Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

No quiero un dinosaurio en mi instituto

324 views

Published on

Cuento

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No quiero un dinosaurio en mi instituto

  1. 1. No quiero un dinosaurio en mi instituto Por Valentino Andrade (1º ESO) Era lunes, 28 de marzo. Tercer trimestre de instituto. Nuncaolvidaré aquel día. Yoiba al institutoconpapá, mamá y Erick, mi hermano pequeño. Erick iba gritandoy llorando. Era su ``primer día´´. Peroen realidad, a mí me parece que Erick llorapor todo; que si le pego, que si le quitoel juguete, que si por esto, que si por aquelloo por lo demás allá. Es un pesado. Papá y mamá quierenmucho más a Erick que a mí. Cuanto más me dicensoloporque se sientenculpables de noquererme. Yo soy Valentinoel más simpáticode la clase. Iba de buen humor, así que, cuando mamá me pidió que cogieraa mi hermano pequeñode la mano, le dije que no, que era muy pesadoy desobediente. Mamáme dijo que era un desobediente y, comosiempre, se enfadóconmigo. Y es que, realmente, nome quieren. Yotambiénme enfadé, pero le cogí la mano a mi hermano pequeño, porque sé que ellase enfada más y, al final, siempre gana. Papá y mamá se pasaron todoel camino intentandoconsolar a Erick: -Te lovas a pasar muy bien –Decíamamá -Vas hacer muchos amigos –Decía papá -Vas a prender muchas cosas. -Continuaban. Y un sinfínde todas esas extrañas ideas que tienenlos adultos sobre el colegioy el instituto. A mí seguíansindecirme nada. Nome quieren. Erick llorabay lloraba. Sólo se callóal prometerle unregalitocuandoterminarala clase. ¡Qué cara más dura! Seguroque lloraba de mentira. Ya no teníaganas de ir al instituto. No me lo paso bien, a veces me regañan. No tengocasi amigos. Algunos dicenque soy un niñomalo:
  2. 2. Maloporque contestomal y me peleo. Maloporque juegoa los ``buenos´´ enel recreo. Malo porque me invento motes para hacer rabiar. Al llegar vimos y oímos mucho jaleoen la puertadel ``insti´´.En la puerta estaban los seres más asombrosos, increíbles, impresionantes. Alucinantes y espectaculares que os podáis imaginar. Era una familia inmensa. Recordé el anuncio del periódico; no creo que exista una familia de mayor tamaño. Delante de la puerta del instituto había una familia de dinosaurios. Sí, sí habéis leído bien: Había una familia completa de dinosaurio grande, uno mediano, otro pequeño y un extraño carrito con un huevo, como de gallina, pero mucho más grande. Apenas si hay dos dinosaurios iguales. Éstos, excepto por el tamaño, eran idénticos en la forma; sólo variaba el color: rojo verde y azul. El huevo era amarillento. Yo he leído algo sobre eso y sé un poco (sobre ellos), estos dinosaurios no eran así, yo creo que era dinosaurios chinos: con las orejas puntiagudas de un buey, las patas de un tigre, las garras de un águila, la cabeza domo de un camello pero mucho más larga, los ojos muy grandes, de conejo, el cuello de una serpiente, el cuerpo de un gallo y el vientre de una rana. Sus colas terminaban en una pequeña cabeza de pájaro, por lo tanto eran dinosaurios buenos. Si hubieran terminado en aguijón de escorpión, estaríamos ante una familia de dinosaurios malos. El dinosaurio mediano era una dinosauria. Hablaba con la directora del colegio, doña Marisol. Era una dinosauria muy educada, con voz muy dulce y con marcado acento extranjero. En ese momento estaba diciendo: -Mi hijo tiene que aprenderr. No puede impedirrle entrrarr sólo porr serr un dinosaurrio. Nadie parecíaescucharla. La gente hablaba sinparar. La directorano sabía qué hacer ni qué decir;sinembargo, hozola preguntamás apropiada:
  3. 3. -¿Qué edad tiene su hijo, señora dinosaurio? La dinosauria contestó a Marisol: -¡Vaya! Por los años que dijo, le tocaba ir a mi clase. No sentí alegría. Nose podíaseguir siendoel más malo de la clase con un dinosaurio por compañero. La mamá dinosaurio y doña Marisol continuaban hablando: - Perrrrro aquí tengo la carta en donde me comunican que mi hijo esta aceptado parra entrarrr en este colegio. Doña Marisol leyó la carta con atención y preguntó: - Según la carta, les faltaban fijar su residencia ¿Está eso solucionado? - Ssí, precisamente pussimoss un anuncio en el periódico, y industrial con mucho espacio y muy luminosa –Contesto ahora el papá dinosaurio, con voz ronca. Entonces, la directora dijo algo que nos dejó asombrados a todos: -Hay que decidir si el pequeño…. ¿Cómo se llama su hijo, señora dinosaurio? -Nabú-zu-Contestó la dinosauria-, Perrro todo le llaman Nabú. -Hay que decidir-Repitió la directora –Si Nabú, se queda o no en el colegio. ¡Un poco de orden por favor! No entiendo nada. Y no me extraña. ¡Menudo follón se organizó! Aquello no se parecía nada a los primeros días de clase que yo recordaba. Nadie lloraba. Nadie estaba triste. Todo el mundo estaba contento. Todo el mundo estaba alterado hablando y opinando del dichoso dinosaurio. Narciso, que es un chico muy decidido, dijo: -El dinosaurio no puede estar en clase porque no cabe por la puerta. El papá de Alex, que es albañil y construye cosas muy bonitas, dijo:
  4. 4. -Yo podría hacer una entrada más grande para él. -Entonces la puerta ya no es problema-dijo doña Marisol. -No se pude sentar en las sillas, son muy pequeñas –dijo Juan Diego. -Yo construiré un pupitre grande especial para él-dijo el padre de x que era carpintero. -El problema del pupitre está solucionado-dijo doña Marisol. -Se comerá toda la comida del comedor-dijo Óscar, que era bastante tragón. -La mamá de Aladín, el niño que salvó al gatito el curso pasado, dijo: -Yo compraré la frutapara el dinosauriodurante todo el curso. Siguiendo su ejemplo, lapescaderay el panadero ofrecieronalimentos paratodoel curso. -¡Pues busca otro motivo!-me contestó doña Marisol con severidad. José Alberto tenía un vivero. Él también quería aportar algo, pero no sabía que ofrecer: -Yo…yo arreglaré los jardines del patio para que tengan más espacio donde jugar, y plantaré más árboles para que den sombra. ¡Huele mal, huele muy mal!-dijo Noelia. Se hizo un silencio. La higiene era muy importante. Pero la peluquera dijo: -Yo lo haré un tratamiento a toda la familia con champús, jabones y colonias. El mecánico y la peluquera eran novios. - Yo te ayudaré. En mi taller, donde se lavan los coches, será fácil bañarlos-dijo el mecánico. - Nos contagiaran horribles enfermedades – se oyó decir.
  5. 5. La farmacéutica ya había pensado en ello: estaba segura de convencer a su prima Concepción, laveterinaria, paraque les hicieralas revisiones de rigor y les pusiera las vacunas correspondientes. - Se pueden comer a nuestros animales-dijo David pensando en sus perritos. -¡Oh, no! Loss dinossaurios no comemoss carne viva-dijo esta vez el papá dinosaurio, casi escandalizado. -No puede usar el baño nos lo va a romper-dijo Rubén. La mamá de Mirian era diseñadora de interiores y dijo: -Siempre ilusión diseñar un cuarto de baño para gigantes. -Yo te ayudaré con el material que se necesite-dijo el padre de Eva que era fontanero. -¿Y…si nos hace daño con sus uñas y dientes?-dijoCristiana, preocupada. -Es muy bueno, está muy bien educado. Además, si ese porrta mal, puede ustedes tratarrle como los demás niños-dijo la mamá dirigiéndose a las profesoras. La mamá de Lorena que era pediatra, dijo: -Yo le daré mi número del móvil para cualquier urgencia; podrán llamarme a cualquier hora. -Nosotros también ayudaremos-dijeron los padres de Celia, que eran practicante y enfermera. -Los dinosaurios sabemos dominarr el chillido. Todos vosotros, supongo, sabrréis dominarr el pis -Contestó la mamá dinosaurio, dirigiéndose a los niños-pues a los dinosaurios nos sucede lo mismo con el chillido. No tenéis que preocuparos. Todo asentimos. Bueno, todos no porque, al hablar de pis, Andrés se puso colorado. El padre de Javier era bomberos y dijo:
  6. 6. -Yo estaré siempre alerta, ya tienen mi número de <<busca>>, por si la moscas. -Pues si el fuego tampoco es motivo no veo otros argumentos para no dejarle entrar. Podríamos ponerle a prueba-decidió doña Marisol. El papa dinosaurio, agradeció, añadió: -Podemos ofrecer nuestrass escamass de invierno; que pueden susstituir cualquier combustibles para la calefacción y el agua caliente de todo el insstituto. A doña Marisol pareció encantarle la idea. Esas escamas era un combustible muy apreciado por su gran calidad y limpieza. -Peroocupará mucho sitioy no podremos jugar al patio-dijotodavía otro niño. -Todo lo contrario-Le contestó la mamá dinosauria. -El tiempo del recrreo mi hijo debe dormirr. Mientrras duerrme, su cuerrpo se vuelve similiarr a la gelatina; podrréis utlizarrlo como un enorrme colchoneta, su lomo como un magnífico tobogán y su espalda como escalerra. Luego, sólo tenéis que desperrtarlo y volverr a clase. -Bueno-dijo Paloma, nuestra nueva profesora-, estos dinosaurios parecen dinosaurios inteligentes, dinosaurios del nuevo milenio. ¡Dejemos a Nabú estudiar con nosotros! Unos, más conformes, otros, menos. Todas terminaron diciendo que sí. Papá me dijo en voz alta:-Nosotros podemos ofrecer mucho también. Me hizo sentir bien, me habló como si fuera mayor y tuviera que comprender algo importante. Mamá, con mirada preocupada, me dio un beso; después, papá me di otro. Hugo y yo entramos al instituto. Ahora que recuerdo, a mi hermano no le dieron un beso. Nabú entró detrás de nosotros.
  7. 7. Por fin comenzóel curso. Paloma decidióque los primeros días diéramos las clases en el gimnasio mientras se hacían las reformas para acomodar a Nabú. Pasada la primera hora de novedad, en la que nadie pudo dejar de mirar al dinosaurio, hicimos vida normal como si siempre lo hubiéramos tenido en clase. A las doce y media no había pasado nada especial, excepto que a todos nos rugían las tripas como si tuviéramos un dinosaurio dentro. Nabú iba cambiando de color. Los dinosaurios comen mucho más que los niños. Sabíamos que para comer había chorizo con huevos fritos. En el plato de Nabú echarían mucha guindilla y de beber le pondrían gasolina sin plomo, que es lo que beben todos los dinosaurios. Yo me había colocado lo más lejos que pude de Nabú y le miraba con cara de poco amigos. Él parecía notarlo. Mis amigos, los que siempre reían mis pifias, decían: -¡Cómo mola! Un dinosaurio en el instituto. Nos lo vamos a pasar bomba. Me sentía solo. Solo y enfadado. Era como si el dinosaurio fuera yo en vez de él. Fuera estaba cayendo una gran tormenta. Media hora antes de la hora de la comida se fundieron los plomos y se fue la luz. Lo peor no era que estuviésemos a oscuras. Si la comida no se podía hacer, no iba a haber nada que comer. Nabú no había hablado todavía. Así que cuando empezó a hablar se hizo un silencio absoluto. Para entenderlo había que concentrarse mucho, pues hablaba un poco al revés. -comer poder para problema es no electricidad La. chorizo el y huevos los freír puedo Yo. a partáis os y sartén una en todo ponéis Lo. sartén de fuego mi Dirigiré.
  8. 8. punto su en quedará comida La. ¡Qué alegría nos entró! Confieso que a mí también. Una cosa es estar enfadado y otra muy diferente es pasar hambre. Además, con hambre se está más enfadado. Todo se hizo como Nabú indicó. Con 100 sartenes llenas se cocinó la comida de todo el instituto. Entre sartén y sartén, la cocinera daba a Nabú dos cajas de fósforos, una botella de aceite de oliva y un frasco de alcohol del botiquín para recuperar el fuego. Después de comer estábamos muy contentos. Yo también lo estaba, pero no lo hubiera reconocido nunca. -sueño mucho entra nos dinosaurios las a comer de Después. Nabú-dormirnos evitar podemos No. especial silbido un con despierten no que Necesitamos. La directora nos hizo una prueba a todos los niños y niñas del instituto para ver qué silbado se ajustaba al tono necesario para poder despertarle. Era un trabajo importante, todos deseábamos ser su despertador ¿A que no sabéis a quién escogió como guardián de su sueño? Púes sí. ¡Los habéis adivinado! A mí. A Hugo. Aún no salgo de mi asombro. -despertarme olvide No-dijo Nabú, mirándome, antes de quedarse profundamente dormido. Desde aquel día deje de ser el raro de la clase. Me convertí en el guardián del sueño del dinosaurio; en realidad estaba deseando ser un niño normal; yo era el malo porque quería ser diferente, quería que me prestaranatención, pero si alguien del tamaño de un dinosaurio llama la
  9. 9. atención por ser bueno, yo no iba a ser menos. Me acerqué para susurrarle al oído: Nabú, yo también quiero que te quedes.

×