Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

¿Quien fue Mary Tabor?

699 views

Published on

por LLuis Juan Bautista y Eduardo H. Grecco, PDF para descargar.

Published in: Health & Medicine
  • Be the first to comment

¿Quien fue Mary Tabor?

  1. 1. 1 Lluís Juan Bautista – Eduardo H. Grecco ¿Quién fue Mary Tabor? Respuestas a un interrogante en la historia de la Terapia Floral
  2. 2. 2 Prólogo La ciencia humana consiste más en destruir errores que en descubrir verdades. Sócrates Uno debe ser tan humilde como el polvo para poder descubrir la verdad. Mahatma Gandhi Hace tiempo iniciamos un viaje cuya intención era recobrar del olvido la memoria de aquella parte de la vida y la obra de Edward Bach que estaba confinada en la oscuridad. Hemos pensado en razones diversas sobre los motivos que alentaron a los legatarios de Bach para promover esta actitud pero, al fin y al cabo, el hecho es que, por ideología, convicción, desinterés, ignorancia o decisión voluntaria, el resultado fue la permanencia de un vacío de noticias sobre aspectos que, a nosotros, nos parecen vitales para comprender, de modo pleno, la biografía de una persona y la historia de un descubrimiento terapéutico de las dimensiones del realizado por el doctor Bach. Una de las facetas desconocidas a las que nos referimos fue la participación de una mujer, llamada R. Mary Tabor, en la historia y en el trabajo de Edward Bach. Sobre ello reflexionamos, de un modo extenso, en un libro1 , con pocos hechos pero lleno de sugerencias y conjeturas, obligadas en parte, ante la carencia de otros datos ciertos. Este texto fue una puntuación en un recorrido, no solo por un territorio abordado, sino por nuestras vidas. Sus conclusiones fueron corolarios que fecundaron la existencia de cada uno de nosotros y, todos los pendientes e incógnitas allí plasmados, no acabaron arrinconados en el desván de la marginación sino que, luego de un necesario reposo, nos incitaron a seguir 1 Eduardo H. Grecco, Lluís Juan Bautista, Luis Jiménez. Mary Tabor: Enigma y Misterio. Ediciones Continente, Buenos Aires, 2011
  3. 3. 3 desafiando a los dioses que condenaban al silencio, la voz y el recuerdo de Mary Tabor. Nuestra insistencia dio sus frutos que si bien son primicias inesperadas y no imaginadas, no dejan de ser por ello una grata recompensa de la vida a nuestra fe y persistencia. Tal vez, como dice el Evangelio, no sea por nuestros méritos sino por la gracia pero, sin duda, nos hemos ganado el derecho de sentirnos arquitectos y obreros de la reconstrucción de un tramo, para nosotros significativo, de la historia de la Terapia Floral. El valor de este aporte solo el mañana lo dirá. Quizás naufrague sin dejar vestigio, tal vez alcance un destino productivo y convoque a la reflexión en el interior del campo floral. Nuestra esperanza es que sirva como motor para que el legado del doctor Bach sea divulgado íntegro y no solo en parte. Hemos querido, en este breve texto, presentar aquello que, de modo reciente, hemos descubierto en torno de Mary Tabor. Lo que aquí se dice son datos que corresponde agregar a cualquier cosa publicada con anterioridad referente a Mary Tabor. Es posible que a partir de ahora algunos otros terapeutas florales se entusiasmen con el hecho de saber que es posible seguir avanzando en el entendimiento de la historia de nuestro arte. Hay quienes tienen conocimiento y quieren compartirlo y otros que quieren apropiárselo. Hay unos que buscan privatizarlo, reducirlo al espacio de un grupo de adeptos que participan de una misma interpretación de él y otros hacerlo una verdad universal incuestionable. Por nuestra parte, queremos que todos los conocimientos, tal como Bach pensaba, se democraticen y todos los practicantes de su arte tengan acceso total a ellos. Por esta razón, queremos que todos tengan entrada a los resultados de nuestra labor. Y si, en un futuro, quieren ayudarnos a seguir adelante, son bienvenidos. Finalmente agradecemos la ayuda desinteresada que estamos recibiendo de algunas personas, estos son los primeros frutos. 25 de febrero del 2013 Lluís Juan Bautista y Eduardo H. Grecco
  4. 4. 4 Antecedentes de una búsqueda Los autores de este artículo, cada quien a su modo, buscábamos la respuesta a una serie de preguntas: ¿Quién fue Mary Tabor? ¿Por qué razón no se hablaba de ella en el mundo floral? ¿Por qué su libro Fiel a Ti Mismo, había desparecido del horizonte bibliográfico floral y era inaccesible para su lectura, teniendo en cuenta la información que contenía y que su autora había sido una discípula directa de Bach? Durante largo tiempo los resultados obtenidos fueron muy magros y decepcionantes. Reconocemos las referencias que sobre Mary Tabor y su libro hace Julian Barnard, en especial en su libro Flores de Bach - Forma y Función, aunque de forma verbal se lo hemos escuchado narrar desde 1985. Si bien es cierto que esta evocación fue un importante llamado de atención sobre esta cuestión, por alguna razón no avanzó más allá de la referencia citada. En realidad, el primer y real gran paso de los últimos años, fue el hecho de que Lluís Juan Bautista lograra hallar una copia del libro de Mary Tabor, lo hiciera traducir y lo publicara, por primera vez en español, en el año 20102 . La importancia de esta circunstancia no es menor y supone, nada más y nada menos, que la recuperación de una parte del legado del doctor Edward Bach que había permanecido en el olvido. Durante un tiempo imaginamos que tal situación de omisión era, tal vez, una ingratitud del destino o desinterés del público lector hasta que constatamos que se trató de una política activa, de una decisión consciente de Nora Weeks. Un documento aportado por Eduardo H. Grecco, obtenido como producto de una investigación en Reino Unido, puso de manifiesto este escenario3 . Como producto de la combinación de ambos eventos (el libro y la carta) llevamos a cabo la redacción de un texto “Mary Tabor. Enigma y misterio” que de modo original se iba a denominar ¿Quién fue Mary Tabor? 2 Mary Tabor, Fiel a Ti Mismo, Ediciones INDIGO, Barcelona, 2010 3 Ver la carta en el libro Mary Tabor: Enigma y Misterio, página 99.
  5. 5. 5 Debimos renunciar a este nombre porque el libro, si bien hacía un aporte significativo a la comprensión biográfica de ésta personaje, no pudo contestar el interrogante que planteaba. De manera que la cuestión seguía en vilo y nuestro interés por dar cuerpo a un nombre cada día era mayor. Y así, sentados ante una taza de café, ideamos un nuevo plan de trabajo, una nueva ruta de indagación, que sin saberlo en aquel momento, nos conduciría al punto en el cual hoy estamos. Un nombre equivocado Hemos pasado muchas horas revisando archivos, registros y ficheros de bibliotecas. Pasaron, ante nuestros ojos, miles de datos de fallecimientos y nacimientos en el Reino Unido y, un tanto frustrados por los escasos rastros encontrados, extendimos la indagación a Australia y Estados Unidos con la misma falta de resultados positivos. Identificamos y listamos varias posibles R. M. Tabor, que luego debimos descartar. También, y puesto que de ella conocíamos el libro y un par de poemas, pensamos en la posibilidad de que el nombre utilizado fuera un seudónimo, y, también sin resultados. La sensación que nos embargaba era que Mary jugaba a las escondidas con nosotros. Aunque, en este proceso, aprendimos mucho de cómo funcionan los registros genealógicos, lo cierto es que no era factible encontrar a R. Mary Tabor por ninguna vía. Y la razón para que esto sucediera era que R. Mary Tabor no se llamaba R. Mary Tabor. A pesar de todo, la búsqueda tuvo un propósito, no solo el de hacernos practicar paciencia, perseverancia e imaginación, sino, además, desnudar el carácter esquivo y misterioso de un personaje que nos tuvo, y tiene, desvelados desde hace más de veinte años. Mario Satz, comenta que la paciencia es una virtud que nos permite pensar a largo plazo, de manera que, el querer respuestas perentorias no es
  6. 6. 6 un camino que esta virtud recorre. En esta experiencia hemos aprendido a no desmayar ante la adversidad de puertas que se cierran y caminos que tan solo conducen a ninguna parte. Hemos atravesado diferentes fases de esta investigación: etapas de gozo, momentos de decepción, tiempos de desánimo y épocas de necesidad de descanso. Los motivos que la iniciaron son como las raíces de un árbol: moran en la sombra y no ven lo que sostienen. Sin embargo, su labor es dar vida, y si ellas se secaran el árbol perecería. Del mismo modo, aún en las estaciones de mayor adversidad para nuestra búsqueda, la fuerza secreta que animaba a nuestras almas, en este sendero, permaneció firme en torno de seguir "el deseo del corazón4 ”. Muchos nos han cuestionado sobre la importancia de este trozo de la historia floral, por el valor que podría tener el descubrir quién fue Mary Tabor. Inclusive si el costo de su esfuerzo se justificaba. Nosotros creemos que esa memoria tiene trascendencia en sí misma pero, además, hay otra razón de peso para insistir en su hallazgo. Si Mary era una persona cercana para Bach, como ya lo hemos demostrado en otros textos, esto ya lo hace por si relevante y que se haya forzado a la supresión del recuerdo tal trama de la biografía floral, aumenta su significación. Un principio sistémico enseña que se necesita un elemento exterior para transformar las estructuras, una mirada nueva que traiga un cambio de aire a lo ya cristalizado, que aleje la conciencia de las repeticiones, un embrión de una perspectiva distinta que sacuda el estancamiento. Ese germen, como un chispazo, se hizo aquí realidad y nos encontramos ahora, gracias ese chispazo, en un tiempo de nuevos florecimientos. Es cierto que nosotros empujamos los descubrimientos que vamos a narrar pero, fue alguien exterior al grupo, experto en el tema de indagar genealogías, con la intermediación de una de nuestras colaboradoras, que a diferencia de nosotros habla inglés, el que nos acercó una respuesta 4 Ver el capítulo XIX del libro Fiel a Ti Mismo.
  7. 7. 7 inesperada. Disponíamos de una lista de investigadores, se nos sugirió uno de ellos, y nosotros diseñamos un plano que este investigador ejecutó. Algo deberíamos habernos sospechado hace tiempo. Si no hallábamos a Mary Tabor, tal vez era porque su nombre no era el correcto. Así de sencillo, así de complejo. Humildad ante la entrada a nuestra percepción, de un giro inesperado de esta novela de exploración floral que queremos seguir compartiendo. En este momento estamos dando vueltas, retrasando lo que tenemos que decir. Saboreando el insospechado encuentro que vamos digiriendo poco a poco. Es que, luego de tanto tiempo, haber alcanzado una respuesta a la pregunta "¿Quién fue Mary Tabor?" nos coloca ante el hecho paradojal de un logro que nos deja, en cierto modo, sin un fuerte motivo para seguir indagando. Seguiremos adelante pero el sabor de perseguir lo hasta hoy elusivo parece haberse acabado, por lo menos en torno de un nombre. Claro que nos queda llenar ese nombre de historia y hacia allí caminamos. Los datos duros En el libro Fiel a Ti Mismo, publicado en 19385 , su autora figura como Mary Tabor. En el denominado Archivo Daniel6 , además de alguna nota manuscrita sin firma, disponemos de siete cartas firmadas por ella; la primera del 29 de enero de 1935 y las cuatro siguientes, en las que firma R. M. Tabor. Del mismo modo, en el testamento de Bach, ella participa como testigo firmando como R. M. Tabor. Esto ocurre el 13 de noviembre de 19367 . Sin embargo, después del fallecimiento de Bach, hay dos cartas más, una del día tres y otra del día siete de diciembre de 1936, en ambas firma Mary Tabor. En unas cartas, de las que no disponemos de los originales pero sí de 5 Mary Tabor, To Thine Own Self, C.W. Daniel Company Ltd. 1938 6 Eduardo H. Grecco, Lluís Juan Bautista, Luis Jiménez, Edward Bach y Charles W. Daniel - nacimiento y fundación de la Terapia Floral. Documentos inéditos, contextuados, anotados y comentados, Ediciones Continente, Buenos Aires, 2011. 7 Ver el Apéndice de imágenes al final
  8. 8. 8 las traducciones, y que corresponden a los días inmediatamente anteriores al fallecimiento del doctor Bach, también firma Mary Tabor. De manera que, nuestro interés inicial se centraba, de modo natural, en descubrir el significado de esa inicial, “R”, que, en algunos círculos, la daban como “Roberta”, al igual que el nombre de Boby Bach, la hija de Edward Bach. Sin embargo, la hija de Bach tampoco se llamaba Roberta sino Evelyn8 . Conocer el nombre que se cobijaba bajo la inicial “R” fue en principio la preocupación básica, ya que, con ello, esperábamos descubrir un perfil de la vida de la mujer, su fecha de nacimiento y cuándo había fallecido, dónde había vivido, quienes habían sido sus padres, etc. El punto de referencia para descubrir este detalle fue el lugar donde residía Mary: una casa llamada Wellsprings, en Sotwel, indicación avalada por varios documentos y cartas9 . Con esta idea es que le pedimos a nuestro investigador en Londres que indagara en los Registros Electorales de Sotwell para ver quién habitaba la casa de Wellsprings entre los años 1930 a 1980, ya que los documentos de propiedad del inmueble habían sido inaccesibles. El primer registro que obtuvimos fue el de 195010 y la persona que habitaba Wellsprings era una mujer llamada Rhona Margaret Tabor. En el registro de 1950 figuran como habitantes de Mount Vernon, Nora Weeks y Víctor Bullen. Hasta los Registros Electorales de 1962 Rhona figura como votante de este lugar y luego, aparentemente, deja Sotwell entre los años 1963 y 1964 para mudarse a Londres, donde fallece el 21 de noviembre de 1966. La primera reacción fue imaginar que, tal vez, Rhona fuera una hermana de Mary y no la R. Mary Tabor que deseábamos encontrar. Todo indicaba que en realidad Rhona era Mary pero, por experiencias anteriores, 8 Ver el Apéndice de imágenes al final 9 En el libro sobre el Archivo Daniel existen varias cartas que permiten establecer que R.M. Tabor vivía en Wellsprings. 10 Ver el Apéndice de imágenes al final
  9. 9. 9 en donde algo que parecía de una manera luego era de otra, nos pareció prudente esperar los Registros Electorales de Wellsprings, Sotwell, entre los años 1930 y 1950. Los resultados fueron los mismos11 . Con la confirmación de este dato comenzamos a buscar los orígenes de Rhona Margaret Tabor. Mary, mejor dicho Rhona, había vivido, por lo menos hasta casi sus 33 años, con su padre. Su madre había muerto años antes. Su padre fue “Headmaster” (director) del Cheam School entre los años 1891 y 1920. Éste era, y es, un prestigioso colegio inglés al cual solían asistir los príncipes del Reino Unido. Allí ella nació y ése fue su hogar hasta los 28 años. Según el obituario de su padre, parece haber sido ella quien lo acompañó y cuidó, de un modo amoroso, hasta su muerte, como haría, más tarde, con Edward Bach. Esto revela una actitud singular, que si bien podría estar enmarcada en los vientos de una época, también denota una inclinación de su personalidad. En el Censo Poblacional de 191112 Rhona, a la sazón de 19 años, vivía en el Colegio Cheam, en Surrey, junto a su padre ya viudo. Su larga permanencia en Surrey nos evocaba los vagabundeos de Bach por ese lugar y las relaciones de amistad que él tenía por allí. ¿Caminos que se cruzan? Aún no lo sabemos, pero lo que sí sabemos es que, de acuerdo al Archivo Daniel ya mencionado, en Surrey vivía el señor Edwin S. Wood, amigo de Bach, y que como él pertenecía a la masonería, el cual intenta ayudarle en la difusión y venta del Cúrate a Ti Mismo, en marzo de 1931. Es en Epsom, Surrey, donde se imprime el Libérate a Ti Mismo. Posteriormente, el 24 de enero de 1933, el doctor Bach se muda a vivir a casa de su amigo, siendo la dirección Berryfields, Park Lane, Ashstead, 11 Nuestro investigador en Londres nos informa que salvo los Registros Electorales del año 1931 y luego el de 1937 y el de 1950 el resto, a raíz de la guerra, no es posible de encontrarlos. Ver el Apéndice de imágenes al final 12 Ver el Apéndice de imágenes al final
  10. 10. 10 Surrey, y allí permanece hasta agosto del mismo año. También en Epsom se lleva a cabo la impresión del primer folleto respecto a Los Doce Curadores. El 14 de marzo de 1934, Bach vuelve a instalarse en casa de su amigo el señor Wood. En Surrey también se encontraban los Reales Jardines Botánicos a quien Bach se dirige para que le identifiquen adecuadamente Wild Oat. En 1934 Bach escribe "La Historia de Oak", y en ella dice: "...un hombre estaba apoyado en un roble de un viejo parque de Surrey y oyó lo que el roble estaba pensando...", aunque según Nora Weeks, Oak lo preparó cerca de Cromer. Finalmente, en la última carta que Bach dirige al Consejo General Médico, el 8 de enero de 1936, les recuerda que la dirección médica certificada es: Berryfields, Park Lane, Ashstead, Surrey. Con todos los datos duros en la mano es posible dibujar la siguiente radiografía de Rhona y su familia cercana:  Nace el 12 de abril de 189113 en el subdistrito de Carshalton, de Epsom, en el condado de Surrey, en el Cheam School, la Escuela que su padre dirigió 29 años,  y muere el 21 de noviembre de 196614 , en el 28 de Queensdale Road, Holland Park, Londres W.ll. tal como figura en los Registros de Fallecimientos15 . Es incitante imaginar que hacia fines de 1927, ante la muerte de su padre, Rhona queda liberada de la responsabilidad que había asumido de asistirlo y velar por él. ¿Cuáles habrán sido sus pasos?, ¿hacia donde se dirigió? ¿Dónde estuvo hasta que podemos dar cuenta de su presencia al lado de Bach? 13 Ver el Apéndice de imágenes al final 14 Idem 15 Idem
  11. 11. 11 Al morir su fortuna ascendía a poco más de 5200 libras16 . El legado de Bach no llegaba a las 200 libras y, el de Nora Weeks, de modo sorprendente, a más de 45.000. Epílogo Con el paso de los días, el avance de nuestra investigación y la información que nos sigue llegando, sin duda habrá mucho más para decir. Pero, en este momento nos mueve el que esta noticia, quien fue R. Mary Tabor, sea compartida por todos y que si alguien está en condiciones de agregar más luz sobre el tema lo haga. Como ha sido siempre con ella, con cada respuesta que alcanzamos se abren más interrogantes. Podemos decir muchas cosas pero nunca que con ella nos aburriremos. Los hechos que hemos encontrado en esta búsqueda trascienden a Rhona y nos muestrean un entretejido de historias que vale la pena reconstruir. En cierto sentido hemos alcanzado cierta paz con estos conocimientos, pero ellos nos despiertan nuevas inquietudes. Han aparecido nuevos personajes, tramas a develar y, de modo seguro, textos a recuperar. En un próximo artículo trataremos de aventurar algunas lecturas posibles del motivo del uso del nombre de Mary por parte de Rhona, así como a dar cuenta de su familia de origen y el contenido de su testamento. 16 Ver el Apéndice de imágenes al final
  12. 12. 12 APÉNDICE de imágenes Firma en calidad de testigo en el testamento de Edward Bach
  13. 13. 13 Certificado de Nacimiento de Evelyn Bach Censo electoral, 1950
  14. 14. 14 Registro electoral de Sotwell, 1937
  15. 15. 15 Censo de Población, 1911 Certificado de nacimiento de Rhona Margaret Tabor
  16. 16. 16 Certificado de defunción de Rhona Margaret Tabor Registro de Fallecimientos
  17. 17. 17 Testamento de Rhona Margaret Tabor
  18. 18. 18

×