Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Los girasoles ciegos

907 views

Published on

Algunos elementos fundamentales sobre este ciclo de cuentos: apunte biográfico del autor, Género, verdad y ficción...

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Los girasoles ciegos

  1. 1. Los girasoles ciegos Alberto Méndez Joaquín Mesa IES Gran Capitán Reflexiones sobre el ciclo de cuentos
  2. 2. • Nace en Madrid, en 1941. Estudios primarios en el Colegio de la Sagrada Familia (4ª derrota). Cursa 2º y 3º de Bachillerato en el Colegio Calasancio de Madrid de los Padres Escolapios (edificio que ocupó la cárcel de Porlier, 3ª derrota). Residente en la calle Alcalá 181 de Madrid (4ª derrota, Alcalá 177). • 1956-1960. Finaliza sus estudios de Bachillerato en Roma. Su padre trabaja en la FAO en Roma, como traductor. • 1960. Regresa a Madrid para estudiar Filosofía y Letras en la Complutense, especialidad de Filología Italiana. Ingresa en el PCE (1962) en el que milita hasta 1982. • 1965. Por su participación, como líder, en la IV Asamblea Libre de Estudiantes es expediente y privado de su título de Licenciado (4º derrota, Ricardo Mazo, 1937, II Congreso Int. Escritores Antifascistas). Funda la editorial Ciencia Nueva, con otros amigos. El Ministerio de Información cierra la editorial en 1970. • 1966. Comienza su labor como traductor que continuará durante toda su vida. • 1968. Traslado a Barcelona. Trabaja en Editorial Grijalbo y Martínez Roca. Entra en contacto con el PSUC, Manuel Sacristán. Cofundador de Alberto Corazón Editor /Comunicación. • 1972. Guionista para diversos programas de TVE. • 1974-2004. Trabaja para diferentes editoriales: Prensa Española; Plaza Joven, Planeta-De Agostini. Crea la editorial Montena (1975). En 1992 funda Marketing Editorial. • 1977. Con la ley de Amnistía recupera su título de Licenciado en Filosofía y Letras, subsección de Italiano. • 1989. Inaugura su casa “Las Brañas” (2º derrota), a 8 km. de San Vicente de la Barquera, muy cerca de Caviedes. Descuebre Somiedo (2ª derrota) y Huérmeces (1ª derrota). • 2002. Finalista XVI Premio Internacional Cuentos Max Aub. • 2003. Publica Manuscrito encontrado en el olvido, Segorge, Fundación Max Aub. • 2004. Publica Los girasoles ciegos. Primer Premio Setenil. • 2005. A título póstumo. Premio de la Crítica de Narrativa Castellana y Premio Nacional de Narrativa. Alberto Méndez: apunte biográfico
  3. 3. • Ciclo de cuentos. Este libro contiene 4 relatos, pero son evidentes las relaciones, que veremos a continuación, entre los distintos cuentos que lo componen. En consecuencia, pertenece al género denominado “ciclo de cuentos” o “novela fragmentada”. Ello significa que está organizado estructuralmente: el sentido e interpretación del libro excede de la mera suma agregada de cada uno de los relatos (independientes) que lo componen puesto que están relacionados entre sí- son interdependientes- para configurar una interpretación de unidad, un todo. Continuidad (coherencia y cohesión en el texto narrativo): − A) Continuidad de personajes. El personaje principal del 1º relato, el capitán Alegría, reaparece en la tercera derrota como el Rorro. Y no solo reaparece sino que se presenta su final. El segundo relato comienzo tras la muerte en el parto de un personaje, Elena. Elena es la hija mayor que huye de Madrid con un poeta adolescente (Eulalio Ceballos) del matrimonio formado por Ricardo y Elena, personajes principales del cuarto relato. − B) Continuidad en la denominación y secuencia temporal. Todos los cuentos se denominan de igual modo “derrota” y se suceden cronológicamente, año a año. − C) Lógica (ilógica) paradójica de vencedores y vencidos en los relatos. En el primer relato, un personaje del bando vencedor se rinde a los vencidos porque no comparte “la usura” de los vencedores. En el segundo relato, el poeta adolescente se debate entre el suicidio pasivo de él mismo y del recién nacido y la supervivencia para formar parte del mundo de los vencedores represores, que considera como una doble derrota. De otro lado, en el tercer relato, Juan Senra, un “muerto”, un vencido, derrota con la verdad al coronel Eymar y su esposa. Y en el último, el diácono Salvador carga sobre su conciencia con el suicidio que ha provocado en Ricardo, un topo “vencido”. − D) El suicidio como compromiso moral. En todos ellos, se defiende, desde la compasión, el suicidio como una salida digna de la vida de vencidos (soledad, silencio, hambre, represión, ocultamiento…) que les imponen los vencedores. Se suicidan: el capitán Alegría; Eulalio Ceballos; Juan Senra y Ricardo Mazo. − E) Los leitmotiv que facilitan la circularidad: “Soy un rendido”; “Infame turba de nocturnas aves”; “los girasoles ciegos”. En el tercer relato es un juego más sutil entre “sí” de Juan Senra a que conoció a Miguel Eymar frente al “no” final que le conduce a la muerte-suicidio. − F) Los nombres simbólicos de los personajes: Antítesis entre el nombre y su conducta: capitán Alegría, diácono Salvador; Lorenzo, “coronado por el laurel”, “vencedor”; Elena, “luz”, “brillante”; Ricardo, “rey”, “fuerte” Mazo// significado (etimológico o no) coherente: Eulalio, “el que bien habla”; Eugenio, “el bien nacido” Paz; Violeta. Género
  4. 4. • El valor del discurso literario: Contraportada: el libro es un ejercio de memoria, “emboscado en un flagrante intento de hacerlo desde la literatura”. Se contraponen, de manera directa (en 1º y 4º relato) e indirecta (en 2º y 3º con el juego de narradores), el valor del discurso literario frente al discurso histórico. Así, podemos leer extrañas antítesis entre lo cierto y lo verdadero o lo real y lo verdadero como: “Los documentos (…) y las pocas cartas (…) son los únicos hechos ciertos, lo demás es la verdad” (derrota 1ª) o “Todo era real pero nada verdadero” (derrota 4ª). − El valor del discurso literario no reside en la reproducción fiel del hecho histórico, sino en la configuración de un nuevo universo, la ficción, que no se descalifica moralmente como a la mentira- el autor no engaña al lector porque le advierte mediante “artificios”, el arte literario, que no es verdad lo que lee- , un universo ficticio que no es histórico, pero sí verdadero. Es ese juego con lo cierto y la verdad que se establece en varios relatos. − La “verdad” literaria versa sobre los valores emocionales e interpretativos. Comunicar impresiones auténticas, verdaderas sobre el sufrimiento, el miedo, el dolor, la soledad, la persecución… de la España de posguerra. • Combinación de personas y realidades históricas (Jiménez de Asúa, Franco, coronel Casado, campaña de Madrid; Juan Senra, Coronel Eymar, Besteiro, Azaña, Machado, Cruz Salido, Negrín, Malraux) con personajes y hechos ficticios. Pero se sigue, en parte, la estrategia cervantina (ecos en el relato segundo con un narrador-transcriptor como Cide Hamete Benengeli): se muestra ante el lector el artificio literario porque son frecuentes los “errores” históricos evidentes y flagrantes (fecha de la batalla de Madrid 1936 y no 1937; moto Gilera en lugar de Guzzi; Taborin y no Taborit; Cruz Salido ejecutado en 1940 y no en 1941). Y se hace patente el dominio del narrador (y autor) sobre el universo de la ficción con vacilaciones y diferentes versiones que ahuyentan e impiden lecturas históricas: el final de Ricardo Mazo (versión del niño frente a la del narrador en hechos fácilmente objetivables, si dijo o no alguna palabra), el momento de la huida de Eulalio y Elena (al terminar la guerra o pocos meses antes); el relato tras la resurrección de Alegría (en 1º relato vs. 3º relato: asistencia y ayuda de labriegos). Sobre lo cierto y la verdad
  5. 5. • Diversidad de narradores: primer relato, un narrador-historiador pretendidamente objetivista que transcribe, con cambios tipográficos, actas y cartas del protagonista; segundo relato, la reproducción de un diario por un narrador-editor, también pretendidamente objetivista con cambios tipográficos cuando cambia la voz del narrador; tercer relato, narrador (pretendidamente) objetivista pero focalizado desde el personaje principal (Juan Senra) que también reproduce literalmente, con cambios tipográficos la carta de Juan a su hermano. En el cuarto relato, mediante cambios tipográficos, se alternan y complementan tres voces narrativas (perspectivismo relativista): una carta exculpatoria de Salvador dirigida a una autoridad (“a vuesa merced” de Lazarillo); un relato desde la memoria de un testigo, Lorenzo y un narrador omnisciente (pretendidamente) objetivista. Finalidad: admirar y advertir al lector sobre el artificio de lo literario y el valor de la verdad literaria vs. la búsqueda de la verdad histórica en lo relatado. • La escritura y la literatura. En la contraportada, A. Méndez: este libro es “el primer ajuste de cuentas de Alberto Méndez con su memoria y lo hace emboscado en un flagrante intento de hacerlo desde la literatura”. Literatura y escritura son una constante en el libro. La escritura se presenta como un medio de conocimiento o de autoconocimiento (diarios o cartas): − el capitán Alegría escribe cartas elaboradas a su novia en las que son visibles citas de San Juan de la Cruz o Quevedo y reflexiona sobre sus planes, decisiones, sentimientos, acciones… − Eulalio es un poeta cuyo propósito al escribir el diario de dejar testimonio (y comprender) de su derrota y llena su discurso de citas de poetas (Garcilaso, Miguel Hernández, Lorca, Góngora…). − Juan Senra crea un lenguaje apropiado su estado emocional, a sus anhelos de un mundo posible que no existe: el lenguaje de los muertos. − Ricardo es un profesor de Literatura, que traduce a otros poetas y escribe ensayos literarios. − Lorenzo recuerda en un ¿diario? lo vivido años atrás. − Salvador escribe la carta exculpatoria como medio de conocimiento, de aprehensión de la verdad: “quiero contar la verdad para conocerla” . Diversidad de narradores. La escritura
  6. 6. • La derrota de los vencedores: Capitán Alegría; Coronel Eymar y su esposa; hermano Salvador. La compasión que manifiesta el narrador-editor del segundo relato por el sufrimiento de Eulalio. • La denuncia de la situación de las víctimas más o menos inocentes: la tristeza, la represión, el dolor, el hambre, la miseria, los miedos… hasta la muerte. Gradación en su inocencia: Eulalio Ceballos, un poeta adolescente que solo participó con la escritura de poemas de guerra; Elena hija, solo “culpable” de enamorarse de Eulalio; Rafael, el bebé, mayor grado de inocencia, vícitma de la obstinación y del odio de su padre a los vencedores. Eugenio Paz, el adolescente que participa por su odio al tío como en juego en la guerra, pero fue un francotirador; Juan Senra, comunista y conspirador para asesinar a Casado. Ricardo Mazo, compromiso intelectual y político; Elena y Lorenzo, víctimas inocentes, especialmente Lorenzo que vive una infancia atormentada por las prohibiciones, miedos y la vida al otro lado del espejo (fingimientos). • La recuperación de la memoria: Es necesario reconstruir el presente, a partir de la memoria, desde un pasado que se ha ocultado, un pasado ausente. Carlos Piera, “el reconocimiento público de que algo es trágico y (…) irreparable”; el duelo es “hacer nuestra la existencia de un vacío”. Solapa A. Méndez: “el regreso a las historias reales de la posguerra (…); historias de los tiempos del silencio”; “Ya es hora de que empecemos a recordar lo que sabemos”. Hacer presente la ausencia de los derrotados es un deber de memoria, un deber moral. Sentido de los relatos

×