Traumatismos y quistes dentales rx.

3,188 views

Published on

  • Be the first to comment

Traumatismos y quistes dentales rx.

  1. 1. INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud C.I.C.S UST ODONTOLOGÍA
  2. 2. TRAUMATISMOS DENTALES Introducción La radiología dental actúa como detector y muestra cambios asociados con traumatismo, resorción y lesiones pulpares y periapicales. Las radiografías permiten evaluar las áreas que no se puede observar a nivel clínico, como raíces, cámaras pulpares y regiones periapicales de los dientes • CAMBIOS RADIOGRAFICOS DEBIDOS A TRAUMATISMOS Se define traumatismo como una lesión producida por una fuerza externa que afecta las coronas y raíces de los dientes, así como el hueso alveolar. Puede ocasionar fracturas dentales, óseas y lesiones como intrusión, extrusión y avulsión. Fracturas Se define fractura como la rotura de una parte que afecta las coronas y raíces de los dientes y los huesos del maxilar superior o la mandíbula; en todos los casos de fractura, sea obvia o probable, es necesario hacer un examen radiográfico del área lesionada. Fracturas de la corona Las fracturas que afectan a las coronas a menudo involucran a dientes anteriores, casi todas son resultado de un accidente vehicular o una caída; puede afectar sólo el esmalte , o al esmalte y la dentina, o al esmalte, dentina y la pulpa; en la radiografía es obvia la parte perdida de la corona causada por la fractura. Este examen permite evaluar la proximidad de la fractura con la cámara pulpar examinar la raíz en busca de cualquier fractura adicional.
  3. 3. Fracturas radiculares La fracturas radiculares son menos frecuentes que las de la corona, y también son resultado de un accidente o un golpe traumático; ocurre con mayor frecuencia en la región de los incisivos centrales superiores. Las raíces se pueden fracturar a cualquier nivel de su longitud, o la lesión puede abarcar más de una raíz en un diente multiradicular. Si el haz de rayos x es paralelo al plano de la fractura, esta se ve como una línea radiolúcida nítida en la radiografía periapical, si no es paralelo a la fractura, las áreas adyacentes de la estructura dental obstruyen el sitio de la fractura, y como resultado no se observa en la radiografía. Con el tiempo, las fracturas radiculares por lo regular aumentan de tamaño , debido al desplazamiento de fragmentos, hemorragia o edema; por lo tanto, aunque una fractura pase inadvertida al principio, se le identificara en la radiografía que se tome después. Fractura de maxilares y mandíbula Las fracturas de la mandíbula se presentan con mayor frecuencia que en cualquier otro hueso de la cara, y se deben a asaltos, accidentes y lesiones por deportes. La radiografía panorámica es la película de elección para evaluar las fracturas mandibulares, aquí la fractura se ve como una línea radiolúcida en el sitio donde se separo el hueso. Las fracturas del maxilar superior son menos frecuentes que las mandibulares y por lo regular afectan el hueso alveolar anterior y los dientes; la mayoría son difíciles de detectar en una radiografía. Lesiones Además de fracturas, el traumatismo también produce desplazamiento de los dientes; las radiografías permiten al profesional evaluar las estructuras dentales después de un desplazamiento, incluidas luxación (intrusión o extrusión) y avulsión.
  4. 4. LUXACION La luxación es el desplazamiento anormal de los dientes; se puede clasificar como intrusión o extrusión; la primera se refiere al desplazamiento anormal de los dientes hacia adentro del hueso; la extrusión se refiere al desplazamiento anormal de los dientes fuera del hueso. Los dientes luxados deben evaluarse mediante una radiografía periapical, y examinarse para observar fracturas radiculares y del hueso alveolar adyacente, daño al ligamento periodontal y problemas pulpares. AVULSION La avulsión es la salida total de un diente de su hueso alveolar; casi siempre es resultado de un traumatismo asociado con asalto o caída accidental. En la radiografía no se observa el diente avulsionado, sino que únicamente se ve el alveolo dental sin diente. Las radiografías son importantes para evaluar el área del alveolo, y se deben utilizar para examinar la región y ver si hay hueso astillado. • CAMBIOS RADIOGRAFICOS DEBIDOS A RESORCION Hay dos tipos de resorción asociada con los dientes: fisiológica y patológica. la resorción fisiológica es un proceso que ocurre cuando el recambio normal de los dientes primarios, las raíces de estos dientes se reabsorben al moverse su sucesor permanente en dirección oclusal; el diente primario cae cuando termina la resorción de las raíces. La resorción patológica es una alteración regresiva de la estructura dental que sucede cuando el diente queda sometido a estímulos anormales; se describe como externa o interna, según la localización del proceso.
  5. 5. Resorción externa Se produce a lo largo de la periferia de la superficie radicular y está asociada con dientes reimplantados, fuerzas mecánicas anormales, traumatismos, inflamación crónica, tumores y quistes, dientes impactados o causas idiopáticas. Generalmente afecta los ápices de los dientes; en las placas, esta región se ve roma y la longitud de la raíz es más corta de lo normal; la lamina dura y el hueso alrededor del ápice romo se ven normales; el trastorno no genera signos ni síntomas y no se detecta a nivel clínico. Los dientes sufren resorción externa no presentan movilidad; no hay tratamiento eficaz para este tipo de resorción. Resorción interna Es un proceso de destrucción progresivo lento o rápido idiopático que ocurre en la dentina de la cámara pulpar o de los conductos radiculares. • CARACTERISTICAS PULPARES RADIOGRAFICAS DE LAS LESIONES Esclerosis pulpar Es una calcificación difusa de la cámara y los conductos pulpares de los dientes, que reduce el tamaño de la cavidad pulpar por razones desconocidas, está asociada con la edad; se ve como una cavidad pulpar del menor tamaño. No hay características clínicas asociadas con esta alteración; por lo general se considera un hallazgo radiográfico incidental, de poca importancia clínica, a menos que esté indicado un tratamiento de endodoncia.
  6. 6. Obliteración pulpar Algunos trastornos (atrición, abrasión, caries, restauraciones dentales, traumatismo y fuerzas mecánicas anormales) actúan como irritantes de la pulpa y estimulan la producción de dentina secundaria, que produce obliteración de la cavidad pulpar. En la radiografía de un diente con obliteración pulpar no se ven la cámara ni los conductos pulpares; los dientes con esta alteración están desvitalizados y no requieren tratamiento. Cálculos pulpares Los cálculos pulpares son calcificaciones que se encuentran en la cámara o los conductos pulpares de los dientes; se desconoce la causa. En la radiografía se ven como zonas radiopacas redondas, ovoides o cilíndricas, algunas se conforman a la forma de la cámara o el conducto pulpar, varían en forma, tamaño y número, no causan síntomas y no requieren tratamiento. • CARACTERISTICAS RADIOGRAFICAS DE LAS LESIONES PERIAPICALES Una lesión periapical es aquella que se localizar alrededor del ápice de un diente; el uso de las radiografias es de particular importancia en la identificación de los problemas periapicales, porque no se pueden evaluar sólo a nivel clínico. En las radiografías se ven como zonas radiolúcidas o radiopacas.
  7. 7. Zonas radiolúcidas periapicales Los granulomas, quistes y abscesos periapicales son zonas radiolúcidas periapicales que se observan con frecuencia en la radiografías, y no se pueden diagnosticar sólo por sus aspectos radiográficos, sino que el diagnostico se basa en las características clínicas, el aspecto radiográfico y microscópico. Como es imposible distinguir entre las tres lesiones con base en su aspecto radiográfico, el radiólogo debe referirse a estas lesiones sólo como ¨zonas radiolúcidas periapicales ¨. GRANULOMA PERIAPICAL El granuloma periapical es una masa localizada de tejido de granulación con inflamación crónica, en el ápice de un diente desvitalizado; es resultado de la muerte y necrosis pulpar, y la secuela mas frecuente de la pulpitis; puede convertirse en un quiste o absceso periapical casi siempre es asintomático, pero tiene una historia previa de sensibilidad prolongada al calor o al frío. El tratamiento del granuloma incluye endodoncia, o extracción del diente, con un curetaje de la región apical. Es una radiografía, el granuloma al principio se ve como un ensanchamiento en el ápice; con el tiempo, el espacio del ligamento se agranda más y se ve como una zona radiolúcida redonda u ovoide, no se observa lámina dura entre el ápice y la lesión apical. QUISTE PERIAPICAL Un quiste periapical ( también conocido como quiste radicular) es una lesión que se presenta durante un tiempo prolongado; la degeneración quística se hace dentro de un granuloma periapical y produce un quiste periapical; es resultado de muerte y necrosis pulpar. Los periapicales son los más frecuentes de entre todos los quistes relacionados con los dientes, y comprenden del 50 al 70% de todos aquéllos que se presentan en la región bucal. Por lo regular son asintomáticos; el
  8. 8. tratamiento incluye endodoncia o extracción del diente, y curetaje de la región apical. En una radiografía, el quiste típico se ve como una zona radiolúcida, redonda u ovoide. ABSCESO PERIAPICAL El absceso periapical es una colección de pus localizada en la región periapical del diente, resultado de la muerte pulpar; puede ser agudo o crónico; el agudo tiene las características de un proceso agudo con producción de pus e inflamación, y es resultado de inflamación aguda de la pulpa o un área de infección crónica, como el granuloma periapical. El absceso periapical crónico tiene las características de un proceso de larga estancia, de bajo grado y con producción de pus, puede presentarse por un absceso agudo o por un granuloma periapical. El absceso agudo es doloroso y el dolor puede ser intenso, punzante y constante. El diente está desvitalizado y es sensible a la presión, percusión y calor. El absceso crónico por lo regular es asintomático, porque el pus drena a través del hueso o el espacio del ligamento periodontal. A nivel clínico, se observa un aumento gingival en la región apical del diente en el sitio de drenaje. El tratamiento del absceso periapical incluye drenaje y endodoncia o extracción. Con el absceso periapical agudo no se observan cambios radiográficos, el cambio temprano incluye un aumento en el espacio del ligamento periodontal. El absceso periapical crónico se observa como una zona radiolúcida redonda u ovoide apical, con márgenes mal definidos, la lámina dura no se observa entre el ápice radicular y la lesión radiolúcida.
  9. 9. Zonas radiopacas periapicales La osteítis condensante, el hueso esclerótico y la hipercementosis son algunas de las radiopacidades periapicales frecuentes que se observan en las radiografías. A diferencia de la zonas radiolúcidas, las radiopacas se diagnostican con base en su aspecto radiográfico, información clínica e historia del paciente. OSTEITIS CONDENSANTE La osteítis condensante es una zona radiopaca bien definida, que se observa por debajo del ápice de un diente desvitalizado, con historia de una pulpitis de larga estancia. La opacidad presenta una proliferación del hueso periapical, resultado de una inflamación que estimula la osteítis condensante se presenta en respuesta a la necrosis pulpar; varía en tamaño y forma, y no se ve insertada a la raíz del diente. La osteítis condensante es la radiopacidad periapical más frecuente que se observa en adultos, el diente involucrado con mayor frecuencia es el primer molar inferior. Las piezas asociadas con la osteítis están desvitalizadas, y por lo regular tienen lesiones cariosas grandes o una restauración grande. Como se cree que la osteítis condensante reprenda una reacción fisiológica del hueso a la inflamación, se requiere tratamiento. HUESO ESCLEROTICO El hueso esclerótico es una zona radiopaca bien definida, que se observa por debajo de los ápices de dientes vitales, no cariosos; la causa se desconoce, sin embargo, se cree que está asociada con inflamación. La lesión no está insertada al diente, y varía en tamaño y forma; los márgenes se ven lisos o irregulares y difusos; los bordes son continuos con el hueso normal adyacente, y no se observa un contorno radiolúcido. El hueso esclerótico es asintomático y por lo regular se descubre
  10. 10. durante el examen radiográfico de rutina. HIPERCEMENTOSIS La hipercementosis es la deposición excesiva de cemento en las superficies radiculares, como resultado de una supraerupción, inflamación o traumatismo, y en ocasiones no hay causa obvia. En las radiografías se observa como una cantidad excesiva de cemento, a lo largo de toda o parte de la superficie radicular. El área afectada con mayor frecuencia es la apical, y se observa agrandada y bulbosa; aquellas afectadas por hipercementosis, se ven separadas del hueso periapical por un espacio de ligamento periodontal de aspecto normal; la lámina dura circundante se ve también normal. No hay signos ni síntomas asociados con la hipercementosis; la mayor parte de los casos se descubren mediante el examen radiográfico de rutina, los dientes afectados están vitales y no requieren tratamiento.
  11. 11. ODONTOMA Los odontomas se conocen como tumores odontógenos mixtos porque se componen de tejido de origen epitelial y mesenquimatoso. Estos tejidos pueden diferenciarse por completo y, como resultado, hay depósito de esmalte por ameloblastos y dentina por odontoblastos. Aunque estas células y tejidos tienen aspecto normal, su estructura es defectuosa. Esta organización anormal de tejidos maduros, por lo demás normales, condujo a la opinión de que los odontomas deben considerarse como hamartomas y no neoplasias. Tales anormalidades calcificadas adoptan una de dos configuraciones generales. Pueden aparecer como una gran número de dientes rudimentarios o en miniatura, en cuyo se les conoce como odontomas compuestos, o presentarse como conglomeraciones amorfas de tejido duro, y entonces reciben el nombre de odontomas complejos. Como grupo, son los tumores odontógenos más comunes. Características clínicas. Los odontomas son lesiones de niños y adultos jóvenes y la mayor parte se descubre en el segundo decenio de la vida. Sin embargo, el intervalo se extiende hasta la edad adulta tardía. La maxila está afectada con una frecuencia ligeramente mayor que la mandíbula. También existe tendencia hacia odontomas compuestos en la parte anterior de las mandíbulas y odontomas complejos en la posterior. No parece existir una predilección significativa por sexo. Los signos clínicos que reflejan la presencia de un odontoma son retención de dientes deciduos, un diente retenido y tumefacción alveolar. Estas lesiones no producen casi nunca síntomas. En la radiografía, el odontoma compuesto se presenta en la forma de varios dientes maduros, en ocasiones 10 en un foco único. Este foco típico tiene lugar en un área con dientes, entre las raíces o sobre la corona de un diente retenido. Los odontomas complejos se desarrollan en las mismas regiones, pero en forma de una masa amorfa opaca. Las anormalidades descubiertas durante las etapas tempranas del desarrollo
  12. 12. tumoral son principalmente radiotransparentes, con áreas focales de opacidad que representan calcificación temprana de la dentina y esmalte. Histopatología. En estas anomalías se pueden observar esmalte. Dentina, cemento y pulpa de aspecto normal. Antes de la maduración final de los tejidos duros es común identificar una matriz prominente de esmalte y órganos de esmalte relacionados. También hay queratinización de la llamadas células fantasmas en las células epiteliales del esmalte de algunos odontomas. Esta característica microscópica no parece tener otro significado que indicar el potencial de estas células epiteliales para queratinizarse. Diagnóstico diferencial. El examen radiográfico de los odontomas compuestos es diagnóstico. Los odontomas complejos poseen en muchas ocasiones un aspecto radiográfico típico debido a su opacidad sólida en relación con los dientes. Sin embargo, en el diagnóstico diferencial se pueden incluir otras lesiones opacas de la boca, como osteomielitis esclerosante focal, osteoma, displasia cemental periapical, fibroma osificante y cementoblastoma. Tratamiento. Los odontomas tienen un potencial de crecimiento muy limitado, aunque algunas veces un defecto complejo puede ocasionar expansión ósea considerable.

×