Lo del rey y su oueblo

849 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
849
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Lo del rey y su oueblo

  1. 1. Lo del Rey MANUEL HIDALGOLo del Rey me parece mal, todo. Incluso sus disculpas -que nopetición explícita de perdón-, retóricas y pobres en la forma y en elfondo y, sin duda, forzadas por la reacción creada, más quehondamente sinceras. Pero quiero hablar sobre una sociedad nadaejemplar que tiende a exigir conductas ejemplares. Que nada se exigea sí misma y exige todo a los demás. La ejemplaridad sólo puedeexigirse desde la ejemplaridad. Pero los ejemplares no exigen -al igual que los verdaderosliberales-, sino que se comportan. La función crítica es indispensable, pero queda vaciada delegitimidad, contenido ético y utilidad moral si no empieza por uno mismo.Los partidos, los medios, los intelectuales, las redes sociales y, en fin, el conjunto de losespañoles censuran el comportamiento del Rey. Los partidos no son capaces de eliminar de susfilas y de sus prácticas la corrupción que nos asola. Los medios de comunicación sacan pecho yvenden mercancía criticando a todo el mundo, inmersos en un juego de dependencias oscuras ysilencios cómplices. Los intelectuales estamos engolfados con premios amañados, servidumbresal dictado y pagos sabrosos. Las redes sociales son un foco putrefacto de cobardías, insultos,anonimato, robo y piratería. ¿Y el conjunto de los españoles?El conjunto de los españoles no tiene problema en trampear y en estafarse unos a otros conlos peores vicios: los españoles escrituran a la baja los pisos que venden o compran, utilizan elsubsidio de paro según les conviene, aceptan o no pagar el IVA según pueden evitarlo, enchufana sus próximos en toda clase de trabajos y circunstancias, engañan con la declaración anual de larenta todo lo que pueden, trafican con el dinero negro siempre que tienen la oportunidad,explotan no siempre lícitamente los beneficios del Estado protector en materias de sanidad ySeguridad Social, esquivan trabajar manipulando sus acopios de días libres…y sigue tú. ¿Hayespañoles íntegros al cien por cien? Alguno hay. Muchos, pero no bastantes.Una sociedad enferma es aquella que piensa que los culpables son los otros y que seexonera a sí misma de sus deficiencias y perversiones con la coartada de que si los demás -los másaltos, preferentemente- no cumplen, nada obliga a que todos y cada uno de sus miembros debancumplir. Una sociedad propensa a erigirse en víctima de infortunios e injusticias -ciertos, tantasveces-, y a tomarlos como pretexto para buscarse la vida sin pudor, sortear la ley, no ver la vigaen el ojo propio y, encima, exigir responsabilidades…a los otros.Si la sociedad española estuviera sana, motivo habría para exigir las máximasresponsabilidades a los máximos responsables. Pero no son posibles líderes enfermos sin untejido social enfermo, el cual, para salvarse, sitúa siempre la responsabilidad en los otros, enquienes deben dar ejemplo. Pero el ejemplo lo debe dar cada uno, sin mirar a los lados ni arriba,para que todo funcione. Y no hablemos adulterios, ni familias rotas. Ni de niños accidentados. Nide gastos superfluos. Hablemos de que toda regeneración empieza por uno mismo. Cada unosabe, seguro.

×