducta ajena; por ejen~plo,la queel trabajador le debe al patrón enuna relación laboral. A las accionesreales también les llamaron vindi-cationesy a las personales condictiones.Este criterio de clasificaciónes muyimportante, porque a pesar de queel derecho romano no define los de-rechos reales, ni los personales,cono-ció la diferencia al distinguir entreacciones reales y personales. (Gayo,4, 1-5; Ulpiano, D. 44, 7, 25 pr.;Inst. 4, 6: 1-8). Dentro de esta clasi-ficación encontramos un grupo deacciones queJustiniano calificó deacciones inixtas, al explicar que teníancaracterísticastanto de acciones rea-les como de acciones personales; nosreferimos a las acciones divisorias.bb acción de deslinde; acción de di-visión de la cosa común; acción departición de herencia; propiedad.acciones reipersecutorias, pe-nales y mixtas En latín, actionesrei persequendae causa, poenales ymixtae. Este criterio atiende al ob-jeto que la acción perseguía. Lareipersecutoria, una cosa, comocuando se defendía la propiedad;la acción penal perseguía la multaprivada que era el castigo impues-to a los delitos privados, y la mixtaperseguía ambas cosas a la vez, lo-grando tanto una indemnizaciónpor el valor del objeto como unacantidad adicional por la pena. Éstefue el caso de la acción referente aldaño en propiedad ajena; la acciónde la ley Aquilia, que lo regulaba.Las acciones penales mostraban ca-racterísticas especificas muy biendefinidas. Eran acumulativas; estotiene dos significados:por un ladoquiere decir que la acción penal seacumulaba a la acción reipersecuto-ria, así, la víctima de un robo podíaejercer a la vez la acción reipersecu-toria y la acción derivada del delito;por el otro, significa que si el delitoera cometido por vanas personas, ca-
  14. 14. da uno de los delincuentes debía pa-gar la multa completa. Las accionespenales eran infamantes, esto es,traían aparejada la tacha de infamiay, finalment,:, eran intransmisiblespasivamente: sólo se podía perseguircon una acción penal al delincuen-te y no a su!i herederos. (Gayo, 4,6-9; Inst. 4., 6: 16-19.) » cosa;daño en propiedad ajena; delito;infamia; Ley Aquilia; propiedad.acciones Útiles En latín, actionesutile-s. Acciones creadas por el dere-cho honorario, inspiradas en algúnmodelo del derecho civil, designadocon el nombre de acción directa, cuyaaplicación venían a extender. (D.27,4.) N derecho.acrecimiento En latin, ius adcres-cendi. Tenía lugar cuando alguno delos herederos no adquiría la heren-cia, en cuyo caso su cuota venía aaumentar la.de los demás. El dere-cho de acrecei-también operaba entrecolegatanos. Se producía tanto en lasucesión legítima como en la testa-mentaria. (Inst. 2, 14, 7.) »here-dero; herencia; legado; sucesiónlegitima; testamento.acto contrario En latín, actu con-trarius. En el derecho romano antiguoel cumplimiento de una obligación,o sea, el pago no bastaba para extin-guirla. Era necesario que las partes,acreedor y deudor, realizaran ade- arro r o n Mmás un acto paralelo pero contra-rio, esto es, en sentido inverso, aaquel que habían realizado al nacerla obligación. Si ésta había nacidogracias a un acto formal, utilizan-do por ejemplo el cobre y la balanza,también se requería esta formali-dad, esto es, un pago por el cobrey la balanza (solutioper aes et libram).Además, existía la aceptilación (ac-ceptilatio) verbal para la extinción deuna obligación nacida de un contra-to verbal; para disolver una obliga-ción distinta de una verbal, primerose trasladaba a una estipulación, paradespués extinguirla por aceptilación.El acto contrario no sólo se referíaa las obligaciones, sino que tambiénse utilizaba para extinguir los efec-tos de otros actos o negocios jurí-dicos, empleando las formalidadesdel negocio creador. Así, por ejem-plo, si con el matrimonio se habíaestablecido la potestad marital porla celebración de una ceremoniaen el templo deJúpiter (confarreatio),para extinguirla era necesaria unaceremonia análoga (d#arreatio). (D.46, 4 ; Ulpiano, D. 50, 17, 35; Pau-lo, D. 50, 17, 153.) » contratosverbales; estipulación; matrimo-nio; negocios por el cobre y la ba-lanza; obligación; pago; potestadmarital.
  15. 15. ador actor En latín, actor; en españoltambién se le puede llamar deman-dante. Era, junto con el demanda-do, una de las dos partes de unproceso. El actor es el titular de laacción; en otras palabras, quienpide que se le declare o ejecute underecho. »acción; demandado; de-recho.adición de la herencia En latín,aditio heredifatis.Acto de aceptaciónde la herencia que deberían realizarlos herederos extrarioso voluntarios.Se podía hacer de dos formas: pormedio de la pro heredegestio o por lacretio. La primera era una aceptacióntácita que consistía en que el here-dero actuara como tal, usando, porejemplo, los bienes de la herenciao bien pagando las deudas de la mis-ma. La cretio apareció primero enla sucesión testamentaria, cuandoel testador exigía una aceptación for-mal e incluso establecía el plazo pararealizarla. En la sucesión legítimala adición de la herencia tambiénconsistía en una declaración formalde aceptación.Tanto en el testanien-to, si no se habia establecido unplazo, como en la vía legítima, elheredero podía hacerlo cuando qui-siera. Para agilizar el trámite exis-tía la usucapio pro herede, por la quecualquier tercero que obtuviera la10 posesión de los bienes hereditariosy la conservara pacíficamente porun año se convertiría en dueño deellos; esta usucapión desaparecióen la época de Adriano. Además, elpretor permitía a los acreedores he-reditariosinterrogar al heredero sobresu decisión. Se le concedía un plazopara deliberar (spatium deliberandi);si transcurrido el mismo no contes-taba, se presumía que repudiaba laherencia. Este plazo fue couserva-do con Justiniano, pero en sentidoinverso: si el heredero no contesta-ba, se presumía que había aceptado.Este emperador también establecióel beneficio de inventario, que per-mitía al heredero voluntario aceptarla herencia inmediatamente, lin~i-tando su responsabilidadal activo dela misma, previa la verificación de uninventario. Una vez hecha, la adiciónera irrevocable. (C.6, 30; D. 29, 2.)l b beneficio; heredero; herencia;posesión; pretores; sucesión legíti-ma; testamento; usucapiónadjudicación En latín, adiudica-fio. Uno de los elementos de lafórmula. La adiudicatio aparecía enlas fórmulas correspondientes a lasacciones divisorias: de deslinde, dedivisión de cosa común y de par-tición de herencia. La adiudicatiopermitía aljuez atribuir la parte quecorrespondiera a cada uno de loslitigantes, que podían ser vecinos,
  16. 16. copropietarios o coherederos. Estafigura también se incluye entre losmodos adquisitivos de la propiedad.(Gayo. 4, 39, 42; D. 10, 1; 10, 2;10, 3; Inst. 4, 6, 20.) » acción dedeslinde; acción de división de cosaconiún; acción de partición de he-rencia; fórniiila; propiedad.adopción y adrogación En la-tín, adopfio,adrogatio. Fuentes de lapatria potestad. Había dos clases deadopción: la adopción de una per-sona alieni iuris, que es la adopciónpropiamente dicha, y la adopción deuna persona sui iuris, que se llamóadrogación (adrogatio).En el primercaso, un padre adquiría la patria po-testad sobre un hijo ajeno, introdu-ciéndolo a su familia. Con base enLa interpretación de un preceptode la Ley de las XII Tablas, que es-tablecía que el padre que vendieraal hijo por tres veces perdería lapatria potestad, la jurisprudenciaestableció que para llevar a cabo laadopción se deberían realizar tresventas ficticias o mancipaciones delhijo. Después de las ventas el adop-tante reivindicaba la potestad sobreel adoptado. En el derecho justi-nianeo fue suficiente manifestar lavoluntad de adoptar ante un ma-gistrado. Para la adrogación eranecesaria la presencia del comiciocuriado; posteriormente fue sufi-ciente una autorización del em- odultnioperador. Las consecuencias de laadopción y de la adrogación eranlas mismas: las personas adoptadasadquirían los mismos derechos y de-beres que los hijos propios. La di-ferencia radicaba en que en la adop-ción se daba un cambio de familia: eladoptado pasaba de su familia ori-ginal a la del adoptante, mientrasque en la adrogación había la fusiónde dos familias, ya que el adroga-do entraba en la del adrogante, conlas personas que estuvieran suje-tas a su potestad y con sus bienes;el adrogado sufría una disminuciónde la capacidad jurídica mínimaal convertirse de rui iurir en alieniiuris. (Gayo, 1.97-107; C. 8,47; Mo-destino, D. 1,7,1; Gayo, D. 1,7,2;Celso, D. 1, 7. 5; Paulo, D. 1, 7, 6;Inst. 1, 11.) W comicios; disminucio-nes de la capacidadjurídica; estadode familia, persona; familia; juris-prudencia; Ley de las xo Tablas;mancipación; patria potestad.adulterio En latín, adulrerium.Relación ilícita entre un hombrey una mujer. En Roma, de acuer-do con una ley de Augusto, se con-sideró delito cuando era cometidopor una mujer casada, quien sufri-ría la pena de exilio, confiscaciónde una tercera parte de sus bienesy de una parte de su dote. Además,
  17. 17. ajnidd su padre podía darle muerte, a ellay al adúltero, si los sorprendía en supropia casa o en la del esposo, quienpor su parte, debía divorciarse, yaque de no hacerlo se le considera-ría culpable de lenocinio. Constan-tino introdujo la pena de muertecomo sanción del adulterio, penaque fue después confirmada porJus-tiniano. (C.9, 9; D. 48, 5.) » de-lito; dote; LeyJulia de adulterio.afinidad En latín, adjinitas. Pa-rentesco que en virtud del niatrimo-nio nacía entre un cónyuge y losparientes del otro: suegros, yernos,nueras, cuñados, etc. Para medidose recurría a la forma de medir elparentesco natural. La afinidadpodía ser entonces en línea recta oen línea colateral. En el primer casotenemos la que se establecía entresuegros(as), nueras, yernos; en elsegundo, entre cuñados. Tenía re-levancia en cuanto se le considerabaimpedjmento matrimonial, prohi-biéndose el matrimonio en línearecta hasta el infinito y en la colate-ral hasta el segundo grado, o sea,entre cuñados. El matrimonio quecontraviniera esta prohibición seconsideraría nulo y además se cas-tigaría como incestuoso. (Gayo, 1,63; Paulo, D. 38, 10, 10; Inst. 1, 10:12 6-7.) » cognación; matrimonio.agnación En latín, agnatio. Pa-rentesco civil o legal establecidosólo en vía masculina. Eran agna-dos del padre y agnados entre síaquellos que estaban sonietidos asu potestad. En otras palabras, susdescendientes y su mujer y sus nue-ras, en caso de que el matrimoniose hubiera celebrado establecién-dose la potestad marital o nlanur;si éste no hubiera sido el caso, lamadre no sería agnada de sus hijosy éstos tampoco de ella. En el de-recho romano antiguo, salvo algúncaso de excepción, fue el parentescoagnático el que producía conse-cuencias jurídicas. (Gayo, 1, 156;Inst. 1, 15.) bP matrinionio; potes-tad marital.aparcería En latín, colonia par-tiaria. Arrendamiento rústico en elque el arrendatario (colonuspartiarius)pagaba como renta una parte de lacosecha y tanto el colono conio elarrendador participaban de losriesgos de aquélla. (Gayo, D. 19, 2,25, 6.) » arrendamiento.apelación E n latín, appellatio.Recurso para impugnar una sen-tencia de un juez inferior ante unjuez superior. Este recurso fue in-troducido por el último sistema deprocedimiento y conJustiniano seconvirtió en el recurso por exce-
  18. 18. lencia. aplicable en cualquier caso.( C .7, 62-70; D. 49, 1-13.) »juez;procediniiento extraordinario.arrendamiento En latín, locatioconductio. Contrato nominado, con-sensual, oneroso, sinalagmático, in-tuiru rei y de buena fe. El contratode locario conductio englobaba trescontratos distintos: locatio condirctiorei, arrendamiento de cosas, o sim-plemente arrendaniiento; locatiocoiiductio operarum o arrendamientode servicios, contrato que hoy co-nocemos como contrato de trabajo, ylocatio conductio operis, literalmentearrendamiento de obra, que hoydesignamos contrato de obra. En elcontrato de locatio conductio rei, unapersona, el arrendador, locator, seconiprometía a proporcionar a otra,el arrendatario, cond~.rctor,el gocetemporal de una cosa noconsurni-ble, a cambio del pago temporal deuna determinada cantidad de di-nero o renta (merees). Un caso es-pecial de este contrato fue el deaparcería. Una prórroga (relocatio)del contrato podía operarse poracuerdo de las partes, o tácitamentesi el arrendatario continuaba usan-do la cosa y el arrendador no se opo-nía (relocatio tacita). En el contratode locatio conductio operarum, una per-sona, el trabajador (locafor),arren-daba sus servicios a otra, el patrón(conductor),a cambio de una remu-neración periódica en dinero. En e1contrato de locatio conductio operis,una persona. el conductor,se compro-metía a realizar una obra determina-da, y el locator, quien proporcionabalos materiales necesarios, pagaba elprecio. Existieron dos acciones paraque las partes del contrato pudieranexigir las obligaciones nacidas delmismo, la actio locati y la actio conduc-ti. (Gayo, 3, 142-147; C. 4, 65; D.19, 2; lnst. 3.24.) i b aparcería; con-trato; cosas consumibles.as En latín, as. Moneda romanade cobre, de 12 onzas.
  19. 19. bárbaros En latín, barbari. Ori-ginalmente fue la palabra que losromanos utilizaron para designara cualquier pueblo extranjero, nocivilizado y que tuviera una lenguaextraña; después el término se apli-có a los enemigos del Estado romanoy a los pueblos que no hubiesen ce-lebrado ningún tratado con Roma.beneficio E n latín, ben@cium.Las fuentes usan el término bene-ficios (beneficia) para indicar ciertasventajas que podían aprovecharles,siempreque las pidieran expresamen-te a las personas que se encontraranen determinada situación. 1 1 1.Be-neficio de abstención (benejinumabs-tinendi). Los descendientes de unapersona y las personas que estabanbajo su potestad en el momento desu muerte fueron conocidos comoherederos suyos y necesarios, por talmotivo no podían rechazar la he-rencia, bien fuera un intestado ouna herencia testamentaria. Sinembargo, el pretor les permitíaabstenerse de ella en caso de queprefirieran la venta de los bienespara pagar las deudas si se tratabade una herencia cuyo pasivo supe-rara al activo (Gayo, 2, 157-160).1 1 2. Beneficio de cesión de acciones(beneficium cedendarum actionum).Otorgado al deudor solidario, quepedía al acreedor la cesión de su ac-ción, si había pagado la deuda, parapoder cobrar lo que correspondía asus codeudores (Marcelo, D. 19, 2,47; Papiniano, D. 26, 7, 38, 2). 1 13. Beneficio de competencia (be-neficium competentiae). Otorgado adeterminados deudores para que lacondena no excediera de sus posi-bilidades económicas (Paulo, 50,17, 173 pr.; Inst. 4, 6, 37). 1 1 4.Beneficio de división (benejiciumdivisionis). Otorgado a los cofiado-res para que el acreedor fracciona-ra su demanda y dividiera la deudaentre los que fueran solventes (Gayo,3, 121; Ulpiano, D. 46, 1, 10; Papi-niano, D. 46, 6, 12). 1 1 5. Beneficiode excusión (brnejcium excussionis).Otorgado al fiador para rechazarla demanda del acreedor hasta quese dirigiera al deudor principal. / (6. Beneficio de inventario (brnefi-cium inwntan~].Otorgado a los here-deros voluntarios para que medianteinventario de los bienes del difun-to sólo respondieran de sus deudashasta el valor de los bienes heredi-
  20. 20. brn$& tarios. (1 7. Beneficio de separación(benejkium separationis).Otorgadoa los acreedores de la herencia paraque los bienes de ésta no se con-fundieran con los del heredero yde esta manera pudieran satisfacersu crédito (C. 7, 72; D. 42, 6).También el esclavo propio, manu-mitido e instituido como herede-ro en un testamento, que por lodemás era un heredero necesario,gozaba de este beneficio, ya que,como de ninguna manera podíarechazar o abstenerse de la heren-cia, si ésta estuviera cargada dedeudas podía pedir la separaciónde los bienes hereditarios de losque él mismo llegara a adquirircomo liberto. (Inst. 2, 19, 1.) »esclavitud; fianza; heredero; he-rencia; libertino o liberto; manu-misión; obligaciones correales osolidarias; pretores; sucesión legi-tima; testamento.
  21. 21. calendario Ea latín, calendarhm.Libro de contabilidad en el que losbanqueros asentaban los nombresde los deudores, asi como la suma de-bida y los interesa. » obligación.calendas En latín, calendae. Eldía primero del mes, que general-mente correspondía al término delvenciniiento de una deuda. (Iaulo.11. 45, 1, 46 pr.; Celso, D. 50, 16,98 pr.; Paulo, D. 50, 16, 132 pr.)» obligación; término o plazo.caso fortuito o fuerza mayor Enlatín, casus, vis maior. Accidente,que podía consistir en un hecho dela naturaleza, como un terremotoo una inundación; en un hechojurídico, si se sustraía alguna cosadel comercio, y también se conside-ró como caso fortuito la fuerzairresistible, la guerra, por ejemplo.De acuerdo con un principio ge-neral de derecho, por caso fortuito"no responde nadie" (Ulpiano, D.50, 17, 23); así, por ejemplo, elpropietario de una cosa sufría laspérdidas causadas por caso fortuito,a menos que otro asurniera esa res-ponsabilidad. En el campo contrac-tual, el caso fortuito podía hacerimposible el cumplimiento de unaobligación. (Gayo, D. 44, 7, 1, 4;Ulpiano, D. 50, 8, 2, 7.) »contra-to; cosa; cosas dentro del comercio,cosas fuera del comercio; obligación;propiedad.censores En latín, censores. Ma-gistrados, esto es, funcionarios pú-blicos de la época republicana. Secrearon en el año 443 a. C. Suprincipal función era realizar, cadacinco años, el censo de los ciuda-danos, confeccionando también laslistas de aquellos que ingresaríanen el Senado. Aunque no tuvie-ron poder discrecional de mandoo íntperiuni, gozaron de gran pres-tigio y en general la función fuedesempeñada por ciudadanos ex-perimentados que culminaban asíuna brillante carrerapolitica. Tam-bién intervenían en la concesiónde contratos de obras públicas yarrendamientos de terrenos esta-tales. Se les nombraba cada cincoaños para ejercer durante 18 me-ses.13eesta manera, aparte delcen-so, durante tres años y medio susfunciones eran ejercidas por otrosmagistrados, principalmente por loscónsules. Sus disposiciones teníanvigencia durante todo el quinque-
  22. 22. cesión nio, hasta que fueran designadoslos nuevos censores. (Pomponio,D. 1, 2, 2, 17.) » censo; cónsules;magistrados; República; senado.cesión En latín, cessio. Por mediode ella el acreedor transmitía su cré-dito a otra persona. Cuando se cedíaun crédito, se sustituía al primeracreedor por uno nuevo, lo quesignificaba que el acreedor original,o sea, el cedente, transmitía su cré-dito a otra persona, el cesionario;el deudor, que seguía siendo elmismo, recibía el nombre de cedido(cessus)y debia dar su consentimien-to y prometer el pago al nuevoacreedor. En el derecho romanoclásico no se podía hacer en formadirecta, ya que la obligación fueconsiderada un vínculo estrictamen-te personal. Sin embargo, la cesiónse pudo hacer por medio de otrasinstituciones: la novación, el man-dato o la representación procesal.De tal forma, el cedente otorgabaun mandato al cesionario autori-zándole a cobrar el crédito en sunombre pero en beneficio propio(procuratioin rem suani), cediéndolede esta manera, más que el crédito,el derecho de acción para poder co-brarlo en un juicio. La procuratio inrem suam presentaba algunas des-ventajas: el deudor podía pagar vá-lidamente al cedente mientras queel cesionario no accionara en sucontra y, además, el mandato seextinguía con la muerte del man-dante. Con posterioridad, por mediode la notificación (denuntiatio)queel cesionario debia hacer al deudor,en el sentido de que había adquiridoel crédito, el pago que este últimohiciera al cedente no tendría efec-to liberatorio. Más tarde, en algunoscasos se le otorgó una acción útil(c. "Acciones útiles") al cesionariocontra el deudor, práctica que conJustiniano se extendió a cualquiercaso. (Gayo, 2, 38.) » acción; de-recho; mandato; novación; obliga-ción; pago; representación.cesión ante el magistrado Enlatín, in iure cessio.Juicio ficticio quese utilizó para transferir la propie-dad quiritaria de alguna cosa, enla época del primer sistema de pro-cedimiento. Frente al magistrado,el actor-adquirente afirmaba quela cosa de niarras le pertenecía, eldemandado-transmitente no hacíaobjeción alguna y, así, quedabaconstituida la transferencia. (Gayo,2, 24.) » actor; cosa; demandado;magistrados; procedimiento deacciones de la ley; propiedad qui-ritaria.ciudadanía W estado de ciuda-danía.
  23. 23. clan En latín,gens. Organizaciónfamiliar y política muy antigua, quealgunos autores consideran que pre-cedió al Estado, y estaba compues-ta por familias que descendían de unantepasado común. y que en Roma,en los primeros tiempos, sólo seconstituyó por patricios, aunque conel tiempo también los plebeyos in-tegraron sus propios grupos genti-licio~.En el derecho romano, estegrupo conservó durante muchotiempo derechos hereditarios res-pecto a la sucesión legítima; así, laherencia correspondía, a falta de ag-nado~,a lagens. Esta regla se men-ciona en la Ley dc las xrr Tablas ytodo parece indicar que subsistió to-da la época republicana y duranteel principado o primera fase impe-rial. Asimismo, los miembros de lagens, llamadosgentiles,ejercían la tu-tela si no existiera tutor tesramen-tario o parientes agnáticos. Losgentilcs compartían el mismo nom-bre gentilicio y el mismo culto fa-miliar, venerando a una divinidadespecífica, considerada protectoradel grupo. (Gayo,,3, 17.) bb agna-ción; derecho; faniilia; herencia;imperio romano; Ley de las xriTablas; patricios; plebeyos; Repú-blica; sucesión legítima; tutela.clientes En latín, clientes. Una delas clases sociales de la época másantigua, que ocupaba la parte másbaja de la pirámide social, formadapor hombres libres que se sometíana las familias patricias buscando suprotección, estableciendo con ellasuna relación de patronazgo. Es pro-bable que fueran de origen extran-jero. Los clientes debían acompañaraljefe de familia a la guerra, no po-dían votar en su contra en los co-m i c i o ~y debían prestarle ayudaeconómica si fuera necesario. Elpatrono, a su vez, debía proporcio-narles alimentos y también repre-sentarlos en juicio. Ni los clientesni los patronos podían demandar-sejudicialmente. Con el tien~polosclientes fueron absorbidospor los ple-beyos. » comicios; familia; patri-cios; plebeyos.codicilo En latín, codicilli. Actode última voluntad, esto es, mortiscausa, de menor importancia que eltestamento. redactado por escrito,muchas veces en forma de carta. Po-día existir anexo al testamento, encuyo caso recibía el nombre de co-dicilo confirmado, o podia existir conindependencia de testamento al-guno, en cuyo caso hablanios decodicilo no confirmado. El codiciloconfirmado podia contener legados,nianutnisiones, fideicomisosy nonl-bramientos de tutores y curadores.El codicilo no confirmado contenía
  24. 24. Código sólo fideicomisos; ninguno de losdeJustiiiiano dos podía contener ni la instituciónde heredero($ ni desheredaciones.Era necesario para realizarlo, igualque para realizar el testamento, tenerla testamentifacción. Fue frecuen-te que las personas añadieran a sutestamento la cláusula codicilar pi-diendo que si el testamento no valíacomo tal se le considerara codiciloy así los fideicomisos conservaríansu eficacia. (Gayo, 2, 273; D. 29,7; Inst. 2, 25.) » curatela; deshe-redación; fideicomiso; instituciónde heredero; legado; manumisión;testamentifacción; testamento;tutela.Código deJustiniano En latin, Co-dex Zustinianus. Una de las partes dela gran con~pilaciónjurídica del em-perador Justiniano, quien gobernóen el Imperio romano oriental o Im-perio bizantino entre los años 527 a565. En 528 el emperador creó unacomisión compuesta por altos fun-cionarios y abogados, entre los quedestacaban Triboniano, comojefe dela misma, Teófilo, profesor de de-recho de la escuela de Constantino-pla y Doroteo de la de Berito, conel encargo de compilar las consti-tuciones imperiales. Para las cons-tituciones más antiguas habrían debasarse en tres códigos anteriores:20 Gregoriano, Hermogeniano y Teo-dosiano. En 529 apareció la primeraedición, que no llegó hasta nosotrosy que se actualizó más tarde, en di-ciembre de 534. En ésta la constitu-ción más reciente es de noviembrede ese mismo año y la más antiguaes del emperador Adriano. El Có-di20 se divide en 12 libros y éstosen títulos, divididos, a su vez, enfragmentos. El prin~erode los librostrata del derecho eclesiástico, de lasfuentes del derecho y de los funcio-narios públicos; los libros 11 a vnise dedican al derecho privado; ellibro ix, al derecho penal y, final-mente, los libros x a xii, al derechoadministrativo. Dentro de cada tí-tulo las constituciones se encuentranordenadas cronológicamente y secita al emperador de quien pro-vienen, a quien fueron dirigidas yla fecha de su promulgación. Loscompiladores tuvieron la autoridadpara actualizar las constitucionesanteriores aJustiniano; a las modi-ficaciones efectuadas se les conocecomo inteyolaciones. » Código Gre-goriano, Códiyo Hermogeniano yCódigo Teodosiano; constitucionesimperiales; cuerpo del derecho ci-vil; derecho; emperador; Imperioromano.Código Cregoriano En latín, CodexGregoriairus. Constituye la prinieracolección sistemática de constitu-
  25. 25. privario y se ie atrlouye a unjuris-ta Ilainado Gregorio o Gregoriano,del siglo III o rv de nuestra era. Lasconstitucionescitadasson de los años196 a 295. No llegó hasta nuestrosdías y sólo lo conocemos por refe-rencias posteriores, en especial porla Ley Romana de los Visigodos; ade-más, se cuenta entre las fuentes dela cotnpilaciónjustinianea. »cons-tituciones imperiales; cuerpo delderecho civil; Ley romann de los visi-~odos;leyes romano-bárbaras.Código Hermogrniano En latín,Codex Hernrogenianus. Al igual queel Cddigo Cregoriano, al que vino acomplenientar, es una colecciónprivada de constituciones imperia-les. Se atribuye nl jurista Hermó-genes o Hermogeniano. Contieneconstitucionesimperiales de los años291 a 324. A la versión original sele agregaron después constitucionesde fechas más recientes, hasta el año365. Tanto este código como el Gre-goriarto, aunque no tenían carácteroficial, fueron de gran utilidad paralos abogados de la época, quienesencontraron en ellos una guía paralas dispersas fuentes jurídicas. Lomismo que el Gregonano, sólo cono-cemos fragmentos incluidos en lasniismas fuentes que éste. Se cuen-ta entre las fuentes de fa con~pilaciónconstituciorics iriipcriaic3, cucrpvdel derecho civil.Código Teodosiano En latín, Co-dex Theodosiatttrs. Colección oficialde constituciones imperiales, pu-blicada en 438 por el emperadororiental Teodosio ll y promulga-da también en Occidente porValentiniano 111. Consta de 16 li-bros, divididos en títulos, que repro-ducen, ordenadas y clasificadas, lasconstituciones desde la época deConstantino (312 a. C.) hasta el ino-mento. No se conserva en formacompleta y en su mayor parte lo co-nocemos por haber sido repro-ducido en la Ley Romana de losVisigodos. Se cuenta entre las fuen-tes de la compilaciónjustinianea. Wconstituciones imperiales; cuerpodel derecho civil; emperador; LeyRomana de los Visigodos; leyes roma-no-bárbaras.cognación En latín, cognatio.Parentesco consanguíneo, o sea, enambas líneas, paterna y materna.En el derecho antiguo no tuvo cou-secuencias jurídicas, salvo por serconsideradoimpedimento matrimo-nial. El parentesco se presentaba enlínea recta o colateral; la primerase refería a las personas que prove-nían unas de otras; la segunda, a lasque descendían de un tronco común.
  26. 26. rolniión dc bicrrer En ambas líneas el parentesco secontaba por grados, siguiendo elprincipio de que cada generaciónre-presentaba un grado. En línea recta,el primer grado era el que existíaentre padre e hijo; en la colateral,se ascendía hasta el tronco comúny se descendía hasta la persona conquien se quisiese determinar elvínculo. La suma de generacionesdeterminaba el grado de parentes-co; de tal manera, para determinarel grado de parentesco de dos her-manos había que subir al ascen-diente común, en este caso, elpadre, que representaba un grado,y bajar al hermano, que represen-taba el segundo, y por eso se lesconsideró parientes colaterales ensegundo grado. Con el tiempo, elparentesco por cognación fue ad-quiriendo importancia, hasta sus-tituir, en la época de Justiniano, alparentesco agnático. (Gayo, 1, 156;3, 24; D. 38,8; Gayo, D. 38, 10,l;Ulpiano, D. 38, 10, 2; Gayo, D.38, 10, 3; Modestino, D. 38, 10, 4;Paulo, D. 38, 10, 10; Inst. 3, 5.) »agnación; matrin~onio.colación de bienes En latín,collatio bonorum. Institución de lasucesión legítima en el derecho ho-norario, por la cual el emancipadoque concurriera a la herencia delpadre con los herederos domésticosdebía aportar una parte de su pro-pio patrimonio. La porción varia-ba según el caso, debiendo igualara la que correspondiera al herede-ro doméstico, es decir, si le corres-pondía la mitad de la herencia, elemancipado debería aportar lamitad de su propio patrimonio. (D.37, 6.) » emancipación; heredero;herencia; sucesión legítima en elderecho honorario.colegios En latín, collegia. Aso-ciaciones tanto de carácter públicocomo privado, que tuvieron diferen-tes fines: profesionales, culturales,caritativos o religiosos, y fueron dediferentes clases. Hubo colegiosde sacerdotes, de comerciantes, deartesanos, obreros o funcionariospúblicos. Tuvieron desde la Ley delas xri Tablas el derecho de asociar-se y de organizarse conforme a suspropios estatutos. (D. 47, 22.) »Ley de las xo Tablas.colonato E n latín, colonatus.Institución que apareció en el Im-perio tardío, constituida por hom-bres libres que cultivaban la tierrade otro, ligados a ella, sin poderabandonarla; incluso si el dueñovendía la tierra, los colonos erantransmitidos al nuevo propietario.Excepcionalmente podían liberar-se de esta situación, que era here-ditaria. (C. 11, 48.) » esclavitud;
  27. 27. estado de libertad; herencia; Im-perio romano; propiedad.comicios En latín, comitia. Asam-bleas del pueblo romano, es decir,de los ciudadanc~s;convocadas porquien en el moniento histórico deque se trate tuviera facultad paraello: el rey durante la Monarquía,cualquiera de los cónsules y tambiénel dictador durante la República,y el emperador durante el Imperio.Se integraban sólo por ciudadanosvarones, ya que las mujeres noparticiparon nunca en la vida polí-tica. Tuvieron atribuciones político-legislativas y desde un principiose les puede considerar órganos delgobierno. Existieron tres, que enorden cronológico son los siguien-tes: comicios p o ~curias (comitia cu-riata), comiciospor centurias (comitiacentunara) y comicios por tribus (co-mitia tributa). 11 l. El coniicio porcurias es el más antiguo. Se cree queal convertirse Róniulo en el primerrey dividió a los ciudadanos en tressectores, y a su vez subdividió cadauno de éstos en 10cunas.En un prin-cipio sólo pertenecían los miembrosde la clase más alta, los patricios;des-pués también fueron admitidos losplebeyos. Los comicioscuriados eranconvocados por el rey para que vo-taran sus propuest,=;cada curia con-taba un voto con independenciadel número de ciudadanos que cadauna tuviera y que votaban dentro desu grupo. En la República perdie-ron importancia para intervenir sóloen determinados actos religiosos ydel derecho de familia. Funciona-ban sin la participación efectivade los ciudadanoscon la presencia de30 funcionarios menores, llamadoslictores, que representaban a cada unade las curias. 1 / 2. El comicio porcenturias es el siguiente en el tiem-po. Probablemente apareció desdela Monarquía, pero se consolidóen la República, cuando de algunamanera sustituyó al comicio por cu-rias en sus funciones político-legis-lativas. Los comicios por centuriaselegían a los magistrados mayores.También intervenían en la elabo-ración de las leyes, votando a favoro en contra las nuevas disposicionespropuestas por el magistrado, queera quien tenia la facultad de con-vocarlos. En esta nueva asambleacívica los ciudadanos se agrupabandentro de la clase social a la quepertenecieran; estas clases, por otrolado, quedaron establecidas, desdela época anterior, por el rey ServioTulio, en atención al patrimoniode cada uno. Cada una de las clases,cinco en total, tenía un númeropredeterminado de votos o centu-rias, que eran la unidad de voto. 1 1
  28. 28. comodato 3. El Último en aparecer fue elcomicio por tribus. En éste, los ciu-dadanos se agrupaban de acuerdocon su domicilio. De esta manera,Roma quedó dividida en 35 tribuso demarcaciones, cuatro urbanas y31 rústicas. Esto es, cuatro sectoreso tribus para la ciudad y 31 para elcampo romano, o sea, los alrede-dores. En esta asamblea tambiénse tomaban las decisiones por ma-yoría; por ello, la mayoría de lastribus decidía la votación, de modoque la victoria correspondía, porregla general, a las tribus rústicas,con menos población, pero en don-de se encontraban los ciudadanosmás acaudalados, los grandes terra-tenientes. Las funciones políti-co-legislativas se distribuían entreesta nueva asamblea y el comiciocenturiado. Después de la RepÚ-blica, durante el Imperio, aunqueel emperador tenia facultades paraconvocar a los comicios, prontodejó de hacerlo y estos organismos,con el tiempo, cayeron en el olvi-do. bb cónsules; dictador; empe-rador; Imperio romano; lictores;magistrados;monarquía o reino; pa-tricio~;plebeyos; República; rey.comodato En latín, commodatum.Contrato nominado, real, gratui-to, sinalagmático imperfecto y de24 buena fe, consistente en un prés-tamo de uso, por el cual una per-sona, el comodante, entregaba aotra, el comodatario, una cosa nofungible para que la usara y la de-volviera en el plazo convenido, yrespondiera por los daños que lacosa pudiera sufrir, salvo por cau-sas ajenas a él, o sea, por causa decaso fortuito o fuerza mayor, salvoque se hubiera convenido lo con-trario. El comodatario quedabaobligado a devolver la cosa y, even-tualmente, el comodante podríaquedar obligado a restituir al como-datario los gastos realizados en laconservaciónde la cosa, o por los da-ños que hubiera sufrido por viciosocultos de la misma. Para exigir ladevolución de la cosa, el comodantetenía una acción directa (actiowmmo-dati directa) y para exigir los gastos odaños, que eventualmente se origi-naran, el comodatario tenía una accióncontraria (actiocommodaticontraria).El comodatario no adquiría la pro-piedad ni la posesión de la cosa, sólola detentación; por eso no era ne-cesario que el comodante fuera pro-pietario del objeto. (C. 4, 23; D.13, 6; Inst. 3, 14,2.) »acción; casofortuito o fuerza mayor; contrato;cosas fungibles; detentación;go-sesión; propiedad.compensación En latín, com-pensatio. Modo extintivo de obliga-
  29. 29. ciones que operaba o p exceptionis, esdecir, por vía de excepción. La com-pensación significó la extinción si-multánea de dos deudas hasta porsu diferencia.La figura aparecíacuan-do el deudor oponía al acreedor uncrédito que tenía a su vez en contrade éste. Era necesario que las dos deu-das estuvieran vencidas, es decir, quefueran exigibles; que ambas tuvie-ran el mismo objeto genérico; queambas fueran líquidas, esto es, de-terminadas o determinables y queambas fiieran válidas, o sea, que nohubiera excepción que se pudieraoponer en contra de cualquiera deellas. (C. 4,31; D. 16,2.) »excep-ción; obligación; obligaciones ge-néricas y específicas.compraventa En latín, emptiovendirio. Contrato nominado, con-sensual, oneroso, sinalagmático,intuittr rei y de buena fe, por el cualuna persona, el vendedor (difor),seobligaba a transferir a otra, el com-prador (enipfor), la posesión libre,completa y duradera de una cosa, acambio de una cantidad determi-nada de dinero, que constituía elprecio. Para exigir las obligacio-nes derivadas del contrato exis-tieron la actio empti, con la quetambién el comprador podía re-clamar la evicción y la nctio vendi-ti. Además, el comprador, frente avicios ocultos de la cosa, tenía la rmlioactio redhibitoria, para pedir la res- de la plebecisión del contrato, o la nctio quantiminoris, para pedir una reducciónen el precio (Gayo, 3, 139-141; C. 4,38; D. 18, 1; D. 19, 1; Inst. 3, 23).El derecho romano reguló tam-bién dos casosespeciales de la com-praventa: la compra de esperanza(emptio spei) y la conipra de unacosa esperada (emptiorei speratae); enambos casos, el contrato se referíaa una cosa que todavía no existía,pero que supuestamente existiríaen el futuro. En el primer caso,esto es, la compra de esperanza, elcontrato se perfeccionaba desdeun principio y el con~pradorde-bía pagar el precio aunque la cosafutura no llegara a existir. En elsegundo caso, o sea, la compra deuna cosa esperada, el perfecciona-miento del contrato se condicio-naba a la existencia de la cosa ysólo entonces el comprador debíapagar el precio. (Pomponio, D.18, 1, 8.) b i contrato; cosa; evic-ción; posesión.conciliode la plebe En latín,con-ciliumplrbis.Asamblea de plebeyosconvocada y presidida por el tribu-no de la plebe. Las decisiones deesta asamblea en un principio sóloeran obligatorias para esa clase so-cial. Con el tiempo, sin embargo, y
  30. 30. ronmbinitio en virtud de una Ley Horfmia, delaño 287 a. C., fueron dotadas deobligatoriedad con relación a to-dos los ciudadanos, tanto patricioscomo plebeyos. » Ley Hortensia;patricios; plebeyos; plebiscito; tri-buno de la plebe.concubinato En latín, comubi-natu~.Unión permanente y mono-gámica entre un hombre y unamujer que no estaban unidos enmatrimonio, y que carecía de lasconsecuenciasjurídicas de esta ins-titución. No se consideraba unaunión ilegítima y fue común en-tre personas pertenecientes a dis-tinta clase social. Los hijos nacidosde un concubinato no caían bajola potestad del padre. (C. 5, 26;D. 25, 7.) l b matrimonio; patriapotestad.concurso de causas lucrativas Enlatín, concursus causarurn. Modo ex-tintivo de la obligación que opera-ba @soiure. Se daba cuandoelacreedoradquiría, por diferente causa, el ob-jeto específico que se le debía. Laadquisición, por título diferente, dela misma cosa, extinguía la obli-gación, pues ésta no podia recaersobre algo que ya estaba en manosdel acreedor. Por ejemplo, en untestamento se ordenaba al herede-ro entregar un objeto específico a un26 legatario, y el objeto entraba en supatrimonio por otra causa, antesde que el heredero hubiera podidocumplir el encargo. Al desarrollar-se esta institución, se dispuso quela deuda del deudor sólo se extin-guiera cuando el acreedor hubieseobtenido la cosa en forma gratuita(ex causa lucrativa), por ejemplo, porlegado o donación. (Gayo,4, 4.) »cosa; donación; heredero; legado;obligación; obligaciones genéricasy específicas; testamento.condición E n latín, condicio.Cláusula agregada a un contrato oalgún otro negocio jurídico, porejemplo, un testamento. La condi-ción hace depender la existencia ola extinción de los efectos del nego-cio de que se trate de la verificaciónde un acontecimiento futuro de rea-lización incierta. Si de la condicióndepende el nacimiento de los efec-tos, estaremos frente a una condiciónsuspensiva, pero si de la condición de-pende la extinción de los efectosdel negocio de que se trate, enton-ces la condición recibe el nombrede condición resolutoria. La condiciónpodía tener carácter positivo o ne-gativo. La primera dependía de queno se realizara aconteciniiento futu-ro e incierto; la segunda dependíade que no se realizara (Inst. 3, 15,4). Además, la condición podia serpotestativa, casual o mixta. Sería po-
  31. 31. testativa si dependía únicamente dela voluntad de una persona, casualcuando no dependiera de la volun-tad de nadie, sino mis bien de larealización o no de un hecho fisi-co y, finalmente, una condición ten-dría carácter mixto si dependía dela voluntad de una persona y de unhecho fisico. (C. 6, 23; 6, 46; D.28, 7; D. 35, 1.) W testamento.confusión o consolidación Enlatín, confusio, consolidatio. Modoextintivo de las obligaciones y dealgunos derechos, como las servi-dumbres. Ocurría cuando las cali-dades de acreedory deudor recayeranen una misma persona, por ejemplo,como consecuenciade una herencia,en la que el deudor fuera herederodel acreedor o viceversa, o cuandose reunieran en la misma personala titularidad del derecho de pro-piedad y de la servidumbre. (Mo-destino, B. 46, 3, 75.) » herede-ro; herencia; obligación; propiedad;servidumbres.confusión y conmixtión En la-tín, confusio y commixtio. Modoadquisitivo de la propiedad. con-sistente en la mezcla de líquidos ode sólidos, respectivamente; que depertenecer a distintos dueños y nopudiendo separarlos, daba origen auna copropiedad entre ellos. (U1-piano, D. 6, 1, 5, 1; Inst. 2, 1, 27- ronrtitutionri28.) » copropiedad; propiedad. impe-rialmconstitución Antoniniana En la-tín, ConsfifutioAntoniniana de ciuifate.Constitución promulgada por elemperador Antonino Caracalla, enel año 212 d. C. Este documentootorgó la ciudadanía romana a to-dos los habitantes libres del Imperio,salvo a los que tuvieran la condiciónde dediticios (v. "Dediticios"). (Ul-piano, D. 1, 5, 17.) W ciudadanía;constituciones imperiales; empe-rador; Imperio romano.constituciones imperiales Enlatín, mnstitutiones imperiales.Aparecencomo fuentes formales del derechoromano desde la época de Augusto.Fueron las decisiones del empera-dor en torno a diferentes cuestionesjurídicas. Pueden clasificarse encuatro grupos: edictos, mandatos,decretos y rescriptos. Los edictostuvieron un contenido muy varia-do: podían aludir tanto a asuntos dela administración provincial comoa otras materias. Así, la ConstituciónAntoniniana apareció bajo la formade un edicto. Los mandatos eran ins-trucciones del emperador dirigidasa los funcionarios, especialmente alos gobernadores de las provincias.Los decretos fueron decisiones ju-diciales tomadas por el emperadorcomo n~agistradosupremo de un 27
  32. 32. ránruk* juicio. Finalmente, los iescriptosrepresentaban las respuestas delemperador a un funcionario o a unparticular acerca de una cuestiónde derecho que se hubiera presen-tado a su consideración. (C. 1, 14;D. 1,4.) » Constitución Antoninia-na; emperador.cónsules En latín, consules. Ma-gistratura que, como sucesora delpoder real, se considera que fue laautoridad suprema de la República.El consulado fue una magistraturacolegiada, formada por dos ciuda-danos, comojefes civilesy militaresdel Estado. Eran elegidos por loscomicios centuriados, duraban unario en el cargo y existía la posibilidadde una reelección, en cuyo caso re-cibían el nombre deprocónsules, quegeneral~nenteeran destinados algobierno de las provincias. (C. 12,3; Ulpiano, D. 1, 10.) » comicios;magistrados; República; rey.contrato En latín, contractus.Acuerdo entre dos o más personaspara crear obligaciones. (Paulo, D.5, 1, 20; Ulpiano, D. 50, 16, 19; U1-piano, D. 50, 17, 23.) Para que elcontrato fuera válido debía contarcon los siguientes elementos prin-cipales: sujetos,consentimiento, ob-jeto, causa y forma, que además nodeberían estar viciados. Los vicios28 que pudieran afectarlos, por lo quetoca alos sujetos que no fueran capa-c a pan contratar, el consentimientopodía estar viciado por dolo, error,intimidación o lesión; en cuanto alobjeto, se exigía que fuera lícito,posible, apreciable en dinero y de-terniinado. La causa o niotivaciónpara contratar no deberia contrariarla ley ni las buenas costumbres, ytambién se consideró que, desde unpunto de vista subjetivo, la causaimplicaba que para que una per-sona contratara y se obligara a unaprestación debería existir la posi-bilidad de que ella, a su vez, tambiénrecibiría una, salvo en los negociosgratuitos como el comodato, porejeniplo. La forma tenía que ver conla manera en que debía efectuarse larelación contractual, o sea, el moldeque configuraba cada contrato. Alprincipio, el derecho romano fue ex-tremadamente formalista, pero conel tiempo se dio más importanciaal elemento consentiniiento. Exis-tieron también elementos accideri-tales o modalidadesdel contrato, queno afectaban su esencia,pero podíanmodificar sus efectos. Ellos fueronla condición, el térniino y el modo ocarga. El derecho romano conociódiversas clasificacionesde los contra-tos: contratosnominados y contratosinnorninados; gratuitos y onerosos.En los primeros, una de las partes
  33. 33. procuraría a la otra una ventaja, porla que no obtendría nada a cambio,mientras que en los contratos one-rosos cada una de las partes entre-garía o haría algo en beneficio dela otra. Había asiniisnio contratosunilaterales. bilaterales o sinalag-mático~y contratos bilaterales osinalagniáticos iniperfectos. En elcontrato unilateral se originabanobligacionespara una sola de las par-tes; en los contratosbilaterales o sina-lagmático~.ambar.partes quedabanobligadas,y en los bilaterales o sina-lagniáticos imperfectos, una partequedaba obligada desde el principio,mientras que la otra sólo lo estaríasegún llegaran a existir determina-das circunstancias. Hubieron tani-bi5n contratos de estricto derechoy contratos de bueiia fe. Este últi-nio criterio de clasificación tieneque ver con la interpretación de uncontrato. Mientras que con referenciaal contrato de estricto derecho, tra-tándosede su interpretación, deberíaatenderse a lo convenido expresa-mente; en el contrato de buena feera válido buscar 12 intención de laspartes, atendiendo al uso. la equidado las especiales circunstancias decada caso. Finalmente, el contratopodía ser principal o accesorio. Losprimeros tenían existencia propia,con independencia de cualquierotro negocio jurídico; los segundos ronlrn~odependían de otro negocio, que dr pnndapor regla general garantizaban, porejemplo, la fianza. (Gayo, 3, 88;Paulo, D. 5, 1, 20; Inst. 3, 13, 2.)» comodato; condición; contratosinnominados; contratos nominados;dolo; error; fianza; intimidación; le-sión; modo o carga; obligación;persona; término o plazo.contrato de prenda En latín,pignus. Contrato nominado, real,sinalagmático imperfecto, de bue-na fe y accesorio, en virtud del cualun deudor o una tercera personaentregaba una cosa a un acreedor,que en este caso recibió el nombrede acreedorprenda&, para que la guar-dara en garantía de un crCdito quetuviera contra el primero, tiempodurante el cual tenía la proteccióninterdictal, porque su situación erauna de las pocas a las que se pro-tegió de esta manera, tratándose dela detentación o posesión natural.El acreedor prendario no podía usarla prenda, ya que de hacerlo incu-rriría en robo de uso y debía resti-tuirla en el momento que el deudorcumpliera con su obligación, asícomo pagar intereses y daños, si elobjeto llegara a sufrirlos por haber-lo utilizado en su beneficio. Parareclaniar estos deberes el dueño dela prenda tenía una acción pigiio- 29
  34. 34. ronlreto raticia directa y el acreedor pren-erlimnrorio dario tenía la acción contraria parapedir se le renibolsaran los gastosefectuados en la conservación dela cosa o los daños causados por lamisma, por culpa del deudor. Exis-tieron dos casos especiales de estecontrato, la anticresis y la prendagordiana, creada por el emperadorGordiano en el año 239. La anticre-sis permitía utilizar el objeto, conla Gcultad de percibir sus frutos has-ta que con su importe se pagara ladeuda. En el segundo caso, el acree-dor prendario tenía la facultad deretenes el objeto una vez que eldeu-dor hubiese cumplido con la obli-gación principal de la cual la prendaera accesoria,como garantía de otrasdeudas que el mismo deudor tu-viera con él. La prenda se diferen-ció de otras garantías reales comoIafiducia y la hipoteca. En el primercaso se transmitía ia propiedad de lacosa al acreedor prendario, celebran-do, además, un pacto defiduria o deconfianza, por el cual el acreedorprcndario se obligaba a retransmi-tir la cosa al deudor, una vez saris-fecho su cr&dito.En la hipoteca nohabía entrega de la cosa, y el acree-dor hipotecario sólo podía pedirlaen el caso de que sio &dito no fuerasatisfecho .al vencimiento, (C. 8,30 13-32.;D. 20, 1.) M contrato; cosa;culpa; detentación; eniperador;frutos; interdicto; obligac~ón;pac-tos; posesión natural; prenda ehipoteca; propiedad; robo.contrato estimatorio En latín,aestimatum. Contrato innoniinadoen virtud del cual el propietario deuna cosa, después de valuarla o es-timarla, la entregaba a otra per-sona con el fin de que la vendieray le entregara un precio, o se la de-volviera si la venta no se realizaba.(D. 19,3.) » contratos innomina-dos; cosa.contratos consensuales En la-tín, consensu. Se perfeccionaban porel mero consentiniiento. Entre ellosse encuentran el arrendamiento, lacompraventa, el mandato y la so-ciedad. En el arrendainiento y lacompraventa, lo esencial era elobjeto mismo y por eso también seles aplicó el calificativo de intuiture¿. En el mandato y la sociedadimportaba más la otra, o las otraspartes contratantes; por eso se lescalificó como contratos intuitu per-sonae. (Gayo,3, 135-138; Inst. 3,22.)W arrendaniiento; compraventa;mandato; sociedad.contratos escritos En latín, lit-tcris. Se perfeccionaban medianteel uso de determinada forma escri-ta. Entre ellos se cuentan el de no-
  35. 35. niina rranscriptitia, que consistía enla transcripción de un crédito (en la-tín, nomen) al que tenía derecho elacreedor y que éste consignaba otranscribia en sus libros de conta-bilidad, y los singrafos, que se re-dactaban por partida doble, y losquirógrafos, que constaban de unsolo ejemplar que permanecía enpoder del acreedor. (Gayo, 3, 128-134; Inst. 3, 21.)contratos innominados Aque-llos que no formaban parte de loscontratos nominados, que fueronlos primeros en aparecer en la evo-lución contractual romana. Podíanreferirse a cualquier convención quequedara fuera de aquel grupo. N odisponían de una acción individual-mente designada para cada uno deellos; con base en la naturaleza de lasprestaciones que las partes debíanrealizar pueden reducirse a cuatroclases: 1. Doy para que des (do ut des).2. Doy para que hagas (do 141 fa-cias). 3. Hago para que des Cfacio utdes). 4 . Hago para que hagas G c i outfaciar). Algunos contratos inno-minados se utilizaron fiecuentemen-te y ya desde la época del derechoclásico recibieron un nombre deter-minado. Entre itllos pueden nien-cionarse el contrato estimatorio, lapermuta. el precarlo y la transacción.Los contratos innominados se per-feccionaban cuando cualquiera de ronrmror ~ a l e rlas partes cumplía con su prestación.La parte que cumpliera primero te-nía a su favor la condictio causa datacausa non secuta, para exigir la resti-tución de la cosa cuando la presta-ción cumplida hubiera consistidoen la entrega de algo, y también laactio praescriptis verhis para reclamarla contraprestación debida. (D. 12,4; D. 19, 5.) » contrato estimato-rio; contratos nominados; cosa;derecho; permuta; precario; tran-sacción.contratos nominados Fueronreconocidos desde la Última épo-ca republicana. Los contratos no-minados contaban con un nombreespecífico y una acción determi-nada que protegía a cada uno deellos. Atendiendo a su perfeccio-namiento, o sea, a la manera espe-cífica que cada uno debería tenerpara cobrar eficacia, se clasificaronen contratos consensu o consensua-les, contratos littmi o escritos, con-tratos re o reales y contratos verhiso verbales. (Gayo, 3, 89; Inst. 3, 13.2.) bP acción; contratos consensua-les; contratos escritos; contratosreales; contratos verbales; Repú-blica.contratos reales En latín, re.Exigían para su perfeccionamien-to la entrega de una cosa. Estos
  36. 36. conrraior verbola contratos fueron el comodato, el de-pósito, el mutuo y el contrato deprenda. (Gayo, 3 , 90-91; Inst. 3,14.) bb comodato; contrato de pren-da; cosa; depósito; mutuo.contratos verbales E n latín,verbis. Se perfeccionaban por el in-tercambio de determinadas palabrassolemnes. Entre los contratos verbiso verbales tenemos los negocios porel cobre y la balanza, la estipulación,la promesa de dotar y la promesadel liberto, que se compronietía aprestar a su antiguo dueño deter-niinados servicios. (Gayo,3,92; Inst.3, 15.) bb dote; estipulación; ne-gocios por el cobre y la balanza.contubernio En latín, contuber-nium. Unión permanente, de tipoconyugal, entre esclavos, que noproducía consecuencias jurídicas,salvo la filiación natural de loshijos nacidos de ella. El término seusó también para designar unaunión permanente entre el amoy una esclava. (Ulpiano, D. 21, 1,35.)copropiedad En latín, communio.Existía cuando varias personas erantitulares del derecho de propiedadsobre el mismo objeto, en cuyo casocada una de ellas sería propietariade una cuota ideal. La copropiedadsz podía surgir accidentalmente, comocuando se mezclaban líquidos o só-lidos, por ejemplo vino o granosde dos propietarios distintos; podíasurgir por acuerdo entre las partes,como en el contrato de sociedad, opor donación o herencia. (C.3 , 36,37.38.) 11 confusión y conmixtión;donación; herencia; propiedad;sociedad.corporaciones En latín, univer-sitas. Reunión depersonas o debie-nes considerados como un todo,esto es, como una unidad. El tér-mino se aplicó tanto en el ámbitodel derecho público como del pri-vado. En el primer caso se inclu-yeron a las personas pertenecientesa una comunidad como la ciudad(civitas),los municipios y los cole-gios de carácter público; en el se-gundo, los colegios privados y lassociedades. (D. 47, 22.) » cole-gios; derecho; n~unicipio;socie-dad.cosa En latín, res. Todo objeto delmundo exterior que pudiera pro-ducir alguna utilidad al hombre. Notodas las cosas podían ser suscep-tibles de utilidad para el particular;éstas eran las cosas que estabanfuera del coniercio, res extra rom-mercium. Las cosas sobre las que losparticulares podian tener algún de-recho eran las que estaban dentro
  37. 37. del comercio, res in commercio. (Gayo,2, 1; D. 1, 8; Ulpiano, D. 50, 16,23; Paulo, D. 50, 16, 72.) » cosasdentro del comercio; cosas fuera delcomercio.cosas comunes En latin, res com-munes. Se consideraron tales aquellascuyo uso fuera común a todos loshombres, como el aire, el agua co-rriente, el mar y la costa del mar.(Marciano, D. 1, 8, 2.)cosas consumibles En latin, resquae usu consumuntur, o sea, cosas cu-yo uso las consume: alimentos, ves-tidos y el dinero, por estar destinadoal cambio. (Ulpiano, D. 7, 5, 1;Inst.2, 4, 2.)cosas corporalesy cosas incorpo-rales En latín., res corporales y resincorporales. Las cosascorporales eran,para Gayo, las que se podían tocar,por ejemplo, un esclavo. Las cosasincorporales no se podían tocar, pordecir algo, un derecho. (Gayo, 2,12-14; Gayo, D. 1, 8, 1.)cosas dentro del comercio Enlatin, res in commercio. Aquellas so-bre las que los p:articulares podíantener algún derecho. Gayo usa otradesignación para referirse a estas co-sas y habla de o5as dentro de nuestropatrimonio: e s in nostropatrimonio (Ga-yo, 2 , 1). El misnio autor presen-ta la clasificación siguiente de lascosas dentro del comercio: cosas cor- aporales e incorporales y cosas man-cipi y nec mannpi. El derecho romanotambién reconoció otras clases: co-sasconsumibles,cosasfungibles,cosasindivisibles, cosas inmuebles y co-sas muebles y cosas principales. »cosas consumibles; cosas corporalesy cosas incorporales; cosas fungibles;cosas indivisibles; cosas inniueblesy cosas muebles; cosas mancipi y co-sas nec mancipi; cosas principales.cosas fuera del comercio Enlatín, res extra commercium. Gayo lasdesigna extra patrimonium. Sobrelas cosas que estaban fuera del co-mercio, los particulares no podíantener ningún derecho. Las cosas po-dian estar fuera del comercio por ra-zones de derecho divino (res diuiniiuris) o por razones de derecho hu-mano: res humani iuris (Gayo, 2, 2;Gayo, D. 1, 8, 1pr.). Estaban fueradel comercio por razones de derechodivino las cosas religiosas, las cosassagradas y las cosas santas. Estabanfuera del comercio por razones dederecho humano las cosas comunesy las cosas públicas. W cosas comu-nes; cosas públicas; cosas religiosas;cosas sagradas; cosas santas.cosas fungibles En latin, res quaepondere numero mensura consictunt.Aquellas indicadas como una can-
  38. 38. m a s indiviriblu tidad dentro de su género, pero quepodían individuarse pesando, con-tando o midiendo. También se lasdesignó cosasgenbricas (genus). (Pau-lo, D. 12, 1, 2, l.)cosas indivisibles En latín, vesqtrae sine intevitu dividi non possunt.Aquellas cosas que no pueden di-vidirse sin menoscabo de su valoreconómico, como los esclavos, losanimales y las obras de arte. (Pau-lo, D. 6, 1, 35, 3.)cosas inmuebles y cosas mue-bles En latín, res inmobiles y resmobiles. Eran inmuebles los fundos,edificios y cosas incorporadas per-manenteiiiente al suelo. Las otrascosas eran muebles, o sea, que po-dían trasladarse, sin detrimento desu valor y que, a su vez, incluyerona los seres animados capaces detrasladarse por sí niismos: los se-movientes (res se rnoventes). (Pom-ponio, D. 19, 1, 40; Celso, D. 50,16, 93.)cosas mancipi y cosas nec man-cipi En latín, re5 mancipi y res necrnarzcipi. Ésta es la clasificación másantigua de las cosas que se encon-traban en el conlercio. Entre las pri-meras podemos citar los fundosy las construcciones en suelo itáli-co, las servidumbres de los prediosrústicos, los esclavos y los animales34 de tiro y carga; las demás cosas seconsideraron rzec rnanripi (Gayo, 2,14-17). Gayo explica que las cosasizec mancipi se transmitían por lasimple tradición, mientras que lascosas mancipi requerían la mancipa-tio, palabra de donde proviene sunombre, o la in iure cessio. La dis-tinción fue abolida porJustiniano.(Gayo, 2, 18-22.) bb cesión ante elniagistrado; cosas delitro del conier-cio; esclavitud; mancipación; ser-vidumbres; suelo itálico; tradición.cosas principales En latín, vesprincipalir. Se consideraron princi-pales las cosas cuya naturaleza esta-ba determinada por sí sola y servíande inmediato y por ellas niismasa las necesidades del hombre; porejeniplo, un terreno. Estas cosas sedistinguían de las accesorias, quedependían de una principal; porejemplo, un árbol. (Ulpiano, D. 19,1, 17, 7.)cosas públicas En latín, res pu-blica~.Eran las que pertenecían alpueblo romano considerado comoun entejurídico, como las carrete-ras, los puertos, los ríos, los edificiospúblicos y las calles de la ciudad.(Gayo,2, 10-11; C. 11,31;Ulpiano,D. 43, 8, 2; Ulpiano, D. 43, 12, 1;Ulpiano, D. 50, 8; Ulpiano, D. 50,16, 15.)cosas religiosas En latín, vesreligiosae. Cosas destinadas al culto
  39. 39. ni<iiidrfito algún valor en vista de una causadeshonrosa para quien lo recibió,como cuando el demandante hubie-ra entregado algo al demandado conel fin de que no conietiera un de-lito (condictio i ~ bturpem causam).Existiaii dos acciones más: una parapedir lo entregado en virtud de uncontrato innominado (condictio cair-sa data causa non recura) y la otra parapedir la devolución de cualquierentrega que. aunquejustificada enel momento en el que se efectuó,posteriormente dio lugar a un en-riquecimiento ilegítimo, como ladote, cuando el matrimonio no sepudo realizar por la existencia dealgún inipcditnerito (condictiosine cau-sa). Otros cuasicontratos fueron lagestión de negocios y la ley Rliodiade ediazón. (Inst.3.27.) »acción;con-trato; contratos innominados; de-recho; dote; gestión de negocios; leyRkodia de echazón; matrinionio; obli-gación; pago de lo indebido.cuasidelito En latín, quasi ex de-lictu, que significó para los romanosque una obligación había nacido deactos análogos a los de un delito;en realidad, entre delito y cuaside-lito no existía ninguna diferenciaesencial. Entre los cuasidelitos sepueden niencionar: el que podía co-meter e1 habitante de una casa que36 arrojara (effusum el deictum) algo ala vía pública ocasionando un daño,o el que colgara o suspendiera (posi-tutn er suspensum) algún objeto cuyacaída pudiera causarlo. Asimismo,se consideró que configuraban uncuasidelito los robos o daños de losdependientes de navieros, posade-ros o dueños de establos. Finalniente,también se considí:ró cuasidelito latorpeza o deshonestidadjudicial, detal forma que "el juez que hicierasuyo el proceso". o sea que dolosao negligentemente dictara una sen-tencia injusta, quedaba obligadoa pagar a la parte perjudicada unaindemnización. (IJlpiano, D. 5 , 1,15; D. 9, 3; Gayo, D. 50, 13, 6;Inst. 4, 5.) » dt:lito; dolo; negli-gencia.cuerpo del derecho civil En latín,Corpus iuris civilis. Nombre con elque se conoce la compilaciún jurí-dica del emperador Justiniano. Elnombre, que engloba estas cuatroobras, apareció en el siglo xvi paradistinguirestacornpilación del Cuer-po del Derecho Ccinónico (Corpus iu-ris carronici). » Código deJustiniano;Digesto deJustiniano; Insrituciones deJustiniano; Novelas deJustiniano.cuestores En latín, quaestores.Magistradosque aparecieronal prin-cipio de la República, aunque hayquienes consideran que ya existíanen la Monarquía. Elegidos por los
  40. 40. don~éstico,como los sepulcros, porejemplo. (Gayo, 3: 4, 6; C . 3, 44;D. 11, 7; Inst. 2, 1, 9.)cosas sagradas En latin, res sacrae.Terrenos, edificios y objetos con-sagrados al culto. (Gayo, 2: 4, 5;Inst. 2, 1 , 8.)cosas santas En latin, res sanctae. Seconsideraron cosas santas los murosy las puertas de las ciudades, enco-mendados a la protección de unadivinidad. (Gayo, 2, 8; Marciano,D. 1, 8, 8; Inst. 2, 1, 10.)costumbre En latin, consuetudo,mores niaiurum o costumbres de losantepasados. La costumbre fuefuente formal del derecho romanoy se la puede definir como la repeti-ción, por largo tiempo, de una con-ducta, aunada a la conciencia de lacomunidad de que es la conductadebida. (C.8, 52; D. 1, 3.)cuarta falcidia En latín, quariafalcidia. La Ley Falcidia, del año 40a. C.,estableció que los legados noexcedieran de las tres cuartas par-tes del patrimonio del testador. Deesta manera se reservaba cuandomenos una cuarta parte de la he-rencia al heredero instituido en eltestamento. Si había varios herede-ros, cada uno debía recibir esa cuar-ta parte. La aplicación de la cuartafalcidia se excluía en el testamentomilitar o en el caso de legadosa favor nioriion~rotode obras caritativas. (D.35, 2; Inst.2, 22.) » heredero; herencia; le-gado; Ley Falcidia; testamento;testaniento militar.cuasicontrato En latin, quasi excontractu. Otra fuente de la obliga-ción. El término como aparece enla traducción al español no se utilizócomo tal en latin, ya que en el de-recho romano se habla más bien deobligaciones que nacían "comode un contrato" (quasiex contractu).Tampoco proporcionan las fuentesromanas una definición de esta fi-gura, pero se puede decir que erauna figura afín al contrato, por sulicitud y sus consecuencias, di-ferenciándose de aquél, porqueen el cuasicontrato no aparece elconsentimiento como elementoesencial. Entre los cuasicontratosmencionamos, en primer lugar, elenriquecimiento ilegítimo, que sedaba cuando una persona obtuvie-ra una ganancia a costa de otra sinque mediara una causajurídica, esdecir, cuando dicha ganancia pro-viniera de una causa jurídica in-justificada. El derecho romanoclásico creó varias acciones para queel perjudicado lograra una indem-nización por el perjuicio sufrido:la acción de pago de lo indebido, laacción para pedir la devolución de
  41. 41. cornicios por tribus, desempeñabansu cargo durante un año y supervi-saban las finanzas d d Estado, tantoen Roma como en las provincias.La cuestura fue el primer escalónde la carera política, en latín cursushononrm, del ciudadano romano.(C. 1,30; Ulpiano, 1). 1, 13, 1.) »comicios; magistr:idos; Monarquía;República.culpa En latín, culpa. Consistíaen que el deudor ocasionara undaño al acreedor, por su falta de cui-dado o negligencia (Panlo, D. 9, 2,31). Existían diferentes grados dela culpa: en primer lugar la culpagrave o excesiva negligencia (nrlpalata) (Ulpiano, D. 50, 16, 213, 2 ) .En segundo lug;ir, la culpa nienosgrave (culpa levis) (Ulpiano, D. Y,2, 44 pr.) que, a su vez, podía seren abstracto (br abstracto) o en con-creto (in rotrcrrto). El primer casoaparecía cuando el deudor no hu-biera observado los cuidados de unbuen padre de fhilia, mientras queel segundo caso se determinaba con-parando la conducta del deudor conel grado de cuidado que él niisnioacostumbrara observar en sus deniásnegocios.curatela En latín, cura. Al igualque la tutela, fue una instituciónde protección y representación deincapaces. Tenían curador, para nwnrrlo <leauxiliarlos en la realización de ac- los impúbepstosjurídicos, los locos, los menoresde 25 años y los pródigos. El cu-radar debía administrar los bienesdel pupilo o, en su caso, prestar suconsentimiento a aquellos actos queél mismo celebrara. Tanibién se lesnombró curador a tos impúberesque estuvieran sujetos a tutela, cuan-do existiera algún problenia con eltutor. La curatela terminaba si el de-mente recobraba la razón, al pasarel menor los 25 años de edad o si elpródigo enmendaba sus costiunbres.Las garantías establecidaspara el pu-pilo en caso de un mal desempeñodel curador fueron las mismas quese conocieron en el caso de la tutela.Además, el curador no podía casar-se con la pupila, ya que la curatela seconsideró un impedimento matri-monial. En casos excepcionales unimpúber sujeto a tutela podía tenerun curador. (D. 27, 10; Inst. 1,23.)curatela de los impúberes; cura-tela de los locos; curatela de los me-nores de 25 años; curatela de lospródigos; matrimonio: representa-ción; tutela.curatela d e los impúberes Enlatín, cura impubrris. Curador de-signado por la autoridad, a peticióndel tutor, demasiado viejo o enfer-mo y también si los bienes del pu-
  42. 42. mratd~de pilo fueran muchos y situados enlor locoi lugares distantes. (D. 27, 10.) 1)tutela.curatela de los locos En latín,curafuriosi. El Digesto explica que"el loco no puede hacer acto nin-guno" (Paulo, D. 50,17,5). El cu-rador debía cuidar de su persona yadministrar sus bienes y al términode la curatela podía ser denianda-do por la acción correspondientea la gestión de negocios. La cu-ratela de los dementes podia serdativa, cuando el curador era nom-brado por una autoridad legítima,establecida por la ley y que recaiaen el pariente masculino más cer-cano, y testamentaria, cuando elpadre nombraba al curador en sutestamento. » acción; gestión denegocios; testamento.curatela de los menores de 25años En latín, cura minoris. A losvarones menores de 25 años en unprincipio se les nombraba curadorpara actos específicos, pero desdela época del emperador Marco Au-relio se les nombró un curador per-manente, designado a solicitud delmenor para que prestara su consen-timiento en los negocios jurídicosque celebrara, y con Justintano estacuratela se podía deferir por la au-toridad o también por testamento38 (D. 4, 4). Se les podía conceder laliberación de la curatela por undecreto especial, una vez que hu-bieran cumplido 20 anos. A esta i n -titución se le conoció como veniaaetatis, o anticipo de edad. » em-perador; testamento.curatela de los pródigos En la-tín, cura prodigi. La Ley de las xriTablas consideró pródigos a aquellosque dilapidaban su fortuna. La cu-ratela del pródigo debía solicitarlasu familia, para declararlo en esta-do de interdicción y luego la auto-ridad le asignaría un curador. Losdeberes del curador eran similaresa los del curador de los locos, aun-que no debían cuidar de la personadel pródigo. La curatela terminabaen caso de que el pródigo enmen-dara su conducta. (C. 5, 70; D. 27,10; Inst. 1,23.) curatela de loslocos; Ley de las xii Tablas.curias En latín, curiae. 1.Subdi-visión de los ciudadanos romanosen grupos llamados curias, que in-tegraban cada uno de los tres sec-tores en los que Rómulo, el primerrey, agrupó alos ciudadanos roma-nos varones. Cada sector contabacon 30 curias que si eran convoca-das como asamblea constituían elcomicio por curias. 1 1 2. Consejode administración o senado de losmunicipios. » ciudadanía; comi-cios; municipio; rey; senado.
  43. 43. daño en propiedad ajena Enlatín, damnum inirrria datum. Actoilícito realizado por una personacon intención o sin ella, que oca-sionara un perjuicio a otra. Al igualque los otros delitos privados, erafuente de obligaciones. La repara-ción fue prevista por la Ley de lasxn Tablas, pero fue una ley posterior,llamada Aquilia, la que sistematizólos diferentes casos que este delitopodía presentar. De tal manera, laley castigó la muerte dada a escla-vos o animales ajenos con el mayorvalor alcanzado, por unos u otros,en el último año, y con relación aotras cosas fijó una multa igual alvalor en los últimos 30 días. (Gayo,3, 210-219; D. 9,2; Inst. 4,3.) ildelito; Ley Aquilia; Ley de las xrrTablas; obligación.decenvirato legislativo En la-tín, decemviri legibus scribnndis, estoes, los 10 hombres que escribiríanla ley. Magistratura extraordinariacompuesta por 10 ciudadanos quese encargaron de promulgar la Leyde las xrr Tablas, entre los años451-450 a. C. Mientras duraron ensu encargo sustituyeron a los otrosmagistrados. Hubo dos decenvira-tos; en el primer grupo sólo parti-ciparon ciudadanos patricios y enel segundo grupo se incluyó a tresciudadanos plebeyos. (Pomponio,D. 1, 2, 2, 24.) » Ley de las xrrTablas;magistrados; patricios; ple-beyos.decuriones En latín, decuriones.Funcionarios municipales cuya fun-ción principal era la recaudación deimpuestos, de lo que respondían consu fortuna personal. (C. 10, 32; D.50, 2.) » municipio.dediticios En latín, dediticii. Ciu-dadanos de alguna comunidad cap-turada por los romanos y tambiénlibertas, que antes de su manumi-sión hubieran sido condenados poralgún delito. Eran libres, pero comono tenían la ciudadanía romana,tampoco tuvieron derechos polí-ticos; esta categoría fue abolida porJustiniano. (Gayo, 1, 14-15; C. 7,5; Inst. 1, 5, 3.) »ciudadanía;delito;libertino o liberto; manumisión.delación de la herencia En la-tín, delatio hereditatis, def~rreheredi-tatem. La delación de la herencia ollamamiento a los herederos podía
  44. 44. delqaiión efectuarse de diferentes maneras:siguiendo la voluntad del causanteconforme a lo que hubiera dispues-to en su testamento o en defecto deéste, la ley suplía la voluntad delde cuius, estableciendo quiénes eranlos herederos y cómo debía repar-tirse la herencia. Junto a la regla-mentación de las vías sucesorias delderecho civil, complementándola,apareció la reglamentación del de-recho honorario, de tal modo quejunto a la herencia civil existió labonorumpossessio, o sea, la sucesióndel derecho honorario creada porel pretor, y junto al heredero civil(heres), al bonorum possessor del de-recho honorario. El heredero civiltenia la acción hereditatispetitio, parapedir que se le reconociera comoheredero, o se le entregara la heren-cia, en contra de quien afirmara serheredero o bien poseyera todos oalgunos de los bienes hereditarios.El heredero pretorio contaba conun interdicto llamado quorum bo-norum para pedir la herencia. La su-cesión testamentaria y la sucesiónlegítimase exduían y no podían apli-carse al mismo tiempo, principio quese expresó con la frase latina nemopro parte testatus, pro parte intestatusdecedere potest, que literalmente sig-nifica que nadie puede morir en40 parte testado y en parte intestado(Pomponio, D. 50, 17, 7; Inst. 2,14, 5). Si el causante al instituirheredero(s) en su testamento lohiciera sólo para una parte de susbienes, no se abriría la sucesiónlegitima para el resto, sino que losherederos testamentarios veríanacrecentadas sus cuotas en la mismaproporción en que hubieran sidoinstituidos. Hubo excepciones aeste principio, como en el caso deltestamento militar o cuando era im-pugnado un testamento y caía lainstitución de heredero, repartiéndo-se la herencia por sucesión legítimapero conservándose otras disposi-ciones testamentarias. M acción;acrecimiento; derecho; heredero;herencia; interdictos para adquirirla posesión; pretores; sucesión le-gítima; testamento; testamentoinoficioso; testamento militar.delegación En latín, delegatio.Transmisión de la deuda de un deu-dor a otra persona. En el derechoromano clásico no se podía haceren forma directa, ya que la obliga-ción se consideró un vínculo estric-tamente personal. Sin embargo, latransmisión podía hacerse a travésde otras instituciones: novación,mandato o representación procesal(Paulo, D. 46,3, 56). La delegaciónpodía utilizarse para efectuar unadonación, como cuando el donante

×