Entendiendo la ley de Dios.

3,600 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,600
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
101
Actions
Shares
0
Downloads
30
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Entendiendo la ley de Dios.

  1. 1. Libertados de la Ley Antigua. "Por que yo por la ley soy muerto para la ley,a fin de vivir para Dios" (Gálatas 2:19). Cuando Cristo murió,yo morí para la ley.Mi viejo hombre fue crucificado junto con él.De manera que,por medio de la cruz y la muerte de Jesús,la cual vino a ser mi muerte por medio de la fe,yo he muerto para la ley.Ese es un pensamiento maravilloso si podemos entenderlo.La última cosa que la ley puede hacernos es enviarnos a la muerte.Ese es el castigo final.Cuando nos da muerte,ellaya no puede hacer nada más.Sí una persona es ejecutada,ella ya no está más sujeta a la ley.La única salida de la ley es la muerte.En la misericordia de Dios,nuestra muerte tuvo lugar cuando Jesús murió en la cruz"Yo por la ley soy muerto para la ley"(Gálatas 2:19).La ley ya no tiene absolutamente nada que decirme;ya no tengo más relación con la ley.He sido separado de la ley,por medio de la muerte de Jesús y ahora mi vida está completamente unida a él.Aleluya...Aleluya...Aleluya... Cuando me toca hablar sobre este tema,con frecuencia he visto una aspecto cortes de asombro que aflora en la mayoría de los rostros de las personas,se les hace difícil entender una verdad tan sencilla y tan clara que nos muestra el glorioso evangelio de Jesucristo.Ellos sencillamente no pueden concebir que el propósito final de Dios sea que nosotros debemos de ser liberados de la ley en su totalidad,es decir ya no tener más relación con ella,pues ella solo nos maldice.por ejemplo.Un hermano que desea cumplir fielmente con la ley del Diezmo prescrita en el Antiguo pacto,tiene que cumplirla de por vida no solo un par de ocasiones o solamente cuando trabaje,no,tiene que cumplirla todo el tiempo de lo contrario Dios le dice con voz de Trompeta "Maldito sois me habéis robado y por eso yo te voy a maldecir" La famosa cita de Malaquias prescrita para el pueblo de Israel en el Antiguo pacto y que Dios mismo a través de su hijo clavó en la cruz del calvario.Ya el verdadero hijo de Dios ya no está bajo maldición ahora goza del privilegio de ser hijo,ya no es más esclavo fue libertado de la ley y ahora pertenece a su papá a Jesucristo para que le sirva en el nuevo minsterio del espíritu a través del amor verdadero. Aleluya...Aleluya... Veamos: "Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros;pues no estáis bajo la ley,sino bajo la gracia" Romanos:(6:14). Si estamo bajo la ley,entonces no podemos estar bajo la gracia,somos esclavos.Hermano(a) que me lee nosotros no podemos tener las dos al mismo tiempo mezclando ley con gracia eso no le agrada a Dios.no debemos tratar de justificarnos por las obras de la ley,por cuanto por las obras de la ley ningún ser humano es justificado delante de Dios,ya que por medio de la ley es el conocimiento del pecado.Si vamos a realizar obras que sean producto de la verdadera Fe que ahora tenemos en Jesús,obras de misericordia que vienen de un corazón arrepentido.Si estamos bajo la gracia,entonces no estamos bajo la ley y si estamos bajo la ley no podemos estar bajo la gracia es imposible servir a Dios en dos ministerios completamente distintos.No podemos servir a Dios y al dinero a la misma vez amaremos más a uno y menospreciaremos al otro.¿Estoy bajo la ley o estoy bajo la gracia?No podemos tener un pie en dos mundos diferentes. Estar bajo la ley o más bien tratar de servir a Dios bajo la ley esto te traerá maldición y muerte ya que es un ministerio de condenación y servir a Dios bajo el ministerio de la Gracia esto te producirá bendición y vida para los tuyos...Tu decides y eliges...La maldición o la bendición... Ahora bien...cuando usted amado hermano se pone bajo la ley el pecado tendrá dominio sobre su vida¿Cual es la conclusión clara? La única salida para su vida del dominio del pecado es escapar de la ley no existe otra salida.Esta opció fue provista por medio de la muerte de Jesús en la cruz"yo por la ley soy muerto para la ley" "Por que mientras estábamos en la carne,las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte,Pero ahora estamos libres de la ley,por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos,de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el viejo régimen de la letra esto es el antiguo pacto con todas sus ordenazas
  2. 2. legales.(Romanos 7:5:6)...El apóstol Pablo no habla de ser libertado del pecado,sino de la Ley...Lea Romano capítulo 7...en la analogía que hace el apostol en relación al matrimonio.La mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras este vive,pero si muere ella es libre completamente de la ley del marido,de manera que si se casa con otro hombre no comete adulterio,así también nosotros hermanos mios...habéis muerto a la ley mediante la muerte de Jesús para que seais de otro del que se levantó de los muertos a fin de que llevemos fruto para Dios...Aleluya..Aleluya... Gracias Jesús por libertarme de la maldicion de la ley,ya no tiene nada mas que decirme,ahora me encuentro unido a ti mediante tu muerte y tu resurección.Recibo ese regalo de tu gracia y te serviré toda mi vida en el minsterio de la gracia,,,Gracias mi amado Jesús ya no hay más maldición para mi vida,todo por tu amor...Ahora el cielo me espera y un día estaré contigo...muchas gracias cristo por esta libertad para poder ahora darme a mis hermanos y a tu pueblo...Amén...Amén.. Tres libertades al ser libres de la ley Antigua. LIBERTAD DE CONDENACION. "Ahora,pues,ninguna condenación hay para los que están en cristo Jesús...Por que lo que era imposible para ley,por cuanto era débil por la carne,Dios,enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado" Ro 8:1 al 3... El objetivo número uno de satanás y sus demonios es situarnos bajo condenación,por tal razón si tu mi amado(a) hermana que me lees te congregas en una iglesia que está bajo el ministerio de condenación intentas hacer cambios a tu vida y decidir servirle al señor bajo la gracia,lo primerito que vas a encontrar es que todo el mundo te va a condenar e incluso rechazar esto es normal a Jesús lo rechazaron,a Pablo,a Pedro y a todos los verdaderos discípulos de Cristo los van a rechazar por que no le han conocido por eso crucificaron a nuestro señor de gloria.Pero tengo buenas noticias para ti,es mayor el que está con nosotros que el que está en el mundo.no tengas miedo cambiarte de ministerio ningún demonio te podrá detener.Es mejor obedecer a Dios ante que a los hombres Aleluya... * LIBERTAD PARA AMAR: La liberación de la ley nos trae libertad para amar.Así como la ley y la gracia son opuestas entre sí,asimismo ocurre con el legalismo y el amor.En un sistema legalista es muy difícil amar,talvez tu hallas escuchado expresiones en algunas iglesias e incluso de tu pastor "son ladrones si no diezman,el carro de su pastor no corre solo necesita combustible,que paso cuando van a diezmar"Hay que pagar luz,agua,papelería cuando iglesia...Su pastor necesita alimento,mis hijos,mi esposa que pasó iglesia ese es el amor de Cristo en ustedes...Traigan los Diezmos al alfolí y halla alimento...prueben a Dios...son ladrones todos le roban a Dios... Estas expresiones amado hermano que me lees no son de Dios¿por que ocurre esto se preguntará usted? sencillo toda la congregación está bajo la ley y el que ofende un punto de la ley se hace culpable de toda" por esos es que es normal en estos minsiterios escuchar estas expresiones no se puede amar con el amor de Cristo,solo bajo la gracia nos podemos amarnos con sinceridad como hermanos y darnos todos por completo sin ninguna hipocresia... "No debais a nadie nada,sino el amaros unos a otros;porque el que ama al prójimo,ha cumplido la ley" Romanos 13:8 Esto es muy sencillo apreciar el problema para los grandes teologos es que se han llenado de muchisimos sermones carnales acompañadas de filosofias paganas e inutiles que no pueden enseñarnos a amar a nuestros hermanos.
  3. 3. "Por que en cristo Jesús ni la circunsición vale algo,ni la incircunsicion,sino la fe que obra por el amor" Galatas 5:6 "Por que toda la ley en esta sola palabra se cumple:Amarás a tu projimo como a ti mismo" Galatas 5:14. * LIBERTAD PARA SE GUIADO POR EL ESPIRITU SANTO: "POR QUE TODOS LOS QUE SON GUIADOS POR EL ESPIRITU DE DIOS,ESTOS Y SOLO ESTOS SON HIJOS DE DIOS,PUES NO HABEIS RECIBIDO EL ESPIRITU DE ESCLAVITUD(ATADURA)PARA ESTAR OTRA VEZ EN TEMOR,SINO QUE HABEIS RECIBIDO EL ESPIRITU DE ADOPCION,POR EL CUAL CLAMAMOS ABA PADRE.ALELUYA... Dios no quiere producir esclavos sino hijos que le sigan obedeciendo a su voluntad,no quiere cadenas,ni ruegos el quiere que le sirvamos de corazon por que le amamos con todo nuestro ser.La mayoría de las personas honestas han escuchado cantidad de sermones de como nacer de nuevo y de como ser bautizado esto es una gran verdad sin embargo no tienen ni la mas minima idea que cosa es ser guiada por el espiritu de Dios.La persona tiene que nacer de nuevo morir con cristo en la cruz.El nuevo nacimiento nos convierte en hijos e hijas de Dios nos equipa para servir a Dios en lo sobrenatural para que lleguemos a ser hijos maduros conforme a su gracia. Ser guiados por el espiritu significa ser guiados continuamente hasta que Jesus venga.Si queremos ser guiados por el espíritu,no podemos estar bajo la ley.Y si no somos guiados por el espiritu.no podemos llegar a ser hijos maduros de Dios que juzguen todas las cosas.El espiritu santo es una persona él no es un grupo de reglas o un grupo de sermones teologicos él es una persona y debe ser obedecido.Tenemos que aprender a relacionarnos con el para escuchar su voz.Esto es un problema serio para la gente religiosa...dira que ahogo ahora...si me libero de las reglas de la iglesia a donde iré,Esto es peligroso.La Biblia y solo la Biblia nos enseña la voluntad de Dios esto no le corresponde a ningun hombre,pues todos somos pecadores sujetos a debilidades solo el espíritu santo nos mostrará el futuro a donde ir.No somos justificados por guardar reglas o normas esto ofende a Dios.Dios quiere justificarte por la fe en su amado hijo jesucristo el ya pago el precio solo acepta su perdon y recibe su regalo de la gracia.si estas sometido bajo la ley escapa de ella es lo mas correcto no tengas miedo a donde iras el espiritu santo te guiara si eres obediente,el te enseñara como quiere que le sirvas a Dios bajo un ministerio completamente espiritual el te pondra las personas capacitadas bajo esta gracia para ayudarte.Solo sigue las instrucciones del espiritu y se obdiente.no le temas al hombre.es mejor obedecer a Dios ante que a los hombres y si tu pastor de condena perdonalo no le hagas caso,si esta bajo el ministerio de condenacion enseñandole esclavitud al pueblo,lo correcto seria abandonar ese lugar por que de lo contrario estaras bajo maldicion y con el peligro de un dia no muy lejano recibir la marca de la bestia 666.bajo el sistema falso del anticristo comandado por el falso profeta.Sirve a Dios en tu casa,tu casa puede ser un lugar de reunion con otros hermanos que esten dispuestos servir a Dios bajo el nuevo ministerio de justificacion,ministerio de vida mediante el nuevo pacto. Tú decides. Tema: Como definimos la Ley? Está el creyente bajo la ley, bajo la gracia o bajo ambas? Al estudiar este tema podemos ver que esa pregunta quedó contestada hace ya casi 2000 años, y aún siendo así millones y millones de cristianos están completamente confundidos o peor aún, no logran comprender la clara distinción entre el ministerio de la ley y el ministerio de la gracia. La Palabra de Dios no da lugar a dudas sobre el asunto: La ley de Dios no fue dada para salvar
  4. 4. a nadie, ni siquiera a un sólo pecador, en toda la historia humana. Dios sabía aún antes de darle la ley a Israel para que la observara que nadie (excepto Jesucristo) podría obedecerla perfectamente. La Biblia es precisa en aclarar que la ley no puede salvar a un sólo pecador, o una vez hechos salvos mantenerlos en salvación. Aquí le ofrecemos algunos de tantos pasajes bíblicos que corroboran esta afirmación: Romanos 3:19-20 Oigamos otra vez a Pablo decir: Romanos 3:28. Si vamos al libro de Gálatas leemos así: Gal. 2:16 San Pablo recalca: Gálatas 3:21 Otros pasajes: Gal. 3:10,11,13 Note: Si alguien ha de ser salvo por la ley o por las obras, debe cumplir la ley perfecta y continuamente, es decir, sin ninguna interrupción. Si no es así cumplida, recordemos que lo que le cae encima es gran maldición: "Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas de la ley..". !Una sola transgresión nos sumerge bajo maldición! La ley no fue dada para: Salvar al pecador 1. Justificarlo 2. Ni tampoco para santificarlo Dios no esperó ni espera que el pecador pueda cumplir las exigencias de la ley, ya que cuando la dio sabía que esto era imposible. Debemos tener muy claro un asunto: Que cuando en la Biblia se habla de "la ley de Dios", "la ley de Moisés", "los mandamientos", no necesariamente se refiere a los Diez Mandamientos (o el Decálogo). Muchas veces la palabra ley puede referirse a toda la palabra de Dios; otras veces sólo quiere diferenciar los libros de Moisés del resto de las Escrituras, por ejemplo, los judíos dividían el Antiguo Testamento en tres partes: 1. La ley (o Pentateuco) 2. Los Salmos 3. Los profetas En la Biblia, generalmente se refiere a los cinco primeros libros como la Ley. Así como otras veces, aunque en un sentido menor, se refiere a los Diez Mandamientos. Muchos creen que Dios sólo dio los Diez mandamientos en el Sinaí, algo que es falso. Véase Éxodo capítulos 19 al 30 (todo ello es ley de Dios o mandamientos). Hay una sola ley. Esa ley completa, única, fue cumplida y abolida en el Calvario a favor del creyente en Jesucristo, quien queda cubierto por su justicia y gracia eterna (véase: Romanos 6:14; 7:6; 8:2; Gálatas 2:19). Porqué entonces fue dada la ley? Gálatas 3:19. Fue añadida hasta que viniese la simiente. Es decir, que la ley es algo que: 1. Tiene principio (no existía anteriormente, fue añadida) 2. Tiene fin. Fue añadida "hasta", es decir que permanecía por un periodo de tiempo, desde el momento en que fue dada, hasta que viniese la Simiente. (ver Gálatas 3:16). Es decir que si sustituimos la palabra Simiente por Cristo, leeríamos así: "La ley fue dada hasta que Cristo viniese" El ministerio de la ley fue un tiempo de dispensación, es decir tiene su comienzo y su final. 3. Tiene su propósito o motivo: (Gálatas 3:19) Fue dada a causa de las rebeliones o
  5. 5. transgresiones. Literalmente leeríamos así: "De forma que revele el pecado como una transgresión". Vea: Antes de que la ley fuese dada, no había transgresión de la ley; había pecado, pero el pecado no era transgresión ya que no existía. Había pecado, había rebelión, pero éstos no eran transgresiones a la ley (Rom. 4:15). El pecado siempre fue terrible y malo, siempre lo ha sido (Rom. 5:13). Sin embargo la ley le dio un nuevo significado: Transgresión. El propósito de la ley fue pues revelar el pecado como una rebelión contra Dios. No hay un solo texto en la Biblia que diga que por la ley somos salvos del pecado. Así que lo primero que el pecador debe aprender es que nadie se salva por tratar de guardar la ley. El único remedio y cura es declararnos culpables ante la ley e ir al amparo de Jesucristo en busca de salvación por la gracia de Dios. Tema: Surgimiento de la ley Desde el inicio de la iglesia cristiana hay una pregunta que ha inquietado a muchos: ¿Está el cristiano bajo la ley? Esto no debería ser así debido a que la Biblia en su inspiración del Espíritu Santo es tan clara, en su respuesta que el creyente no está bajo la ley sino bajo la gracia. Deberíamos suponer, que ante tanta claridad de la exposición bíblica el ser humano daría como un hecho que su salvación es obrada por la gracia de Dios; sin embargo, no nos sorprenda ver en la mayoría de los casos como el orgulloso corazón humano muchas veces rechaza esa gracia, y en lugar de ello trata de obtener la salvación a través de sus propios méritos y buenas obras. Es eso precisamente lo que el enemigo de las almas, Satanás, quiere que hagamos: Que seamos "devotos y buenos" religiosos, que seamos moralmente "buenos", que luchemos por "superarnos" por nosotros mismo, que "tratemos y obedezcamos" la ley, que sigamos "obrando y afanándonos", que seamos " consagrados y sinceros" guardar la ley de Dios y los días sábados, en orden de que seamos hechos "acreedores" del favor de Dios en lugar de que aceptemos su gracia. Pablo es claro en declarar que ese es otro evangelio y una muy hábil trampa de Satanás para alejarnos de toda posibilidad de venir a la gracia de Dios, así pobres como somos, así sin ningún mérito como estamos, así incapaces como nos encontramos con nuestros propios pecados. La ley, dice Pablo, no fue dada para que trajese salvación, sino para que mostrase la maldad del pecado y la necesidad de salvación. Esto nos lleva a la pregunta de la lección anterior: ¿Para que sirve la ley? Y Pablo contesta de inmediato en Gálatas 3:19,20 "Fue añadida a causa de las transgresiones hasta que viniese la simiente". Como lo vimos en nuestra lección pasada, la ley tuvo comienzo y final y fue añadida a algo que ya existía, y el contexto de este verso nos habla de la "gracia por la cual Abraham fue alcanzado". (Gálatas 3:17,18). La ley fue añadida 430 años después de la promesa de la gracia (430 años desde Abraham hasta el Sinaí). Es decir que la descendencia de Abraham vivió 430 años bajo el pacto de gracia de la promesa, y Abraham (el padre de Israel) vivió toda su vida bajo la gracia sin que existiera ninguna ley escrita. Este pacto fue incondicional. Bajo esa gracia vivió Abraham, Isaac, Jacob e Israel, incluyendo su período de esclavitud en Egipto, de modo que por gracia cruzaron el Mar Rojo, y cuando llegaron al Sinaí, les fue añadida la ley. Pero esta ley no anuló la promesa o el pacto de gracia, tampoco lo suplantó sólo fue añadida Gálatas 3:17 "la ley que fue dada no abroga la promesa. Esa ley fue introducida en la historia de Israel y el pueblo quedó bajo una ley que les condenaba, pero gracias a Dios que también estaban bajo la gracia que hacía provisión por la ley violada. Sin esa gracia Israel hubiese sido destruido. Si queremos entender porque fue dada la ley y añadida a la gracia, tenemos que observar las circunstancias en que fue dada a Israel. Véase Éxodo capítulos 19 y 20. Léalos varias veces.
  6. 6. Así hablaba el pueblo rescatado de la esclavitud, salvado de la muerte en el Mar Rojo, salvado por gracia a tan solo tres días después de su liberación. Dios en su gracia en lugar de destruirlos les envió pan del cielo, pan de misericordia y de gracia (note la similaridad con lo que se hace por medio de Jesucristo, el pan de vida). En Éxodo 17:3; Dios en lugar de destruirlos hizo brotar agua de la roca ( Jesucristo, el agua de vida). El pueblo estaba sumergido en pecado y no podían ver su situación, y por ello Dios decide darles una ley perfecta para que esa ley les revelase lo que era el pecado realmente. Es decir, que el inicio de la historia de la ley es uno de murmuración, rebelión e ingratitud hacia Dios. Dios dice: Éxodo 19:3,4 "Yo hice", "Yo os tomé", "os he traído" eso era gracia de Dios, incondicional, pero ahora se agrega algo más: Éxodo 20:5; ahora es, "si dieres" "si guardareis" entonces seréis. Antes la bendición les llegó de manera incondicional, ahora les era ofrecida, es decir en forma condicional. Si el pueblo de Israel hubiese entendido la gracia de Dios, hubiese implorado que no se le sometiese bajo el yugo de la ley; pero muy por el contrario lo que hicieron fue desafiar a Dios diciéndole: "todo lo que dijeres, pidieres u ordenares esto haremos" Éxodo 19:8. Que error!! Pobrecitos, dijeron: "lo haremos".En lugar de pedir misericordia y gracia quisieron "hacer". Israel escogió ley en lugar de gracia solamente. Éxodo 19:9. Dios entonces esconde su rostro y desciende en una nube espesa (vs. 16). Ya no era el mensaje de la gracia y amor, era el mensaje de las prohibiciones, amenazas, castigos de muerte, ceremonias, truenos y relámpagos, el monte en humo, temblor de tierra. Léase detalladamente cómo fue entregada la ley: Éxodo 19:9-24, y verá cuál era el escenario del inicio de la ley: es uno de juicio, amenaza y oscuridad. Ese mismo es el cuadro del ministerio de la ley. La ley solo podía demostrar el enojo de Dios por el pecado, pero no podía salvar de pecado. La escena de la gracia, por el contrario, es una de paz, perdón, amor y misericordia: "acércate pues al trono de la gracia, y encontrarás el oportuno socorro" Tema: Historia de la ley Si usted le interesa leer sobre una historia de terror que le asuste y le hable de terribles convulsiones en la naturaleza, permítame invitarle a leer la historia de la entrega de la ley con los diez mandamientos en el monte Sinaí (Éxodo 19:16,18). A diferencia de lo acostumbrado en el pasado, Dios ahora se presenta en un ambiente de tremenda violencia y amenaza de la naturaleza. Israel no había apreciado la gracia y misericordia de Dios y creyeron que por su propia obediencia podrían complacer las exigencias de la santa y perfecta ley de Dios: "Todo lo que Dios ha dicho haremos. Ya no necesitamos gracia, nosotros lo haremos por nosotros mismos". Y de inmediato vemos el resultado (Éxodo 19:9). La nube cubre el rostro de Dios y demanda Éxodo 19:10,12: "El que tocare de seguro morirá". La ley ha llegado y su ministerio es uno de muerte. No te acerques ya que morirás!. Vea la diferencia del ministerio de la gracia (Mateo 19:13, Efesios 2:13). Bajo la ley ser encontrado culpable significa muerte; bajo la gracia (Gálatas 6:1) "restaurad al tal" es el ministerio de restauración. Ambos ministerios no son sólo distintos sino que obran en forma opuesta al tratar con el pecado. El capítulo 19 de Éxodo nos presenta un cuadro terrible de miedo, castigo, amenazas y convulsiones en la naturaleza (vers. 12,13,16,18,21-24). Este es el cuadro que presenta la ley, trae terror al corazón del hombre, esclaviza al pecador bajo el yugo "que ni sus padres ni ustedes pudieron llevar" (Hechos 15:10) Ustedes quieren ley? Aquí tienen: 1. "No tomarás" 2. "No te harás" 3. "No te inclinarás" 4. "No tomarás" 5. "No...no..no.."
  7. 7. Ahí la tienen: Cúmplanla si pueden. Dios les dio una ley buena, perfecta y justa, y ésta condenaría todo lo malo, imperfecto o cualquier tipo de violación (Gal..3:10). Dios ha dado la ley que maldice y condena. Israel acabó rechazando la gracia, y así es "añadida" la ley. Esa ley que no puede salvar, la ley con su ministerio de muerte, la ley que condena a los que tratan de salvarse por sus propias obras. Es importante que leas lo que sucede inmediatamente después de la entrega de los mandamientos (Éxodo 20:18,19) (muchas veces leemos solo hasta el vs.17). Estruendos, relámpagos, sonidos de bocinas, el monte temblando y humeando, y el pueblo aterrorizado huyendo de Dios, no queriendo ni siquiera oír la voz de Dios para no morir. Si te cobijas bajo la ley como tu medio de salvación tienes que aceptar todas las circunstancias que acompañan la ley. He aquí la verdadera historia de la ley: Muestra que ella no puede salvar al cumplirse; no puede traer paz sino que por el contrario genera y trae terror y miedo. En lugar de acercarnos nos aleja de Dios. La ley es santa, justa y buena, aleja al impío, malo e imperfecto hombre, de Dios, ya que ésta condena todo lo que no es santo, justo y perfecto. Por más de 1600 años el pueblo judío vivió bajo el yudo de esa ley perfecta, y sin embargo ni un sólo israelita se salvó por guardarla. Todo lo contrario, luego de 16 siglos terminaron cometiendo el crimen capital de las edades: Clavando en la cruz al único hombre que alguna vez haya cumplido la ley perfectamente, Jesucristo. La Ley fue dada para mostrar que el hombre no puede salvarse por guardarla, sino para que entendiese la necesidad de la gracia para su salvación (Gal..3:19,16). En el Calvario terminó la era de la dispensación de la ley. Jesucristo ha cumplido perfectamente las demandas, y así su perfección va al Calvario y paga la condena de la ley y grita a voz de trueno "Consumado es"; y para probar que El ha pagado por toda la sentencia de muerte, se levanta de la tumba al tercer día. Note: Como resultado de esto, el cristiano queda "libre" de la ley (Rom 7:6); "muerto a la ley" (Gálatas 2:19); Romanos 8:2. La ley no está muerta, pero nosotros estamos muertos a la ley (en Cristo). La ley esta muy viva pero para el creyente la sentencia o condena de la ley fue efectuada en Jesucristo y ahora le servimos al Señor que nos ha librado de condenación, no por el temor o miedo de juicio o castigo alguno, sino por amor al que nos ha salvado de la condena de muerte. Alguien entonces podría preguntar: No necesitamos de la ley para que nos muestre la maldad y el pecado? Es cierto, la ley revela el pecado como una transgresión pero esto no lo contesta todo. Aparentemente podríamos creer que sí necesitamos de la ley pero escúchame amigo querido: Tenemos algo mejor que nos revela lo terrible de la naturaleza humana, como ninguna ley podría revelarlo: Tenemos la cruz del Calvario. Mira a la cruz y podrás ver allí lo que el pecado hizo con El. Quieres ver un cuado de la corrupta naturaleza humana? Mira la multitud de gente enardecida al pie de la cruz burlándose del Hijo de Dios. Quieres un cuadro de lo que el pecado y lo que éste puede hacer. Ven conmigo desde el monte Sinaí y vayamos al Calvario. Allí veremos el pecado como es realmente. Y esa era la nación que se jactaba y gloriaba en la ley por mas de 1600 años y aún así, al final de todo, clavaron al Hijo de Dios en el madero. Míralo en Getsemaní sudando gotas de sangre. ¿Que lo llevó hasta allí? Fueron nuestros pecados!. Míralo apurando la copa en la que nuestros pecados, fracasos, mentiras, adulterios y caídas fueron experimentadas para que El las gustase por nosotros. Míralo con su cabeza sangrante por la corona de espinas, siendo escupido por aquellos que por años lo vieron y escucharon sanar enfermos y predicar reconciliación con Dios. Ellos lo llevaron al Calvario y Dios "al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El". Fue con una angustia cruel, que viéndose abandonado por su Padre, clamó: "Dios mío, Dios mío porqué me has desamparado? Tema: El pecado: Transgresión de la ley Está el creyente bajo ley? Esta pregunta era hecha también en los tiempos de Pablo; la Biblia es clara en su respuesta pero aún miles de devotos sinceros, pero equivocados creyentes la formulan. Gálatas 2:16.
  8. 8. Hay otros que enseñan que somos salvos por gracia, pero que después de eso somos mantenidos en salvación por observar la ley. La Biblia dice en Gálatas 3:10. Pero para esto tendríamos que guardarla a perfección y entonces surge de nuevo la pregunta: Para que sirve la ley? Si no mantiene a salvo al pecador, si no puede hacer mejor al pecador, aunque si lo condena y castiga, entonces, cual es el propósito de la ley? Gal..3:19 "fue añadida a causa de las transgresiones. La ley fue dada para mostrar la naturaleza del pecado (La maldad y carácter) y ella requiere absoluta obediencia, perfecta obediencia; esta obediencia debe ser continua, sin interrupción. Santiago 2:10. La ley es una unidad., así como una cadena consiste de distintos eslabones, pero eso no quita que sea una, solo tiene que romperse uno de los eslabones para que se rompa la cadena. Tiene que ser cumplida toda, porque si no, es como si nada. Debe cumplírsela hoy, mañana y siempre. Cualquier eslabón roto, cualquier falla un día, te condena a perdición total. No importa que la falla contra ella sea por comisión o por omisión, da lo mismo. Antes de la ley el pecado era pecado, era moralmente malo, pero no era legalmente malo (ya que no había ley). Ejemplo: En el siglo pasado no era ilegal tener esclavos; Aunque era moralmente incorrecto hacerlo. Luego vino la ley de Emancipación de los Esclavos, y entonces además de inmoral, también era una violación a la ley tener esclavos. Puede que de alguna forma la ley contenga algo al pecado y lo desanime, pero no puede remover el deseo de pecar. La ley puede restringir, pero no quitar el deseo de pecar. El hombre mientras crea que puede escapar el juicio de la ley, la violará tantas veces como pueda, pero nunca cambiará el corazón del hombre para quitarle sus deseos. Lo que el hombre necesita, es un cambio de corazón. Todo el pecado no es porque la ley sea mala, sino porque el corazón del hombre es malo. Hay algo que la ley no puede hacer, y esto es ayudar la naturaleza del hombre pecador. (Romanos 8:3,4) "porque lo que la ley no pudo hacer". Dice Pablo. Puede que esto sorprenda a muchos que tienen la noción equivocada de que el guardar la ley pueda salvar a alguien. Y es cierto que si apareciese una persona que pudiese guardar la ley totalmente y por siempre, es decir: Sin falta, perfectamente y continuamente toda su vida, esa persona indiscutiblemente podría reclamar su Salvación en base de su perfecta y santa observancia de la ley. Pero esa persona nunca ha existido. Salmos 51:5; 1 Reyes 8:46; Proverbios 21:4;24:9; Salmos 14:2; Salmos 14:3. Dios dice: Que ningún hombre se salvará por sus buenas obras, ninguno por haber guardado la ley ( no puede)La unica esperanza es la Gracia de Dios. Para ser salvo deberás primeramente admitir tu propia depravación, y tu completa incapacidad de agradar a Dios por las obras de la ley .. y entonces abandonando toda esperanza de salvarte por ti mismo, deberás rendirte sobre la misericordia y la gracia de Dios. Decir: "Roca de la eternidad fuiste abierta para mi" Esta es nuestra única esperanza. Está en abandonar nuestro orgullo y decir: "tal como soy de pecador, sin más confianza que tu amor Cordero Santo vengo a ti.. Tema: Liberación de la ley Hace ya casi 3.500 años desde que Dios le dio a Israel las dos tablas de la ley en el monte Sinaí, la expresión perfecta de la voluntad de Dios les fue dada y el hombre pecador no pudo jamás cumplirla. Unos 1.600 años después de Dios haberle dado a Israel esta ley, no hubo un simple individuo que pudiera proclamar completa obediencia a esta ley. Esto constituyó a todos los hombres en violadores de la ley ya que una simple violación los condenaba bajo su maldición. Léase Gálatas 3:10.
  9. 9. Este verso universal e individualmente condena a cada hombre, porque las demandas de esta ley están totalmente fuera del alcance del mejor ser humano que haya vivido jamás. Es imposible que un hombre nacido con un corazón depravado pueda complacer a Dios por medio de una obediencia perfecta a su santa ley. Una y otra vez la Biblia especifica que "ninguna carne será justificada por las obras de la ley". Véase Gálatas 3:21,22. Es necesario aclarar lo siguiente: Si fuese posible que un pecador se pudiera presentar de manera aceptable ante la presencia de Dios por medio de una vida de perfecta obediencia a la ley, no hubiese habido necesidad ni ocasión para la gracia y misericordia de Dios. Hubiese hecho la muerte de Cristo Jesús totalmente innecesaria (Gálatas 2:21). Si hubiese sido posible para el hombre lograr justificación como resultado de guardar la ley, Dios habría cometido un error colosal al enviar (sin necesidad) a su hijo a morir en la cruz: "si la justicia fuese por la ley, entonces en vano murió Cristo". Por lo tanto si la ley no puede justificar, santificar o satisfacer, porqué ha dado una ley, la cual El sabía que ningún hombre podría guardar?. No es denigrante a la ley que digamos que no puede salvar al pecador? Que es lo malo que hay en la ley para que no pueda ayudar al pecador a obtener su salvación?, no hay nada malo en la ley. El problema esta en el pecador. Romanos 7:12. La ley demanda perfección y santidad. La ley es santa pero el mundo pecador no la puede cumplir. La ley es justa por eso condena al injusto pecador. La ley es buena, por eso condena al malo e impío corazón del hombre. La ley fue dada para que revelase la maldad del pecado y no para capacitar al hombre para libertarse del pecado. La ley nos hace ver el pecado, pero no nos puede lavar del pecado. La ley hace contigo lo que el espejo, te muestra si estas sucio, despeinado, manchado. Antes de la ley el hombre no podía ver su condición de maldad ante Dios, por eso los Israelitas se atrevieron a decir: todo lo que Dios dijere haremos. Pobrecitos, no se daban cuenta de su depravación e incapacidad, así que para que se viesen en su triste condición Dios les da la ley, para que así entendiesen cuan lejos se habían apartado de Dios. Así que la ley en lugar de enseñarles cuan buenos eran o cuan buenos podrían ser por su obediencia, lo que hizo fue aumentar la pecaminosidad de su pecado Romanos 7:10. Pablo encontró que la ley que el diligentemente busco cumplir para ganar su salvación fue en cambio su verdugo quien lo condeno a muerte. Romanos 7:11 entonces es que Pablo se da cuenta del alto requerimiento de la ley y su nivel de perfección Romanos 7:12. El propósito de la ley fue mostrar la odiosa naturaleza del pecado. La ley no causo el pecado pero reveló su verdadera naturaleza. Romanos 7:13 / 5:20. Sin el espejo (la ley), el hombre no se vería como estaba; pero eso era todo cuanto el espejo podría hacer, mostrar el sucio, la mancha y la necesidad de limpieza. No puede hacer la limpieza, solo mostrar la suciedad. Para la limpieza hay que dejar el espejo y buscar el jabón y el agua: Cristo. Repetimos y repetimos, el ministerio de la ley no era salvar, sino mostrar la necesidad de salvación. Por 1600 años Israel vivió bajo esa ley y durante todo ese tiempo ningún Israelita se salvo por guardarla. Sin excepción, todos los que se salvaron lo hicieron por la gracia de Dios, por medio de la fe, en el sacrificio redentor de Dios. Cuando Dios dio la ley también dio también las ordenanzas de los sacrificios y del santuario y tanto uno como el otro señalaban al redentor prometido. Si Dios en el monte Sinaí solo hubiese dado sin las provisiones de perdón por medio del santuario y su sacrificio de santuario, ningún solo Israelita se hubiese salvado. De Sinaí hasta el Calvario: para el creyente que viene a Cristo y abandona todo su esfuerzo por salvarse a sí mismo a través de su buen obrar, Cristo es el fin de la ley. Una perfecta obediencia a la ley de Dios no es ya para el una condición de salvación, sino que su confesión de no poder cumplir la ley y su aceptación de la necesidad de gracia resulta en justificación. Romanos 10:14. Cristo es el fin de la ley para el creyente. No dice que la ley no existe pero para el creyente la ley termina como medio de obtener justicia al obedecerla. El es salvo por gracia. Así que hoy no
  10. 10. estamos bajo la ley sino bajo la gracia. El creyente no esta bajo las amenazas ni las sentencias de la ley. Gálatas 2:19. Esta muerto a le ley, libre de la ley, libertado del yugo de la ley. Con la muerte y resurrección de Cristo la dispensación de la ley terminó y cuando Cristo gritó "consumado es" cumplió con todas las demandas de la santa ley y pagó su sentencia; y para los que creemos, la justificación de la ley es imputada y cumplida en nosotros. Ya el creyente no necesita el cuadro del Sinaí y sus tablas para ver la maldad del pecado. Tenemos un mejor cuadro, el que nos presenta el calvario. Durante 1600 años de truenos y amenazas de la ley ningún Israelita alcanzó salvación por medio de ella, sino que al fin violando la misma ley que decía "no matarás", terminaron condenando y clavando en la cruz al único que sí cumplió a perfección las exigencias de la ley, a Jesucristo el Hijo de Dios. Note bien, después de vivir por 1600 años bajo la ley, terminaron cometiendo el crimen de los crímenes. Ah, mi amigo y hermano, si de veras quieres ver el pecado en toda su depravación, ven conmigo al Calvario; mira al perfecto, al santo Hijo de Dios, sangrante, muriendo en agonía y vergüenza a causa de nuestros pecados. Ese es el cuadro del pecado como es y lo que merece, porque "Él cargó nuestros pecados en la cruz". Si quieres conocer la naturaleza del pecado, ya no necesitas una odiosa ley que te condena sino que lo conoces por medio del mensaje del Calvario. Nunca podrás arrepentirte de tus pecados a menos que observes lo que el pecado le hizo al Salvador en la cruz. Yo nací y me crié en una iglesia donde se hablaba de la ley. Cada semana esto era un requerimiento y sólo me hablaban de condenación y juicio, y nunca lograron cambiar mi corazón. Un día, sin embargo, me encontré frente a frente ante el Calvario y ante la Gracia de Dios, y en un minuto, en una mirada a El, mi duro corazón se derritió. Ese corazón que por casi 40 años permaneció endurecido ante las amenazas y juicios de la ley. Un momento frente al Calvario hizo lo que los truenos y relámpagos de la ley nunca lograron. Abandona ahora mismo todos tus esfuerzos y confiésate un pecador culpable que ha violado la ley y no ha podido cumplirla; y tórnate al Jesucristo del Calvario en busca de gracia y misericordia, y encontrarás salvación. Tema: El poder de la ley Está el creyente en Cristo bajo la ley o bajo la gracia? Esta pregunta la hemos discutido en las lecciones previas. Desde los tiempos de los apóstoles ha habido muchas opiniones y enfoques por distintos grupos; y aunque la Biblia es muy clara al respecto, las mismas opiniones y enfoques persisten hoy día. En general, podemos clasificar los errores en torno al enfoque de la ley y de la gracia bajo tres encabezamientos. Hay tres interpretaciones erradas defendidas por tres escuelas de pensamientos: * La primera de ella es el ”legalismo”. Esta interpretación enseña que somos salvos por nuestras obras al guardar la ley, y particularmente, observando los diez mandamientos. Este error estaba ya presente aún antes de la iglesia apostólica y el Espíritu Santo inspiró a Pablo a escribir una epístola completa (Romanos) para refutar este tremendo y destructivo error. El argumento completo de Romanos es simplemente esto: Somos salvos por gracia totalmente sin las obras de la ley. Véase Romanos 3:28. * La segunda se llama “antinomianismo” Esta es lo opuesto al legalismo. La palabra antinomianismo es una compuesta de anti (que
  11. 11. significa contra) y nomos que significa (ley). Este enseña que ya que somos salvos por gracia no hace ninguna diferencia como un cristiano viva o se comporte, lo cual también es un error. De nuevo el Espíritu Santo ha dedicado un libro completo para refutar este error, la epístola de Santiago, en el cual el Señor aclara el hecho de que si bien es cierto que estamos libres de la ley por la obra de Cristo, no por esto quedamos sin ley, sino que estamos bajo la ley de la nueva vida, la ley de la libertad. Esta es la ley del amor y de la gratitud en respuesta a nuestra salvación. Esta ley nos enseña que aunque nuestras obras no tienen que ver con nuestra salvación, las obras de la nueva criatura son los frutos de nuestra salvación (Santiago 2:24). Tomado esto superficialmente podría parecernos una contradicción a lo dicho por Pablo (véase Romanos 3:20). Cómo podemos reconciliar la enseñanza de Pablo “justificados por gracia sin las obras de la ley” y la de Santiago: “justificados por las obras?” se contradicen ellos? Para entender esta pregunta debemos hacernos dos preguntas: Primero: A quien le habla el escritor? Y segundo: de qué esta hablando? Apliquémosle esas preguntas a la enseñanza de ambos. En Romanos, Pablo nos está diciendo como un pecador se justifica ante Dios y esto se logra por fe únicamente. La frase clave es “delante de él (Dios)” Cómo puede un pecador ser salvo y justificado delante de Dios? No hay otra manera que por medio de la fe. Ahora bien, Santiago lo que discute es cómo el creyente ya plenamente justificado delante de Dios, se justifica a sí mismo delante de los hombres?. La respuesta es: por las obras. Dios mira la fe del pecador arrepentido y lo declara justo; pero el hombre (“Quien solo ve lo que esta delante de sus ojos”), no alcanza a ver lo que hay en el interior de otra persona, y solamente puede juzgar a base de lo que ve en las acciones de esa persona. Aclaro: somos justificados delante de Dios por fe; y somos justificados delante de los hombres por nuestras obras. La fe es la raíz y las obras son los frutos. Compare Romanos 4:3 con Santiago 2:21. Saque la relación de este ejemplo: Dios justificó a Abraham cuando creyó; Abraham mostró su fe ante los hombres cuando ofreció a Isaac como sacrificio. Esta es la respuesta al error del antinomianismo que es tan serio y dañino como el legalismo. * El tercero es el “galacianismo” Se le llama así por ser el que prevalecía en las iglesias de Galacia en tiempos de Pablo. Este enseña que tenemos que mantener nuestra salvación obedeciendo perfectamente la ley. En otras palabras, salvados por gracia pero mantenidos salvos por las obras. Este también es un engaño de Satanás, ya que habiendo sido liberados de la ley se nos vuelve a colocar bajo esclavitud para poder alcanzar finalmente la salvación. El resultado es que al fin y al cabo nuestra salvación depende de nuestras obras, lo que es una negación total de la salvación por gracia. Para refutar y desenmascarar este maligno error, el Espíritu Santo llevó al apóstol Pablo a escribir su epístola a los Gálatas. Los Gálatas habían creído la enseñanza de Pablo sobre la salvación por gracia sola, pero vinieron falsos maestros que decían que había que mantener la salvación mediante la obediencia de la ley. Véase Gálatas 3:1,3. Cómo? Pregunta Pablo, Creen ustedes que Dios les salvará por su gracia para luego condicionar su hermoso regalo a nuestras obras? Y para aclarar lo torpe y necio de este razonamiento, dice: Gálatas 3:10 Aquellos de ustedes que se imaginan que pueden guardar o asegurar por ustedes mismo su salvación a base de una buena conducta o la observancia de la ley, podrían complacerme leyendo nuevamente y despacio ese versículo 10 “maldito todo aquel que depende de las obras de la ley”. Yo con Pablo te digo: Serás tan insensato habiendo comenzado por la gracia querer salvarte ahora por las obras? La verdad de la gracia: Habiendo presentado los tres errores que han plagado a la iglesia desde los tiempos apostólicos,
  12. 12. volvamos los ojos a la gloriosa verdad de nuestra liberación de la maldición de la ley desde su principio hasta el final. Cada vez que predicamos que somos alcanzados y guardados en salvación solamente por gracia, somos acusados de enseñar una doctrina peligrosa. Nos acusan de que enseñamos que tenemos licencia para pecar abiertamente; pero esa acusación no es nada nueva ya que Pablo enfrentó la misma acusación. Después que declara la salvación por gracia en Romanos 3:31. Cuando nosotros afirmamos que ningún ser humano puede guardar la ley de Dios perfectamente, estamos por eso degradando la ley? Anulamos nosotros la ley? La debilitamos o la acusamos de alguna imperfección? Es humillar la ley cuando decimos que es tan santa, pura y perfecta que ningún hombre imperfecto o impío puede cumplirla? Dios nos libre dice Pablo, todo lo opuesto a la verdad, antes bien, “establecemos la ley”. Al decir estas cosas no hacemos nada más que reconocer la perfección, santidad y grandeza de sus demandas, que están fuera del alcance del hombre pecador. Porque es santa, el pecador no puede cumplirla; porque es perfecta, el hombre imperfecto no puede hacer otra cosa que condenar y castigar al injusto pecador. Si!, declara Pablo, establecemos la ley, reconocemos su grandeza y profundidad. Guardados por gracia. Pablo prefirió confiar su salvación a la gracia de Dios en lugar de sus obras. El sabía que era declarado y mantenido salvo por esa gracia solamente. Vea 2Timoteo 1:12 y Filipenses 1:6. Pablo dice que es todo por gracia de principio a fin, y si no fuera así entonces dejaría de ser por gracia. Antes de terminar esta lección debemos contestar una pregunta que sin duda habrá de surgir: Estamos entonces sin ninguna obligación de guardar la ley de Dios? ¡Oh no! La ley aún condena al pecado y al pecador. Pero el ahora vive bajo una nueva ley: La ley de la libertad y el amor. Para estar más seguro, debemos admitir que el creyente quisiera guardar también la ley de Dios pero su motivación es otra. El creyente ya no quiere guardar la ley para ganar su salvación o escapar de sus juicios, sino para agradar a Dios movido por su gratitud hacia ese Dios que lo salvó inmerecidamente. Ahora la ley del amor toma el lugar de la ley del pecado y de la muerte. Quisiera terminar con un ejemplo para ilustrar todo esto: Tenemos delante de nosotros una aguja que reposa tranquilamente sobre un platillo de cristal en el escritorio; la aguja permanece inmóvil allí atraída al fondo del platillo por una ley que conocemos como la ley de gravedad (una fuerza que la hala desde abajo). Mientras esa ley de gravedad actúe por sí sola o por su cuenta, mantendría la aguja sobre el platillo. Pero sucede que ahora yo tomo un imán y lo pongo encima de la aguja y venzo la ley de gravedad por medio de una fuerza superior: El empuje del magnetismo desde arriba. La gravedad ( o fuerza que hala desde abajo) no ha dejado de ser ni de funcionar, es tan poderosa como siempre ha sido. Así también cuando nosotros somos hechos salvos no deshonramos la ley cuando decimos que no estamos bajo su poder, jamás pero que estamos ahora bajo la más alta ley del amor. Ahora el creyente busca agradar a Dios por amor y no por miedo a la condenación. Un verso debe remachar esto para siempre: Romanos 13:9,10. Si amamos a Dios tratamos de obedecerle. Si amamos a nuestro vecino tratamos de no hacerle mal. Mientras más amor menos ley; a menor amor, mayor necesidad de ley. Qué te motiva para obedecer a Dios? El temor al castigo, a persecución o temor a perder tu salvación? O es en cambio porque “El perfecto amor echa a un lado el temor”, y ahora tu motivo es la gratitud y el amor por esta salvación tan grande? Pregúntate a ti mismo: Porqué quiero vivir una vida que agrade a Dios? Es por temor o es por amor? Tema: Limitaciones de la ley Por más de 2.500 años la humanidad vivió sin alguna ley escrita. La ley escrita en tablas de piedra fue dada por Dios por medio de Moisés a los hijos de Israel en Sinaí. Adán, Noé, Abraham, Isaac y Jacob no supieron nada sobre esta ley escrita en las tablas de piedra. Ellos estaban bajo otra ley, la ley de la conciencia. Tan pronto Adán pecó el vino al conocimiento de esa ley de la conciencia. Antes de la caída, el hombre no conocía maldad pero
  13. 13. tan pronto pecó su conciencia lo acusó de inmediato y "se escondió de Dios". Vea Génesis 3:5. "conoceréis el bien y el mal". Tan pronto cae el hombre se siente culpable y trata de esconder su desnudez y evitar el encuentro con Dios. Aunque no había ley de la conciencia. Esa conciencia de lo bueno y lo malo es posesión universal de todos los hombres. No existe pueblo o tribu sobre la faz de la tierra, no importa cuan poco civilizado sea, que no sepa que es malo robar, matar, adulterar, etc. La conciencia enseña al hombre que estas cosas son malas sin necesidad de ley alguna; así lo establece Pablo en Romanaos 2.14 (habla de esa ley de la conciencia). Pablo no habla aquí de la ley de Dios escrita en el corazón de los gentiles, pero si de la obra de la ley (la cual obra en condenación). La conciencia condena al hombre y por esa conciencia será juzgado. El hombre pues estuvo 2.500 años bajo esa ley antes de que Dios diera su ley escrita en Sinaí. Véase Gálatas 3:17 . Es evidente que una ley " de la conciencia" es una guía poco confiable para el hombre ya que ésta sólo le acusaba cuando le fallaba a su prójimo ( al mentir, robar, matar, etc.); pero la conciencia no podía enseñar al hombre su deber para con Dios ( por ejemplo, los primeros cuatro mandamientos), para esto se necesitaba una revelación superior a la conciencia. ¿cómo podía saber el hombre que era malo servir a otros dioses cuando no había ley que lo prohibiera, y peor aún, si no se conocía al verdadero Dios? ¿Cómo podía saber que era malo adorar ídolos si no había sido prohibido? ¿Cómo podrían los gentiles quienes no tenían la Palabra de Dios saber que era malo tomar el nombre de Dios en vano? Ellos ni siquiera conocían el nombre del verdadero Dios! ¿Cómo sabrían sobre violación de un sábado que no conocían y que no fue dado hasta el Sinaí? Todo esto antes referido no podía revelarlo conciencia alguna. La conciencia es algo flexible; más aún, la conciencia no es un guía confiable, ya que la conciencia varía según los individuos. La conciencia le permite a algunos hacer algunas cosas que son consideradas malas y perversas por otros. Además, la conciencia se puede embotar, nublar, debilitar, entorpecer, etc. El Señor permitió a los gentiles vivir bajo esa ley de la conciencia y serán juzgados por ella. Serán responsables por lo que sabían, no por lo que no sabían. Bajo el régimen de la conciencia no se podía progresar, así que cuando Israel sale de Egipto, Dios le da una nueva revelación contenida en la ley de los mandamientos, leyes, ordenanzas y preceptos para revelarles la terrible maldad del pecado. Esto pues fue el inicio de la ley, es decir, cuando quedó claro que la flexible y elástica conciencia del hombre no podría mostrarle su terrible situación ante Dios. Sobre la pregunta de Pablo en Gálatas 3:19, notamos que la ley fue dada por un periodo de tiempo, es decir era de carácter provisional. ¿De qué sirve la ley? La Biblia da varias razones, las cuales queremos considerar en detalle. Las razones las podemos enumerar como sigue: 1. La ley fue dada con carácter de "dispensación" (para servir por un tiempo) 2. La ley fue dada como una "ley nacional" en sus demandas. 3. La ley fue dada como algo "ejemplarizador" en su propósito. 4. La ley fue dada como "demostración" en su aplicación 5. La ley fue dada como algo "final en su condenación. Veamos en detalle sobre cada uno de estos puntos. La pregunta era: ¿de qué sirve la ley? Esta es una pregunta importante, ya que si la ley no puede salvar, no puede justificar, no puede santificar, no nos puede guardar en salvación, entonces, ¿qué hay de bueno en ella? Primero: Tuvo un carácter dispensacional (provisional). Por 2.500 años el hombre vivió sin ley, no había ley. La ley fue dada a Moisés en el Sinaí y fue cumplida por Cristo en el Calvario. Segundo: La ley tenía un carácter nacional (fue dada para Israel), es decir que fue dada específicamente y particularmente para una nación. Ahora no mal entiendan. No decimos que la ley no es para nosotros sino que no nos fue dada a nosotros. Para que estemos seguros, la ley contiene la expresión eterna de la voluntad de Dios. Es la expresión perfecta de la santidad de
  14. 14. Dios, eternamente verdadera. Pero la ley fue dada como un ejemplo a Israel como nación, como veremos más adelante. Para probar su carácter nacional veamos al inicio de la proclamación de la ley (Éxodo 20:1,2) que dice: "yo soy tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto de casa de siervos". Esas palabras son dirigidas a la nación de Israel; podríamos aplicarlas a nosotros como saliendo de "Egipto de casa de siervos". Esa puede ser una aplicación legítima desde el punto de vista espiritual, pero en su interpretación histórica y real la ley fue dada a la nación de Israel. La razón de esto la analizaremos más adelante. Este carácter nacional de la ley queda claro en el pasaje de Romanos 2:14 (no había ley para los gentiles). Al describir las naciones gentiles quienes han violado la ley de la conciencia, Pablo establece esto (Romanos 3:19). Tercero: La Ley fue dada como un ejemplo. Este verso 19 nos dice que la ley fue dada como un ejemplo a todo el mundo. La ley se dio para probarla con una nación de manera que "toda boca se calle" de los que reclaman que la ley puede traer salvación. Pablo dice que la ley fue dada a Israel como una prueba de forma que todo el mundo (incluyendo Israel) sean encontrados culpables delante de Dios. Dios probó a una nación que tuvo ventajas que ninguna otra nación jamás ha gozado y el fracaso de ese pueblo especial muestra que es innecesario hacer otros intentos en otras naciones menos favorecidas. No hace falta mas pruebas; por más de 1500 años Israel vivió bajo esta ley, bajo las mas favorables condiciones, y aun así después de más de quince siglos ni un solo israelita pudo salvarse por medio de la ley. La ley no pudo cambiar el corazón humano, por eso preguntamos: ¿qué hubo de malo en la ley? Que llegó a su final y no pudo salvar ni siquiera a uno? La respuesta es que nada malo hubo en la ley. Era el corazón humano lo que andaba mal. Por la experiencia de Israel Dios mostró que la salvación del hombre no se logra por medio de la ley. Al contrario, se probó la infinita perfección de la ley ya que el hombre imperfecto no la pudo satisfacer. Queda pues claro que ya que Israel no pudo cumplir la ley de Dios, mucho menos podrían otros, ya que Dios le dio toda clase de privilegios a ese pueblo. Lo sacó de la esclavitud, les dio una tierra prometida, se les reveló de muchas maneras, les dio un sacerdocio santo, les envió todos sus profetas y aun así con todas esas ventajas fallaron. Lea Romanos 3:19, 20. La experiencia de Israel fue dada para demostrar lo imposible que es lograr la salvación por guardar la ley. La ley fue dada a Israel para que toda boca se calle. La boca de aquellos que enseñan que la salvación se da por la ley. Dios dio la ley a la nación más favorecida del mundo y ellos creyeron que podrían cumplir sus demandas. Así fue como Dios les dio una ley perfecta, santa y buena y luego los plantó en la fértil y prometida tierra de Canaán. Echó fuera a todos sus enemigos, les dio ritos, ceremonias y ordenanzas, les dio sacerdotes y profetas que les enseñaron. Bajo las más ventajosas circunstancias, les dio una ley para cumplirla; y por 1500 años fracasaron en hacerlo. ¿Tiene Dios que probarlo con otros? ¿Tiene Dios que permitir que tu lo intentes? No, mi amigo. Cada boca ha sido tapada; todo el mundo ha quedado culpable delante de Dios. Cuando Israel comprobó que la ley no podría salvar ya que ese no era su propósito, Dios envió a su hijo al mundo para que guardara la ley y pagara su condena y sentencia, para que sufriera su condenación y maldición, y ahora ofrece salvación completa por la gracia que es por la fe en Aquel "quien nos ha redimido de la maldición de la ley siendo maldición por nosotros" (Gálatas 3:13) Abandona toda esperanza de salvarte a ti mismo y tírate en los brazos de la misericordia y la gracia de Dios; recibe a Cristo y el te imputará no la condenación de la ley sino su perfecta justificación ( Gálatas 4:4-5) Escrito por: Bismarck Antonio Aburto M

×