Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Emparejados

2,511 views

Published on

Recital poético de los componentes del taller literario de la Unidad de Día con Terapia Ocupacional de APROSUB Montilla y alumnado del taller literario y de lectura del IES Gamonares.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Emparejados

  1. 1. Rafa Ruz Caracuel, “EL NACIMIENTO DE MI SOBRINA” Joaquín Sánchez Peña “VIVIR LA VIDA” Miguel Rosal Cabello, “NUESTRO AMOR” Mª Ángeles Romero Postigo, “LA CARTA DE AMOR” Isabel Criado Sierra, “LA VIDA MÍA” David Palma Gris, “AMOR DE PAREJA” César Carvajal Partera, “LA FAMILIA” José Navarro Espejo, “AMAPOLA ROJA” Inmaculada Reina Trócoli, “QUIERO SOÑAR CONTIGO” “EL DIARIO” Antonio Porcel Mora. “LATIDOS DE SONRISAS” Carlota García Gascón, “AMOR” Alba Mª Melero Parras, “LA VIDA TE ESTÁ LLAMANDO” María Teresa Ruiz Clemente, “A TI, MI REY” Francisco José Zafra Romero, “VIDA” Luis Candelario Santiago, “SÓLO POR TI” José Ángel Román Huertas, “PROMESAS INCUMPLIDAS” Elena Relaño, “AMOR A LOS CATORCE” Andrea Porcel Mora, “PODRÍA…” Carlos Pedrosa del Caño, “COSTALEROS DEL NAZARENO” Unidad de Estancia Diurna con Terapia Ocupacional. APROSUB, Montilla IES Gamonares, Lopera
  2. 2. Ha nacido una vida como la flor en primavera. Durante el embarazo la dulce espera, y cuando llegó el día, qué alegría. Cuando la vi me eché a llorar con una gran emoción, más tarde le daremos el biberón. Luego le toca pasear y también jugar. Cuando la tengo en mis brazos me puede la emoción, de tener en mis manos a una criatura tan tierna, tan débil como los brotes de la primavera. La vida me ha regalado esta flor que cuidaré con todo mi amor. Rafael Ruz CaracuelEl nacimiento de mi sobrina
  3. 3. Mi vida se apagó un día, pero mi cuerpo se quedó. Di vida sin vida mía, otro corazón latió. No siento frío en mi cuerpo noto calor de amor, latidos de sonrisas me llegó. No lloréis amigos míos. No lloréis por mí, ¡no! estoy presente en la tierra alma, corazón, amor. Antonio PorcelLatidos de sonrisas
  4. 4. Vivir la vida, hacer cosas buenas, formar parte de los amigos y de la familia, ahorrar dinero, cuidar a mi madre, tener respeto con todo el mundo, que no, que no es conmigo, que lo hacen ellos solos… Vivir como reyes, tratar bien a la gente, por eso soy el mejor. Joaquín Sánchez Peña Vivir la vida
  5. 5. Le conté mi pasado, mi presente y mi futuro. Le susurré mis miedos y le grité mis sueños. Le mostré todos mis puntos débiles y se fue. Como si no me conociera ahora me trata. Como un vagabundo en la tierra de nadie. Antes nos costaba despedirnos, ahora nos cuesta hablarnos. Carlota García Gascón Amor
  6. 6. Amor de enamorados de tus labios a mi boca, tu boca de naranja dulce, tu boca de pasión, cariño sincero, nuestras noches de amor, bañadas en tu sonrisa, en mi amor profundo, en nuestro cielo estrellado, nuestros días de cielos azules, nuestras noches, nuestra luna de amor. Miguel Rosal CabelloNuestro Amor
  7. 7. El corazón de Ana es pequeño y delicado. Su latido es lento y se para cada rato. Le están buscando uno nuevo. Mientras, ella espera en un hospital blanco y su pequeña luz se está apagando. Carlos se sale del trabajo, en su moto, coge el casco. Un camión traicionero. Su vida en un segundo se va evaporando. Lo llevan al hospital, donde está esperando. Su mujer se llama Lola, ahora es lágrima y llanto. Nada se puede hacer ya. Alba Mª Melero ParrasLa vida te está llamando ¿Quiere usted donar sus órganos? Lola no quiere pensarlo, pero un médico le ha hablado: Piense que de algún modo él y su luz seguirían brillando. Lola firma los papeles, entre lágrimas y llanto. Ana ha sido trasplantada con el corazón de Carlos. Y termino diciendo alto y claro: Hazte donante de órganos, la vida te está llamando.
  8. 8. Estoy enamorada de ti, amor, loca de amor, tan hermoso… Mi sueño de amor, sigue por el camino, te escribo una carta: mi primavera, mi amor… Te deseo con fuerza, eres el destino de mi alma. Mª Ángeles Romero Postigo Carta de Amor
  9. 9. A ti que estás en el cielo que te fuiste para no volver quería decirte que te quiero y que ojalá pudieras volver. A ti que siempre me trataste con dulzura y con todo el amor que me supiste dar, quería decirte que te siento muy cerca aunque con mis manos no te pueda tocar. A ti que eres el orgullo de la familia y que nunca nadie podrá reemplazar y por mirarte a los ojos una vez más. ¿Quién podría ser esa persona sino tú? Abuelo mi segundo padre. un ejemplo a seguir un ángel que me cuida y me protege. Te fuiste sin decir adiós, dejando muchos recuerdos atrás, dejándome rota por dentro, con muchas cosas que contar. María Teresa Ruiz ClementeA ti mi Rey
  10. 10. Siento muchas cosas en mi corazón: a veces salta de alegría y a veces tiembla de dolor. No quiero a esta soledad mía, necesito que me den calor, ver a todos los que quería y darles todo mi amor. Alguna esperanza tendría si se cumple mi ilusión: ser feliz viviendo la vida mía. Isabel Criado SierraLa vida mía
  11. 11. Todo ha cambiado, todo ha ocurrido. Vida no es vida sin poder vivirla. Vivo amarrado al presente, a mi aventura, a mi historia. “¡No puedo más!”.-decía. “Sí puedes”- me decías- “Un guerrero no conoce el miedo”. Francisco José Zafra Romero Vida Miedo tenía de no saber qué hacer, permanecer, luchar o vivir. Toda una vida es demasiado tiempo, no puedes abandonarme ahora. “Quiero seguir”-decías. “Quiero vivir”- le respondía. Una despedida dolorosa, con sabor a vida. Un corazón hecho añicos, que jamás olvidaría.
  12. 12. Todo el mundo tiene derecho a querer todo el mundo tiene derecho a que le quieran. Es maravilloso el amor, las parejas, los novios, es maravilloso que la gente se quiera, y yo también quiero querer y que me quieran… claro. David Palma GrisAmor de pareja
  13. 13. Por favor, no te pierdas, por favor no te vayas. Sabes que a tu lado soy mejor, tú sabes que somos algo natural. Practico tu nombre para poder decírtelo. Casi no puedo mirarte. Tus ojos son como dos lagos, dos lagos en los que deseo ahogarme. Dime que te quedarás, no te vayas, como sueles hacer. Dime que te quedarás, no te pierdas, vuelve antes de anochecer. Luis Candelario Santiago Solo por ti Dices que soy como una enfermedad, una enfermedad sin cura. Dices que estoy obsesionado, tan obsesionado que soy un pesado. Todo se ha vuelto amargo, solo por ti. Todo se ha vuelto triste, solo por ti.
  14. 14. La madre tiene amor para dar a las personas. La madre tiene amor para querer con cariño. Amor de madre, amor de padre, amor a los sobrinos con mi amor y en amor en familia… César Carvajal Partera La Familia
  15. 15. En mi amor hay descanso y alegría. Hay demasiados años de inventar sueños y deshacerlos. Hay voces que expresan mejor que la palabra. Hay muchas promesas incumplidas, hay melodías que nunca fueron escuchadas. Quisiera que vieras en mi amor lo que mis ojos no pueden ver. En mi amor hay fiestas sin gente, hay lunas sin estrellas, hay vida y muerte, hay paciencia y cautela, heridas sin cicatrices. En mi amor hay noches y desvelo, hay amaneceres sin sal.   José Ángel Román HuertasPromesas incumplidas
  16. 16. La amapola roja florece en el jardín, me inquieta y mientras los pájaros pían, y las mariposas vuelan de una flor a otra. Amapola tu color es deseo, tu color llama la atención, flor roja que se abre y respira. Es el tiempo de soñar, soñar con ser algo, como tú, amapola, yo siento mis colores dentro, quiero volar alto, siento en mi cuerpo las mariposas. José Navarro EspejoAmapola roja
  17. 17. Una noche de primavera una rosa roja me regalaste esta llegó a mi corazón y mi amor tú despertaste. Aún recuerdo el tic del móvil que por la mañana me despertaba para decirme buenos días y lo mucho que me amabas. Me enamoré de ti sin saber la razón hoy me he dado cuenta que no tienes corazón. El amor a los catorce es solo una ilusión hoy te regalan una rosa mañana una traición. El amor tan bonito que día a día vivimos se fue deteriorando y al final lo destruimos. Elena Relaño Amor a los catorce Del camino de rosas que un día me prometiste solo quedan las espinas los pétalos, los recogiste. Por culpa de tus palabras nuestra amistad se terminó en mi corazón hubo fuego hoy, ni cenizas quedó. Hoy has metido el dedo en mi llaga y aunque me pidas perdón bien sabes que has herido lo más profundo de mi corazón. Si un día me quisiste igual que te quiso yo restos de ceniza quedaron dentro de tu corazón. Una lágrima en mi almohada me encontré al despertar era el fruto de un mal sueño que jamás podré olvidar.
  18. 18. El sueño se hace realidad, mis sentimientos hacia ti, los sueños los haces tú y viven dentro de mí. Pasión, cosas bonitas, las luces apagadas, la vida y el amor. El cuadro dice te quiero, las caricias pacientes, tu cariño día a día, una flor que se abre de día y se cierra por la noche para soñar. Frota la lámpara y sale el genio, pide un deseo: ¡Quiero soñar contigo! Inmaculada Reina Trócoli Quiero soñar contigo
  19. 19. Podría decirte que no me importas, engañándome a mí misma. Podría poner cara seria, y que la sonrisa no tardara en aparecer. Podría decirte que eres lo más imperfecto, aunque primero, tendría que conocer a alguien tan perfecto que me hiciera dudar de que lo eres tú. Podría aburrirte con mis historias de boca y mis poemas de cuerda, con mis tonterías de niña pequeña, y mis teorías absurdas. Podrías mirarme fijamente, y ponerme nerviosa y hacerme rabiar. Podría hundirme en tus dos hoyuelos, o en esa musa que tienes como sonrisa. Andrea Porcel MoraPodría...
  20. 20. Huelen las hojas a perfume, en tus hojas que son de agua y de mirada, éstas hojas hechas de ojos azules, hechas con mis manos y tu mirada. Son blandas las hojas del diario, como tus labios, como tu corazón. Son blancas las hojas del diario, como tu cara linda, Mi diario para ti, mi diario para toda la vida, para escribir mi corazón, cada día en una hoja nueva. Inmaculada Reina Trócoli El diario
  21. 21. Treinta compañeros hacen su costal, esperando las órdenes de su capataz. Corazones palpitantes esperando para ver al Nazareno levantar. Se oye al capataz: “¡Todos por igual valientes!” Los costaleros se preparan, la gente se impacienta, “¡A este!”: dice el capataz y los cofrades hacen al Nazareno levantar. Carlos Pedrosa Costaleros del Nazareno Empieza la banda a tocar, marchas que los costaleros enseñan al andar. En la plaza de san Roque, la gente espera para ver al Nazareno y la Virgen danzar. El Nazareno y la Virgen se van a encontrar, juntos se ponen a bailar. Llegan a la calle de Jesús, tras saetas a pleno pulmón, una última canta un ”ratón”.

×