CÓMPLICES DEL SILENCIOAutor: Diego SerlinEl mundial que ya vimos Drama Estreno: 17/06/2010 Intérpretes: Alessio Boni, Flor...
Dirigida por Stefano Incerti y protagonizada por el italiano Alessio Boni (La mejorjuventud, 2003) junto a los argentinos ...
La cara oculta del Mundial ‘78Crítica. “Cómplices del silencio” El italiano Stefano Incerti dirige esta fallida coproducci...
Otra vez sopa - Por A.B.Una vez más y con pocas semanas de diferencia, llega a las salas una película que vuelveatrás en e...
Recuerdos oscuros del Mundial ‘78  Por Horacio BernadesCentro gravitacional del gigantesco operativo de ocultamiento pract...
Cómplices del silencio (Argentina-Italia-España/2009). Dirección: Stefano Incerti. ConAlessio Boni, Giuseppe Battison, Jor...
El Mundial 78 y el terror que la última dictadura militar argentina supo ocultar, desde elpunto de vista de un cineasta it...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cómplices del silencio

627 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
627
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cómplices del silencio

  1. 1. CÓMPLICES DEL SILENCIOAutor: Diego SerlinEl mundial que ya vimos Drama Estreno: 17/06/2010 Intérpretes: Alessio Boni, FlorenciaRaggi, Tomás Fonzi, Jorge Marrale, Juan Leyrado. Dirección: Stefano Incerti Duración:104 ComentariosAmbientado en la convulsionada Argentina de 1978, el film narra la historia de uncorresponsal Italiano que llega para cubrir el mundial y su trágica estadía tras enamorarsede una joven activista.Con una recreación de la época bien lograda y buenas actuaciones, este primerlargometraje resultante del convenio entre (INCAA) y la Direccione Nacionale deCinematografía Italiana, pareciera haber llegado tarde al estreno.Estructurada en un relato clásico, cargada de clichés, golpes bajos y con algunassituaciones inverosímiles que por momentos dotan de humor (no buscado) a ciertassituaciones de la trama (basta con ver aquel gendarme en el aeropuerto reproduciendouna situación impensada por aquellos días, o aquella huida de Florencia Raggi por losbosques a lo Lara Croft en Tom Raider), el film no logra prender al espectador en lahistoria de amor y funciona más como revisión histórica en clave de ficción.Algo que nunca esta demás recordar pero que en los 80, con el surgimiento de lademocracia, se encargaron la catarata de películas sobre la crueldad del terrorismo deEstado, de buena factura técnica y cuyos guiones, de una manera u otra, intentabanhacernos tomar conciencia de la reciente historia argentina.Una época donde aquellos films eran necesarios aunque no proponían nada nuevo enmateria de relato o puesta en escena salvo películas como Juan, como si nada hubierasucedido (1987) de Carlos Echeverría o Un muro de silencio (1993) de Lita Stantic, unapelícula diferente acerca de la dictadura, sin concesiones y sin golpes bajos.Tal vez en aquel entonces este film hubiera llegado a pisar la alfombra roja americana,pero hoy en día el espectador Argentino, que ya tiene un ojo entrenado en esta temática,espera algo diferente, una relectura que aporte un nuevo dato o una nueva visión de loshechos hasta ahora desconocida.Cómplices del silencio no propone nada de ello y sólo se queda en la historia quepredecimos con cada plano que se sucede y que sabemos terminará con la copa y elmonumento.CALIFICACIÓN: REGULAR
  2. 2. Dirigida por Stefano Incerti y protagonizada por el italiano Alessio Boni (La mejorjuventud, 2003) junto a los argentinos Florencia Raggi, Tomás Fonzi, Juan Leyrado, JorgeMarrale y Rita Terranova, Cómplices del Silencio (2009) es una sucesión de erroresconstantes y desaciertos que llevan a que el espectador se pregunte si está ante la peorpelícula de todos los tiempos.Dos periodistas italianos vienen a Argentina a cubrir el Mundial de Fútbol del 78. Uno deellos tiene sus tíos viviendo en el país. Lo que comienza siendo un reencuentro familiar yuna simple fiesta deportiva, desembocará en una trágica historia de amor con el marco dela dictadura militar de fondo.Antes de comenzar la proyección, durante el preestreno en Pantalla Pinamar 2010, uno delos productores aclaró que "es una historia argentina pero vista con los ojos extranjeros",como previniéndonos de lo que veríamos a continuación. Ya si de antemano alguien tieneque justificar una película es porque el resultado final no es de lo mejor. Luego de lasecuencia inicial, con una música insoportable que atravesará toda la historia de manerainnecesaria apelando al golpe bajo y la intensificación dramática sin justificación alguna,un soldado le grita a uno de los periodistas recién llegados al país y en pleno aeropuerto:“A ver si escriben bien de la Argentina”. Frase hecha si las hay, adelanta que lo queveremos será una desacertada historia que muestra todo aquello que en cine nunca debehacerse.Diálogos inverosímiles, abuso de la música, problemas de continuidad, sobreactuacionesdesmedidas, uso del travelling de manera injustificada y reiterada, una sucesión de clichésutilizados para retratar una época trágica -aunque en el film suenen cómicos-. Porejemplo: en una secuencia vemos al personaje de Tomás Fonzi en un bar con sus amigos,llegan los militares y se llevan a dos de ellos; él queda consternado. En la escena siguientelo vemos que sale de joda con un amigo y algunas “putas”, para que en la tercera y últimaescena se vuelva sobre el primer hecho y él regresa a su status de "joven comprometidopolíticamente" que lucha por los derechos humanos y sufre por losdesaparecidos. Formalmente estas tres escenas se contradicen entre sí, pero parece queel director nunca se dio por aludido.Cómplices del Silencio no sólo es una falta de respeto a la Argentina sino al cine comoarte. Sin duda, una película intrascendente que lleva a preguntarnos por qué fue elegidacomo la primera coproducción entre el INCAA e Italia. Nefasta de principio a fin y nosolo por lo que narra, sino por cómo lo narra. Esto no es cine, ni lo será.
  3. 3. La cara oculta del Mundial ‘78Crítica. “Cómplices del silencio” El italiano Stefano Incerti dirige esta fallida coproducción. 16.06.2010 | Por Diego Lerer dlerer@clarin.comYa se ha dicho mil veces que con las buenas intenciones no alcanza para hacer una buenapelícula. Y algo parecido a eso es lo que pasa con Cómplices del silencio , un enrevesadomelodrama italiano-argentino, dirigido por Stefano Incerti y que transcurre durante elMundial de Fútbol de 1978.La premisa, en principio, es simple. Maurizio, un periodista italiano (Alessio Boni, uno delos dos inolvidables hermanos que protagonizaban La mejor juventud ), viene al país acubrir la Copa del Mundo para un diario, acompañado por un amigo. En la Argentina tieneunos familiares, a los que va a visitar: tíos, primos y una larga serie de parientes que,milagrosamente, han mantenido muy bien el uso del italiano.A partir de ese encuentro, Maurizio irá interiorizándose cada vez más de lo que estápasando en la Argentina en ese momento, con los secuestros y las desapariciones forzadasde personas. Pero al principio parece más interesado en conquistar a Ana (FlorenciaRaggi), una mujer que se ha divorciado y de la que queda prendado instantáneamente.Mientras el Mundial pasa a ser un reflejo cada vez más distante, la historia de amor entreambos (con alguna escena hot) y la trama política se mezclarán de maneras totalmenteprevisibles, con un guión dispuesto a llevar los distintos hilos narrativos (que sondemasiados) hacia los choques más obvios, tanto familiares como sociales y políticos.A todo esto hay que sumarle diálogos literalmente imposibles de ser dichos (parece pormomentos una parodia de una película sobre la dictadura, de ser esto posible) y el trabajode actores que, evidentemente, responden a sus propios impulsos y que parecen dejadosa su suerte por el director. Salvo excepciones (Raggi, por momentos, o el propio Boni),todos parecen actuar en distintas películas. Algunos, acaso sin darse cuenta, en unacomedia.Las intenciones, entonces, de develar/revelar secretos de los ’70, podrán ser nobles yvaliosas. Los resultados de Cómplices del silencio , lamentablemente, son decepcionantes.Ficha:Cómplices del silencioDrama (Italia/Arg., 2009) 100’ SAM 13 direccion Stefano Incerti intérpretes Alessio Boni,Florencia Raggi, Jorge Marrale, Tomás Fonzi salas Arteplex Belgrano, Del Parque y CentroRegular
  4. 4. Otra vez sopa - Por A.B.Una vez más y con pocas semanas de diferencia, llega a las salas una película que vuelveatrás en el tiempo para tratar el tema de la dictadura y los desaparecidos, y avisamos quequeda otra por venir en un par de semanas. Esta vez la propuesta es algo más decente quela impresentable "Eva y Lola". Porque hay en "Cómplices del Silencio" un tratamientocinematográfico decente, buena producción y algunas actuaciones destacables. Eso sí,dentro de un elenco muy desparejo y con un guión muy pobre y efectista.Un par de periodistas italianos viajan a la Argentina para cubrir el mundial de fútbol de1978. Uno de ellos, el protagonista de la historia, tiene familia en Buenos Aires y unencargo por cumplir. Recién llegado a la casa de sus tíos, Maurizio (Alessio Boni) comparteun almuerzo familiar en el que conoce al marido de su prima, un funcionario del ministeriodel Interior interpretado por el siempre eficaz Juan Leyrado, quien de entrada deja enclaro qué tan oscuro es su personaje, y gracias a su oficio lleva adelante el rol sin caer enla caricatura en la que sí caen muchos integrantes del reparto.Maurizio busca a una mujer llamada Ana (una correcta Florencia Raggi), a quiendebe entregarle dinero de parte de un amigo italiano. El encuentro se produce y por esascosas del cine, el amor se da a primera vista. Répidamente Maurizio se interesa en saberpor qué esa mujer actúa tan misteriosamente. El público también. Nunca se explica porqué Ana y sus barbudos y desaliñados amigos portan armas y viven escondidos. ¿Cuálesson sus planes? ¿Qué los llevó a vivir en la clandestinidad? Nada de eso se cuenta en elfilme; sí en cambio, se pone mucho esfuerzo en mostrar de qué son capaces los villanos dela historia. Deja vú. Cine argentino del alfonsinismo. Más de lo mismo.Lo peor son las pésimas actuaciones de quienes hacen de soldados y parapolicialesque deben decir sus líneas prefabricadas, plagadas de lugares comunes. Se animan inclusoel director y el guionista, italianos ellos, a asegurar que aquel mundial fue comprado porlos militares, faltando así el respeto no sólo a los jugadores de aquella selección sinotambién a los de la selección holandesa, la única que se manifestó pública yoportunamente en contra de la dictadura imperante.Esta co-producción italo-argentina se suma a otros filmes que poco hacen por mostrar unaporción de nuestra historia con imparcialidad y rigor histórico; por el contrario, se inscribeen el género maniqueo y efectista que se nutre de obviedades que insultan la inteligenciadel espectador informado.En la década del ochenta se podía permitir que el cine se dejara llevar por cierto espíritumilitante, en el fragor por contar tantas historias desgarradoras cruzadas por unadictadura sangrienta. Pero en esos años faltaba información. Hoy es imperdonable quecon tanta bibliografía disponible y a años de distancia del horror, se sigan produciendofilmes que poco esclarecen y mucho confunden.Nuestra calificación: Esta película justifica el 40 % del valor de una entrada
  5. 5. Recuerdos oscuros del Mundial ‘78 Por Horacio BernadesCentro gravitacional del gigantesco operativo de ocultamiento practicado por la últimadictadura, no es raro que el Mundial del ’78 –con su flagrante oposición entre fastos yfestejos oficiales y el horror, tortura y muerte de la realidad– haya sido reiteradamentevisitado por el cine de las últimas décadas. Desde antes del fin del régimen militar, incluso.Como se recordará, ya en 1982 Plata dulce hacía chocar las imágenes documentales de losfestejos callejeros con una realidad que en ese caso no era la de los campos deconcentración –no hubiera sido posible–, sino la determinada por la política económica deMartínez de Hoz & Cía. A esa serie largamente transitada se suma ahora Cómplices delsilencio, primer resultado del convenio de coproducción a largo plazo celebrado el añopasado entre el Incaa y su par italiano.Dirigida por el napolitano Stefano Incerti, rodada por técnicos italianos y actuada por unelenco binacional, la sombra de lo ya visto planea indefectiblemente sobre Cómplices delsilencio. No sólo lo visto en las películas que toman como eje al Mundial del ’78, sino enmuchas otras. La historia oficial, notoriamente. Como la profesora de Historia de aquellapelícula, Maurizio Gallo, periodista deportivo italiano al que su medio envió a cubrir elevento (Alessio Boni, coprotagonista de La mejor juventud y Mi hermano es hijo único),parece ignorar todo lo que sucede en el país. Por más que información sobre represión ydesaparecidos no faltaba en Europa por entonces. Lo descubrirá no tanto gracias a susparientes locales (típica familia de clase media barrial, presidida por Jorge Marrale), sinomerced al afortunado encuentro con una fotógrafa, que resulta ser militante montonerade arma en mano (Florencia Raggi).La idea del siniestro familiar, presente en Cordero de Dios, reaparece también aquí.Funcionario de la dictadura vinculado con la represión, el personaje de Juan Leyrado nomoverá un dedo para rescatar a su cuñado, estudiante secundario a quien los miembrosde un grupo de tareas acaban de secuestrar (Tomás Fonzi). Como tantos padres y madresde la época, Mauricio Gallo (Marrale) y su esposa Teresa (Rita Terranova) descubren lamilitancia entre pasillos de ministerios y secretarías, intentando averiguar el paradero desu hijo. Frente a puertas cerradas y cínicas excusas, aprenderán que nada puede esperarsede funcionarios, diplomáticos extranjeros y representantes de la jerarquía eclesiástica.Consecuencia de lo cual ella, señora de barrio hasta entonces bastante ingenua, terminarácolocándose sobre la cabeza un pañuelo blanco, integrándose a un grupo de madres pocodispuestas a la resignación.Es posible que para el público extranjero todo esto represente una novedad. Para elespectador local está lejos de serlo. Como en términos estrictamente cinematográficostampoco hay novedades aquí, los méritos se reducen al digno sorteo del cocoliche porparte de actores locales a los que les toca hablar en italiano, y a una visceral actuación deJorge Marrale, en el papel de padre desesperado por la desaparición de su hijo.
  6. 6. Cómplices del silencio (Argentina-Italia-España/2009). Dirección: Stefano Incerti. ConAlessio Boni, Giuseppe Battison, Jorge Marrale, Juan Leyrado, Florencia Raggi, RitaTerranova y otros. Guión: Rocco Oppedisano y Stefano Incerti, con la colaboración deEugenio Melloni. Fotografía: Pasquale Mari. Música: Pivio y Aldo de Scalzi. Hablada enespañol e italiano. Duración: 104 minutos. Calificación: sólo apta para mayores de 13años.Nuestra opinión: buenaCorre el año 1978 y en la Argentina se está desarrollando el Campeonato Mundial defútbol. En la superficie todo es alegría y entusiasmo por este acontecimiento, pero entrelas sombras se entreteje una madeja de persecuciones, muertes y torturas. En esosmomentos llega aquí Maurizio, un periodista italiano que viene a cubrir el eventodeportivo y, de paso, conocer a sus parientes que emigraron años atrás. Aquí conoce aAna, una bella joven que milita en una organización de izquierda.Esta relación, al principio amistoso y luego apasionado, le acarreará múltiples dificultades,ya que a través de ella descubre que el gobierno militar basa sus cimientos en el cotidianohorror de matar sin piedad a quienes los supone contrarios a su régimen. A pocas cuadrasdel estadio monumental de fútbol se halla la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA),uno de los centros de detención, y a donde es trasladado Maurizio, sospechado de estarinvolucrado en la célula en la que milita Ana. Sorprendido y golpeado brutalmente, elperiodista comienza a comprender que ese Mundial de fútbol es una pantalla para que lamayoría del pueblo ignore lo que está ocurriendo.Con su vida en peligro, Maurizio deberá luchar a brazo partido contra esos sádicospersonajes que lo acorralan y lo humillan, sin creerle en ningún momento que su misiónera sólo cubrir las alternativas del Mundial. Mientras tanto Ana sufre en silencio elencierro de alguien con el que halló el verdadero amor, y deberá jugar su carta másarriesgada para que él quede libre y pueda retornar a su Italia natal.El film desarrolla esta temática con gran fuerza dramática y va descubriendo un patéticocuadro en el que no sólo la fuerza militar es culpable, sino que dentro del ámbito familiarhay también personajes ocultos que traiciona a sus seres más allegados.El elenco cumple sus respectivos cometidos con indudable solvencia, ya que tanto AlessioBoni como Florencia Raggi, Jorge Marrale y Giuseppe Battiston supieron radiografiar conautenticidad a sus respectivos personajes.Adolfo C. Martínez.
  7. 7. El Mundial 78 y el terror que la última dictadura militar argentina supo ocultar, desde elpunto de vista de un cineasta italiano. Por Pablo LanconeMaurizio Gallo (Alessio Boni) es un periodista italiano que viaja a Argentina para cubrir elMundial de 1978. También espera a conocer a parte de sus parientes, que emigraron en ladécada del 50 atraídos por las promesas de un país vigoroso y en expansión. Así será que,recién llegado, comparte un almuerzo familiar en el que conoce a Pablo Pere (JuanLeyrado), marido de su prima, recio militar e integrante del comité que organiza elcampeonato de fútbol.Al tiempo que Maurizio realiza su trabajo, conoce y se enamora de Ana (Florencia Raggi),una militante de izquierda que pondrá en peligro su vida y la de todos aquellos que larodean. Descubierta la relación, la pareja es perseguida hasta que el periodista,sospechado de pertenecer a las Brigadas Rojas italianas, es secuestrado en un operativomilitar. Allí, en un centro clandestino de detención, él comienza a comprender que eseMundial es una pantalla para que la mayoría del pueblo ignore lo que realmente estáocurriendo en Argentina.Treinta años después, Maurizio -ahora convertido en activo militante por los derechoshumanos-, regresa al país para testimoniar contra los represores. De visita al monumentoen memoria de los 30 mil detenidos desaparecidos, lo invaden los recuerdos, lasemociones y, también, la esperanza de los sobrevivientes.Narrativamente, Cómplices del silencio no presenta nada demasiado nuevo a lo yarevisionado tantas veces -y con disímiles resultados- por el cine argentino. Y es que estetrabajo es el resultado del primer convenio de coproducción firmado el año pasado por elINCAA y su par italiano. Su director, el napolitano Stefano Incerti, pretende mostrar lo quepasaba de este lado del mundo durante la "fiesta" del Mundial de 1978, realidad que paralos argentinos, luego de tantos años de democracia, ya es conocida. Por eso es que pormomentos el film se vuelve predecible desde la mirada local, aunque es posible que parael público extranjero esto represente una novedad en cierto punto.Si bien la trama es débil, es destacable la construcción de personajes por parte del elencoargentino, con una sorprendente Florencia Raggi. Brillantes las escenas en que JorgeMarrale (con una correcta composición de un italiano) enfrenta al personaje de Leyradoen su despacho; y aquella en la que Rita Terranova, junto a un grupo de Madres ensilencio, preparan sus carteles y pañuelos blancos para salir a la calle a reclamar por sushijos desaparecidos.Aún con matices criticables de guión, Cómplices del silencio es un film fuerte, bien tratadodesde la imagen. La iluminación y la fotografía, a cargo de técnicos italianos, retratacorrectamente los momentos más dramáticos, y brindan crudeza y realismo a las escenas

×