Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Diagnóstico hacia una mapoteca historica digital de colombia (1)

387 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Diagnóstico hacia una mapoteca historica digital de colombia (1)

  1. 1. HACIA UNA MAPOTECA HISTORICA DIGITAL DE COLOMBIA Diagnóstico general – estado del arte Sebastian Diaz Angel Coordinador del proyecto Razón Cartográfica, red de historia de las geografías y cartografías de Colombia www.razoncartografica.com Presentación: Desde su inicio en agosto del 2007, el proyecto Razón Cartográfica se ha propuesto impulsar y articular la investigación y la difusión de la historia de los conocimientos geográficos y de las representaciones cartográficas en Colombia; teniendo como una de sus principales metas “promover la protección, conservación y restauración del acervo documental público y privado sobre temas relacionados con historia, geografía, cartografía y pensamiento espacial”, “fomentar la catalogación y digitalización de este acervo histórico”, e “impulsar su acceso al público y su divulgación mediante medios impresos y digitales”1. Por ello, desde el principio, Razón Cartográfica ha venido acompañando algunas iniciativas preliminares de conformación de una mapoteca digital del patrimonio cartográfico del país con el ánimo de que se (re)cataloguen, digitalicen y publiquen en Internet las colecciones públicas y privadas de mapas, planos y otros materiales gráficos y textuales conexos como una plataforma estratégica para la protección, la investigación y la difusión de la memoria cartográfica. El ideal que abandera Razón Cartográfica es el de una plataforma abierta, modular y flexible, orientada al usuario, que permita articular de manera progresiva diversos esfuerzos públicos y privados, locales, nacionales e internacionales, y que pueda integrarse con distintas iniciativas más ambiciosos de carácter transnacional2. El componente tecnológico y técnico de tal ideal es complejo, sobre todo teniendo en cuenta que en la actualidad no existe un estándar internacional ni a nivel de plataformas tecnológicas requeridas, ni a nivel de sistemas de catalogación de mapas. Claramente no existe todavía un lenguaje común, ni una visión compartida de lo que puede llegar a ser el “mejor camino” a la hora de pensar, diseñar y montar una mapoteca digital online con las características señaladas. Lo que si hay son experiencias diversas, que han acumulado un “Know How” valiosísimo tanto a nivel de lo que se puede pretender realizar, o de lo que se podría hacer mejor, como a nivel de lo que vale la pena no intentar repetir . 1 http://razoncartografica.com/objetivos/ 2 Ya sea esto el desarrollo de una hipotética mapoteca digital de carácter iberoamericano, o la integración a un proyecto actualmente existente como por ejemplo la Biblioteca Digital Mundial http://www.wdl.org/es/
  2. 2. Este documento pretende organizar algunas ideas que pueden ser útiles a la Biblioteca Nacional de Colombia en su intención de liderar un proyecto de mapoteca digital en el país. El diagnóstico, las interpretaciones y las recomendaciones que se presentan a continuación son producto, por una parte, de mi labor como investigador y docente de la historia de la cartografía (es decir como usuario frecuente de diversas plataformas online de búsqueda de mapas, de diferentes recursos pedagógicos sobre el tema, como usuario frecuente de los principales archivos públicos de mapas en el país)- y como curador de un par de colecciones privadas de mapas (es decir con la experiencia de los requerimientos y retos del catalogador de mapas antiguos), y como coordinador del proyecto Razón Cartográfica. En efecto este documento incluye reflexiones compartidas por dos investigadores co-fundadores del proyecto Razón Cartográfica: por un lado David Ramírez quien ha trabajado los últimos años en el Laboratorio de Cartografía Histórica de la Universidad de Sao Paulo (Brasil), donde participó en la catalogación de parte de la colección de mapas y en el diseño de la arquitectura y la estructura lógica de la Biblioteca Digital de Cartografía Histórica de la USP; y Lina del Castillo quien recientemente ha sido becaria de la John Carter Brown Library, institución de amplia experiencia en la puesta online digital de sus colecciones (incluyendo mapas), y que ha mostrado interés en apoyar proyectos de difusión digital de documentos históricos en Colombia. 1. Generalidades Tal vez es imposible hoy día pensar en cualquier proyecto de mapoteca digital sin una referencia explícita a la página de la David Rumsey Map Collection, que desde hace varios años viene desarrollando una de las propuestas más interesantes, innovadoras y prácticas para la búsqueda y visualización de mapas antiguos3. El gran éxito de esta página web, y el prestigio que ha ganado a nivel internacional, radica principalmente en la eficaz integración de la estructura lógica de catalogación de su colección con su poderosa interfaz de visualización de los mapas: Desde la primera pantalla de esta página web se pueden acceder a los mapas y sus detalles mediante herramientas de zoom; y desde la primera página también, se pueden explorar visualmente los contenidos de la colección. Esta es la clave de todo el asunto: no es necesario conocer –ni digitar- ninguna referencia bibliográfica (autor, fecha, lugar, titulo, lugar, etc.) para empezar a navegar de mapa en mapa, y para disfrutar de sus múltiples vericuetos y preciosos detalles (visuales y bibliográficos); porque claro está –no sobra resaltarlo- la colección de mapas que tiene esta página web es sencillamente espectacular, estéticamente hablando (y bibliográficamente también, por supuesto). 3http://www.davidrumsey.com. La plataforma tecnológica de esta colección es Luna Imaging http://www.lunaimaging.com
  3. 3. Ahí está uno de los potenciales más interesantes –por cierto- de una buena mapoteca digital: poder atraer público no especialista del tema a través de la visibilidad permanente de la riqueza gráfica de los mapas antiguos, y sus detalles. La capacidad de explorar visualmente la página web de la David Rumsey Map Collection está respaldada por -y plenamente integrada a- la capacidad de explorarla por categorías filtro: “Qué” (tipos de mapas, por ejemplo: militar, geológico, administrativo, etc.), “Dónde” (zona mostrada en los mapas, por ejemplo: Atrato, Cartagena, Sur América, etc.), “Quién” (nombres de personas responsables de la producción de los mapas), “Cuando” (por rangos de fechas y/o por años específicos); ambos soportados por un eficiente motor de búsqueda de términos (palabras), que da cuenta de un riguroso proceso de catalogación. Así por ejemplo si el usuario busca mapas desde el término “Colombia”, la interfaz de exploración de la colección le mostrará previsualizaciones (“Thumbnails”) de todos los mapas asociados a la palabra, así como un barra de exploración y filtros acumulables de los mismos por las categorías mencionadas (qué, dónde, quién, cuando)
  4. 4. A estas herramientas ya de por si útiles se agregan otras realmente fascinantes como la exploración de algunos globos antiguos en Google Earth, el uso de herramientas 3D y de herramientas de georefenciación (SIG), la mezcla de mapas antiguos con cartografía actual de Google maps, visitas guiadas virtuales y contenidos multimedia, descargas de software, entre otras funcionalidades, todas de uso gratuito, y en permanente actualización. Como es cada vez más común en portales de contenidos culturales, la David Rumsey Map Collection ofrece el servicio de venta de reproducciones impresas de materiales de la colección, y de trámite online de permisos de reproducción de sus contenidos para publicaciones. Otras mapotecas digitales menos sofisticadas pero ciertamente eficaces y atractivas incluyen, por ejemplo la Norman B. Leventhal Map Center de la Biblioteca Pública de Boston (que también incorpora herramientas de exploración visual y temática, filtros de búsqueda, zoom a los mapas, visitas guiadas temáticas -exhibiciones virtuales- y recursos pedagógicos para profesores y estudiantes, así como el servicio de impresión de reproducciones)4; la Map Digital Collection de la Biblioteca Nacional de Australia (que también permite explorar visualmente y temáticamente la colección, filtrar los resultados y tiene un mapa de mapas para explorar la colección según las áreas de interés)5; o la Cartoteca Digital del Institut Cartografic de Catalunya (que permite explorar pre-visualizaciones de los mapas por temas predefinidos, organizar las imágenes cronológicamente, por área geográfica, por título, por autor, y ampliarlos con herramientas zoom)6. Otras instituciones como la British Library, la Biblioteque Nationale de France, la Library of Congress, han integrado sus colecciones digitalizadas de mapas a través de exhibiciones temáticas online, a partir de distintos criterios curatoriales, y bajo la lógica de producción de 4 http://maps.bpl.org/ 5 http://www.nla.gov.au/digicoll/maps.html 6http://cartotecadigital.icc.cat/. La plataforma tecnológica de esta colección es CONTENTdm http://www.contentdm.org/
  5. 5. contenidos pedagógicos multimedia7. Paralelamente, proyectos como World Digital Library o Europeanna vienen desarrollando nuevas formas de exploración visual de sus contenidos a través de líneas cronológicas y mapas filtros, que ayudan a explorar mejor la colección8 Por lo general, las mapotecas más útiles son aquellas en las que desde el principio se pensó las necesidades de diversos usuarios, combinando e integrando bien las herramientas de exploración visual de la colección, la posibilidad de hacer zoom, los filtros temáticos, tópicos o curatoriales, los contenidos pedagógicos o multimedia, a las herramientas clásicas de búsqueda por términos (autor, fecha, título, etc.)9. La flexibilidad (i.e. que no haya una sola ruta lógica de acceso a cada contenidos), la interactividad, la navegabilidad y la “usabilidad” intuitiva de la página web son todas condiciones necesarias para la atracción de públicos y para el mejor servicio a los usuarios habituales de este tipo de colecciones. Una característica de los proyectos transnacionales como World Digital Library o Europeanna es que fueron pensados de manera modular, para que nuevos fondos documentales pudieran írseles sumando poco a poco. En algunos casos, los propios usuarios pueden proponer actualizaciones de contenidos, de bibliografías, de vínculos o incluso de fichero. El desarrollo de una plataforma con estas características puede resultar muy útil para la integración paulatina de nuevas colecciones y para el estímulo de una interactividad avanzada con sus usuarios, como plataforma soporte de actividades de investigación y de difusión. 7 Ver por ejemplo http://www.bl.uk/onlinegallery/index.html, http://expositions.bnf.fr/cartes/index.htm, http://lcweb2.loc.gov/ammem/gmdhtml/gmdhome.html 8 http://www.wdl.org/es/search/gallery/?ql=eng&ty=Maps 9 Para un listado amplio de mapotecas digitales y colecciones que contienen numerosos mapas y/o exhibiciones de mapas ver http://www.maphistory.info/imageindex.html#gen
  6. 6. 2. Colombia En los últimos años diversas instituciones que custodian un acervo importante de mapas antiguos como la Biblioteca Luis Angel Arango (BLAA), el Archivo General de la Nación (AGN), y el Ministerio de Relaciones Exteriores (MinExt), entre otros, han evidenciado su interés de elaborar una mapoteca digital. Es así como la BLAA desarrolló –provisionalmente- una sección de su Biblioteca Virtual denominada “Galería Histórica”, en la que existe una sección de “cartografía histórica”10, que contiene unas cuantas decenas de mapas. Sin embargo a estos mapas no se les puede hacer ningún tipo de zoom, y la página no permite realizar búsqueda por términos o categorías. La página simplemente permite una revisión visual muy básica de los “thumbnails” de los mapas, acompañada de una escueta ficha bibliográfica. Se trata, no obstante, de una versión provisional, debido a que la BLAA se encuentra terminando su proceso de digitalización y de revisión de la catalogación de su colección de mapas, y se encuentra también en el pre-diseño de su mapoteca digital, que incluirá herramienta de zoom. Se trata sin duda de un potencial aliado clave. El Archivo General de la Nación (AGN) por su parte, puso a disposición del público su catalogo en línea ArchiDocWeb11, a través del cual los usuarios de Explorer -descargando un aplicativo- pueden acceder a imágenes en alta resolución de la Mapoteca 4. Se trata sin duda de un logro importante, debido a que la mapoteca 4 antes sólo se podía consultar digitalmente desde las instalaciones del AGN, pero no a través de internet. Quedan las demás mapotecas por digitalizar y montar (aunque, se sabe que el AGN interrumpió el plan de digitalización de las demás mapotecas). Ahora bien la interfaz de búsqueda ArchiDocWeb es poco amable o claro: el procedimiento para llegar a la imagen del mapa deseado no es nada sencillo, pues requiere descargar aplicativos y realizar demasiados pasos, en los que uno se puede perder sin nunca llegar a ver el mapa deseado. El sistema no permite “linkear” la dirección final donde está albergada la imagen, de suerte que para volverla a abrir toca empezar toda la búsqueda desde el principio (esto implica que el sistema es cerrado a otros sistemas). Sin duda la mayoría de estas fallas pueden ser corregidas, pero dan cuenta de un diseño que no tuvo realmente en cuenta al usuario final. De hecho como usuario especializado en el tema uno tiende a sentir que la mejor fórmula para usar esta herramienta es teniendo una copia impresa del catalogo de la colección de mapas a mano para obtener allí los detalles necesarios para encontrar el mapa deseado en la mapoteca digital. Y esto ahuyenta muchos potenciales usuarios. La colección de mapas del AGN es la más completa del país (sobre todo teniendo en cuenta su gran colección de mapas manuscritos originales), pero su catálogo requiere de una revisión importante. Valga la pena resaltar que los mapas del AGN fueron en su mayoría de la BN, y que de alguna manera sería lógico que la BN tuviera potestad para digitalizarlos y montarlos en su Mapoteca Digital, en acuerdo con el AGN. 10 http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/historia/galeria/mapas.html 11 http://www.archivogeneral.gov.co/index.php?idcategoria=1949
  7. 7. El Ministerio de Relaciones Exteriores (MinExt) igualmente posee una colección importante de mapas que se encuentra sub catalogada, y en el 2009, solicitó a Razón Cartográfica un diagnóstico preliminar tendiente a la catalogación, digitalización y la construcción de una mapoteca digital, explorando posibles alianzas con la BLAA y el AGN. Dicho proyecto se esbozó en el marco de las celebraciones del Bicentenario, pero no se llevó a cabo. No todos los mapas del MinExt son susceptibles de ser montados a una mapoteca digital en internet debido a su carácter confidencial, sin embargo el MinExt puede estar interesado en utilizar los equipos de la BN para salvaguardar digitalmente su colección y para difundir algunos de sus materiales. Algunas entidades que contienen importantes archivos cartográficos:  Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC): tiene una colección importante de mapas antiguos exhibida en sus instalaciones. La sala de lectura conserva una colección valiosísima de mapas del siglo XIX y XX que se encuentra expuesta al deterioro excesivo de la manipulación de los usuarios en su sala de lectura. La página web del IGAC también tiene una pequeña sección de “mapas históricos” online12, que contiene, por ejemplo el mapa oficial de 1931, que es el primero en mostrar unas fronteras comparables a las actuales. Pese a ser la entidad rectora de la cartografía oficial del país, el IGAC no parece haber desarrollado aún una estrategia visible de conservación y digitalización de la memoria cartográfica bajo su custodia. Con su proyecto de mapoteca digital la BN puede ofrecerle a esta institución una alternativa de solución interesante.  Archivo Distrital de Bogotá. Tiene una colección muy detallada de mapas antiguos de Bogotá que fue publicada en 2007, y por tanto que podría ser incluida en la mapoteca digital 13  Archivo Histórico de la Universidad Nacional de Colombia Sede Bogotá. Contiene una colección subcatalogada de mapas manuscritos e impresos.  Archivo Histórico de la Universidad Javeriana. Contiene cartografía colonial jesuita de diversas regiones del país.  (a mediano plazo es necesario realizar un inventario más exhaustivo; esto se puede lograr a través de la propia difusión de la mapoteca digital, si desde el principio se la diseña con posibilidad de irle agregando funciones avanzadas de interacción con los usuarios para que ellos siguieran la integración de nuevos contenidos, comentarios, vínculos etc.) 12 http://mapascolombia.igac.gov.co/wps/portal/mapasdecolombia/c1/04_SB8K8xLLM9MSSzPy8xBz9CP0os3g_0xBjb1MjYwMLV1cTAyNDV3dDNx9HYwMjA6B8JJK8v4u_K1A- 0DHALMzV2MDRgBLdBoYEdIeDXIvfdnzyQPP9PPJzU_ULckMjDLJMFAHlIyk0/dl2/d1/L2dJQSEvUUt3QS9ZQnB3LzZfTjVUM0s1MjMwOEFLNjAyMUU5VEU3RjMwQzM! 13 Marcela Cuéllar Sánchez y Germán Mejía Pavony (2007) Atlas Histórico de Bogotá: Cartografía 1791-2007. Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, Editorial Planeta. Bogotá
  8. 8. Adicionalmente, es importante resaltar que en el país se encuentran varias colecciones privadas, con cuyos dueños la BN puede empezar a dialogar para el préstamo de sus colecciones para la digitalización de las mismas. Uno de ellos, el señor Pablo Navas, prestó parte de su colección a la BN para la realización de la exposición virtual a mi cargo, titulada “Geografía y cartografía: el control del territorio y la formación de una nación”14, y por tanto la BN ya cuenta con una copia digital de las mismas. A cambio de este préstamo la BN le obsequió al señor Navas una copia digital de sus mapas, y le restauró algunos que se encontraban deteriorados, dándole un soporte adecuado para su conservación. Esta estrategia puede ser replicada con otros coleccionistas. Entre ellos cabe resaltar la labor de Timothée de Saint Albin, dueño de Casa Tierra Firme / Bolívar Old Prints 15, un negocio dedicado desde el 2007 a importar al país documentos geográficos y cartográficos relacionados con su historia para su venta al público colombiano. Con él se podría llegar a un mismo tipo de acuerdo que el señalado con el señor Navas. Es de resaltar que tanto el señor Navas como el señor de Saint Albin, apoyan y comparten la filosofía de Razón Cartografica, por cuanto han promovido el proyecto de que estas colecciones privadas sean donadas, finalmente, a una institución pública que se comprometa a salvaguardar este material, a promoviendo su investigación, y a difundirlo a través de medios impresos y digitales. Sería estratégico para la BN profundizar el buen entendimiento logrado con el señor Navas de cara a promover la integración de nuevas colecciones privadas al acervo de la mapoteca digital. La BN se encuentra en estos momentos en una situación privilegiada para liderar el proyecto de la mapoteca digital en Colombia debido a varios factores incluyendo:  Donación Equipos de Digitalización  Servicio de conservación restauración  ¿Servidor?  Donación Bill Gates  Acceso potencial a mapas AGN  Acceso a mapas Navas y potencialmente otros coleccionistas  Difusión-alianzas en Sistema Nacional de Bibliotecas (BLAA y todo el país)  Potencial alianza con Luna Imaging (el mejor software hasta ahora disponible) a través de la JCBL que tiene interés en buscar aliados en Colombia  Acceso vía David Ramírez a conocimiento de experiencias Proceso de catalogación y diseño lógico de mapoteca de Sao Paulo 14 http://www.huellas.bibliotecanacional.gov.co/index.php?idcategoria=38371 15 http://www.casatierrafirme.com/
  9. 9. 3. Iberoamérica A nivel latinoamericano Brasil lleva sin duda una delantera importante al tener varios proyectos en marcha 16 . El AGN de México montó un catalogo comparable al del AGN de Colombia, pero específicamente para sus mapas, y que funciona mejor. Sin embargo tiene el problema de que el usuario se demora demasiados pasos para acceder a los mapas.17 Igualmente es de destacar la página web Memoria Chilena, que contiene una sección de nominada Cosmografías Americanas, comparable a las visitas guiadas de la BN 18 Portugal tiene un avance considerable tanto a nivel de catálogo online como de contenidos curatoriales 19 España varias páginas de su sistema de archivo contienen mapotecas, algunas mejores que otras20 4. el tema de la catalogación y su relación con la arquitectura lógica de la mapoteca Internet ciertamente cambió la forma como se concibe, produce y distribuye el patrimonio cultural, y el concepto mismo de mapoteca, o de repositorio de mapas no está ajeno a esta trasformación. Antes de internet y de la explosión de lo multimedia, la forma como se concebía el acceso a una colección de mapas era mediante un catálogo en el que mediante criterios y taxonomías archivísticas o bibliotecológicas, se describía el mapa. En el catálogo impreso el 16  Biblioteca Digital de Cartografia Histórica da USP: http://www.mapashistoricos.usp.br/  Projeto Biblioteca Virtual da Cartografia Histórica dos séculos XVI a XVIII http://consorcio.bn.br/cartografia/  Arquivo Público Acervo da Comissão Construtora da Nova Capital do Minas http://www.comissaoconstrutora.pbh.gov.br/default.htm  Imagens de Vilas e Cidades do Brasil Colonial http://www.mauc.ufc.br/expo/2001/01/index.htm 17 http://www.agn.gob.mx/mapilu/ 18 http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=cosmografiasamericanas 19  http://purl.pt/index/cart/PT/index.html  http://purl.pt/103/1/ 20  BNE Mapas y cartografía  Cartografía Histórica Museo Naval de Madrid  Cartoteca Digital de Cataluña  Cartoteca Real Academia de la Historia  Colección Cartográfica Archivo General Militar de Madrid  Colección Mapas y Planos Archivo General de Indias
  10. 10. mapa en principio no se podía ver –acaso hiperminiaturizado, o entonces si se imprimía con cierto detalle cada mapa, el catálogo dejaba de ser catálogo y se volvía en un libro de fotos de mapas, a mucho mayor costo de producción, útil para otros fines-; y por tanto la descripción del catálogo de mapas se concebía, de alguna manera, para remplazar la imagen cartográfica. De igual manera, entonces, el proceso de catalogación se orientaba principalmente a describir el mapa, usando tal o cual sistema taxonómico. Y aquí vale la pena resaltar nuevamente que existen múltiples sistemas clasificatorios, no plenamente compatibles unos con otros, algunos provenientes de la archivística y otros de la bibliotecología, que se intentan adaptar penosamente a los mapas, en general, y a los mapas antiguos en particular 21 (Así por ejemplo, en muchos casos, los atlas, que son libros de mapas, terminaron más fácilmente integrados a las bibliotecas, y los mapas en hojas sueltas a los archivos –así provinieran de atlas-, así como los globos en Museos; aunque por lo general los mapas antiguos resultaban siempre siendo colecciones incomodas de acomodar a los códigos de clasificación documental y bibliográfica. Por ejemplo, ¿a quién le debe atribuir el catalogador la autoría de un mapa del siglo XVII: ¿al autor del atlas en el que se publicó, al que aparece como dibujante del mismo, o al que se indica como grabador?, ¿Cuál es la medida de un mapa impreso del siglo XVIII: la del papel, la de la imagen, la de la plancha -que queda visible en la impresión-? ¿Cómo se integra la información de las escalas, los sistemas de coordenadas, la proyección?) Experiencias como la de la David Rumsey Collection o la de la Biblioteca Digital de Cartografia Histórica da USP nos muestran que si ya de alguna manera es superada la necesidad de describir el mapa en una mapoteca digital, lo que se vuelve crítico es el desarrollo de un sistema de catalogación funcional a la vez a las especificidades de la estructuración de una plataforma de administración, búsqueda y exploración web, así como a las necesidades de contextualización del mapa para el usuario final. Lo que resulta en la necesidad urgente de pensar una ficha de catalogación compatible con la arquitectura de la información que responda a las necesidades de usuario y a los objetivos del proyecto, por un lado; y a potenciales alianzas internales como la JCBL o la WDL. 21 Sobre distintos sistemas de catalogación de mapas ver Andrew, Paige G. Cataloging Sheet Maps: the Basics. New York: Haworth, 2003. Andrew, Paige G.; Larsgaard, Mary Lynette. Maps And Related Cartographic Materials: Cataloging, Classification, And Bibliographic Control. New York: Haworth Information Press, 1999. Sobre las particualridades de catalogar cartografia Antigua ver: Karrow, Robert W. Manual For the Cataloguing of Antiquarian Cartographic Materials. Chicago : Newberry Library, 2000 1977. Sobre los intentos recientes compatibilidad internacional ver la iniciativa llamada “The Dublin Core Metadata Initiative (DCMI)” http://www.dublincore.org/ . Para el caso específico del mundo anglosajón existen algunas inicitiavas de estandarización como el Cartographic Materials: A Manual of Interpretation for AACR2, 2002 Revision, Second Edition plus 2004 Update. Prepared by the Anglo-American Cataloguing Committee for Cartographic Materials http://www.aacr2.org/us/products_cartographic.html.
  11. 11. 5. Potenciales aliados identificados: 5.1. Colecciones privadas Colección Privada Pablo Navas Colección Archivo Histórico Restrepo Colección Bolívar Old prints Colección Armando Garrido Otoya Archivo Histórico Universidad Javeriana 5.2. Colecciones Públicas Biblioteca Luis Ángel Arango Archivo General de la Nación Archivo Histórico Universidad Nacional Instituto Geográfico Agustín Codazzi Archivo Distrital 6. Trazar una ruta de proyecto  Crear un equipo base de trabajo o Coordinador general, desarrolladores, catalogadores, digitalizadores, programadores etc.  Diagnóstico específico de necesidades tecnológicas del proyecto y las infraestructura disponible/por contratar (scanner, servidores, sistemas de almacenamiento, y software)  Identificar ruta de trabajo específicas  Trabajar Ficha catalogación BN (versión Seb, versión David)  Trabajar Arquitectura Lógica (trabajo entre curador y programador)  Trabajar estructura de programación (Ing de sistemas o programador)
  12. 12.  Garantizar los recursos necesarios y generar las alianzas requeridas o Visibilizar fortalezas BN ante potenciales aliados  Cartas  Invitaciones  Visitas técnicas: diagnósticos de conservación  Digitalización  Realizar la revisión de la colección cartográfica en la Biblioteca Nacional  Realizar la digitalización de documentos propios y de colecciones privadas  Realizar la descripción de cada documento digitalizado para así apoyar el trabajo de catalogación.  Realizar la catalogación de documentos  Realizar la implementación, pruebas y funcionamiento del software seleccionado en la página web.  Realizar campaña de información de la colección digital  Realizar monitoreo a las visitas  Generar estadísticas e informes

×