Guagua Auca

8,511 views

Published on

Guagua Auca

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
8,511
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guagua Auca

  1. 1. SOFTWAR EDUCATIVO EL GUAGUA AUCA
  2. 2. MENU -INTRODUCCION -DESARROLLO -NUDO -DESENLACE FINAL -ENSEÑANZA O MORALEJA -PERSONAJES -BIBLIOGRAFIA
  3. 3. INTRODUCCION Este cuento es una leyenda antigua de la Ciudad de Tulcan que esta basa en hecho reales, se ha tomado en cuenta a la leyenda “El Guagua Aucas” , el cual trata sobre un humilde sacerdote que le encantaba su profesión de predicar la palabra de Dios y dar las misas en varias casa. Pero hasta que un día todo cambio con la presencia del Diablo presentado en la forma de un bebe que lloraba este sacerdote nunca perdió la Fe y es por eso que pudo escapar de las garras del mismo Diablo, nosotros como personas no debemos perder la fe, porque la fe es lo mas valiosos que podemos tener ya que solo somos personas que tenemos que aprender de errores y tratar de repararlos aquí mismo ya que todo lo que hagamos mal hay que pagarlo aquí mismo ya que no existe cielo e infierno ya que solo la Fe lo vence todo.
  4. 4. DESARROLLO DEL CUENTO Muchos años atrás, vivía un padrecito llamado Arturo, era muy conocido por toda la comunidad por su bondad y la manera en que predicaba; la gente de los caseríos y las haciendas lo llamaban para que bendiga casas, niños o a sus tierras. Cierto fin de semana un famoso hacendado, Don Vicente Orozco, lo llamó para que diera una misa allí en su nueva casa, el padre fue muy gustoso, pero pasada la medianoche toda la gente de la fiesta se dedicó a beber y a pelear. Después de intentar calmar a los borrachos, el padre Arturo optó por regresar a su casa, aunque a caballo le tomaría máximo 30 minutos llegar, la oscuridad y los ruidos de la montaña lo espantaban un poco, pero cualquier cosa era mejor que aguantar a los borrachos y sus peleas. El padre Arturo inició así su retorno con paso lento en su viejo caballo. Después de unos minutos, cuando la oscuridad absoluta lo rodeaba, el llanto de un bebé lo asustó. Detuvo a su caballo y nuevamente lo escuchó, ayudado de su bastón a ciegas el origen del llanto hasta que tropezón con un bulto pequeño, que se movía y gemía como un bebé.
  5. 5. DESENLACE FINAL Lo tomó despacio y mientras pensaba en la madre que lo abandonó. Montó en su caballo, para no asustar más al bebé que dejó de llorar. Reanudó su corto viaje, cuando de repente escuchó una risa macabra de hombre y sintió cómo del pequeño bulto se escuchaba una voz gruesa que decía; “Papi, ya tengo de dotes grandes, mírame, papi”. Pobre Arturo, pensó que agonizaba, que el mismo demonio estaba allí, y nuevamente escuchó la voz: “Papi, tengo una cola y dos cachos, mira papi”. Allí el sacerdote sintió como su ropa y el supuesto bebé que llevaba en sus brazos se prendían en fuego, y mientras intentaba sacarse su sotana para no morir quemado, pudo ver como el guagua auca, o sea el diablo disfrazado de bebé, se reía complacido. Como un rayo el padre apuró a su caballo y a galope quiso alejarse del sitio, pero el demonio lo seguía y con su voz infantil le decía: “Papi, no me dejes”. El padre corría más y más rápido y rezaba con toda su alma pidiendo la protección de Dios, hasta que el demonio quedó atrás, lo último que escuchó fue: “Tu fe y tu Dios te han salvado”. El padre Arturo nunca más aceptó salir en las noches y daba gracias a Dios por no haber permitido que el guagua auca se lo llevara. Por todo ello los campesinos saben que nunca se debe ir solo por las noches oscuras, pues el guagua auca siempre busca un papá.
  6. 6. NUDO Es cuando el sacerdote intenta sacarse su sonata para no morir quemado ya que nadie lo ayudaría a esas horas de la noche hizo todo lo posible para no morir quemado. ENSEÑANZA O MORALEJA Todas las personas debemos tener Fe en Dios haciendo buenas obras de caridad, misericordia, ya que nosotros pedimos mucho favores a Dios pero a la ves también hay que dar obras de caridad es decir devolver los favores que le pedimos a Dios ya que Dios no Castiga si no Perdona PERSONAJES -Padre Arturo -La Presencia del Diablo -Don Vicente Orozco BIBLIOGRAFIA -EL COMERCIO

×