Instantes salmantinos

894 views

Published on

Salmanca, Instantes

Published in: Entertainment & Humor
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
894
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
404
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Instantes salmantinos

  1. 2. Una mañana de febrero, días de exámenes ,aquella Casa de la Conchas, otrora Palacio noble,, Cárcel del Estudio, hoy convertida en Sala de exposiciones , en Biblioteca pública.… es cobijo de estudiantes, visitantes, náufragos y curiosos. Ha hecho una pausa. Arriba sobre la mesa han quedado libros y apuntes. Es el momento de una pausa y sentir el aire frío del invierno salmantino. Cigarrillo en ristre, la cara elevada, mirando una vez más la altivez barroca de las jesuíticas torres de la Real Clerecía… Dúo y duelo extraño de siglos y de instantes.
  2. 3. La Monja y la Moto No se sabe si la Sor sueña con su ser, o está simplemente esperando al autobús municipal La verdad es que con tanto hábito, tanto velo, tanto luto es difícil encontrarse. y mucho más si no sabe si hay un Dios que le permita subirse a la moto. ¿O no es cuestión de dioses, sino de los que se consideran su albacea y ‘administran’ a su capricho sus supuestas leyes? -Sor, ha llegado el autobús. No lo pierda
  3. 4. NUESTRA CASA, NUESTRA… Sé que está solo. Sólo me tiene a mí, a su flauta, su mochila y unos cartones donde pasar estas noches largas. Estas noches de frío que se nos mete hasta los huesos, nos refugiamos en cualquier portal, en cualquier rincón donde escapar de estas lunas de hielo. Mutuamente nos calentamos, pero lo siento sobre todo por él, porque yo ya estoy acostumbrado a dormir al sereno. Hoy, mientras él ‘trabajaba’ yo soñaba con ‘Nuestra Casa’. Unas tablas de madera, una esterilla y poco más, lo suficiente para dormir juntos bajo un techo
  4. 5. La hora de la ‘partida’ Son las cuatro de la tarde. Un grupo de jugadores ‘echan la partida’ diaria como un rito, mientras los mirones desde la altura de la banqueta observan la partida. No hay ‘Sálvame’ que pueda hacer sombra a una buena mano de mus, tute o brisca. No hay mejor manera de ‘matar el tiempo’ y ‘llenar’ la jubilación que esta reunión de amigos y la pasión que pone el jugador en el empeño. Hay quien no juega , repasa el periódico pero prefiere el ‘calor’ de los viejos compañeros que el silencio doméstico de los/las que siguen los chismorreos que escupen las pantallas de la tele
  5. 6. El Corrillo de la Yerba Ahí se han asentando, formando un corrillo, como la plaza del mismo nombre. Sentadas, hablando de sus ‘cosas’, de espaldas a más de seis siglos de mercados. Seguramente no han mirado los capiteles de las columnas donde se esculpieron lunas, soles, marte, mercurio…indicando los días de la semana. Hoy las hamburguesas, las alitas de pollo, los ‘happy meales’, las ensaladas y big macs’ han desplazado al “ Vinillo claro de los Villares, plato sabroso de picadillo, hornazos y empanadas recientes.” Ya no se ven  la multitud de lugareñas sentadas en el suelo, con su cesta de huevos al lado, y rodeadas de pollos, pavos y gallinas . -
  6. 7. fin DOUCE/ Feb. 2012 El corrillo de la hierba

×