Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La doma de la melancolía

258 views

Published on

¿Cómo surgieron las mascotas?Una posibilidad desde la fantasía.

  • Be the first to comment

La doma de la melancolía

  1. 1. LA DOMA DE LA MELANCOLÍA Irún, 8 – XII – 2013, echando de menos a su perra Cinta (operada), José Gregorio del Sol Cobos
  2. 2. – Tenemos que comentarlo con el Boss. – ¿Tú crees, Isariel? – Sí, Galiel, los compañeros por todo el mundo lo llevan comprobando generación humana tras generación. – Y pueblo tras pueblo, valle tras valle... – Es muy triste, son su Creación, los únicos seres vivos que la maldita evolución ha dejado que tengan conexión directa aún con el Boss. – ¿Y si es esa conexión la que hace perderse a todos esos individuos? – Es posible... Recuerdo los primeros. Entraban en lo más profundo de las cuevas, se hacían heridas por todo el cuerpo del roce con la roca pero no perdían la pintura ni la imagen que luego pintaban... – Y qué belleza. Pasarán milenios hasta que los descendientes de esta estirpe la puedan contemplar. Pero ha pasado mucho tiempo para ellos, han cambiado y ahora miran al cielo de noche con otros ojos. Ésos también acaban perdiendo la mirada en vida. – Por eso: la locura puede ser el mecanismo de la evolución para que se pierda esta estirpe y su conexión con el Alma Infinita, sobre todo con Gabriel castigado poniendo lunas en los planetas gigantes tras lanzar aquel pedrusco que acabó con los dinosaurios... – Trágico destino, sí, menuda la armó. El Enemigo sufrió una dura derrota, pero ahora es más tenaz y sutil. – Sí, de no haber Creación a querer destruirla -como a los Cejasgrandes-, de aceptar que están aquí para quedarse a querer moldearlos y hacerse con sus almas. – Cada una es una llave para llegar al Boss. Su estrategia tiene sentido, también porque hace inútiles a los grandes como Gabriel. – Los grandes emisarios tienen sus grandes misiones. Nosotros tenemos la nuestra,cuidarles hasta que avancen tanto que puedan cuidarse solos, y si permitimos que la locura los vaya cegando, impidiendo que se forjen por sí mismos en la Belleza y la Verdad y las comuniquen... – Sí, vayamos. Podemos dejarlos ahora, en veinte años no habrá aquí ningún desastre natural,ni ningún avance bélico... ******************************************************************************** – ¿Y DECÍS QUE ESTA ESTIRPE SE ESTÁ PERDIENDO TAMBIÉN? ¿QUÉ LES OCURRE? – Señora nuestra A.I., los individuos que caen a causa de este mal presentan diversos síntomas, pero todos acaban alejándose vitalmente de la realidad, de los suyos,... – Hasta de la racionalidad, A.I. Mía. – ¿Y LES SUCEDE A LOS MÁS AVANZADOS O ESO DA IGUAL? – Al principio sólo a los más cercanos a Ti, los protoartistas, los protocientíficos... Pero de un par de milenios a esta parte vemos a cada vez más protonormales cayendo en el mismo pozo. – Sí, generalmente personas amantes de la soledad o que no gozan del grupo como el resto. Empiezan gustando más de la montaña, la playa o el bosque que de su gente, y aunque no todos los que tienen esas tendencias enloquecen, hemos detectado cómo en muchos el Enemigo actúa, establece sus cabezas de playa y acaba usándolos... – Los mejores acaban devorados por la melancolía y acaban sus días con una caída fortuita de un risco; pero los peores acaban matando sin saber nada. El Mal los usa para extenderse, pronto será una parte más de su realidad. – DEJADME PENSAR... ********************************************************************************
  3. 3. – Qué dejadez, Isariel. ¿Cuántos siglos hace que fuimos? – Bastantes, Galiel, pero incluso para nosotros eso no es nada. ¿Te estás contagiando de la impaciencia humana? – Pudiera ser, pero he hecho cálculos y como esto siga así,antes de diez milenios tendrá que venir el Boss Mismo... – Qué exagerado te has vuelto... – Como para no... Tú no viste la Oscuridad en los ojos de aquel hombre aplastando la cabeza de la mujer... Te aseguro que locura y Enemigo son como las uñas y la carne de nuestros protegidos, y que nos estamos volviendo tan inservibles como Gabriel y los grandes emisarios. – ¿Y si...? – ¿Qué? – La locura es una puerta abierta al Alma Chica de cada humano... – ¿Sugieres que la usemos nosotros? … – ¡ES DEMASIADO PRONTO PARA ESO! CALLAD Y OBSERVAD... Del bosque salía un conjunto de machos humanos. Volvían de cazar y llevaban consigo varias piezas típicas del bosque septentrional. Había sido un invierno largo y duro y la primavera no estaba siendo tan benigna como temporadas anteriores. Otra especie estaba tan exhausta e interesada en los humanos y su botín como estos mismos. Pronto la jauría de lobos atacó, pero hacía varias generaciones humanas ya que los cazadores humanos no perdían frente a los cazadores lupinos. Nadie sabía ya por qué, pero en aquella región no se comían los lobos abatidos. Quizás alguien había decidido que dejarlos en su lugar de muerte sería aviso para otros lobos o calmante del hambre de otras bestias. Sea por lo que fuere, aquello supuso la primera salvación de la pequeña camada de lobeznos. La segunda ocurrió cuando la encontraron los niños del grupo humano. Nunca se preguntaron por qué, pero el sentimiento que los inundó hizo que recogiesen a los cachorros y los cuidasen. Y lo mismo en el mismo momento ocurrió en todos los continentes, para regocijo de Galiel e Isariel. ******************************************************************************** – ¿Lo sientes, Galiel? – Sí, es el Enemigo retirándose. Mira los humanos. ¡Han aprendido a establecerse! – Sí, así podrán descansar ellos y sus mascotas... – Hablando de mascotas, parece que le gustas al perrete... – ¡Por el Boss! ¿No podía haber elegido otra especie menos genéticamente variable y más urinariamente estable? Cuando el perro escuchó el silbido de su ama ya un poco lejos terminó “sus quehaceres” en el árbol que era para él y los humanos el ángel y se lanzó raudo en dirección a su protegida. El Enemigo no sabía aún por qué,pero ya no podía arrastrar a su abismo a aquellos humanos: sus perros los ataban dulcemente a la realidad. ********************************************************************************

×