Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
EPIFANÍA EN BERLÍN  POR J.G. DEL SOL, MEZCLANDO MUY LIBERTINAMENTE LA LEYENDA DE LOS REYES MAGOS, “EN UN                  ...
Siguió escribiendo.Saliendo de la oficina, las luces de la ciudad se burlaban ya del cielo apagado y oscurecido de lasseis...
–    ¿Quiénes sois? ¡Coged el dinero, pero …!   –    Ssshhhh, ¿no nos recuerdas, Albrecht? -dijo el hombre de color. Hizo ...
el pecado que ibas a cometer, que no deberías desaprovechar...   –   Pero ese don del que habláis...   –   Ya lo has usado...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Epifanía en Berlín

398 views

Published on

Un breve cuento navideño, dedicado a alguien muy especial ;-)

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

Epifanía en Berlín

  1. 1. EPIFANÍA EN BERLÍN POR J.G. DEL SOL, MEZCLANDO MUY LIBERTINAMENTE LA LEYENDA DE LOS REYES MAGOS, “EN UN LUGAR DE LA TOSCANA” Y “LA VIDA DE LOS OTROS”Albrecht se sentó al fin detrás de su escritorio. Delante, desafiadora, una máquina de escribir, unavieja reliquia de sus tiempos de correo al otro lado del Muro. Una Colibri que había pasado dedisidente en disidente, cumpliendo mecánicamente su misión de llevar al Oeste la imaginación y latristeza de aquellos otros alemanes.Verla delante obraba en él siempre el mismo efecto de remembranza, que casi siempre se desprendíade su mente con un vigoroso “¡Vamos allá!” mental seguido de un leve juego de muñecas, el típicochasquido de las falanges y el rítmico sonido de las teclas duras como demonios en comparacióncon las suaves depresiones del teclado de su moderno portátil. Sólo que aquél era para el día a día,los artículos de opinión y las charlas con los amigos allende distintos mares,mientras que la rudezadel tac-tac-tac, el grano casi palpable del papel y los matices de la tinta impregnando la tramatambién dura del papel reciclado eran para él los únicos (y esenciales) componentes del marco en elque hacer Literatura.Aunque “Literatura” era para sus obras un apelativo ya prácticamente burlón, inexacto desde hacíadécadas. Quizás las que llevaba sin franquear ilegalmente y sin cobertura ningún muro. Si a otroshombres la adrenalina del miedo a morir les excita sexualmente, aquellos lejanos días él sublimabatal vez su libido en inspiración para escribir.Pero incluso así, tras muchos años sin sacar al mercado literario más animado de Europa nadareseñable, seguía poniéndose cada noche a escribir en su vieja máquina.No tenía ninguna gran historia entre manos, ni recordaba que le hubiera pasado durante el día nadareseñable. Cinco de enero... Se puso a teclear de forma mecánica, mientras su mente divagaba,pergeñando alguna descripción que le pudiera venir bien para más adelante...Mientras escribía, recordó algo de la mañana... – Buenos días, señor Houser. – Buenos días, señora Sturm. ¿Cómo le va? – Bien, diremos, aunque pudo ser peor; mi pequeño Erwin tuvo ayer una caída, está en el hospital, que están allí mis hermanas. No me dejaron quedarme, no es grave, pero parece que tendrán que operarle y le escayolarán... – Lo siento mucho, señora. Espero que todo salga bien... – Descuide, don Albrecht, es usted muy amable...Y siguió caminando.Y siguió escribiendo... En la oficina, poco antes de ir a comer: – Danika, ¿podría decirme a qué hora,,,?¿Pero qué le ocurre? – Disculpe, señor Albrecht -entre sollozos Danika le explica que su novio, soldado en el Ejército se marcha a Afganistán dos días después...Albrecht recordó lo que le costó consolar a su triste secretaria, y cómo una taza del termo de té quesiempre se hacía él mismo, terminó por calmarla...
  2. 2. Siguió escribiendo.Saliendo de la oficina, las luces de la ciudad se burlaban ya del cielo apagado y oscurecido de lasseis de la tarde berlinesa, fría y ni siquiera navideña ya. – Por favor, déme usted algo, no tengo para cenar esta noche...Albrecht echó mano al bolsillo y depositó en la palma de la mano del indigente la primera monedaque encontró, de un euro. Pensó que tal vez la piel morena del paisano podía indicar un origen delSur y que seguramente si allí fuesen tan conscientes de lo que costaba aquella moneda... Peropronto se perdió casi de la misma manera por las calles que entre sus pensamientos.Y Albrecht escribió y escribió hasta caer rendido... *********************A la mañana siguiente Albrecht se levantó en su cama, fresco y descansado. Tras su rutina matutina,se dirigió a su oficina. Danika tenía libre, así que aprovecharía para terminar algunos artículospendientes y rechazar todas las citas que llegasen. Cada vez se sentía más agobiado con la vidasocial.Sin embargo, cuando llegó, se encontró con que Danika ya había llegado, y que esperaba sonriente. – Pero... Bueno, déjelo, ¿y Dieter? ¿Cómo lleva lo de marcharse? – Oh, estupendamente. Se licencia mañana, y al día siguiente empezaremos a buscar un piso...Entre el frenesí habitual en el trabajo de Danika y su propio aturdimiento, no pudo decir muchomás. No recordaba haber empezado nunca un día de forma tan extraña.Al salir de la oficina se le ocurrió mirar, pero no, no había ningún mendigo mediterráneo cerca.Llegando ya a casa, se encontró con la señora Sturm: – Buenas noches, señora Sturm, ¿cómo se encuentra su hijo? ¿Le operaron? – ¿Operarle? ¡Pero qué ocurrencias tiene, don Albrecht! No, no, fue un simple esquince de tobillo, seguro que pasado mañana vuelve a darnos guerra en el colegio...Mientras la señora Sturm se alejaba, la sensación de que debía de estar en alguna especie de“realitiy” de bromas televisivas se afianzaba como explicación más racional en la mente deAlbrecht.Cuando entró en su casa, Albrecht notó algo extraño, aunque no llegaba a saber qué exactamente.Su mirada tropezó con un reloj de mesa que también daba la fecha: 5 de enero. “No puede ser”,pensó, y musitó...Su mirada vagó rápidamente y llegó hasta la mesa del salón donde solía escribir.Allí estaba suColibri... ¡y tres tacos separados de folios escritos! A sus espaldas, sonó una voz: – Muchas gracias, Albrecht.Se volvió rápidamente y encontró a tres hombres de trajes discretos donde estaba dispuesto a jurarque antes no había nadie.
  3. 3. – ¿Quiénes sois? ¡Coged el dinero, pero …! – Ssshhhh, ¿no nos recuerdas, Albrecht? -dijo el hombre de color. Hizo un gesto con la mano, y Albrecht... supo. – ¡Vosotros! – Tienes que escribirlos. – ¡No! ¡No, no puedo! No lo entendéis... – ¡Tú no entiendes! ¡Tienes el don y debes usarlo! – ¡Pero qué don? Hace siglos que no publico... – Eso es accesorio. Sabemos que eres el único en esta época capaz de obligar a la realidad a plasmar tus palabras! – ¿Recuerdas ahora? – S-sí...La depresión del año anterior. La sequía de ideas, los meses sin escribir ni una línea fuera de losaburridos artículos teóricos que le daban el sustento como filólogo. Miró hacia arriba, hacia la vigade su extraño edificio de la que hacía un año intentó colgarse, algo que evitaron aquellos tresextraños que había olvidado por completo desde entonces. – ¿Yo.... yo he escrito esos tres libros? – En efecto. – ¡Pero cuándo? – Este año. Cada vez que te sentabas a escribir. – Pero son sólo folios... – No, lee:En el último folio de un taco:“Erwin siguió corriendo con el balón, sorteando contrarios. Uno leentró de manera especialmente peligrosa, pero el joven Erwin logró esquivarlo y disparó a puerta;aunque el balón no entró y al volver a apoyar el pie pisó mal y se torció el tobillo...”. – Pero... No es posible. – Claro que lo es. Para nosotros. Lee este otro:“Danika esperaba a Dieter. Éste le había dicho que disponía de dos horas para estar con ellaaquel día. Lo vio llegar sonriendo, con traje de civil y luciendo aquella magnífica sonrisa. Llevabauna flor en una mano, roja como la sangre, pero Danika empezó a comprender cuando Dieter llegóhasta ella y en lugar de abrazarla se arrodilló y extendió la mano que llevaba oculta... “. – ¿El otro es el del español mendicante? – No es español, pero sí, es su historia. – ¿Puedo...? – No. – Sigo sin entender... ¿Por qué yo? ¿Y qué es todo esto?¿Adónde se ha ido este año? – Entenderías si vieses, y verías si supieses dónde mirar. Hoy es cinco de enero, la madrugada del seis, realmente. Hoy es la Epifanía, pero si hace dos milenios acudimos a la llamada de la estrella para agasajar y avisar, nuestra misión hoy es preparar un camino a alguien. – Y las tres personas cuyas vidas has cambiado son esenciales en esa línea del mundo. – No te preocupes por tu año. Se te ha concedido volver a vivirlo, una oportunidad de redimir
  4. 4. el pecado que ibas a cometer, que no deberías desaprovechar... – Pero ese don del que habláis... – Ya lo has usado para el bien. Sería sumamente peligroso que lo mantuvieras. Olvidarás todo esto..., o quizás aflore a la luz de tu subconsciente en forma de cuento... *********************Albrecht despertó de pronto. El olor a alcohol y a cuarto cerrado le medio mareó aún más. Concuidado para no tropezar con nada de las muchas cosas que poblaban el suelo se dirigió al baño. Enel camino vio los elementos de su plan. Aquélla sería su última noche de fracasado, aunque viviríael día a tope.O al menos eso había planeado. Porque de pronto le llegó la inspiración (cinco mil años deLiteratura después, aún nadie sabe describirlo bien). Sacó la vieja máquina Colibri del mueble, y sepuso a escribir un título: “Epifanía en Berlín”. *********************

×