Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Realismo y Naturalismo
JMGL
Realismo
El Realismo y el Naturalismo surgen como oposición al
idealismo e individualismo propios del Romanticismo.
Ambos ...
Principios del Realismo:
 La literatura reproduce la realidad, es una imagen de la vida.
 La obra literaria describe el ...
Naturalismo
Las técnicas realistas sufren una evolución, y lo mismo sucede con la intención
que persiguen. En el último te...
Rasgos de la novela realista y naturalista
La década de 1870 es cuando la novela realista vive su apogeo
en España. Los au...
Benítez Pérez Galdós (1843-1920)
La obra de Galdós es muy extensa, pero puede agruparse en varios grupos:
 Novelas de tes...
 Novelas espirituales
 Misericordia, Nazarín…
 Episodios nacionales
 Trafalgar, Gerona, El dos de mayo…
Presencia de p...
"Maximiliano bajó la escalera como la baja uno cuando tiene ocho años y se le ha caído el juguete de la
ventana al patio. ...
Leopoldo Alas, “Clarín” (1852-1901)
Publicó varios libros de cuentos y novelas cortas. Su obra más importante es La
Regent...
Ana Ozores no era de los que se resignaban. Todos los años, al oír las campanas doblar
tristemente el día de los Santos, p...
Emilia Pardo Bazán (1851-1921)
La introducción de la estética naturalista en España se debe a la publicación de
varios art...
Entre las representaciones de una especie de pesadilla angustiosa que agitaba a Perucho veía el
muchacho un animalazo de d...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Realismo y Naturalismo

2,481 views

Published on

Material destinado a alumnos de 4º de ESO y Bachillerato.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Realismo y Naturalismo

  1. 1. Realismo y Naturalismo JMGL
  2. 2. Realismo El Realismo y el Naturalismo surgen como oposición al idealismo e individualismo propios del Romanticismo. Ambos movimientos llegan a España en la segunda mitad del siglo XIX. El Realismo se centra en los problemas políticos y sociales que produjo la revolución industrial, entre ellos la explotación de la clase obrera y su pobreza, consecuencia de una economía capitalista que fue impulsada por la burguesía. Las obras literarias se centran en la vida cotidiana de sus personajes y en los cambios políticos, económicos, culturales, sociales del momento. La novela se concibe como “un espejo a lo largo del camino” en el que se reflejan hechos verosímiles, y personajes extraídos de la realidad social.
  3. 3. Principios del Realismo:  La literatura reproduce la realidad, es una imagen de la vida.  La obra literaria describe el carácter de los personajes y su conducta. Procura analizar qué les hace comportarse como lo hacen.  La literatura denuncia los males que afectan a la sociedad del momento y busca soluciones.  Predomina la descripción en los textos, a fin de reproducir la realidad tal cual es.
  4. 4. Naturalismo Las técnicas realistas sufren una evolución, y lo mismo sucede con la intención que persiguen. En el último tercio del siglo XIX técnicas e intención son llevadas al extremo. El Naturalismo considera que la vida y la conducta de los individuos las condiciona su herencia genética y el entorno social en el que se desarrollan. Su crudeza, y cómo los escritores se inclinan por los aspectos más degradados de la condición humana y la sociedad, hizo que el movimiento tuviera muchos opositores. El novelista, además, experimenta con sus personajes. Los coloca en situaciones que permiten verificar su condiciona- miento genético y social.
  5. 5. Rasgos de la novela realista y naturalista La década de 1870 es cuando la novela realista vive su apogeo en España. Los autores adscritos al movimiento pretenden reflejar la vida real de sus contemporáneos, siendo las clases medias las más recurridas, pues la mayoría de lectores pertenecían a ellas y los novelistas las conocían bien. El detallismo en las descripciones y un estilo elaborado caracteriza a la narrativa de este periodo. Se rechaza todo lo que se aleje de la realidad. Se pretende un retrato exacto de lo que se observa. Despierta gran interés la psicología de los personajes. El entorno influye en su comportamiento y es analizado. Los personajes suelen pertenecer a la burguesía y a la clase obrera. Predomina la descripción, lo que implica un uso de una mayor adjetivación, así como un vocabulario riguroso. El estilo resulta elaborado. El propósito que guía al escritor es el de ceñirse a la realidad. Los diálogos caracterizan a los personajes. Su registro lingüístico pretende ser el propio de su condición social. El narrador es omnisciente: conoce los pensamientos de los personajes, se inmiscuye en la historia, apela a los lectores… Los ambientes miserables de la ciudad son los escogidos por la novela naturalista.
  6. 6. Benítez Pérez Galdós (1843-1920) La obra de Galdós es muy extensa, pero puede agruparse en varios grupos:  Novelas de tesis y de la primera época  Doña Perefecta, La fontana de oro, Marianela…  Novelas contemporáneas  Fortunata y Jacinta, Tormento, La desheredada… Tratan problemas políticos y religiosos. Muestran las consecuencias de la intolerancia por parte de personajes tradicionalistas que se niegan a lo liberal. El estudio psicológico es importante. Las caracteriza la descripción de ambientes y personajes propios del Madrid de la época. La información por parte de un narrador omnisciente es abundante e insiste en los problemas sociales no resueltos de la sociedad.
  7. 7.  Novelas espirituales  Misericordia, Nazarín…  Episodios nacionales  Trafalgar, Gerona, El dos de mayo… Presencia de personajes que practican la misericordia a través de sus obras. Pretenden una sociedad mejor. 46 novelas que recogen la historia de España a lo largo del siglo XIX. Su valor histórico es tan importante como su valor literario. Se dividen en varias series escritas a lo largo de cuarenta años: La 1ª serie: centrada en la Guerra de la Independencia. La 2ª serie: reinado de Fernando VII. La 3ª serie: regencia de María Cristina y primera guerra carlista. La 4ª serie: reinado de Isabel II. La 5ª serie: reinado de Amadeo I y 1ª República.
  8. 8. "Maximiliano bajó la escalera como la baja uno cuando tiene ocho años y se le ha caído el juguete de la ventana al patio. Llegó sin aliento al portal, y allí dudó si debía tomar a la derecha o a la izquierda de la calle. El corazón le dijo que fuera hacia la calle de San Marcos. Apretó el paso pensando que Fortunata no debía de andar muy aprisa y que la alcanzaría pronto. «¿Será aquella?». Creyó ver la toquilla azul; pero al acercarse notó que no era la nube de su cielo. [...] Asaltáronle pensamientos tristes, y sintió ganas de llorar. Apenas durmió aquella noche, y por la mañana hizo propósito de ir al hotel de Feliciana en cuanto saliera de clase.[...] Dejoles solos la tunanta de Feliciana, y se acobardó al principio; pero de repente se rehízo. No era ya el mismo hombre. La fe que llenaba su alma, aquella pasión nacida en la inocencia y que se desarrolló en una noche como árbol milagroso que surge de la tierra cargado de fruto, le removía y le transfiguraba. Hasta la maldita timidez quedaba reducida a un fenómeno puramente externo. Miró sin pestañear a Fortunata, y cogiéndole una mano, le dijo con voz temblorosa: «Si usted me quiere querer, yo... la querré más que a mi vida». Fortunata le miró también a él, sorprendida. Le parecía imposible que el bicho raro se expresase así... Vio en sus ojos una lealtad y una honradez que la dejaron pasmada. Después reflexionó un instante, tratando de apoyarse en un juicio pesimista. Se habían burlado tanto de ella, que lo que estaba viendo no podía ser sino una nueva burla. Aquél era, sin duda, más pillo y más embustero que los demás. Consecuencia de tales ideas fue la sonora carcajada que soltó la mujer aquella ante la faz compungida de un hombre que era todo espíritu. Pero él no se desconcertó, y la circunstancia de verse escuchado con atención, dábale un valor desconocido. ¡Ánimo! «Si usted me quiere, yo la adoraré, yo la idolatraré a usted...»." El narrador omnisciente tiene un conocimiento absoluto de lo que piensan y sienten sus personajes. Fortunata y Jacinta Fragmento
  9. 9. Leopoldo Alas, “Clarín” (1852-1901) Publicó varios libros de cuentos y novelas cortas. Su obra más importante es La Regenta (1884). En ella se observa su gran habilidad para describir de manera muy detallada el ambiente hipócrita de una ciudad española de provincia. El tema es el de la insatisfacción de Ana Ozores, su protagonista, en una ciudad, Vetusta, donde se ahoga bajo el peso de los convencionalismos sociales, la corrupción del clero, una aristocracia decadente, la falsa religiosidad, la hipocresía dominante… El retrato moral y social de Vetusta (Oviedo) es el de España en la época de la Restauración.
  10. 10. Ana Ozores no era de los que se resignaban. Todos los años, al oír las campanas doblar tristemente el día de los Santos, por la tarde, sentía una angustia nerviosa que encontraba pábulo en los objetos exteriores, y sobre todo en la perspectiva ideal de un invierno, de otro invierno húmedo, monótono, interminable, que empezaba con el clamor de aquellos bronces. Aquel año la tristeza había aparecido a la hora de siempre. Estaba Ana sola en el comedor. Sobre la mesa quedaban la cafetera de estaño, la taza y la copa en que había tomado café y anís don Víctor, que ya estaba en el Casino jugando al ajedrez. Sobre el platillo de la taza yacía medio puro apagado, cuya ceniza formaba repugnante amasijo impregnado del café frío derramado. Todo esto miraba la Regenta con pena, como si fuesen ruinas de un mundo. La insignificancia de aquellos objetos que contemplaba le partía el alma; se le figuraba que eran símbolo del universo, que era así, ceniza, frialdad, un cigarro abandonado a la mitad por el hastío del fumador. Además, pensaba en el marido incapaz de fumar un puro entero y de querer por entero a una mujer. Ella era también como aquel cigarro, una cosa que no había servido para uno y que ya no podía servir para otro. Todas estas locuras las pensaba, sin querer, con mucha formalidad. Las campanas comenzaron a sonar con la terrible promesa de no callarse en toda la tarde ni en toda la noche. Ana se estremeció. Aquellos martillazos estaban destinados a ella; aquella maldad impune, irresponsable, mecánica del bronce repercutiendo con tenacidad irritante, sin por qué ni para qué, sólo por la razón universal de molestar, creíala descargada sobre su cabeza. [...] Predominio de la descripción detallada. Uso de adjetivos. Estilo elaborado y cuidado. Narrador omnisciente. Psicologismo. Psicologismo. Fidelidad a la realidad. La Regenta Fragmento
  11. 11. Emilia Pardo Bazán (1851-1921) La introducción de la estética naturalista en España se debe a la publicación de varios artículos bajo el título de La cuestión palpitante. Pardo Bazán defiende su aplicación, pero ella lo hace de manera parcial en sus novelas, donde se muestra el contraste entre el ámbito rural y el urbano. Sus escenarios ejercen una gran influencia sobre los personajes, cuyas acciones deben responder necesariamente a las condiciones ambientales y genéticas. Los pazos de Ulloa (1886) y La madre naturaleza (1887) son sus novelas más relevantes. En la primera, los protagonistas son incapaces de revelarse contra las personas del pazo y el ambiente en el que viven, dada su educación y su debilidad. En la segunda, se describe la decadencia del mundo rural gallego y de su aristocracia.
  12. 12. Entre las representaciones de una especie de pesadilla angustiosa que agitaba a Perucho veía el muchacho un animalazo de desmesurado tamaño, bestión indómito que se acercaba a él rugiendo, bramando y dispuesto a zampárselo de un bocado o a deshacerlo de una uñada... Se le erizó el cabello, le temblaron las carnes, y un sudor frío le empapó la sien... ¡ Qué monstruo tan espantoso! Ya se acercaba..., ya cierra con Perucho..., sus garras se hincan en las carnes del rapaz, su cuerpo descomunal le cae encima lo mismo que inmensa boca... El chiquillo abre los ojos... Sofocada y furiosa, vociferando, moliéndole a su sabor a pescozones y cachetes, arrancándole el rizado pelo y pateándolo, estaba el ama, más enorme, más brutal que nunca. No hay que omitir que Perucho se condujo como un héroe. Bajando la cabeza se atravesó en la entrada del hórreo, y por espacio de algunos minutos defendió su presa haciéndole muralla con el cuerpo. Pero el enorme volumen del ama pesó sobre él y le redujo a la inacción, comprimiéndole y paralizándole. Cuando el mísero chiquillo, medio ahogado, se sintió libre de aquella estatua de plomo que a poco más le convierte en oblea, miró hacia atrás... La niña había desaparecido. Perucho no olvidará nunca el desesperado llanto que derramó por más de media hora, revolcándose entre las espigas. Narrador omnisciente. Ambiente sórdido. Personaje condicionado por su debilidad física. Animalización del personaje. El ser humano queda a merced de fuerzas deterministas. Atracción hacia lo patológico y morboso. Los pazos de Ulloa Fragmento

×