Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
EL DESMANTELAMIENTO SOCIAL
ANTE LA SUPUESTA CRISIS

Este Departamento de Formación Socio Política de Burgos lleva un año
a...
Dicen que no hay dinero y buscan privatizar los servicios básicos con el
consiguiente encarecimiento, despersonalización y...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Comunicado dfsp ante la crisis 2014

452 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Comunicado dfsp ante la crisis 2014

  1. 1. EL DESMANTELAMIENTO SOCIAL ANTE LA SUPUESTA CRISIS Este Departamento de Formación Socio Política de Burgos lleva un año analizando la realidad que empuja y mece nuestras vidas y queremos haceros partícipes de nuestra reflexión para, a partir de ella, recorrer juntos el tiempo de esperanza que tenemos por delante. Después de muchos esfuerzos y luchas durante decenios para conseguir una serie de derechos, llevamos 4 años siendo maltratados progresivamente bajo el acoso injusto y ofensivo de una crisis que pone en tela de juicio nuestro sistema socio-laboral. Lo que se llamaba la sociedad del bienestar. Y era cierto: estábamos bien. Teníamos ilusión por la vida, la nuestra y la de nuestra gente. Éramos conscientes de que otras personas carecían de bienes fundamentales para desarrollar sus proyectos con libertad, la llamada brecha Norte/Sur, y conscientes de nuestra responsabilidad en ello colaborábamos para que se fueran equilibrando las distancias. Había un problema subyacente: muchos jóvenes no habían entendido el sentido del trabajo como cooperación en el desarrollo, la construcción y el sostenimiento de esta sociedad y, simplemente, se movían porque les daban dinero que podían gastar sin control porque pensaban que era la manera establecida de vivir en sociedad. Pero resulta que nos engañaban y nos engañábamos. Unos decidían el precio de las cosas, pero no para cubrir las necesidades de las personas, sino para enriquecerse sin límite; otros aventuraban un futuro ficticio organizándolo por encima de sus posibilidades. La inconsciencia de unos, no es comparable a la de otros. Y por tanto, las responsabilidades tampoco. Y seguimos inmersos en el engaño. Con la disculpa de la crisis que, en su mayor parte, han generado tanto los agentes financieros como el sistema político con sus especulaciones y abusos, nos están despojando de todo para cubrir sus desnudeces. Se está desmantelando el sistema sanitario, el de las guarderías, la ejecución de la atención a las dependencias, especialmente los discapacitados, la aplicación de la ley de desarrollo rural, las ayudas a los estudiantes, los derechos más elementales como el trabajo, la vivienda, la alimentación…
  2. 2. Dicen que no hay dinero y buscan privatizar los servicios básicos con el consiguiente encarecimiento, despersonalización y alejamiento de los mismos. Por mucho que digan que se han apretado ellos el cinturón, siguen ganando muy por encima de lo que le dan a cualquier obrero cualificado. Aumentan las diferencias entre los salarios de los hombres y de las mujeres. Aumentan los pagos, copagos, tasas judiciales… con el agravante de que lo que auguran como provisional muy probablemente será definitivo. Los despidos por enfermedad, embarazo, urgencias familiares… impiden conciliar mínimamente la vida familiar y laboral. Estamos perdiendo población porque no se garantiza a corto plazo un trabajo digno. Muchos de nuestros mejores jóvenes se tienen que ir fuera. Como les pasó a los mejores jóvenes de África, América del Sur, países del este de Europa… que buscaban una salida entre nosotros. Hoy ellos son los que más sufren las limitaciones de tanta carencia y se ven abocados a regresar masivamente a sus lugares de origen. Estos inmigrantes ya no tienen ni siquiera la condición de personas, porque se les considera competidores y depredadores de lo poco que queda. El mundo rural está siendo abandonado por las clases políticas debido a su decreciente productividad, sus escasos votos y la poca capacidad para reclamar sus derechos. La pobreza así, se hace más intensa, extensa y crónica. Últimamente es la libertad de expresión y manifestación la que se está cercenando en aras de una supuesta intocabilidad del estamento políticoadministrativo o policial frente a la sociedad. Decididamente el mundo está en buena parte en manos de personas e instituciones sin escrúpulos que han visto en la crisis la oportunidad de hacer su agosto y que tratan de despojarnos progresivamente de nuestros derechos. La iglesia no puede permanecer callada ante tanta ignominia y debe ponerse al lado de los desposeídos para defender sus derechos y presionar a los agentes sociales con el fin de restaurar la cobertura social de las necesidades de los ciudadanos, de todos los ciudadanos. Los nativos y los que vienen de fuera. Ya que nuestra misión es anunciar algo nuevo buscando reconstruir la fraternidad que se nos dio al ser hechos hijos del mismo Padre.

×