Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Literatura de la segunda
mitad del siglo XX JMGL
De la posguerra a nuestros días
Lírica
 El exilio y la muerte de algunos autores rompió la evolución de la poesía española
después de la Guerra Civil. Pe...
Años cuarenta: poesía existencial
 Está influida por la guerra y sus secuelas. Dos
son las tendencias que aparecen:
 Poe...
 Poesía desarraigada o existencial: el mundo es
un caos y es una angustia. El poeta no se evade.
El hambre, la soledad, l...
Años cincuenta: poesía social
 El poeta cree que la poesía debe ponerse al
servicio de la sociedad y mostrar la
realidad ...
Años sesenta: poesía intimista
 Se abandonan los temas sociales y el poeta se
centra en sí mismo. La poesía es un modo de...
Años setenta y ochenta
 Novísimos
 Poesía caracterizada por su libertad
creativa y su exquisitez. Utilizan un
léxico cul...
 Poesía de la experiencia
 El poeta se presenta como un individuo
normal que explica sus experiencias.
Reivindica lo cot...
Narrativa
 Novela existencial de los años cuarenta
 Al finalizar la guerra aparece una novela de temática bélica y propó...
 Novela social de los años cincuenta
 Se pretende denunciar la injusticia social y despertar la conciencia
del individuo...
 Novela de los años sesenta
 Se inicia un periodo de renovación novelística a partir
de la publicación de Tiempo de sile...
 Novela de la transición y de final de siglo
 La novela abandona el experimentalismo y se vuelve a una novela más
tradic...
Teatro
 El teatro vivió momentos muy críticos tras la Guerra Civil:
 Crisis económica, que redujo el número de produccio...
 Los años cuarenta y el teatro burgués
 En este periodo el teatro va dirigido a un público burgués.
Tiene un carácter am...
 Los años cincuenta y el teatro social
 Se impone un tipo de teatro de crítica social con el
que se pretende que el espe...
 Los años sesenta y el teatro experimental
 En esta década se buscan nuevos modos de
expresión, pero sin abandonar la cr...
 Años ochenta en adelante
 La llegada de la democracia permite el estreno de obras de
autores que regresan del exilio, q...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Literatura de la segunda mitad del siglo xx

4,666 views

Published on

Material destinado a alumnos de 4º de la ESO.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Literatura de la segunda mitad del siglo xx

  1. 1. Literatura de la segunda mitad del siglo XX JMGL De la posguerra a nuestros días
  2. 2. Lírica  El exilio y la muerte de algunos autores rompió la evolución de la poesía española después de la Guerra Civil. Pese a ello, los poetas que aparecen tras la contienda tuvieron como referente para su creación a algunos autores pertenecientes a generaciones anteriores a la suya: Dámaso Alonso, Miguel Hernández, Antonio Machado, Vicente Aleixandre….  Varias son las etapas por las que pasa la evolución de la lírica castellana: poesía existencial, poesía social, poesía intimista…
  3. 3. Años cuarenta: poesía existencial  Está influida por la guerra y sus secuelas. Dos son las tendencias que aparecen:  Poesía arraigada: ofrece una visión entusiasta e idealizada del mundo. El poeta se abstrae de la realidad y se refugia en temas como Dios, el amor, la patria, las cosas bellas… Hay una total ausencia de compromiso con el mundo, pero sí una gran confianza en el ser humano y en Dios. Es una poesía intimista. Su estilo es muy elaborado, y se tiene a la poesía clásica como referente para sus creaciones: Garcilaso de la Vega ante todo. Usan las formas métricas tradicionales: sonetos, silvas… Y resbaló el amor estremecido por las mudas orillas de tu ausencia. La noche se hizo cuerpo de tu esencia y el campo abierto se plegó vencido. Un ayer de tus labios en mi oído, una huella sonora, una cadencia, hizo flor de latidos tu presencia en el último borde del olvido. Viniste sobre un aire de amapolas. Como suspiros estallando rojos, bajo el ardor de las estrellas plenas, los labios avanzaron como olas. Y sumiso en el sueño de tus ojos murió el dolor en las floridas venas. Dionisio Ridruejo
  4. 4.  Poesía desarraigada o existencial: el mundo es un caos y es una angustia. El poeta no se evade. El hambre, la soledad, la censura están presentes en su poesía. Su religiosidad es crítica, Dios ha dejado solo al ser humano y eso provoca un vacío existencial en el hombre. El contenido importa más que la forma. Usan de la libertad métrica y de un léxico sencillo. Su estilo está cercano a la prosa y a un lenguaje coloquial. Imágenes y metáforas se las quiere impactantes a fin de transmitir una emoción intensa. Entre sus autores destaca Dámaso Alonso y su obra Hijos de la ira. Luchando, cuerpo a cuerpo, con la muerte, al borde del abismo, estoy clamando a Dios. Y su silencio, retumbando, ahoga mi voz en el vacío inerte. Oh Dios. Si he de morir, quiero tenerte despierto. Y, noche a noche, no sé cuándo oirás mi voz. Oh Dios. Estoy hablando solo. Arañando sombras para verte. Alzo la mano, y tú me la cercenas. Abro los ojos: me los sajas vivos. Sed tengo, y sal se vuelven tus arenas. Esto es ser hombre: horror a manos llenas. Ser —y no ser— eternos, fugitivos. ¡Ángel con grandes alas de cadenas! Blas de Otero
  5. 5. Años cincuenta: poesía social  El poeta cree que la poesía debe ponerse al servicio de la sociedad y mostrar la realidad del país desde la denuncia, apoyar a los más desfavorecidos, a los oprimidos. Su objetivo es cambiar las cosas tal como son en la década de los 50. Su estilo claro, con un tono coloquial. Lo importante es el contenido. Se pretende con ello llegar a la inmensa mayoría. Prevalece el verso libre. Entre los autores más relevantes están Gabriel Celaya y Blas de Otero. Aquí tenéis mi voz alzada contra el cielo de los dioses absurdos, mi voz apedreando las puertas de la muerte con cantos que son duras verdades como puños. Él ha muerto hace tiempo, antes de ayer. Ya hiede. Aquí tenéis mi voz zarpando hacia el futuro. Adelantando el paso a través de las ruinas, hermosa como un viaje alrededor del mundo. Mucho he sufrido: en este tiempo, todos hemos sufrido mucho. Yo levanto una copa de alegría en las manos, en pie contra el crepúsculo. Borradlo. Labraremos la paz, la paz, la paz, a fuerza de caricias, a puñetazos puros. Aquí os dejo mi voz escrita en castellano. España, no te olvides que hemos sufrido juntos. Blas de Otero
  6. 6. Años sesenta: poesía intimista  Se abandonan los temas sociales y el poeta se centra en sí mismo. La poesía es un modo de conocimiento. Son autores que vivieron la guerra en su infancia, y plasman el recuerdo que tienen de ella desde una perspectiva infantil. Sus temas son intimistas, pues hablan de su experiencia o reflexionan sobre su identidad, o sobre la vida y la muerte. Sienten nostalgia del tiempo pasado. Su tono es casi confidencial. Practican un estilo claro, preciso. A veces usan técnicas relacionadas con el surrealismo y formas clásicas como el soneto o la silva. Autores destacados son Jaime Gil de Biedma, José Agustín Goytisolo, Ángel Valente… Os acordáis: Europa estaba en ruinas. Todo un mundo de imágenes me queda de aquel tiempo descoloridas, hiriéndome los ojos con los escombros de los bombardeos. En España la gente se apretaba en los cines y no existía la calefacción. Era la paz —después de tanta sangre— que llegaba harapienta, como la conocimos los españoles durante cinco años. Y todo un continente empobrecido, carcomido de historia y de mercado negro, de repente nos fue más familiar. ¡Estampas de la Europa de postguerra que parecen mojadas en lluvia silenciosa, ciudades grises adonde llega un tren sucio de refugiados: cuántas cosas de nuestra historia próxima trajisteis, despertando la esperanza en España, y el temor! (…)
  7. 7. Años setenta y ochenta  Novísimos  Poesía caracterizada por su libertad creativa y su exquisitez. Utilizan un léxico culto y el estilo es refinado. Hay una total ausencia de compromiso social y político, pero sucesos políticos y sociales se hallan presentes en ella por la influencia que ejercen los medios de comunicación sociales, el cine o los mitos populares. Sus temas son de tono existencial. Entre sus autores encontramos a Pere Gimferrer, Félix de Azua, Ana Mª Moix… Oh ser un capitán de quince años viejo lobo marino las velas desplegadas las sirenas de los puertos y el hollín y el silencio en las barcazas las pipas humeantes de los armadores pintados al óleo las huelgas de los cargadores las grúas paradas ante el cielo de zinc los tiroteos nocturnos en la dársena fogonazos un cuerpo en las aguas con sordo estampido el humo en los cafetines Dick Tracy los cristales empañados la música zíngara los relatos de pulpos serpientes y ballenas de oro enterrado y de filibusteros Un mascarón de proa el viejo dios Neptuno Una dama en las Antillas ríe y agita el abanico de nácar bajo los cocoteros Pere Gimferrer
  8. 8.  Poesía de la experiencia  El poeta se presenta como un individuo normal que explica sus experiencias. Reivindica lo cotidiano y lo verídico. No es un ser romántico. El estilo coloquial y el realismo hacen de ella una poesía cercana, comprensible para el lector. Carlos Marzal, Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes… son algunos de sus representantes. Deberías marcharte. La fiesta ha terminado. Helada y sucia ya se anuncia el alba con su oscuro cortejo de presagios. Tendrías que acostarte, huir de este lugar antes de que la luz te restituya esa imagen de ti que ya conoces, indefensa a tus ojos, lastimosa. Has tocado por hoy el fondo de tu noche: las ropas no guardan la corrección de unas horas atrás y tu lengua está torpe, has empezado a hurgar en la memoria y ya no hay quien te fíe. lo más sensato ahora sería retirarse. (…) Carlos Marzal
  9. 9. Narrativa  Novela existencial de los años cuarenta  Al finalizar la guerra aparece una novela de temática bélica y propósito propagandístico. Son novelas que tratan el tema de la guerra civil desde el punto de vista de los vencedores y que tienen escasa calidad literaria. Esta tendencia la rompe la publicación de dos novelas: La familia de Pascual Duarte (1942), de Camilo J. Cela, y Nada (1944), de Carmen Laforet.  La primera inaugura el tremendismo, un estilo literario que usa de un lenguaje descarnado para hablar de la brutalidad con que los seres humanos intentan sobrevivir. Ofrece una visión gris y angustiada de la realidad del momento.  Nada recoge la historia de una muchacha, Andrea, en la Barcelona posterior a la guerra y describe los estragos que sufren un puñado de personajes a causa del hambre, la necesidad y la degradación moral.
  10. 10.  Novela social de los años cincuenta  Se pretende denunciar la injusticia social y despertar la conciencia del individuo. Las preocupaciones ya no son personales, sino colectivas. Su temática se centra en la realidad española, en ambientes rurales o urbanos, donde los personajes, pertenecientes a la clase obrera o campesina, viven en condiciones muy por inferiores a las que goza la clase burguesa acomodada. El estilo es prosaico, con predominio del diálogo. Los personajes se expresan como los hombres y mujeres a los que retratan, de manera coloquial y directa.  Entre las obras de esta tendencia destaca La colmena (1951), de Camilo J. Cela; La noria (1951), de Luis Romero; El Jarama (1956), de Rafael Sánchez Ferlosio; o El fulgor y la sangre (1954), de Ignacio Aldecoa. En ellas se alterna la visión subjetiva del autor, que opina sobre la realidad que observa; y la objetiva, limitándose a presentar la realidad tal cual se le presenta.
  11. 11.  Novela de los años sesenta  Se inicia un periodo de renovación novelística a partir de la publicación de Tiempo de silencio (1962), de Luis Martín-Santos. Influenciados por la novela europea de inicios de siglo y por lo que llega de los autores españoles en el exilio, introducen técnicas narrativas como el monólogo interior o la combinación de narradores, que ofrecen sus puntos de vista sobre un mismo hecho. El escritor deja de sentirse responsable de la situación social y aborda temas muy distintos, aunque en algunos casos técnica y denuncia se combinan a la perfección. Últimas tardes con Teresa (1966), de Juan Marsé; o Cinco horas con Mario (1966), de Miguel Delibes, son de las más destacadas.
  12. 12.  Novela de la transición y de final de siglo  La novela abandona el experimentalismo y se vuelve a una novela más tradicional, lineal, de corte realista. Se debe este cambio a los intereses del mercado editorial y a los gustos del público, lo que propicia el cultivo de distintos géneros populares: la novela histórica, la fantástica y la policiaca viven una época de esplendor. No se impone una técnica y un estilo que marque escuela, sino que cada autor escoge según sus preferencias.  La novela histórica recrea hechos ficticios en épocas históricas, aprovechando el pasado para reflexionar sobre lo que sucede en el presente.  La novela policiaca, influenciada por la novela y el cine negro americanos, presenta personajes atormentados empeñados en escarbar la basura sobre la que se levanta una sociedad decadente. El detective ficticio más conocido de este periodo es Pepe Carvalho, ideado por Manuel Vázquez Montalbán, y al que dedica varias novelas y cuentos.
  13. 13. Teatro  El teatro vivió momentos muy críticos tras la Guerra Civil:  Crisis económica, que redujo el número de producciones teatrales.  La censura aplicada por el franquismo.  El exilio y muerte de autores que habían estrenado con anterioridad a la guerra.  Una mayor presencia del cine.
  14. 14.  Los años cuarenta y el teatro burgués  En este periodo el teatro va dirigido a un público burgués. Tiene un carácter amable y no pretende otra cosa que entretener, alejar al público de la dura realidad cotidiana del momento. Abundan las comedias amables, conocidas como alta comedia. Los personajes pertenecen a las clases acomodadas. La crítica en ellas es muy moderada. Sus temas son el matrimonio, los celos… El autor más importante es Jacinto Benavente.  Existe también un teatro de humor absurdo, en el que las situaciones ridículas y lo vanguardista prevalecen sobre otros aspectos. Miguel Mihura y Jardiel Poncela son sus autores.  Las clases populares aparecen retratadas en el sainete, de estilo más espontáneo. Carlos Arniches y los hermanos Álvarez Quintero las escriben.
  15. 15.  Los años cincuenta y el teatro social  Se impone un tipo de teatro de crítica social con el que se pretende que el espectador reflexione sobre la sociedad en la que vive. La emigración, la pobreza del país, las injusticias sobre el individuo y el colectivo acaparan su atención. Es un teatro de carácter realista. Sus personajes pertenecen a las clases más desfavorecidas. Los escenarios se ubican en los barrios pobres de las ciudades. El lenguaje usado imita el habla marginal y el nivel social de los individuos. Alfonso Sastre, Lauro Olmo o Antonio Buero Vallejo son los autores de mayor éxito.
  16. 16.  Los años sesenta y el teatro experimental  En esta década se buscan nuevos modos de expresión, pero sin abandonar la crítica. Es un teatro en el que asoma lo esperpéntico y el humor absurdo. El realismo es sustituido por lo simbólico. Los personajes no representan clases sociales, sino actitudes humanas, y se expresan por medio de metáforas y símbolos, lo que hace que el lenguaje sea más sofisticado, menos próximo a un público conservador. Sus autores más representativos son Fernando Arrabal y Francisco Nieva.
  17. 17.  Años ochenta en adelante  La llegada de la democracia permite el estreno de obras de autores que regresan del exilio, que aparezcan grupos de teatro independiente, o que los teatros nacionales tengan una gran actividad reponiendo obras clásicas de autores repudiados por la dictadura como Lorca o Valle-Inclán. Grupos como Els Joglars, La Cuadra, Els Comediants, La Fura del Baus…, desde una absoluta independencia creativa, proponen espectáculos y obras que conectan con un público variopinto, que pueden ser representados en escenarios callejeros, y que incorporan las nuevas tecnologías como parte del lenguaje teatral: vídeos, proyección de imágenes… Los temas tienen como referente la vida cotidiana y los problemas que se le presentan al ciudadano del fin de siglo; y la Guerra Civil y la dictadura pueden representarse en las tablas desde la libertad por primera vez.

×