Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
KAMIKAZE
 -Basurde-




        ¨Estos son mis principios,
       si no le gustan tengo otros¨
                    Groucho...
Estuve hablando de un montón de cosas con mi hermano, como solíamos
hacer a menudo, y en un momento dado salió el tema de ...
- Venga hermanita, necesito que me hagas este favor. Me hará sentirme
mejor. Además, puede que incluso en su día te dé la ...
dinero. Pero no soy un sicario al uso, y por eso siento que debo esta carta a
todos los españoles.


       Comenzaré con ...
la tiene, usted tendría el cincuenta por ciento. Ni mucha probabilidad ni poca. La
mitad. Como jugar en la ruleta a rojo o...
Cuando piensas en un kamikaze estos días, en seguida te viene a la
cabeza la Yihad islámica. ¿Podría contactar con ellos e...
Era el típico chaval que estaba en todas las manifestaciones, pegaba carteles, y
creía que el yugo de España era demasiado...
y di mi palabra de que esa información iría conmigo a la tumba. Pese a lo que
puedan ustedes juzgar, me considero un hombr...
Espero que estas líneas sirvan para arrojar luz sobre la trama. No busco
su comprensión, pero si un poco de empatía. Estan...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Kamikaze

389 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Kamikaze

  1. 1. KAMIKAZE -Basurde- ¨Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros¨ Groucho Marx
  2. 2. Estuve hablando de un montón de cosas con mi hermano, como solíamos hacer a menudo, y en un momento dado salió el tema de su enfermedad. Los dos éramos conscientes de que en diez años no sería la misma persona, en el hipotético caso de que se encontrara vivo. - Eva, sabes que tengo asumido que un día voy a morir, me he hecho a la idea y la verdad, ya no le doy más vueltas. A unos les pilla un coche, a otros les cae un rayo, y a mi me ha tocado esto. Sin más, me lo tomo con filosofía, y de hecho creo que me ayuda a ser mejor persona, y a disfrutar de cada uno de los momentos con mayor intensidad. - Venga Sergio, no te pongas drástico que seguro que en unos meses descubren un tratamiento para lo tuyo. Ahora ya no es como antes, y la medicina avanza una barbaridad –le dije tratando de animarle. - Sí, me gustaría creerlo, y puede que así sea. ¡Ojalá! Pero como dice el proverbio, ¨espera lo mejor pero prepárate para lo peor¨. - ¡Tú siempre con tus refranes! -le sonreí. - Bueno, tú también eres buena en eso. ¨Cuando el grajo vuela bajo… - … hace un frío del carajo¨ -respondí rápidamente-. ¨Cuando el cura lleva botas… - … ¡hace un frío de pelotas!¨ -añadió mi hermano. Era un juego al que solíamos jugar, y los dos nos echamos a reír. Estuvimos un rato bromeando antes de que Sergio se pusiera serio otra vez. - Quiero cerrar unas cuantas cosas mientras estoy al cien por cien de mis facultades. Por ese motivo he escrito esta carta. Me gustaría que la guardaras y que no la abrieras hasta mi muerte. ¿Serás capaz? –me preguntó sosteniendo en su mano el sobre que acababa de sacar de un cajón. - ¡Vamos Sergio, no me vengas con esas ahora! –le contesté intentando quitar hierro al asunto.   1  
  3. 3. - Venga hermanita, necesito que me hagas este favor. Me hará sentirme mejor. Además, puede que incluso en su día te dé la oportunidad de ganar algún dinerillo. - Sergio, no estarás pensando en hacer alguna locura, ¿verdad? Como respuesta sonrió y me extendió el sobre. Sólo una semana había transcurrido desde aquella conversación. Mi hermano no estaba muerto, pero su situación en siete días había cambiado radicalmente. Por ese motivo, y pese a que no era lo que habíamos acordado, abrí la carta que me entregó con la esperanza de que de algún modo le pudiera ayudar a salir del embrollo en la que se había metido. ¡Idiota! Dentro del sobre había una nota para mi, y otro sobre más pequeño, cerrado. En la nota me pedía perdón por lo que había hecho, me daba instrucciones detalladas para transferir a mi banco ciento veinte mil euros desde una cuenta en Suiza, y me sugería que vendiera la carta del sobre pequeño como exclusiva a alguna revista de tirada nacional. Rápidamente lo abrí, con curiosidad, y empecé a leer: ¨8 de octubre de 2009 Soy Sergio Vargas. He pasado a la posteridad por ser el asesino del Rey de España. Ésta que tiene en sus manos es la última carta que escribí, y en ella explico los motivos que me llevaron a ello. Con todos mis respetos quisiera en primer lugar pedir perdón a la Familia Real por todo el dolor causado. Todo magnicidio tiene un móvil, y se habrán hecho miles de especulaciones sobre las causas que me llevaron a cometerlo. Solo hay una:   2  
  4. 4. dinero. Pero no soy un sicario al uso, y por eso siento que debo esta carta a todos los españoles. Comenzaré con un chiste adaptado del humorista más grande que ha dado este país. Pantalón negro, camisa negra, zapatos negros, gafas oscuras, se sienta en su taburete, se enciende un cigarro, pega un lingotazo a su vodka con naranja y empieza con el mítico: ¨el saben aquel que diu que va un señor al medico y dice:¨ - Sr. paciente, siento comunicarle que tiene usted la enfermedad de Vargas. - ¿Y eso es muy grave doctor? - Todavía no lo sabemos, Sr. Vargas. Mi padre, Vargas como yo, murió de la enfermedad de Huntington. Huntington en nuestro caso hace honor al primer médico que describió este trastorno neuronal hereditario, allá por 1.872. ¿Han reparado en el adjetivo ¨hereditario¨? Porque ahí está la clave de la historia. A la mayoría de ustedes no les sonará de nada la enfermedad de Huntington, pero sí que habrán oído hablar de ella con un nombre más festivo: ¨baile de San Vito¨. ¿Síntomas?: movimientos incontrolados, falta de equilibrio en la marcha, problemas para andar, dificultades para tragar y pensar, y cambios en la personalidad. Afecta a personas entre los treinta y cuarenta y cinco años, y conduce irrevocablemente a la muerte al cabo de un periodo de diez a veinte años. Todo ese deterioro progresivo hasta terminar incapaz lo he visto en mi padre. A nivel físico, cognitivo y emocional. Hoy por hoy no existe cura ni tratamiento. Pero no se preocupen, como he comentado es hereditario. Si no han oído antes hablar de ello no tienen por qué asustarse. ¿Qué probabilidades hay de heredarla? Si alguno de sus padres   3  
  5. 5. la tiene, usted tendría el cincuenta por ciento. Ni mucha probabilidad ni poca. La mitad. Como jugar en la ruleta a rojo o a negro. Yo aposté a rojo. Un examen predictivo puede en cualquier momento detectar con seguridad si existe esa mutación genética. Me hice la prueba y salió negro, con lo que antes o después me convertiría en víctima de la enfermedad. En otras palabras, estaba condenado. Y una cosa tenía clara a partir de entonces: no iba a pasar por lo mismo que pasó mi padre. Prefería que me quemaran en la hoguera pensando que estaba poseído, como hacían en la Edad Media con los que sufrían estos mismos síntomas. He tenido mucho tiempo para decidir mi final. Que me iba a quitar la vida antes o después lo tenía claro. Pero no como un vulgar suicida, o como uno de esos famosos que un día se levantan y deciden que hasta ahí han llegado. Se colocan hasta las cejas como Marilyn Monroe, se descerrajan un disparo en la cabeza al estilo Hemingway, y ¨bye bye¨. Eso es de cobardes. Tampoco me veo de héroe a lo Magic Johnson convirtiéndome en portavoz de la lucha contra ¨el baile¨. Me identifico más con los gimnosofistas del Ganges. Consideraban estos interesantes sujetos de la India una ignominia morir de enfermedad, vejez o muerte natural. Y antes de que eso ocurriera, en cuanto notaban que algo fallaba en sus cuerpos, voluntariamente se prendían fuego. ¡Olé sus huevos! Y ya puestos a facilitar mi entrada en el otro barrio, ¿por qué no sacar algo de beneficio económico? Como ven, en ningún caso iba a ser yo un suicida al uso. Me propuse recaudar medio millón de euros con mi muerte, y tenía un plan: convertirme en un kamikaze al servicio del mejor postor. ¿Y quién pagaría por mi óbito?, se preguntarán ustedes. Ahí tenía varias ideas en la cabeza. No pierdan de vista que no tenía nada que perder, porque tenía claro que me iba a quitar la vida.   4  
  6. 6. Cuando piensas en un kamikaze estos días, en seguida te viene a la cabeza la Yihad islámica. ¿Podría contactar con ellos e intentar conseguir los quinientos mil euros, a cambio de volarme contra el objetivo que ellos desearan? Tengo bastantes colegas marroquíes, y por uno o por otro, siendo una comunidad pequeña en Vitoria-Gasteiz, seguro que con tiempo llegaría a algún sitio. Pero pensándolo bien, no quería acabar haciendo una barbaridad como la del 11-M en Atocha. Descartado. En el lado opuesto está este líder ultraderechista, rematadamente loco, hijo de aquel famoso militar asesinado por E.T.A. Estaba convencido de que estaría encantado de utilizar para su causa el servicio que ofrezco. ¿Podría pagarlo? No sé si los fachas disponen de tanto dinero, puede que sí. De todos modos, codearme con un neofascista que hace años disparó a su camello por no fiarle coca tampoco era lo que más me apetecía para mis últimos días. Multitud de opciones desfilaron por mi cabeza. La más romántica, la de quemarme a lo bonzo en contra de la autopista que quieren hacer pasar por el valle de donde son mis padres. Un entorno bucólico de la provincia de Burgos, virgen, que se vería destrozado en nombre de lo que los políticos llaman progreso, cuando en realidad se refieren a especulación e intereses inmobiliarios. El último año estuve bastante involucrado en la plataforma que se creó para luchar contra esa infraestructura. Y si no teníamos dinero para pagar unos carteles, ¿cómo iba yo a sacar tajada de mi última acción? Amigos sí, pero la vaca por lo que vale. Finalmente, me decanté por ofrecerme a E.T.A. para matar al rey. ¿Sería fácil contactar con esta organización terrorista? No creí que fuera difícil. Entre mis amistades contaba con gente que simpatizaba con el entorno radical, y llamando a la puerta correcta no tendría que ser misión imposible. Cuando empecé la universidad, Aritz, un amigo con el que todavía tengo bastante confianza, me confesó que creía que le habían ofrecido alistarse en la banda.   5  
  7. 7. Era el típico chaval que estaba en todas las manifestaciones, pegaba carteles, y creía que el yugo de España era demasiado pesado para poder seguir adelante. Un día tomando un pote en una herriko taberna, un compañero de unos cuarenta años le comentó, con discreción, que había militado en E.T.A. durante un tiempo, de joven, que se había salido, pero que tenía la puerta abierta para poder volver siempre que quisiera. Aritz me confesó que entendió eso como una invitación a unirse a la organización. Pero era lo suficientemente listo, con diecinueve años, como para seguir estudiando químicas y no complicarse la vida de esa manera. ¿Por qué matar al rey? Estoy de acuerdo en que es un hombre campechano, e incluso graciosete. No me cae mal, de hecho la Familia Real parece buena gente. Sin embargo estoy convencido de que es una institución obsoleta, y que en nombre del progreso y la igualdad debería desaparecer. E.T.A. ha hecho planes para borrarlo del mapa en numerosas ocasiones. La más sonada la de Palma en el noventa y cinco, o las más recientes noticias sobre documentación incautada relativa a un plan para derribar el avión del monarca con un misil tierra-aire. Pero parece que no acaban de acertar estos Pepe Gotera y Otilio de las organizaciones mafiosas. En cualquier caso la organización tiene liquidez, eso está claro. Extorsionando a un empresario por aquí y a otro por allá, logran cada año en San Silvestre presentar un balance general que muchas empresas envidiarían. Especialmente la parte en blanco del pasivo referida a impuestos y prestaciones. Ventajas de obrar fuera de la ley. Entiendo que lo que más les interesa a ustedes de esta historia es saber cómo se produjeron los contactos con E.T.A., cómo fueron las negociaciones, cómo me aseguré de que me hicieran llegar el dinero antes de mi inmolación, y algún que otro detalle morboso. Sin embargo, hicimos un pacto entre caballeros   6  
  8. 8. y di mi palabra de que esa información iría conmigo a la tumba. Pese a lo que puedan ustedes juzgar, me considero un hombre íntegro y sería un deshonor faltar a mi palabra. Sí que les puedo contar varias cosas, muy por encima. En primer lugar, que los contactos duraron dos años. Se llevaron con muchísimas precauciones porque les interesaba que yo siguiera siendo un ciudadano legal. Me gusta viajar en solitario, así que la mayoría de los encuentros se produjeron durante mis vacaciones, fuera de España, lo cual no levantó para nada sospechas en mi familia ni amigos. Evidentemente siempre les rondó por la cabeza la posibilidad de que yo fuera un topo con intención de infiltrarme en la banda, y por eso se tomaron grandes medidas de seguridad. En segundo lugar, a la hora de escribir estas líneas no conozco el plan para atentar contra el rey. Mañana viernes voy a Madrid, y el sábado la banda contactará conmigo por SMS. El móvil que llevaré me lo han facilitado ellos y está intervenido para evitar contactos con la policía. Estos días no han dejado de vigilarme, son menos chapuzas de lo que pensaba en un principio. Me comunicarán un lugar de contacto y me pondrán al corriente de todo. En los próximos días, si todo sale como lo han planeado, llegará mi final y el de su majestad. Respecto al dinero, al final no fue medio millón de euros, sino trescientos mil. Estos de E.T.A. regatearon duro. ¿Por qué quería yo ese dinero, si iba a morir? No sé, supongo que la mentalidad capitalista del siglo XXI. O las ganas de echar un cable a los más necesitados, en plan Robin Hood. Obviamente la pasta no iba a ser para mi. El veinte por ciento lo destiné a la Asociación de Victimas del Terrorismo, otro veinte por ciento para la lucha contra la enfermedad de Huntington, un quinto más para la plataforma ¨Autopista No Gracias¨, y el resto me lo callo para no comprometer a nadie.   7  
  9. 9. Espero que estas líneas sirvan para arrojar luz sobre la trama. No busco su comprensión, pero si un poco de empatía. Estando en mi caso, ¿se hubieran ustedes quedado de brazos cruzados esperando su decadencia e inevitable muerte?¨ ¡Mierda! El doce de octubre, durante el desfile militar de La Fiesta Nacional, la Guardia Civil arrestó a un comando de E.T.A. que presuntamente pretendía atentar contra el rey. ¡Y entre sus miembros se encontraba mi hermano! Hasta ahora no me había creído ni una sola palabra de las noticias aparecidas en los medios. Que si lo habían detenido con una granada momentos antes de intentar perpetrar el atentando, que si lo llevaban siguiendo desde hacía años, que si se trataba de un miembro no fichado de la banda, blah blah blah… Siendo su hermana sabía que eso era totalmente imposible. Estos últimos días han sido un infierno. Desde que arrestaron a Sergio el pasado lunes por tentativa de asesinado contra el monarca ha estado incomunicado. Tengo a mi madre destrozada, a los medios de comunicación día y noche delante de la puerta de casa esperando declaraciones, y la policía ha puesto el piso patas arriba registrando cada rincón. Recibimos amenazas telefónicas de ultras y no podemos salir a la calle. ¡¡¡¡¡¡Y ahora esta maldita carta demuestra que sí está involucrado!!!!!! ¿Qué coño hago con ella? ¿Se la doy a un abogado? ¿A la prensa? ¿Servirá para echarle un cabo? ¿Firmará su condena? ¿La quemo?... ¿¿¿¿¿¿¿¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡SERGIOOOOOOO QUÉ COÑO HAGO!!!!!!!!!!!???????   8  

×