Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Taller de religión I Curso 806

607 views

Published on

Curso 806, Taller de Religión I

Published in: Education
  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Taller de religión I Curso 806

  1. 1. TALLER DE RELIGIÓN 806 (Semana del 06 al 17 de Julio) (Trabajo de Clase) 1- (Luegoderealizarlalecturadeltextoa continuaciónextraigatresconclusiones) (Reflexión) 8 jul 2015 «ESTOY CANSADA DE SER FUGITIVA»1 por el Hermano Pablo Fueron doce años de angustia. Doce años de correr. Doce años de cambiar continuamente de domicilio, de nombre. Doce años de vivir oculta, yendo de Sicilia a Suiza, de Suiza a Brasil, de Brasil a Venezuela, y de Venezuela a quién sabe dónde. Doce años sin vida normal. Hasta que, por fin, Rosetta Cutolo dijo: «Estoy cansada de ser fugitiva», y se entregó a las autoridades italianas. Rosetta Cutolo había sido una de las jefas de la Mafia siciliana. Las autoridades la conocían muy bien. Entre sus delitos figuraban actos de terrorismo y actividades subversivas internacionales. Pero al fin, prefirió entregarse antes que ser una perpetua fugitiva. La vida de delitos nunca paga bien. Vivir honesta y honradamente, aunque pobre, es mil veces mejor que vivir como fugitivo, por más beneficio que el delito ofrezca. Hay muchos casos, en las historias policiales de todo el mundo, de hombres y de mujeres que tras varios años de escapar de la justicia se han entregado voluntariamente, prefiriendo la cárcel y la paz que la libertad y la fuga. Así de desesperante es la condición del fugitivo. Sin embargo, hay otra prisión todavía más opresiva que cualquier cárcel de esta tierra. La declaración de Rosetta: «Estoy cansada de ser fugitiva», tiene también matices espirituales. ¿Acaso no es cada pecador que puebla este mundo un fugitivo de la justicia de Dios? Caín, el primer delincuente que huyó de la presencia de Dios, nunca pudo encontrar tranquilidad. Y no era que Dios lo persiguiera directamente. Lo perseguía su conciencia, y lo perseguían las consecuencias de su pecado. Toda persona que no ha tenido una conversión espiritual es fugitiva de la ley de Dios, y mientras no entre en alianza con Dios, no podrá tener paz. Mientras uno viva huyendo de su conciencia, huyendo de la consecuencia de sus pecados y huyendo de la ley de Dios, no tendrá paz. Así no es posible tener paz. Si no tenemos paz en el alma, si hay algo dentro de nosotros que no nos deja estar tranquilos, es porque nos está persiguiendo nuestra conciencia. Y si no cambiamos de rumbo y nos entregamos a Dios de alma y corazón, la conciencia nos consumirá. No corramos más. No sigamos huyendo. Dejemos de ser fugitivos y regresemos al hogar espiritual. En casa hay abundancia de paz. Dios nos espera. 1 http://www.conciencia.net/
  2. 2. 2- Traducir Protestantism Protestantism is one of the three major branches of Christianity, along with Roman Catholicism and Eastern Orthodoxy. It shares with all other Christians core beliefs in the doctrines of the Trinity and the divinity of Jesus, the necessity of grace to save humans from the consequences of sin, and the centrality of Jesus' death and resurrection for salvation. Composed of hundreds of denominations with an expansive variety of doctrines, rituals, and religious practices, Protestantism formed from the split with Roman Catholicism during the Reformation in the 16th century. Led by Martin Luther, John Calvin, and others, the reformers broke from the Roman Catholic Church due to abusive ecclesiological structures and theological differences. Protestants share an adherence to the centrality of scripture (both the Hebrew scriptures and the New Testament) as well as a doctrine of salvation through faith in Jesus Christ. Different Protestant denominations have to varying degrees maintained or rejected Roman Catholic forms of worship. Anglican and Lutheran churches have maintained liturgies and rituals similar to those of the Roman Catholic Church, whereas other denominations, such as Baptists, Presbyterians, Pentecostals, and United Church of Christ, have developed less liturgical forms of worship. Most Protestants practice baptism and communion as key rites of Christian initiation and ongoing devotion. Though originating in Europe, Protestant Christianity has spread across the globe through missionary activity and now has members from nearly every country, race, and ethnicity.
  3. 3. 3. Reforma Protestante El clérigo católico romano Martín Lutero a costa de la excomunión papal y la condena de muerte, hizo públicas sus 95 tesis contra el sistema eclesiástico reinante. Según los antecedentes, el 31 de octubre de 1517, el monje agustino Martín Lutero clavó una propuesta en las puertas de la iglesia de Wittenberg, (95 tesis) en contra de las indulgencias y otras atribuciones del poder dominante en ese entonces como una reacción contra las doctrinas de la Iglesia Católica Apostólica Romana, bien pronto esta nueva visión se difundió por varios países de Europa, tomando en muchos de ellos el cariz de un movimiento político, económico y social. A partir de las ideas de Lutero surgen las iglesias Protestantes. La doctrina protestante gira en torno a la idea de que la Biblia es la única autoridad en materia de fe para la Iglesia y en la necesidad absoluta de la gracia de Dios para que el hombre, mediante la sola fe en Cristo y el Evangelio, pueda ser salvado por Dios en un acto de conversión interior. Doctrina de la gracia.2 Aunque todavía era un devoto católico, Lutero había alcanzado esencialmente las conclusiones que le guiarían el resto de su vida. Al descansar la salvación enteramente en la gracia de Dios, mantuvo que todas las buenas obras del hombre natural son pecado y que la gracia divina viene solamente por la eterna elección y predestinación de Dios. Lutero sostuvo con Pablo que el hombre es purificado por la fe, impartida por el Espíritu divino y la Palabra de gracia, y que el Espíritu de Dios obra entonces la justicia en los que creen. Sin embargo, los que son de esta manera regenerados todavía pecan constantemente, estando sin honor o mérito, persistiendo sólo a través de la gracia perdonadora y por la fe ante Dios. Igual que los místicos, el concepto de Lutero del plan de salvación se basa en la relación del individuo con Dios y Cristo por la fe. La fe es idéntica con la devoción total, renuncia de la justicia propia y sometimiento de la propia voluntad. La fe y la esperanza están dirigidas solo hacia Cristo, quien es el único que cumple la ley y llevó nuestros pecados, mientras que el hombre es justificado por la imputación de Dios. Aunque la justicia interior está incluida en la justificación, sigue al perdón de pecados que forma parte de la fe. De esa fe Lutero deriva también el amor, la fortaleza y el impulso y deleite para hacer lo bueno. Cristo, quien mora en el hombre por la fe, lo hace todo y conquista todo; pero los hechos del justo no son para su propia justicia, sino para el servicio de Dios y del hombre. Toda esta gracia es impartida por la Palabra, en la que mora Cristo, el pan de vida; y este pan de vida es dado externamente en la predicación y la eucaristía e internamente por 'la propia enseñanza de Dios'. Que las ideas eclesiásticas eran opuestas a las que formaban el eje de su creencia y vida era algo todavía desconocido para Lutero. En contradicción a la costumbre prevaleciente, sostuvo que los obispos deberían evaluar la predicación como su primer deber, debiendo estar los sermones libres de falsas leyendas y de opiniones de hombres, y los temas no limitados al carácter y las obras, sino dedicados especialmente a la fe y la justicia. Sin embargo, Lutero no dudaba de la autoridad de la Iglesia visible, siendo la obediencia a ella obediencia a Cristo. Las fuentes de sus ideas en este periodo fueron sus clases sobre los Salmos, sermones latinos que comienzan en 1515, un prefacio a la Deutsche Theologie (1516) de Tauler, una exégesis alemana de los siete salmos penitenciales, las tesis en la Disputation (1516-1517), de Bernhardis de Feldkirchen y la Disputation (1516-17) de Günther, sermones sobre el Decálogo 2 http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=bio_lutero
  4. 4. (edición latina, 1518) y una exégesis alemana del Padrenuestro (1517), además de las cartas de esos años. Lutero clava las 95 Tesis La venta de indulgencias por Johann Tetzel cerca de Wittenberg estimuló a Lutero a una actitud polémica, pero no contra la Iglesia, sino por su honor. Comenzó atacando el malentendido de las indulgencias, ya que los principios dogmáticos en los que se sostenían estaban cada vez más lejos de su creencia. El 31 de octubre de 1517 clavó sus Noventa y Cinco Tesis en la iglesia del castillo de Wittenberg, si bien no con la intención de hacer un decisivo ataque ni de que el documento circulara ampliamente. El contenido de las tesis estaba de acuerdo a sus sermones; la penitencia era arrepentimiento, no confesión sacerdotal y satisfacción; la mortificación de la carne, que implica castigo hasta la entrada en el reino de los cielos, ha de coexistir con el arrepentimiento interno; este castigo solo es remitido por la indulgencia papal, que no puede remover la culpa actual del más pequeño pecado, pudiendo otorgar remisión solo en virtud de la proclamación y confirmación del perdón divino; el mérito de Cristo y los santos opera gracia en el interior y da muerte al hombre exterior, sin la cooperación del papa; el verdadero 'tesoro de la Iglesia' es el evangelio de la gracia de Dios, aunque Dios somete a los que perdona a los sacerdotes como sus representantes. Lutero redujo las indulgencias a las penas y obras prescritas por la Iglesia, de ahí que su propósito fuera expresar su verdadera intención al papa, quien a duras penas sabía cómo se estaban mal usando. Lutero ante Cayetano en Augsburgo Negación delpoder del papa. Las tesis de Lutero se esparcieron por Alemania en dos semanas, ganando una imprevista notoriedad. Fue incitado a ir más allá por sus adversarios Tetzel, Silvestre Prierias (maestro de palacio del papa), Johann Eck (pro-canciller de Ingolstadt y su principal adversario) y Hoogstraten, a quienes respondió individualmente, aunque su obra más importante sobre la cuestión en controversia fue Resolutiones disputationum de indulgentiarum virtute (1518). Mientras tanto, participó en una convención de su orden en Heidelberg, donde presentó las tesis sobre la esclavitud del hombre al pecado y de la gracia divina. En el curso de la controversia sobre las indulgencias surgió la cuestión del poder absoluto del papa, ya que la doctrina del 'tesoro de la Iglesia' estaba basada en una bula de Clemente VI. Lutero se vio tildado de hereje y el papa, que había determinado suprimir sus ideas, le citó a Roma. Ante la negativa del elector Federico a que su teólogo partiera, el papa no forzó la situación, enviando al cardenal Cayetano para que recibiera la sumisión de Lutero en Augsburgo (octubre de 1518). Pero éste, aunque deseoso de profesar obediencia a la Iglesia, negó el absoluto poder del papa y apeló primero 'del papa no bien informado al papa que debería estar mejor informado' y luego (28 de noviembre) a un concilio general. Lutero declaró que el papado no formó parte de la original e inmutable esencia de la Iglesia e incluso comenzó a pensar que el Anticristo gobernaba la curia. Él ya había afirmado al menos la falibilidad potencial de un concilio que representara a la Iglesia, negando la doctrina de la excomunión, siendo guiado por su idea del camino de salvación al nuevo principio de que la Iglesia es la congregación de los fieles. Queriendo permanecer en términos amigables con el elector, el papa hizo un último esfuerzo para alcanzar una conclusión pacífica con Lutero. Una conferencia con el enviado papal K. von Miltitz en Altenburgo en enero de 1519, guió a Lutero a permanecer callado en tanto sus oponentes lo estuvieran y a escribir una humilde carta al papa y preparar una obra que testificara de su honra hacia la Iglesia de Roma. La carta fue escrita pero no fue enviada, al no contener una retractación; mientras en un tratado alemán preparado posteriormente, Lutero, aunque reconocía el purgatorio, las indulgencias y la invocación de los santos, negó toda eficacia de las indulgencias sobre el purgatorio. Cuando Eck desafió al colega de Lutero, Carlstadt, a una disputación en Leipzig, Lutero se unió al debate (27 de junio al 16 de julio de 1519), negando el derecho divino del papado y sosteniendo que el 'poder de las llaves' había sido dado a la Iglesia (es decir, a la congregación de los fieles), afirmando además que creer en la preeminencia de Roma no era esencial para la salvación y manteniendo la validez de la Iglesia griega.
  5. 5. Lutero y Hus administrando el pan y el vino sacramental al elector de Sajonia y a su familia. Grabado en madera de artista desconocido Lutero y Hus administrando el pan y el vino sacramental al elector de Sajonia y a su familia. Grabado en madera de artista desconocido Desarrollo de ideas sobre la eucaristía, sacerdocio, Iglesia y obras. Ya no cabían esperanzas de paz. Sus escritos circulaban ahora ampliamente, llegando a Francia, Inglaterra e Italia ya en 1519, acudiendo estudiantes en tropel a Wittenberg para escuchar a Lutero, a quien se había unido Melanchthon en 1518, al publicar su comentario sobre Gálatas y su Operationes in Psalmos, a la vez que recibía representaciones de Italia y de los utraquistas de Bohemia. Esas controversias dirigieron a Lutero a desarrollar sus doctrinas, exponiendo en Sermon von dem hochwürdigen Sakrament des Leichnams Christi (1519) el significado de la eucaristía e interpretando la transubstanciación del pan como la transformación del fiel en el cuerpo espiritual de Cristo, esto es, en la comunión con Cristo y los santos. El concepto fundamental de la eucaristía, según él, es el perdón de los pecados y toda su teoría está estrechamente relacionada con su idea mística de la participación en la salvación compartida por el creyente con Cristo y la Iglesia. Al mismo tiempo, defendió la convocatoria de un concilio para restaurar la comunión en ambas especies, negando la doctrina de los siete sacramentos (carta del 18 de diciembre de 1519). Igualmente despojó al sacerdocio de todo significado que no fuera el de un sacerdocio general enseñado en la Biblia, arrojando dudas sobre toda la doctrina del purgatorio. El concepto luterano de la Iglesia, totalmente basado en la relación inmediata con Cristo, quien se da a sí mismo en la predicación y los sacramentos, ya lo había desarrollado en Von dem Papsttum zu Rom, una réplica al ataque del franciscano Alveld en Leipzig (junio de 1520); mientras que en Sermon von guten Werken, publicado en la primavera de 1520, contradijo la doctrina católica de las buenas obras y las obras supererogatorias, sosteniendo que las obras del creyente son verdaderamente buenas en cualquier estado secular ordenado por Dios. Apelación a los laicos para la Reforma. Desde su disputación en Leipzig, Lutero entró en relaciones con los humanistas, particularmente con Melanchthon, Reuchlin, Erasmo y Crotus. Este último estaba estrechamente asociado con Ulrich von Hutten, quien a su vez influyó a Franz von Sickingen para que, cuando fuera dudoso si sería seguro para Lutero quedarse en Sajonia si se pronunciaba la excomunión que le amenazaba, tanto Franz von Sickingen y Silvester de Schauenburg le invitarían a su castillo, bajo su protección. Bajo esas circunstancias, complicadas por la crisis que confrontaban los nobles alemanes, Lutero publicó An den christlichen Adel deutscher Nation (agosto de 1520), exhortando al laicado, como sacerdocio espiritual, a la reforma querida por Dios, pero rehusada por el papa y el clero. Los temas propuestos para mejorar no eran puntos doctrinales, sino abusos eclesiásticos: disminución del número de cardenales y las exigencias de la corte papal; la abolición de las anatas; reconocimiento del gobierno secular; renuncia a las pretensiones de poder temporal por parte del papa; abolición del entredicho, abusos relacionados con el destierro, peregrinaciones dañinas, desórdenes de las órdenes mendicantes, festividades innecesarias; supresión de conventos, mendicidad y lujo; reforma de las universidades; abolición del celibato para el clero y unión con los bohemios; además demandaba una reforma de la moralidad pública y negaba la transubstanciación en favor de la doctrina de la verdadera presencia del cuerpo natural de Cristo en el pan. Desacato de Lutero quemandola bula del papa Doctrina de los sacramentos. El pináculo de las polémicas doctrinales de Lutero se alcanzó en De captivitate Babyloniaca, especialmente con lo relacionado a los sacramentos. En lo que concierne a la eucaristía negó la transubstanciación, el carácter sacrificial de la misa y la retirada de la copa. Sobre el bautismo, enseñó que confiere justificación sólo cuando va acompañado de fe, pero que contiene el fundamento de la salvación incluso para aquellos que pueden luego caer. La
  6. 6. penitencia consiste en esencia en las palabras de promesa dadas al creyente. Solo estos tres pueden ser considerados sacramentos, en virtud de las promesas asociadas a ellos; estrictamente hablando sólo el bautismo y la eucaristía son sacramentos, al ser 'signos divinamente instituidos'. El sacramento de la unción fue eliminado por Lutero por sus dudas sobre la autenticidad de la carta de Santiago. De manera semejante el pináculo de la doctrina de la salvación y la vida cristiana lo expuso en Von der Freiheit eines Christenmenschen. Aquí exigió una unión completa con Cristo por medio de la Palabra a través de la fe, la entera libertad del cristiano como sacerdote y rey, por encima de todo lo externo, y el amor perfecto al prójimo. Esas tres obras se pueden considerar los principales escritos de Lutero. En octubre de 1520, a instancias de Miltitz, Lutero envió De libertate Christiani al papa, añadiendo la significativa frase: 'No me someto a leyes de interpretación de la palabra de Dios.' Mientras tanto se rumoreaba en agosto que Eck había llegado a Meissen con una excomunión papal, que de hecho fue pronunciada el 21 de septiembre. Este último esfuerzo de Lutero por la paz fue seguido el 12 de diciembre por su quema de la bula, que entraría en efecto a los ciento veinte días, y las decretales papales en Wittenberg, un procedimiento defendido en Warum des Papstes und seiner Jünger Bücher verbrannt sind y en Assertio omnium articulorum. La ejecución de la excomunión se vio impedida por las relaciones del papa con el elector y por el nuevo emperador, quien, en vista de la actitud papal hacia él y el sentimiento de la dieta, halló desaconsejable tomar medidas contra el reformador. La Dieta de Worms La Dieta de Worms de 1521 fue una asamblea de los príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico. Se desarrolló en Worms, Alemania, del 28 de enero al 25 de mayo de 1521. Fue presidida por el reciente emperador, Carlos V. El aspecto históricamente más relevante de la dieta fue la audición de Martín Lutero, convocado para retractarse de sus tesis. Del 16 al 18 de abril Lutero habló delante de la asamblea pero, en vez de abjurar, defendió con energía su Reforma protestante. Encontrándose frente a la Dieta reunida, Lutero hizo un número de declaraciones en su defensa que serían célebres. Admitió la autoría de los escritos que llevaban su nombre, pero rechazó de abjurar de sus enseñanzas. Sostuvo que no podría desistir al menos que no estuviese convencido a hacerlo. La sentencia definitiva de la Iglesia de Roma sobre Lutero había sido pronunciada en la excomunión, pero el legado papal, Aleandro, se vio obligado a admitir el deseo de la dieta para convocar a Lutero bajo salvoconducto a Worms. Lutero tranquilamente esperó el resultado, ocupado con polémicas contra Emser y el dominico Ambrosius Catharinus. Entró en Worms el 16 de abril, siendo llevado ante la dieta al día siguiente y preguntándosele simplemente si reconocía sus escritos, que fueron puestos ante él y leídos por título, y si se retractaba de su contenido o persistía en ellos. El funcionario de Tréveris que conminaba a Lutero delante de la dieta pronunció estas palabras primero en latín y luego en alemán: 'Martín Lutero, su Majestad Imperial, sagrada y victoriosa (sacra et invicta), aconsejado por todos los estados del Santo Imperio Romano, ha ordenado que comparezcáis aquí, ante el trono de su majestad para que os retractéis y retiréis, de acuerdo a la fuerza, la forma, el significado de la citación-mandato decretada contra vos por su majestad y que os ha sido legalmente comunicada, los libros, tanto en latín como en alemán que habéis publicado y desparramado por todas partes junto con su contenido: por lo tanto yo, en el nombre de su majestad imperial y de los príncipes del Imperio os pregunto : Primero: ¿Confesáis que estos libros expuestos ante vuestra presencia (le mostró una porción de libros escritos en latín y en alemán) y que ahora nombramos uno por uno, que han circulado con vuestro nombre en la portada, son vuestros, y reconocéis que os pertenecen? Segundo: ¿Queréis retractaros y retirarlos y su contenido, o es vuestra intención aferraros a ellos y refirmarlos?'
  7. 7. Lutero ante Carlos V en Worms Todo debate sobre la verdad de sus declaraciones estaba excluido, por acuerdo del emperador con Aleandro. Lutero solicitó un día para pensarlo y por la tarde del 18 de abril replicó a la pregunta de Johann Eck, oficial del elector de Tréveris, quien le preguntó si defendía todos sus escritos o se retractaría de algunos, distinguiendo tres divisiones entre ellos: los que trataban sobre la vida y la fe, que reconoció beneficiosos e incluso útiles por sus oponentes; contra las instituciones y pretensiones papales, de los que no se retractaría de ninguno; y polémicas contra protagonistas de la falsedad y tiranía, donde no se retractaría de nada. Su demanda de que se le rebatiera con argumentos de la Biblia fue contestada remitiéndole a las decisiones de la Iglesia, particularmente al concilio de Constanza sobre herejías similares. El instante que siguió fue tormentoso, antes de que Lutero declarara: 'A menos que se me convenza con el testimonio de la Escritura o de la sana razón... no puedo ni haré ninguna retractación, pues no es seguro ni honroso actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén.' El arzobispo de Tréveris quiso todavía cambiar las ideas de Lutero, pero en vano, ya que persistió en su principio, condenado por el concilio de que 'la Iglesia universal es el número de los elegidos.' El 25 de mayo fue declarado fuera de la ley saliendo de Worms al día siguiente. El edicto que declaraba a Lutero un proscrito decía: 'En primer lugar, ordenamos que todos, particularmente todos los príncipes, estados y súbditos, después que hayan expirado los veinte días mencionados, que terminan el 14 del presente mes de mayo, no podrán ofrecer a Lutero ni techo, ni comida, ni bebida, ni ayudarlo en ninguna forma, ya sea de palabra o de hecho, secreta o abiertamente. Por el contrario, dondequiera podáis echar mano de él, lo pondréis inmediatamente preso y me será enviado, o por lo menos se me informará del hecho sin ninguna dilación. Por esa obra santa seréis recompensados por vuestro trabajo y gastos. De la misma manera deberéis, en virtud de la santa constitución y bando de nuestro Imperio, tratar en la siguiente forma a todos los partidarios, instigadores y protectores de Lutero. Los abatiréis, y confiscaréis sus propiedades en vuestro propio provecho, a menos que dichas personas puedan probar que han enmendado sus caminos y pedido la absolución papal. Además, ordenamos, bajo las penalidades ya mencionadas, que nadie compre, venda, lea, conserve, copie o imprima ninguno de los escritos de Martín Lutero que han sido condenados por nuestro santo padre, el papa; ya sea en latín, o en alemán, ni otro alguno de sus escritos malvados.' Pero tras salir de la ciudad fue secuestrado por mandato del elector Federico y llevado a Wartburgo, donde permaneció escondido bajo el nombre del caballero Georg.

×