Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Antología posible

928 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

Antología posible

  1. 1. ANTOLOGÍA PROPUESTA1- El libro del buen amor.Son imprescindibles los diálogos entre Amor y don Melón.2- Gonzalo de Berceo: Segundo milagro: El sacristán impúdico (JLG). Tercer milagro "Elclérigo y la rosa"3- San Juan de la Cruz "Noche oscura del alma" y Santa Teresa de Jesús "Vivo sin vivir enmí": Amor Cortés a lo divino.4- Garcilaso "Soneto V": ¿Amor o ekphrasis?5- Quevedo Soneto "Es hielo abrasador, es fuego helado": Amor, fuego helado.5- Lope. Soneto: Desmayarse, atreverse, estar furioso (JLG)6- Menéndez Valdés "A Dorila": Amor aburguesado.7-a Bécquer "Rima XLVIII" : Amor interesado.7-b Bécquer ¿Qué os parece este fragmento de la primera Carta literaria a una mujer? Piensosobre todo en el último párrafo que, en realidad, no se entiende sin los anteriores. (JLG)“En una ocasión me preguntaste: ¿Qué es la poesía?¿Te acuerdas? No sé a qué propósito había yo hablado algunos momentos antes de mi pasiónpor ella.¿Qué es la poesía? me dijiste; y yo, que no soy muy fuerte en esto de las definiciones, terespondí titubeando: la poesía es... es... y sin concluir la frase buscaba inútilmente en mimemoria un término de comparación, que no acertaba a encontrar.Tú habías adelantado un poco la cabeza para escuchar mejor mis palabras; los negros rizosde tus cabellos, esos cabellos que tan bien sabes dejar a su antojo, sombrear tu frente con unabandono tan artístico, pendían de tu sien y bajaban rozando tu mejilla hasta descansar en tuseno; en tus pupilas, húmedas y azules como el cielo de la noche, brillaba un punto de luz, ytus labios se entreabrían ligeramente al impulso de una respiración perfumada y suave.Mis ojos que, a efecto sin duda de la turbación que experimentaba, habían errado un instantesin fijarse en ningún sitio, se volvieron entonces instintivamente hacia los tuyos, y exclamé alfin: ¡la poesía... la poesía eres tú!¿Te acuerdas?Yo aún tengo presente el gracioso ceño de curiosidad burlada, el acento mezclado de pasióny amargura con que me dijiste: ¿Crees que mi pregunta sólo es hija de una vana curiosidadde mujer? Te equivocas. Yo deseo saber lo que es la poesía, porque deseo pensar lo que túpiensas, hablar de lo que tú hablas, sentir con lo que tú sientes, penetrar por último en esemisterioso santuario en donde a veces se refugia tu alma, y cuyo dintel no puede traspasar lamía.”8- Galdós, hay muchos fragmentos en Fortunata y Jacinta que nos valdrían, pongo uno:
  2. 2. “Sé que es condición precisa del amor la no duración, y que todos los que se comprometena adorarse mientras vivan, el noventa por ciento, créetelo, a los dos años se consideranprisioneros el uno del otro, y darían algo por soltar el grillete. Lo que llaman infidelidad no esmás que el fuero de la naturaleza que quiere imponerse contra el despotismo social, y por esoverás que soy tan indulgente con los y las que se pronuncian.[…] A ratos parecía incomodado, y expresándose cual si refutara opiniones que acabara de oír,daba palmetazos en los brazos del sillón: «Si siempre he sostenido lo mismo, si no es de ahoraesta opinión. El amor es la reclamación de la especie que quiere perpetuarse, y al estímulode esta necesidad tan conservadora como el comer, los sexos se buscan y las uniones severifican por elección fatal, superior y extraña a todos los artificios de la Sociedad. Míranse unhombre y una mujer. ¿Qué es? La exigencia de la especie que pide un nuevo ser, y este nuevoser reclama de sus probables padres que le den vida. Todo lo demás es música; fatuidad ypalabrería de los que han querido hacer una Sociedad en sus gabinetes, fuera de las basesinmortales de la Naturaleza.¡Si esto es claro como el agua! Por eso me río yo de ciertas leyes y de todo el código penalsocial del amor, que es un fárrago de tonterías inventadas por los feos, los mamarrachos y lossabios estúpidos que jamás han obtenido de una hembra el más ligero favorcito». Fortunata lemiraba con sorpresa mezclada de temor, el codo en la mesa, derecho el busto, en una actitudairosa y elegante, llevando pausadamente del plato a la boca, ahora una pasita, ahora unaalmendrita.”(Benito Pérez Galdós. Fortunata y Jacinta. Tomos I y II. Cátedra. Madrid. 1999): Amor sincero.

×