VELA AMARILLA

Representa la fe en Cristo. Por la fe
aceptamos que toda revelación es venida
de Dios para comprender asunt...
VELA ROJA

Nos recuerda que toda la Sagrada
Escritura nos habla de que Dios es amor.
Por amor, Dios decidió enviar a su ún...
VELA VERDE

Simboliza la esperanza del cristiano, la
cual se sustenta en la persona de Cristo.
La esperanza cristiana prov...
VELA BLANCA

Es la vela que simboliza la persona de
Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro
Salvador, quien vino para ser luz...
ORACIÓN DEL PRIMER DOMINGO
Encendemos, Señor, esta luz, como aquél que
enciende su lámpara para salir, en la noche, al
enc...
ORACIÓN DEL SEGUNDO
DOMINGO

Los profetas mantenían encendida la esperanza de
Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemo...
ORACIÓN DEL TERCER
DOMINGO
tinieblas se encendió una luz, en el

En las
desierto
clamó una voz. Se anuncia la buena notici...
ORACIÓN DEL CUARTO DOMINGO
Al encender estas cuatro velas, en el último
domingo, pensamos en Ella, la Virgen, tu Madre y
n...
Corona de adviento 2013
Corona de adviento 2013
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Corona de adviento 2013

1,433 views

Published on

Preparación para navidad; reflexión para todos.

Published in: Entertainment & Humor
  • Be the first to comment

Corona de adviento 2013

  1. 1. VELA AMARILLA Representa la fe en Cristo. Por la fe aceptamos que toda revelación es venida de Dios para comprender asuntos que el hombre no puede llegar a conocer por su propia cuenta. Cristo es el autor de nuestra fe y sólo por ella el justo vivirá.
  2. 2. VELA ROJA Nos recuerda que toda la Sagrada Escritura nos habla de que Dios es amor. Por amor, Dios decidió enviar a su único hijo para salvarnos. Jesús es el ejemplo perfecto de ese amor. Él nos ha mandado amar a Dios y a nuestro prójimo. Este amor debe ser real y tiene prioridad sobre
  3. 3. VELA VERDE Simboliza la esperanza del cristiano, la cual se sustenta en la persona de Cristo. La esperanza cristiana provoca en el creyente un pensamiento crítico sobre el pasado, el presente y el futuro; conoce la
  4. 4. VELA BLANCA Es la vela que simboliza la persona de Jesucristo, el hijo de Dios, nuestro Salvador, quien vino para ser luz en medio de las tinieblas y liberarnos de la opresión del pecado. Él es la fuente de nuestra fe, de nuestra esperanza. Su justicia es resultado de su infinito amor
  5. 5. ORACIÓN DEL PRIMER DOMINGO Encendemos, Señor, esta luz, como aquél que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que viene. En esta primera semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen. Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú nos traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera.
  6. 6. ORACIÓN DEL SEGUNDO DOMINGO Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando, florece el desierto. La humanidad entera se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne. Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza.
  7. 7. ORACIÓN DEL TERCER DOMINGO tinieblas se encendió una luz, en el En las desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: el Señor va a llegar. Preparad sus aminos, porque ya se acerca. Adornad vuestra alma como una novia se engalana el día de su boda. Ya llega el mensajero. Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos,
  8. 8. ORACIÓN DEL CUARTO DOMINGO Al encender estas cuatro velas, en el último domingo, pensamos en Ella, la Virgen, tu Madre y nuestra Madre. Nadie te esperó con más ansia, con más ternura, con más amor. Nadie te recibió con más alegría. Te sembraste en Ella como el grano de trigo se siembra en el surco. En sus brazos encontraste la cuna más hermosa. También nosotros queremos prepararnos así: en la fe, en el amor y en el trabajo de cada día. ¡Ven pronto, Señor. Ven a salvarnos!

×