Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La insoportable levedad de ser medico y joven

3,557 views

Published on

Published in: Health & Medicine

La insoportable levedad de ser medico y joven

  1. 1. 4 Directiva 92/52/CEE «DOCE», L. 179.1/7/1992, pág. 129. Sobre pre­ 7 R.O. 212/1992 de 6 de marzo (B.O.E. número 27,24/3/1992) por el parados para lactantes y preparados de continuación destinados a la que se aprueba la Norma General de Etiquetado, Presentación, exportación a países terceros. Págs. 25-27. Publicidad de los Productos Alimenticios. Págs. 9685-9689.5 R.O. 2685/1976 de 16 de octubre (B.O.E. número 284, 26/1111976). 8 R.O. 1712/1991 de 29 de noviembre (B.O.E. número 290, 4/12/1991). Reglamentación Técnico-Sanitaria sobre Preparados Alimenticios pa­ Registro General Sanitario de Alimentos. ra Regímenes Dietéticos y/o Especiales. Págs. 61-63. 9 R.O. 1945/1983 de 22 dejunio (B.O.E. número 168, 151711983).6 R.O. 1408/1992 (B.O.E. número 11, 13/111993). Reglamentación Sanciones por defensa del consumidor. Técnico-Sanitaria Específica de los preparados para lactantes y pre­ 10 Ley 14/1986 de 25 de abril (B.O.E. número 102,29/4/1986). Ley parados de continuación. Págs. 43-59. General de Sanidad.1. González de Dios La insoportable levedad de ser médico y jovenAn Esp Pediatr 1995;42:155-156. Sr. Director: que actualmente representa una de las pruebas más justas para Ser joven es, indudablemente, una virtud. Sin embargo, hoy la selección de candidatos, por reunir dos principios: universa­día, la juventud es un mal añadido al conjunto de los problemas lidad (examen uniforme para el conjunto del país) y asepsia (noque soporta la Medicina. contaminado por argumentos extraacadémicos). Las dificultades laborales de la juventud (y, por extensión, - Cuarto obstáculo: Formación MIR, de 3 a 5 años depen­de toda la población) es un problema bien conocido en nuestra diendo de la especialidad(3). Con la figura del médico residentesociedad. Pero en la Medicina adquiere unas peculiaridades que se inicia la devaluación de la clase médica. Cualquier universi­paso a exponer y que la han convertido en una «carrera» de fon­ tario equiparable al médico (economista, ingeniero, abodado, ...),do con excesivos obstáculos ... llegado a este punto, presenta un mejor estatus profesional yeco­ La historia natural de un médico joven en nuestros días sue­ nómico. El residente constituye una mano de obra barata para elle seguir el siguiente arquetipo: Sistema Nacional de Salud, resultándole sumamente rentable: - Primer obstáculo: La entrada en la Facultad de Medicina gran exigencia asistencial con bajos sueldos, bajo el pretexto deviene limitada, generalmente, por la presencia de «números clau­ encontrarse en fase de «formación».sus», lo que condiciona haber realizado una más que óptima eta­ Resulta una fase especial de nuestra vida, interesante, sí, pe­pa preuniversitaria. ro absorbente: casi todo gira alrededor de nuestra eS1Jecialidad - Segundo obstáculo: Seis cursos de Licenciatura, soportando y resulta difícil mantener, incluso, otras actividades culturalesla disyuntiva de una formación que establezca un correcto equi­ (... frustrante vivencia). Y el tiempo pasa y nos encontramos asíliQrio entre la teona y la práctica(l). Tengo muchas dudas de que en el quinquenio entre los 25-30 años y, como la vida es más quela excesiva orientación hacia el examen MIR durante la licen­ la profesión, algunos deciden formar pareja durante este peno­ciatura implique una mejor formación médi€a. do y, los más osados, compaginan la procreación... ¡ya sobre­ - Tercer obstáculo: Examen MIR, piedra angular de nuestra vivir. .. !. Y quien antepone la razón al corazón en esta fac etamedicina, posiblemente porque fuera de esta vía las posibilida­ está abocado a ser padre/madre añoso/a.des profesionales son pocas y poco definidas(2). Aprobar el exa­ - Quinto obstáculo: Etapa de Adjunto... contratado inicial­men en la primera convocatoria es un éxito, y lo «normal» sue­ mente y, habitualment ,durante excesivo tiempo. Dada la si­le ser aprobar en el segundo o tercer año. Sin olvidar los defec­ tuación de oferta y demanda del mercado laboral de la Medicina,tos que se puedan atribuir al examen MIR, personalmente creo la figura del Adjunto contratado es absolutamente inestable. y la antítesis de lo que se debe considcrar la lucha por los dere­Servicio de Pediatría. Hospital Universitario "San Juan». Alicante. chos del trabajador: representamos una parte de la plantilla fá ­Correspondencia: J. González de Dios . cil de manejar.CI ProL Manuel Sala, 6 _3° A - 03003 Allcante. A quien, como yo, ha vivido la reivindicación de los dcre-VOL 42 N 2, 1995 La insoportable levedad de ser médico y joven 155
  2. 2. chos del trabajador a través de una familia de mineros, es alar­ - Séptimo obstáculo: Futuro médico... bien escueto e incier­mante haberse convertido en un trabajador «light» (como las be­ to para las nuevas generaciones. La plaza de Adjunto en pro­bidas o el tabaco). Se nos recuerda muy a menudo nuestros de­ piedad se está convirtiendo en el bien más preciado y muchasberes, mientras nuestros derechos tambalean... veces el único. El horizonte de nuestra «carrera profesional» Al finalizar el MIR uno cOrIÚenza a repartir su curriculum y es muy estrecho a nivel asistencial y sólo para elegidos a niveltropieza con la frustrante experiencia de comprobar que una me­ universitario... y no hablemos de la práctica privada (firmamosjor formación teórica y mayor experiencia práctica en hospita­ los contratos con exclusividad obligatoria..., o lo que es lo mis­les de probado prestigio no supone, generalmente, mayores opor­ mo, cuando usted es Adjunto contratado no le garantizamos sutunidades laborales. Normalmente se consigue la plaza asis­ trabajo, pero tampoco busque otra salida...). ¡Tanto esfuerzo pa­tencial por suerte y no por méritos o, lo que es lo mismo, la ley ra tan poco porvenir, tanto sacrificio para semejante recom­de «estar en el lugar adecuado en el momento oportuno». Este pensa ... ! Porque el único mal cometido por el médico joven eshecho ha modificado incluso la forma de elección de la plaza haber nacido una o dos décadas después de los médicos que nosMIR: tendencia a hospitales y espccialidades en los que el fu­ precedieron y para los que el camino resultó más llevadero...turo profesional pueda estar relativamente asegurado (... pero Tantos obstáculos sólo se soportan por la belleza de nuestraincluso estas oportunidades se están acabando). profesión... Pero el que se nos pida tanto por tan poco hace que y cuando se convocan las oposiciones para la plaza en pro­ nuestro trabajo se esté pareciendo a un apostolado: ya sólo nospiedad (uno ya está mayorcito para semejantes trotes) nos en­ resta hacer las guardias con pijama negro y misal bajo el brazo.frentamos ante una nueva dificultad, pues el examen no es uni­ Quien vea en mis palabras un atisbo de desilusión está muyversal, ni aséptico en ocasiones. Por ejemplo, con aspectos co­ equivocado... Sólo es un grito de rebeldía y crítica positiva, ele­mo el idioma propio de ciertas Comunidadcs Autónomas se pier­ mentos inherentes a la juventud, y contrarréplica del confor­de el principio de igualdad, porque no siempre lo que pueda ser mismo imperante.constitucional debe admitirse como justo: que un idioma auto­ En palabras de Theodore Rathke:nómico pueda baremarse de forma equiparable a la tesis docto­ «Que Dios nos conceda ral en la adjudicación de una plaza en propiedad es una provo­ la paciencia para aceptar cación a la propia Medicina. (Y dada la susceptibilidad que pue­ las cosas que no podemos da originar esta afirmación, la realizo a través de mi respeto al cambiar, concepto de Comunidad Autónoma y su entidad lingüística). la valentía Creo, como otros autores(4), que a los profesionales que for­ para cambiar las cosas que man parte de los Tribunales se les debe exigir un absoluto ri­ puedan ser modificadas, gor ético, ya que durante su función se está decidiendo profe­ y la sabiduría sional y humanamente sobre la vida de los opositores y su fa­ para diferenciar entre ambas» milia. Y también apoyo la idea de que se debería optar por una (The Wakíng, 1953).convocatoria de examen única para el conjunto del país, que pro­porcionara la unificación de criterios en los Tribunales y mayor Bibliografíatransparencia en los resultados. Mazzuferini EL. Besidc teaching in Ihe preparation of physicians for No rentabilizar la formación y experiencia clínica de los mé­ the 21st century. Arch lnlem Med 1986;146:912-917.dicos se traduce en una Sanidad menos competitiva, en la que el 2 MIR sólo hay uno. Siete Días Médicos 16-9-1994 (N" 223); pág. 5.principal perjudicado son los propios pacientes, pues no se ga­ 3 A vueltas con el MIR. Siete Días Médicos 16-9-1994 (N" 223); pág.rantiza que su atención sea realizada por los mejores profesio­ 7.nales. 4 Labay Matías M. Martín-Calama Valero:J, Valle Sánchcz F, De Miguel - Sexto obstáculo: Presente médico... con dos perspectivas Pardo C, Valero Adán MT. Las pruebas de acceso de pediatría a unafundamentales: la devaluación profesional del médico y la ma­ plaza en propiedad de la Seguridad Social en España. An Esp Pediatryor reSponsabilidad civil e inseguridad jurídica a que se ve so­ 1990;33:400.metido(5.6), lo que ha supuesto un reforzamientli! de la denomi­ 5 MartínlZ-Almoyna Rutlán CM. Crisis profesional y responsabilidad civil del médico. Med Clill (Barc) 1993;101:298-300.nada medicina defensiva, que genera importantes bolsas de ine­ 6 Labay Matías M. La medicina actual: ¿La scrvidumbre del miedo? Anficacia e ineficiencia en el Sistema Sanitario(7). Esp Pediatr 1994;41:59-60. El acoso sufrido por la clase médica en la década de los 7 Stone AA. Law s inf[uence on medicine and medical ethics. N Englochenta para «proletalizarlo» y nuestra escasa capacidad de res­ J Med 1985 ;312:309-312.puesta ha desembocado en la despersonalización de la relación 8 Gracia D. Los cambios en la relación médico-enfermo. Med Clil1 (Bare)médico-enfermo(8l, una pérdida de la calidad de vida y de la au­ 1989;93: 100-102.toestima, mayor estrés profesional y, finalmente, el síndrome de 9 Puync R, Firth-Cozens J. Stress in hcalth professionals. Philadelphia.«bum-out» (estar quemado)M. Estos motivos de preocupación John Wiley, 19R7.se reflejan en una reciente encuesta de la Sección de Médicos 10 Los médicos de hospitales creen urgente revis3r sus salarios. Siete Díasde Hospitales de la Organización Médica Colegial(lO). Médicos 9-9-1994 (W 222); págs. 13-14.156 J. Gonníkz de Dios ANALES ESPAÑOLES DE PEOIATR1A

×