Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Subir los bajos

400 views

Published on

relato, Literatura

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Subir los bajos

  1. 1.   1   Subir  los  bajos                                                                                                                                                                                                                                 Subir los bajos por Josune Rey Aurrekoetxea se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
  2. 2.   2             No  podía  esperar  una  semana  entera  para  disponer  de  aquellos  pantalones  nuevos,  así  que   aquel  jueves  le  dijo  que  no  a  la  dependienta  cuando  le  preguntó  si  quería  que  le  subieran  los   bajos.    Al  salir  de  los  grandes  almacenes  con  la  bolsa  roja,  miró  el  reloj  y  se  dio  cuenta  de  que   eran  las  dos  y  media  pasadas.  A  esas  horas  ya  no  hay  ninguna  tienda  de  arreglos  abierta,  un   fastidio.  Perdió  el  autobús  -­‐un  retraso  más-­‐  y  decidió  hacer  el  camino  andando  hasta  la   siguiente  parada  para  hacer  un  poco  de  ejercicio.  Entonces  pasó  por  la  tienda  de  arreglos  del   indio,  pero  había  otro  indio.  Uno  sin  turbante.  Entró  en  el  establecimiento  y  lo  primero  que  le   sorprendió  era  cómo  probaba  y  ponía  alfileres  a  una  mujer  que  había  llevado  un  armario   entero  para  reparar.  Pasaban  los  minutos,  pero  las  manos  del  indio  y  la  voz  de  la  mujer   hablando  de  cada  chaqueta,  cada  blusa,  cada  falda  eran  como  un  narcótico  que  paralizaba  los   relojes.  La  mujer  mentía.  Era  imposible  que  su  cuerpo  hubiera  cambiado  tanto  en  una   temporada.  Aquel  era  el  armario  de  una  muerta.  Una  muerta  más  alta  y  más  rica.  En  la   chaqueta  de  punto  de  ochos  color  beige  repararon  en  que  ella  estaba  allí,  esperaba  y   escuchaba  con  su  bolsa  roja  recién  salida  de  la  tienda.  Por  eso  mismo,  la  mentirosa  concedió   que  podía  colarse  para  probarse  los  pantalones,  si  es  que  era  solo  para  subirles  los  bajos,  y  el   indio  abrió  la  puerta  del  probador  como  se  abre  la  puerta  al  paraíso.  En  el  probador  había  una   trampilla  abierta,  una  escalera  colgando,  unas  sandalias  y  nada  más.  Ni  un  taburete,  ni  un   colgador,  ni  nada  que  no  fuera  el  suelo.  Dobló  su  ropa  sobre  la  bolsa  de  plástico  roja  y  abrió  de   nuevo  la  puerta  que  era  a  la  vez  el  espejo  donde  la  heredera  de  las  prendas  se  miraba.  En  el   espejo  cupieron  los  tres  y  las  manos  del  sastre  volaron  sobre  sus  tobillos.  Al  final,  hizo  el   mismo  gesto  que  hacen  los  magos  al  acabar  un  número.  ¿Así?  Sí,  así.  Pues  el  lunes.  Hasta  el   lunes.  Salió  sin  bolsa  y  con  una  sonrisa.  Hacía  mucho  tiempo  que  nada  le  hacía  gracia.  La  gracia   tonta,  se  entiende.   Llegó  el  lunes  por  la  mañana.  Su  agenda  hizo  un  hueco  para  recoger  los  pantalones.  Llovía.   Llegó  hundida,  cansada.  Vengo  a  por  los  pantalones.  No  hechos.  Dijo  el  lunes.  Sí,  pero  no   hechos.  Mañana  ¿Enfadada?  Al  salir  de  la  tienda,  miró  al  suelo.  Dos  cosas.  ¿Le  había   preguntado  si  estaba  enfadada?  Y  ¿Estaba  enfadada?  Salía  sin  bolsa,  pero  con  dos  preguntas.     Mojada,  cansada,  y  bueno,  vamos  a  reconocerlo,  enfadada  también,  pero  por    otras  muchas   cosas,  no  por  los  pantalones.   Llegó  el  día  siguiente.  Martes.  Su  agenda  hizo  un  esfuerzo  considerable  para  pasar  por  aquella   zona.  Vuelvo  en  media  hora  ponía  en  un  cartel  pegado  a  la  puerta  de  cristal.  ¿Dónde  empezó  y   dónde  acabará  esa  media  hora?  ¿Desde  cuándo  está  puesto  ese  cartel?  ¿Espero  o  no  espero?   No  esperó.       El  miércoles  fue  del  todo  imposible  pasar  por  el  establecimiento,  pero  se  obsesionó  pensando   que  el  día  anterior  cuando  atisbaba  entre  los  cristales  y  por  mucho  que  se  asomase,  entre  la   montaña  de  bolsas  llenas  de  prendas  para  arreglar  no  se  veía  ninguna  bolsa  roja.  Por  eso  el   jueves  entró  con  ánimo  de  arqueóloga.  Decidida  a  realizar  una  excavación  y  localizar  los  
  3. 3.   3   pantalones  que,  por  cierto,  no  había  necesitado  en  toda  la  semana.  Encontró  al  sastre   planchando.  Le  miró  y  le  dijo  Yo  busco.  Vive  cerca  ¿en  esta  calle?  Luego.    No,  no  vivía  cerca,  no   en  esta  calle.  Lejos.  No  luego.  Ahora.  Y  el  sastre  dejó  la  plancha  y  se  sumergió  en  la  montaña.   ¿Esta?  No,  era  roja.  ¿Esta?  No.  ¿Esta?  No.  No.  No    y  aparecieron.    Mañana.     El  viernes  fue  el  mañana  definitivo.  Encontró  un  sastre  solemne,  solo,  vestido  con  un  jersey   aguavino  que  le  extendió  la  bolsa  roja  con  los  bajos  subidos,  con  los  pantalones  dentro,  con  la   profesionalidad  de  un  funcionario  municipal.  El  comprobante.  Era  la  pregunta  definitiva.  Sin   comprobante  no  hay  pantalones.  Entonces,  ella  extendió  el  comprobante  arrugado,   descolorido,  exhausto.  Salía  con  los  bajos  subidos  y  con  la  sensación  de  haber  protagonizado   una  de  esas  inspiradoras  historias  de  crecimiento  personal  y  de  superación  de  los  libros  de   autoayuda.  Ahora  solo  faltaba  un  gurú  que  la  interpretase.            

×